Un libro decisivo

Posted By on Jul 1, 2010 | 1 comment


Leyendo Viaje a las hormigas, de Hölldobler y Wilson, aprendí que los mundos más prodigiosos están a un paso de nosotros y que escribir es usar con claridad y entusiasmo las palabras.

Es muy probable que los congresos científicos sean más útiles que los congresos literarios. A un científico se le exige que se mantenga al día en su campo de experiencia y que publique sus hallazgos de una manera clara que permita la comprobación independiente. Un literato, en la mayor parte de los casos, lo único que tiene que hacer en un congreso es contar lo primero que se le pase por la cabeza. Cuanto más célebre sea, más rendidamente se le entregará un auditorio: el peor chiste que haga, usado ya y manoseado en muchos otros congresos y festivales, despertará carcajadas. Somos primates sociales y jerárquicos, y en el código genético de cada uno están repartidos de maneras desiguales el instinto de mandar y el de obedecer, el de desplegar un poderío más o menos efectista y el de dejarnos impresionar por signos de superioridad en muchos casos ficticios.

Seguir leyendo en MUY INTERESANTE, 01/07/2010

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1 Comment

  1. Antonio, no sabes la de veces que he metido en Google tu nombre buscando una página como la que ya había, por ejemplo, de Javier Marías y solo encontraba reseñas de tus libros o acaso la entrada de la Wikipedia en la que aparecen novelas (?) como El Salvador y la Poseída… Y por fin hoy me he enterado de la existencia de esta página. Compruebo con alegría no me he perdido por mucho tiempo, ya que las entradas del diario llevan menos de un mes. Ante todo quiero darte las gracias por tomarte el tiempo de crear esta página y por escribir en ella cada día. Por supuesto que, también, te doy las gracias por los libros que has escrito. Siempre he pensado que si hay una persona pública con la que me gustaría charlar, tener una cena tranquila en la que se hablara de todo lo que nos pueda interesar, esa persona sería Antonio Muñoz Molina. Alguna vez por Madrid, en la cola de un cine, o en alguna exposición, te he visto, pero un comprensible pudor de no molestar me ha hecho no acercarme a saludar y darte las gracias por todo lo que me has hecho disfrutar con tus libros desde hace ya más de 20 años que te sigo.

    Recibe un afectuoso abrazo.
    /Manuel

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *