Nombres de calles

Posted By on Mar 4, 2017 | 132 comments


Mañana sábado, a la hora imposible de las 10.30 de la mañana, en el corazón popular de Madrid, tendrá lugar una modesta y valiosa reparación histórica. Se inaugura la placa de la calle Arturo Barea, justo en el barrio donde él vivió mucho tiempo, y donde estaba cuando estalló la guerra civil. El retrato de Lavapiés las noches del 18 y el 19 de julio d 1936 que hace Barea en La llama es incomparable. Es la mirada de un hombre fiel a la República y a sus convicciones socialistas que no cierra los ojos y no abdica de la decencia personal y la humanidad. Que Barea tenga una calle en Madrid parece un acto de justicia evidente, pero ha tardado muchos más años de lo que hubiera debido, y es sobre todo consecuencia del activismo obstinado de una sola persona, el británico y español William Chislett(que asegura que solicitará la nacionalidad española en cuanto se consume el Brexit). Yo creo que a Chislett lo que más le gusta de Barea, o lo que le gusta tanto como sus libros y su postura política, es que pasó en Inglaterra la parte más tranquila y más productiva de su vida. El exilio de Barea no fue triste, y en él hizo tantas cosas que no tuvo tiempo o ganas de abandonarse a la nostalgia. Escribió, desde luego, los tres volúmenes de La Forja de un rebelde, pero además no paró de escribir crónicas y de leerlas en el servicio en español de la BBC, y hasta se hizo británico y se afilió al Partido Laborista. A Chislett, con toda la razón, no le cabía en la cabeza que un escritor tan madrileño como Arturo Barea no tuviera una calle en Madrid. Buscó apoyos, recogió firmas, se reunió en el ayuntamiento con concejales de todos los partidos, con una constancia indomable, casi aterradora. Al final lo ha conseguido, y se enorgullece de que el acuerdo municipal haya sido unánime. La alcaldesa en persona presidirá el acto. Yo no podré estar, pero me imagino una música de banda municipal que toque, en memoria del homenajado, el himno de Riego.

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

132 Comments

  1. A unos les ponen calles, a otros les borran sus nombres de salas de teatro… Nada es firme, todo es incierto. Conste que me alegro por Arturo barea y los lamento por Max Aub y Fernando Arrabal. En cualqueir caso, lo que importan son sus libros. ¿Mucha gente los lee aún o esto de poner y quitar nombres es solo una excusa para ponerse una medallita por reivindicar a un autor (o desalojar del pedestal a otros) e irse al vino español posterior? [Me refiero por supuesto a los políticos y no a Chislett]

      Citar  Responder

  2. Zacarías,
    “Hombre, inútilmente no. ¿Por qué tiene tan mala prensa la nostalgia? Tiene su encanto recordar el pasado”.

    ¿Así lo interpretas, querido profeta?
    Yo creo que es todo lo contrario.
    Ten en cuenta que termina así:

    Pero esa luz no se extinguirá nunca:
    llamas que aún no consumen
    …ningún presentimiento
    puede quebrar las risas
    que iluminan
    las rosas y los cuerpos
    y cuando el llanto llegue
    como un halo
    los escombros
    la descomposición
    que los preserva entre las sombras
    puros
    no prevalecerán
    serán más ruina
    absortos en sí mismos
    y sólo erguidos quedarán intactos
    todavía más brillantes
    ignorantes de sí
    esos gestos de amor…
    sin ver más nada.

      Citar  Responder

  3. ” … No Sir … ”

    ” … editorialize (‘ed-i-tohr-i-ā-liz’) … 2. to express one’s opinion when facts (and not opinions) are appropriate … ”

    “Oxford American Dictionary”
    Oxford University Press (1980)

    Usted Zacarías para mí es todo un pensador visionario.

    ._.

    *

    “I forgot that sweet voice full of music”

    Alexander Pushkin

    *

      Citar  Responder

  4. La Serapia,
    .
    Jajajajaaaajaaa… Buena observación, Serapia.

    Dado que lo visible de esta cibdat es un compendio de las formas barrocas y de arquitectura regionalista (que fue el particular estilo sureño de asomarse al modernismo), el visitante de ojo atento percibe una suerte de horror vacui tan propio del XVII que ha condicionado no solo el aspecto del trazado urbano histórico sino un carácter muy extendido entre los pobladores.

    Este padecer del vacío es muy similar al que sufre mi madre y que resume muy bien lo que señalas. Ya verás:

    –Os he hecho unos cojines para el sofá…

    –¿¿No le habrás puesto unos borlones, verdaaad??

    — Sí (dice en un suspiro y con una mirada baja llena de culpabilidad contenida). Unos borlones… y unos lacitos, para que no se vean tan lisos.
    ………..
    (Pero, ojo, esa es la cara visible. La otra, la enclaustrada tras la cancela llena de araabescos, se abre a muy pocos y hace falta tiempo para alcanzar a vislumbrarla. Si es que te dejan).

    :-)

      Citar  Responder

  5. Gaspard, FGMorilla,

    Vaya citas más nostálgicas nos habéis dejado. Hay una frase de Zweig que parece un presagio de su suicidio: “Ya no te robará lo mejor que tienes, tu vida vivida hasta ahora”. ¿Cómo se enfrenta a la vida alguien que piensa que lo mejor está en el pasado? Y luego viene Ángel González y nos quita incluso el placer de recrearnos en los recuerdos:

    Volverá, terca, la memoria
    una vez y otra vez a estos parajes,
    lo mismo que una abeja
    da vueltas al perfume
    de una flor ya arrancada:
    inútilmente.

    Hombre, inútilmente no. ¿Por qué tiene tan mala prensa la nostalgia? Tiene su encanto recordar el pasado.

    No sé por qué, pero cuando pienso en la nostalgia de los exiliados suelo recordar una película que me da miedo volver a ver: Winter Sleep. Las nevadas lentas sobre Anatolia. Más de tres horas de película. Y no me hubiese importado que durase otras tres.

    ***********

    MdlMar,

    Usted, señora mía, es un misterio para mí. ¿Trabaja en alguna editorial o algo así?

    (Otro misterio: las voces de los habituales de esta casa.)

      Citar  Responder

  6. Comentario
    Sap,

    Si….una pena.

    Pero bien que le pegas al jamón.

      Citar  Responder

  7. La Serapia,

    “¿Es que todo lo tenéis que tener emperifollado por ahí abajo?”

    No puedo esperar a leer la respuesta de Sap a tu pregunta, no puedo. Pasaré la noche en vela comiéndome las uñas, ansiosa por ver la luz de la mañana y venir a ver lo que te contesta. Porque, claro, él ahora estará dormidito, el inocente.

      Citar  Responder

  8. Caray, ¿y si todos los mataderos se han reconvertido, dónde se mata ahora al ganado, pues?

    Sap, no vale. Acabo de ver fotos del antiguo matadero de Sevilla, y no vale. Jolín, yo había dicho que me gustaba el edificio de Logroño, pero claro, lo vuestro no es normal. Comparado con el de Sevilla, el de Logroño parece una simple caja de cartón con cuadrados recortados para tener ventanas.
    ¿Es que todo lo tenéis que tener emperifollado por ahí abajo? Jopelas. Que si arcos, la verja, escaleritas, fachada de ladrillo, grecas por aquí y por allá… Ya no cabe un adorno más. Estoy acostumbrada a que si hace falta un banco delante de casa, en el pueblo, es un poner, vaya mi tío o cualquier otro, y corte un tronco longitudinalmente, igual lo lija un poco, le pone dos patas hechas también de dos leños, o algo así, del estilo, y se coloca eso delante de la entrada de casa y ya está. Dura para siempre el banco y a nadie se le ocurre tallarlo, pintarlo de colorines, ponerle una puntilla de ganchillo… En Sevilla todo tenía que tener un detalle, no había nada normal. Qué estés de ciudad. Es demasiado bonita :-)

      Citar  Responder

  9. He escrito allá abajo “valda” con uve de vurro, pero es que estaba viendo el partido, y no se puede hacer dos cosas a la vez. ¡Qué partido!

    Hermi, lo del Antiguo Testamento se lo ha escrito un negro. Que podría haber tirado de Orfeo y Eurídice, además. El pobre Mariano es desolador. Emmanuel Macron decía hace unas semanas en una entrevista de Jérôme Garcin que no sabe cómo se puede vivir sin libros; que se lo pregunten a Rajoy, pensé. Macron tiene zozotement, también conocido como avoir un cheveu sur la langue, es decir, lo que en castellano viene a ser seseo, lo mismo que Rajoy. Allí se acaban todas las similitudes entre el actual presidente del Gobierno español y el próximo -esperemos, o al menos eso espero yo- mandatario francés. Macron no es buen orador, pero es un hombre culto. Hoy va a hablar durante sobre Historia durante cincuenta minutos en France Culture. Me refiero a Macron, claro; imagínense a Rajoy teniendo que reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro, o acerca de los ecos del pasado en el presente que nos toca, que es el pasado del futuro inmediato, por emplear uno de esos juegos de palabras en que se agota la inteligencia rajoyil, ese señorito de casino de provincias, como lo describió alguna vez alguien.

      Citar  Responder

  10. ” … calaba en el mismo pensamiento … ”

    Dado que aún desconozco la destreza en verso del poeta Ángel González -‘mea culpa’ profeta Zacarías, I know- a mí la sentida inter-vención de E.Lindo en el homenaje hecho ‘Plaza de Arturo Barea’ me remite a una evocación de nuestra filósofa malagueña universal.
    Dice doña María a propósito de los enigmas del periodista y dramaturgo gallego Rafael Dieste:

    ” […] ¿Cómo podría yo olvidar a ese ser, cuando además fui descubriendo en mis frustradas búsquedas de su presencia que aquel encuentro era de los que pertenecen a un destino? Así fue inesperadamente, y al filo de un instante lo encontré en toda su presencia […]”

    ” … sin anularlo … ”

    ._.

    *

      Citar  Responder

  11. El segundo texto es, por supuesto, de ‘El mundo de ayer’, en la primera traducción española que propone Google.

      Citar  Responder

  12. Zacarías, Ilsa y él trabajaban en la radio, creo recordar (como luego en el servicio latinoamericano de la BBC), y los comunistas del SIM les hacían la vida imposible… Mi padre solía decir que lo único bueno que hizo Franco es cargarse a marxistas.
    Escaparon a Valencia -hay páginas magistrales, con ello, si me memoria no me falla, en los asientos traseros de un coche conducido por la costa levantina de salinas o marismas por un par de agentes del SIM que Barea teme que sean soviéticos-, hasta que llegan a Barcelona, a principios del 38:
    “Como no era útil para el servicio activo, se me concedió un permiso para abandonar el país, pero tenía que pasar a través de complicados trámites oficiales. Nos ayudó Julius Deutsch, nos ayudó Del Vayo, nos ayudaron yo no sé cuántos a llenar los requisitos innumerables, necesarios para obtener nuestros pasaportes y el visado de salida. En las contadas ocasiones en que no tenía más remedio que salir a la calle, mi única preocupación era cómo no vomitar. Cuando volvía al hotel, caía en un adormilamiento sordo o me enzarzaba en cualquier discusión interminable con alguien que hubiera en el bar. Pero no creo que la gente en general se diera cuenta de que estaba batallando contra una destrucción mental. Docenas de veces le decía a Ilsa que era inútil empeñarnos en batallar contra las circunstancias, y cada vez me repetía que si queríamos, sobreviviríamos, y debíamos quererlo porque teníamos muchas cosas que hacer en el mundo. Cuando me sentía derrotado y me sumergía en mi modorra, se enfurecía desesperadamente conmigo y convertía en posible lo imposible. Mi debilidad la obligaba a sacarse ella misma de su propio infierno; le daba tanto trabajo que llegaba a olvidar sus miedos por mí. Porque ella, también, creía que me estaba volviendo loco y era incapaz de ocultar su miedo a mis ojos agudizados. (…) Hubo sin embargo una cosa, una simple cosa, que hice solo: arreglé los documentos y di los pasos necesarios para nuestro matrimonio. Una semana antes de abandonar Barcelona y España, nos casamos legalmente ante un cáustico juez catalán que, en lugar de una plática, nos dijo: “Uno de ustedes es una viuda, el otro un divorciado. ¿Qué les puedo decir yo que no sepan ustedes mejor? Ustedes saben a fondo lo que hacen. ¡Buena suerte!” Cuando bajábamos las escaleras retorcidas del juzgado, pensaba que una simple formalidad me aliviaba el corazón, sin que nada se hubiera alterado. Pero estaba bien que no tuviéramos que luchar más para que se nos reconociera el derecho de vivir juntos. Fuera, en la calle llena de sol y vacía, un viento de primavera temprana me azotó la cara. El reloj de la iglesia española dio las doce campanadas de medianoche justamente cuando el oficial de aduanas levantaba su sello de caucho de la almohadilla pegajosa de tinta. Lo apretó contra la página abierta de mi pasaporte y al mismo tiempo el reloj francés, al otro lado de la frontera, lanzó su respuesta. Si hubiéramos llegado a La Junquera cinco minutos más tarde, podían habernos hecho volver, porque mi permiso de salida de España expiraba el 22 de febrero y aquellas campanadas eran el fin de aquel día. Hubiera tenido que regresar a Barcelona y solicitar una prolongación del permiso. No hubiera tenido fuerzas para ello. Mejor reventar en Barcelona. Nuestros soldados habían perdido otra vez Teruel, estaban siendo rechazados a través de los campos helados. ¿Por qué tenía yo que huir de una imaginada locura?”
    La escena del segundo matrimonio de Barea, coincidente con el final de la vida española y el inicio del exilio, tiene cierto parecido con las nupcias de Stefan Zweig en 1939, ya en el Reino Unido, a punto de comenzar la Segunda Guerra Mundial: “Igual que entonces, la locura humana parecía increíble ante aquel florecimiento exuberante, tranquilo y tenaz, ante aquella quietud que se respiraba en los valles de Bath y que se deleitaba en sí misma, unos valles que por su misterio me recordaban los del paisaje de Bad en 1914. Y una vez más no quería creerlo. (…) Yo había reservado con antelación un pasaje para el barco, cuando empezaron a llegar en tropel las alarmantes noticias sobre la inminente movilización. Según todas las ley es de la razón, hubiera tenido que empaquetar en seguida todos mis libros y manuscritos y salir de Inglaterra, que era una posible zona de guerra: y o era extranjero en ese país y, en caso de, guerra, me convertiría de inmediato en extranjero enemigo, amenazado con padecer todas las restricciones de libertad imaginables. Pero algo inexplicable se oponía dentro de mí a la huida para ponerme a salvo. En parte era obstinación, el deseo de no seguir huy endo toda la vida, pues, a pesar de todo, el destino me perseguiría allá donde fuera, pero en parte también era cansancio. « Acojamos el tiempo tal como él nos quiere» , me decía con Shakespeare. Si te quiere, ¡no te resistas por más tiempo, a tus casi sesenta años! Ya no te robará lo mejor que tienes, tu vida vivida hasta ahora. Así, pues, me quedé. No obstante, quería poner el máximo posible de orden en mi vida civil y pública, y como tenía intención de volverme a casar, no quería perder un instante, no fuera a ser que el internamiento en un campo de concentración o cualquier otra medida imprevista me separaran de mi futura compañera. De modo que una mañana —era el 1 de septiembre, un día festivo— fui al registro civil de Bath para inscribir mi boda. El funcionario aceptó los papeles y se mostró sumamente amable y solícito. Comprendió perfectamente, como todo el mundo en aquellos tiempos, nuestro deseo de acelerar los trámites en lo posible. La boda quedó fijada para el día siguiente; cogió la pluma y empezó a escribir nuestros nombres en el registro con letra redondilla. En aquel momento —serían las once— se abrió de golpe la puerta de la habitación contigua. Irrumpió en la nuestra un funcionario joven que se ponía la chaqueta mientras caminaba. “¡Los alemanes han invadido Polonia! ¡Es la guerra!”, anunció a gritos en aquella sala silenciosa. La noticia me golpeó el corazón como un martillazo. Pero el corazón de nuestra generación y a estaba acostumbrado a toda clase de golpes duros.”
    Tocqueville escribió: “La pena del exilio tiene de cruel que hace sufrir mucho y no enseña nada. En cierto modo inmoviliza el alma de quienes lo padecen (…) Es como la aguja del reloj que queda detenida en la hora en que fue parado”.
    Me pregunto si la reina madre Carmena habrá leído ‘La forja de un rebelde’. Por su desastrada y desestructurada expresión oral, lo dudo, no parece mujer de lecturas; más raro resulta, incluso, siendo jueza, oficio que debería entrenar a su ocupante en el manejo de la lengua. Cuando invitó a Mujica y su esposa, les tomaron varias fotos; detrás de ella, en las valdas del fondo, no se ven libros, apenas unas carpetas, papelotes, un portátil y una tonelada de Play-Tos, juegos para sus nietos, es de suponer: http://ep00.epimg.net/ccaa/videos/2015/06/01/madrid/1433171753_200561_52869000_fotograma_2.jpg

      Citar  Responder

  13. Zacarías,
    ¡Qué gran poeta es Ángel González!

    EMPLEO DE LA NOSTALGIA
    Amo el campus
    universitario,
    sin cabras,
    con muchachas
    que pax
    pacem
    en latín,
    que meriendan
    pas pasa pan
    con chocolate
    en griego,
    que saben lenguas vivas
    y se dejan besar
    en el crepúsculo
    (también en las rodillas)
    y usan
    la cocacola como anticonceptivo.

    Ah las flores marchitas de los libros de texto
    finalizando el curso
    deshojadas
    cuando la primavera
    se instala
    en el culto jardín del rectorado
    por manos todavía adolescentes
    y roza con sus rosas
    manchadas de bolígrafo y de tiza
    el rostro ciego del poeta
    transustanciándose en un olor agrio
    a naranjas
    Homero

    o semen

    Todo eso será un día
    materia de recuerdo y de nostalgia.
    Volverá, terca, la memoria
    una vez y otra vez a estos parajes,
    lo mismo que una abeja
    da vueltas al perfume
    de una flor ya arrancada:

    inútilmente.

    Pero esa luz no se extinguirá nunca:
    llamas que aún no consumen
    …ningún presentimiento
    puede quebrar las risas
    que iluminan
    las rosas y los cuerpos
    y cuando el llanto llegue
    como un halo
    los escombros
    la descomposición
    que los preserva entre las sombras
    puros
    no prevalecerán
    serán más ruina
    absortos en sí mismos
    y sólo erguidos quedarán intactos
    todavía más brillantes
    ignorantes de sí
    esos gestos de amor…
    sin ver más nada.

    ME BASTA ASÍ
    Si yo fuese Dios
    y tuviese el secreto,
    haría un ser exacto a ti;
    lo probaría
    (a la manera de los panaderos
    cuando prueban el pan, es decir:
    con la boca),
    y si ese sabor fuese
    igual al tuyo, o sea
    tu mismo olor, y tu manera
    de sonreír,
    y de guardar silencio,
    y de estrechar mi mano estrictamente,
    y de besarnos sin hacernos daño
    —de esto sí estoy seguro: pongo
    tanta atención cuando te beso—;
    entonces,

    si yo fuese Dios,
    podría repetirte y repetirte,
    siempre la misma y siempre diferente,
    sin cansarme jamás del juego idéntico,
    sin desdeñar tampoco la que fuiste
    por la que ibas a ser dentro de nada;
    ya no sé si me explico, pero quiero
    aclarar que si yo fuese
    Dios, haría
    lo posible por ser Ángel González
    para quererte tal como te quiero,
    para aguardar con calma
    a que te crees tú misma cada día
    a que sorprendas todas las mañanas
    la luz recién nacida con tu propia
    luz, y corras
    la cortina impalpable que separa
    el sueño de la vida,
    resucitándome con tu palabra,
    Lázaro alegre,
    yo,
    mojado todavía
    de sombras y pereza,
    sorprendido y absorto
    en la contemplación de todo aquello
    que, en unión de mí mismo,
    recuperas y salvas, mueves, dejas
    abandonado cuando —luego— callas…
    (Escucho tu silencio.
    Oigo
    constelaciones: existes.
    Creo en ti.
    Eres.
    Me basta).

      Citar  Responder

  14. La Serapia,
    Maties,
    .
    El antiguo matadero municipal de esta cibdat fue reconvertido tras su reforma… en Conservatorio. Es un viejo edificio de arquitectura regionalista –ladrillo aplantillado, cerámica y hierro forjado– que aún conserva los rótulos en azulejería de las secciones donde se derivaban las distintas clases de ganado para ser apioladas a la antigua usanza.

    Visité el lugar con motivo de un concierto donde actuaba como violinista el hijo de unos amigos y todavía algo sobrecogido por aquellos portalones de la muerte, me fue imposible atender a la Segunda de Mahler a causa de un fondo subterráneo y fantasmagórico que se mezclaba con la música formado por los balidos, mugidos y gruñidos de los cientos de miles de animales que fueron allí sacrificados.

    Como lo que cantaba Serrat en “Los fantasmas del Roxy”, pero con corderos y terneras aullando de terror en vez de Fred Astaire y Ginger Rogers bailando claqué.

    :-o

      Citar  Responder

  15. En la emotiva ´Manchester-by-the-sea´, además de Handel, Massenet, Albinoni, he podido escuchar este clásico contemporáneo de Duke Ellington et alii, en la versión de The Ink Spots y Ella Fitzgerald. “I´m beginning to see the light´:

    https://www.youtube.com/watch?v=udjA9Pk3LMU

    

      Citar  Responder

  16. Hermi,

    Amén. Pienso muchos días en Pablo el parisino y en lo de no salir a votar

      Citar  Responder

  17. Zacarías,

    También me fijé en esa reiteración de Elvira y me gustó muchísimo. Igual que el poema de Ángel González. No hay poema de Ángel González que no me impresione. Qué bonito es el que nos has dejado.

    Fue un domingo comprando patatas que oí la voz de Ángel González por primera vez. Hacía frío y llovía un montón y en lugar de salir de la furgoneta y entrar con mi padre en el almacén para estar delante cuando ajustasen el precio y contárselo todo después a mi madre, que se enfadaba si papá las pagaba demasiado caras, me quedé en el asiento del copiloto arrebujada en un chambergo con la radio puesta. En algún programa les estaban entrevistando y leyó poemas suyos.
    Mi padre salió corriendo con el choto puesto y se acercó para coger algo del salpicadero
    -¿No bajas?
    -Sí, ya voy-. “Ángel González”, qué nombre tan vulgar.

      Citar  Responder

  18. Zacarías,
    Carmela, leí la novela hace algunos meses, me pareció muy interesante el contenido, me abrió nuevos horizontes y el escenario de la pintura con sus sensibles y leales protagonistas me cautivó.

      Citar  Responder

  19. La Serapia,

    Que no mujer, que hay que mirar al futuro, porque si se mira al pasado, recuerda, esa mujer, la esposa de Lot, se convierte en estatua de sal. Rajoy ha empleado el Antiguo Testamento para decirnos que la curiosidad por el saber no está bien. Pelillos a la mar. Por eso hoy, Rivera, se ha cacheteado el moflete para llamarle simplemente “jeta”.
    Hay una alegoría, emblema, enseña, y si se quiere, sus siguientes sinónimos, en el “flan” o edificio a medio construir que quiso ser llamado la “Ciudad de la Justicia”. Qué paradoja. Apelar a mejorar la justicia para quedarse con el dinero de los contribuyentes y dejarlo ahí, en el descampado descarnado como símbolo del saqueo de lo público durante un montón de años. Es una vergüenza y encima una vergüenza aprobada, refrendada, con el beneplácito de un porrón de españoles. Total, son 1300 milloncejos de nada.
    Sí, vale, puedo escuchar un millón de voces gritando: “¡Sí, y tú más!”, pero eso no lo hace más suave. Lo hace manchar todo del color putrefacto de la corrupción.

      Citar  Responder

  20. Gaspard,

    Ya he empezado Le Bureau des Légendes. Efectivamente, tiene muy buena pinta. Me ha recordado en algunas cosas a una novela negra muy buena que leí hace tiempo: El puñal, de Jorge Fernández Díaz, que no es nuestro nefasto exministro, sino un periodista argentino que ha retratado perfectamente en esta novela la corrupción política en su país.

    **********

    @Carmela

    Pues es verdad. No había caído. No he visto la película ni he leído la novela. Me has recordado, al citar esta película, otra de Sacristán: Un hombre llamado Flor de Otoño.

    *********

    En la crónica que publicó El País sobre la inauguración de la plaza (que no calle, como dice nuestro anfitrión) Arturo Barea, dice el periodista que Barea tuvo que exiliarse “al concluir la Guerra Civil”. La verdad es que no estoy muy puesto en la biografía de Barea, pero creo que se exilió antes de que concluyera la Guerra Civil porque se sintió amenazado por los comunistas. Si alguien sabe más sobre esto, que me ilustre, please, que ando mal de tiempo para ponerme a rastrear libros de historia.

    Me ha gustado la intervención de Elvira Lindo en el acto de inauguración de la plaza. Esa repetición insistente (“hizo falta… hizo falta… hizo falta…”) me ha recordado el famoso poema de Ángel González:

    Para que yo me llame Ángel González,
    para que mi ser pese sobre el suelo,
    fue necesario un ancho espacio
    y un largo tiempo:
    hombres de todo el mar y toda tierra,
    fértiles vientres de mujer, y cuerpos
    y más cuerpos, fundiéndose incesantes
    en otro cuerpo nuevo.
    Solsticios y equinoccios alumbraron
    con su cambiante luz, su vario cielo,
    el viaje milenario de mi carne
    trepando por los siglos y los huesos.
    De su pasaje lento y doloroso
    de su huida hasta el fin, sobreviviendo
    naufragios, aferrándose
    al último suspiro de los muertos,
    yo no soy más que el resultado, el fruto,
    lo que queda, podrido, entre los restos;
    esto que veis aquí,
    tan sólo esto:
    un escombro tenaz, que se resiste
    a su ruina, que lucha contra el viento,
    que avanza por caminos que no llevan
    a ningún sitio. El éxito
    de todos los fracasos. La enloquecida
    fuerza del desaliento…

      Citar  Responder

  21. Estoy esperando al metro y leo que se han juntado tres partidos para pedir una comisión de investigación contra el partido que gobierna. Y el presidente del desgobierno amenaza con extenderla a todos los partidos…

    No caerá esa breva. Me apunto a una manifa si no la hacen.

    Me apunto para liarla parda. Y ya.

      Citar  Responder

  22. Comentario
    Sap,

    ¡Y seguro que entrando o saliendo de un portal, y con rostro de Ricardo Darín!

    Mis amigos cinéfilos siempre tenemos la broma y nos decimos: nada, hoy bajando la basura estaba Darín donde los buzones, sacando publicidad de comida china, y le dije hola.

      Citar  Responder

  23. ” … For some reason known only to the motorman, the train began a sudden slowdown. The lady who was afraid of embarrassment saw the boys jerk forward and backward and grab the swinging guard chains. She had her own boy at home. She stood up with determination and went to the door. She slid it open and said, “You boys will be hurt. You’ll be killed. I’m going to call the conductor if you don’t just go into the next car and sit down and be quiet.” …

    III

    Guadaña de la luz
    en el abismo en sangre de su sima.
    Metales y peñascos
    buscando en su guarida
    la forma caprichosa de la llama
    y la curva tragedia de la vida.

    Aleteo del aire.
    Locura de la noche.
    Cristal de tanta herida.

    Lentitud de caminos en el alma
    sin más motivo que la misma vida.

    Manuel Ruiz Amezcua
    De ‘Más allá de este muro’ (1991)
    “Antología poética [1974-2014]”
    Galaxia Gutenberg – Círculo de Lectores

    … Two of the boys said, “Yes’m”, and acted as though they were about to go. Two of them blinked their eyes a couple of times and pressed their lips together. The train resumed his speed. The door slid shut, parting the lady and the boys. She leaned against the side door because she had to get off atvthe next stop.
    The boys opened their eyes wide at each other and laughed. The lady blushed. The boys looked at her and laughed harder. They began to pound each other’s back. Samuel laughed the hardest and pounded Alfred’s back until Alfred coughed and the tears came … ”

    Grace Paley
    ‘Samuel’
    “Enormous Changes at the
    Last Minute” (1974)
    Farrar, Straus and Giroux, 1985

    “[…] Pero justo a continuación hay otro -el único, creo, entre todos los suyos que lleva por título un nombre propio, y un nombre de mujer- que probablemente es el más sereno, el más claro en su desnudez que ha escrito hasta entonces, y que lleva en una limpia línea recta hacia uno de los inéditos […]”

    Antonio Muñoz Molina
    “Manuel Ruiz Amezcua y la alegría de decir no”
    Prólogo para su Antología poética:
    “Del lado de la vida”
    G.G – CdL (2014)

    Pétalos de cine;
    cachitos de Festival.
    En Miami, estos días concretamente.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  24. Zacarías, no sé si es buena o mala porque no la he leído pero Anagrama tiene La chica danesa, de David Ebershoff, en la que se basa la película homónima.

      Citar  Responder

  25. Comentario
    Carlos, Ay, ay…si, si. Eibar, ciudad de vacaciones, con sus hermosas calles que dan al mar.

      Citar  Responder

  26. Volviendo a la entrada anterior, magnífico el libro Billy Budd.

    Se lee en dos tirones, prácticamente, han sido varios los comentarios que hemos leído y ya tenía una idea bastante certera del libro.

    Y en referencia a los morbosillos que hablábais, hace poco, de los estiramientos y realajaciones que sufren los ahorcados, este libro también tiene una pequeña alusión.

      Citar  Responder

  27. ” … Desde entonces …

    “[…] Se trata de libros de geografía, astronomía, teología o derecho, depositados en viejos anaqueles que un puñado de familias guarda con celo desde hace siglos, amenazados por el paso del tiempo, el calor extremo, las termitas o el pillaje. Son las bibliotecas del desierto […]”

    José Naranjo
    Alfredo Cáliz
    “Los guardianes de las bibliotecas
    del desierto”
    -‘Documentos – Reportajes’-
    EPSemanal (oct 2016)

    De las generaciones de las rosas
    que en el fondo del tiempo se han perdido
    quiero que una se salve del olvido,
    una sin marca o signo entre las cosas
    que fueron. El destino me depara
    este don de nombrar por vez primera
    esa flor silenciosa, la postrera
    rosa que Milton acercó a su cara,
    sin verla. Oh tú bermeja o amarilla
    o blanca rosa de un jardín borrado,
    deja máginamente tu pasado
    inmemorial y en este verso brilla,
    oro, sangre o marfil o tenebrosa
    como en sus manos, invisible rosa.

    JLB
    ‘Una rosa y Milton’
    “El otro, el mismo” (1964)
    Debols!llo – Penguin R.H., 2014

    “[…] En un intento de reconciliarse con sus hijos, a los que no había vuelto a ver desde hacía diecisiete años, en 1984 regresó a la Unión Soviética. Extranjera en todas partes, sin haber conseguido su propósito de ganarse el afecto de Yósif y Katia, dos años más tarde, tras cumplir los sesenta, volvió a huir de la Rusia de Gorbachov, país que -a sus ojos- se había convertido en un país plagado de espías […]”

    Monika Zgustova
    “La rebelión de la hija de Stalin”
    -‘Documentos | Reportajes’-
    EPSemanal (abril 2016)

    … este país ha hecho notables esfuerzos en seguridad … ”

    Naha Mint Hamdi Ould Monknass

    *

    Integrando,
    Alejo.

    Derivando,
    Alejo.

    Acercando = 8 | marzo | 2017

    ._.

    *

      Citar  Responder

  28. Angela, tan sensata que se he puesto a ver la peli que decías. Qué bellezón de película. Muchas gracias.

      Citar  Responder

  29. Y uno de esos que más que micros son nanos. Iba de pájaros.

    Intuición

    Érase un pájaro que no le cabía en la cabeza

      Citar  Responder

  30. Otro sobre temas de rabiosa actualidad.

    Democracia

    La gente ríe de lo más animada, se vuelca al espectáculo de la cetrería. El cuervo, agradecido ante tan gentil aplauso, hace una reverencia con las alas, se gira de espaldas al palco y se oculta en un sombrero de silencio.

    Gira ahora su córnea ávida hacia la platea, que lo advierte de pronto con mirada de halcón. Agita las alas esta vez en un graznido y vuela en plano inclinado hasta posarse en la cabeza y picotear el cerebro de una de las butacas, que era de Donald Trump.

      Citar  Responder

  31. Dejo un microrrelato, de esos que se llevan ahora, me consta que hay algún aficionado al género.

    Prometeo desencadenado

    “No amo a los hombres, sino a aquello que los devora” André Gide

    Mucho se habló de la compasión de Hércules, tal divino emblema de una fuerza bruta, que liberó a un servidor de sus cadenas y contradijo el castigo eterno de Zeus, que nunca se caracterizó por ser un jefe demasiado amable. Lo que no se contó de esta historia es que el mismo Hércules, tras darme por liberado, aplastó al águila que me picoteaba el hígado y en lugar de ella me colocó a un loro guasón. Aún puedo decir tristemente que los dioses pasaron de devorarme las tripas a comerme la cabeza.

      Citar  Responder

  32. Maties,

    ¿Lo han rectificado? ¡No lo sabía! Qué bien. Supongo que o seré la única que no había querido decir nada de lo de Max Aub por no…

    El antiguo matadero de Logroño es la Casa de las Ciencias. Y está muy bien. Pero que muy bien. A mí me gusta un montón. El edificio, el lugar, el paseo por los sotos del Ebro hasta llegar allí, lo bien que creo que funciona porque siempre que me acerco hay un montón de chavales. Es tremendamente humilde, aparte de las exposiciones temporales, que no sé quién las programa pero suelen ser todo un acierto, quizás lo más valioso que tenga es la pequeña biblioteca, apenas un pasillo, pero ya es suficiente, que también me gusta mucho. Y la luz. Está llena de luz que entra por un montón de ventanales.

      Citar  Responder

  33. Gaspard,

    En Palma, S’Escorxador es ¡un Centro de Salud! Como en Madrid, se trata de los antiguos mataderos, que se han conservado por su valor arquitectónico. El de Palma es hoy un centro de ocio, que incluye, además del PAC, multicines en VO, una gran biblioteca pública, supermercado, restaurantes… 

      Citar  Responder

  34. Maties, ya puestos, podrían cambiar el nombre a Matadero, porque sinceramente, un centro cultural así llamado…

    Zacarías, ¿este comentario tuyo también se ha escapado de la prisión de la moderación? Porque no lo había visto hasta ahora. Lo de los polimilis da lugar a una interrogación moral: ¿Está bien matar a los malos?, ¿y si para matar a los malos hay que cargarse a una persona inocente, como el chófer de Carrero Blanco? (película: ‘Operación Ogro’). El mismo dilema que en la Ocupación (filmes de Guédeguian: ‘L’Armée du crime’ y ‘Une histoire de fou’). Lo raro es que no se haya hecho una sobre mayo del 37 en Barcelona o la guerra civil republicana en el Madrid de 1939.

      Citar  Responder

  35. Se ha rectificado el despropósito de redenominar Nave 10 al espacio escénico de Madrid Matadero dedicado a Max Aub, lo que hubiera dolido sin duda, por causa bien conocida, a nuestro anfitrión.

      Citar  Responder

  36. Zacarías, gracias por el consejo, ilustre profeta. Me he divertido incluso viendo el tráiler. Lo que me ha evitado (verlo) preguntarte si se trataba de una película bélica. Las comunidades de vecinos no suelen ser muy pacíficas.

    https://www.youtube.com/watch?v=Ul9QAtlE2E0 (por si alguien siente curiosidad).

    Se da la casualidad que los vecinos de la señora de la que escribía más abajo, todos ellos relativamente jóvenes y saludables, también piden a la mujer con discapacidad que sea solidaria con la mayoría.

      Citar  Responder

  37. Carlos,

    Comentario
    “Ya sé que te resultará increíble, pero no pensaba en Argentina”
    Nooooo, increíble no me parece, pero dado que usaste el término “corralito” sí me parece raro. Cuando ponés la palabra en el buscador de Google, te manda en todos los idiomas a la misma situación.
    La Wikipedia, en francés:
    “Corralito (prononcé ko.ra’li.to) est le nom officieux donné aux mesures économiques prises en Argentine…”
    La Wikipedia en inglés:
    “Corralito was the informal name for the economic measures taken ni Argentina at the end of 2001 by Minister Domingo Cavallo…”
    La Wikipedia en italiano:
    “Corralito è il termine con il quale fu denominata, durante la crisi economica argentina, la restricciones della libera disposizione di denaro in contanti…”
    La Wikipedia en castellano:
    “Corralito. En Argentina se denominó corralito a la restricción de la libre disposición de dinero en efectivo…”

    Así que sí, ya me gustaría a mí que la funesta palabra remitiera en algún idioma a otra cosa, a otro país, pero… En fin.

    ¿Y así que aquel corralito griego no lo provocó una política liberal precisamente? No sabía. No sé exactamente qué lo provocó; no estoy ni estuve en los últimos 15 años muy atenta a la economía griega, y como sé que eso de los corralitos no se arma en dos días ni en dos meses ni en dos años, no puedo opinar mucho, la verdad. Pero creo haber leído que todo comenzó con un megaengaño montado entre el gobierno griego de entonces y las principales autoridades de los grandes grupos económicos del mundo occidental y liberal, Goldman Sachs entre ellos, creo recordar, para que Grecia entrara a formar parte de Europa y del euro. Los mismos, casualmente, que cuando lo de Grecia ya era inocultable y a los griegos les llegaba el agua al cuello, determinaron que los bonos de la deuda griega eran basura, que seguir financiando a Grecia era demasiado riesgoso y que había que ajustar y ajustar y ajustar. No sé si eso es política liberal o progresista. A mí, sinceramente, me suena bastante a infamia. Pero también sinceramente no es que entienda mucho del tema.

      Citar  Responder

  38. Angela,
    .
    ¿Cómo diceees?, ¿una película argentina donde aparece Ricardo Darín?… Pues sí que es raro eso, oye.

    En otro orden de cosas, supongo que los chonis son los novios de las chonis (esto del choneo parece asunto como de novios). Aquí llamamos canis a los integrantes de tal tribu suburbana, grandes amigos de los chándales blancos y las camisetas de tirantes, del flamenkito y las zapatillas deportivas de alta gama y muy aficionados a ornar sus personas con cadenas de oro antes de que la pertinaz crisis los obligara a transigir con la bisutería… En general son personas de escasos recursos económicos, ya que si manejan parné dejan de llamarse canis y pasan a denominarse Sergio Ramos, Neimar o Cristiano Ronaldo. ¿Acaso no hay canis en Ciudad Veloz o entre tus vecinos amerindios?

    (¿Pero qué hago aquí frente a la pantallita? En un periquete me pongo la chistera y salgo a la calle a celebrar que, de una maldita vez, ¡ha estallado la primavera!)

    :-)

      Citar  Responder

  39. ¡Qué gran noticia la de la calle para Arturo Barea! He pasado el fin de semana en una de las ciudades en que más años he vivido, en mi amado Madrid. De haberlo sabido no me habría perdido ese acto por nada del mundo ¡Ya era hora! Saludos.

      Citar  Responder

  40. Gaspard,

    ¿Y cuándo has visto tú a un vizcaíno preocuparse o darle importancia al dinero? ¡Esta sí que es buena!

      Citar  Responder

  41. ” J’écris un opuscule
    Par qui Bourget descend …

    “[…] -Vamos, haz lo que quieras, ya que se te ha metido en la cabeza -dijo Grandet, empujándola por los hombros-; pero ten cuidado no vayas a quemar algo.
    Luego el avaro descendió, refunfuñando confusas palabras.
    Carlos quedó estupefacto en medio de sus maletas, y después de fijar sus ojos en las paredes de un cuarto cubierto de papel amarillo, con ramos de flores como los que se usan en los merenderos; en una chimenea de piedra, cuya sola presencia daba frío; en las sillas de madera amarilla con molduras barnizadas y que parecían tener más de cuatro esquinas; en una mesa de noche, abierta, que podía servir de garita a un sargento de cazadores, y en la estera colocada al pie de una cama con pabellón, cuyos cortinajes, apolillados, temblaban como si fuesen a caer, miró seriamente a la gran Nanón y le dijo:
    -Pero, dígame: ¿estoy en realidad en casa del señor Grandet, el antiguo alcalde de Saumur, hermano del señor Grandet de París?
    -Sí, señorito; en casa de un señor muy amable, caritativo y perfecto caballero. ¿Quiere usted que le ayude a desatar las maletas?
    -¡Desde luego que quiero, veterano! ¿No ha servido usted en la marina de la guardia imperial?
    -¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! -dijo Nanón-. ¿Qué es eso de los marinos de la guardia imperial? ¿Está salado? ¿Va por el agua?
    -Mire usted, bisque mi bata de casa, que está en aquella maleta. Aquí tiene la llave.
    Nanón quedó maravillada al ver una bata de seda verde con flores doradas y dibujos antiguos.
    -¿Va a ponerse usted eso para acostarse? -le preguntó.
    -Sí. […]”

    Honoré de Balzac
    “Eugénie Grandet”
    Traducción de J. Álvarez
    Vergara – Círculo de Lectores (1963)

    Assez vu. La vision s’est rencontrée à tous
    les airs.
    Assez eu. Rumeurs des villes, le soir, et au
    soleil, et toujours.
    Assez connu. Les arrêtes de la vie.–
    Ô Rumeurs et Visions!
    Départ dans l’affection et le bruit neufs!

    *

    Visto lo suficiente. La visión se ha vuelto
    a encontrar en todos los aires.
    Teniendo lo suficiente. Rumores de las
    ciudades, por la tarde, al sol, y siempre.
    Conocido lo suficiente. Las pausas de la
    vida.– ¡Oh Rumores y Visiones!
    ¡Partida en el afecto y en el ruido nuevos!

    Arthur Rimbaud
    ‘Départ’
    “Illuminations”
    Traducidas y editadas por Antonio Colinas
    Devenir Poesía, 2007

    … et Boylesve recule.”

    Marcel Proust

    Forjas con causa.
    Y con calles.

    Un beso Pan

    ._.

    *

      Citar  Responder

  42. Comentario
    Carlos,

    Mire que es usted cabez ota. Deje en paz a l@s eusko supremacist@s y a sus tont@s útiles hispan@s o tendrá que atenerse a las consecuencias

      Citar  Responder

  43. Mecachis, a este paso me echan del templo Shaolin, ya me callo.

      Citar  Responder

  44. Gaspard, más bien de pisito de 60 metros cuadrados en Eibar … pero eso me interesan tanto los impuestos.

      Citar  Responder

  45. albertiyele, no tengo mucho tiempo para escribir. Además, ya escribí suficiente ayer. Ahora me toca leer, que requiere menos tiempo, y callar, que fortalece la voluntad; tengo que ejercer un autocontrol digno del Pequeño Saltamontes para no contestar algunos comentarios.

    Pero no he podido resistirme a apostillar tu apostilla (mi autocontrol tiene límites). Ya sé que te resultará increíble, pero no pensaba en Argentina. Me refería a un corralito mucho más cercano en el tiempo y en el espacio. Y no lo provocó una política liberal precisamente…

    https://es.wikipedia.org/wiki/Corralito_en_Grecia_de_2015

      Citar  Responder

  46. La oveja negra, puede que Carlos sea uno de esos señoritos de Puerta de Hierro que tiene una mansión en Miraconcha, o en Getxo, si tiene mal gusto…

    albertiyele, Mauricio prometió otra llegada de capitales luego de renegociar con los buitres. El eterno retorno. Cuando estuvo en España, el presidente fue criticado por el defenestrado Errejón, jaleado desde Argentina por Mariano Recalde, el ladrón de Aerolíneas Argentinas. Si con ese apellido es ladrón, seguro que es de origen vizcaíno. Con mis impuestos no sostengo HazteOír (de utilidad pública, beneficiaria de exención fiscal), pero si a los vizcaínos. Harto estoy de ellos, sea cual sea el hemisferio en que estén. Se creen mejores aunque son más pobres; creerse mejor por ser más rico es de necios, pero creerse mejor siendo más pobres es de… vizcaínos.
    En fin, espero al menos que el episodio del programa haya servido para que la gente descubra qué es un verdadero idioma, y no el catalán, el gallego o el andaluz, que no son idiomas ni son nada, se entiende todo. Catalanes, gallegos, andaluces, son como los vizcaínos. ¡Menuda gentuza!

      Citar  Responder

  47. Carlos,

    Comentario
    Sólo meto la patita para decirte que el corralito mío, el argentino, que que yo sepa es el único que conocemos, fue fruto de diez años del neoliberalismo más feroz que se haya visto, al menos en las orillas del Plata. Durante el menemato se propagó (sí, como un incendió, que no dejó nada en pie) que todo lo que era del Estado funcionaba horriblemente mal por eso mismo: porque era del Estado. Día tras día nos ametrallaban desde todos los medios con las pérdidas que daban los trenes, los hospitales, la línea aérea de bandera, las empresas públicas de luz, gas, petróleo, teléfonos. Hasta el correo daba pérdidas, y eso porque era del Estado. Así que la solución era que todo pasara a manos de privados. Y así fue. A los políticos que gestionaron el traspaso les fue estupendamente bien. Nunca sabremos los miles de millones que circularon en comisiones de intermediarios, en coimas, en mil engañifas. Cuando nos quisimos acordar los argentinos no teníamos nada. Nada de nada. Los bancos, privados y públicos, se nos habían quedado hasta con los ahorros de toda la vida. Estábamos acorralados, sin recursos, en un país riquísimo, capaz de producir comida para alimentar a la humanidad entera, se nos morían los chicos de hambre en Tucumán, en Santiago del Estero, en Formosa, en el Chaco, en los pozos de pobreza extrema de Buenos Aires. La teoría del derrame que prometía que las empresas privadas traerían capitales que generarían empleo y prosperidad, no funcionó. Los “aconsejadores” profesionales (el FMI, el Banco Mundial) pidieron disculpas y se lavaron olímpicamente las manos. El Estado ya no estaba ahí, ni en ningún lado. Era el sálvese quien pueda.

    Lo único que espero es que semejante experiencia haya servido al menos para que a otros países no les pase lo mismo. Como dice una canción de Charlie García, que al menos los cazadores no nos cacen dos veces con la misma red.

      Citar  Responder

  48. Comentario
    Gaspard, desde luego. Me gustaría saber cuántos impuestos paga él para financiar EITB.

      Citar  Responder

  49. La oveja negra, Carlos está preocupado por los impuestos en general, un problema que no le deja dormir. Yo creo que, de tener problemas, es mejor tener problemas para pagar impuestos que tener problemas para pagar la luz, pero cada uno ve el mundo de un color distinto según la lente de la lupa con que lo mire.
    ————————-
    Aquí, la voz de Barea contando cosas de su trabajo en la Beeb: rtve.es/alacarta/audios/ondas-de-ayer/ondas-del-ater-arturo-barea-bbc-25-03-14/2467028/ Es probable que ya haya sido enlazado aquí el audio, pero por si acaso.

      Citar  Responder

  50. Comentario
    Angela,

    Bien especificado lo de “casi cualquiera”.

    Porque hay gente que no, y que no es que no. No lo van a entender y no van a hacer el esfuerzo.

    Ellos tienen un problema e intentan convencernos a los demás que estamos equivocados.

    ————————————————–

    Respecto a los insultos del programa de ETB, si pusiéramos el mismo empeño en hacer boicot a películas y en pitar a jugadores de fútbol catalanes como en boicotear a políticos corruptos en elecciones, tendríamos una democracia que sería digna de estudio y ejemplaridad.

      Citar  Responder

  51. Comentario
    Angela, me refiero a Carlos, cuando afirma que la EITB la pagamos todos, una entrada donde responde a Gaspard. Espero que diga dónde aparecen esos datos.

      Citar  Responder

  52. Recientemente vi una película que me pareció extraordinaria sobre el asunto de la transexualidad o transgénero, que no se debe confundir con travestismo. La película se titula XXY. Es argentina y actúa Ricardo Darín. Os la recomiendo encarecidamente si no la habéis visto, porque presenta el problema de un modo que casi cualquiera puede comprender. De verdad, no os la perdáis.

      Citar  Responder

  53. Más referencias cinematográficas sobre los temas aquí tratados: “Laurence Anyways” y “Transamérica” (y “Todo sobre mi madre”, ahora que caigo).

    Novelas sobre trans no he leído. No sé si conocéis alguna buena.

      Citar  Responder

  54. Mi cántico hodierno: El fragmento que prefiero de la suite de La Dolce Vita de Nino Rota, que ha provocado dos títulos y (al menos) dos letras añadidas a la música, aparte de las traducciones. Caetano Veloso le dio un sello de calidad muy personal en su lengua madre (con una estrofa italiana). “Come tu mi vuoi”/”Que nao se ve”, con texto:

    http://letras.com/caetano-veloso/455453/

      Citar  Responder

  55. Comentario
    Sap,

    Por favor, ¿qué demonios son los chonis? Yo me quedé en las chonis.

      Citar  Responder

  56. Comentario
    ossa,

    Y más hoy en día, que ya no existen los desacuerdos: ahora nos regimos por las ofensas.
    Nos estamos volviendo muy tiquismiquis, tenemos la piel muy finita.

      Citar  Responder

  57. Coincidiendo con esta entrada de AMM en la que se alude a Arturo Barea, estoy leyendo Hotel Florida, de Amanda Vaill (editorial Turner), que, aunque gira en torno a tres parejas que vivieron de lleno la Guerra Civil (Capa/Taro, Barea/Ilse K. y Hemingway/M. Guellhorn) me parece muy interesante por la descripción del ambiente que rodea a los protagonistas y la descripción y los retratos que de ellos, y de personajes que en la obra son secundarios pero principales del conflicto español, hace la autora. Otra forma de conocer momentos importantes de la Guerra Civil Española. El título hace referencia a uno de los lugares donde más se alojaron todos los intelectuales venidos a cubrir el conflicto (principalmente porque era de los pocos que disponían de agua caliente).

      Citar  Responder

  58. Gaspard,

    Asomo la cabeza entre el despliegue de cuñadismo al que hemos asistido aquí en las últimas horas para decir que yo el Oscar se lo habría dado a “13th”, que con el premio tendría un impulso importante, aunque la ganadora “O.J.: Made in America” (¡450 minutos de duración!) tiene unas críticas espectaculares. Ya me la he apuntado. Ayer vi “Moonlight”, que es una gran película (actores, guión, montaje, fotografía) pero me deja un poco destemplado. Quizá la historia no es lo suficientemente profunda. Me da la impresión de que no puede ser la mejor película de este año. Y también vi hace unos días “Elle”. No tengo palabras para describir la película más absurda que he visto en años. Me ha recordado en la pretenciosa ridiculez a “La piel que habito”. Ni siquiera la brillante Isabelle Huppert es capaz de salvar semejante despropósito. A ver si mañana o pasado encuentro un hueco para ver “Tirez sur le pianiste”, inexplicablemente como tantas otras, tengo inédita.

      Citar  Responder

  59. .
    Pues lo siento mucho, pero yo estoy de acuerdo con esos encuestados de la ETB porque al menos así me lo confirman los números que arroja una sencilla observación que he hecho entre mis vecinos de bloque… Dando paso al puro empirismo, hagamos hablar a las cifras, señores:

    Descontando los extranjeros (un matrimonio de rumanos del 6ºA y la familia de chinos silenciosos del 3ºD) obtengo los siguientes porcentajes en cuanto a la catadura de mis vecinos:

    Chonis (aquí los llamamos canis)= 42%
    Catetos= 28%
    Fachas= 16%
    Pogres revenidos= 13%

    Lo que suma un total de 99%, ya que el 1% restante lo represento yo, que estoy libre de toda lacra señalada; en vista de lo cual –soy amigo de Platón, pero más amigo de la verdad– no me queda más remedio que darle la razón a esos participantes en la encuesta, buena gente de agudísima observación.

    :-/

      Citar  Responder

  60. En esta casa se comentó el programa de Cuatro ‘First Dates’ y hoy leo en La Vanguardia el artículo “Primeras y últimas citas” sobre el tema y sobre la eventual búsqueda femenina del hombre romántico (lo que sí veo noto en FD que la condición que piden muchísimas féminas es un/a partenaire que les haga reír, como solía proclamar Cristina Almeida y explicitaba el famoso cante por sevillanas ‘Me casé con un enano’). Quizás alguna persona del cenáculo quiera meter baza:
    https://www.pressreader.com/

      Citar  Responder

  61. Carlos,

    Lo de que ya estamos curados de espanto me ha gustado mucho. Todas esas cosas del programa de la ETB yo las he oído montones de veces y hasta en mi casa y las dicen así, tal cual, muchas personas allegadas, por las que he hecho cualquier cosa y ellos por mí. Me acuerdo perfectamente del momento en el que después de haber estado muchos años sin mirar las fotos de los álbumes familiares, de repente vi en todas esas fotos por primera vez, no a los que salíamos en ellas, sino lo que estaba alrededor: las pintadas. En las fachadas, en los muros, en las persianas de los bares y garajes. En mi barrio, en mi calle, en la fachada del cole y hasta en el tobogán de la plaza. Me crié con esas pintadas y nunca las había visto, nunca las miré. Era como en esa escena de Billy Elliot, cuando va hablando con su amiga del barrio y pasan delante de la policía parapetada con cascos y escudos de metacrilato, pero ninguno de los dos niños se fija en nada de eso. Todas esas pintadas no salen de la nada, salen de ahí, de eso que ha salido ahora reflejado en la tele.

      Citar  Responder

  62. Un placer charlar con ustedes como siempre, incluso con los supremacistas nacionalistas vascos valga, como decía un vecino, la “rindundancia”

    Creo que, con permiso de los huelguistas en Francia, por fin despego.

      Citar  Responder

  63. La Serapia, precisamente el ser privados, altruistas, y con pocos conflictos de intereses les da la libertad para aprovechar lo que sí funciona del sistema público, y pagar por ello. No es cuestión de demonizar nada, es cuestión de tener la libertad de potenciar lo que funciona y eliminar las remoras. Y esto último es imposible en el sistema público de investigación, como bien sabes. Por eso hay ese tapón de investigadores inútiles que impide renovar el sistema, por los benditos sindicatos de clase.

      Citar  Responder

  64. Carlos, quería decir “conflictos de intereses brutales ”

      Citar  Responder

  65. Angela, eso es verdad, no sé en otros países, en España ninguna empresa privada puede sobrevivir sin el favor del gobierno de turno. Así nos va.

    En fin, sigo convencido que arrebatarnos entre el 30 y el 60 % de la riqueza que generamos para que lo gestionen politicos profesionales con unos conflictos dee brutales entre sus carrera profesional y el interés general es un mal sistema.

    De todos modos el ejemplo que he puesto es bien concreto y muy poco filosófico, y hay muchos más como ese. No creo que el ideal sea socialismo puro o liberalismo puro, pero tengo muy claro que estamos muy des balanceados hacia el primero, y es muy empobrecedor.

      Citar  Responder

  66. Carlos,

    Me hablas de un ejemplo que ya me dice que lo privado necesita de lo público: una agencia completamente privada que gestiona lo recaudado a través del sistema público. O sea, que lo de siempre: ni blanco ni negro, un gris que me funcione. En eso nos vamos a poner los dos de acuerdo muy rápidamente. Pero a lo que iba: si los impuestos se gastan mal, la solución no tiene por qué ser la de quitarlos. Y justamente el ejemplo que me has dado necesita de impuestos para funcionar.

    Personalmente, cuando me dicen “liberal” y “socialdemócrata”, no hago caso a nada. Son palabras. A mí que me cuenten qué hacen los que se denominan así, porque lo demás me sobra. No hay más que ver lo de Cs; se han cambiado la denominación. ¿Y qué se ha modificado de su programa? ¿Cuándo dicen que han dejado de ser socialdemócratas, ahora que se han cambiado el nombre, o cuando pedían que lo de la sanidad universal no fuese tan universal? Que es que me sobran todas las etiquetas.

      Citar  Responder

  67. Hermi, yo hubiera dejado quebrar lo que esté quebrado, por supuesto. Y en ese ejemplo creo que nos costó bastante más rescatar las Cajas, banca pública, que la banca privada. Precisamente lo más perjudicial es esa idea de que Papá Estado siempre proveerá, ese es el caldo de cultivo para todas las corrupciones. Eso lleva a que todo vaya de mal en peor hasta que un día te encuentras con un corralito.

      Citar  Responder

  68. Carlos,

    Da igual lo que cada uno crea que es mejor, al final ninguna de las dos visiones se pone en práctica totalmente en ningún sitio, por lo que no es posible comparar.

    Hoy en día, yo diría que en cualquier país de los que aquí generalmente hablamos, la iniciativa privada y la pública están tan entreveradas que es imposible afirmar que los datos corroboran nada. Las empresas privadas, generalmente, reciben fondos públicos de una manera o de otra. Lo público, al mismo tiempo, no es totalmente público porque muchas veces se nutre o apoya en lo privado.

    Así que yo creo que esta es una discusión filosófica muy interesante, pero que en la práctica no lleva a ningún sitio.

      Citar  Responder

  69. Carlos,

    Pero hay una pega enorme y fundamental en todo eso; al menos en España: las empresas juegan con una red entre los trapecistas y el suelo. Si va bien, beneficios. Si va mal (a veces interesa ir realmente mal) paga papá estado. Verbigracia, las Cajas, Bancos, o el sistema de salud en Valencia, también llamado sistema Alzira. Me dirás: claro, porque hacen las cosas mal. Pues eso, hagamos todos las cosas bien. Será siempre más barato. Y el que la haga, que lo pague; bien caro.
    Buscar siempre el equilibrio.

      Citar  Responder

  70. La oveja negra, que tú y yo intentemos ponernos de acuerdo sobre el des-concierto -y el cupo- vasco tiene el tanto sentido como que un merengue y un culé intenten ponerse de acuerdo sobre si el penalty en el minuto 90 a Messi está bien señalado o no.

      Citar  Responder

  71. ossa,

    No lo entiendes por eso, por no estar en el fascinante mundo del “rojerío progre”.

      Citar  Responder

  72. La Serapia, pero el fin no es recaudar impuestos, no? El fin es que todo funcione mejor y que haya igualdad de oportunidades para todos, no? Yo creo que hipertrofiar el estado con impuestos desorbitados es perjudicial para conseguirlo.

    Mexplico. En nuestro área, tú que crees que es mejor?

    – Una agencia financiadora de proyectos científicos totalmente privada que consigue que llegue a los investigadores 93 céntimos de cada euro recaudado?

    – Una totalmente pública que ingresa en los laboratorios menos de 67 céntimos por euro recaudado, porque necesita una mastodóntica burocracia servida por una legión de funcionarios?

    Los datos son reales y seguro que adivinas a qué agencias me refiero. Lo malo de subir tanto los impuestos es que ahogas a la agencia privada, que se nutre de las aportaciones de los ciudadanos, y potencias los vicios de la agencia pública.

    Los que más se llenan la boca de “el pueblo”, “la gente”, o como quiera que esté de moda ahora referirse a los ciudadanos, en el fondo confían muy poco en ellos. Por eso su ideal es exprimirlos a impuestos y que la casta dirigente los reparta a su antojo. Eso lleva tan indefectiblemente a la corrupción como la falta de higiene a la enfermedad. En incontables ocasiones la ciudadanía, sin ninguna tutela, se organiza bien y consigue más cosas, pero para eso necesita que no le quiten su dinero en forma de impuestos. Así veo yo la diferencia fundamental el pensamiento liberal y el socialista, no en que uno tenga peores intenciones que otro.

      Citar  Responder

  73. ossa,
    Pues si tienes un hijo que con siete años te dice que es una niña porque se siente niña y tú ves que, efectivamente, piensa y se comporta como una niña, y le dices que no, que es un niño, y que siempre lo será y “¡que no te engañen!” pues el pobre, la pobre, va a sufrir. Yo lo hubiera reducido a lo siguiente: un pene es un pene y una vulva es una vulva. Ir más allá es un error, una pena, y gastar tiempo y, por lo visto, dinero.

      Citar  Responder

  74. No entiendo la polémica esa del autobús. Parece que decir que los niños tienen pene y las niñas no es una cosa tremenda, es un delito de odio. A mi me parece una obviedad física, pero parece que no, que es transfobia, tremenda palabra esta que, reconozco mi ignorancia, no se me alcanza que pueda significar. También se habla de transgénero, y tampoco conozco esa expresión, no sé si es lo mismo que transexual o no, me hago un lío. Imagino, pero no estoy seguro, que ser transfóbico debe querer decir que no te caen bien los travestis, o algo así. Sinceramente, a los que somos de otro siglo nos cuesta un mundo estar al día.

      Citar  Responder

  75. Me parece bien poner el nombre de un escritor a una calle… siempre que el tal escritor sea un clásico de tiempos muy pretéritos, de la Edad Media o así. Si son contemporáneos, sean de izquierdas o de derechas, republicanos o nacionalistas, hayan sido o no beligerantes, o censores de prensa o cualquier otra cosa, pues no me parece bien. Porque es muy difícil encontrar a alguien, y mucho menos a un escritor, que no haya ofendido a algunos en su vida, que no tenga opositores, o enemigos, que sea admirado por unos y por otros. Mejor dejarlos en su tumba, para que les pongan flores sus admiradores, que es una acción que emociona mucho.

      Citar  Responder

  76. Gaspard,

    “Al menos el universo carcelario ha dado grandes películas de género”.

    Hace unos días echaron en La 2 La fuga de Segovia, de Imanol Uribe. Es un ejemplo perfecto para estudiar cómo el cambio de contexto político altera la recepción de una película. La película se pone claramente de parte de los etarras que se fugaron. Supongo que en 1981 el prestigio de los polimilis todavía permitía este enfoque. Pero ver esta película en 2017 te deja mal cuerpo. A mí me lo dejó, por lo menos. Etarras guapos, solidarios, bien hablados que cualquier madre querría de yerno.

    ******

    BK,

    Sobre las peleas en las comunidades de vecinos por culpa de los ascensores: Asphalte (con Isabelle Huppert).

    ******

    No entiendo que haya quien quiera censurar programas como el de la EiTB. Es mejor que se desahoguen por la boca. ¿Qué queréis, que vuelvan a las andadas?

      Citar  Responder

  77. Yo creo que los euskaldunes esos tienen razón: efectivamente, los españoles somos un poco catetos e incultos, somos gente sencilla, no hay por qué enfadarse por eso. A mi lo único que me molesta es que nos llamen progres, por ahí sí que no paso. Señores euskaldunes, nosotros no somos progres, somos gente decente.

      Citar  Responder

  78. Queridos todos:

    Os quería pedir un favor. Hace pocas semanas (dos o tres) en el Babelia, en las últimas páginas (si mal no recuerdo, cerca de donde Antonio) alguien hablaba de un libro que se regalaba mucho a un amigo cuando le había dejado su pareja (si mal no recuerdo, el título era algo así como Confesiones a un hombre…).

    ¿Sabéis a cuál me refiero? Siento que sea tan parca mi información pero no me acuerdo de más.

    Muchas gracias
    dani

      Citar  Responder

  79. Inciso sobre la EITB

    Hace unos días tuve un problema: en una comunidad de vecinos quieren cambiar el ascensor basándose en la eliminación de barreras arquitectónicas; pero el nuevo ascensor crea una barrera arquitectónica a la única persona con discapacidad del edificio. Quise darlo a conocer a los medios de comunicación locales, para intentar pararlo. Pero para que hoy en día algo sea noticia, debe crear polémica. Una señora arrastrándose por 26 escalones para tener acceso a su vivienda, no es noticia. Se le da más cuartelillo a un sujeto que se inventa cualquier burrada en las redes sociales:

    http://www.europafm.com/noticias/curioso/cuenta-acusa-pilar-rubio-fingir-sus-embarazos-quedarse-hijos-amiga_20161107582039050cf2d6cc9cd1626a.html

    que a los problemas reales.

    Los medios de comunicación nos están satisfaciendo. Queremos polémica, y es lo que nos proporcionan, aunque en el caso del programa de la ETB criticando a los españoles sea de forma tan burda. (Te dan ganas de darle unas palmaditas al sujeto o sujeta que tilda a los españoles -a ellos mismo, en realidad, a su pesar- de chonis, paletos, fachas o pogres, y susurrar: ay, qué desperdicio de oxígeno-). Si ese programa hablara de problemas reales de los ciudadanos de Euskadi, nadie estaría hablando de él -tampoco yo-.

    Por si a alguien le interesa, el problema de la señora con el ascensor se está resolviendo por medios judiciales.

    Fin del inciso sobre la EITB

      Citar  Responder

  80. La oveja negra,

    Esa cita que has puesto, ¿a quién se refiere? Lo pregunto porque la pones en respuesta a Carlos y cuando voy al comentario enlazado, no encuentro la frase.

      Citar  Responder

  81. ” … beagle (‘bee-gēl’) n. a small hound used for hunting … ”

    “[…] Lo que Darwin percibió concretamente fue que los organismos competían por los recursos y que los que tenían alguna ventaja innata prosperaban y transmitían esa ventaja a sus vástagos. Ése era el medio por el que mejoraban continuamente las especies.
    Parece una idea terriblemente simple, (y lo es) pero explicaba muchísimo y Darwin estaba dispuesto a consagrar su vida a ella. “¡Qué estúpido fui por no haberlo pensado!” [Citado en ‘Sunday Telegraph’, “The Origin of Darwin’s Genius”, ocho de diciembre de 2002], exclamó T.H. Huxley cuando leía ‘Sobre el origen de las especies’. Es una idea que ha ido repitiéndose desde entonces.
    Conviene señalar que Darwin no utilizó la frase “supervivencia del más apto” en ninguna de sus obras (aunque expresase su admiración por ella). La expresión la acuñó, en 1864, cinco años después de la publicación de ‘Sobre el origen de las especies’, Herbert Spencer, en sus ‘Principios de Biología’. Tampoco utilizó la palabra “evolución” en letra impresa hasta la sexta edición de ‘Sobre el origen’ (época en la que su uso estaba ya demasiado generalizado para no utilizarla), prefiriendo en su lugar “ascendencia con modificación”. Y, sobre todo, lo que inspiró sus conclusiones no fue el hecho de que apreciase, en el tiempo que estuvo en las islas Galápagos, una interesante diversidad en los picos de los pinzones. La versión convencional de la historia (o al menos la que solemos recordar muchos) es que Darwin, cuando iba de isla en isla, se dio cuenta de que, en cada una de ellas los picos de los pinzones estaban maravillosamente adaptados para el aprovechamiento de los recursos locales (en una isla, los picos eran fuertes, cortos y buenos para partir frutos con cáscara dura, mientras que, en la siguiente, eran, por ejemplo, largos, finos y muy bien adaptados para sacar alimento de hendiduras y rendijas) y eso le hizo pensar que tal vez aquellas aves no habían sido hechas así, sino que en cierto modo se habían hecho así ellas mismas.
    Ciertamente, las aves se ‘habían’ hecho a sí mismas, pero no fue Darwin quien se dio cuenta de ello. En la época del viaje del ‘Beagle’, Darwin acababa de salir de la universidad y aún no era un naturalista consumado, por eso no fue capaz de darse cuenta de que las aves de las islas Galápagos eran todas del mismo tipo. Fue su amigo el ornitólogo John Gould [Desmond y Moore, ‘Darwin’, pag. 469] quien se dio cuenta de que lo que Darwin había encontrado eran muchos pinzones con distintas habilidades. Por desgracia, Darwin no había reseñado, por su inexperiencia, qué aves correspondían a cada isla. (Había cometido un error similar con las tortugas.) Tardó años en aclarar todos (sic) estas cosas.
    Debido a estos diversos descuidos, y a la necesidad de examinar cajas y cajas de otros especímenes del ‘Beagle’, Darwin no empezó hasta 1842, cinco años después de su regreso a Inglaterra, a bosquejar los rudimentos de su nueva teoría. […]”

    Bill Bryson
    ‘La idea singular de Darwin’
    “A Short History of Nearly Everything” (2003)
    Traducción de José Manuel Álvarez Flórez
    RBA Libros, 2008

    @La Serapia:
    Muy cerca de la Cuesta de Moyano está esa casa.

    “[…] Pero los genetistas Yaniv Erlich y Dina Zielinski podrían tener la solución a esta encrucijada […]”

    Manuel Ansede
    “Un nuevo método de almacenamiento
    promete multiplicar la capacidad de los
    discos duros actuales”
    -‘Materia’- (en El País de hoy lunes)

    ” … hound (‘hownd’) … 2. an enthusiast, especially one devoted to seeking something out, ‘an autograph hound’ … ”

    ._.

    *

      Citar  Responder

  82. Comentario
    Txema,
    Para ell@s es mas importante dejar claro que la EITB la pagan entre ell@s que la xenofobia del programita de marras.
    Las tonterías del programita de marras está al nivel del nacionalismo español. Un programa tabernario y de mal gusto.
    Y la financiación de EITB es otra cosa. A ver si vamos aprendiendo.

      Citar  Responder

  83. Tendrían que haber invitado al programa a Pérez Reverte. O haber hecho el programa solo con él.

      Citar  Responder

  84. Comentario
    Carlos,

    Con l@s supremacistas, usted no se meta

    Para ell@s es mas importante dejar claro que la EITB la pagan entre ell@s que la xenofobia del programita de marras.

    Sabin Arana jauna piztu da!

      Citar  Responder

  85. Nievesdl, gracias por el enlace. También hay un documental, ’13th’, que ya recomendó aquí Diego.
    Muchas cárceles francesas fueron creadas utilizando los inmuebles confiscados a la Iglesia durante la Revolución.
    Al menos el universo carcelario ha dado grandes películas de género. Más que ‘Cadena perpétua’, mencionaremos ‘La evasión’ del gran Jacques Becker o ‘Un condenado a muerte se ha escapado’ de Robert Bresson.

    Dani, la semana pasada informaban de que hubo colas de 3-4 horas (!!!) para acceder a la exposición, consecuencia de la mala planificación del museo, que no empleó el mejor método para controlar la afluencia de público, la venta electrónica de entradas por franja horaria. Imploramos a todos los humanos dotados de sentido común y con tiempo flexible que eviten visitar las exposiciones taquilleras a media mañana o media tarde de un wikén. Y hablando de exposiciones, el Ayuntamiento de Madrid debería plantearse, ahora que van a cumplirse 120 años del nacimiento de Barea y sesenta de su muerte, una exposición en algún museo municipal de Historia, que haberlo lo habrá, digo yo. Un coloquio de expertos, lecturas públicas, grabaciones de la BBC, exposición fotográfica, tirada excepcional de ‘La forja de un rebelde’ para público adolescente, etc. ¡Manuela, atiende!

      Citar  Responder

  86. Carlos,
    “La ETB la pagamos todos en su totalidad”
    Qué dolor de bolsillo, que los españoles paguen la EITB, menos mal que el Concierto Económico Vasco no existe.

      Citar  Responder

  87. El carro y las mulas, cuando iban hacia la plaza, recorrían la calle de la Ese. Muchos días había un camión parado -cargado con sacos de cemento, yeso o ladrillos- en las portadas que daban al almacén de materiales; su propietario tenía tienda de alimentación en la calle Nueva o Cervantes. En mitad de la calle, la casa que hace esquina se llenaba en septiembre de jornaleros andaluces que venían a la vendimia del amo que construía pisos en la capital. En un corral enfrente solían tener vacas, cerdos, algunas cabras y un montón de gallinas. En el último tramo, a la izquierda, ya muy cerca de asomarse a la plaza, estaba la fragua del señor Manuel, que siempre fue soltero y tenía un cuñado guardia-civil de servicio en Madrid. Castaña y Gobernadora miraban hacia el lado de donde procedían los sonidos del yunque y el martillo.

      Citar  Responder

  88. Están haciendo pisos de lujo y un garaje no se qué en el palacete frente al Retiro donde vivió e investigó en el sótano Ramón y Cajal, mientras gran parte de su legado se pudre amontonado en un cuchitril. ¿No podría hacerse algo como el Museo Sorolla? No. Eso sería en otro tipo de país. ¿Qué clase de milagro posibilitaría el Museo Sorolla? Me pregunto ahora. Tuvo que ser un milagro, seguro. Miro en internet y veo que fue gracias al testamento de la viuda, Clotilde García del Castillo, que entregó la casa al Estado para que se conservase como museo. Ah, fue eso. Pero es que ese palacete no era propiedad de Cajal, ¿no? ¿cómo iba a poder entregarlo al Estado?

    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/02/06/madrid/1486377828_197774.html?id_externo_rsoc=TW_CC

    ¿Así que la solución de los impuestos que se gastan mal es quitarlos, no? ¡Vaya solución! Bueno, supongo que en un país como España, donde lo público no es de nadie, quizás no sea ni tan malo. Qué desgracia.

    Gracias por lo de Barea. No me voy a cansar de darlas, qué extraordinario ese acto que he visto en vídeos de internet en un Madrid soleado, en esa plaza en la que de fondo se veían balcones de barrio con toldos verdes y la iglesia. ¿Es esa iglesia de Lavapiés donde dentro hay una biblioteca preciosa? Sólo he estado cinco o seis veces en Madrid y una vez tuve la suerte de que me llevaron allí. Cuánta dignidad hay en ese acto, qué extraordinario.

    En París entré en la Galería de Mineralogía y Geología, está frente a la Galería de la Evolución (la del adefesio de penumbra y sonidos de ultratumba para lograr la confusión perfecta con la que no poder observar nada). Está bien. Potencian sobre todo impresionar con el tamaño gigantesco de las piezas que exhiben en el centro de una única sala. En los laterales se pueden encontrar algunas preciosidades, como unos belemnites fosilizados en ópalo o, para quien no encuentre nada en observar piedras, mosaicos hechos con piedras preciosas que también son bien bonitos.
    Si tuviesen en París el Museo Geominero de Madrid… Lo conocería todo el mundo. Y además me he enterado de que se puede acceder a la biblioteca, pero no se accede a ella por la escalinata principal sino por un lateral preguntándole al de seguridad.

    Qué tristeza. Siete pisos de lujo y un garaje robotizado, o no se qué. Pues qué bien. Cuando le den el Nobel a Mojica, porque se lo van a dar, no tengo duda alguna, nos harán muchos fastos también…

      Citar  Responder

  89. Comentario
    Angela,

    ¡Sí que te fuiste hace tiempo, sí!

    La churrería La Andaluza estaba antes por el barrio, de hecho mi padre la recuerda de pequeño pero en otra calle distinta de la que no se acuerda.

    El primer día que fui a comerme allí unos churros, un sábado a eso de las siete de la mañana, me encontré con el sombrero y luego el volumen de Abraham García.

    El otro día estuvimos hablando (creo que fue con Gaspard) de Vermeer. Aquí un documental muy interesante:

    http://www.arte.tv/guide/fr/057529-001-A/la-revanche-de-vermeer

      Citar  Responder

  90. Dani,

    Hace 43 años que no vivo en ese barrio y casi 20 que no he vuelto a andar por esas calles. Esa churrería de la que hablas no estaba cuando yo vivía allí. Lo que sí estaba, en la calle Hernani, era la papelería de Venancio Álvaro, donde yo compraba los artículos escolares. Y en la calle Oviedo estaba Dositeo, el carbonero.
    En fin, qué casualidades.

      Citar  Responder

  91. Comentario
    Sap, ¿recuerdas su nombre?

      Citar  Responder

  92. “Cara de payaso” es una estupenda canción autocrítica de desamor que popularizaron dos ilustres borinqueños, Tito Rodríguez y Chucho Avellanet. Pero era obra de dos brasileños, Barboza y Reis, que primero cantó el sambista carioca Miltinho. “Palhaçada” (fijaos en el nuevo sentido del epíteto ‘golpista’):

    http://letras.com/miltinho/519964/

      Citar  Responder

  93. Angela,
    .
    ¡Anda, qué bonito! Envidia me das. Servidor nació virtualmente en una calle llamada Pavía, de la que no se sabe si estaba dedicada a la ciudad italiana, a la batalla que en ella se desarrolló, al general ultramontano que entró a caballo en el Congreso o al trozo de bacalao rebozado y frito de tal nombre que se sirve como tapa en los bares más castizos de esta cibdat.

    Después, en las calles que he habitado cuenta el título de una obrilla de los hermanos Álvarez Quintero, el nombre de un erudito local, el de un dramaturgo galardonado con el Nobel y ahora, el de un destacado político nacionalista del que no tenía ni la más repajolera idea de su existencia hasta que no vine a vivir aquí.

    :-…

      Citar  Responder

  94. Nievesdl,
    .
    Esta mañana escuché en la radio una entrevista a una de esas muchachas. Siempre agrada –y cada vez más por lo infrecuente– toparse con el entusiasmo de la juventud, con unas ilusiones que metidas en razón o no, aún no están viciadas por los resabios e inoperancias que tiende la adocenada realidad a cada paso. Lo de la huelga de hambre, visto desde el cínico descreimiento de nosotros, los mayorcitos, es a la vez candoroso, admirable e incomprensible.

    Pero sobre la causa y sus cifras, y por meterme ya en todos los charcos, te cuento que hace unas semanas un telediario se hizo eco de un nuevo “crimen machista”. En este caso un hombre había asfixiado a su mujer con una almohada. Algo deplorable, un asesinato más que engrosaba el creciente número de víctimas. Luego, en el desarrollo de la noticia, se contaba que se trataba de un matrimonio de octogenarios, sin familia y sin medios; ella, enferma de Alzheimer desde hacía años. El marido, como digo, la asfixió con una almohada y acto seguido se ahorcó. Esto no es una asesinato machista, esto es el resultado de la desesperación. Pero consta.

    Días después, en no sé qué localidad gallega, un hombre había matado a su mujer con un machete. Se calificaba de “crimen de género”. Resultó que un día antes, ese mismo hombre, apostado en el tejado de su casa durante horas, amenazó con el arma a cuanto vecino pasó por la calle, Era un esquizofrénico que sufría brotes psicóticos y no estaba medicado. Su crimen no tiene nada de machista, es el de un loco. Pero consta.

    Entiendo que en ninguno de estos dos casos –aparte de la dejadez de las instituciones– se manifestó hacia las víctimas un abuso brutal o gratuito de la condición masculina, que supongo, debe ser un factor determinante para calificar de “machista” un crimen. Pero constan. Y esto poco ayuda a la lucha contra la verdadera lacra.

    :-/

      Citar  Responder

  95. Angela, terminé ayer de leer ‘Castigar. Una pasión contemporánea’, del profesor de Princeton. Cuenta, entre muchas cosas interesantes, que un joven negro de clase baja tiene cien veces más de probabilidades de acabar en la cárcel que acabar una carrera universitaria. El libro surge de unas clases dadas allá el año pasado. La idea matriz es que no se castiga para reparar un mal cometido, ni para proteger a la sociedad, ni para rehabilitar, sino por puro placer, y que si cuesta tanto dinero, al final, sarna con gusto no pica. Igual que hay quien argumenta que la pena de muerte es cara, se puede argüir que la prisión cuesta un ojo de la cara al contribuyente.
    http://tannerlectures.berkeley.edu/2015-2016-lecture-fassin/

      Citar  Responder

  96. Comentario
    Angela,

    Qué fuerte Ángela. Mís tíos viven en la calle Dulcinea (en un piso que es de mis abuelos). Te pillarán muy lejos los churros de la Andaluza, en una calle próxima, Hernani, y que tienen justa fama de ser los mejores de Madrid.

    Sin que venga a cuento, o tal vez sí, una pequeña maravilla de Poulenc que la escucho en infinito bucle:

    https://www.youtube.com/watch?v=JuGpuhGuRlc

      Citar  Responder

  97. Gaspard, sí la pagamos, sí. Vaya si la pagamos, como todas.

    Sí, en todas partes hay menos que se sienten superiores. Afortunadamente no en todas partes se les dan alas. Y más afortunadamente en muy pocos sitios se les da altavoz desde medios públicos. En fin.

      Citar  Responder

  98. Sap,

    Yo nací y crecí en la calle de Don Quijote, paralela a Dulcinea.

      Citar  Responder

  99. Gaspard,

    Estupendo el artículo, muchas gracias.
    Se pueden decir tantas cosas, se puede hablar tanto tanto, que me canso solo de pensarlo.
    Si no lo has hecho ya, lee lo que pone en la Wikipedia sobre Adelanto. Es la población donde se encuentra el centro de detención (¿eso no era lo que antes llamábamos cárcel?). Un centro privado. Todo es un negocio: cárceles, inmigración, deportación, defensa, ofensa, todo.
    Sostengo que siempre luchamos por los recursos. Lo que ocurre es que cada vez se hace más difícil reconocer cuáles son los recursos por los que luchamos. Se va complicando todo de una manera que es difícil desenredar la madeja.

      Citar  Responder

  100. Bueno, “ploucs” es más bien “cateto”, “pueblerino”. También está “péquenaud”.
    “Beauf” responde mejor al “choni” español. ¿Quién defiende a éstos?

      Citar  Responder

  101. Carlos, supongo que pagarás RTVE, pero ETB, no. Esos vascos a los que se refiere Arturo Barea son conocidos, por ser de pueblo o caserío, por parte de los urbanitas de ocho, seis, cuatro, dos o ningún apellido, como “boronos”, equivalente a “catetos”. Hubo un entrenador mediocre de la Real al que, por sus orígenes de pueblo, le llamaban “quesero”, a cuenta de los pastores de ovejas que hacen queso de oveja; pero si ese hombre no era bueno como entrenador no era por ser “quesero”, sino por ser vizcaíno, probablemente agente infiltrado.
    En la cadena trófica de prejuicios, el pez grande A que se come al pezqueñín B a golpe de bocado debería recordar que siempre hay un pez más grande C que se comerá a A. El latinoamericano es visto con prejuicios por el español, el español del sur por el del norte, el español del sur y del norte por el francés, el francés por el inglés, el inglés por el estadounidense, el estadounidense por…
    Y no hablemos del clasismo ambiente… La burla de los “chonis”, “ploucs” en francés o “white trash” en inglés. De las clases sociales habla bastante Arturo Barea. Su parcours, par-cours, per-curro, re-corrido, me recuerda al de Albert Camus, pero terminado bien, una vida más trágica que la de Camus, pero una muerte menos trágica que la del Nobel.

      Citar  Responder

  102. nora 1p5,
    .
    El problema es que cuando la política se infiltra en el nomeclátor callejero, la batalla es interminable. Poner a una calle el nombre de Arturo Barea es, a la vez, no impedir que se le ponga a otra, por ejemplo, el nombre de Agustín de Foxá o quitarlo si ya lo tiene. Y ahí viene el “átame esa mosca por el rabo”. En todo caso, y como reconocimiento público a la vertiente literaria, lo mejor sería homenajear al autor de la manera que casi nadie hace, importándole además tres rábanos: leyendo su obra.

    :-…

    Angela,
    .
    Sería bonito vivir en una calle que se llamara Porquenó (que es perpendicular a la avenida del Porquesí, claro) y no como en mi caso, vivir en una muy larga que tiene el nombre de un nacionalista regionalista.

    (Hace unos días me acordé de ti al ver en la tele un documental donde una muchacha, en una remota población de Turquía, empleaba técnicas de marmolado de papel para estampar foulards de seda. Tras un trabajo complicado, los resultados eran bellísimos).

    :-)

      Citar  Responder

  103. El autor de la Santa Lucía de Miguel Ríos, que justo enlacé, fue un compositor y cantante de la Córdoba argentina, que desarrolló sus capacidades tanto Allá como Acá. Creo que está muy conseguida en su género la que sigue. “Un amante de cartón”, con texto.

    https://www.youtube.com/watch?v=YDDtMKHAL6U

      Citar  Responder

  104. Hoy era el cumpleaños de Lynn Margulis. Para mí, le dio un significado nuevo a la palabra cooperación. Una suerte de equilibrio constructivo que en términos netos posibilita la vida tal como existe hoy en día.
    https://www.youtube.com/watch?time_continue=340&v=VUfNEHl44hc

    El ejemplo de William Chislett es tremendamente inspirador. Y ese concejal del PP con origen donostiarra que ha encontrado el primer artículo de Barea tiene un valor enorme. Gracias mil de nuevo por contarnos lo de la plaza de Barea.

      Citar  Responder

  105. Gaspard, estoy esencialmente de acuerdo contigo, yo no daría más importancia al autobús, que no dice más que una bobada. Tampoco me rasgaría las vestiduras por que el supremacismo racista vasco se manifieste en todo su esplendor, los españoles en general ya estamos curados de espantos, y los que viven el País Vasco, ni te cuento.

    Lo que sí es para sacar de sus casillas al más templado es que se use el dinero de nuestros impuestos para ese tipo de cosas. En algún lado he oído que Hazte Oír recibe subvenciones. La ETB la pagamos todos en su totalidad.

    Que los españolitos nos deslomemos a trabajar para pagar impuestos y que estos se usen para que unos payasos fleten autobuses o que los supremacistas vascos nos insulten es para nota. Alguna vez leí por aquí que la mejor forma de patriotismo es pagar impuestos. Muy al contrario, todo indica que los poderes públicos disponen de tal cantidad de dinero que lo usan para financiar este tipo de burradas. Cuánto mejor estaría el dinero en el bolsillo de lo ciudadanos!

      Citar  Responder

  106. Angela, leo en el ‘Economist’ la historia de un inmigrante ilegal mexicano que lleva treinta años en los USA y, condenado por seis atracos, lleva diecisiete años en prision, los últimos tres, a la espera de ser deportado, en un centro de detención californiano llamado Adelanto. No sé si los que no hablan español se darán cuenta de la ironía del nombre del lugar.
    http://www.economist.com/news/international/21717839-rich-countries-are-trying-ever-harder-removing-unauthorised-immigrants-difficult-and

      Citar  Responder

  107. Al final del tercer volumen:
    “Cuando salí a la calle aquel día, mi portero me invitó a entrar en la portería.
    -Lo siento mucho, pero tenía que comunicar a la policía que había gentes extranjeras en su cuarto toda la noche sin que se me hubieran dado sus documentos. ¿Sabe usted?, si yo no lo hubiera hecho, alguien hubiera ido con el cuento. Hasta el administrador está en contra mía con todas estas historias. Ya le he dicho que las cosas se estaban poniendo difíciles y ¡cada uno tiene que mirar por sí mismo!
    Unos pocos días más tarde me encontré con un muchacho vasco a quien conocía ligeramente del bar del Dome. Me contó que la policía le había pedido sus documentos tres veces en una sola noche, la última cuando estaba con una amiguita en un hotel meublé. Tenía un salvoconducto del Gobierno de Franco que su padre -un famoso fabricante de San Sebastián- había obtenido para él a fin de que escapara de la guerra.
    El documento no tenía validez más que para la policía de frontera en Irún, pero viéndolo, uno de los agentes de la policía francesa le había dicho: «Usted perdone, contra usted no va nada, pero ¿sabe?, es hora que limpiemos Francia de todos los rojos». Cuando fuimos a la prefectura para pedir la prolongación de nuestros récépissés, el oficial nos sometió a un largo interrogatorio. ¿No éramos refugiados? No, teníamos pasaportes legales del Gobierno de la República y podíamos volver a España. Pero ¿no sería mejor que nos registráramos como refugiados? Porque volver a España no íbamos a volver, ¿no? No, no queríamos registrarnos como refugiados; insistíamos en nuestro derecho como ciudadanos españoles. Al fin, malhumorado, nos dijo que, quisiéramos o no, tendríamos que registrarnos muy pronto como refugiados y entonces se revisaría nuestro caso. Pero por aquella vez, nos prolongaría el permiso de estancia.
    En el pasillo escuálido y maloliente me encontré con varios españoles que esperaban su turno. Me contaron que a la mayoría se les había expulsado de París y se les había ordenado fueran a las provincias del norte de Francia. Entonces vi una cara familiar:
    -Parece que el pobre está desesperado -dije.
    -Anda, ¿no sabes que le arrestaron y le han tenido encerrado unos cuantos días, precisamente por haber sido un ministro de la Generalitat de Cataluña?
    Era Ventura i Gassols, el poeta catalán a quien el París intelectual había festejado unos pocos años antes. Se escurrió escaleras abajo, como un animal perseguido.
    Todo el edificio gris olía a podre.
    ¿Cómo había sido tan estúpido para creer que esta gente, estos agentes y sus amos, nos iban a admitir para cooperar en la guerra que se echaba encima de Francia? No. Estaban preparando la Línea Maginot de su casta, y nosotros éramos sus enemigos. Intentarían usar la guerra como su instrumento. Al final, la guerra los devoraría a ellos, y a su país, pero primero seríamos nosotros los que pagaríamos el precio. Pero yo no quería ser carne de cañón de un fascismo francés. No quería que nos cogieran en una trampa, derrotados dos veces.
    Si queríamos vivir y luchar, y no pudrirnos y ser cazados como alimañas, teníamos que abandonar Francia, huir de la ratonera. Huir a Inglaterra -un esfuerzo desesperado podría proporcionarnos el dinero, aunque hubiera que pedirlo a amigos otra vez-, y quedarnos allí. No a la América latina, porque nuestra guerra iba a resolverse en Europa, pero sí fuera de esta podredumbre.
    Allí mismo, dentro de las desconocidas paredes, olientes a moho, de la prefectura, me asaltó la urgencia de escapar donde hubiera libertad.”
    La lectura de su estancia parisina deja un sabor amargo, como una trampa que casi se cierra sobre su victima, una planta carnívora que tarda unos meses en avisar que va a devorar a su inquilino.

      Citar  Responder

  108. https://www.theguardian.com/world/2017/mar/04/spanish-writer-who-fled-civil-war-to-a-british-village-honoured-in-madrid

    ***

    “Recibí mi lección sobre las diferentes razas que pueblan España manejando los «cargamentos» de reclutas que nos llegaban cada año.
    Era la época más atareada de nuestra oficina. Primero, recibíamos una lista de los reclutas que habían sido destinados a la Comandancia de Ingenieros de Ceuta de cada uno de los centros de reclutamiento de España. Después, comenzaban a llegar los barcos cargados con lo que en el lenguaje de cuartel llamábamos «los borregos». Los reclutas venían en grupos de quinientos a mil, conducidos por un sargento y varios cabos de la región militar de procedencia. En cuanto llegaban al puerto, los sargentos de las diversas unidades en la plaza los separaban y los recogían con arreglo a su destino futuro.
    Atracaba el barco, se fijaba la pasarela y comenzaban a desembarcar. La mayoría de ellos, campesinos y jornaleros de toda España. Llegaban los andaluces con sus chaquetillas cortas de dril blanco o caqui, a menudo en mangas de camisa, los pantalones sujetos con un trozo de cuerda o una soga. Solían ser delgados y erectos, morenos, flacos, con tipo agitanado, los ojos negros abiertos en una mezcla de aprensión y curiosidad, charloteando rapidísimos en un chorro de obscenidades.
    Llegaban los hombres de las mesetas de Castilla y de las altas sierras, taciturnos, pequeños de estatura, huesudos, requemados de sol, aire, escarchas y nieves, con sus pantalones de pana negra, atados con una cuerda en la boca sobre los calzoncillos de punto largos y espesos, que a su vez estaban atados con cintas colgantes sobre gruesos calcetines azules y rojos de confección casera. De vez en cuando, toda la alineación se deshacía: a uno de los reclutas se le habían desatado las cintas de los calzoncillos.
    Vascos, gallegos y asturianos solían llegar mezclados en el mismo barco -un transatlántico ya catarroso de vejez-, y el contraste entre estos tres grupos era fascinante. Los recios y altos vascos, enfundados en sus blusas azules y con la inevitable boina colgada de sus cabezas diminutas, eran serios y silenciosos; cuando a veces hablaban en su lenguaje ininteligible, lo lucían con palabras reposadas y firmes. Se sentía la fuerza de su individualidad y de su ancestral cultura. Los gallegos solían ser procedentes de las aldeas más miserables de la región; la mayoría estaban increíblemente sucios, pringosos; frecuentemente descalzos. Hacían frente a la nueva catástrofe que había caído sobre ellos, y que consideraban peor que la miseria de sus hogares, con una resignación de bueyes cansinos. Los asturianos de la montaña eran fuertes y ágiles, con un apetito insaciable, ruidosos y alegres, burlones infatigables de la resignación de los gallegos, tanto como de la gravedad de los vascos.
    De las provincias del Mediterráneo llegaban también viejos transatlánticos de panza negra, repletos de reclutas de Cataluña, Aragón, Valencia y Alicante. Los reclutas de las montañas de Aragón y Cataluña se diferenciaban en el lenguaje, pero en lo demás eran semejantes: primitivos y rudos, casi salvajes. Los catalanes de la costa, en contacto con la civilización mediterránea, eran completamente distintos de sus propios conciudadanos de la montaña. Las gentes de Levante, con sus blusas negras y sus alpargatas de cintas trenzadas sobre los tobillos, saludables de aspecto, pero linfáticos y un poco fofos, con la promesa ya de una barriga temprana, formaban un grupo aparte.
    Contemplándoselos, me parecía a mí que un madrileño era menos extranjero lado a lado de un neoyorquino que lo es un vasco de un gallego, cuyos pueblos no están a cien kilómetros de distancia.”
    Me acorde ayer de este pasaje del volumen segundo como consecuencia del polemico programa de ETB, que no sé como pudo ser emitido. El viernes, leia a algunos que defendian la libertad de expresion de HazteOír para poner en circulación los autobuses con mensajes contra la transexualidad. El sábado, esos mismos se indignaban del programa sobre los “catetos”, “fachas”, “progres” y “chonis”. Los prejuicios son libres y libremente han de poder expresarse, salvo cuando van dirigidos contra uno… Me parece más grave atacar la identidad sexual (¿qué se insinuaba con el autobús?, ¿que los transexuales son mentirosos, necios que no se enteran, fariseos, defraudadores?), que llevan consigo una vida de dificultades fisicas y psicologicas, que despreciar la nacionalidad de otros. En ambos casos me parecen repugnantes los prejuicios, pero si para uno se defiende la libertad, también para el otro; o si se quiere suprimir el primero, igualmente hay que actuar con el segundo.

      Citar  Responder

  109. ” … sembrar su nuevo cielo con estrellas
    humanas, con estrellas … ”

    ¡Las estrellas humanas! Una noche
    de esas que tienen ríos de amargura,
    cabellos intrincados
    y palabras sin sexo,
    un movimiento de levitación
    puede salvar al hombre.
    Sobre los pies del pulso,
    aupando su pensar,
    puede poner las cosas
    en nueva y clara luz.
    Ellas, pasivas,
    irán poquito a poco a su majada.
    Las cosas son al fin nuestras
    [hechuras.
    La esquina la hice yo, tú hiciste
    [el hoyo,
    y los demás hicieron la escalera,
    el pozo y el patíbulo.
    Todas las cosas son hijas del
    [hombre
    menos las muy primarias: el rocío,
    la luz, la arcilla, el aire.

    José Moreno Villa
    ‘El pensar’
    -‘Poemas escritos en América
    (1938-1947)’-
    “Antología poética”
    Edición de Juan Cano Ballesta
    Cátedra – Letras Hispánicas, 2009

    ” … pepper (‘pep-ēr’) n. … 2. a kind of capsicum grown as a vegetable, its fruit used unripe (‘green pepper’) or ripe (‘red or yellow pepper’); ‘sweet pepper’, one with a relatively mild taste … ”

    “Oxford American Dictionary”
    Oxford University Press (1980)

    ” … Y sólo tu pensar hará el milagro … ”

    ‘León’, nombre de calle;
    ‘Lion’ de Garth Davis, matrícula de honor.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  110. Comentario
    Angela, yo tampoco lo he entendido, y he tenido mucha tarea como para enterarme. Mis chicas: 18-20 años, con ilusiones, con ganas.

    En un momento me he acordado de La guerra del fin del mundo, de Vargas Llosa.

    Llevo 17 h trabajando, ya estoy de vuelta en la ambulancia.

      Citar  Responder

  111. Nievesdl,

    No acabo de entender el propósito. ¿Qué es exactamente lo que quieren conseguir? Me parece que hacer una huelga de hambre “contra la violencia machista” es muy poco práctico. No creo que muevan a los “machistas violentos” a reconsiderar su comportamiento. Supongo que su acción perseguirá que la Justicia y las Fuerzas del Orden Público actúen contra la violencia machista, pero no veo cómo su huelga de hambre pueda tener efectos prácticos, la verdad.

      Citar  Responder

  112. Sin duda fue ‘la Strada della Amarezza’ para el personaje de Giulietta Massina, Gelsomina, que significa Jazmín (gessamí en catalán), pura e inocente, frente a la rudeza cruel de Zampanò (Quinn) y la locura de Basehart (Il Matto). La gran música de Nino Rota para “La Strada”de Fellini, con fotofijas del film::

    https://www.youtube.com/watch?v=CKLa8j06lkw

      Citar  Responder

  113. Hoy se han puesto en huelga de hambre 10 chicas jóvenes y un chico. Se han unido a 5 que ya lo estaban. Es contra la violencia machista. Me ha tocado hacer la revisión física y los análisis a 7 de ellas. Les he dado consejos de cómo cuidarse en lo posible. Me han contado sus motivaciones personales. No acabo de ver cómo pueden mejorar el mundo pero me he sentido deslumbrada por su vulnerabilidad y su fuerza. Una tenía febrícula. Duermen en la calle, bajo una lona con forma de tienda de campaña. Hoy bajaremos a cero grados.

      Citar  Responder

  114. Comentario
    Sap,

    La política es un quehacer ordenado al bien común. Mejora la vida de los ciudadanos; por una sociedad libre. Sin embargo, hay poderes fácticos que de manera pertinaz tratan de demonizar, así oimos “no, yo de política nada”.
    A todo este descrédito han contribuido en gran medida los numerosos casos de corrupción, que tanto daño han hecho.
    Las calles tienen su nomenclatura. Los elegidos deben haber hecho mérito para ello, nada más.

      Citar  Responder

  115. Sap,

    El otro día envié un trozo de tela a una señora que vive en Whynot Road, en un pueblo de Alabama. Whynot, ¿te das cuenta?

      Citar  Responder

  116. .
    “La forja de un rebelde” me pareció una crónica extraordinaria (y muy meritoria por cierto –cosa rara– la serie que de ella se hizo para la televisión). Arturo Barea, ya parece más que comprobado, fue un hombre decente y fiel a sus principios en la misma medida que fue un gran escritor.

    Aun así, pienso que las calles no deberían tener nombres de personas de alguna clara y cualesquiera significación política.

    :-…

      Citar  Responder

  117. Me ha costado dar con la tecla de la memoria: ¿dónde he leído yo hace poco un artículo estupendo sobre Arturo Barea? Y por fin lo he encontrado: Lo firma Ana Campoy en Jot Down. Ahí se habla del superlativo escritorazo, de su vida, sus desdichas, pero también de nuestro anfitrión y de Elvira Lindo, y del nombre de esta calle nueva, y de su máquina de escribir que está también en la casa de Elvira y Antonio.
    Siempre me pregunto qué hubiera sido de este país si hubieran podido quedarse esos cientos de hombres y mujeres tan valiosos que tuvieron que marcharse.
    Quizá mañana vaya a pasear por ese barrio.

    http://www.jotdown.es/2017/03/arturo-barea-la-forja-una-memoria/

      Citar  Responder

  118. Me alegra mucho :)

      Citar  Responder

  119. ¡Extraordinario! Gracias por contárnoslo.

      Citar  Responder

  120. ” … constancia indomable … ”

    “[…] -¡Vive el Señor, que es verdad cuanto mi amo dice de los encantos deste castillo, pues no es posible vivir una hora con quietud en él!
    Don Fernando despartió al cuadrillero y a don Quijote, y, con gusto de entrambos, les desenclavijó las manos que el uno en el collar del sayo del uno, y en otro en la garganta del otro, bien asidas tenían; pero no por esto cesaban los cuadrilleros de pedir su preso, y que les ayudasen a dársele atado y entregado a toda su voluntad, porque así convenía al servicio del rey y de la Santa Hermandad, de cuya parte de nuevo les pedían socorro y favor para hacer aquella prisión de aquel robador y salteador de sendas y de carreras. Reíase de oír decir estas razones don Quijote, y con mucho sosiego dijo:
    -Venid acá, gente soez y malnacida: ¿saltear de caminos llamáis al dar libertad a los encadenados, soltar los presos, acorrer a los miserables, alzar los caídos, remediar los meneterosos? ¡Ah, gente infame, digna por vuestro bajo y vil entendimiento que el cielo no os comunique el valor que se encierra en la caballería andante, ni os dé a entender el pecado e ignorancia en que estáis en no reverenciar la sombra, cuanto más la asistencia, de cualquier caballero andante! Venid acá, ladrones en cuadrilla, que no cuadrilleros, salteadores de caminos con licencia de la Santa Hermandad; decidme: ¿quién fue el ignorante que firmó mandamiento de prisión contra un tal caballero como yo soy? ¿Quién el que ignoró que son esentos de todo judicial fuero los caballeros andantes, y que su ley es su espada, sus fueros sus bríos, sus premáticas, su voluntad? ¿Quién fue el mentecato, vuelvo a decir, que no sabe que no hay secutoria de hidalgo con tantas preeminencias ni esenciones como la que adquiere un caballero andante el día que se arma caballero y se entrega al duro ejercicio de la caballería? ¿Qué caballero andante pagó pecho, alcabala, chapín de la reina, moneda forera, portazgo ni barca? ¿Qué sastre le llevó hechura de vestido que le hiciese pagar el escote? ¿Qué rey no le asentó a su mesa? ¿Qué doncella no se le aficionó y se le entregó rendida, a todo su talante y voluntad? Y, finalmente, ¿qué caballero andante ha habido, hay ni habrá en el mundo, que no tenga bríos para dar él solo cuatrocientos palos a cuatrocientos cuadrilleros que se le pongan delante?”

    Miguel de Cervantes Saavedra
    “D. Quijote de la Mancha”
    ‘Capítulo XLV: Donde se acaba de
    averiguar la duda del yelmo de
    Mambrino y de la albarda y otras
    aventuras sucedidas, con toda verdad’

    ” … valiosa reparación histórica … ”

    ‘Don William o la fuerza de Rocinante Barea’
    Está clarísimo ¡campeón!

    ¿Nombres de calles?

    ‘Liberté’; ‘Égalité’; ‘Fraternité’

    ._.

    *

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *