Bassani, regresado

Posted By on Jun 24, 2017 | 209 comments


Así es como se difunde o no se difunde la literatura, amiga ciclista y lectora: uno va por la calle en su bici y ve un puñado de libros que alguien ha dejado a disposición del que pase, y uno de ellos contiene las “novelas de Ferrara”, del inmenso Giorgio Bassani. Así se difunde o no se difunde, como la semilla en la parábola del Evangelio, o como cualquier semilla, cualquier contagio o transmisión. Uno de los libros más valiosos y más influyentes para la modernidad es el De rerum natura, de Lucrecio: desapareció durante 14 siglos, y un humanista encontró la única copia que existía -hecha en el siglo IX- en la biblioteca de un convento en Alemania. Sin Lucrecio no hay Montaigne, ni una gran parte del pensamiento racional, empírico y ateológico del que nace el método experimental y la libertad de espíritu. Pero muy bien pudo haber desaparecido sin rastro, como tantas maravillas de las que no sabremos nada.

Bassani es de los grandes escritores poco conocidos -fuera de Italia, al menos- del siglo XX. Sus novelas y sus cuentos suceden casi siempre en el espacio reducido de su ciudad natal, Ferrara. Vittorio de Sica, ya muy mayor y muy amanerado, llevó al cine “El jardín de los Finzi-Contini”, con esa estética retro y vaporosa que se puso de moda en los primeros setenta, creo que a consecuencia del éxito del “Gran Gatsby” que protagonizaban Robert Redford y Mia Farrow. Como dice esa cabra que se está comiendo junto a otra el rollo de  película, me gustó más el libro. Cuando yo escribía El invierno en Lisboa me influyó mucho la manera en que trata Bassani en esa novela las imposibilidades del amor. La primera escena, en la que se cuenta una visita a unas tumbas etruscas, me sigue dando la misma envidia insuperable que me dio la primera vez que la leí. Otra historia suya, “Los anteojos de oro”, es una obra maestra de ese género tan difícil, y tan agradecido cuando surge el milagro, la novela corta.

Y allí estaba, Bassani, en alemán, en una de esas pilas de libros que la gente deja en la calle, esperando, esperándote.

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

209 Comments

  1. albertiyele, nooo, mujer. Lo decía por su descripción omniscientemente perfecta del dottore Fadigati. Me replicarás vos que en ‘El conformista’, el deseo homosexual que pulula alrededor del protagonista a través de dos personajes -el chófer, en su niñez, y el amigo traicionado, en su edad adulta- no necesitó de un Moravia homosexual para ser brillantemente realizado. ¡A saber si Moravia no lo era también!, ¡como si estar casado con una persona del sexo opuesto fuera suficiente! Allí tenemos el caso del hombre que creó el personaje de ‘Muerte en Venecia’, Thomas Mann, casado pero que parece era, al menos, bisexual. Y todo esto no es más que chismorreo, me reprocharás, ante lo que me defiendo así. ¡A ver si después de enterarnos de los amoríos de María Teresa Campos, no tenemos derecho de estar al corriente de la vida privada de los grandes literatos del XX! :-)

      Citar  Responder

  2. Maties,

    Comentario

    A ver si conocés esta, de un napolitano nacionalizado argentino (un “tano”) que fue muuuy exitoso en los 70, Gian Franco Pagliaro:

    https://youtu.be/nriCpDN1VEo

      Citar  Responder

  3. Maties,

    Comentario
    Otro listísimo como los ratones coloraos y como María del Mar, el gran Maties, que jugando jugando, nos va enlazando canciones y no está nunca distraído.

    :-)

      Citar  Responder

  4. ” … And before you say this …

    “IV

    ¿Avanzaba esa carretera? A Lituma le hacía el efecto de que, más bien, retrocedía. En los meses que llevaba aquí había habido tres paralizaciones y, en todas, el proceso se repitió como un disco rayado. La obra se iba a suspender ese fin de semana o este fin de mes, el gobierno ya había dado a la constructora el ultimátum. El sindicato se reunía y los peones ocupaban las instalaciones, se apoderaban de las máquinas y pedían garantías. Había un tiempo elástico en el que no ocurría nada. Los ingenieros desaparecían y el campamento quedaba en manos de los capataces y del contador, quienes fraternizaban con los huelguistas y compartían la olla común, que se preparaba al atardecer, en el campo baldío medianero entre los barracones. Nunca había habido violencia y el cabo y su adjunto jamás tuvieron que intervenir. Las paralizaciones terminaban misteriosamente, sin que se definiera la suerte de la carretera. La compañía, o el representante del Ministerio enviado a zanjar el diferendo, se comprometía a no despedir a nadie y a pagar a los trabajadores los días de huelga. La obra se reanudaba en cámara lenta. Pero a Lituma le parecía que, en lugar de retomarla donde había quedado, los peones desandaban lo recorrido. O porque había habido derrumbes en los cerros que dinamitaban, o porque con las lluvias los aniegos habían destruido la huella y deshecho el afirmado, o por lo que fuera, el cabo tenía la impresión de que seguían excavando, dinamitando, aplanando o echando capas de gravilla y de alquitrán en el mismo sector que trabajaban cuando él llegó a Naccos.
    Estaba en lo alto de una elevación […]”

    Mario Vargas Llosa
    “Lituma en los Andes” (1993)
    Planeta | RBA Libros, 1994

    … is only … ”

    RF
    “Canada” (2012)
    Bloomsbury

    Ford, regresado

    ._.

    *

      Citar  Responder

  5. mgc, sí lo sabes, sabes leer muy bien. Lo sabes igual que yo porque se entiende muy bien, no hace falta retorcerlo para encontrarle el significado.
    Otras cosas son otras cosas, y en esas también estamos de acuerdo. Y en otras igual no, pero en ese poema sí lo estamos. No nos vayamos a liar, que ya lo que nos faltaba.
    Potrotaraino gaudeeeeeee
    (Perdones y feliz viernes)

      Citar  Responder

  6. La Serapia,

    Lo que quiso decir Machado con ese poema no lo sé, pero lo que sí sé es cómo nos va con líderes que heredan el cargo de su padre y que condecoran -¡en 2017!- a un exministro franquismo, responsable además de la matanza de Vitoria y denunciado y reclamado desde Argentina -porque los líderes de aquí parece que nunca han estado dispuestos -para ser juzgado

      Citar  Responder

  7. Comentario
    DomingoGlez,

    Así me gusta, que prestéis atención a lo que digo, je, je.

    Y ahora que escribo “je, je”, pienso que no es lo mismo “je, je” que “ji, ji” o “ja, ja, ja” o “jo, jo”, maneras varias de expresar una risa, una sonrisilla, un sarcasmo, una carcajada, en fin, ya os hacéis a la idea. Recuerdo que en los tebeos se hacía así, eran los tiempos en los que no se habían inventado los emoticonos o como quiera que se llamen ahora.

    Y ahora me acuerdo de que os quería contar que el sábado pasado fui al Farmers Market de aquí, simplemente a echar un vistazo. No había productos de la huerta todavía, es pronto para eso, pero entre otras cosas había un puesto en el que me paré por ver lo que era. En el puesto había una mujer joven que, al verme allí parada, me preguntó si quería acoger niños, es decir, ser madre de acogida. Contesté que no, que soy vieja para eso, y ella me dijo que no, que me sorprendería. “Tú sí que te sorprenderías”, dije yo. Según ella, gente de 60, 70 años acogen niños. Me parece muy bien.

    La verdad es que no fui capaz de encontrar la relación entre el Farmers Market y la acogida de niños, pero quizá la tiene, al fin y al cabo se trata de cosechar algo, ¿no?

    Lo que sí pensé fue que por un lado se alquilan vientres y por otro se buscan padres de acogida. No sé, cosas mías.

      Citar  Responder

  8. mgc,

    Ya hay un español que quiere
    vivir y a vivir empieza,
    entre una España que muere
    y otra España que bosteza.
    Españolito que vienes
    al mundo te guarde Dios.
    Una de las dos Españas
    ha de helarte el corazón.

    Pues no hay más que hablar. En este poema Machado está advirtiendo de que la derecha franquista ha de helarnos el corazón. Y además, a él la derecha franquista se lo heló.

    Y el sol gira alrededor de La Tierra.

    Qué sería de nosotros sin líderes así.

      Citar  Responder

  9. La Serapia, yo siempre la había entendido en ese sentido, el de que se la habían helado los suyos, pero no podía referirse a la guerra civil, porque es anterior. O sea que o bien la adaptó él después a la contienda, o ha sido una interpretación bien o malintencionada que se ha impuesto después, o es como lo del “infierno son los otros” de Sartre, que sirve para todo. En lo que tenía duda era si el “debiera leer mejor, don Felipe”, el subjuntivo estaba bien empleado. Parece que sí; incluso es preferible al condicional si se quiere proceder a la invitación con modales corteses.

    albertiyele, no creo. La que me gusta es ‘El inmoralista’ (se me suele mezclar con ‘Il conformista’ de Moravia, y por eso convierto esta última en ‘El inconformista’). Creo que a Gide le perjudicó tratar el assumpte de la homosexualidad de manera pública; ya se sabe que si ahora los homosexuales son acusados de crear granjas de mujeres, entonces lo eran de ser pederastas. Algo hemos avanzado, ¡para que luego no se diga! A mi Emmanolito le habrá hecho esas recomendaciones la vieja esa que lo atrapó en sus garras avejentadas, quien lo manipula cual títere… Si fuese judía, la señora parecería una caricatura de intrigante. :-)
    Sobre las cosas de los cánones literarios, encuentro una anécdota en la biografía de Tocqueville escrita por Brigitte Krulic. A principios de los cuarenta del siglo XIX, los periódicos se daban a imprimir novelas a lo feuilleton para aumentar las ventas. Tocqueville no consiguió que su amigo, con quien compartía la propiedad de ‘Le Commerce’ aceptara publicar a Balzac. Le decía, “pero mira que, aunque Balzac es un cerdo literario [!!!], atrae mucho”. Pero el amigo, ni p. caso. No tenían mucho gusto literario, el buen señor de Tocqueville y su amigo.
    Por cierto, dos preguntas al respetable, a la espera de alpiste (porque no, no ha sido atropellado el ammfitrión; de hecho, al muy sinvergüenza se le puede ver sonriente en el Insta de su señora esposa, mientras aquí estamos nosotros, a pie de blog): 1) Amigo de Pasolini, ¿era Bassani homo (se suele utilizar el diminutivo en francés, a veces para bien, a veces para mal)? Lo digo por el protagonista de ‘Las lentes de oro’, sin añadir nada, para no spoilear la lectura de Sap. Y, 2) En la edición española de Lumen el prólogo lo escribe Pasolini, precisamente (lo que nos sirve para enlazar con el ‘Ida y vuelta’ de la semana pasada, lo último que ha sido colgado en este cenáculo, de nuevo abandonado por el anfitrión, esperamos que no sea por haber sido atropellado por el carrito de los helados arcoiris), pero no se encuentra en Internet ¿Se sabe lo que dice en el mismo?

      Citar  Responder

  10. La Serapia,
    .
    A mí me parece que lo de las dos Españas de Machado sirve tanto para un roto como para un descosido, quiero decir que es trasladable a cualquier periodo histórico y si mi apuras, hasta a cualquier país. Por lo tanto, creo que la idea de Machado pudiera ser más bien resaltar la imposibilidad de la Tercera Vía llegado un momento de conflicto. La Tercera Vía en España siempre ha tenido muy mala fama.

    :-…

    DomingoGlez,
    .
    “Las cenizas de Angela” de Frank McCourt son una delicia en sentido figurado. Un poco menos, pero también, “Lo es”, que viene a ser su continuación. La traducción de ambos libros corrió a cargo de mi amigo Alejandro Pareja, conocido también del cobloguero Paco.

    Es viernes. A ello me atengo.

    :-)

      Citar  Responder

  11. La Serapia,

    Bueno, a Antonio Machado precisamente, y si nos ceñimos a su biografía con ese terrible final, sí fue la “derecha franquista”, como tú la denominas, la que le heló el corazón. Desde luego, y no hay duda, más que la izquierda republicana, que eran los suyos.

    Le heló el corazón, lo echó al exilio y lo abocó a la muerte

      Citar  Responder

  12. Comentario
    DomingoGlez,
    apuesto a que a él se la helaron los suyos. En el fondo creo que hablaba de eso, de que siempre son los tuyos los que te la hielan.

      Citar  Responder

  13. Gaspard,

    Qué curiosa elección la de los libros! Dos que van de guerras, y justamente ese de Gide, que me dejó tan como aturdida cuando lo leí, hace qué sé yo los años! Como cuarenta, supongo!! (me asusta muchas veces que haya cosas que leí hace CUARENTA años!!! Madre mía, es que ya tengo una edad “geológica”, como dice por ahí abajo alguien, creo que Óscar Maïf) Los habrá elegido él? Se los habrán elegido? Se sigue leyendo a Gide en Francia? Los adolescentes y jóvenes franceses siguen leyendo Los alimentos terrestres? En algún otro país del mundo que no sea Francia se hubiera podido publicar en esos años un libro como ese?

    Breve cita (que encuentro en internet, porque no tengo a Gide aquí conmigo (gran error) de Los alimentos terrestres:

    “¡Deseo! Te he arrastrado por los caminos, te he afligido en los campos, te he saciado en las grandes ciudades, te he saciado sin apagarte la sed; te he bañado en las noches llenas de luna, te he paseado por todas partes, te he metido en las olas, he querido dormirte en las aguas… ¡Deseo! ¡Deseo! ¿Qué podría hacerte? ¿Qué quieres? ¿Nunca vas a cansarte?”

    :-)

      Citar  Responder

  14. Verano de 2017: Cuando Machado escribió que una de las dos Españas ha de helarte el corazón se refería a la derecha franquista. Mensaje lanzado por mi erudito quinto, líder carismático de la izquierda española. Propagado y aclamado por medios afines y muy críticos seguidores.

    No está mal. Todo sea por el progreso.

      Citar  Responder

  15. mgc, podría haberse referido Serapia a la comparación que hizo π (es decir, PI) entre la gestación subrogada y las “granjas de mujeres”. Como hay ha muerto Simone Veil, el largo obituario de ‘Le Monde’ recoge que entre las acusaciones vertidas contra ella cuando lideró la legalización del aborto estaban las palabras de un diputado conservador acerca de los “mataderos de niños”. Granjas de mujeres, mataderos de niños. Imaginemos que lo dice otro…

      Citar  Responder

  16. No he leído La Conjura así que no entro en la encuesta. En las típicas conversaciones sobre libros coñazo siempre aparecen este y El péndulo, así que me han quitado las ganas de leerlo.

    No os veía yo aquí hablando mucho de libros “Pulitzer” así que me voy a animar, en casa de mis suegros (entre la poca variedad de libros) en las últimas visitas he leído Las Cenizas de Ángela que realmente me ha gustado.

    ¿Habéis leído alguna vez alguna historia tan trágica siempre con una sonrisa en los labios?

    Creo que sólo me ha pasado con este.

    Ángela escribió hace poco que el “este” no se acentúa, ¿no?. Creo recordar.

      Citar  Responder

  17. Comentario
    Sap,

    Llamativo, no eran las servilletas y restos de comidas en los suelos de los bares?

      Citar  Responder

  18. Tonia,
    .
    En cualquier caso, el avance en la visibilidad e igualdad apoyado en sus correspondientes leyes ha sido modelo y asombro “para propios y extraños” (qdLQ). ¡Ay, si el Fary levantara la cabeza!

    ¿Qué es lo primero que llamó la atención a esta muchacha rusa de España? ¡Bingo!:

    https://www.youtube.com/watch?v=eKXMwTYGrRE

    :-)

    Nievesdl,
    .
    ¿Qué mayor prueba de amor que mear en pareja, que compartir urinario?, sobre todo tratandose de una pareja heterosexual. En mi casa lo hacemos mucho y por eso somos ejemplo de una felicidad conyugal que raya en la envidia entre el vecindario. Toma nota y proponlo a tu Ramón.

    Enhorabuena, Nieves.

    :-)

      Citar  Responder

  19. Verano de 2017 y Alemania acaba de dar luz verde para que sea legal que dos personas del mismo sexo se casen. El partido de Angela Merkel ha aceptado la votación sólo porque va a necesitar los votos socialdemócratas para seguir gobernando. En esa cosa que se llama coalición, en la que tienen que ceder todos para que el país no se encalle porque ante todo son prácticos y lo importante es que algo funcione, no salirse con la suya aunque para ello tengan que fastidiarse todos.

    Pero están ahí, y este blog también, los que no ven el matrimonio homosexual con buenos ojos y ahora callan pero cuando cambie un poco la tesitura sacarán todo lo que piensan a relucir. Lo que no tengo muy claro es con quiénes se van a juntar para defender su postura, porque además de los de las bombas y los kalashnikovs, también es una aberración para los moderados. Casi mejor que se expresasen ahora.

      Citar  Responder

  20. ” … en sus cavilaciones …

    “[…] siguió abrindo ventanas en aquellas noches húmedas, y a veces tiraba por ellas adornos valiosos, figuras de madera tallada con trompa de elefante, que se iban cabeceando sobre las mareas de la laguna, lamiendo los muros de aquella mansión insular, o colmillos de marfil delicadamente labrados que, naturalmente […]”

    Salman Rushdie
    ‘Un hogar dividido’
    “The Moor’s Last Sigh” (1995)
    Traducción de Miguel Sáenz
    Plaza & Janés, 1996

    … había mucho de la implacabilidad de Epifania (sic) … ”

    ¿Juego, dices @albertiyele?
    Simple transcripción de gente brillante.
    Mira… ¡como el arroz!

    ._.

    *

    Gracias ¡guapa!

    *

    ._.

      Citar  Responder

  21. Comentario
    Nievesdl, ay, los acentos los ha puesto el móvil.

      Citar  Responder

  22. Comentario
    Sap, de vuelta del preventivo de esta noche: saldo positivo. Pocas asistencias, menos que el día equivalente del año anterior, más traumatismos accidentales qué otra cosa.

    En nuestro grupo compartimos baños con los celebrantes, y esté año no los encontramos ocupados por parejas.

    Hacía frío, quizás por eso.

    Un rato de susto al desaparecer un trailer qué luego se encontró en la periferia.

      Citar  Responder

  23. Sap,

    El país y algún periodico más de estos días parece la sección de “vidas de conversos” de cualquier web cristiana de esas que pululan por la red, aunque en este caso con motivo del Orgullo: “El radical musulman que no aceptaba su condición”, “De cristiano homo fobo a militante gay”, “La niña de 15 años a la que no dejaban salir del armario”…

      Citar  Responder

  24. Óscar Maif,

    Comentario
    Y además, ahora que veo:
    “Si pulsas en el botón de conjugar te viene todo perfectamente conjugadito”

    No te digo yo!??!! Basta que sepan que sos vieja para que estén convencidos de que además no sabés ni cómo ver una conjugación verbal en la página de la honorable RAE!! Ay ay ay! Entre las dulces criaturas que Dios me dio por hijos y mis compañeros de café, sólo falta que me den instrucciones para usar un tenedor.

    Y ya de paso: a veces me parece que María del Mar juega con nosotros, que se divierte presentándonos como adivinanzas con sus citas. Pero resulta que jugando jugando, María del Mar nunca está distraída. Y es más lista “que los ratones coloraos” (Ángela dixit)

      Citar  Responder

  25. Óscar Maif,

    Comentario
    “Visioná vos”

    Yo? Que visione yo??? Yo antes de visionar me doy un tiro, vea.

      Citar  Responder

  26. Definitivamente, necesitamos alpiste.

    Ignatius… Me hizo reír mucho. Creo que lo releí entero, incluso, pero hace ya muchos años de las dos lecturas.

