Un libro decisivo

Posted By on Jul 1, 2010 | 1 comment


Leyendo Viaje a las hormigas, de Hölldobler y Wilson, aprendí que los mundos más prodigiosos están a un paso de nosotros y que escribir es usar con claridad y entusiasmo las palabras.

Es muy probable que los congresos científicos sean más útiles que los congresos literarios. A un científico se le exige que se mantenga al día en su campo de experiencia y que publique sus hallazgos de una manera clara que permita la comprobación independiente. Un literato, en la mayor parte de los casos, lo único que tiene que hacer en un congreso es contar lo primero que se le pase por la cabeza. Cuanto más célebre sea, más rendidamente se le entregará un auditorio: el peor chiste que haga, usado ya y manoseado en muchos otros congresos y festivales, despertará carcajadas. Somos primates sociales y jerárquicos, y en el código genético de cada uno están repartidos de maneras desiguales el instinto de mandar y el de obedecer, el de desplegar un poderío más o menos efectista y el de dejarnos impresionar por signos de superioridad en muchos casos ficticios.

Seguir leyendo en MUY INTERESANTE, 01/07/2010