La ciencia de lo imprevisible

Posted By on Sep 14, 2007 |


La capacidad humana para vaticinar los acontecimientos futuros es muy limitada, casi nula, pero eso no disuade a nadie, sean economistas o echadores de cartas, de seguir haciendo predicciones.

Una vez inventado el fonógrafo, Edison dejó de prestarle atención. Estaba obsesionado en esa época con una búsqueda muy difícil, la de un material que permitiera la incandescencia en una lámpara eléctrica, y en cualquier caso sospechaba que aquel aparato para registrar las voces no tenía ni mucho interés práctico ni posibilidades comerciales. Parece ser que los hermanos Lumière tampoco confiaban en la utilidad de aquel aparato de fotografiar el movimiento que habían inventado, y del que esperaban si acaso que serviría como entretenimiento menor en algunos barracones de feria. En agosto de 1914, ningún experto serio en política internacional conjeturaba que la guerra recién comenzada fuese a durar más allá de diciembre, y en los últimos días de 1932, en sus predicciones para el año siguiente, los periódicos liberales alemanes se felicitaban por el declive del partido nacionalsocialista.

Seguir leyendo en MUY INTERESANTE, 14/09/2007