    La pornografía… Pienso que se parece a la política, los que más hablan de sexo son los que menos lo practican. Hay más pasión auténtica en la barra de un bar que en las Cortes. La mayoría de los políticos simplemente se ganan la vida así. Por cierto, que es el trabajo donde más se usa el móvil. El otro día un plano elevado de los plenos del Ayuntamiento de Madrid mostraba a la mitad de los ediles atentos al smartphone y eso que sólo son noticia televisiva los plenos más moviditos.

    En todo caso, a eso de las 200 películas de profesionales, unos 3.000 vídeos amateur y el doble de fotos de cada una de esas categorías, pierde bastante interés. Hay una pequeña parte de la pornografía que posee algunas virtudes estéticas y de erotización, pero donde esté un ser tridimensional, por imperfecto que sea, que se quite todo lo demás.

    “Visionado”. Bueno, como sustantivo puede tener un pase; pero el idioma toma derivas peligrosas, de nulo gusto e innecesaria complicación. De recibir, derivan los sustantivos recibo y recepción. De ahí, los cursis y enrevesados, tan sensibles a todo “signo de distinción” y, por ello, a la creación de jergas y argots, ya han creado el verbo “recepcionar”. De él, a no mucho tardar, nacerá el recepcionamiento. Creo haberlo escuchado ya. De poner o ponerse (y no vuelvo a la pornografía) derivan postura y posición. De éste, y ya muy extendido, el bello posicionarse…

    La lengua se nos puebla, además, de baratijas y muletillas. Unas pasan y otras se quedan, aunque sometidos a los altibajos de la moda, la oferta y la demanda. “Sí o sí”, “líneas rojas”, “minuto o momento cero” o giros mecanicistas o tecnológicos como “la desconexión” de Mas y sus secuaces. Otra forma de belleza en el idioma es la de discursear con infinitivos: “En primer lugar, agradecer que… “; “En segundo lugar, aclarar que…”.

    Una de mis favoritas es el “no hay palabras”. Casi siempre las hay, sólo que falta pericia para dar con ellas. El otro día “un Sub 21” dijo “indescriptible” y, en efecto, me lo pareció. ;-). Pero aún me son más queridos, tan graciosos como Ignatius, quienes se arrogan la paternidad de giros, frases hechas y hasta refranes: “como digo yo…” o “como decimos en mi casa… “. Y rematan diciendo “más vale tarde que nunca”, “de todo tiene que haber en este mundo”, o “c’est fini”, como me dijo una vendedora que decían (sólo) en su casa.

    Marías, Javier… Tostón, inverosimilitudes múltiples, filosofía bastante peregrina o de andar por casa presentada como reflexiones originales y profundas. Y frases que no fluyen, como sacadas con fórceps, en medio de grandes sufrimientos del progenitor y la criatura recién nacida. Partos muy sufridos, sanguilonientos, y tal vez también de los montes. En los dos libros suyos que he leído abundan, además, los errores sintácticos.

    Han sido tan sólo dos de sus novelas. No recuerdo el título de la primera, pero por entonces, hacia 2001, me consta que era considerada una de sus obras magnas. La otra, bastante más reciente, es la exitosa “los enamoramientos”.

    Presenta defectos propios de un escritor primerizo (argumento que a duras penas se sostiene, incursiones en un mundo que se ve a a legua es por entero desconocido por el autor, ideas muy sencillas envueltas en palabras grandilocuentes o pretenciosas, falta de ritmo, estilo rígido y sin gracia, fallidas intenciones humorísticas., personajes que hablan como si estuvieran recitando un guion, … Así que ahora recuerde. No creo que haya un tercer intento de buscarle el mérito literario.

      Citar  Responder

  27. Comentario

    albertiyele: “visionar” tiene hasta participio. Y claro! Cómo no iba a tener! Tendrá pluscuamperfecto de Subjuntivo, Imperativo

    ¡Pues claaaaaro que sí! Mira:
    http://dle.rae.es/?id=bvEYC9C

    Si pulsas en el botón de conjugar te viene todo perfectamente conjugadito por nuestros sabios académicos, incluso observo un detalle en el que no había reparado antes: aparece hasta la forma argentina de la segunda persona del singular del imperativo: visioná vos.

    :-)

    Saluti a tutti!

      Citar  Responder

  28. Diego Ariza,

    Comentario
    No, si te vamos a nombrar a vos de padrino!
    :-)

      Citar  Responder

  29. BK,

    Comentario

    Bien BK!! De a poquito, vamos sumando. Por el tal Marías, mejor ni preguntar. Ay mamita!

    Óscar Maif,

    A mí la pornografía, ni bella ni a lo bruto, ni sutil ni así a pelo nomás, ni lésbica, ni hetero ni sado ni nada, no me gusta de ninguna forma. Pero no es sólo que no me guste, es que me resulta lo más antimotivante que puede existir. Como si alguien quisiera motivarme mostrándome un tipo destripado encima de una mesa de cirugía. No puedo ni pensarlo. Ni creer que a alguien “eso” pueda resultarle erótico. Rara, muy rara, que soy.

    Y además: veo, con sorpresa y cierto toque de pavor, que el verbo “visionar” tiene hasta participio. Y claro! Cómo no iba a tener! Tendrá pluscuamperfecto de Subjuntivo, Imperativo y hasta Pretérito Anterior. Madre del Amor hermoso!!!! Es que este idioma nuestro se puede retorcer más que el trapo de la cocina.

      Citar  Responder

  30. Diego Ariza,

    Comentario
    Hay una que me sé. Y otra, que me imagino. Y otra que ahora mismito voy a buscar. ¿Cuántas había dicho?

      Citar  Responder

  31. .
    De lo vertido hoy desde diferentes voces sobre el Día del Orgullo, al menos por mi parte, hay a pesar de todo algo en ello, en su propia horterez incluso, que me alegra una barbaridad, que me hace felicísimo y es saber cuánto, cuantísimo debe joder todo esto a los bárbaros medievales del kalashnikov y las bombas.

    :-)

    Diego Ariza,
    .
    Seguro que los baños de Atocha del XXI deben ser un remanso de paz comparados con los baños de Atocha de los años 80 del XX. Aquello era la jungla urinaria de los bujarras y chaperos.

    :-…

      Citar  Responder

  32. paco, si la memoria no me falla, el anfitrión estaría en el grupo B.

      Citar  Responder

  33. Comentario

    Diego Ariza: 3.-Qué le paso a Óscar Maif con las dos prostitutas.

    Este misterio ya ha sido desvelado esta tarde en un mensaje que se te debe haber e-traspapelado. Odiaría ser un aguafiestas intrigante.

    :-)

    Y jugando al Cluedo te diría que el de niuyor fue Rato y lo de La Serapia ha debido ser algún malentendido extraño, posiblemente surgido de la tendenciosa interpretación que hacen tanto el ‘preparao’ como el ‘coletas’ de esos célebres versos de Machado (unos veinte años anteriores a la guerra). Y vi a Maties en la cocina con un candelabro…

    Saluti a tutti!

      Citar  Responder

  34. Diego Ariza,

    ¡Pero qué bonitas las imágenes donostiarras! Las ciudades todas con luces nocturnas son especialmente bonitas y tienen un aire mágico. El Lady Bird es nuestro Club Náutico yY ahí mismo me fotografie con tres amigos del blog. Aquel fue un día inolvidable. ¡Ya lo creo,

      Citar  Responder

  35. Comentario

    Sap: Por qué a los tíos les pone como un gorila el contemplar escenas pornolésbicas

    Hombre, me alegra que me hagas esta pregunta, porque de otra cosa no sabré, pero lo que es de sexo… tampoco.

    Para mí cualquiera que vea una escena lésbica rodada con buen gusto entre dos mujeres bellas puede disfrutarlo, seas hombre, mujer hetero, lesbiana, etc. Yo, en aquellos primeros visionados en VHS más que mirar tomaba apuntes jugando con el botón de la pausa y retroceso.

    Los gustos de cada cual en el aspecto sexual son de lo más diverso. Si buscas en internet estadísticas al respecto comprobarás la variedad de tendencias entre sexos, países, entre distintos años e incluso entre diferentes estados en USA.

    Uno de los dos portales más famosos de internet en este nicho publicó unas interesantes estadísticas de búsquedas de usuarios y usuarias. Parece que el tema lesbianismo es más buscado por mujeres que por hombres (9ª posición entre usuarios y 1ª y 10ª entre usuarias —la décima con “tijeras”—, supongo que no todas ni la mayoría de usuarias serán lesbianas).

    https://www.youtube.com/watch?v=Uwp9D70TSjs

    Ahora hay tal variedad de ‘guarreridas’ al alcance de todos/as que puede triunfar cualquier tendencia, no solo las MILFs (puesto 2 en el ranking de usuarios), las abuelas también tienen su enorme público (hay un vídeo de ese género —con cámara oculta— que lo está petando con varios millones de reproducciones: Ariza’s tub and his party with five hot grannies).

    :-)

    Nu sé, amigacho, a mí me hablas de estas cosas y me pongo colorado. Te diré que actualmente, de vuelta de todo, me estoy iniciando en la fascinante variedad conocida como giantess , que consiste en unas mujerazas enormes yaciendo con varones diminutos.

    :-D

    No obstante me gustaría conocer tu teoría acerca del gusto de los hombres por lo lésbico.

    Saluti a tutti!

      Citar  Responder

  36. En esta santa casa había dos misterios:

    1.-¿Con quién se encontró nuestro anfitrión aquel día en la quinta Avenida? ( http://antoniomuñozmolina.es/2011/11/anonimato-del-poderoso/ )

    2.-El misterio del acantilado de Sóller de Maties.

    y en un solo día sumamos otros dos:

    3.-Qué le paso a Óscar Maif con las dos prostitutas.

    4.-Qué cosa tan terrible ha escrito el Coletas que ha escandalizado a La Serapia.

      Citar  Responder

  37. Teresa G.,

    A mí lo que me pasó con La conjura es que me reí muchísimo, pero muchísimo, las dos veces que la leí. Incluso en alto, a carcajadas. ¿Y cómo no me va a gustar un libro que me hace reaccionar así?

    :-)

      Citar  Responder

  38. BK,

    Comentario
    Mi amiga Pilar estaba fascinada. Para ella era la novela más divertida, la mejor, lo más de lo más. Es curioso comprobarque la novela que más nos gustó no dice nada , pero nada, a nuestra mejor amiga. Y qué sorpresa cuando coincidimo !

      Citar  Responder

  39. Heme aquí:

    A) Fans de Ignatius:
    –Paco.
    –Maese Nicolás.
    –Albertina.
    -mgc.
    -BK

    B) Los que no soportan a Ignatius:
    –Sap.
    -Nievesdl.
    -Teresa G.
    -Serapia.
    -Carmela.
    -Hermi.

    C) NS/NC
    -MdlMar.
    -Diego Ariza.

    ***************

    Un día de estos deberíamos hacer lo mismo pero con Javier Marías.

    :-)

      Citar  Responder

  40. El Rat Pack francés, que gira este verano, está compuesto por Hallyday, Eddy Mitchell y Jacques Dutronc, y se autodenomina Les Vieilles Canailles. Que es el título de la versión francesa de un clásico de Louis Armstrong,
    “You Rascal You” (o I’ll be Glad When You´re Dead), que vertió al francés Gainsbourg, que aquí la canta con Mitchell. Canción que parece fue la inspiración del famoso ‘Raskayú’ de Bonet de San Pedro:

    https://www.youtube.com/watch?v=JEsHgx_r2Xg

      Citar  Responder

  41. Maese Nicolás, por eso decía que el gesto de devolver el estigma (nos llamáis locas, así que durante una tarde, en mitad de la calle, hacemos como si lo fuéramos) es arriesgado, porque no es tanto que dé la razón al adversario sino entrar en el terreno al que te llevan.
    A mí no me regalaron tazas multicolores, sino una t-shirt (camiseta, creo que se le dice en el Estado de Abajo) con el lema “CHECHNYA: LGBTQ WE EXIST”. La Q, por lo que dice Oscar Maif, es por los queers, los gallegos del aglomerado, que no se sabe si suben o bajan.

      Citar  Responder

  42. Sap,
    Ya me apunto yo Sap. Tranquilo :)

    A) Fans de Ignatius:
    –Paco.
    –Maese Nicolás.
    –Albertina.
    -mgc.
    B) Los que no soportan a Ignatius:
    –Sap.
    -Nievesdl.
    -Teresa G.
    -Serapia.
    -Carmela.
    -Hermi.
    C) NS/NC
    -MdlMar.
    -Diego Ariza.

      Citar  Responder

  43. ” … ¡Se me había olvidado! … ”

    “[…] Entre San Sebastián y Madrid su biografía era un espacio en blanco cruzado por el nombre de una sola ciudad, Lisboa […]”

    AMM
    “El invierno en Lisboa” (1987)
    Seix Barral, 2006

    Muchas gracias por refrescar nuestra memoria Teresa G.

    ._.

    *

    PD : Recuerda @albertiyele que no hace daño quien quiere sino … who?

    ._.

    *

      Citar  Responder

  44. albertiyele, por no ir más lejos, Donaldo en dos tuits se despacha contra una presentadora que se habría estirado la piel de la cara para no parecer (¿tan?) vieja:

    I heard poorly rated @Morning_Joe speaks badly of me (don’t watch anymore). Then how come low I.Q. Crazy Mika [además de vieja, loca y de poca inteligencia], along with Psycho Joe [no sé si el hombre será viejo, pero también es psicópata; debía de estar mirándose Donaldo en el reflejo de la pantalla del iPhone], came..[le falta el tercer punto suspensivo]
    …to Mar-a-Lago 3 nights in a row around New Year’s Eve, and insisted on joining me. She was bleeding badly from a face-lift. I said no!

    En fin. Emmanolito lo ha invitado al desfile del Día de la Bastilla, a ver si lo convence para volver al acuerdo climático. El sábado pasado se sacó la foto oficial que cuelga en todos los ayuntamientos, y más allá de un gesto raro que hace con los brazos, como si se impulsara, se ven un par de móviles y un libro abierto, ‘Los alimentos terrestres’ de Gide, ‘El rojo y el negro’ de Stendhal y ‘Las memorias de guerra’ del General.

      Citar  Responder

  45. Angela,

    Por supuestísimo. Habrá de tó. Habrá exactamente lo que a cada vieja le salga de cierta parte.

      Citar  Responder

  46. Teresa G.,

    Ya te digo yo que no. Algo confusa, cierta inverosimilitud, poco presupuesto, escena final un tanto ridícula. Con una produccón más generosa, un guión más trabajado y un director más solvente se hubiera podido hacer una película mucho mejor. Otra vez será. Lo mejor, la turbulenta aparición de Dizzy Gillespie.

      Citar  Responder

  47. albertiyele, Me apunto! Y os recuerdo que hoy, en la 2, podremos ver “El invierno en Lisboa”. No sé si la versión cinematográfica está a la altura de la novela, peroseguro que merece la pena. Y veremos -creo yo- Donosti y Lisboa, además.

      Citar  Responder

  48. Estoy planteándome la posibilidad de crear una especie de club de apoyo a una nueva minoría siempre maltratada y despreciada: la minoría de las viejas. ¿Usté está aburrido y no tiene a quien pegarle, a quién encajarle un buen cachiporrazo en el medio de la autoestima? No problem. Desquítense con la primera vieja que encuentre por ahí, que suelen no ser dignas de ningún respeto. Los viejos, sí. Los viejos son todos respetabilísimos. Pero las viejas…

    Ya armaremos un día una especie de megafiesta del orgullo viejil (sólo de viejAs), y seremos multitud. Y entonces sí que… a ver quién se atreve con nosotras!

      Citar  Responder

  49. Maese Nicolás,

    Comentario
    Y yo a los suyos, Maese. A sus pies. A sus dos pies, oséase: a sus pieses.
    :-)

      Citar  Responder

  50. Diego Ariza,

    Comentario
    Es que los franceses siempre fueron muy dados a la observación de ese tipo de placeres. Y no sólo a la observación. Me da que los franceses saben vivir bien, y disfrutar de todo. De todo todo, digo. No descartan nada, por lo menos no con tanta ligereza. Y se ve que les resulta, porque en eso de savoir vivre se la pasan bomba. Mire el joven y brillante Macron, que bien le va con eso de no dar nada por demasiado viejo! Igual lo ponés en el jacuzzi ese donde a vos te pareció todo tan horrorosamente viejísimo y el tipo se monta una orgía.

    Vive la France!

    :-))

      Citar  Responder

  51. Otro médico francés apunta: “Los muchachos de doce a quince años son ya muy lascivos, se excitan mediante estimulantes, y hallan fácilmente la compalcencia del otro sexo para satisfacer sus necesidades; tal vez por ello la masturbación, que entre nosotros hace estragos, les resulta poco familiar”.

    En resumen: los preadolescentes egipcios tenían promiscuidad heterosexual, a los cuarenta se quedaban impotentes y de más mayores se dedicaban a desatascar las cañerías (aquí no hay distinción de religiones). Mientras tanto, los franceses tocaban la zambomba. Estaba naciendo la sociología de todo a cien que Juan Manuel de Prada continúa desarrollando en estos momentos.

      Citar  Responder

  52. Sabéis si Antonio forma parte del club de seguidores de Ignatius?

      Citar  Responder

  53. A mí no me gusta Torrente pero entiendo que el Sr Segura quiere crear un señor que es casposo…borda la caspa.No pretende crear un personaje delicioso,busca denodadamente la caspa y lo consigue…a mí me gusta el resultado. Eso sí, individuos como Torrente,no.
    La ficción no suele causarme desazón alguna.
    Por identica razón me gusta Makoki.
    Toole crea un personaje y la creación es libérrima.

      Citar  Responder

  54. El otro día hablaba yo aquí de “El gran viaje del obelisco”, un libro que me había gustado mucho mucho mucho de Robert Solé. Y me se encendió la bombilla con una idea que a nadie menor de tres años se le hubiera ocurrido: “Coño, voy a leer otro libro de este tío”. Así que estoy con “La expedición Bonaparte. El nacimiento de la egiptología”, que hé de confesar que no me está gustando tanto como el citado anteriormente. El caso es que, al hilo de la temática gay que estamos tratando estos días, parece ser que los franceses se encontraron que el Egipto del XIX era como los baños de Atocha del XXI. Uno de los médicos que acompañaron la expedición escribe: “Los hombres son libidinosos, y celosos en grado máximo; a menudo se vuelven impotentes a la edad de cuarenta años. (…) El onanismo es poco conocido; pero el vicio que contraría las vías de la naturaleza es muy común, singularmente entre los mayores. Los cristianos no están al abrigo de este reproche”.

    Ojo a la poesía del fulano: “el vicio que contraría las vías de la naturaleza” :-D

      Citar  Responder

  55. Óscar Maif,
    .
    Amigacho Maif, pues aprovechando que eres hombre de mundo y no tienes prejuicios para tratar a toda clase de personas, desde señoritas descocadas a señores con coleta, y aprovechando también el estar metidos en homosexualismos, ¿podrías aventurar una respuesta a una cuestión que siempre me ha llamado la atención? Es esta:

    ¿Por qué a los tíos les pone como un gorila el contemplar escenas pornolésbicas protagonizadas por mujeres, ojo, con aspecto femenino?

    Yo manejo alguna teoría de propia elaboración, pero me gustaría conocer alguna más por ver si son coincidentes.

    :-)

    Angela,
    .
    Ah, perdón. Cierto es. Se corrige y aumenta la edición con Ariza y Carmela.

    A) Fans de Ignatius:
    –Paco.
    –Maese Nicolás.
    –Albertina.
    -mgc.
    B) Los que no soportan a Ignatius:
    –Sap.
    -Nievesdl.
    -Teresa G.
    -Serapia.
    -Carmela.
    C) NS/NC
    -MdlMar.
    -Diego Ariza.

    Seguimos para bingo…

    :-)

      Citar  Responder

  56. Carmela, yo sí que te he leído ;P

      Citar  Responder

  57. Sap,

    Qué bonito trabajo el de la película María y yo!
    Ese Sr es Gallardo.

      Citar  Responder

  58. A) Fans de Ignatius:
    –Paco.
    –Maese Nicolás.
    –Albertina.
    -mgc.

    B) Los que no soportan a Ignatius:
    –Sap.
    -Nievesdl.
    -Teresa G.
    -Serapia.
    -Hermi.

    Ya vamos ganando la partida. Cuando leí la historia del manuscrito y de la cabezonería de su madre de editor en editor pensé: Ellos, los que no lo editaron, tenían razón, pero claro, perdieron una pasta gansa. De aquellos tiempos, vienen muchos de estos muermos.

      Citar  Responder

  59. Comentario
    Sap,

    A ver si prestamos atención, caballero. Diego Ariza se ha apuntado al Grupo C.

      Citar  Responder

  60. paco y mgc
    .
    Hombreee, hombreee, Makoki, de Gallardo y Mediavilla. Palabras mayores, señores. Aquello sí que era delirante y no Ignatius; “La fuga de la Modelo” con el perverso doctor Otto y su ayudante vasco Josechu que fabrican el robot-golem-argentino Robesto (con s), criatura que mientras destruía cuanto le salía al paso iba cantando tangos.
    Buenísimo. Los 80 en estado puro.

    :-)))

    @Teresa, Nieves, etc.

    Gracias, gracias muchachas. El marcador va como sigue:

    A) Fans de Ignatius:
    –Paco.
    –Maese Nicolás.
    –Albertina.
    -mgc.

    B) Los que no soportan a Ignatius:
    –Sap.
    -Nievesdl.
    -Teresa G.
    -Serapia.

    C) NS/NC
    -MdlMar

    :-)

      Citar  Responder

  61. Sap, no sé cuántas páginas llegué a leer de La conjura pero sí que la dejé porque Ignatius me pareció un auténtico cognazo :-(

      Citar  Responder

  62. Está todo escrito en “El mundo de ayer” de Stefan Zweig. Austriaco que viaja a Italia temeroso por cómo recibirán los italianos a alguien de habla alemana después de la Primera Guerra Mundial y se encuentra con que los mayores le reciben cordialmente mientras los jóvenes italianos se enrolaban en desfiles.
    Y eso que según le he oído decir a AMM, Stefan Zweig no lo vio venir pero sí su amigo Roth.

      Citar  Responder

  63. mgc,

    Comentario
    Pues nos dejas con la miel en los labios. Veo que estamos indagando todos nosotros para no enterarnos. Lástima.

      Citar  Responder

  64. Gaspard,

    “…la exaltación ocurre porque muchos se lo afean permanentemente.”

    Ese tipo de exaltación pienso que alimentan las actitudes tan negativas de quienes les afean su condición. Es como dar de comer a las fieras. Pero si el colectivo de interminables iniciales cree que de esa manera defienden mejor sus derechos… adelante con ello.
    Luego está el despliegue de La Sexta. La poca televisión que veo suele ser en esa cadena. Han adornado el logotipo con la bandera arco iris, en el programa Al rojo vivo también habían decorado la mesa con esos colores… hasta las tazas de los conterturlios (incluida la de Marhuenda) lucía de tal guisa; los informativos llevan varios días abriendo con noticias del Orgullo, otros programas dedican gran tiempo de su emisión a lo mismo, van a retransmitir la cabalgata… Me parecía estar viendo Canal Sur durante la Semana Santa.

      Citar  Responder

  65. No es que no me gustase “La conjura de los necios”, es que pocos libros se me han hecho tan desagradables como ese. Sufrí intentando leerlo hasta que decidí que ya era bastante y lo abandoné.

      Citar  Responder

  66. No, ya he dejado muchas pistas sobre qué era y si no encontráis nada no merece la pena que lo intente explicar.

    Allá penas. Que ya somos todos mayorcitos.

      Citar  Responder

  67. La Serapia,

    ¿Y no puedes darnos unas pistas para poder encontrar esa información por nuestra cuenta?

    Es que si empiezas una conversación y no sabemos a qué te refieres..

      Citar  Responder

  68. Óscar Maif,

    Y, por cierto, igual que quiero saber qué dijo Pablo Iglesias, también quisiera enterarme de tu historia con esas dos señoras que te pagaron

    Por favor, abandona un ratito esa sabía máxima de menos es más

    :-)

      Citar  Responder

  69. Óscar Maif, como no me parece demostrable que el coletas sea nada de todo eso que planteas, a votarle en las europeas sin tapujos.

    Si no has encontrado nada, los siento pero no lo voy a explicar. No es por nada hacia ti, es que lo que ha puesto me engorila demasiado y hoy es un día demasiado bonito.

      Citar  Responder

  70. Comentario

    Diego Ariza: me está entrando curiosidad de verdad!

    Vaaaale, tú mismo, luego no digas que no lo avisé.

    Es curioso como a los lectores/oyentes nos gusta que al personaje que protagoniza un relato le ocurran las más grandes e inimaginables aventuras y nos decepcionamos si estas son mundanales y cotidianas, pero… por otra parte, como lectores/oyentes también nos gusta que nos desvelen un misterio que se ha planteado. Así que procederé a ello.

    Ocurrió hace unos años, un día normal, cuando volvía del trabajo. Venía solo en el coche y me acababa de desviar de la autovía para tomar la salida hacia la población en la que entonces residía.

    De repente se puso a llover de la manera más tonta. Accioné el limpia mientras me detenía en el paso de peatones que hay antes de la rotonda porque en aquel momento cruzaban —procedentes de la avenida de la estación del ferrocarril— dos apuestas jóvenes bastante ligeras de ropa para la climatología antedicha.

    Me quedé admirando su felino caminar con cierta lujuria, pero con la discreción que me caracteriza. O quizá no tanto, porque de pronto ambas viraron y vinieron hasta donde yo me encontraba detenido y una de ellas me rogó con un gesto para que bajase la ventanilla, lo cual procedí a hacer de inmediato.

    —Por favor, ¿me puede decir dónde está el club? —me preguntó con su seductor acento extranjero.

    Me quedé un rato pensando (rascándome el cráneo como buen darwiniano) en algún club hípico o de petanca o ajedrez, algo así, pero en seguida —leyendo la inequívoca expresión de su rostro— caí en la cuenta de que se refería al famoso club de alterne que hay a la orilla de la carretera nacional.

    Iba a empezar a darles las largas explicaciones del camino que debían recorrer, pero me entró una cierta pereza y, viendo que la lluvia arreciaba, dije:

    —Subid, si queréis, y os acerco en un momento.

    No se me debe notar en la cara lo pervertido que sé que soy, porque se montaron en el coche sin dudarlo.

    En apenas tres minutos las dejé en la puerta del club y antes de apearse del vehículo automóvil me ofrecieron un par de billetes —veinte pavos, creo recordar— que decliné con cuanta cortesía pude reunir al despedirme de ellas.

    Y eso es todo.

    Saluti a tutti!

      Citar  Responder

  71. Óscar Maif,

    Yo también he indagado en los de declaraciones ominosas de PI pero sigo en la ignorancia y pendiente de información.

    Ayer ya pregunté a Serapia pero no nos dijo nada

    ??????

      Citar  Responder

  72. Óscar Maif,

    ¡Por Dios, no te hagas de rogar, que me está entrando curiosidad de verdad!

      Citar  Responder

  73. Gaspard: LGBT+, que no sé a qué se refiere

    Pues dado que las siglas del colectivo ya iban por LGTBIQ (I de intersexuales y Q de queers) y la cosa no parecía haber acabado, a alguien —con buen criterio, emho— se le ha ocurrido dejarlo en LGTB (que ya nos lo sabíamos) y ponerle un + detrás a modo de etcétera.

    Estoy buscando entre los mensajes alguno de Serapia que explique la indignación que le provocó anoche “el tuit del líder de la tercera fuerza política en España”. Por más que he mirado en el timeline tuitero de mi amado líder no encuentro nada remotamente reprochable. Y, si ha hecho algo mal, yo quiero saberlo, que soy una persona razonable: a mí si me demuestran fehacientemente que el Coletas es yijadista, peder4sta y madridista (todo a la vez)… lo mismo me empiezo a plantear no votarlo en las europeas.

    :-)

    Diego Ariza
    ¡Pero si ya he avisado de que el relato de las dos protitutas con todos los datos es decepcionante!

    Saluti a tutti!

      Citar  Responder

  74. paco,

    Ah, Makoki contra las nucleares

    :-)))

    Qué recuerdos

    Hacía décadas, literalmente, que no me acordaba de Makoki

      Citar  Responder

  75. Sap,

    A mí tampoco me gusta Ignatius. Me leí el libro al tercer intento. Puestos a elegir, me quedo con Guillermo Brown.

      Citar  Responder

  76. MdlMar,

    Estoy contigo en el tercer grupo.

      Citar  Responder

  77. ” … Ante ‘La conjura de los necios’ … ”

    NS/NC

    @Sap:
    El tercer grupo también existe.

    ” … Incluso los machos, en la época de celo, cuando se volvían tan ariscos y no dejaban acercarse a nadie a su tropilla de cuatro o cinco concubinas, permitían que Pedrito jugara con las hembras, sin quitarle, eso sí, los ojazos de encima, listos a intervenir en caso de peligro … ”

    M. Vargas Llosa
    “Lituma en los Andes”
    Planeta (1993)

    ._.

    *

      Citar  Responder

  78. Sap,

    Torrente es caspa, solo caspa.El Sr Segura crea un buen personaje con estas características.

    Ignatius reflexiona:

    “Soy capaz de tantas cosas y no se dan cuenta. O no quieren darse cuenta. O hacen todo lo posible por no darse cuenta. Necedades. Dicen que la vida se puede recorrer por dos caminos: el bueno y el malo. Yo no creo eso. Yo más bien creo que son tres: el bueno, el malo y el que te dejan
    recorrer.”

    El día que ordene sus escritos,mis queridos amigo lo reconocerán como el pensador que es.
    El caso es que su relctura treinta años después, me ha devuelto a Makoki.

    ¿ Recuerdas al maravilloso loco de los cables?

      Citar  Responder

  79. Comentario
    Sap, apúntame en tu grupo. Empecé el libro y ¡ no lo acabé! Hasta hace poco siempre acababa todo lo que leía, con esa única excepción.

      Citar  Responder

  80. Sap,

    Yo también soy fan de Ignatius. Lo leí de joven y, como me había gustado mucho, temía una relectura. Pero la hice hace pocos años y el libro me volvió a gustar.

    :-)

      Citar  Responder

  81. Maese Nicolás,
    .
    A verrrrr. Nuevo recuento de momento:

    A) Fans de Ignatius:
    –Paco.
    –Maese Nicolás.
    –Albertina.

    B) Los que no soportan a Ignatius:
    –Sap.

    Vayan apuntandose en un copipega, señore…

    Este Ignatius a quien me recuerda de verdad es al Torrente de Santiago Segura, y puestos a comparar, me quedo con Torrente de aquí a Manila.

    :-)

    Gaspard,
    .
    ¿Y qué regalan durante tal día? La verdad es que como cliente amazónico dejo mucho que desear: me dedico a comprar libros electrificados que no superen los 2 eurillos.

    :-)

      Citar  Responder

  82. La Serapia,
    .
    Todos hemos tenido cerca historias así, todas tremendas, sobrecogedoras, todas soportes de injusticias y vejaciones. Tengo cerca de mi círculo familiar casos que vistos ahora parecen asombrosos y que a la vez producen mucha pena por tanto sufrimiento que se podía haber ahorrado a sus protagonistas.

    El ejemplo de H. que se casó y “fundó un hogar cristiano” solo por guardar las formas, y tuvo hijos y se vio abocada a frecuentar los círculos clandestinos. El ejemplo de M. que fue llevado a consultas de psiquiatras y a charlitas de curas para que lo sanase de su enfermedad, etc. Los hay en cada familia.

    Así que no será por mi parte que salga alguna objeción a esta liberación, a esta masiva –y perdón por la horrenda expresión– “salidas de armario”. Lo que no me gusta, repito one more time, es esa estética que no hace más que continuar con la guetización y su relación, repito otra vez, con lo plumífero, con lo locazo, lo frívolo, lo promiscuo.

    De todas formas y como cantó Mecano:

    “No estoy yo por la labor
    de tirarles la primera piedra
    si equivoco la ocasión
    y las hallo labio a labio en el salón.
    Ni siquiera me atrevería a toser,
    si no gusto ya sé lo que hay que hacer
    que con mis piedras hacen ellas su pared.”

    (Ahora que lo pienso, si yo hubiera sido homosexual, en vez de salir del armario me hubiera bastado con salir de la mesita de noche).

    :-)

      Citar  Responder

  83. Por cierto, mensaje dirigido a los clientes amazónicos, que haberlos debería hayberlos en este ilustre cenámmculo: la semana que viene comienza el Amazon Prime Day 2017. No Pride, sino Prime. Están invitadas todas las identidades.

      Citar  Responder

  84. paco,

    bien sabemos que estos americanos del norte son dados a las exageraciones debido a su joven historia: lo mismo te comparan Nueva Orleans con La Mancha que te desmotan un castillo leonés y se lo llevan piedra a piedra para volver a montarlo en Arizona.

    albertiyele, gracias.
    Siempre a sus pies.
    :-)

      Citar  Responder

  85. paco, otra sociedad más formada: http://www.lavanguardia.com/television/20170525/422901796953/presentador-tv-francia-homofobia-humillado-gay-denuncias.html
    Las risas siguen existiendo en la calle y en la televisión, pero creo que se aspiran a algo más que no ser objeto de burla, la aceptación.

    Maese Nicolás, la exaltación ocurre porque muchos se lo afean permanentemente. Nadie afea a un católico que lo sea -bueno, sí, pero el anticatolicismo está menos extendido que la homofobia, y tiene defensores, como la Iglesia, mejor situados en la esfera de poder que los homosexuales-, pero incluso cuando se le afea no se le está criticando su esencia, porque uno no nace católico. En lo que sí estoy de acuerdo es en que moleste que eso se convierta en un evento-monstruo de varios días, excusa para intoxicaciones etílicas y de otras sustancias. Lo de Madrid -con el título de Word Pride 2017, a medio camino de una carrera de Fórmula 1 y relaxing cup of café con leche con peras y manzanas- adquiere proporciones desconocidas en otras latitudes, acaso porque el desfile se celebra un fin de semana diferente para atraer durante el resto de la semana turistas a millones, una burrada. Yo no vi tal desfase en el cortejo parisino; si bien es cierto que estaba más ocupado en rechazar invitaciones que a mi edad y mi identidad sexual no me convencían…
    Y también tiene un punto de reclamación: los de las tomatinas y los encierros ya lo tienen todo, mientras que gays y lesbianas (y trans y algunos otros que se me olvidan, porque ahora hay que sumar con el signo + el LGBT+, que no sé a qué se refiere) reivindican el derecho de paternidad.

      Citar  Responder

  86. Solo una vez estuve en la fiesta del orgullo, el año pasado. Qué es lo que vi: plazas llenas de gente, escenarios con música en cada esquina, gente bebiendo, riendo y abrazándose, ríos de gente por la calle; algunos disfrazados como en un carnaval. Olor a fiesta, colores. Había homosexuales, claro: tipo afeminado, tipo oso (vi una reunión de cuatro montañas peludas), tipo normal (sin meterme en definir normal que sería muy complicado), y tipo drag queen; tipo muy joven y tipo muy mayor, tipo guapo y feo como en todas partes. Mucha gente hetero, como yo. Mucha policía. Qué es lo que hice: fui con mi mujer, estuvimos paseando por las calles y escuchando la música en las diferentes plazas y bebiendo cerveza en la cantidad de dispensarios repartidos por todos lados. Qué me pareció: me pareció bien. ¿A quién le puede parecer mal la paz, la fiesta y el jolgorio? Las prefiero a las procesiones porque demuestran, al contrario que éstas, alegría por la vida.
    En cuanto a las incomodidades y a las cloacas a que se refiere Nieves yo pediría que reforzaran el servicio y que les subieran el sueldo por el trabajo extra. Porque cloacas (suciedad, ruidos, borracheras, carreras, peleas, etc, me temo que hay en cada concentración más o menos humana).
    ¿Voy a ir este año? No puedo y lo siento.

      Citar  Responder

  87. Comentario
    Nievesdl,

    Lo mismo me cuenta mi hermano cuando hace el mismo trabajo en la Romería de la Virgen de la Cabeza de Andújar.

    Acaba reventado.

      Citar  Responder

  88. Soy respetuoso de cualquier orientación sexual, me parece bien la legislación que sobre este asunto existe en el Estado de Aquí, condeno los ataques homófobos, mientras fui maestro actué de la manera más educativa que supe contra los que calificaban de “mariquitas” o “marimachos” a sus compañeros y compañeras de colegio, etc. Pero, sin haber estado nunca en ninguno, esto del desfile del Orgullo me parece pelín exagerado. Es más, no llego a comprender qué bien le hace a la defensa de sus derechos ese exhibicionismo que algunos califican de lujurioso, blasfemo, pecaminoso, etc. pero que a mí simplemente me parece ridículo. Esa exaltación de lo que sé es, cuando llega a ciertos extremos, me asombra. Me asombran los devotos de la Virgen del Rocío cuando saltan la Verja entre empujones y rostros desencajados, me asombran los penitentes que en una procesión de Semana Santa se flagelan las espaldas hasta sangrar, me asombran los que en la Tomatina encuentran el éxtasis de la felicidad embadurnados en sudores y zumo de tomate, me asombran los que se juegan la vida corriendo delante de un toro… Se me podrá decir que los motivos de unos y otros son diferentes. Claro qué lo son. Pero, el “espectáculo” es similar. Es una afirmación pública y exagerada (a mi entender) de lo que se es: gay, rociero, penitente, tomatinero o sanferminero. Y eso es lo que no me gusta. Me gustan los gays, rocieros, penitentes, tomatineros o sanfermineros que no sienten la necesidad de esa demostración pública y caricaturesca (a mi entender) de su realidad. Los que viven su homosexualidad de manera natural, los rocieros que le rezan a la Virgen sin necesidad de hacer el camino, los penitentes que procesionan con discreción, los tomatineros que ven el barullo desde los balcones o los sanfermineros que le rezan a San Fermín y luego abandonan Pamplona durante esa semana: qué los hay.

      Citar  Responder

  89. Maese Nicolás,

    Usted nunca invade conversaciones ajenas y siempre es celebrada su intervención.
    A mí me parece exagerada esa apreciación de Percy…esa especie de extrapolación de las calle de Nueva Orleans y la ribera del Mississipi con la Mancha,no acabo de verla mire usted. Si me parece una especie de venganza de Toole con una sociedad que no acaba de aceptar su obra.Nunca la vio editada.
    A mí me gustan estos diálogos delirantes…siempre me gustaron.
    Gracias amigo.

      Citar  Responder

  90. mgc,

    Gaspard,

    Hombre…dudas tengo.
    Servidor vive en un pueblecito pequeño, carpetovetónico, con arteriosclerosis mental…la vida vecinal,excesivamente cercana,nos lleva a intervenir en la vida de los demás,a invadir su intimidad. Observo a parejas de homosexuales q viven en el pueblo y no veo tanto al personal de las esquinas con las sonrisas maliciosas de antaño…me pregunto que si estos vecino míos son capaces de aceptar esto, otras sociedades más formadas,deberánestar viendo con normalidad absoluta, lo que normal es.
    Y mi pregunto si por fin, esta persecución no habrá terminado…si bien, siempre habrá una liga reaccionaria que persiga no digo yo a los homosexuales, sino a los partidarios de las hamburguesas.
    ¡ Ahora que lo pienso ! Digo yo, que si no existe esta liga, habría que crearla.

      Citar  Responder

  91. Si un día mis hijos o sobrinos me presentan una pareja del mismo sexo, lo que veo en algún caso probable, no me darán un disgusto. Dicho esto: no soporto la fiesta del Orgullo Gay porque solo conozco sus cloacas. Hoy trabajaré de 5 de la tarde a 5 de la madrugada. Si quereis, os hago una estadística de lo que atendamos. Soy consciente de que para mucha gente esa fiesta es importante, así que me aguanto salvo estos pequeños desahogos en el blog.

      Citar  Responder

  92. paco,

    “Usted ve en el carrito de salchichas de Ignatius Reilly el caballo de D Quijote?”,

    le preguntas a Sap. Y éste, como Ignatius no es santo de su devoción en procesión, ni gay de su devoción en orgulloso desfile, vuelve a declarar que no soporta “La conjura de los necios”. Ya ves, compañero, que nadie es perfecto.

    Así que metiéndome donde no me llaman, como haría el bueno de Ignatius, te respondo. En el prólogo, Walker Percy, novelista del que lo desconozco todo excepto que, junto con la mamá del autor, puso todo su empeño en que la obra se publicase, dice que Ignatius Reilly es “un tipo raro, una especie de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y Tomás de Aquino perverso, fundidos en uno.”
    ¡Qué mejor caballo para un Quijote adiposo que un carrito de salchichas!

    Aquí mi reseña sobre La conjura…

    https://donceldevr.wordpress.com/2015/07/07/la-conjura-de-los-necios-john-kennedy-toole/

      Citar  Responder

  93. La Serapia,

    Terrible. Sólo imaginarse cómo serían aquí las cosas en el franquismo respecto a los homosexuales – si ahora se les sigue agrediendo, acosando y ofendiendo- me provoca temblores. (Pobre Lorca)

    Así que quizás sean muchos días o mucho alboroto o con matices discutibles – no lo sé, nunca he estado- pero, en principio, es una celebración que me despierta muchísima simpatía

      Citar  Responder

  94. Sap,

    Me divierte mucho esta obra , me atrae este exagerado, desquiciado y delirante individuo que en sus escritos en tercera persona, consigue un auténtico atropello verbal con los demás personajes de la obra. En el fondo Ignatius, nada puede hacer sino abandonarse al capitalismo…como se abandonó Boecio su educación.Como nos abandonamos los del PSOE. No hay nada que hacer.
    Myrna Minkoff y su correspondencia … delirante.
    Me recuerda esta obra los cuentos de Topor.

      Citar  Responder

  95. paco,

    Y ese artículo que he enlazado lo he elegido al azar tras poner en Google “agresiones homófobas”. Desgraciadamente, hay muchas.

    Y sigue habiendo acosos homófobos a chavalitos en centros escolares. Discriminación,burlitas…

    :-/

      Citar  Responder

  96. Por estadística entre aquellos niños tenía que haber al menos unos diez homosexuales. Estarían allí, botando entre el resto, cantando algo que gritaba todo el mundo, sin saber que cuando pasasen unos años iban a tener que renegar de todo ese tipo de actitudes con las que se están criando. Había adultos alrededor, todo el mundo estaba contento. No había ningún atisbo por ninguna parte de que cantar aquello era una aberración.

      Citar  Responder

  97. paco,
    .
    No hablo de no celebrarse, Paco, y menos cuando sostengo la teoría de los beneficios que genera a la sociedad el volverse loco de vez en cuando –con el ejemplo paradigmático de la Tomatina de Buñol por delante– sino cuánto me chirría el relacionar tales mascaradas con el hecho de ser homosexual.

    En cuanto a Ignatius, repetidamente se ha hablado en este ilustre cenáculo –¿y de qué no se ha hablado ya en este ilustre cenáculo, carambas?, ¿de la cría del conejo congoleño, del hierro en el mundo hitita?– de “La conjura de los necios”, novela de la que es protagonista, y se ha constatado que la Humanidad se divide en dos grandes grupos: los que están encantados con tal obra y los que no la soportan. Servidor se encuentra en este último bando. Por mucho que lo he intentado, nunca pasé de la página 50 en diversas relecturas, no conecté, no me hizo ninguna gracia, no me ponía.

    Lo que sí parece es que la novela no deja a nadie indiferente y el personal se muestra extremadamente apasionado a la hora de defender su trinchera (¡como con El Principito! :-). Pero lo que no recuerdo es cuáles de los blogammers que participaron en el debate se alinearon en uno u otro grupo.

    :-)

      Citar  Responder

  98. Imaginaba que dos amigas del trabajo eran pareja. Me daba cuenta, por ejemplo, de que habían pasado el fin de semana en el mismo sitio. No llegaban juntas ni se marchaban juntas del trabajo, no se sentaban al lado en el comedor, pero estaban muy unidas y cada vez que teníamos algún retreat se las arreglaban para que a la hora de repartirnos las habitaciones les tocase juntas. Establecimos un grupo de amigos y nadie mencionamos nunca nada sobre ellas entre nosotros pero imaginaba que otros también percibían lo mismo que yo. Una noche de sábado vinieron a mi casa a cenar. Mis padres estaban en el pueblo, después de cenar una se sintió indispuesta y vomitó violentamente. No era la cena, tenía problemas de estómago. Le hice una infusión y como era ya muy tarde le dije que no se iba a ir así de mi casa y que se quedase a dormir. En la habitación de puente había una cama doble y allí se quedó por fin dormida. Busqué otro pijama para la otra y cuando salió del cuarto de baño se lo di. Me preguntó.
    -¿Y dónde duermo yo?
    -Dónde vas a dormir, con X.
    Me miró a los ojos. Sostuvimos la mirada ese segundo de más que marca todas las diferencias y respondió:
    -Gracias.
    No nos dijimos nada y me metí en mi habitación. Sentí una tristeza inmensa. Otras parejas se abrazaban abiertamente, se daban un beso de vez en cuando. El resto muchas veces les hacíamos inconscientemente siempre hueco para dos cuando nos sentábamos en un bar, no necesitaban de triquiñuelas para compartir la habitación en los congresos, llegaban juntos por las mañanas sin que nadie murmurase nada, hablaban abiertamente de sus fines de semana, planeaban irse a otro país a trabajar y se daba por hecho que hiciesen planes a futuro juntos. Por qué mis dos amigas tenían que pasar por aquello, por qué no podían mostrarse abiertamente. Por qué casi me había tenido que pedir una permiso para dormir con su pareja. Sentí pesar.

    Felizia era una estudiante de medicina a la que le oí decir en el laboratorio que la homosexualidad era una enfermedad y le daban repelús. Estaban varios alemanes hablando junto a los alrededores y le oí decir eso a Felizia. No tenía más de veinticinco años y había nacido y se había criado en Alemania. Lo que para mí fue un silencio aquiescente de todo el resto quizás para un alemán sea una muestra de respeto por las opiniones contrarias. Me dio mucho que pensar oírle a Felizia.

    El verano pasado en la boda de mi primo otro primo dijo que él podía soportar cualquier cosa, pero un hijo maricón no, por favor, eso no. También me dio mucho que pensar.

    A mí una vez estando en un coche sentada en el asiento de detrás, dos familiares míos se giraron hacia mí y me preguntaron a bocajarro:
    -Tú no serás lesbiana, ¿verdad?
    No recuerdo ninguna ocasión en que nadie le haya preguntado a otro que si no será heterosexual.

    Hace cinco años después de haber pasado la noche en el hospital me fui después de desayunar a casa a dormir. Mi padre y mi hermana se habían quedado en el hospital reemplazándome. Me metí a dormir en la habitación interior, bajé las persianas y me arrebujé en la cama. No eran ni las once de la mañana cuando las paredes comenzaron a retumbar, una música atronadora de altavoces que lo llenaban todo me hicieron levantarme e ir al balcón a ver qué pasaba. Eran fiestas de San Pedro, en el parque delante de casa había una orquesta para niños, había más de cien niños allí que repetían al unísono y botaban junto al que tenía el altavoz: “¡Alirote, alirote, maricón el que no bote!” Salí de casa con el calor del verano y un jersey gordo bajo el brazo para usarlo de almohada en algún banco que encontrase de un parque lejano a todo ese ruido.

    Pensaba como Sap hasta que coincidí el año pasado por estas fechas en Madrid y les pedí a mis padres que se bajasen desde Logroño para pasar el fin de semana juntos. Íbamos a ir al Museo del Prado y nos dimos de bruces con la cabalgata del orgullo gay. No entramos al museo. Mis padres se lo pasaron pipa. Les encantó ver a toda aquella gente tan alegre, bailaron entre ellos, se sentaron después en el césped del otro lado a mirar pasar todas las carrozas y entablaron conversación con un montón de gente de todo tipo que llenaban el césped.

    Supongo que diez días es un suplicio para cualquiera, pero por alguna razón tengo el miedo metido en el cuerpo y creo que este tipo de demostraciones son ahora más necesarias que nunca.

      Citar  Responder

  99. DomingoGlez, ¿diez días? Es un macroevento/superpuente turístico-comercial internacional. Los desfiles en la mayoría de las ciudades fueron la semana pasada; yo asistí al de París, antes de dirigirme a la costa, sobre todo para observar, igual que se puede ir a un mitin sin ser militante, y también para estar por los que ya no pueden estar. No vi carrozas ni esperpentos, pero sí mucho joven, mucha música y, sobre todo, mucho varón. Lo de Madrid es una traducción a la comunidad homosexual de lo que es España como destino turístico: una bestialidad rentable. “Rainbow is the new black”, es el lema de Netflix. Los derechos civiles como oportunidad de una nueva fuente de negocios. El sistema es capaz de integrarlo todo. Y si la Semana Santa, en origen un mecanismo de control de la Contrarreforma, es una oportunidad para liberar los deseos de la muchedumbre, qué no va a ser un desfile con el previo -como los partidos de fútbol- y el posdesfile.
    Estoy en desacuerdo con Paco: no creo que la homosexualidad sea algo aceptado. Solo hace falta uno de esos experimentos de peatones con cámara oculta para comprobar la insistencia del rechazo. O leer los testimonios de gays y lesbianas que han salido del armario. El miedo a las reacciones, que depende, claro, de la personalidad de cada uno, pero también las no pocas reacciones negativas que reciben. No sé si la parte más “loca” de los desfiles les hacen un favor o desfavor; hasta qué punto el retorno del estigma no es más que la celebración impotente de la dominación impuesta. Pero que muchos lo consideren como el único momento en que, rodeados de semejantes, pueden sentirse seguros en la calle es buena prueba de que no está del todo aceptado. Ya no se trata de “acertar” a la hora de establecer relaciones amistosas o de otro tipo, como en los establecimientos de “ambiente” u otros espacios comunitarios, sino de caminar por la calle.
    Otro italiano, Moravia, escribió hace mucho ‘El conformista’, que Bertolucci filmó en París. Trintignant considera su interpretación del personaje principal, cercado por la pulsión homosexual, como la mejor de su carrera.

      Citar  Responder

  100. David CG,

    Querido amigo David, aquí le envío el discurso de ingreso de Miguel Delibes en la Real Academia de la Lengua y la contestación de Julián Marías por si pudiera interesarle la verdad del pensamiento de este filósofo sobre Delibes.

    Puede completar este pensamiento en sus reflexiones sobre,Castilla se hizo Españaen su libro, La España real.Te encantará seguramente.

    http://www.rae.es/sites/default/files/Discurso_de_ingreso_Miguel_Delibes.pdf

      Citar  Responder

  101. ” … Si incrustas una semilla dura y cerrada en la tierra fértil, no es la tierra la que, al rodearla, …

    Bajo el morado invierno,
    cuando el cielo, deshecho en amenazas,
    revuelve con desidia
    la cortinas del aire
    y se hombrea, valiente, con mil voces;

    cuando una piedra cálida
    atraviesa la sien sin un rasguño,
    y cualquier cuerpo, joven,
    parsimonioso y gris,
    dibuja un arco con sus huesos tristes;

    cuando se quiebra el velo
    más hermoso, más áspero, más lúgubre,
    y la mente crepita,
    desjarretada y loca,
    por las esquinas máginas del mundo;

    cuando un árbol aguanta
    en pie sobre su mal tejida sombra
    y parece posible
    que algún tazón caliente
    entibie el alma de los asesinos…

    Si eso sucede, entonces,
    sin más herencia que la fe de un párpado,
    bajo el leve chamizo
    de aquella duermevela,
    el día crece y nuestros padres hablan.

    En la vitrina efímera,
    verde y azul, serpenteaba un sueño.
    Alcé la vista y tuve,
    ya realidad fecunda,
    los prados por segar del paraíso.

    J. María Micó
    ‘Adiós’
    -‘Cuaderno del hielo’-
    “La espera”
    poesía Hiperión (1992)

    … sitia a tu semilla. Porque cuando tu semilla reviente su simiente establecerá su reinado sobre tu tierra … ”

    Antoine de Saint-Exupéry
    “Ciudadela”
    Traducción de Hellen Ferro
    Alba minus (2017)

    Muchas felicidades a toda persona que hoy festeje tanto a San Pedro como a San Pablo.
    Llaves estivales.
    Palabras mayores.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  102. Comentario
    Sap,

    No te voy a negar que diez días me parece una pasada.

    Los vecinos tienen que estar hasta los pelos.

      Citar  Responder

  103. Sap,

    Dos cuestiones.

    Primera cuestión.

    Con respecto a la fiesta gay , yo también preferiría que no se celebrará esa horterada.Ya es algo aceptado y no hay necesidad de esas estridencias callejeras.

    Segunda cuestión.

    Usted ve en el carrito de salchichas de Ignatius Reilly el caballo de D Quijote?

    Muchas gracias.

      Citar  Responder

  104. mgc dixit:
    “Pues eso, la legislación avanzada y los logros obtenidos en las libertades es lo que se celebra ahí, ¿no?”
    .
    Insisto, Marisa: no es una cuestión de celebración, es una cuestión de estética.

    Si yo fuera homosexual estaría alineado con las voces contrarias a este carnaval que muestran muchos de los que tienen tal condición sexual y que rechazan ser relacionados con lo frívolo, lo promiscuo, lo hortera. Preferiría un acto institucional o mejor, nada, porque una vez normalizado lo que antes fue perseguido o fue clandestino, me parece absurdo que cada cual haga alarde de sus gustos o inclinaciones sexuales.

    En cuanto a lo del orgullo, repito también, no lo siento de ninguna manera. Me es una palabra ajena. Pero no solo por tal Día, es que no encuentro motivo alguno para ser/estar orgulloso de nada.

    :-)

      Citar  Responder

  105. Sap,

    Pues eso, la legislación avanzada y los logros obtenidos en las libertades es lo que se celebra ahí, ¿no?

    Mientras en otros estados se condena a muerte, se encarcela y se reprime a los homosexuales, ¿no es para estar orgullosos de que aquí se puedan hacer estas celebraciones?

      Citar  Responder

  106. DomingoGlez,
    .
    Pues yo no me siento “orgulloso” del Día del Orgullo Gay porque no entiendo por qué habría de sentir tal sensación. Otra cosa sería sentirme contento, o sentir, digamos, agradecimiento cívico por una legislación avanzada, por los hombres y mujeres que la hicieron posible, por haber sido un ejemplo para Europa, por los logros conseguidos en la visibilidad, igualdad y dignidad recuperada por y para el colectivo gay… ¿Pero orgulloso por el desfile? Pues no, la verdad. Es como si me preguntas si me siento orgulloso, yo qué sé, de la Semana Santa. En realidad, yo no me siento orgulloso de nada.

    Hombre, y claro que debe haber un ambiente festivo, solo faltaría… En todo caso, no; nunca he estado en Madrid en estas fechas, así como tampoco he estado en los carnavales de Río de Janeiro o en el concurso de Drag-Queens de Tenerife. El condicionante de estar o no estar en ellos no va a arreglar mi falta de interés por asistir a estos eventos.

    :-…

      Citar  Responder

  107. La Serapia,

    Comentario
    Sí, Serapia. La situación de Nati es demoledora, y evidentemente es una mujer muy fuerte. Ojalá que la suerte le toque el hombro, y acompañe tanta fuerza como le pone a la vida. Y las miles de historias que habrá como la de ella! Conozco muchas mujeres así y tienen, siempre, toda mi admiración y mi respeto, y algunas tengo y he tenido muy cercanas, y a esas, además, las quiero mucho.

      Citar  Responder

  108. Sap,

    Pues no conozco yo ni Tánger ni Alejandría ni La Habana. Ni conozco Colombia, y eso sí que lo lamento. Y prácticamente puedo decir que no conozco Santiago de Chile, ni casi nada de Bolivia (aunque Bolivia no es muy literaria, no? No, nena, Bolivia no es nada literaria).

      Citar  Responder

  109. La maravilla del baile de Cyd Charisse en el gimnasio boxístico de ‘Siempre hace buen tiempo’, del gran Stanley Donen. A partir de 1:00 (eliminando los insertos yendo a su lado derecho). “Baby you knock my out”:

    https://www.youtube.com/watch?v=h6SqoqS9Xrs

      Citar  Responder

  110. La Serapia,

    Es que yo estoy por ahí de vacaciones y no me entero de nada

    ¿Qué ha pasado?

      Citar  Responder

  111. Comentario
    Sap,

    Estimado amigo: “desaforada, fuera de todo límite… estrepitoso, lo frívolo y lo estéticamente chirriante…”

    ¿Has estado alguna vez en el Orgullo en Madrid? de verdad, que te lo pregunto por saber tu opinión…porque yo nunca he estado, ni ganas que tengo (ayyy quien tuviera veinte años menos!!!) si alguien del cenáculo lo ha vivido, por favor, que se exprese…

    ¿El Orgullo es ese reportaje de quince segundos que visualizas en 13tv o es otra cosa?

    De verdad, te lo pregunto, por que no lo he vivido nunca.

    En cualquier concentración masiva de fiesta en la calle con alcohol y demás “acompañamiento” siempre veremos situaciones desagradables, no te lo niego, ruido y suciedad, pero en mi humilde opinión es una AUTÉNTICA MARAVILLA que en mi país se celebre tal acontecimiento y estoy convencido (y por lo que me han contado) que el 99% del tiempo que dura la fiesta es respetuosa, agradable y festiva…muy festiva.

    Me siento muy orgulloso del Orgullo.

      Citar  Responder

  112. La Serapia,
    .
    ¿Pero qué ha ocurrido, Serapia? No me entero.

    O__O

    FGMorilla,
    .
    Esto sí que es haberse aprendido bien la lección de JRJ, ¿verdad, Sr. Morilla?

    Hablando de tales geografías ahora heridas, aprovecho para volver a recomendarte –a ti y al respetable– la trilogía de novelas cortitas de Juan Villa Díaz:

    “Crónica de las arenas”, “El año del Malandar” y “Los almajos”.

    Literatura-gourmet.

    :-)

      Citar  Responder

  113. Ya hay un español que quiere
    vivir y a vivir empieza,
    entre una España que muere
    y otra España que bosteza.
    Españolito que vienes
    al mundo te guarde Dios.
    Una de las dos Españas
    ha de helarte el corazón.

    Tengo una rabia que no cabe en mí. NO se puede callar ante lo que ha hecho ese líder hoy. No hay derecho, no lo hay a que esté pasando todo esto por un tío de mi edad que dice representar a las personas de mi origen. ¡Mentira! ¡Mentira! ¡Mil veces mentira!

      Citar  Responder

  114. Señores literatos y letrados de este blog: El tuit del líder de la tercera fuerza política en España sobre las dos Españas es simplemente escalofriante. Y cualquiera que sepa entender un texto literario y ese poema así lo tiene que denunciar. Ese quinto mío es un peligro andante.

      Citar  Responder

  115. Acabo de ver el tuit de Pablo Iglesias diciendo que el poema de Machado habla de una de las dos Españas, no de la otra, que sólo una te iba a helar el corazón.

    Oye, ese tío está tarado. ESTÁ TARADO. Me da igual que haya que respetar y no insultar. Ese poema es contrario a cualquier sectarismo, y cualquiera que entienda un texto literario tiene que saberlo. Ese tío tiene más de cinco millones de votos y está tarado. Así, con todas las letras.

    Escribió AMM una vez que Gotardo fue a su casa a arreglarle algo del ordenador que le daba gusto ver en la juventud ausencia del sectarismo que él había vivido en la suya. Bien, pues ya siento decirlo, pero de eso nada. El líder de Podemos está ya talludito, es de mi quinta, y es un peligro andante.

      Citar  Responder

  116. Habría que ver a muchos que se dan tanto aire en la situación de Nati. Habría que ver cómo sobrellevarían las misma situación tan grandes personas con tantas virtudes…

      Citar  Responder

  117. Óscar Maif,

    Pues ahora estás obligado a contar tu aventura con las dos prostitutas.

      Citar  Responder

  118. Leyendo el absorbente “América” de Manuel Vilas, al que Antonio dedicó un Ida y vuelta hace unas semanas, me encuentro lo siguiente:

    “Me cuentan que el escritor Antonio Muñoz Molina, que da clases en la New York University, va a clase en bicicleta, con su casco reglamentario. Le envidio no la colocación, sino la bicicleta y el ánimo que hay que tener para subirse a una de ellas en el invierno neoyorquino. Hay muchos escritores en español dando clases aquí. Estados Unidos convierte a los escritores consagrados en profesores de escritores novatos. España losc onvierte en muertos de hambre directamente, lo que a la larga es más clarificador”.

      Citar  Responder

  119. El Coto de Doñana, ese paraíso al alcance de la mano, acosado por los más diversos ultrajes, resiste y se venga siempre de sus más inicuos atacantes, como quiere Caballero Bonald en su apelación al mito de la mater terrae:
    http://politica.elpais.com/politica/2017/06/25/actualidad/1498414896_437803.html

    ¡Ay, qué dolor esas imágenes desoladoras de los juanrramonianos pinares moguereños!

    La carbonerilla quemada

    En la siesta de julio, ascua violenta y ciega,
    prendió el horno las ropas de la niña. La arena
    quemaba cual con fiebre; dolían las cigarras;
    el cielo era igual que de plata calcinada.

    …Con la tarde, volvió –¡anda, potro!– la madre.
    El pinar se reía. El cielo era de esmalte
    violeta. La brisa renovaba la vida…

    La niña, rosa y negra, moría en carne viva.
    Todo le lastimaba. El roce de los besos,
    el roce de los ojos, el aire alegre y bello:
    — «Mare, me jeché arena zobre la quemaúra.
    Te yamé, te yamé dejde er camino… ¡Nunca
    ejtubo ejto tan zolo! Laj yama me comían,
    mare, y yo te yamaba, y tú nunca benía!»

    Por el camino –¡largo! –, sobre el potrillo rojo,
    murió la niña. Abiertos, espantados, sus ojos
    eran como raíces secas de las estrellas.
    La brisa jugueteaba, ensombrecida y fresca.
    Corría el agua por el lado del camino.
    Ondulaba la yerba. Trotaban los pollinos,
    oyendo ya los gritos de los niños del pueblo…

    Dios estaba bañándose en su azul de luceros.

      Citar  Responder

  120. albertiyele,
    .
    Señora mía, no he dicho “ciudades DE LA la literatura” sino “ciudades CON literatura”. A mí me decepcionaron asaz Tánger y Alejandría en el sentido de no encontrar coincidencias con lo leído salvo en la cantidad de moscas. En cambio sí que vi en la Habana las sombras de Cabrera Infante y Carpentier. Me puse más contento que la Serapia con una poyata.

    :-)

      Citar  Responder

  121. Diego Ariza,

    Por eso insisto en defender lo de “menos es más”. Esta historia la cuentas así, sin adornos: “En las vacaciones he cumplido mi sueño de estar en un jacuzzi con cinco mujeres” y quedas como un triunfador (o un fantasma). Si das los detalles: la más joven era bisabuela… el relato pierde mucho.

    Yo tengo una parecida: “Una vez estuve con dos pr0stitutas a la vez… ¡y ellas me pagaron a mí!”

    La historia es totalmente verídica, aunque contada así casi nadie la cree. Lo malo es que al aportar todos los detalles del relato los oyentes confirman su veracidad, pero se decepcionan terriblemente, como ocurre al conocer la edad geológica [(C)AMM] de tus compañeras de bañera.

    De todos modos… qué buen caldito haríais.
    :-)

    Saluti a tutti!

      Citar  Responder

  122. Y además: no andará por aquí, escondido en algún rincón del café, mi amigo don angelossa? Me cuentan mis hijos que ayer él y yo tuvimos una desgracia compartida. Podríamos llorar uno en el hombro del otro.

      Citar  Responder

  123. Sap,

    Comentario
    “Hay ciudades de la literatura…” Sí? No sé. No conozco muchas ciudades de la literatura. Las que conozco, no me han decepcionado.

      Citar  Responder

  124. Gracias a todos los que me respondisteis a sobre vuestras prácticas con el subrayado. Como Domingo me pidió que compartiera el texto, aquí va, aún en borrador.

    La importancia de los préstamos bibliotecarios viene dada no solo por su objetivo —permitir el acceso equitativo a la cultura—, sino por la sorpresa de lo que en ellos uno encuentra: palabras subrayadas, dibujos a mano, notas al margen, separadores olvidados, calendarios antiguos, pelos. Los libros no deberían estar nunca quietos, sino ser el objeto de lecturas sucesivas. Motores girando. No comparto esa imagen admirada de estanterías cerradas, polvorientas, donde se celebra y respeta el silencio de sus moradores; me entristece abrir un libro de la biblioteca, con esa emoción de lo público, y comprobar, ay, en su hoja de registro, el largo tiempo transcurrido sin que nadie transite entre sus páginas. Por el contrario, no hay mayor alegría que advertir en mi volumen de las huellas de otras manos: tocar las estrías como de acordeón en el lomo del volumen, ver los sellos azules en la contraportada, indicando las fechas de ingreso y salida del ejemplar, descubrir, agazapados entre las hojas, lo que allí quedó por olvido o intención: un calendario antiguo —no hay mejor metáfora de la literatura como tiempo vivido—, un separador, generalmente cosido al lomo, muy cerca del desenlace, también hojitas secas y agrietadas de un árbol, como si la naturaleza dialogara con el texto, también pelos de cualquier zona del cuerpo —principalmente, o eso espero, capilares—, también postales —hubo una época en que la gente escribía postales y leía libros en papel y los libros en papel servían para guardar postales y en algunos casos olvidarlas—, también tiques de compras, ya desleídos, y de pequeño monto. Los sellos de entrada y salida permiten anclar el libro a un tiempo generalmente remoto, y además extraer algunas conclusiones: los tomos gruesos se prestan más en verano, también se devuelven más tarde y también exigen de más movimientos en el mostrador, posiblemente el mismo mostrador y la misma bibliotecaria y el mismo tampón que me acaban de dar las gracias, renovar un préstamo, fijar una fecha futura, y desear buen fin de semana. Toda esta incorporación positiva e inesperada al volumen, y que le da, literalmente, peso, sucede en los libros tomados en préstamo, pero también en las librerías de segunda mano, esa caótica sala de urgencias donde se les da a todos los libros, sin excepción —a veces se agradecerían las excepciones—, una nueva oportunidad. Aún recuerdo, en una librería francesa, encontrarme una bellísima postal que alguien recibió como un regalo, y que olvidó allí para siempre.
    Hay añadidos a los textos que no suman peso, porque más bien lo que hacen es agujerearlo. Son un movimiento okupa que se instala en un lugar nuevo y deshabitado. Se clavan al texto royéndolo, de una manera rotunda, como esas iniciales que los novios graban en el tronco de los árboles, y aunque estas incursiones podrían ser borradas —suelen estar hechas a lápiz— lo cierto es que no suele ocurrir así, sino todo lo contrario: quedan para siempre definidas como una parte adicional de la lectura. Al abrir el libro y darle aire, como un fuelle, esas líneas parecen los tentáculos móviles de una hiedra de la que conocemos todas sus extensiones, pero no su cabeza. La cabeza: ¿quién pasó por allí, por qué subrayó una línea o una palabra? En ese misterio hay un diálogo íntimo y desconocido. Manos misteriosas que intervinieron en el texto, lo editaron, llamando en su tarea la atención sobre palabras sueltas, sobre frases, sobre párrafos, incluso sobre páginas enteras. Los subrayados adoptan múltiples formas: líneas rectas, como de estudiante aplicado, líneas curvas —alguien leyó y subrayó, o solo lo segundo, en un vagón de metro—, los subrayados son también rectángulos protectores, triangulitos de emergencia, albergando en su interior un signo de exclamación, o también una doble barra al margen del texto, en paralelo, como el final de pentagrama. Además de los subrayados uno también encuentra comentarios en la orilla, signos de interrogación, notas al pie, nubes conteniendo ideas, tachaduras —del texto y también propias—, dedicatorias, frases que se escribieron porque seguramente se decía algo importante o porque el silencio era obligado, sencillas operaciones aritméticas, direcciones de calles, citas con el médico o números de teléfono de siete dígitos, que ya nunca podrán ser marcados.

    El subrayado nace como un bastón para la memoria. Los libros de texto —ahora en pantallas— son coloreados con franjas luminosas —amarillas, verdes, rosas—, que sirven como llamadas de atención. Me viene a la memoria —luego subrayo— compañeros de clase para quienes no existían conceptos como la elipsis o la síntesis, y en sus mentes todo era importante y todo se subrayaba. Estaban dotados de una memoria, supongo, prodigiosa, y al pasar las páginas, sus libros crujían como incunables. Cuando la formación avanza, y uno comienza a aprender idiomas, el subrayado tiene otro fin: palabras y expresiones que son importantes para retener. Cuántos libros he leído en francés donde no me ha hecho falta subrayar la palabra que desconocía, porque alguien había caído antes en esa misma zanja del desconocimiento, y el subrayado había servido de puente, de llamada de atención. Y cuántas veces me he preguntado si ese lector previo aún recuerda el significado de una palabra que yo, más tarde, ya he olvidado. ¿Y en la ficción? Hay quien subraya con un fin académico o mnemotécnico, buscando el hilo evidente de la historia: su andamio. Hay quien sin embargo destaca palabras, frases, párrafos o diálogos que tienen, en el momento de la lectura, una relevancia. Iluminan un pensamiento o admiramos una belleza de estilo.

    Lo más llamativo de los subrayados es que, cuando volvemos a ellos, en el texto donde allí quedaron o en su decantación sobre un cuaderno, nos llevamos con frecuencia una sorpresa con nosotros mismos: ¿qué es lo que motivó tomar esas notas, redondear unas palabras? La literatura cobra entonces, más que nunca, el sentido de un itinerario. Nos hemos alejado tanto de esas palabras que las sentimos extrañas. Hemos divagado, y como divagar es caminar, en la distancia todo se nubla, los límites son indefinidos, y las razones que un momento nos fueron importantes, y que por eso quisimos darlas registro, ahora ya no lo sean, porque el camino continúa, y cuando miramos atrás, desde otra perspectiva y otro tiempo y otro conocimiento, no entendemos por qué elegimos esas palabras, e incluso en esa extrañeza dudamos del concepto de su autoría, una visión casi postmodernista —la muerte del autor, es el lector quien ontológicamente construye el significado— y por eso que desde ese nuevo mirador, en otro lugar y tiempo y altura vital, apoyados en un barandilla desde la que ver el pasado, no sabemos acertar si esos subrayados, mal enfocados en el horizonte, son nuestros o no. Tal vez la respuesta sea ir por el medio: con el tiempo andado, con el reposo de lo que uno absorbió y luego fue, con cuidado, guardando, esas palabras o ideas, que se atraparon por razones ignotas, son también, por el tiempo que nos acompañaron, por ser espalda invisible, nuestras. Las elegimos, y fueron camino durante un tiempo.
    Por eso que considero fundamental el papel del subrayado. Como la realidad la formamos con el lenguaje, cuanto más rica sea nuestra expresión, cuanto más la dotemos de términos y de ideas, más apasionante será la realidad en la que vivimos. Hay quien ve los subrayados con molestia, como quien tose en una ópera o mira el móvil en un cine. Yo más bien disfruto de encontrarme con los restos de lectores previos, moradores anónimos, con los que se crea un diálogo espiritual. Me gusta ver que alguien subrayó la palabra tamo —esas pelusas de algodón que habitan bajo nuestras camas–, y que, por una coincidencia, aprendo de un prospecto médico que a las pelotas de algodón con fin médico se las llama torundas. Palabras maravillosas, tan sonoramente brillantes que lo de menos es su significado: pailebote, anhedonia. O abrir mi cuaderno y leer: “En las fogatas húmedas se observa la distancia difícil de nuestros deseos” —bravo Vicente Valero.

    Subrayamos como una lucha de la memoria contra el olvido. Siempre gana lo segundo, pero también siempre la necesidad humana de marcar el camino, de soltar en la ruta unas líneas de pan por si, alguna vez, volvemos por allí; parar el paso de los ojos, preguntarse qué esconde una palabra, una idea, refutarla, apropiarse de ella, admirarla, memorizarla para el recuerdo o para olvidarla. Si el horizonte, cuando nos damos la vuelta, nos parece desenfocado, y no acertamos a comprender aquello que una vez pareció importante, puede ser porque, con nuestras lecturas y sus recuerdos, hemos sobrepoblado el mundo de palabras. Lo hemos dado un sentido, lo hemos engrandecido, lo hemos subrayado.

      Citar  Responder

  125. ” … Común y erróneamente interpretado como el último y más espectacular estallido cósmico, el apocalipsis puede convertirse en gran éxito de taquilla. En la película de Francis Ford Coppola ‘Apocalypse Now’, al público se le ofrecía la visión de Marlon Brando y un elenco de miles de actores y figurantes que marchaban hacia su tediosamente prolongado destino final llevando consigo a Wagner y a Joseph Conrad. La idea del apocalipsis que tiene …

    “[…] A continuación -y también como el probo funcionario absorto en su quehacer ejemplar de higiene y policía- revisa atentamente los párrafos subrayados, como para aquilatar su valor y peso específico tocante a la salud física y espiritual de sus conciudadanos y, siguiendo la pauta de aquéllos, se afana en recortar los más llamativos o estimulantes con ayuda de unas tijeras. El conjunto seleccionado puede ocupar tanto una frase de dos líneas como una página entera del diario: en una caso como en el otro, será catalogado en razón de su contenido en la carpeta […]”

    JG
    ‘La hemeroteca’
    “Paisajes después de la batalla” (1982)
    Dibujos de EA
    Círculo de Lectores, 1987

    … Goytisolo es mucho más compleja, y su ambición, así como el resultado, son mucho más importantes, pese a la modesta apariencia y al tono de autodesaprobación que presenta esta breve novela … ”

    Robert Kiely
    ‘El metro del Apocalipsis’
    -Epílogo en “Paisajes…”-

    Para gustos, colores

    ._.

    *

      Citar  Responder

  126. .
    Primera perogrullada albertiyele: ya; pero una cosa es llamarse Lucrecia y otra, Lucrecita. En el caso de esta mujer, su soledad y desamparo se encontraban en el diminutivo. Ahora que hablo de ella, vuelve a iluminarse su paso por la vida durante un minuto. ¿Quedará alguien más que contribuya a estas intermitencias antes que, perteneciente a otra nueva tanda de cientos de millones de ex-vivos, se la trague el olvido, ese monstruo de las galletas que nunca deja de masticar?

    Segunda perogrullada,
    albertiyele: hay ciudades con literatura cuya literatura es mejor que la ciudad.

    :-…

      Citar  Responder

  127. La Serapia,

    Comentario
    ¿No parece una pena que países más bien pobres, en todo caso más pobres que los países a los que sus ciudadanos emigran, inviertan un dinero en capacitar y formar en la Universidad a personas para que terminen limpiando un laboratorio en Munich o fregando escaleras en Barcelona? No. No parece una pena. Las vacas son de nosotros, las penitas son ajenas (esa canción no te la enlazo, Serapia, primero porque es muy vieja, en todo sentido (y las cosas viejas, ni para el jacuzzi, mirá), pero además, y sobre todo, porque no te va a hacer llorar.)
    :-))

    Mi tío Gregorio, que era un tipo brillante, un erudito dedicado y muy serio, de vez en cuando se pegaba unos homenajes de vino tinto que para qué, y entonces se le iba toda la ilustración y decía cosas muy divertidas, y muy poco académicas: “cada cual se rasca donde le pica”, por ejemplo. Y yo ahora veo que eso funciona en el mundo entero igual, como si fuera una ley de la Física.

      Citar  Responder

  128. mgc,

    Es una cuestión que me he planteado al escribir el comentario (si entonces sólo existía el Sindicato Vertical), pero he sido fiel al relato recibido (o su recuerdo, al menos), proveniente de persona de máxima confianza, poco dada al adorno o la falsedad deliberada.

    Cabe que el hecho fuera posterior a le legalización de 1977 (yo he asumido que aún vivíamos en Barcelona, esto es, no más tarde del 75; pero pudo ser posterior). Más probablemente, puede que la entidad no fuera propiamente un sindicato sino algo asimilable o que desarrollaba esas funciones de forma encubierta, y que contara con alguna tapadera legal. Se trataba, por lo que yo sé, de un trabajo en toda regla, en oficina, con su jornada reglada y demás. Por desgracia, las dos partes de esa conversación están muertas por lo que sólo puedo recurrir a hipótesis.

    En todo caso, la razón que le dieron al empleado para no afiliarlo a la Seguridad Social fue la ideológica y no la imposibilidad legal.

    Me alegra que estés atenta a las posibles inexactitudes de los comentarios. Este no es un foro cualquiera, se nota.

      Citar  Responder

  129. David CG,

    Mientras vivió Franco – y todavía tiempo después- todos los sindicatos fueron ilegales, absolutamente prohibidos y clandestinos, o sea que mal podrían haber asegurado a ninguna persona.

      Citar  Responder

  130. ” … No dejes que otro decida por tí … ”

    “[…] Y por esto comparaba a cubiertas de cofres vacíos esos bajorrelieves de bailarinas obstinadas que fueron máscaras cuando cubrían la obstinación y el bullicio interior de la poesía, hija de los litigios. Amo a quien se manifiesta por su resistencia, se cierra y calla, al que se mantiene y con los labios pegados en los suplicios, al que resiste a los suplicios y al amor. Aquel que prefiere y que es injusto no amar. Tú, como una torre temible, y que jamás será tomada…
    Porque detesto la facilidad y no es hombre quien no se opone. Sino hormiguero donde Dios ya no se inscribe. Hombre sin levadura. Y he aquí el milagro que se mostró en mi prisión. Más fuerte que tú, que yo, que todos nosotros, que mis carceleros y mis puentes levadizos y que mis murallas. He aquí, pues, el enigma que me atormentaba, el mismo del amor, cuando, desnuda, la tenía sumisa. Grandeza del hombre y sin embargo, su pequeñez, porque lo sé grande en la fe y no en el orgullo de su rebeldía. […]”

    Antoine de Saint-Exupéry
    “Citadelle”
    Traducción de Hellen Ferro
    Alba minus (2017)

    ” … Tuyo es el mañana. Habla, pueblo, habla … ”

    Hoy es fiesta

    ._.

    *

      Citar  Responder

  131. Sap,

    Sí, el conjunto del festejo y los bombos y platillos de autoridades y prensa dan justo esa impresión: desaforado. Y la estética es tan chirriante que, a la vista de los desfiles de los archivos televisivos, he tenido que pedir respeto a mi hijo de 14 años al que le brotaba cierta homofobia. Y eso que lleva veraneando en Sitges desde que era un bebé.

    Por otra parte, en Madrid no caben dos millones de turistas. Me da que ni aunque vinieran unas pocas horas a la celebración del “Orgullo” y dejaran el sitio a otro celebrante. Sospecho que las estimaciones los recuentan cada vez que pasan por algún festejo o enclave turístico. Somos “ditirámbicos”. Recuerda el espíritu de aquellos fastos del 92 de los que tanto se ha ocupado el anfitriomm.

      Citar  Responder

  132. La Serapia escribió:
    “Se va del laboratorio después de haberlo barrido y fregado arrastrando las bolsazas azules llenas y nadie se despide de ella.”
    .
    Pues qué mierda de gente, ¿no? Y que no me vengan con excusas de cuestiones culturales, usos sociales y demás mandangas. Esto no puede ser, Serapia; tus compañeros son unos siesos con los que no me iría a tomar ni un botellín. Investigan para mejorar la vida de los demás, pero solo se quedan en la salud.

    :-/

    Nievesdl,
    .
    A mí me parece muy requetebién que haya gays que se sientan orgullosos de su condición sexual, así como que haya otros gays que no se quieran relacionar con ese tipo de demostración del orgullo. En todo caso, la celebración que en estos días ocupa Madrid me parece desaforada, fuera de todo límite. No entiendo la relación que tiene lo estrepitoso, lo frívolo y lo estéticamente chirriante con ser homosexual.

    :-/

      Citar  Responder

  133. Hermi,

    Lo quieres todo. Hasta que las huríes con que compartes bañera redonda, en régimen de monopolio masculino, no sean abuelas. Piensa que igual ellas te vieron con mejores ojos. ¿No notarías algún piececillo travieso bajo el agua?

      Citar  Responder

  134. Sap,
    Hermi,

    Vais a hacer que acabe leyendo a Luis Landero, y eso que la cala y cata de “Caballeros de Fortuna” no me dejó buen sabor de boca. La prosa me pareció bastante amanerada, algo rancia y barroca, demasiado visible. De una parte me decís que no es la mejor, pero de otra que es muy poco amigo de variaciones…

    N.B. Buen fútbol el de la Sub 21. Me recordó a los tiempos de Zapatones al frente de la selección y el Barça de Guardiola (víctima de la atroz represión del Estado español sobre la pobre Cataluña… ;-) ). Asensio, Saúl, Ceballos… Más que futuro, ahí hay ya mucho presente. Anoche Italia fue un débil sparring. Han pasado a la final del campeonato europeo.

    De Saúl, tres goles como tres soles, me impresionó también el conjunto de su nombre y apellidos. Todo original y sonoro: Saúl Ñíguez Esclápez. Con ese nombre no se puede ser uno más. El benjamín de una saga de futbolistas. Padre y dos hermanos futbolistas profesionales. Por favor, que no se lo quiten al Atleti, Absténgase los buscadores de talentos.

      Citar  Responder

  135. Teresa G.,

    Creo haber leído, e incluso visto, que Miguel Delibes escribía sus novelas a mano.
    Una carta manuscrita sería para él menos que un calentamiento de muñeca. :)

    A mí me escribió Julián Marías a máquina y con membrete de la RAE. Guardo esa carta con afecto en sus Memorias. Trataba de un debate que hubo en Telemadrid sobre la Guerra Civil y me respondió, ¡a vuelta de correo!, con la pasión y diligencia que ponía en todo.

    Miguel Delibes (1920-2010) era un poco más joven que Julián Marías (1914-2005), ambos nacidos en Valladolid. Pero creo que miraban en direcciones opuestas. El pasado y el futuro, y que la escritura a mano y a máquina, lo corrobora.

    Dicho sea con cierta nostalgia de la buena caligrafía o, al menos, la soltura al escribir con la herramienta con que venimos al mundo, una habilidad que claramente se va perdiendo. Hoy día predomina la letra “escacharrante”, pero somos legión los que le damos con soltura al teclado, aunque puede que también unas décadas atrás hubiese mejores mecanógrafos, sobre todo mecanógrafas. Una especialización que ya no existe.

    Hoy día todos somos hombres o mujeres orquesta y, del mismo modo que crece lo que nos llega a casa sin montar (desde muebles a electrodomésticos), debemos hacérnoslo todo solitos. En Japón, punta de lanza de los hábitos tecnológicos, hasta el sexo, por lo que se sabe.

      Citar  Responder

  136. Hermi,
    .
    Sí, hombre, “El guitarrista” estuvo muy bien, así como “El mágico aprendiz”. En cambio, ésta que leo –“La vida negociable”– y a la altura del primer cuarto, me está pareciendo de una manera algo exagerada un poco más de lo mismo.

    Nunca leí ni vi “Cristo se paró en Éboli”, pero curiosamente compruebo que el escenario de la novela es la inhóspita región llamada Basilicata, lo que enlaza con la habitación de al lado donde se charla sobre Pasolini, pues no me pude resistir ayer a revisar buena parte de “El evangelio según Mateo” de su autoría, película que también se desarrolla en tal territorio. El simple hecho de contemplar los desolados paisajes y los rostros de los nativos que actuaron en ella, proporciona placer y asombro. La banda sonora, como dice Ammtonio, es también prodigiosa.

    En el Tubo se encuentra completa:
    https://www.youtube.com/watch?v=UPa0IhnO8Zk

    :-)

      Citar  Responder

  137. Nievesdl,

    Sobre “el Decreto de Podemos” y la imposición de un montón de horas de trabajo seguidas, para que no falte de nada en el gran evento que, por fin, le da un escaparate al, para mí “peculiar” equipo de Gobierno del consistorio madrileño (jugando al periodista local, a Lorencito Quesada).

    1.- Confirma algunas de las ideas que sobre Podemos exponía AMM en esta reciente entrevista publicada en el diario El Mundo.

    “En cuanto a Podemos, soy muy escéptico. Está lleno de cosas viejas: su leninismo, sus simpatías con el chavismo, su rigidez cultural e ideológica, su menosprecio de la autonomía individual. Veo en Podemos un regreso a las rigurosas e intransigentes ortodoxias de cierta izquierda que conocimos cuando nosotros éramos estudiantes. Y no veo mucha relación entre el 15-M y su supuesta traducción política.”

    http://www.elmundo.es/cronica/2017/06/01/59284bac468aebc86f8b45ef.html

    2.- La alta exigencia laboral y autoritarismo de Podemos, en el caso que nos cuentas, me recuerda una vieja anécdota. Me la contó mi padre, ya que yo apenas tenía uso de razón cuando ocurrió. Aún vivía, y mandaba, Franco, aunque le quedaba poco.

    – ¡He entrado a trabajar en un sindicato! – le dijo el novio de una mis hermanas a mi padre, con evidente orgullo, mezcla del que empieza a ser capaz de ganarse la vida y de estar sirviendo a la causa obrera y la de la libertad.

    – Te habrán dado de alta en la seguridad Social, claro – le contestó mi padre.

    – No, es que ellos no creen en eso -rebatió el aún aspirante a la mano de mi hermana.

    – ¡Ah! – remachó el futuro suegro, hombre lacónico, más aún cuando los hechos resultan elocuentes.

    El mismo chico, al que en su casa le devolvían una imagen grandiosa, le anunció animosamente al futuro suegro que iba a cursar dos carreras a un tiempo. El suegro, mitad por un sentido realista innato, mitad por un juicio certero sobre la persona que tenía enfrente, le sugirió que empezase una sola carrera y que luego, si veía que todo iba bien y se sentía con fuerzas, se matriculase en la otra. El chaval insistió en ir a por dos a la vez. Ignoro los pormenores, pero me consta que jamás acabó ninguna carrera universitaria.

    No me extrañaría que también esto último sirva como parábola de Podemos el día que se pueda hacer balance, en especial, allí donde hayan tenido responsabilidades de gobierno.

      Citar  Responder

  138. Comentario
    Nievesdl,

    Te imagino feliz como una lombriz.
    En fin.

      Citar  Responder

  139. Está madrugada nos ha llegado un decreto del Ayuntamiento de Madrid, sí, de PODEMOS, que nos obliga a hacer las horas extras según nos impongan durante la celebración del Orgullo Gay.

      Citar  Responder

  140. Hermi,

    Comentario
    Una buena sorpresa ¿no? La misma que me lleve (con tilde en la segunda. Vocal) yo cuando recibí una carta de Miguel Delibes escrita a mano. Dicen que tenía la costumbre de contestar a sus lectores de esa forma. Espero, Hermi ,que te hayas alegrado mucho con ese regalo inesperado.

      Citar  Responder

  141. Hoy me ha ocurrido una cosa curiosa. Hace un tiempo no pude evitar buscar el perfil en el face de una pianista muy querida para mí: la siria afincada en Francia Racha Arodaky. Le envié un correo diciéndole cuánto la admiraba y confesándole que una de sus suites para piano de Haendel la había escuchado infinidad de veces. Hoy me ha contestado. “Muchas gracias”. Pensaba que habían pasado tres o cuatro meses entre los dos mensajes. En realidad mi mensaje era de fecha 23 de mayo de 2015, el suyo, de hoy mismo.

      Citar  Responder

  142. Maties,

    Sí, la he visto aunque a trozos. Pero recomiendo vivamente esta novela. Puedo decir que es una de las mejores que he leído en los últimos cinco años. Esto es lo que resumido apunté en mi agenda:

    En las Columnas de Hércules de la penúltima entrada, de Paul Theroux, el autor, recorriendo ya el tobillo de la bota de Italia, se detenía en un libro para él muy querido y para mí prácticamente desconocido: Cristo se detuvo en Éboli, de Carlo Levi. Se debe dicho título a que lo desterraron a un lugar tan aislado que hasta los mismos habitantes decían eso, que Cristo no había llegado hasta allí. Carlo Levi fue desterrado entre el año 35 y el 36 a dos pueblos del sur de Italia por el gobierno fascista de entonces. Carlo Levi era médico aunque no ejercía la profesión y se consideraba sobre todo un pintor, aunque también amaba la literatura y le gustaba escribir. Los habitantes de los pueblos con los que hubo de convivir eran analfabetos y supersticiosos mucho más que los ya de por sí italianos de entonces “para los campesinos, el Estado resultaba más lejano que el cielo y era más malvado, porque siempre estaba al otro lado”.

    A pesar de todo Carlo se adaptó bien a su nueva circunstancia y consiguió llevarse bien con todos ellos, especialmente con los niños a los que dejaba entrar en su casa y a dejarles acompañar a sus paseos para pintar paisajes. También pintó el rostro de muchos de ellos, pinturas que aún se encuentran en algunos muesos de la zona. “Había muchísimos, de todas las edades, y solían llamar a mi puerta a cualquier hora del día, les había impresionado mi pintura y no acababan de asombrarse de las imágenes que aparecían, como por encanto en la tela y que eran precisamente las casas, las colinas y los rostros de los campesinos”. Era una vida dura y sobrevivió a todo ello con inteligencia y bondad, “La vida no podía ser, en relación con la suerte, otra cosa que paciencia y silencio. ¿De qué servían las palabras? ¿Y qué se podía hacer? Nada”.

    El libro es interesante por cómo está escrito; muy bien escrito. Y es, a pesar de todo, tierno con el ser humano. Para mí inolvidable.

      Citar  Responder

  143. Diego Ariza,

    He estado varias veces en balnearios de esos. La cosa es tan relajante que apenas tienes ganas de hacer otra cosa que comer, relajarte y dormir. Por la noche, después de cenar, un paseíto, las estrellas, el ruido de algún arroyo, los pajarillos silvestres, los peces posados en algas de río perennes. Y luego te vas a tomar una copa al salón y hay un pianista que más que nada te vuelve a invitar al sueño. Está bien no obstante de vez en cuando. Eso sí, la media de edad es altísima, por eso tienen tanto éxito. País de viejos.
    (Me gusta la idea de Rivera de presentar ese proyecto de ley para los vientres de alquiler).

      Citar  Responder

  144. Sap,
    Creo que no habéis mencionado una de las mejores a mi entender de Landero: El Guitarrista.
    Con este autor me ocurrió una cosa curiosa. Leí su primera novela, Juegos de la edad tardía, creo, y no me gustó. Poco después mi madre me regaló esta que digo de El Guitarrista. Y no me debió ver buena cara cuando quité el papel de regalo. “No te preocupes, si no te gusta puedes descambiarlo”. Pero no lo hice. La leí y me encantó. Os la recomiendo. Y además creo también que es la que tiene las escenas de sexo más subidillas.

      Citar  Responder

  145. Michi tiene 27 años. Llega al labo hacia las seis de la tarde, cuando termina su jornada en el hospital.
    -Qué tal hoy
    -Hoy la hemos liado
    -Qué has hecho
    -Nada, pero teníamos una paciente de ochenta y siete años y había que hacerle una biopsia de médula ósea. Normalmente con esa edad a veces ni las hacemos, pero ha dicho el médico superior que se la hiciésemos. Hago muchas, cuatro o cinco por semana, pero…
    -¿Qué ha pasado?
    -Que ha empezado a sangrar. Más de 20 cm de chorro. Se lo hemos tapado a todo correr.
    -¿Estaba despierta?
    -No, dormida. Siempre les sedamos. Le hemos llevado a todo correr a que le mirasen a ver si tenía algún derrame interno. Parece que estaba bien.
    -Vete a casa, Michi
    -No, si es igual. No pasa nada. Sólo voy a correr unos geles.
    -Déjalo
    -Que es igual, si es lo de todos los días
    -No sé de qué estáis hechos, de verdad. No lo entiendo.
    ——-

    Un beso, Nieves.

      Citar  Responder

  146. Richard Burton y Julie Andrews crearon en el teatro el gran musical de Lerner & Loewe “Camelot” (en el cine fue Vanessa Redgrave). Aquí en vivo cantan “What do the simple folks do (when they are beset and besieged)?”, en realidad una prueba de las vagas o genéricas ideas que tenían los monarcas sobre sus súbditos:

    https://www.youtube.com/watch?v=SjIVSVGMWEk

      Citar  Responder

  147. -¿Y qué hace tu papá?
    -Se pasa el día en La Huerta, no sale de ella
    -Qué tonto, trabajando. Pero es bonito tener una huerta
    -Aquí de eso nada, no podría vivir aquí
    -Mujer, alquilas una de esas huertas de la municipalidad
    -Y qué va a crecer aquí, si se hiela todo. Nabos.

      Citar  Responder

  148. Nati entra en el labo y saluda, recibe algún monosílabo como respuesta y empieza a volcar todo el contenido de las papeleras en grandes bolsas de basura. Cuando llega a la mía se queda a mi lado y empezamos a hablar bajito, nos reímos, me pregunta qué tal el finde, se fue a un lago con amigos e hicieron barbacoas.
    Me ha contado que se licenció en Derecho en Perú, pero en España de toda la carrera sólo le convalidaron dos asignaturas. Una hija vive en Perú y otra en Barcelona, las otras dos que aún no son independientes viven con ella en Múnich. Fue una lástima, dice, tener que irse de Barcelona porque le faltaban ya sólo dos asignaturas para licenciarse de nuevo en Derecho en España. Pero se tuvo que venir, ganaba ochocientos euros al mes y con ese dinero no podía mantener a sus dos hijas, que tampoco podían estudiar porque costaba todo demasiada plata. Para ella sola con ochocientos euros al mes sí que le llegaría, pero no teniendo dos personas a su cargo. Está contenta aquí, sus dos hijas ya han aprendido alemán, van a la universidad, hacen prácticas en empresas y tienen ya muchos amigos. Si se emancipan ella se volvería a Barcelona, pero le ha venido muy bien cambiar de aires, porque tuvo un derrame en España. Un día en Barcelona fueron varios amigos a comerse una mariscada. De cena también hubo marisco. Al día siguiente le dolía mucho la cabeza y fue a urgencias, le dieron una pastilla y le dijeron que se le pasaría pronto. Cuatro días más tarde seguía con dolor de cabeza y sus hijas le dijeron que hablaba raro, volvieron a urgencias y al examinarle le encontraron un derrame. Los meses siguientes perdió la memoria inmediata. Dice que se giraba sobre sí misma y ya no sabía qué hacía en ese sitio ni qué estaba haciendo el minuto anterior. Cambiar de ciudad le ha venido estupendo, y las clases de alemán también. Dice que ya no se olvida de nada, que el esfuerzo de llegar a otro lugar y tener que entenderse los primeros días por señas le vino muy bien.
    -¿Qué te parece mejor, Nati? ¿Barcelona o Múnich?
    -Dónde va a parar, Barcelona, por supuesto
    -¿Sí? ¿Por qué?
    -Ay, qué se yo, la gente, el clima, todo
    -¿Y por qué estás aquí?
    -Si ya te lo he dicho, en Barcelona limpiando no podía criar a mis hijas, aquí sí. Me pagan mucho más y ellas se están formando gratis. Si se emancipan yo me vuelvo, pero mientras estén a mi cargo, no.

    Se va del laboratorio después de haberlo barrido y fregado arrastrando las bolsazas azules llenas y nadie se despide de ella.

      Citar  Responder

  149. Comentario
    Diego Ariza, como la probabilidad de que yo no envejezca ha aumentado considerablemente esta semana ( pero si sobrevivo a los 5 días, vuelve a cifras previas) me ha dado por pensar si no tendría que hacer alguna gestión o cambiar de ánimo. Pero por vaguería, creo que es la explicación, he seguido como si nada.

    Una jefa llamó a una médico qué no quería hacer horas extras y le dijo: ¿cómo te vas a sentir cuando sepas que tus compañeros han muerto mientras tú estaban en casa?

    A por mis 4 turnos en 5 días.

      Citar  Responder

  150. DomingoGlez,

    Gracias por tu atención y sugerencia de explicación causal. Como ¿Alicia? con mis disculpas, ni la acepto, ni la rechazo.

    Prefiero quedarme “in albis” y pasar página.

      Citar  Responder

  151. Sap:

    “El balcón en invierno”, tomo nota. Además con los calores -aunque hoy hay aquí en Madrid apreciable tregua- será placentero entregarse a la fantasía de un balcón frío, exhalando vaho al respirar y encogiendo los hombros para darse uno mismo un poco viril abrazo, pero sin testigos caben esas licencias. :)

    En cuanto a la autenticidad de Landero, por la repetición de formas y temas, es un suponer, el que todo lector previo suyo tenga muy claro qué cabe esperar, diría que soy más de alabar a “los tramposos” que, en mayor o menor medida, nos sorprenden. Sorpresas relativas, pues todos, escritores incluidos, parecemos sometidos a una extraña fuerza de vuelta a las andadas, al cada loco con su tema, al reducido catálogo de obsesiones y manías, a parecernos al padre que de adolescentes hicimos nuestro enemigo acérrimo y unilateral.

    Sin perjuicio de la ternura y tristeza que me ocasiona su ex-vecina de Vd., la Lucrecia que viene a mi mente es la segunda esposa de Don Rigoberto y madrastra de Fonchito. Creo que nunca deseé tanto a una mujer sin verla ni oírla, es que ni olerla, oye. Don Mario, es don Mario, que diría Rajoy si un día lo leyera, por mucho que ya hubiese escrito lo mejor por entonces y más estridencias que cometa. Bien merecido el elogio de la madrastra y normal que Don Rigoberto use muchos cuadernos.

    Ojalá se me aparezca Lucrecia una noche y estando de Rodríguez, claro.

      Citar  Responder

  152. DomingoGlez,

    He estado unos días en uno de estos balnearios que en Galicia le hacen a uno olvidar que se encuentra en una de las regiones más atrasadas de España (que ya es decir). Pero no me he olvidado de este ilustre cenáculo y, mientras tumbado al sol me rascaba los abdominales, he leído los comentarios y quise escribir algo sobre los embarazos subrogados, decirle a Dani que yo no subrayo los libros (solo copio alguna frase que me llama la atención en un cuaderno que tengo para ello) y, sobre todo, agradecerle a La Serapia la recomendación de “Tyrannosaurus Rex y el cráter de la muerte” que devoré en apenas un día. Pero en la mierda de mi móvil es un suplicio escribir. Me llevé “La montaña mágica” para ponerme en ambiente pero entre el citado libro de Walter Álvarez y que le cogí gusto a eso de estar horas en remojo pues me quedé en la página 20 de las aventuras de Hans Castorp. He vuelto a casa con un poco de depre porque la mayor parte de los que allí estaban eran abueletes, con sus cuerpos arrugados, su lentitud de movimientos, sus gorduras grasientas, su decrepitud sin remedio. Como decía Philip Roth: “Envejecer es inimaginable, excepto para quien envejece”. Y pensaba que, si tengo suerte y no me muero antes, llegará el día en que yo me encuentre igual. Qué estafa es esta vida. El desengaño se ha acentuado al cumplirse uno de mis sueños de juventud: compartir jacuzzi con cinco mujeres. Ninguna bajaba de los 65 años. :-(

      Citar  Responder

  153. ” … Y no dirían … ”

    […] sino que el hombre que debe darte a beber el veneno no cesa de decirme que es preciso advertirte que hables lo menos posible, porque pretende que hablar demasiado hace entrar en calor al cuerpo, y que nada tan contrario como esto para los efectos del veneno, y que cuando se ha hablado mucho, hay que duplicar y hasta triplicar la dosis.
    Déjale que diga lo que quiera, respondió Sócrates; y que prepare la cicuta como […]”

    Platón
    ‘Fedón, o de la inmortalidad
    del alma’
    “Diálogos”
    Traducción de Luis Roig de Lluís
    Espasa-Calpe | Austral (1952)

    ” … verdadera … ”

    @DomingoGlez:
    Y a los hombres, ¿sí se les entiende?
    ¡Ja!

    ._.

    *

      Citar  Responder

  154. albertiyele,

    Comentario
    Dos Lucrecia, no. Dos Lucreciassssssssssss.

      Citar  Responder

  155. Comentario
    David CG,

    Si, igual la cogiste a MdlMar con el pie cambiado o enfadada……….tu sabes…la mujeres!!! (rascada de pelotas)…no hay quien las entienda!! (eructo)…..

    ————————————–

    ¿Y Diego Ariza?

    Se va….
    Vuelve…
    Os da a todos para el pelo….
    Recomienda un libro…..
    Os da a todos para el pelo en la réplicas….
    Alaba al anfitrión….
    Se va….

    “Get back, get back
    Get back to where you once belonged
    Get back, get back
    Get back to where you once belonged
    Get back Jojo, go home”

    The Beatles

      Citar  Responder

  156. Sap,

    Comentario
    Pues mire usté! Yo, en cambio, conocí dos Lucrecia en mi vida, ambas de vidas muy divertidas. La primera, a la que llamaré Lucrecia1, era la hija del jefe de un regimiento de infantería de la macondiana ciudad de Formosa, en el noreste de por allá abajo, cercana ya a los trópicos, poblada de toda clase de bicherío propiciado por el calor, el curso del río Paraguay, que arrastra hasta monos amazónicos, y los inabarcables camalotales de las orillas. Tal clima, como se imaginará, es también proclive a provocar acaloramientos de toda laya, y a eso, a los acaloramientos de toda laya, era a lo que se abandonaba, gozosa y muy joven, Lucrecia1. Poco oficial de menos de cuarenta años quedó en ese regimiento sin que Lucrecia lo catara. Ya me entiende. No es que se los comiera, no. Bah!, no sé si llegaría a esos extremos mordisqueantes, pero de lo que puedo dar fe es de que la tal Lucrecia vivió en Formosa años de verdadera gloria. Y lo bien que hizo.

    La segunda, a la que llamaré Lucrecia2, tenía, tuvo durante muchos años, una vida bastante aburrida, sí. Bellísima mujer, pero mal, tristemente acompañada por un hombre opaco, aburrido, que la lastraba a una existencia monótona, triste. Peeeeeero… cuando nadie se lo esperaba, mucho menos el señor aburrido, que creyó que tenía la vaca atada y bien atada, apareció un tipo alegre y desprejuiciado y batifondero como unas castañuelas. Y se enamoró de la Lucrecia2, y notó su pena con la vida, y se empeñó el hombre en arrancarla de existencia tan amarga, y la cercó y la asedió durante meses, años te diría, hasta que consiguió romper las defensas y liberarla de tan chato destino. Y ahí está ahora Lucrecia2, más contenta que perro con dos colas, viviendo la vida como si fueran dos días, como si los dioses le hubieran otorgado el milagro de tener dos vidas sucesivas, completamente distintas. Que se la pasa bomba.

    Así que, te cuento, el nombre no es el culpable.

    :-)

      Citar  Responder

  157. albertiyele,
    .
    El nombre del epicúreo Lucrecio que cita nuestro ammfitrión siempre me trae el recuerdo de Lucrecia y Lucrecita, madre e hija; la primera, anciana en silla de ruedas y la segunda, una mujer soltera que cuidandola día y noche se había hecho mayor. Vivían en nuestro bloque, en un piso alto donde se había detenido el tiempo, y como nosotros, habían llegado al extrarradio desde la misma casona arruinada del centro histórico. Compartían su solitaria vida con un gato gordo, de angora, que nos daba un poco de miedo cuando mi tía nos llevaba a hacerles alguna visita. Las pobres, siempre tan solas, decía.

    La Lucrecita era una mujer alta y destartalada y cuando salía a la calle vestía siempre la misma chaqueta anticuada, adornada con un broche en forma de mosca que para nosotros hubiera sido un fantástico juguete. La Lucrecita tenía un hermano, también mayor, que venía a visitarlas cada domingo por la noche con su mujer. Subían por las escaleras llevando unos cartuchos de pescao frito que dejaban como rastro la caliente fragancia del papel de estraza. Era un matrimonio oscuro, sin hijos.

    La Lucrecita se quedó más sola cuando murió su madre y a los pocos años su hermano. Por lo tanto, se comenzó a murmurar que tenía mucho dinero en un banco aunque a nadie a quien dejarlo en herencia, pues hasta el gato gordo había muerto. Después se dijo que había conocido a un hombre y que la habían visto con él por el Parque “haciendo de todo”, como aseguró alguien de buen corazón. Esto nos pareció increíble, se habría equivocado. El caso es que la Lucrecita un día se encerró en su casa y nunca más volvió a bajar a la calle. Algunas vecinas de su planta le hacían los mandados. Calculo que su vida completa se desarrolló en un radio no mayor de cinco kilómetros. Murió también dentro de ese círculo imaginario cuyo centro era su cama. La encontraron allí tiesa como un pajarito. Y es que el simple hecho de llamarse Lucrecita, ya parece una garantía de condena a la soledad.

    Desde luego, hay vidas poco espectaculares. Hasta las de su Manolito de Ud. y el señor Julián son más emocionantes.

    :-…

      Citar  Responder

  158. David CG,
    .
    A mi parecer, “Caballeros de fortuna” es la más endeble de las novelas de Landero, escritor por otra parte que no engaña a nadie por lo muy parecido de sus productos: historias armadas sobre sencilla estructura que se desarrollan dentro de lo más cotidiano, lo más doméstico que puede tener la vida, pero protagonizadas por personajes excéntricos a los que la propia fabulación ayuda a escapar de sus existencias pedestres de sopa de fideos, vajilla duralex, calcetines bajo la cama y academias nocturnas.

    Así ocurre en “La vida negociable” y así ocurría en su anterior novela autobiográfica, “El balcón en invierno”, lo mejor a mi juicio de su última producción. Prueba con ella.

    :-…

      Citar  Responder

  159. Hermi,

    ‘Cristo se paró en Éboli’ pasó al cine y fue una emoción hecha película. Dirigió Francesco Rosi, musicó Piero Piccioni, interpretó Gian Maria Volontè. Este es el incipit en VOSIn., que coincide con el de la obra de Carlo Levi:

    https://www.youtube.com/watch?v=9Mfj6KP5l70

      Citar  Responder

  160. El alcalde de Blanes, bellísima villa del Mediterráneo, hace esta comparación muy mediterránea también:
    “en Cataluña se vive de otra manera, pasa igual con Dinamarca frente al Magreb, como España es distinta a Cataluña”. Ha asegurado que no busca comparar Cataluña con Dinamarca y España con el Magreb y ha recordado que el nació en la Alpujarra (Granada) y que a los ocho años emigró con sus padres.

      Citar  Responder

  161. ” … Bastante distantes entre sí en el tiempo, de fechas distintas habían de ser sus creaciones … ”

    Luis Guarner
    ‘Prólogo’ para
    “Poema de Mío Cid”
    Biblioteca Básica Salvat (1970)

    Tergiversar no es de sabi@s.
    Un saludo @David CG.

    ” … Por las orillas del mar
    a los moros quebrantaban … ”

    ._.

    *

      Citar  Responder

  162. MdlMar,

    Pues sin que ello se tome como ofensa por mi parte para el gremio de las bibliotecarias, de cuya valía y gusto literario tengo sobradas muestras, te llamaré antóloga. Si no recuerdo mal, otra vez te llamé “documentalista” y lo tomaste, como lo que era, un piropo o muestra de aprecio.

    En cuanto al aliento, me alegro de que confirmes lo que sospechaba, que es bueno. Mi mención no era sino una queja muy indirecta, a que tal vez no eras tan apreciada y atendida como lo mereces por tus aportaciones de fragmentos o pasajes de libros a este blog. Y un elogio de tu trabajo y perseverancia.

    Lo que, sin duda, era menos prescriptivo es la forma de elección de los libros que se compran y leen. Es una constatación de mi personal experiencia. Nada original, por otra parte. Sin ir más lejos, el anfitriomm se ha referido aquí a ella en muchísimas ocasiones. Tal vez ambos, y muchos otros, compartimos en eso el sesgo favorable de la sorpresa, la falta de juicios previos y expectativas.

    Igual hoy te cogí con el pie cambiado o enfadada porque no terminabas de encontrar el pasaje que buscabas. ;-)

    Un saludo y disculpa mi torpeza o inoportunidad.

      Citar  Responder

  163. Sap,

    Sí, bueno quiero decir que no, que no son mala combinación -la guasa y la prudencia, esta en el sentido de los jurisperitos o jurisconsultos romanos-. La red me suelta este espumarajo ojiplaticante: “la prudencia, definida por los escolásticos como la recta ratio agibilium, para diferenciarla del arte, recta ratio factibilium”. Vamos a dejarlo en buen sentido, sensatez, tener criterio y santas pascuas. No por ti, que seguro tienes la razón, o lo que sea, recta y ágil ;-), sino para que no acabe yo confuso en mi afán de claridad.

    Cualidad, la de prudente, poseedor del cervantino buen juicio, que demuestras al señalar que al refrán (Bien comío y bien bebío, ¿qué más quieres cuerpo mío?”) le falta algo y de gran importancia.

    – Pues un cuerpo ajeno, amo o esclavo mío, eso me falta – me sopló el cuerpo mío, al que sentía a un tiempo en el oído y en mi muy bajo vientre, como revolviéndolo.
    – ¿Ajeno? ¿Cómo de ajeno? – le respondí inquieto.
    – Tú apáñame lo que mejor que buenamente puedas y allá se las entiendan otros con la cuestiones de filosofía y los títulos de propiedades. Y, por favor, no tardes, que me urge.

    Shakespeare dijo del alcohol en Macbeth “it promotes the idea but spoils the perormance”, pero sin idea no hay nada que hacer y, en habiendo la deseada ocasión, con la performance ya lidiaremos. Otro tanto pasa con la panza llena.

    Mira que es caprichoso o contradictorio el diablillo ese de la libido, empeñado en mostrarse más activo, salvo en el despertar del día y como por accidente, cuanto más adversas son las circunstancias para el logro de sus fines. ¿Luchador nato, rebelde por naturaleza, sádico tirano o masoquista?

    Sobre Luis Landero… Te recuerdo ensalzándolo aquí, en especial, por sus “juegos de la edad tardía”. Quizás influido por ti, más una entrevista en la que me cayó bien su, digamos, defensa del escritor que “sólo” escribe, compré de saldo “caballeros de fortuna”. Pero… una cata, lo relegó en la cola y ahí sigue, esperando poder llegar hasta la ventanilla. Cada dos por tres se le cuela alguno.

    Mi sensación, sin duda fantasiosa, fue que si algún día me arrancara con piezas mayores, podría pergeñar algo similar, especialmente si me dejo llevar por ciertas querencias, vicios, o manías en esto de escribir. Lo que ocurre es que eso, la pura fantasía escribiente, la vi como algo más bien a evitar.

    A Marías le oí decir eso mismo que dices tú , sólo que de forma mucho más soberbia y rotunda, sobre las novelas del anfitriomm. Habiéndolos leído a uno y otro, aunque en proporción muy distinta, me sonó a fantasmada y error, vamos que ni poniéndole mucho empeño don Javier le salen historias y, menos aún, una prosa comparable.

    Sospecho que lo mío, aparte de muy escaso de fundamento, es otro delirio de grandeza, de sobrevaloración de potencias y facultades propias. Igual a esos que nos hace concebir el diablillo de más arriba cuando nos topamos con quien, “incluso sin estar bien bebíos, ni comíos”, desearíamos fervientemente “folgar”.

    Como decía Cela, aunque no fue precisa y exactamente su caso: “Así que dice usted que quiere ser escritor… Pues si tiene papel y lápiz ya dispone de todo lo necesario para llegar a serlo”.

      Citar  Responder

  164. La novela de Bassani, El Jardín de los Finzi-Contini, fue una de las que El País sacó como colección de quiosco a principios de la década de este siglo. Clásicos del siglo XX se llamaba. Yo la leí en el año 2006 porque he encontrado entre sus páginas el resguardo de un hotel en Zaragoza. Aparte de eso no recuerdo mucho más de su lectura. No es una novela que me haya dejado huella. Conversaciones, admiración por los hermanos, pistas de tenis y tumbas. Una que sí lo hizo, escrita más o menos por la misma época, también de un italiano, es la de Carlo Levi, Cristo se detuvo en Évoli. Ahí sí que tengo grabadas a fuego varias imágenes. Un pueblo atrasado, un ser humano culto y sensible, trasplantado allí a la fuerza, por cuestiones políticas, en una suerte de exilio dentro del propio país, la admiración de las gentes del pueblo, la adaptación del artista a la situación, pintor. Es una delicia de libro. Pero este del que hablamos no me dejó, como he dicho, más huella que un subrayado. ¿Por qué subrayé esto?: “Pero, aparte de eso, no dejes de ir al cementerio israelita del Lido (el antiguo, repito). Vale la pena, ya verás. Lo encontrarás tal como era hace treinta y cinco años: exactamente igual”. Y encima escribí esto en el margen: “¿Podría aparecer en Internet? ¿No sería esto la biblioteca infinita de la que hablaba Borges?”. Ni idea. No le encuentro relación alguna. Quizá es que desde el comienzo -releo en diagonal- se habla de nichos, tumbas, cementerios o lápidas. Creo que solo hasta la página treinta se han nombrado alguna de las palabras anteriores en no menos de cuarenta ocasiones.
    No obstante, no quiero desanimar a nadie en la lectura de novela tan importante. Son de esas amables voces en off contándote una historia de personas a las que el narrador admira y quiere por encima de todas las cosas.

      Citar  Responder

  165. ” … The book would be his passport in case of difficulty. You see, here on page 215, this is me, …

    “[…] ‘I understand your desire not to play the martyr-‘
    ‘No, it is not that, Sir […]”

    Julian Barnes
    ‘Ending with a beginning’
    “Arthur & George”
    Jonathan Cape, London (2005)

    … I am come to bid him farewell, I am proud to be his guest once more … ”

    Coincidencias regresadas

    ._.

    *

    ” … se quitaba las gafas y limpiaba los cristales con la punta de un pañuelo blanco, mostrando entonces sus párpados enrojecidos, sin pestañas, sus ojos de un azul húmedo y débil, desenfocados, miopes, tan incoloros como su piel, como el poco pelo que aún le quedaba. La forma de su cara y de sus ojos y la actitud como desesperada y blanda de su boca las reconoció un día Quintana hojeando las páginas de una enciclopedia del cine … ”

    AMM
    ‘La gentileza de los desconocidos’
    “Nada del otro mundo”
    Seix Barral (2011)

    ._.

    *

      Citar  Responder

  166. Sap,Comentario
    Muchas gracias por tu comentario, a ver si una vez por todas me engancho a las dichosas teclas.

      Citar  Responder

  167. Comentario
    Sap,

    Y ya para adentrarnos algo más en las habitaciones en fresca penumbra de los epicúreos, tan mediterráneos ellos, precisamente, por qué no pensar que con aquellas palabras tan sonoras y tan llenas de recovecos de ataraxia y aponia no se referían, no describían en difícil, los placeres serenos y modestos de la siesta. Quizás en eso, en los gozos (y las sombras) más nimios, más vulgares, radique finalmente el núcleo duro de la vida buena. Y ni nos damos cuenta. Ni nos damos cuenta hasta que Julián con su catálogo toca el timbre en el medio exacto de la siesta, y Manolito se dispara a ladrar con una fiereza que no sé ni de qué parte de ese cuerpo minúsculo que tiene le sale, y encima el tal Julián nos partió la siesta en quinientos pedacitos para decirnos “salió una nueva de Isabel Allende, señora Alicia”, siempre con el telón de fondo de los ladridos feroces de Manolito, y yo a los gritos, porque si no el pobre hombre no me oye, y mientras con un pie aparto a Manolito que a toda costa insiste en arrancarle al buen Julián un pedazo de tobillo con los dientes, le digo que ni me nombre a Isabel Allende, que me saca urticaria sólo oírla nombrar.

    Vuelvo a cerrar la puerta, se sosiega Manolito (y sobre todo se calla, por favorrrrrrrrrrrrr), me vuelvo a despatarrar en el sofá a ver si consigo retomar la siesta donde la tuve, ay, que dejar. Y le juro, amigo .sap, que en lo primero que pienso es en Lucrecio y su maestro Epicuro, y en la ataraxía y la aponía. Y en la madre que parió a todos los que tocan el timbre en el centro exacto de la siesta. Y en las malditas cuerdas vocales del desgraciado de Manolito. Qué perro más mala leche que me ha tocado! Será posible!

      Citar  Responder

  168. A partir de esta entrada, de Bassani, de Ferrara, y de un amigo querido con el que charlé en estos días, me ha dado por pensar en la relación, la íntima relación, que tienen las ciudades con la literatura. Mi querido amigo me contaba que conoce Buenos Aires, que estuvo en Buenos Aires, para decirlo mejor, pero que siente que se quedó igual que antes, que algo falló en ese viaje, porque tiene esa impresión incómoda de no haber descubierto la ciudad, de no haber encontrado la clave (que es la llave). Hay viajes que resultan desangelados, fallidos, y eso puede ser por muchas razones, claro. Pero creo que una manera casi infalible de entrar a una ciudad es con la literatura. ¿Qué verá de Ferrara quien no leyó a Bassani? ¿Qué verá de Buenos Aires quien no leyó a Borges, a Bioy, a Victoria Ocampo en sus pequeños tomos autobiográficos, a Mujica Láinez, a Denevi, al poeta tan injustamente olvidado, desaparecido, Fernández Moreno, a Cortázar y algunos de sus cuentos? ¿Verá la misma Sicilia quien no leyó a Lampedusa? ¿Es la misma isla la que ven los turistas que llegan a llenarse de sol y de alcohol que la de los viajeros que leyeron a Graves, a Villalonga, a Carme Riera (su Temps d’innocència podría hasta servir de plano, de hilo de Ariadna para guiarnos por el laberinto de la ciudad, tan visitada, tan colmada de turistas y tan desconocida), al José Carlos Llop de En la ciudad sumergida, por ejemplo?

    Qué vemos cuando miramos una ciudad? Y qué no vemos? Cuánto, cuánto que no vemos, que no podríamos ni sospechar sin la literatura. Qué densidad, qué consistencia toman las ciudades que antes de conocidas fueron leídas, miradas con ojos amorosos o despiadados, contadas y “escuchadas” en la intimidad de la escritura y la lectura.

    Y también eso: qué intimidad nos brinda la escritura y la lectura. En todos los casos.

      Citar  Responder

  169. David CG,
    .
    Hombre, no es mal maridaje el de la prudencia y la guasa. Creo que, enlazando con el comentario que dejé más abajo a Albertina, son dos buenos ingredientes con que sazonar no la “buena vida” sino la “vida buena”.

    :-)

    cauce,
    .
    Creo que por los mismos motivos que expones estamos todos aquí y tus teclas como las de cualesquiera teclas son necesarias. O sea, ánimo y a teclear, hombre.

    :-)

    ……………..
    Jopetas, las tías del baloncesto han ganado el Eurobasket. ¡Bien por ellas!

    Sunday is over. Sweet dreams, señore.

    :-Zzz

      Citar  Responder

  170. El cantante, autor, pintor y actor argelino-bretón (Marcel) Mouloudji tenía una voz y un estilo muy agradables. Aquí en una divertida crítica socio-doméstica. “Com le dit ma concierge”, texto:

    http://letras.com/mouloudji/1341333/

      Citar  Responder

  171. albertiyele,
    .
    ¿Y quién le dice a Ud. que los epicúreos no conocían la siesta cuando su práctica concentra los ideales epicureístas de tan profundas raíces mediterráneas?

    A ellos, que gozaban de los placeres no como el fin que pretendían los hedonistas sino como un simple medio y que cultivaban la amistad como un placer más, exentos de débitos divinos y de patrañas sobrenaturales, echarse un siestorro tras un banquete sencillo, pero que ya calificarían de opíparo, no sería sino una consecuencia natural. “Bien comío y bien bebío, ¿qué más quieres cuerpo mío?” (pues hombre, exactamente un rico folgar previo al sueño, ¿no le parece?)

    Personalmente, creo que observar en lo posible las reglas epicúreas enriquecidas por la bondadosa alegría que añadió mi bisabuelo Baruch, nos haría más felices y lo que es mejor, nos llevaría a rechazar todo cuanto de ellas se aleje: cualquier teología, y a Kant, a Nietzsche, a Sartre, a Cioran… que no eran más que unos tristes tíos plomos.

    Y asín es, no he leído nada de Bassani, pero ya que me habéis picado con “Los anteojos de oro”, a ver si no pasa mucho tiempo sin echármelos a los míos, aunque son de pasta.

    Hoy comencé la lectura de “La vida negociable” de Luis Landero, autor que nunca me ha decepcionado y que entiendo debería ser más considerado en el panorama literario, pero que sospecho que no lo es por la sencilla razón de no ser plúmbeo y estar alejado de las corporaciones y corrillos de los literatos “serios”. Landero, lo que cuenta y como lo cuenta, siempre me ha resultado muy cercano; tan familiar, que a veces he pensado que si servidor se dedicara a escribir, el producto resultante sería muy parecido a los textos de Landero… ergo, no tiene sentido.

    :-)

      Citar  Responder

  172. La escena, tú y un árbol que no
    [existe,
    una vieja de negro que vuelve del
    [mercado,
    la historia interminable del serial
    [de las cinco,
    cuanto asumo al negarme sin
    [melancolía
    de espaldas a un principio (no un
    [origen) que
    hoy me define y me da nombre,
    [yo,
    el barrio gris al pie de la colina,
    diferente a todos los soles que
    [nunca conocí.

    Jenaro Talens
    ‘Ella, es decir, lo otro’
    “Menos que una imagen
    (1988-1990)”
    Cátedra – Letras Hispánicas

    ” … cardamom (‘kahr-dã-mōm’) … n. a seed consisting of the seed capsules of various plants, used as a medicine, in curries, etc. … ”

    Oxford American Dictionary
    OUP (1980)

    @David CG:
    De bibliotecaria, nada.
    Halitosis, tampoco.

    Desconcertante prescripción la tuya,
    ya lo creo que sí.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  173. Sap,

    Yo no sé qué he hecho, pero la he liado…

    Esto era para ti, Sap, hombre leído, prudente en el más jurídico de los sentidos y guasón impenitente.

    Encima le he puesto lo que no tiene y quitado lo que tiene a Albertiyele.

    La “censura”, ¡c__ ones!, que nos lleva a mal traer.

      Citar  Responder

  174. Para Maties, enciclopedia viviente de música y cine,

    Para albertiyele, hombre leído, prudente en el más jurídico de los sentidos y guasón impenitente

    Para albertiyele, inagotable corresponsal de Mallorca y Buenos Aires, aunque de vez en cuando me abronca como si fuera mi madre

    Para MdlMar, la bibliotecaria impenitente e inasequible al desaliento

    Para BK, Hermi, MJGE, La Serapia, Alicia y todos los que me dejo o entran aquí con frecuencia y en silencio o por azar, si hasta aquí llegaran.

    ¿Cuántas veces no pasa eso, que uno se arrepiente de ser práctico y pasar de largo, y vuelve sobre sus pasos? A mirar un edificio, un escaparate, una escultura, un árbol, a leer una placa, para pararse contemplar unos niños que juegan, o echarles un ojo a unos libros en cualquier puesto, o vacantes y abandonados a su suerte incluso, dispuestos para el primero que esté dispuesto a darles un hogar y una nueva vida.

    Una vuelta atrás que siempre nos da una recompensa, mientras que cuando seguimos adelante nos reconcome lo que nos hemos perdido por un supuesto pragmatismo, el ser fieles a un objetivo, por ser “gente de provecho” e ir con prisa a lo que luego se queda en nada. En lo casual e inútil habitan muchos de los mejores momentos de la vida.

    Incluso cede el transeúnte a la tentación de volverse y mirar a la mujer que, por lo que sea, le ha gustado al paso. No siempre es por ver la otra cara de la moneda, y quedarse con la estampa completa, sino por apurar el placentero encuentro casual que, aún en su pueril irrelevancia, es único e irrepetible.
    En el caso de los libros, por lo que sea, la casualidad del encuentro y el impulso del momento fallan mucho menos que lo premeditado.

    Tal vez esto no tenga de regalo más que la intención. No me da, no doy, para más. ;-)

    N.B. El moderador me ha quitado el azul celeste o pastel de vuestros nombres. A ver si así os llega.

      Citar  Responder

  175. Para Maties, enciclopedia viviente de música y cine,
    Para albertiyele, hombre leído, prudente en el más jurídico de los sentidos y guasón impenitente
    Para albertiyele, inagotable corresponsal de Mallorca y Buenos Aires, aunque de vez en cuando me abronca como si fuera mi madre
    Para MdlMar, la bibliotecaria impenitente e inasequible al desaliento
    Para BK, Hermi, MJGE, La Serapia, Alicia y todos los que me dejo o entran aquí con frecuencia y en silencio o por azar, si hasta aquí llegaran

    ¿Cuántas veces no pasa eso, que uno se arrepiente de ser práctico y pasar de largo, y vuelve sobre sus pasos? A mirar un edificio, un escaparate, una escultura, un árbol, a leer una placa, para pararse contemplar unos niños que juegan, o echarles un ojo a unos libros en cualquier puesto, o vacantes y abandonados a su suerte incluso, dispuestos para el primero que esté dispuesto a darles un hogar y una nueva vida.

    Una vuelta atrás que siempre nos da una recompensa, mientras que cuando seguimos adelante nos reconcome lo que nos hemos perdido por un supuesto pragmatismo, el ser fieles a un objetivo, por ser “gente de provecho” e ir con prisa a lo que luego se queda en nada. En lo casual e inútil habitan muchos de los mejores momentos de la vida.

    Incluso cede el transeúnte a la tentación de volverse y mirar a la mujer que, por lo que sea, le ha gustado al paso. No siempre es por ver la otra cara de la moneda, y quedarse con la estampa completa, sino por apurar el placentero encuentro casual que, aún en su pueril irrelevancia, es único e irrepetible.

    En el caso de los libros, por lo que sea, la casualidad del encuentro y el impulso del momento fallan mucho menos que lo premeditado.

    Tal vez esto no tenga de regalo más que la intención. No me da, no doy, para más. ;-)

      Citar  Responder

  176. “Así como aún hoy, en los pueblos de la provincia italiana, la verja del camposanto es la meta obligada de todos los paseos vespertinos, venían de la población casi siempre a pie -me imaginaba- reunidos en grupos de parientes y consanguíneos, de simples amigos, de pandas de jóvenes acaso, semejantes a los que nosotros habíamos encontrado antes por la carretera, o bien en pareja con la persona amada, e incluso solos, para después adentrarse entre las tumbas cónicas, sólidas y macizas como los búnkeres con que los soldados alemanes sembraron en vano Europa durante esta última guerra, tumbas que desde luego se asemejaban, exterior no menos que interiormente, a las habitaciones fortificadas de los vivos. Todo estaba cambiando, sí, -debían decirse mientras caminaban a lo largo del sendero empedrado que atravesaba de un extremo a otro el cementerio, en el centro del cual las ruedas de hierro de los vehículos habían abierto poco a poco, a lo largo de siglos, dos profundos surcos paralelos-. El mundo ya no era el de un tiempo, cuando Etruria, con su federación de ciudades-estado libres y aristocráticas, dominaba casi por entero la península itálica. Nuevas civilizaciones, más toscas y populares, pero también más fuertes y aguerridas, eran ahora dueñas de la situación. Pero, ¿qué importaba, en el fondo?

    Tras cruzar el umbral del cementerio, donde cada uno de ellos poseía una segunda casa, y dentro de ella un lecho ya preparado en que, al cabo de poco, sería acostado junto a sus antepasados, la eternidad no debía de parecer ya una ilusión, una fábula, una promesa de sacerdotes. El futuro podía trastornar el mundo como quisiera. No obstante, allí, en el reducido recinto consagrado a los muertos familiares, en el corazón de aquellas tumbas a las que no olvidaban bajar, junto con los muertos, muchas de las cosas que hacían bella y deseable la vida, en aquel rincón del mundo defendido, resguardado, privilegiado: al menos allí (y su pensamiento, su locura, estaban presentes aún, veinticinco siglos después, en torno a los cúmulos cónicos, cubiertos de hierbas silvestres) nada podía cambiar nunca.

    Cuando nos marchamos, ya había oscurecido…

    Pero ya, una vez más, con la tranquilidad y la somnolencia… volvía yo con la memoria a los años de mi primera juventud y a Ferrara, al cementerio judío situado al final de Via Montebello. Volvía a ver los grandes prados salpicados de árboles, las lápidas y los cipos, más numerosos a lo largo de los muros exteriores y divisorios, y como si la tuviera ante los ojos, la monumental tumba de los Finzi-Contini: una tumba fea, de acuerdo -había oído decir siempre en casa, desde niño- pero, aún así, imponente, e indicativa, aunque sólo fuera por eso, de la importancia de la familia.

    Y se me encogía el corazón más que nunca ante la idea de que en aquella tumba, edificada, al parecer, para garantizar el reposo perpetuo de quien la encargó -el suyo y el de su descendencia-, uno solo, de todos los Finzi-Contini que había conocido y amado yo, hubiera logrado reposar. En efecto, sólo Alberto, el hijo mayor, muerto en 1942 de un linfogranuloma, fue enterrado en ella, mientras que Micòl, la hija segunda, y el padre, el profesor Ermanno, y la madre, la señora Olga, y la señora Regina, la ancianísima madre paralítica de la señora Olga, deportados todos a Alemania en otoño de 1943, quién sabe si encontrarían sepultura alguna.”

    Giorgio Bassani. El jardín de los Finzi-Contini. Traducción de Carlos Manzano.

    Creo que esa es una parte de la escena de la visita al cementerio etrusco de la que habla nuestro anfitrión, con la que Bassani empieza a evocar su mundo perdido, para siempre perdido.

      Citar  Responder

  177. ” … El azar se pronunció … ”

    La traducción del relato de Alejandro Dumas ‘Les deux étudiants’ para Ediciones Santillana es de Mauro Armiño.
    Pido perdón por tan grande olvido.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  178. ” … arrojaron una moneda al aire, …

    “[…] I stopped a safe distance back from where the darkly gleaming high-relief eyes peered out above the orphanage fence, impassively monitoring through their long lashes the no man’s land separating the stronghold of St. Peter’s from the neighborhood of Jews beyond the pale. The chain was unlooped and hanging down off the gate. I had only to yank up on the latch and swing the gate open and the horses would be free to gallop away. The temptation was enormous -as was the spite. […]”

    Philip Roth
    “The Plot Against America” (2004)
    Vintage International, 2005

    … a fin de que la elección de las espadas fuera resultado del … ”

    A. Dumas
    “Les deux étudiants”
    Santillana Ediciones (2007)

    G.B., déjà vu.
    P.R., como en un sello.
    Ptialina de azar.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  179. Es bueno volver a encontrarse entre ustedes, casi siempre con las mismas personas durante tanto tiempo, es un lugar en el que uno se encuentra bien, gracias a AMM al que uno cree poder conocer cada vez mejor aunque en realidad tan solo sea un espejismo y que no podemos acceder nunca, gracias por seguir escribiendo, tan solo me pesa no tener la capacidad o paciencia suficiente para hacerlo y poder participar en sus debates, lo mismo tampoco estoy muy acertado cuando lo hago pero nunca dejaré de intentarlo.
    Un abrazo

      Citar  Responder

  180. Sap,

    Comentario
    ¿Y qué sería de nosotros sin la apoxía y la aponía? Nada, la vida no sería nada. Sospecho que el problema de los epicúreos fue el no conocer la siesta. Hubieran visto que eso de la apoxía y la aponía era más fácil de lo que ellos creían. En fin.

    ¿Usté no leyó a Bassani, todavía? Aaaaaahhhhh muero de envidia!

      Citar  Responder

  181. ¿Y para qué sirve la literatura? Me gusta la fotografía y tal vez, si este párrafo de Proust se mantiene latente en mi memoria, me sirva un día para hacer una buena. En cualquier caso me servirá para apreciar la belleza en las cosas cotidianas.

    …Entonces prestamos atención a otras cosas y las calles de aquella ciudad no eran aún para mí, como allí donde estamos habituados a vivir, simples medios para ir de un lugar a otro. La vida que llevaban los habitantes de aquel mundo desconocido debía de ser —me parecía— maravillosa y con frecuencia los cristales iluminados de una vivienda, al colocar ante mis ojos las escenas verídicas y misteriosas de vidas en las que no entraba, me retenían largo rato inmóvil en la noche. Aquí el genio del fuego me mostraba en un cuadro purpurado un local de venta de castañas en el que dos suboficiales, cuyos cinturones descansaban sobre sillas, jugaban a las cartas sin sospechar que un mago los había hecho surgir de la noche, como en una aparición de teatro, y los evocaba tal como eran efectivamente en aquel preciso momento para un transeúnte detenido al que no podían ver. En una tiendecita de lance, una vela medio consumida, al proyectar su resplandor rojo sobre un grabado, lo transformaba en sanguina, mientras que la claridad de la gran lámpara —luchando contra la sombra— tostaba un trozo de cuero, nielaba un puñal de lentejuelas centelleantes, en cuadros que eran simples copias malas, depositaba un dorado precioso como la pátina del pasado o el barniz de un maestro y convertía, por último, aquel tugurio, en el que no había otra cosa que género charro y mamarrachos, en un inestimable Rembrandt. A veces alzaba la vista hasta cierto vasto piso antiguo cuyos postigos no estaban cerrados y en el que hombres y mujeres anfibios, readaptándose todas las noches a vivir en un elemento distinto del día, nadaban lentamente en el raso líquido que, a la caída de la noche, brota incesantemente del depósito de las lámparas para llenar las habitaciones hasta el borde de sus paredes de piedra y de cristal y en cuyo interior propagaban, al desplazar sus cuerpos, remolinos untuosos y dorados.

      Citar  Responder

  182. La Mirada Melancólica y AMM tuvieron una conversación sobre Bassani

    http://antoniomuñozmolina.es/2011/03/el-artificio-de-la-naturalidad/

    Albertyele, deja de poner canciones para hacerme llorar, que te voy a pillar manía :))) Una vez me enamoré cruzando un semáforo. Era mi primer día de clase en el instituto e iba al edificio por primera vez con mis amigas del barrio. Cruzamos el paso de cebra y por la acera a la que llegamos subía alguien. No pude apartar la mirada, no sé qué ocurrió pero fue como una epifanía. A veces pienso que me pasó como a los patos recién salidos del cascarón, que siguen a lo primero que se les cruza por delante. Y ya para siempre. Porque después me he vuelto a enamorar, pero aquello ni se me pasó ni se me va a pasar nunca.

    A Ferrara voy a ir. No sé cuándo pero voy a ir. También quiero ver el museo de réplicas de anatomía en cera de Bologna. Hay un tren que sale de aquí a las siete de la tarde y llega poco antes de las cinco de la mañana a Ferrara. Cuesta 39 euros con el Europa Espezial. Así amanecí por primera vez en Florencia. Salí de la estación de trenes y no había nadie por las calles. Caminé hacia el centro y me quedé mirando la catedral sentada en un banco de piedra. Los verdes de la fachada y el rojo de la cúpula iban cambiando de color según se iluminaban por el día que despuntaba. Se marcharon primero los barrenderos y los que regaban las calles, después llegaron los que empujaban esos enormes carros de madera y hierro forjado que se abren en puestos ambulantes por toda la ciudad. Más tarde subieron las persianas de las cafeterías y sólo entonces desayuné y me fui a mi alojamiento en un B&B muy cercano a dejar el equipaje. Me dejaron entrar a mi habitación nada más llegar y dormí unas horas antes de echarme de nuevo a la calle.

      Citar  Responder

  183. .
    Lucrecio, que fue el romano que difundió en su tiempo las enseñanzas de su maestro Epicuro es una guía para cuantos soñamos alcanzar la ataraxia y la aponia. En cuanto a Bassani, siento confesar que no he leído nada de su obra.

    Con respecto a “El invierno en Lisboa”, La 2 tiene prevista la emisión de su versión cinematográfica (José A. Zorrilla, 1991) para el próximo jueves 29 del corriente, Dios mediante, dentro del ciclo “Historia de nuestro cine” (22:00 h). Quedan Uds. avisados.

    Sweet dreams, señore.

    :-Zzz

      Citar  Responder

  184. La Serapia,

    Comentario

    Es caprichoso el azar, dice Serrat en una canción preciosa. Y cuánta razón tiene, Serapia! Yo creía que alguna vez se había hablado ya en esta casa de Bassani, pero quizás estuviera confundida. La cuestión es que fui a Ferrara nada más que por él. Y valió la pena. Y más habrá valido la pena si por ese comentario mío, sin ninguna importancia, te llega ese autor, que es enorme, tal como dice nuestro anfitrión.

    Y es curioso también, otro azar, que te lo hayas encontrado andando en bicicleta. Todo el mundo anda en bicicleta en Ferrara!! Y En El jardín de los Finzi Contini la bicicleta, las bicicletas, llegan a ser casi un personaje más de la historia. De la terrible historia. También es curioso que lo vayas a leer en alemán. Ay.

    Si averiguo tu correo, te mando unas fotos preciosas de las murallas de Ferrara. Creo que te van a encantar.

      Citar  Responder

  185. Si os perdisteis en su día la versión fílmica de “Gli occhiali d’oro” (El hombre de las gafas de oro), dirigida por Giuliano Montaldo (Sacco e Vanzetti, Giordano Bruno et alii..) podéis verla aquí en versión original con subtítulos en inglés. Destaco el impresionante retrato del protagonista, que encarna Philippe Noiret, y la gran y premiada banda sonora de Ennio Morricone:

    https://www.youtube.com/watch?v=E3vziKQnl7Q

      Citar  Responder

  186. Si no hubiese sido por Alicia, que habló del autor aquí, esta mañana no lo hubiese visto. Gracias.

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *