Eso era todo

Posted By on Mar 5, 2017 | 5 comments


De lejos todo es más. A diferencia de la mirada, la imaginación agranda el tamaño de las cosas según van alejándose. En los años ochenta muchos jóvenes con antojos o ambiciones de modernidad queríamos mirar lo más lejos que fuera posible porque lo que teníamos cerca lo veíamos pequeño y estrecho, lo mismo nuestras vidas que nuestras ciudades. Cuanto más distantes los resplandores, más nos deslumbraban. Veníamos del agobio de lo cerrado, lo consabido y lo autóctono. En los últimos setenta, en los primeros ochenta, el mundo se abría delante de nosotros de par en par, pero casi todo lo que nos mostraba solía encontrarse muy lejos, tan fuera de nuestro alcance que se confundía con las fábulas de nuestra imaginación, o con las historias de las películas y los libros. Veníamos del vasallaje hacia el pasado, impuesto en parte por la dictadura, en parte por nuestra lícita nostalgia republicana. El futuro lo habíamos concebido sobre todo como irrupción utópica, como la llegada de un paraíso intemporal. La democracia, sobre todo cuando se pasó el miedo al golpe militar y el primer Gobierno socialista consolidó una normalidad inusitada, era un presente respirable que no habíamos conocido nunca. Por primera vez en nuestras vidas no estábamos uncidos a un pasado fósil ni condenados a una espera de incertidumbre o de esperanza apocalíptica.

[…]

Seguir leyendo en EL PAÍS (06/03/2017)

5 Comments

  1. ” … Intimism is sociable art … ”

    Esta casa no es la que era.
    En esta casa había antes
    lagartijas, jarras, erizos,
    pintores, nubes, madreselvas,
    olas plegadas, amapolas,
    humo de hogueras…

    Esta casa
    no es la que era. Fue una caja
    de guitarra. Nunca se habló
    de fibromas, de porvenires,
    de pasados, de lejanías.
    Nunca pulsó nadie el bordón
    del grave acento: “nos queremos,
    te quiero, me quieres, nos quieren…”.
    No podíamos ser solemnes,
    pies qué hubieran pensado entonces
    el gato, con su traje verde,
    el galápago, el ratón blanco,
    el girasol acromegálico…

    Esta casa no es la que era.
    Ha empezado a andar, paso a paso.
    Va abandonándonos sin prisa.
    Si hubiera ardido en pompa, todos,
    correríamos a salvarnos.
    Pero así, nos da tiempo a todo:
    a recoger cosas que ahora
    advertimos que no existían;
    a decirnos adiós, corteses;
    a recorrer, indiferentes,
    las paredes que tosen, donde
    proyectó su sombra la adelfa,
    sombra y ceniza de los días.

    Esta casa estuvo primero
    varada en una playa. Luego,
    puso proa a azules más hondos.
    Cantaba la tripulación.
    Nada podían contra ella
    las horas y los vendavales.
    Pero ahora se disuelve, como
    un terrón de azúcar en agua.
    Qué pensará el gato feudal
    al saber que no tiene alma;
    y los ajos, qué pensarán
    el domingo los ajos, qué
    pensarán el barril de orujo,
    el tomillo, el cantueso, cuando
    se miren al espejo y vean
    su cara cubierta de arrugas.
    Qué pensarán cuando se sepan
    olvidados de quienes fueron
    la prueba de su juventud,
    el signo de su eternidad,
    el pararrayos de la muerte.

    Esta casa no es la que era.
    Compasivamente, en la noche,
    sigue acunándonos.

    José Hierro
    ‘La casa’
    De “Agenda”
    “Antología poética”
    Selección de José Olivio J.
    Alianza | Literatura (2013)

    ” … The subjects of the artist are all around him, in his private life. Quite a small corner of that life can be enough (…).
    One of Hodgkin’s most vivid childhood experiences was being taken to visit Fry’s [Roger] sister Margery, whose house wose full of painted furniture … ”

    Robert Hughes
    “Nothing If Not Critical” (1982)
    Penguin Books, 1992

    ” … resultado artístico complejo de sensaciones, vivencias y depurada disciplina analítica … ”

    Francisco Calvo Serraller
    “Howard Hodgkin
    [y Arte alemán del siglo XX],
    dos vértices de la actualidad
    artística en Londres”
    -‘Cultura’- (El País; nov. 1985)

    Una paleta se ha perdido.
    A H.H.

    *

      Citar  Responder

  2. ” … Un bosque que aparenta un bosque
    [por los siglos de los siglos, amén, …

    ” … I have stood upon the same hilltop when a thunder-shower, rolling down from the Catskills and Highlands, passed over the island, deluging the land; and, when it had suddenly left us in sunshine, have seen it overtake successively, with his huge shadow and dark, descending wall of rain, the vessels in the bay … ”

    William Henry Thoreau
    ‘Wednesday’
    “A Week on the Concord and
    Merrimack Rivers” (1849)
    Holt, Rinehart and Winston, 1963

    … y en lo alto unos pájaros que vuelan
    [en su papel de pájaros que vuelan … ”

    Wislawa Szymborska
    ‘Chwila’
    Traducción de Abel A. Murcia

    ” … Sus incertidumbre son necesarias, son la sal del almuerzo diario de nuestras almas: otorgan una alegre tristeza a la sed de conocimiento, a la vida que sin cesar se escurre entre nuestros dedos y que se niega a revelarse por completo. A las palabras que nos rehuyen. A ese otro mundo que corre paralelo a nosotros y que ignoramos, pero también a esos Otros que nos acompañan, a los que se desdibujan alejándose, a los que no hemos conocido hasta este preciso momento y a esos pocos, dependiendo de quién haga la estadística, que, calculadamente, en cada época, se aplican con pasión a volverla … ”

    Mercedes Monmany
    ‘Residuos del gran silencio’
    Prólogo para “Instante” (2002)
    de Wislawa Szymborska
    Ediciones Ígitur, 2011

    A R. Osborne.
    Memoria siempreviva del cine.

    *

      Citar  Responder

  3. Descubrí el magnetismo de Basquiat en el recomendable documental sobre Metallica “Some Kind of Monster”. En una parte de la película asistimos a la subasta de la colección de arte del batería, Lars Ulrich.

    Basquiat brilla más que ninguno a pesar de los tonos oscuros:

    https://www.youtube.com/watch?v=hvVdHFyY2-0

      Citar  Responder

  4. .
    Antoniomm dixit:
    “…nos avergonzábamos de ciertas vulgaridades de diseño que nos parecían bochornosamente propias del paletismo visual español: cosas atroces como el muñeco Naranjito, la calabaza Ruperta, el pájaro Curro de la Expo de Sevilla, etcétera.”

    Ruego admitas una apostilla a tu artículo, estimado ammfitrión, pero es que el pájaro Curro no fue producto patrio sino que nació en el estudio de Heinz Edelmann, el diseñador que había sido autor de la película de animación “Yellow Submarine”, obra maestra de su género a mi juicio y compendio gozosísimo de las formas y colores de la psicodelia de la que el extravagante pajarillo era claro deudor.

    https://www.youtube.com/watch?v=vefJAtG-ZKI

    :-)

      Citar  Responder

  5. ” … La norma admite, sin embargo,
    variaciones menores …

    III

    Tres noches faltaban para que la Luna se llenara. Llena al fin, y Medea, con el vestido arrezagado, dejando flotar sus cabellos y con pie desnudo, salió sola, con paso incierto, en medio de la noche misteriosa. Un profundo silencio reinaba sobre la Tierra; los hombres, los pájaros, las bestias salvajes, todo gustaba de la dulce tranquilidad del sueño. Ni de los árboles ni del viento se siente el más leve ruido. Hay una serenidad absoluta y los astros brillan en el cielo. Medea, con los brazos alzados, volviéndose tres veces sobre el mismo lado, rociando otras tres veces sus cabellos en el agua del río, y retiñendo tres veces el aire con sus gritos, se prosternó e hizo este ruego:
    “¡Oh Noche, fiel confidente de los más misteriosos secretos!; ¡astros, y Luna que con vuestra luz suplís la luz del día!; ¡y vos, oh triple Hécate, a quien yo confío todos mis proyectos y de quien yo siempre he recibido protección! ¡Encantos, artes máginas, hierbas y plantas cuya virtud es tan poderosa; aire, vientos, montañas, ríos, lagos, dioses de los prados, dioses de la noche, venid todos en mi ayuda! Vosotros que forzando el curso de los ríos los contenéis haciéndoles volver a su cauce primitivo; vosotros que dais a mis encantamientos la virtud de calmar la mar agitada, de excitar las tempestades, de disipar las nubes y volverlas a juntar, de parar la violencia impetuosa de los vientos, de romper la garganta a las serpientes, de arrancar de raíz los árboles y las rocas, de conmover las montañas, de hacer temblar a la tierra, obligando a salir de su tumbas las almas que ellas encierran. Yo te obligo, poderosa Luna, a bajar del Cielo para soslayar que seas eclipsada. Hago palidecer la Aurora y el carro del Sol, de cuyo dios desciende mi alcurnia.
    “A vosotros, encantamientos poderosos, os debo matar el fuego que vomitaban los toros monstruosos; a vosotros, que animados por vuestros consejos hicisteis perecer los unos con los otros los hombres que nacieron del seno de la Tierra. ¿Y a quién, si no a vos, debo el poder robar mi esposo de las garras del dragón el preciado tesoro para llevarlo a la Grecia?
    “Hoy quiero, tengo la necesidad de hierbas que posean el poder de reanimar una vejez lánguida; espero que la tierra no me las niegue; no en vano brillan los astros con tanto esplendor y yo veo descender del cielo este carro arrastrado por dos dragones.” […]”

    Publio Ovidio Nasón
    “Las metamorfosis”
    ‘Libro Séptimo’
    Traducción del latín por F.C.S. de R.
    Editorial Iberia (1955)

    … : hubo hombres que naufragaron no en el mar, sino en un continente, como Alvar Núñez Cabeza de Vaca, que anduvo perdido por las llanuras todavía innombradas de Norteamérica, o como esos exploradores ingleses que en el siglo XIX buscaban las fuentes del Nilo internándose en los espacios en blanco de los mapas de África. Verne y William Golding imaginaros naúfragos que llegaban a las islas desde un globo desbaratado por el viento o un avión cuyos motores se paran bruscamente en el aire, pero aun en tales casos la aventura exigía mares lejanos, territorios desconocidos y enemigos, arenas que no hubieran recibido nunca la pisada de un hombre. Debemos a los surrealistas la certeza de que las ínsulas más extrañas no están en los libros ni en los mares del Sur, sino en la topografía mediocre de la realidad, igual que están posadas en el aire de todos los días, como mariposas de un sueño, las manzanas inmóviles de René Magritte … ”

    AMM
    ‘La ínsula más extraña’
    “Diario del Nautilus” (1986)
    Debols!llo | Plaza & Janés, 2002

    Era todo eso
    Porque el órden de los factores no altera…
    … la magnífica vista desde la terraza del Whitney,
    o el altar mayor consagrado por Barceló.
    Por ejemplo.

    ._.

    *

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *