Israelíes

Posted By on Feb 6, 2013 | 250 comments


Dar explicaciones en una ocasión como ésta puede que sea superfluo. En primer lugar, porque de entrada es raro que uno escritor tenga que explicar el hecho de que ha aceptado y va a viajar a recibir un premio otorgado por una feria internacional del libro: premio que además han recibido antes que él algunos de los escritores que más admiración y respeto le inspiran, y de los que en bastantes casos ha aprendido lecciones no sólo de maestría literaria y rigor intelectual sino también de decencia civil. En segundo lugar, puede que sea vano dar explicaciones cuando está bastante claro que muchas personas favorables a uno no las necesitan, y otras, hostiles, no van a considerarlas.

Aun así, me apetece puntualizar algunas cosas en este cuaderno, para que quede constancia de mis palabras literales, aparte de las que en estos días haya podido decir a los periodistas que me han preguntado; y también para corresponder al afecto y al interés continuo de los amigos que leen el blog y participan en él.

Explicar por qué acepto un premio me parece una descortesía hacia quienes han tenido la generosidad de concedérmelo. Lo que me importa explicar aquí es por qué no acepto ni he aceptado nunca las simplificaciones y los estereotipos sobre Israel que se difunden con tanto éxito en Europa, y particularmente en España, donde tan amigos somos de las diatribas binarias: blanco o negro, bueno y mano, derecha e izquierda, etc. La ecuación es sencilla, y por lo tanto halagadora. O se es pro israelí o se es propalestino; israelí=malo; palestino=bueno; proisraelí= de derechas; propalestino=izquierda. Incluso a veces no viene mal, aparte de convertir a los israelíes en un bloque compacto y malvado, confundir israelí y judío. Al fin y al cabo estamos en un país donde hay pocos judíos y donde los pocos que hay procuran no hacerse muy visibles, y donde la ignorancia, aun la que carece de mala intención, puede ser alarmante. Más de una vez, en Nueva York, un visitante de España me ha preguntado cómo se va a “la calle de los judíos”. Se refieren a ese tramo de la calle 47 en la que están los comercios de diamantes. Mi mujer o yo les explicamos que casi todas las calles, más o menos, son calles de los judíos, porque Nueva York está llena de ellos, pero que a la mayor parte no se les nota, igual que a los españoles no suele notarsénos ni en la cara ni en el vestuario que nos bautizaron como católicos. Pero para mucha gente en España un judío es un ultraortodoxo con levita y sombrero negro, barba y tirabuzones.

Añadirle a la caricatura un fusil automático para convertirlo en un colono armado en los asentamientos de Cisjordania cuesta sólo un paso más. Pero la realidad es mucho más compleja: tanto que por poco que uno se asome a ella resulta ultrajante la reducción de todo un país a unos cuantos lugares comunes, a los términos excluyentes de lo uno o lo otro. Yo no creo que haya que elegir entre estar con los israelíes o estar con los palestinos. Estar a favor de los unos implica necesariamente defender a los otros, porque sólo un acuerdo justo y practicable puede garantizar el porvenir de Israel y el de Palestina. Los palestinos tienen derecho a un país exactamente igual que los israelíes. Y como los dos no tienen más remedio que estar juntos no les queda más remedio que entenderse, antes o después. Israel tiene la misma obligación que cualquier otro país a someterse a las leyes internacionales: pero también habrá que reconocer que tiene el mismo derecho a existir que cualquier otro país.

Es legítimo defender desde Europa los derechos de los palestinos, pero no se trata de un mérito que nos ponga moralmente y políticamente por encima de los ciudadanos de Israel. Mucha gente, en ese país, milita en defensa de esos mismos derechos, y critica con rigor y coraje los abusos que se cometen en los territorios ocupados, y participan activamente en organizaciones solidarias y de defensa de los derechos humanos, en proyectos de convivencia entre judíos y árabes, en escuelas bilíngües donde niños del uno y del otro lado, para aprender a convivir, empiezan por aprender la lengua de los otros.

Yo no me considero por encima de esas personas. No creo que cualquiera de nosotros, en la seguridad de Europa, tenga que darles ninguna lección. Nosotros no tenemos cerca de nuestro país a regímenes dictatoriales o teocráticos cuyos dirigentes proclamen expresamente su voluntad de borrarnos del mapa. No hay abuso del pasado que justifique ningún abuso del presente, pero cuando en Europa se juzga con tanta superioridad moral a Israel quizás convenga recordar el hecho de que ese país existe, sobre todo, porque hubo una época no lejana en la que ser judío en esa misma Europa era estar condenado al exterminio, y en la que los que conseguían huir no encontraban simpatía en ninguna parte, sino expulsiones y fronteras cerradas.

Yo no tengo que ir a Israel armado de suficiencia o de arrogancia a decirles a los ciudadanos cosas que muchos de ellos saben, denuncian y debaten, en una sociedad abierta en la que la libertad de expresión se practica con una viveza, un apasionamiento y una seriedad ejemplares. Si acaso, me conviene escuchar y aprender de muchas personas, escritores o no, que siento que se parecen a mí, en sus aficiones, en sus intereses, en sus convicciones democráticas y laicas, en su defensa de las igualdad entre las personas y la justicia social.

Iré a dar las gracias a quienes me han premiado y a quienes me leen. Y, como en cualquier otro sitio, reivindicaré  lo que más me importa de la literatura, que es la expresión soberana de la libertad de imaginación y de conciencia, de la igualdad básica entre las personas y la singularidad absoluta de cada una de ellas. Y tendré la alegría de encontrar a algunos amigos y a algunos escritores a los que quiero y admiro, y espero que también se me presente la oportunidad de hacer alguna contribución mínima y tangible al esfuerzo de quienes practican el activismo de la concordia.

 

 

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

250 Comments

  1. Silvana,

    primero se llaman palestinos y viven en palestina que toda la vida era palestina y seguira llamandose palestina, segundo, esas mil veces que dices donde estan? por eso se les estan expulsando de sus casas y sus barrios en la ciudad santa ocupada, jerusalem, por eso siguen derribando hasta el momento 10 casas frente a 20 o 30 de colonos que les permiten constuirlas facilmente sin ningun problema sobre tierras palestinas propias, por eso quieren derribar la mezquita santa Al Aqsa bajo el pretexto del imaginario templo, por eso el VERDADERO LADRON CORRUPTO AVIGDOR LIBERMAN, EN VEZ DE JUZGARLE SE LE RECOMPENSA CON UN PUESTO EN LA COMITE DE DEFENSA Y SEGURIDAD Y RECIEN DECLARA QUE NUNCA HABRA PAZ CON EL PUEBLO PALESTINO Y QUE EL PRESIDENTE PALESTINO ES UN TERRORISTA?
    por todo esto yo apoyo a Gabriel y digo también lo que dijo él y mas !!!

      Citar  Responder

  2. naufragio,

    perdon, quise responder a Carlos, pero de todos modos, ya esta hecho..

      Citar  Responder

  3. Liah,

    perdon, vosotros no tienen también lo vuestro??? Netanyaho? ili Ichay, Ufadia Josef, Liberman, estos no son extremistas? sino diglo los mas racistas que existen entre los sionistas, asi que en vez de negarles a los demas primero hay que averiguar y moderar primero la propia casa, antes de la de los demas, entiende??

      Citar  Responder

  4. Carlos,

    perdon Sra Consuelo : ”…. junto con israel y no en lugar de israel ………. ” las colonias y los asentamientos se construyen sobre territorios fuera de israel, la ciudad santa de jerusalem donde esta la santa mezquita al aqsa y la santa iglesia se esta judaizando con la fuerza y en contra de sus habitantes palestinos ( musulmanes y cristianos) los refugiados que estan fuera esperando el derecho de retorno legitimo derecho, los presos….. si usted cree que ignorar todo esto y aceptar vivir en la situacion actual que imponen los israelitas con la fuerza ves que se llama vivir en paz, pues 1000 perdon, esto se llama humillacion y rendicion, rendir al israeli y no vivir igual que el israeli .

      Citar  Responder

  5. ” lo que hay que decir” …Gunter Grass …. no voy a añadir mas cosas.. ya se ve la diferencia….gracias

      Citar  Responder

  6. Consuelo,

    Antes que nada felicitar a Antonio por el premio y por estas palabras tan claras como lo definen.
    Para Consuelo: “origen de todo el conflicto es que se “impuso” como Estado sin contar con los palestinos”
    El asunto no es tan simple, aunque la gran mayoria de los judios vivieron en la diaspora durante 2000 años no implica que no vivieran en la tierra que hoy es Israel durante todo ese tiempo, incluso hay registros del imperio Otomano que demuestran una mayoria judia en varias ciudades como Jerusalem o Hebron, o en tiempos anterios como siglo XVI donde incluso los cristianos superaban a los musulmanes.
    El sugimiento del estado de Israel, no vino “sin contar a los palestinos” de hecho existio una resolución muy importante de la ONU que dividio la tierra para los dos pueblos. La historia es clara en lo que sucedio, los judios aceptaron el acuerdo los palestinos no. Declacaron su independencia y comenzo la guerra.
    Lamentablemente no declararon su independecia en demaciados años, hoy por suerte hay muchas voces que estan dispuestan a crear su estado a lado de Israel y no en lugar de Israel como pretendian.
    Yo creo que si hay esperanza para lograr la paz y una convivencia sana.

      Citar  Responder

  7. ENHORABUENA POR EL PREMIO Y POR LA REFLEXIÓN.

      Citar  Responder

  8. Antonio eres grande,tengo presente siempre tú dedicatoria a mi persona en el Robinson Urbano.
    Desde el concierto mío en el auditorio Manuel de Falla,han pasado muchos años pero las sensaciones son las mismas,quizás peores en algunos casos, no obstante como me dijera otro amigo entrañable ya desaparecido(A.Marsillach)
    seguimos en la trinchera los de siempre.
    Salud,un abrazo entrañable desde Granada.
    Luís Cerón

      Citar  Responder

  9. Silvana,

    Los que sufren el apartheid son los palestinos, Silvana. No los que viven dentro y tienen pasaporte. Que no tienen tampoco los mismos derechos, aunque su nivel de vida pueda ser superior a los que sufren el bloqueo. ¿los repasamos?

      Citar  Responder

  10. Independientemente de unos pocos desacuerdos personales con la valiente aclaración del escritor español, creo que esta carta merece ser difundida. Por el simple hecho de que desnuda la judeofobia existente en su sociedad, rechaza la condena a un pueblo entero, desmiente una supuesta superioridad moral europea sobre el Estado judío, reconoce las amenazas constantes y verdaderas a su existencia, pero, por sobre todas las cosas, reconoce la dinámica, el debate y la libertad existente en la sociedad israelí respecto al conflicto con los palestinos, que siempre fue un instrumento político o incluso un pretexto para mantener un estado de beligerancia con el propósito de destruir a la nación hebrea. Les puedo asegurar que la inmensa mayoría de los críticos antiisraelíes en el extranjero no han tenido que marcharse de ningún sitio, ni son hijos de sobrevivientes, ni tienen un vecino que amenaza con echarlos al mar, ni vieron un autobús escolar volar por los aires, ni oyen sirenas que avisan de la llegada de misiles, ni tienen un ayatolá demente al lado fabricando armas nucleares mientras dice que los judíos no saben lo que es un verdadero Holocausto… ¿Qué derecho tiene esa gente a pedir explicaciones? ¿Qué derecho tiene esa gente de juzgar a los israelíes sentados en sus cómodos sillones con aire acondicionado a miles de kilómetros de distancia? ¿Desean bregar por la paz y la autodeterminación de los pueblos? Perfecto! Vengan a Israel y únanse a uno de los miles de proyectos israelo-palestinos que buscan con acciones positivas e inteligentes presionar a los liderazgos de ambas partes a una paz viable. No a una paz que implique la desaparición de una de ellas. Bravo señor Muñoz Molina! Bien merecido tiene su premio.

      Citar  Responder

  11. Normalmente los ataques a la postura pública de Antonio Muñoz Molina que defiende su derecho a ir a recoger el premio Jerusalén los hacen dos tipos de personas:
    1. Gente que no han leído una sola palabra de AMM (leyendo parte de sus artículos y novelas entenderían algo mejor su postura, y por qué le dan el premio)
    2. Personas supuestamente de izquierdas y demócratas que aprovechan para atacar, así, en general, a Israel, sea esto lo que sea (estado, pueblo, etnia, religión, cultura), pero que dudosamente aceptarían vivir bajo ningún régimen político patrocinado por Hamás, Hizbulá y resto de defensores de la teocracia medieval antidemócrata.

    Estoy harto de la identificación por defecto de ‘izquierda’ y ‘progresismo’ con la causa terrorista religiosa palestina. Si quieren volver a la Edad Media con su mezcla de religión y política, sus curas y sus coranes, bien, pero no obliguen a los demás a comulgar con sus ruedas de molino,

      Citar  Responder

  12. En hora buena, por hablar claro siempre, algo muy escaso en este País nuestro,llamado España. Un articulo de lo mejor que se a escrito en los últimos Años . Felicidades por ese Premio MERECIDISIMO.

      Citar  Responder

  13. Shalom, Señor Muñoz.

    Soy pro-israeli y eso me hace no estar de acuerdo con muchas de las cosas que dice, señor Muñoz. Pero hoy no estoy aquí para “reñirle” por olvidar mencionar la gran losa que sufren tanto israelies como los propios palestinos, la losa que son los politicos palestinos y sobre todo Hamas. Desearle a los palestinos algo como Hamas y no preocuparse porque les dirija un grupo tan corrupto, fundamentalista y radical, es apreciar poco a los palestinos.
    Pero no estoy aquí para eso.

    Estoy aquí para agradecerle que vaya a Israel sinceramente a recoger un premio.

    Para agradecerle que no se deje presionar por esos anti-israelies (les creeré propalestinos el día que denuncien abiertamente la corrupción de la ANP y las barbaridades de Hamas) y que recoja el premio que la feria del libro de Jerushalem cree que merece.

    No hablaré de merecimientos, porque debo admitir que no he leído sus libros (sí, soy culpable). Pero agradezco sinceramente el gesto, por su valentía, honradez y honestidad.

    Por decir cosas como esta: “arrogante venir desde Europa a dar lecciones aquí, entre otras cosas, porque si Europa en su historia pasada no hubiese sido tan bárbara muchos de los problemas que ahora suceden aquí no existirían”. o “Yo me siento muy cercano a esa gente y creo que a un país que tiene una sociedad abierta tan plural como ésta no se le hace un boicot global, no puedes poner en el mismo paquete a un país entero, es profundamente injusto”
    Atentamente, de todo corazón Todá Rabá

    Liah

      Citar  Responder

  14. Para mi, como hija de Sefarad es muy fácil entender el artículo, como progresista y por lo tanto ubicada politicamente en el orbe de la izquierda, coincido con el autor en lo aquí expresado, porque coincide plenamente con mis vivencias personales cotidianas.

      Citar  Responder

  15. Estimado Antonio:
    Como usted bien dice, no creo que sea necesario dar explicaciones. Pero los que le admiramos y hemos seguido su obra desde siempre, no podemos dejar de decir que su obra, precisamente, es el fiel reflejo de un pensamiento democrático, solidario, tolerante y cívico. Los que le critican por aceptar un premio como este, otorgado, como usted bien dice, a escritores a los que yo también admiro profundamente, ponen de manifiesto un desconocimiento total de su obra y su compromiso.
    Mi más cordial enhorabuena, admiración y respeto
    Inmaculada

      Citar  Responder

  16. Israel será plural. Todo es plural. Pero votan y apoyan mayoritaria e históricamente una política exterior difícilmente calificable. ¿La españa de Franco era plural? Puede, pero era franquista. Medir por la mayoría el todo sirve, claro que sí. Es ciencia, estadísitica, matemática. Los israelíes son los que votan los gobiernos que tienen. Y quienes disienten son una porción mínima. Inapreciable. Aun así, entiendo que vayas. Pero Israel no es el Arca de Noé precisamente, no hay de todo.

      Citar  Responder

  17. Te entiendo y te apoyo. Al mismo tiempo, no me gusta nada que vayas a Israel.

      Citar  Responder

  18. Es una alegría encontrar tanta frescura y exactitud en una respuesta a un movimiento turbio contra no se sabe qué o quien.
    Enhorabuena

    MdlMar:
    “…Y, como en cualquier otro sitio, reivindicaré lo que más me importa de la literatura, que es la expresión soberana de la libertad de imaginación y de conciencia, de la igualdad básica entre las personas y la singularidad absoluta de cada una de ellas…”

    Tres principios revolucionarios capaces por sí solos de dejar bien claro cómo un matemático de la literatura puntualiza con Fundamentos.
    Felicidades de nuevo, Antonio.

      Citar  Responder

  19. no hacia falta ninguna explicación. Las tienes mas que dadas en cada palabra que escribes.
    Disfruta este premio merecido, sin dedicar ni un minuto a la simpleza mezclada con inquina que tan bien conocemos en este pais.

    Enhorabuena, Antonio!

      Citar  Responder

  20. Gabriel,

    Basta de acusar a Israel de apatheid. Los árabes israelíes viven mil veces mejor que en cualquier país árabe. En Israel votan y tienen un partído político, tienen los mismos derechos que cualquier cuidadano: educación, salud, todo. Dejen de comprar la mentira de la prensa.

      Citar  Responder

  21. ¡Enhorabuena Antonio! Por el premio pero sobre todo por tu valentía al hablar. A estas alturas, muchos sabemos que el odio a Israel procede en España de los antiguos y terribles prejuicios antisemitas de la Edad Media. No hay otra explicación para quienes dirigen su crítica únicamente a Israel y disculpan todas las atrocidades de otros países sin inmutarse.
    Creo que eres una persona inteligente.

      Citar  Responder

  22. santiago gonzález,

    Sigifredo:
    Bienvenido tu premio. Israel una nación heroica. Buen viaje. Ese premio y su posterior comentario me recuerda a la bloguera Yoani Sanchez merecedora d muchos premios también pero la dictadura robolucionaria no le permite viajar a recibirlos, porque es el país donde mas se violan los derechos humanos gracias a su ideología criminal que hace lacayos y esclavos a sus ciudadanos.

    Vicente Marco,

    Vicente Marco,

    Vicente Marco,

    Vicente Marco,

      Citar  Responder

  23. Mis más sinceras felicitaciones! admirable y loable su decisión.Gracias.

      Citar  Responder

  24. Siempre he sido uno de sus lectores, ahora lo seré mucho más, ya que se ha alejado usted de tanto sectario del mundo denominado “cultura”. Quien es Ken Loach o el marido de Almudena Grandes, para decirle lo que tiene que hacer?. Enhorabuena

      Citar  Responder

  25. Jorge M.P.,

    No había visto este comentario que me dirijes, seguramente debió quedar un tiempo en moderación y como Gotardo, aunque nos lo prometió, no acaba de arreglar el acceso a “últimos comentarios”, que para mí era tan útil, pasan estas cosas.

    Te respondo:

    En primer lugar no entiendo qué tema es el que te resulta apasionante y en el que sólo hemos picoteado en la corteza, si el conflicto palestino-israelí o el conflicto moral que supone aceptar este premio y sus implicaciones. Yo, desde luego, me refería a este último.
    He leído tus comentarios al respecto y creo que estás más interesado en el primero. En este sentido creo además que cometes un error de apreciación que desautoriza tu opinión, pues consideras que el hecho de criticar a Israel convierte automáticamente, para los que lo hacemos, a los palestinos en los buenos de la película y así, atendiendo a esa misma regla en tus argumentaciones, defiendes la “bondad” de Israel apelando a la “maldad” de árabes y palestinos.
    No se te ha ocurrido pensar que si el premio lo otorgara Palestina pudiéramos también considerar apropiado rechazarlo.

    En cuanto a la otra cuestión, la de considerar un insulto poco menos que universal, pues lo extiendes a todos los actores del episodio, el hecho de contemplar el posible secuestro de la voluntad del autor por la del editor te diré que, si acaso, entendería que lo considerase ofensivo el autor; no tanto si, como pudiera ser, ese secuestro es autoimpuesto.
    No puedo aceptar este argumento cuando todos somos conscientes de la tiranía de los editores y, más que eso, consideramos plenamente justificado que éstos se muevan única y exclusivamente por intereses económicos. Ojo, no estoy diciendo que los haya que se muevan también atendiendo al interés literario, pero esta es una virtud extra, no exigible a un editor privado: esta es la filosofía capitalista.
    Decir entonces que ese interés comercial del editor, al que en cierta medida se debe el autor, puede ejercer cierta presión sobre este último que condicione la toma de una decisión como la que tratamos me parece algo perfectamente lícito y considerarlo un insulto que está fuera de lugar.
    Las reglas son las que son para ambas partes y si un editor puede justificar la no publicación de una obra por cuestiones de rentabilidad y yo debo aceptarlo, yo también puedo afirmar que la rentabilidad condiciona condiciona la obra del autor.

      Citar  Responder

  26. Marisa,

    Yo no me tengo por cobarde y no me parece bien que AMM recoja el premio a tan buen escritor. Debo de admitir que el que a mí me parezca bien o mal en este caso es intrascendente
    Todo lo que dice sobre los países del entorno lo suscribo. Y en que modifica esto el asunto principal.
    Yo he dado mi razón: lo desequilibrado de los dos países enfrentados (Israel y Palestina) en un conflicto que ya dura demasiado y que afecta a todo el Oriente medio.
    Quizás se pueda razonar que recogiendo el premio se puede ayudar más a buscar la paz entre estos dos pueblos. Y en esto, solo en esto, es en lo que discrepo.
    Por otro lado, ni siquiera estoy autorizado a hacer esta critica a una persona que ha dado tantas muestras de beneficencia hacía el género humano, (recuerdo vagamente una artículo publicado en el diario “El País” sobre un gran jefe de una tribu de indios de Norteamérica)es una licencia excesiva que ruego me perdone

      Citar  Responder

  27. Les recuerdo que hablo de la dictadura de los geriátricos asesinos hermanos Castro en Cuba

      Citar  Responder

  28. Bienvenido tu premio. Israel una nación heroica. Buen viaje. Ese premio y su posterior comentario me recuerda a la bloguera Yoani Sanchez merecedora d muchos premios también pero la dictadura robolucionaria no le permite viajar a recibirlos, porque es el país donde mas se violan los derechos humanos gracias a su ideología criminal que hace lacayos y esclavos a sus ciudadanos.

      Citar  Responder

  29. Y estos firmantes, porqué no expresan su condena contra las matanzas en Siria, o las faltas de libertades de expresión, culto o sexuales en los países islámicos ?.
    Desgraciadamente, no van a a faltar, en esta España nuestra, por donde la Ilustración pasó de largo, los que se disfracen de moralistas para ocultar lo que de verdad son: unos cobardes

      Citar  Responder

  30. Una actitud valiente en un país de catetos, donde esconder la cabeza y estirar la mano, para aceptar corruptelas, conforman la identidad nacional. Enhorabuena, Antonio.

      Citar  Responder

  31. Antonio, siempre he admirado tanto tu literatura como tus posturas que has mostrado en la prensa o en este blog. Pero creo que en este caso de equivocas. Israel necesita estos actos para mostrar que es una democracia entre tiranías árabes. Pero es una democracia asesina, lo cual también es posible. Lo era la Sudáfrica del apartheid: los blancos votaban. Sólo el boicot acabó con el apartheid. Contemporizar en nombre de una minoría civilizada que existe pero es minoritaria no ayuda. Hará falta una presión extraordinaria para acabar con la colonización. Soy de ascendiente judío, por lo que puedan decir. Abrazos, no dejaré de leer lo que escribas.

      Citar  Responder

  32. MJGE,
    .
    Ya hubo un intento de comercializar un supuesto patanegra kosher por parte de Remigio Pelanas, individuo al que tuve la oportunidad de conocer y tratar en mi gabinete, eMeJota.

    El experimento resultó fallido porque según el avispado inventor: “A la hora de encargar los folletos publicitarios, ponerle a mis gorrinos una kipá con una gomilla, no funcionó. Como tal adminículo (Remigio es muy bien hablado) cubrir, lo que se dice cubrir, cubre poco, se notaba rápido lo que había debajo.”

    De montar algún negocio, te recomiendo mejor una gazpachería en Tel Aviv.

    (Qué laaaaargo ya el tema, eing).

    :-)

      Citar  Responder

  33. Me ha gustado mucho la entrada, Antonio. Gracias.

      Citar  Responder

  34. MJGE,

    Todo cansa, desde luego. De todas formas discrepo en que ya esté todo dicho sobre este asunto. Al contrario, no se ha dicho casi nada. Otra cosa es que decidamos callarnos o que pasemos a otra cosa, lo cual resulta totalmente legítimo, pero lo dicho es, apenas, un balbuceo. El asunto es apasionante, complejo y de calado. Andamos picoteando la corteza.
    Por cierto que el sr. Muñoz Molina se defiende con mucha soltura él solo, pero sugerir que el interés del editor ha secuestrado la voluntad del premiado es un insulto al premiado, al editor, al jurado de los premios y hasta a la libertad de opinión, y por supuesto a la inteligencia de unos cuantos.

      Citar  Responder

  35. Antonio lo verdaderamente desagradable hubiese sido que cedieras a esas presiones. Los que te leemos desde los tiempos del Robison Urbano a la noche de los tiempos ya sabemos tu trayectoria. Animo y a galopar…a galopar…

      Citar  Responder

  36. Ante la noticia aparecida en ‘El País’ del martes (5/02/13), acerca de la aceptación de este premio, me permití hacer un comentario en Facebook que reproduzco aquí:

    DECISIÓN VALIENTE
    Así es como califico la decisión de Antonio Muñoz Molina de ir a Jerulasén a recoger el premio de literatura que se le ha otorgado allí.
    Me parece que ese grupo de intelectuales que le aconsejan que lo rechace demuestran con su recomendación una actitud de intransigencia que está más en consonancia con la que practica el gobierno israelí que con la postura de un intelectual que, aun comprometido con las causas de la justicia, no puede ser en absoluto sectario.
    Un intelectual no puede caer en la trampa de la generalización ni etiquetación para referirse a un pueblo. Dicho rechazo supondría medir con la misma vara a toda la población israelí, lo que obviamente es injusto, pues en ella no todo el mundo practica la intolerancia ni está de acuerdo con la política de ocupación y represión que ejerce su gobierno sobre territorios palestinos.
    Además, ir a recoger el premio brinda a Muñoz Molina, quien sabemos de su compromiso ético y social con la democracia y los derechos humanos (más que muchos otros intelectuales que se mueven con prácticas sectarias y de dudosa ética y moralidad), una buena oportunidad para lanzar un mensaje que hable de tolerancia, respeto entre los pueblos y cumplimiento de los derechos humanos.
    Desde aquí mi respaldo a la decisión de Antonio Muñoz Molina por esta decisión valiente.

      Citar  Responder

  37. Sap,

    Pues yo que había pensado que una Boutique del Jamón en Jerusalén podía ser un buen negocio. ¿No me lo recomiendas entonces?

      Citar  Responder

  38. mgc,

    Marisa, Gracias por tu apreciación. Y como parece que andamos todavía un poco
    enrocados en el discutible placer de la controversia, ¿qué te parece si añadimos una visita al mundo de (Marcel) Mouloudji, cantante/compositor/actor la dureza de cuya vida y valores, que nos dibuja en este autorretrato, contrasta con su melodiosa voz y sus bellas canciones? Emplea como estribillo una frase atribuida a Buñuel (“soy ateo, gracias a Dios”). “Autoportrait”:

    http://youtu.be/m3at59xfZN4

      Citar  Responder

  39. Este asunto de los Israelíes amenaza con convertirse en la travesía del desierto.

    Yo creo que está ya casi todo dicho. De las aportaciones hechas después de mi intervención de ayer me han interesado especialmente dos: la que hace Jose en el sentido de que la concesión de estos premios nunca es del todo inocente, lo cual sería determinante en el caso de que se pudiera afirmar, pero que es difícil de ponderar y la de raquel.creatora en la que plantea el secuestro de la voluntad del premiado por el interés del editor. Buena consideración.

    Para terminar, por mi parte, con el tema, eso espero, me gustaría añadir una nueva reflexión: Dice AMM que ya el mero hecho de dar explicaciones supone una descortesía hacia quienes se lo han concedido por lo que, entiendo, rechazarlo podría calificarse de afrenta. Yo esto no lo veo mal pues considero que lo tienen más que merecido. Sin embargo si cabe considerar que supondría también un cierto desplante hacia aquellos que lo han recibido antes y lo han aceptado. Ahora bien, en el caso de que esto sea así, que la nómina de premiados y su respeto hacia ellos suponga una presión extra a la hora de decidir si aceptarlo o no, podría nuestro anfitrión pensar en el futuro, en aquellos que van a resultar premiados a partir del próximo año. Para ellos, si han de enfrentarse a estas mismas dudas, el que AMM lo hubiera rechazado podría suponerles un alivio en tanto que una justificación para rechazarlo también, mientras que al aceptarlo lo que está haciendo es añadir más peso a esa losa.

    Qué difícil es ir abriendo caminos.

      Citar  Responder

  40. aljubarrota,

    Pero ¿los palestinos son ciudadanos de Israel?, ¿Cisjordania es Israel? ¿No era un territorio ocupado? ¿Los árabes israelíes reciben un trato vejatorio? No dudo que muchos ultraortodoxos judíos odien Haifa y Tel Aviv, pero ¿usted cree que existirían esas ciudades fuera de Israel?
    ¿una democracia autoritaria Israel? ¿De dónde saca eso? Pero si Israel vetó la entrada de la España franquista en la ONU. Hablando de un país de Oriente Próximo ¿le parece adecuado el uso del adjetivo autoritario para la única democracia de la zona? Hombre, no banalicemos.

      Citar  Responder

  41. Qué notable, Antonio.

      Citar  Responder

  42. Ayer estuve en Dachau. Pensé que no me iba a afectar, lo hemos visto en tantos documentales. Nevaba sobre los rectángulos de hormigón, sembrados de piedras, que fueron los cimientos de los treinta y cuatro barracones. Nevaba sobre los dos crematorios y sobre la cámara de gas y sobre las torres de vigilancia y sobre la alambrada. Me metí en el bolsillo un canto rodado, negro, pulido; suelo hacerlo cuando subo montañas o piso laderas de volcanes. Insulté en alto. Dije unas cien veces hijos de puta como quien recita una letanía. Pensé que no me iba a afectar, pero salí con mal cuerpo. Siguió nevando hasta Landesberg. Un pueblecito minúsculo colgado de un pico, blanco de nieve. vacío, sólo una madre con un perro delante y dos niñas rubias, detrás, montadas en sendos ponis. Guten tag. Guten tag. Me había equivocado por una letra al digitar sobre el GPS, en realidad queria ir a Landsberg, un pueblo de la ruta romántica. Pensé que no me iba a afectar, pero no puede dejar de advertir que esas niñas rubias podian ser biznietas de algún asesino de Dachau. Lo más triste es que mientras conduces entre bosques blancos, silencisosos, piensas que puede volver a ocurrir, porque no aprendemos y que los que ayer fueron víctimas mañana pueden ser verdugos o, volver a repetir el mismo papel, las víctimas, víctimas y los verdugos, verdugos.

    Su decisión me infunde un profundo respeto, Don Antonio. Y el respeto se lo tengo por su pensamiento, por su trayectoria, por sus escritos y por su sentido común. No tengo ni conocimientos ni elementos de juicio suficientes para decantarme en este tema tan complejo que, como todos, es susceptible de utilizarse como arma arrojadiza. Mi enhorabuena por el premio para usted. Y mi enhorabuena para mí, porque cuantos más lectores tenga, habrá más gente que adopte la ecuanimidad como criterio y el sentido común y la empatía como reglas de conducta. La forma más segura, creo yo, de evitar los holocaustos.

      Citar  Responder

  43. Efectivamente, no hay que rechazar el premio otorgado en un país del que trasciende sólo lo negativo. Porque ¿rechazaríamos un premio procedente de un estado complejo, construído sobre la inmigración, con un ejército formidable y una democracia más bien autoritaria? ¿Lo rechazaríamos si supiéramos que existe un muro de hormigón en sus fronteras y que se han lanzado ataques despiadados contra sus enemigos? Supongo que no diríamos que NO, entonces, a un reconocimiento público de los EEUU. Pues este caso es parecido.

    Por cierto, aparte de Cisjordania, merece la pena la vitalidad de Haifa y, sobre todo Tel Aviv. Esas son las auténticas “Babilonias” a las que los ultraortodoxos querrían arrasar, dejando a los palestinos en una segunda opción.

    En cualquier caso, y dejando claro, como ya se ha dicho aquí, que nada es blanco ni negro, radicalmente, cuando se llega allí, aún justificando la defensa del Estado de Israel contra sus enemigos externos, se ve claramente el trato injusto y vejatorio con gran parte de sus ciudadanos, los palestinos. Bueno, supongo que es lo mismo que hace Francia en sus banlieues, más sutilmente.

    Santiago

      Citar  Responder

  44. emariné,

    ““Entre un alto y fuerte muro y un huevo que se rompe contra él, yo siempre permaneceré del lado del huevo”. Sí, sin importar cuánta razón tenga el muro o equivocado esté el huevo, permaneceré de su lado. Alguien más tendrá que decidir quién tiene razón y quién está equivocado; quizá el tiempo o la historia lo hagan. Pero si allí estuviera un novelista que por cualquier razón escribió del lado del muro, ¿qué valor tendría su obra? […]
    Sólo tengo una cosa que decirles hoy. Todos somos seres humanos, individuos que trascienden nacionalidad, raza y religión, y todos somos huevos, frágiles huevos enfrentados a un sólido muro llamado “El Sistema”. A todas luces, no tenemos posibilidad de ganar. El muro es muy alto, fuerte y frío. Si tenemos alguna esperanza de victoria, tiene que venir de nuestra creencia en la individualidad e irreemplazabilidad de nuestra alma y la de otros, y en nuestra creencia en el calor que ganamos al unirnos a otras almas.
    Reflexionen un momento acerca de esto. Cada uno de nosotros posee un alma viviente y tangible. El Sistema carece de eso. No debemos permitir al Sistema que nos explote. No debemos permitirle al sistema que tome vida por sí mismo. El Sistema no nos define, nosotros definimos al Sistema.”

    Le agradezco mucho su enlace y su comentario sobre mis entradas.
    La traducción del discurso del escritor japonés se puede encontrar en lecturalia.com

      Citar  Responder

  45. Sap,

    Usted me cae muy bien, y además escribe estupendamente y rebosa ingenio pero creo que no estuvo muy afortunado con la ironía.
    Un saludo.

      Citar  Responder

  46. Con todos los respetos, después de leer las intervenciones, tengo la impresión de que, en general, más que entender y compartir la decisión y la postura del sr. Muñoz Molina se acepta tanto su decisión como su postura por haber sido tomadas por el sr. Muñoz Molina, y solo por esa razón. A mi me parece una lástima que no se entienda bien.
    Es, repito, mi impresión, y creo que es una lástima que así sea.
    Pesan mucho las rutinas mentales y la propaganda, quizás sea otro asunto pendiente el de sustituir los prejuicios por el conocimiento y no aceptar como verdades lo que no son más que pura y simple manipulación. Lo falso se abre facilmente camino entre el desconociento y la confusión.

      Citar  Responder

  47. Jorge M.P.,
    .
    Que es una ironía lo del jabugo, hombre :-)))… Quiero decir que antes, el cementerio judío de Sevilla tenía acceso libre mientras que ahora, no; al menos en la última ocasión que quise visitarlo y al comprobar que la cancela de entrada estaba cerrada, uno de los operarios me comunicó que la gestión del recinto corresponde a la comunidad hebrea de la ciudad.

    He encontrado estas notas:

    http://www.galeon.com/juliodominguez/2012c/judios.html

    :-)

      Citar  Responder

  48. No sé si esta analogía va a gustar o no, pero voy a plantearla: imaginemos que la Feria del Libro de San Sebastián (Donistia Liburu Azoka??), organizada por el Ayuntamiento de esta ciudad otorga un premio literario. Está claro que en Euskadi hay mucha gente que está en contra de la lucha armada, está claro que la mayoría solo desea la paz, está claro que el doctor Juan Karlos Izagirre no ha matado a nadie y estoy convencido que no está a favor de la lucha armada…
    Pero me pregunto si AMM recogería un premio literario a manos de un representante de Bildu. Sí, sé que no son comparables ambas realidades, que Euskadi no está amenazado e Israel sí… pero, me pregunto si eso sería así. Es más, la respuesta de AMM no me interesa tanto como los que en bloque han dicho que están de acuerdo con recogerlo en Israel y no les ha planteado ninguna duda.
    Yo no entro a juzgar si me parecería bien que lo recogiera de manos de Bildu o no, simplemente planteo la analogía y me pregunto en alto por su hipotética aceptación.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  49. En primer lugar, D.Antonio, felicidades y buen viaje.

    En segundo lugar: me he aburrido de leer respuestas… la inmensa mayoría laudatorias, y algunas críticas. De las críticas, me llaman la atención las antisemitas; como casi siempre, se evalua a Israel desde el punto de vista de su relación con sus vecinos palestinos.

    Me ha aburrido de leer respuestas, y en ninguna de ellas se dice lo más simple: que en los últimos años han caido en ciudades israelíes más de 15000 misiles Qasam; sin embargo, a Israel se le exige que… se dejen bombardear sin hacer ruido. Lo cual, viniendo de europeos, inventores de las dos ideologías más dañinas del s.XX, es cuanto menos chocante, risible y ridículo, por no decir declaradamente perverso.

    En fin, D.Antonio, “no hablo para convencer, sino para que no se me malinterprete”; de nuevo le reitero mis felicitaciones.

    Un saludo.

      Citar  Responder

  50. Después de leer las opiniones de todos, discursos de diferentes galardonados con el premio Jerusalén, llego a la siguiente conclusión:
    El premio en sí es polémico, reciba quien lo reciba, hoy es AntonioMM, el año que viene será otro escritor y si decide ir a recogerlo tendrá las mismas presiones que ahora recibe nuestro anfitrión. Por eso mismo no estoy de acuerdo con lo que escribe Pablo Valdivia de que hay interés en “a toda costa y caiga quien caiga, enturbiar su figura pública” de AntonioMM.
    Creo que las diatribas binarias de las que habla AntonioMM están dejando paso a los matices, por lo que el discurso “blanco o negro, bueno y mano, derecha e izquierda” se está gastando, si nos atenemos a comentarios de la mayoría de este foro.
    Tanto los que están a favor de acudir como los que están en contra me han parecido respetuosos, quitando algún caso, y que ese es el camino del entendimiento. Veo buena voluntad en Jaime, Santiago, Kardes, Beatriz, Sergiales, @inxtu y les entiendo, hay que estar con los que sufren, y , por lo menos así lo veo yo, los que sufren son los palestinos. Tendrán derecho los israelíes en defenderse, claro que sí, pero demasiadas víctimas inocentes no entienden esa brutal defensa. Aqui, que tanto gusta el respeto a la ley: Israel es el país del mundo que más incumple las resoluciones de la ONU.
    Seguro que cuando reciba el premio se acordará de los que sufren, con más o menos contundencia, espero que por lo menos ponga el otro huevo que le faltó a Murakami

      Citar  Responder

  51. Felicidades Antonio:
    Soy admirador de su obra y de su persona, sin embargo yo no afearía su recogida de premio por ser una feria del libro en Israel quien se lo concede, sino por la situación tan desequilibrada entre ambos países, (esta guerra abierta o larvada entre ambos países es la “madre de todas las guerras del Oriente Medio”). Unos apoyados por USA y Europa, y otros apoyados por el resentimiento de los pueblos árabes heridos una y mil veces en su orgullo e integridad. No hay que dudar que en Israel hay ciudadanos preocupados por los derechos humanos que no están de acuerdo con la actual política de su país en relación con Palestina a los que no cabe dar lecciones de ningún tipo. Cabría preguntarse si no sería de mayor ayuda a esos ciudadanos el rechazar el premio si, además, se justifica este rechazo con un artículo tan bueno como el que ha escrito para lo contrario.
    De todas las formas deseo que su recogida de premio sirva para mejorar la situación entre los dos países.

      Citar  Responder

  52. Pensaba que las personas no se tomaban tan en serio los premios después del Nobel de la Paz 2012.
    “The truth is what we are fated to eventually agree on”
    Peirce

      Citar  Responder

  53. Enhorabuena por saber responder con sentido común al pensamiento único dominante durante los últimos dos mil y pico años: los judíos son malos, son los responsables de todos los males, pasados, presentes y futuros y cualquier maldad que le haya podido suceder a lo largo de la historia se la han merecido.
    Ya está bien! Vale ya! Dejemos les que vivan, no le amenacemos con exterminarles o echarles al mar y ellos se dedicaran a lo que siempre han sabido hacer; cultivar las artes y las ciencias y coleccionar genios en cualquier disciplina.

    Un saludo de un católico que mira con admiración la historia de sufrimiento y superación de esta minoría perseguida desde tiempo inmemorial.

      Citar  Responder

  54. Unas reflexiones sobre el premio,
    los creadores de este premio dan muestras de un gran virtuosidad intelectual aderezada con las más refinadas y envolventes artes psicológicas para invitar a recogerlo:
    __Elogio, lo reciben escritores con una obra de reconocida calidad.
    __Adulación.
    __Presión para acudir a recogerlo (se trata de una feria muy importante de negocios dentro del mundo de la literatura).
    __Prestigio (hablamos de un premio muy importante, ellos mismos lo definen en su página como la antesala del Nobel)
    __ Vanidad ( tan humana y que a todos nos afecta).

    Aunque ellos consigan la foto ( una imagen es muy poderosa y vale más que mil palabras, esto lo saben muy bien), muchos intelectuales han utilizado la concesión de este premio y la plataforma que les brinda para transmitir su mensaje. (ellos también saben que sus palabras van a ser escuchadas y leídas)
    Tengo confianza en que usted también sabrá utilizar la plataforma que se le brinda el domingo.
    Respecto al premio en si, disfrútelo, es merecido!!

    Complemento la información de emariné con una traducción que había leído del discurso de Murakami.

    http://www.lecturalia.com/blog/2009/03/03/discurso-de-murakami-en-jerusalen/

    Un saludo para todos, los que están de acuerdo o en contra.

      Citar  Responder

  55. Encuentro el mismo problema al hablar de este conflicto: hay realidades que no son políticamente correctas, y la necesidad simplificar en blanco o negro nos hace mirar las cosas desde perspectivas parciales, en vez de enfocar las situaciones de manera global, con todos sus matices. Felicidades por el premio y por mantener estimuladas a tantas personas.

      Citar  Responder

  56. Consuelo,

    Acabo de ver tu comentario dirigido a mí, y te tengo que decir que aquí no tenemos nieve, pero frío y lluvia, lluvia,lluvia. Tendríamos que haber salido rumbo a Frankfurt, para coger mañana a primera hora el avión a Tenerife, para visitar a nuestra hija Amanda. Pero por culpa de este tiempo tan nefasto resulta que estamos ambos con gripe y fiebre, y acabamos de cancelar el vuelo y el coche de alquiler…nuestro gozo en un pozo! Queríamos escapar de este tiempo tan inclemente, y nos ha obligado a quedarnos aquí! Por eso tenemos especial anhelo a que llegue la primavera… y además estamos muy, muy tristones. Y también nuestra hija, que contaba con nosotros para pasar los Carnavales con ella en Santa Cruz… Enero y febrero nunca nos han traído suerte.

      Citar  Responder

  57. Jose,

    “siempre será mucho más honorable defender una causa que recibir un premio”

    A mí me parece que según. Según qué causa y según qué premio

      Citar  Responder

  58. “Las nociones de “libertad” y “derechos” han pasado por una degradación impactante en los años recientes. En muchas comunidades, a los derechos de grupo se les da mayor peso que a los derechos individuales. […]

    El primer trabajo de un escritor no es tener opiniones, sino decir la verdad… y rehusarse a ser un cómplice de las mentiras y la desinformación. La literatura es la casa del matiz y del ir en contra de las voces de la simplificación. El trabajo de un escritor es hacer que sea más difícil creerles a los saqueadores mentales. El trabajo del escritor es hacernos ver el mundo como es, lleno de muchas y diferentes demandas y partes y experiencias. […]

    Creo que la doctrina de la responsabilidad colectiva, como una explicación para el castigo colectivo, nunca se justifica, militar o éticamente. Me refiero al uso desproporcionado de armas de fuego contra los civiles, la demolición de sus hogares y la destrucción de sus huertas y arboledas, la privación de sus modos de subsistencia y de su acceso al empleo, a la escolaridad, a los servicios médicos, el libre acceso a vivir cerca de pueblos y comunidades… y todo para castigar la actividad militar hostil que puede o ni siquiera puede estar en los contornos de estos civiles.

    Creo también que aquí no puede haber paz hasta que no se ponga un alto a la plantación de comunidades israelíes en los Territorios, y mientras esto no vaya seguido por el hecho de desmantelar finalmente estos asentamientos y por el retiro de las unidades militares que se requieren para protegerlos.

    Puedo apostar a que estas dos opiniones mías son compartidas por mucha gente en este salón. Sospecho que —para usar una vieja expresión estadounidense— estoy predicando para el coro.

    ¿Pero sostengo estas opiniones como escritora? ¿O lo que hago es sostenerlas como persona de conciencia y luego usar mi posición como escritora para sumar mi voz a la de otros que dicen la misma cosa? La influencia que un escritor puede ejercer es puramente accidental. […]
    Estoy muy agradecida por haber recibido el Premio Jerusalem. Lo acepto como un honor para todos aquellos comprometidos con la empresa de la literatura. Lo acepto en homenaje a todos los escritores y lectores que en Israel y Palestina luchan por crear literatura hecha de voces singulares y de la multiplicidad de verdades.”

    Estos fragmentos son parte del discurso de la escritora norteamericana Susan Sontag tras recibir el Premio Jerusalén. [elmalpensante.com]

      Citar  Responder

  59. mgc,

    Un cariñoso abrazo desde Fuenlabrada. :-)

      Citar  Responder

  60. Consuelo,

    Las etiquetas estás condenadas a no entenderse nunca. Cuando las etiquetas se quedan únicamente en los frascos, entonces, emergen los seres humanos que están detrás, y surge la sagrada luz del entendiento. Que así sea para todo.

    un abrazo :-)

      Citar  Responder

  61. ” De la igualdad básica entre las personas y la singularidad absoluta de cada una de ellas”.
    Soy de las que no necesitan explicaciones porque todo usted exhala honestidad, coherencia y verdad.
    Enhorabuena por su premio.

      Citar  Responder

  62. Hace mucho que no escribo en el foro, y últimamente tengo poco tiempo para leer las entradas. Ésta me ha llamado la atención especialmente, porque me enteré por otro medio del premio concedido a Antonio Muñoz Molina, de la solicitud que se le hizo desde un colectivo para rechazarlo arguyendo no estar de acuerdo con la política de Israel en materia nacional e internacional, y entré en el foro y me encontré con que AMM se siente obligado (no sé si interna o externamente a dar explicaciones). A mí nadie me tiene que dar explicaciones, tanto si recibe un premio como si lo rechaza, yo ya me formo mis propias opiniones. También tengo mis propias opiniones sobre los intelectuales que politizan su obra. Pero eso no cambia el hecho de que piense que boicotear a Israel y su política interior y exterior está bien, venga el boicot de un escritor, un músico o una persona de la calle. Lo creo porque desgraciadamente es lo único que funciona, y se vio con el tema del apartheid de Sudáfrica. Y a alguien, hoy en día, ¿le parece mal el boicot que ejerció mucha gente en ese momento contra Sudáfrica? Pero claro, no era un problema complejo como éste, era un problema de buenos-buenos contra malos-malos. Todos los problemas son complejos, todos, nos falta a todos mucha información, eso seguro, pero somos humanos y nos posicionamos, y eso es natural. Una vez explicada mi postura, y con ella mi posición, entro en el foro para lanzar algo que nadie ha discutido sobre este tema y que puede ser el fondo de la cuestión y todo lo que hacemos hablando sobre los israelíes y los palestinos es lanzar piedras fuera del agua. ¿Son los escritores libres de sus editoriales, los músicos libres de sus productoras, etc, para poder posicionarse como ellos quieran libres de influencias? Es decir, ¿es AMM libre para rechazar un premio que a su editor le puede parecer fantástico? Hace años taché a un escritor que me gustaba de mi lista de escritores a los que sigo, y no creo que le importe pero quiero contar el motivo. Se trata de Luis Sepúlveda, chileno, autor de obras que me habían gustado mucho como “El viejo que leía novelas de amor”. Concertó una reunión en la biblioteca a la que voy, con mucho tiempo de antelación. Nuestro club de lectura leímos varios libros suyos para ir preparados, y con ilusión, a la reunión con el autor. Y nos dio plantón el mismo día que tenía que haber venido. ¿Qué ocurrió? Que en el intervalo de tiempo entre la convocatoria y el día de la reunión, ganó un premio literario. Y su editorial le negó el que acudiera a ningún acto público hasta el momento de recibir el premio. Vale, muy comprensible. Pero yo sigo diciéndome, qué incoherencia que un autor al que yo consideraba libre e independiente para criticar muchas situaciones injustas se pliegue a los deberes comerciales sin siquiera rechistar. ¿Hasta qué punto son libres los intelectuales? ¿Hasta que se convierten en académicos, hasta que son muy reconocidos, hasta que les conceden el Nobel? Supongo que cada uno tendrá su listón, pero cuando leí lo del premio y las justificaciones, lo siento, no puedo dejar de pensar en intereses comerciales.

      Citar  Responder

  63. Enhorabuena por el premio.
    Y por la valentía de la decisión.

      Citar  Responder

  64. Paco,

    Totalmente de acuerdo con lo que dices.

    Ay Paquito si vieses el pronostico del tiempo, para los próximos 15 días! no va a subir de 0 la temperatura, con intervalos de lluvia y nieve. Lo peor es salir a la calle, dentro es gloria bendita, vamos en el trabajo estoy en manga corta y tan feliz, viendo como nieva fuera. Pero hoy voy por la tarde, y solo pensar en esa brisa helada…y los movimientos de los que esperamos los tranvias, me hace mucha gracia, parecemos animales fieros encerrados en jaulas.

      Citar  Responder

  65. mgc,

    Acuerdate siempre que lo peor es cuando llega la hora del piloto en pleno vuelo. : )))))

      Citar  Responder

  66. Cristina Schaaf,

    Cristina, cambiando un momento de tema.
    Cómo definirias tu lo que he sentido hoy al ver la nevada que nos ha caido? te explico, según amanecia la belleza del jardín era impresionante…pero he sentido escalofrios y rabia al ver tanta nieve, al pensar que hay que salir a limpiar la calle, que hay que salir a esperar el tranvia, y que llevamos tantas semanas asi.
    Cómo va la cosa por Saarbrücken?
    Qué ganas de que llegue la primavera, que este año va a ser preciosa, me lo dicen los tallos de los narcisos cuando paso por el jardin, estan por cierto bien frescos y sanos.

      Citar  Responder

  67. Consuelo,

    Fíjate Consuelo, yo entiendo perfectamente que personas anónimas defiendan una postura contraria a la nuestra. Son sus ideas y punto.Las expresan en nombre de la libertad. Lo que ya no me parece tan ético, es que lo hagan determinados intelectuales-algunos ya en derrota- para aprovechar el momento y saludar en los medios .Después de leer al personal sigo entendiendo la postura de antoniomm y me enorgullece que una persona como él, sea considerado por Israel como un defensor de la libertad. Por aquí Consuelo,hace frío… mucho frío.

      Citar  Responder

  68. Consuelo,

    Carlos, si Cuba concediese un premio a AMM tendriamos que saltar todos de alegria, seria un signo inequívoco del final de tanta locura, y quizá hasta eso mismo representan los premios literarios en Jerusalem.

      Citar  Responder

  69. MGC, gracias por tu respuesta a mi comentario y por tomarte el tiempo de pasarte por mi blog. Y a Molina por la oportunidad de participar de este foro.
    Y sí, repito porque es importante, la gente aquí tambien se indigna con cada muerte inútil, árabe o judía, etíopes o turcos. Somos mucho más que dos. Un cálido saludo.
    mgc,

      Citar  Responder

  70. Carlos,

    No termino de entender que me quieres decir. Ya expliqué en la anterior entrada lo que pienso sobre AMM, lo que admiro su decisión, y que creo a pies juntillas las razones por las que acepta el premio.
    Otro tema es lo que yo pueda pensar sobre la política de Israel, como de la política de Siria, como la política de Camerun o la de Samoa.
    Estoy segura que quien en Israel leen la obra de AMM y la comprenden saben muy bien lo que pasa con el problema palestino. Sin duda me hubiese gustado más que el alcalde de Jerusalem no tuviera nada que ver en la ceremonia.Pero todavia no hemos oido las palabras de Antonio, y como hombre de paz sé que no vaa desaprovechar la ocasión para volver a repetir sus ideas, sin perder la educación, y agradecinendo el detalle, que sin duda le honra y demuestra el buen gusto literario de muchos israelies, sean judios o no.

      Citar  Responder

  71. Estoy pensando de algo que he leído en una intervención, ahora no recuerdo de quién. Luciano, pudiera ser, con una cita de Nietzsche, en el que hablaba de nuestro terrible amor por la controversia. Me he acordado de Hume y de su advertencia de que nuestra moral no se basa en principios racionales, sino en afecciones simpáticas, y en vínculos utilitarios (en afecciones antipáticas, en el caso de Nietzsche, que era el hombre como era…). Creo que tenía tanta razón el bueno de Hume, que no estaría mal, de vez en cuando, que aprendiéramos a vigilar nuestros afectos en cuánto empiezan a resultar sospechosos a nuestras virtudes. Pero somos tan profundamente humanos, vaya, que casi daría pena que fuésemos de otra forma. Lo malo de la razón, como de la justicia, es que carecen de ternura.

    Y con esta contramoraleja, he preferido cerrar la moraleja de esta noche. Seamos felices y despreocupados. Mañana no me acordaré ya del tema de esta noche, tendré veleidades casquivanas o follaré con el ritmo de una nueva escritura. Las personas como yo, no deberíamos dar consejos a la gente, razón por la cuál, firmo desde ya mi respeto y mi silencio.

      Citar  Responder

  72. Creo que los que te critican no han leído tus obras, ni conocen tu pensamiento, ni tu compromiso con los derechos humanos y civiles. Simplemente decirte que ¡enhorabuena! Para mí seguirás siendo un referente intelectual, cultural y ético.
    Un saludo.

      Citar  Responder

  73. ¿Es tan difícil dudar de lo que se piensa? Sí, admitámoslo, nos cuesta mucho, las creencias proporcionan relajo y asiento, el pensamiento, sin embargo, tiene escrituras que no le pertenecen.

      Citar  Responder

  74. Y hay una cosa que me parece importante en todo este asunto. Y es no ceder a las simpatías de la raza. Por supuesto, es natural y admirable nuestra siempre simpatía con el oprimido, pero sólo ahí, en cuánto seres oprimidos, y no mucho más allá. El oprimido no es responsable de la violencia que se ejerce contra él, es simplemente una víctima. Y a veces, parece como si descargáramos cierto sentimiento de culpa, o de compasión, adquiriendo una especie de compromiso visceral y duradero.

    Muchas clases magistrales podría enseñarnos la historia de la facilidad con que los hombres, vueltas las circunstancias, puedan convertirse de víctimas en verdugos.

    No sé si quiero decir algo, esto es solo un pensamiento.

      Citar  Responder

  75. Vaya, he citado mal, sorry, esta era la frase de Mercedes:

    “Cada uno es como es, las explicaciones sobran. Son los actos los que nos definen”

      Citar  Responder

  76. Mercedes: efinen

    No creo que los actos nos definan siempre, ni que las explicaciones sobren. Las ideas son argumentos para la acción, y un mismo acto puede estar programado desde muchos puntos de vista.

    He leído con atención todas las participaciones del foro, a la pregunta que lanzaba MJGE ¿estaríamos a favor de aceptar el premio si MM lo hubiese rechazado? Yo creo que una gran mayoría del blog se hubiese inclinado por la opción del rechazo. Me parece algo evidente tras respirar durante algún tiempo el ambiente de este blog.

    Yo hoy tengo más dudas que ayer, me ha gustado leer algunas de las aportaciones, ponderadas y bien documentadas de algunos comentaristas. MM arguye dos explicaciones básicas que no a mí no me convencen. La primera es la cortesía del agradecimiento, y la compañía de tantos amigos y personas admiradas. Nadie podrá negarle nunca las buenas maneras, pero es cierto que hay que saber valorar ante quién se quita uno el sombrero. El segundo argumento es la realidad diversa y compleja de un Estado simplificado por la distancia, la ignorancia y el maniqueismo mediático. Estoy convencido de esa pluralidad de intereses y de que existen muchos judíos en Israel que operan y abogan por la concordia, pero me quedo pensando que no es precisamente de esa diversidad social desde dónde emanan este tipo de premios, que como todo acto institucional, nunca resulta del todo inocente.

    Creo que es un tema complejo, y seguiré creyendo, por supuesto, en la soberana libertad de criterio de un escritor que posiblemente conozca más que yo del asunto, pero lo cierto es que me han convencido más los argumentos contrarios. En cuánto a los insultos que han recibido de este blog algunos usuarios como Jaime, por ejemplo, yo digo que se ha expresado en todo momento con educación y aportando sólidos argumentos, y a los que protestamos (yo ayer mismo así lo pensaba) por la pesantez de estos personajes que se empeñan en quitarnos la razón, digo que siempre será mucho más honorable defender una causa que recibir un premio.

      Citar  Responder

  77. Enhorabuena por el premio. No consigo entender cómo un grupo de intelectuales puede exigirle a usted que rechace un galardón que se le ha dado por su trabajo, ya sea en Israel o en cualquier otra parte del mundo.

      Citar  Responder

  78. Hermi,

    Me quedo pensando y me pregunto si también, por unas o por otras cosas, todo es razonable.

    (Mejor que me ponga a ver la 2ª temporada de “Homeland”)

      Citar  Responder

  79. Carmela,

    Lo que quería decir, Carmela, es que todo es criticable. Por unas o por otras cosas. Lo malo de cumplir años es la maldita sensación que tiene uno de ver todo como una absurda repetición.

      Citar  Responder

  80. “Me gustaría saber qué opinión les merecería a los pocos que han hablado mal de la concesión el hecho de que se lo hubiera otorgado EEUU”

    Hermi, ayer alguien recordó el Oscar a Javier Bardem, que recogió tan alegremente sin que nadie -ni su madre- dijera ni mú.

      Citar  Responder

  81. Buenas noches: Enhorabuena por el premio. Lo fácil hubiera sido decir no y envolverse en la bandera del progresismo. Es usted un valiente.

    Creo que en esa zona hacen falta gestos como el suyo que en otras partes serían normales y que no generasen controversia.

    Al hilo del conflicto árabe-israelí, estoy leyendo el libro “Historia de las Cruzadas” de Steven Runciman. En dicha obra aparecen las luchas entre bizantinos y musulmanes y entre occidentales contra musulmanes y bizantinos. Pues bien los judíos colaboran con los árabes y en algunas ciudades conquistadas a los cristianos dejan una guarnición judía. Cosa esta última que también pasó en España cuando los musulmanes lucharon contra los godos.

      Citar  Responder

  82. … y gracias otra vez.

      Citar  Responder

  83. Gracias, una vez más. No hace falta que diga cuanto le gradezco, Antonio, que sea Ud. un hombre de verdad.

      Citar  Responder

  84. Cada uno es como es, las explicaciones sobran. Son los actos los que nos definen

      Citar  Responder

  85. Carlos,

    ¿Podría ser que el error fuera que los dirigentes árabes, palestinos o no, no aceptaran la partición de Palestina en dos estados, uno judío y otro árabe? ¿Podría haber influido en ese error el hecho de que los dirigentes árabes habían simpatizado abiertamente con el nacionalsocialismo? ¿Podría haber sido un error cometido por los vencedores de la II Guerra Mundial el hecho de que no pidieran cuentas a los que habían sido aliados de los nazis en aquella región igual que lo hicieron con sus equivalentes en Europa? Lo sostiene Paul Berman en su interesantísimo libro “La huida de los intelectuale”. ¿Por qué hay tantas dificultades en admitir que el estado de Israel fue fruto de las políticas más progresistas del momento, del antifascismo y del socialismo democrático? ¿Que papel tuvo la Unión Soviética en la intoxicación, viva hasta el presente, consistente en que Israel es una construcción reaccionaria fruto del imperialismo cuando se resistió a convertirse en el portaaviones soviético? Entonces la URSS se sintió despechada y condenó al sionismo para abrazar el nacionalismo panárabe, con fuertes raices nacionalsocialistas, por cierto.
    ¿Por qué hay que condenar a Israel sistemáticamente o perdonarle la vida?

      Citar  Responder

  86. Con éste son doce los premios acumulados a lo largo de tu carrera literaria. No hay ninguna duda respecto a tu honestidad y tu calidad literaria. Por eso no me ha sorprendido en absoluto la concesión de este premio, obtenido anteriormente por escritores de prestigio a quienes también admiro. Brindo por ti y por mis amigos del blog. Felicidades.

      Citar  Responder

  87. Angel Ossa,

    ¡La séptima de Brückner, madre mía!

    La escuché este verano a cargo de Mutti, con la Sinfónica de Chicago. Sin palabras para describir la emoción…

      Citar  Responder

  88. Poema de Léon-Gontran Damas, poeta de Guayana, que ha recordado esta tarde la Ministra de Justicia francesa, Christiane Taubira, a los diputados de derechas que se oponen a la ley sobre el matrimonio homosexual.

    NOUS LES GUEUX

    nous les peu
    nous les rien
    nous les chiens
    nous les maigres
    nous les Nègres
    Nous à qui n’appartient
    guère plus même
    cette odeur blême
    des tristes jours anciens
    Nous les gueux
    nous les peu
    nous les riens
    nous les chiens
    nous les maigres
    nous les Nègres
    Qu’attendons-nous
    les gueux
    les peu
    les rien
    les chiens
    les maigres
    les nègres
    pour jouer aux fous
    pisser un coup
    tout à l’envi
    contre la vie
    stupide et bête
    qui nous est faite
    à nous les gueux
    à nous les peu
    à nous les rien
    à nous les chiens
    à nous les maigres
    à nous les nègres

    ( Léon Gontran DAMAS, extrait BLACK-LABEL, p. 50-51, Gallimard)

      Citar  Responder

  89. La creación del estado de Israel pudo ser precipitada o poco meditada, lo admito, pero era urgente acabar con la persecución que todo un pueblo venía sufriendo a lo largo de los siglos, por eso se les dio (o se les devolvió) su tierra y sus lugares sagrados. En cualquier caso, si entonces se cometieron errores ya es demasiado tarde para corregirlos. La solución debe partir de la situación actual.
    PD: los que protestan por el premio a AMM ¿habrían puesto algún reparo si se lo hubieran concedido en Cuba?
    Consuelo,

      Citar  Responder

  90. Maia,

    No había visto hasta ahora tu comentario y lo he leído con muchísimo interés. Me ha impresionado lo que dices, que mucha gente está harta de esa situación y quiere la paz y que ninguna piedra vale una vida. Es lo que creo también que durante muchos años ha sentido mucha gente en el País Vasco. Y lo que supongo que quiere y siente la gente normal en cualquier sitio

    Me ha interesado mucho también tu blog, al que he echado un vistazo pero voy a leer y seguir con más calma

    Ya me gustaría que aparecieras más por aquí

    :-))

      Citar  Responder

  91. Ayer no intervine en la polémica porque creía que, efectivamente, no hacían falta explicaciones. Pero la contestación de AMM, fuera del caso concreto, nos lleva al fondo de la cuestión: no es posible el matiz, no sé si en este mundo pero seguro que sí en España, me da igual que se hable de Israel, de Cuba, de Cataluña o del Madrid-Barsa. Y este problema, el de las etiquetas, el de los bandos, el de la falta de matización, el de tienes que pensar de determinada manera si eres de derechas o de izquierdas, catalán o de fuera de Cataluña, merengue o culé, es algo tan alejado de una aproximación intelectual a una discusión que cualquier cosa que digamos se me antoja absurda, porque no debería de ser necesario decir nada para justificar precisamente que uno puede pensar distinto de lo que se supone que debe pensar. Y todo lo expuesto me lleva, en contraposición a lo que se pudiera pensar en un principio, a que sí son necesarias las explicaciones, desgraciadamente.

      Citar  Responder

  92. Me gusta la gente consecuente y usted lo es.

    Le felicito por el premio y, siendo católica, estoy totalmente de acuerdo con sus palabras. Le agradezco su coherencia, tan necesaria en todos los ámbitos y en el de la cultura aún más.

    Un abrazo doble (o triple)

      Citar  Responder

  93. Feliz viaje Antonio me quedo con tu último párrafo, y espero que toda esta controversia no te impida disfrutar del premio, porque no solo literariamente estás a la altura literaria de los anteriores escritores galardonados, humana e intelectualmente yo creo que despiertas la misma admiración para todos nosotros. Creo que se puede contribuir de muchas maneras a la concordia y a la paz una de ellas es hacer lo que tu haces no ver la vida siempre en contra de algo o de alguien, argumentar, intentar entender la complejidad de los seres humanos y los problemas, y ser critico por igual con aquellos que crees no observan ciertos mínimos morales.

      Citar  Responder

  94. .
    Cuentan -pero Alá es el más sabio- que siendo caíd de Al-Zawarah el clemente Muley ibn Abbas -bendito sea por siempre su nombre- enfermó de gravedad su hijo mayor. Convocados los médicos de la ciudad, ninguno de ellos supo poner remedio al mal que padecía el muchacho, que, consumido por altas fiebres, presentaba por demás el cuerpo lleno de bubas.

    Mas cercana ya la hora de su muerte, Nasrudín, a la sazón, sirviente de Muley ibn Abbas -bendito sea por siempre su nombre- dijo conocer a un célebre médico radicado en la lejana Galilea. Organizada una embajada viajó al punto a reclamarlo con tanto éxito que en pocos días, el médico judío Moshé Ben Gabirol se situaba a la cabecera del lecho del moribundo. Certero en el diagnóstico y pródigo en cuidados, logró en poco tiempo sanar al hijo del caíd para asombro y ofuscación de sus colegas.

    Ya en vías de recuperación, pero aún su hijo en el lecho, el caíd quiso pagar con largueza los honorarios de Ben Gabirol cuando, cercano a entregarle una bolsa de oro, apareció Nasrudín de detrás de una celosía blandiendo un alfanje que no dudó en clavar en la espalda del judío provocándole la muerte.

    -¡Pero qué has hecho, pedazo de animal!- gritó alarmado el caíd a la vez que su hijo perdía el sentido.

    -¡Oh sabio, oh clemente, oh recto Muley ibn Abbas! -replicó Nasrudín- sanado ya tu hijo, ¿acaso no crees que es condenarlo para el resto de sus días a estar agradecido a un judío?

    Reflexionó el caíd y encontrando juiciosa la razón de Nasrudín, no dudó en extraer de la espalda del médico el alfanje para, a continuación, cortar con él la cabeza del convaleciente, su primogénito.

    -¡Tremendo es el problema moral que presentabas, sagaz Nasrudín, pues curo y condeno a la vez a mi amado hijo! Así que recordando a mi primo Alí Al-Jaraf, el que vive en Al Andalus, el que siempre dice ‘muerto el perro se acabó la rabia’, he decidido cortar por lo sano.

    -Son muchos los dones que te regaló Alá el Misericordioso, alabado sea por siempre, clemente Muley ibn Abbas, pero ninguno es mayor que el de tu sabiduría.

    Salieron entonces ambos hombres al balcón desde donde se divisaba, sobre el perfil del palmeral, el alto creciente de la luna.

    -¿Sabes una cosa, Nasrudín? -concluyó el caíd posando su brazo en el hombro de su sirviente.

    -Tú dirás, oh, justo, oh, clemente señor.

    -Que presiento que este es el comienzo de una gran amistad. (*)

    (*) A causa de esta frase final, algunos autores han situado esta historia de Nasrudín en Casablanca; pero no, certificamos que fue en Al-Zawarah.

    :-)

      Citar  Responder

  95. Y ahora mismo, en el Auditorio empieza la 7ª de Bruckner con la orquesta del Concertgebouw y Mariss Jansons. ¿Porqué no estoy allí?. La entrada disponible más barata sale por 100 euros.

      Citar  Responder

  96. Maties,

    Gracias, Maties, por la música. Todos los días, claro, pero hoy especialmente

    :-))

      Citar  Responder

  97. Antonio, Enhorabuena y sigue como siempre los dictados de tu conciencia y razón, que tan suficientemente nos explicas d. Y para escapar un poco del monotema de hoy (y de ayer), os propongo escuchar en la impresionante voz de Johnny Mathis
    esta hermosa canción (autores, Carole King y su entonces marido Gerry Goffin) que incide, como “Meglio così” de Di Capri (que no Di Caprio), en el amor imposible por asimetría cronológica entre las partes afectadas y que recoge la súplica del hombre mayor a la mujer más joven para que se aleje de él (aunque en el verso final…..). La cantó Henri Salvador como “Va t’en vite mon amour”. “Go away, little girl”:

    http://letras.terra.com/johnny-mathis/240964/

      Citar  Responder

  98. Casualmente, el pasado domingo asistí en el Auditorio de Madrid a un concierto que incluyó la sinfonía nº 13 de Shostakovich, Babi Yar. El bajo no era extraordinario, y la ONE ya sabemos lo que puede dar de sí, pero el resultado fue emocionante de todas formas. El poema de Yevtushenko en que está basado el texto cantado es este:

    No existe monumento en Babi Yar;
    sólo la agria ladera. Y tengo miedo.
    Hoy me siento un judío en el desierto
    que de Egipto escapó. Me crucifican
    y mis manos conservan los estigmas.
    Me parece ser Dreyfus, condenado,
    al que juzgan, escupen, encarcelan;
    pero de pie resiste la calumnia
    y el grito filisteo. Con la punta
    de sus sombrillas en mi rostro vejan
    mi indefensión mujeres que se acercan
    con vestidos de encaje de Bruselas.

    O también soy un niño en Bielostok.
    De pronto estalla el pogromo.
    La sangre derramada cubre el suelo.
    Los que huelen a vodka y a cebolla
    salen de la taberna y gritan todos:

    “Mata judíos: salvarás a Rusia”.
    Un tendero se ensaña con mi madre.
    Otro hombre me patea. En vano rezo
    plegarias que se pierden en la nada.

    Me siento dentro
    de la piel de Anna Frank que es transparente
    como un ramo de abril.
    No hacen falta palabras. Siento amor
    y sólo necesito que uno a otra
    nos miremos de frente.
    Separados del cielo y el follaje.

    Solamente podemos abrazarnos
    en este cuarto a oscuras.
    Quiero besarte una vez más, acércate.
    Ya vienen. Nada temas: el rumor
    es de la primavera que se anuncia
    y del témpano roto en el deshielo.

    Y en torno a Babi Yar suena la hierba
    que ha crecido salvaje desde entonces.
    Los árboles nos juzgan. Todo grita
    pero el grito está hecho de silencio.
    Al descubrirme observo mi cabello.
    También ha encanecido. También grito
    por los miles de muertos inocentes
    masacrados aquí. En cada anciano
    y en cada niño al que mataron muero.

    Pueblo ruso, mi pueblo: te conozco.
    Tú no odias ni razas ni naciones.
    Manos viles trataron de infamarte
    al usurpar tu nombre y al llamarse
    “Unión del Pueblo Ruso”. No perdono.
    Que La Internacional llene los aires
    cuando el último
    antisemita yazga bajo la tierra.
    No soy judío. Como si lo fuera,
    me odian todos aquéllos.
    Por su odio
    soy y seré un verdadero ruso.

      Citar  Responder

  99. Luciano,

    Me ha impresionado esa cita de Nietzsche que no conocía. Expresa muy bien y en muy pocas palabras algo que yo he sentido a veces aquí en Euskadi, cuando me parecía que alguna gente no se alegraba del fin de la violencia.

    Es justo lo contrario a “a enemigo que huye, puente de plata”, ¿no?

      Citar  Responder

  100. Es inútil intentar explicar una postura propia en este tema tan manido. La ecuación Palestino-Israelí es uno de los problemas-conflictos más difíciles de resolver de toda la historia. Lo han intentado de todas la maneras posibles. Han intervenido todo tipo de personalidades y no han conseguido nada. Políticos, escritores, artistas, han colaborado pero todo ha sido en vano. Recuerdo los esfuerzos de Barenboim cuando llegó con su orquesta mixta de jóvenes palestinos y judíos a interpretar música de Wagner en Israel. Le criticaron porque decían que esa música le gustaba a los nazis ¿La música tiene ideología? O los intentos por explicar los prejuicios de occidente frente a oriente de Edward Said, o Amos Oz, uno de los intelectuales más críticos de la política del gobierno de su país.
    Da igual. Es un tema-quiste anclado en un órgano vital. Cualquiera que sea las postura en cualquiera de los bandos, habrá personas dolidas que lo criticarán.
    Me gustaría saber qué opinión les merecería a los pocos que han hablado mal de esta concesión el hecho de que se lo hubiera otorgado EEUU. Se podría decir también: Un país que mantiene una base de detención ilegal en Guantánamo. Que ha bombardeado objetivos civiles cada dos por tres. Que ha liderado guerras bajo excusas falsas…
    Es curioso que una de las series que más me ha gustado y que refleja una autocrítica feroz de su propio país, EEUU en Homeland, se haya basado en una serie israelí.

      Citar  Responder

  101. Muchas felicidades por el premio. Y mi agradecimiento por el magnífico artículo que nos has regalado y que suscribo punto a punto. Leí ahora la noticia en El país y me asomé a esta ventana para decirte, que tu decisión sería la acertada y ponderada, pues daba por hecho las razones muy pensadas por tu parte. Y ahí están tus palabras. Al cabo eres escritor y como escritor se te premia. Felicidades, pues.
    Te seguiré leyendo con el cariño y el respeto que guarda uno para los intelectuales que me han ido formando a lo largo de mi vida y tus obras serán comentadas en mi aula de secundaria de Entrevías como lo que son: las de uno de los autores más valiosos de la literatura española del último cuarto del siglo XX y una de las voces más personales y honestas. Me quedo con tus palabras y celebro contigo y con los tuyos este premio y los que vengan. Todo mi respeto.
    Mónica

      Citar  Responder

  102. “Explicar por qué acepto un premio me parece una descortesía hacia quienes han tenido la generosidad de concedérmelo”
    Supongo que si otro premio llegase de la mano de una organización criminal con hábitos lectores sí que se explicaría por qué no se acepta el premio y ahí la descortesía sería un acto de valor.
    De todas formas, da igual, por esta vía no se puede ir al Nobel del la Paz, como mucho al de Literatura.
    Yo me alegro por el premio pues las palabras de AMM son siempre bien recibidas, pero tengo que decir que siempre hay un argumento, en una misma persona, para defender las dos partes de una dualidad.

      Citar  Responder

  103. @Antonio

    Feliz viaje. Te deseo lo mejor, siempre. Gracias por todo. :-)))))))

      Citar  Responder

  104. Chostakovitch: Sinfonía nº 13 “Babi Yar”. Versión de Bernard Haitink:

    http://www.youtube.com/watch?v=Vyz7krTfdc4

    “Debe su nombre a un tétrico lugar a las afueras de Kiev en el que fueron asesinados miles de judíos a manos de los nazis, fundamentalmente en los días 29 y 30 de septiembre de 1941. En el mismo lugar acontecieron también diversas masacres de poblaciones rusas, rumanos, ucranianos, gitanos de diversas nacionalidades, etc. En total se estima que el número de víctimas oscila entre 100 000 a 150 000 personas. […] Monumento sinfónico contra el antisemitismo, no sólo de ideología nazi sino también estalinista, la obra fue compuesta en 1962 y orquestada para bajo solista, coro masculino y gran orquesta, usando poemas de Yevgeny Yevtushenko.”

    http://juliosbv.blogspot.fr/2011/11/shostakovich-sinfonia-n-13-babi-yar.html

      Citar  Responder

  105. Consuelo,

    Espero que te guste lo que te envio. El niño de la derecha soy yo; el de la izquierda, en mi hermano mayor, Ignacio.

    Un saludo :-)

      Citar  Responder

  106. Estoy de acuerdo en que recibir un premio de estás catacterísticas es un asunto muy delicado, y por tanto, resulta bastante lógico que sea controvertida su aceptación o su renuncia. Supongo que AMM, después de haberle dado algunas vueltas al asunto habrá tomado la decisión más correcta de acuerdo con su conciencia. Por supuesto, para mi es totalmente respectable la que ha tomado, también hubiese sido igualmente la contraria de la que he de reconocer soy más partidario. Por otra parte, no es mi intención poner en duda la valía que pueda poseer nuestro anfitrión como escritor, que a fin de cuentas creo que es lo que verdaderamente deba importarnos como lectores. Qué valor puede tener recibir cualquier tipo de premio literario, -yo también lo pongo en duda, aunque desde luego ese sería un tema para debatir hasta la saciedad- grandisimos escritores a lo largo de la historia se quedaron fuera de ellos, y en este caso concreto, lo que más me podría entristecer es, que a pesar de un reconocimiento mayoritario por los lectores del todo el mundo, debido precisamente a su pensamiento nunca optaron al citado reconocimiento.

      Citar  Responder

  107. Ya he dejado mi apoyo y solidaridad a Antonio en su página en facebook. Para no ser reiterativo, tan sólo quiero dejar un artículo de Daniel Capó llamado Los Cuatro Niños de la Torá, el cual me gustó mucho cuando lo leí hace unos meses:

    “En 1492, los Reyes Católicos expulsaron a los sefardíes de España, un error que todavía estamos pagando caro. Frente al tradicional analfabetismo de las sociedades mediterráneas, los judíos fueron alfabetizados de forma masiva a finales del siglo I d. C. En términos culturales, existe una relación inequívoca entre el judaísmo, la centralidad de la lectura y el cuestionamiento de la realidad. El conocido ensayista George Steiner ha escrito que, si tuviéramos que localizar a un judío en la sala de espera de un aeropuerto, tendríamos que buscar a un hombre sentado, con un libro en las manos, que anota en los márgenes del mismo los interrogantes que le plantea el texto. Marx supo observar que, detrás del orden establecido de la burguesía -o, anteriormente, del feudalismo-, se oculta la explotación de una clase social sobre otra. Freud teorizó acerca del papel del inconsciente en una época marcada por el racionalismo más estricto. A lo largo de su obra narrativa, Kafka desnudó el inhumano sinsentido de la burocracia. El viejo ritual de la Pésaj -la Pascua judía- educa a los niños en la importancia de la pregunta, es decir, de no acomodarse a la demagogia, con su retahíla de respuestas obvias y estrechas, que no admiten el goce del matiz o de la duda. La Tora -leemos en el rito- habla de cuatro tipos de niños: el sabio, el rebelde, el simple y el que no sabe preguntar; de ellos, el más inquietante es el último, el que no interroga ni se deja llevar por la pasión del conocimiento.

    Dejarse llevar por la pasión del conocimiento, esto es, buscar, de algún modo, la verdad más allá de la intoxicación de las mentiras o de las simplezas de la estupidez; valorar la inteligencia en lo que tiene de más noble -la bondad y la belleza- me parece la definición más exacta y precisa de la civilización. Nosotros -hablo de España- hemos creído a menudo que la civilización viene dada por la prosperidad, como si pudiera existir la una sin la otra. Un día llegó el maná del turismo; más tarde, el de los fondos europeos y del crédito fácil. Y descubrimos, de repente, el agradable regusto del dinero: televisores de plasma, smartphones en el bolsillo, un Macbook, comida macrobiótica, los 4×4 en el garaje. Sin embargo, nada de lo que conforma realmente la civilización -sus fundamentos, digo- ha cambiado de un modo notable. El fracaso escolar sigue siendo una de las señas de identidad de la España contemporánea, la Universidad carece de ambición global, las redes de bibliotecas públicas malviven en medio de la penuria y el menosprecio de la clase política. La televisión vomita basura, entre el sensacionalismo y la zafia verborrea de los cantamañanas. La sobredosis emocional retorna en forma de bravuconada, así como el derrotismo, ahora en su modalidad «ni-ni». La mayor parte de las instituciones del Estado -de la Monarquía a la unidad nacional, pasando por la Constitución de 1978- se pone en cuestión a una velocidad de vértigo, sin que apenas se logre articular un debate razonable. Si utilizáramos a los cuatro niños de la Tora como símbolos de una sociedad, los españoles responderíamos al prototipo de los simples o, quizá con más precisión, de los que no saben preguntar y que, por tanto, se encuentran al albur de la mentira y de la demagogia. ¿Qué hemos hecho mal? ¿Qué nos empuja, siglo tras siglo, a la pobreza, a la incultura y al enfrentamiento? Supongo que los sefardíes -de no haber sido expulsados hace más de quinientos años- nos podrían haber enseñado algo: básicamente, a descreer de las mistificaciones de la historia, con su poso de ignorancia malintencionada. A eso, y a respetar la enorme complejidad del ser humano.”

    http://www.lne.es/opinion/2012/09/20/cuatro-ninos-tora/1300663.html

      Citar  Responder

  108. Soy lector de su obra desde los primeros libros, he admirado sus posturas ético-ideológicas y ahora sigo su blog con cierta frecuencia.
    Ante la concesión de un premio,sea el que sea, creo que nadie que no sea quien lo otorga o quien lo recibe tiene ningún derecho a cuestionar la aceptación o el rechazo, y que cualquier razón que esgrima el premiado, tanto para lo uno como para lo otro, es legítima y es válida por sí misma.
    Enhorabuena y sigue adelante.

    Sin embargo… Sin embargo, Antonio, me he preguntado en esta y en otras entradas, al hilo de los comentarios que aquí se vierten, cómo es que no te cansas de tantas palmas y palmaditas, si no sientes empacho de tanta adulación, si no crees (y no es pecado, no, sino mera humanidad) que de algún modo la provocas entre tus fieles.

    Perdona esta reflexión acaso inoportuna.
    Salud !

      Citar  Responder

  109. Qué curioso que nuestros objetores de cabecera, Jaime y Santiago, tengan el mismo nombre, y además judío, o sea Jacob, o Yacob, o ya’agob, que resulta en Jacobus, y este en Jacme y Jaume y James, y en Jacques, y en Jacobo y Giacomo y Yago y Sant-iago. Ya’agob, יעקב, significa ‘aquél a quien Dios premiará’. Me parece que se están jugando su premio.

      Citar  Responder

  110. Malaquías,

    Tu entrada me recordó algo que apunta Nietzsche: “Quien vive de combatir a un enemigo, tiene interés de que este siga con vida”.

      Citar  Responder

  111. Soy judía. Nací en Uruguay y vivo en Israel. Me ha emocionado tu respuesta, Molina. Creo que se sabe muy poco en realidad (en general) por allí del conflicto. Los medios de comunicación confunden bastante. No voy a decir todos por aquí aman al pueblo palestino, pero sí puedo decir que la gran mayoría está harta de esta situación, que somos muchos los que queremos la paz; los que estamos dispuestos a partir Jerusalém pues una piedra no vale lo que una vida, los que somos capaces de ver entre los palestinos también a aquellos que quieren ser nuestros vecinos y no sólo a los terroristas que quieren hacernos desaparecer del mapa (que es lo que quieren hacernos creer). Es un conflicto tan complicado que intentar explicarlo por este medio sería inútil. Agradezco de corazón que vengas. Será un honor tenerte por aquí. Shalom.
    Consuelo,

      Citar  Responder

  112. Jaime,

    ¿Por qué no nos cuentas qué piensas de los judíos? (Y no me digas que tienes una vecina judía o un cuñado que estuvo a punto de tener un amigo judío – eso está ya muy visto).

      Citar  Responder

  113. taganana.wordpress.com,

    Y qué apropiadas para esta entrada las palabras de Thomas Mann que prologan el libro:

    “El arte de Masereel acusa y juzga a nuestra civilización, y cuando critica los defectos de la vida y de la sociedad lo hace por el sentimiento humano más natural y más libre, por el arte, en una palabra, y no por el fanatismo ideológico”.

      Citar  Responder

  114. Es un comportamiento muy noble luchar por los derechos de quienes sufren. Pero las conversaciones que he tenido en el pasado con ciertos activistas humanitarios me han permitido detectar un efecto secundario en los cooperantes de algunas ONGs: tan concentrados estaban en el sufrimiento de la población a la que ayudaban (ya fuesen palestinos, angoleños o saharauis) que llegaron a desarrollar un cierto tipo de “adicción sentimental” a ese sufrimiento; se diría que casi lo necesitaban, como si ese sufrimiento ajeno se hubiese convertido en una especie de droga, quizás para rellenar así otros vacíos. (Obsérvense los condicionales, subjuntivos y otros atenuadores que he empleado: no querría herir los sentimientos de estos cooperantes tan necesarios.)

    El caso es que este compartamiento me ha recordado al de cierto parásito (el oculotrema hippopotami) que vive exclusivamente bajo los párpados del hipopótamo y se alimenta de sus lágrimas.

      Citar  Responder

  115. Antonio, felicidades por el premio.

    Espero que la polémica no amargue la alegría que debes sentir por el reconocimiento a tu trabajo.

      Citar  Responder

  116. El caso de los judíos no es comparable al caso de los gitanos. En España se ha hecho (y se hace) todo lo posible para que se integren pero son una etnia cerrada en sus costumbres, que rechaza cualquier otro tipo de culturas ya que se consideran superiores a los demás. Con tu comentario pecas de la misma manera que pecan los europeos al criticar a los israelíes.
    Antonio,

      Citar  Responder

  117. Estupenda reflexión que le honra, D. Antonio. Enhorabuena por su premio, y gracias por su forma de ser. No se deje amedrentar por la insolencia de mas de cuatro que solo buscan la ofensa de un pais que, en realidad, como en la tragedia griega, lucha por vivir con el aliento de la muerte las 24 horas del dia.

      Citar  Responder

  118. “[…] Y de inmediato recuerdo las palabras del ratón de ‘Una pequeña fábula’, el cuento de Kafka. El ratón, que dice, mientras la trampa lo encierra y el gato lo acecha desde atrás: ‘Ay…el mundo se hace más estrecho cada día’ (…)
    En esta realidad escribimos nosotros los escritores y poetas. En Israel y Palestina, en Chechenia y en Sudán, en Nueva York y en el Congo. A veces, durante mi jornada de trabajo, después de escribir durante varias horas, alzo la cabeza y pienso… ahora mismo, en este mismo momento, otro escritor a quien no conozco, en Damasco o en Teherán, en Ruanda o en Dublín, está sentado exactamente como yo, practicando este oficio o arte peculiar, quijotesco, dentro de una realidad que contiene tanta violencia expulsiva, indiferencia y humillación (…)

    Escribo (…)
    Escribo. Imagino. El acto de imaginar me revitaliza.
    Escribo y siento que el uso correcto y preciso de las palabras es a veces como la cura de una enfermedad (…)
    Escribo (…)

    De repente ya no estoy condenado a esta dicotomía absoluta, falaz y asfixiante, a esta elección inhumana entre ser ‘víctima o agresor’ sin tener una tercera alternativa más humana. Cuando escribo puedo ser un ser humano (…)
    Y escribo la vida de mi tierra, Israel. La tierra torturada, frenética, intoxicada por una sobredosis de historia, emociones excesivas que el ser humano no puede contener, excesivos extremos de logros y tragedias, ansiedad excesiva y sobriedad paralizante, memoria excesiva (…), una tierra cuya existencia parece a veces ser un relato de proporciones míticas (…)

    Nosotros, los escritores, pasamos a veces por momentos de desesperación y de automenosprecio. Nuestra tarea es esencialmente el trabajo de deconstruir la personalidad, de desarticular algunos de los más tortuosos mecanismos de defensa humanos. Voluntariamente, nos ocupamos de los más duros, feos y crudos materiales del alma. Nuestro trabajo nos obliga, una y otra vez, a reconocer nuestras limitaciones, como seres humanos y como artistas.
    Y sin embargo, éste es el gran misterio, la gran alquimia de nuestras acciones: en cierto sentido, en cuanto aferramos la lapicera o tecleamos en la computadora, dejamos de ser víctimas indefensas de aquello que nos ha sometido y humillado antes de que empezáramos a escribir, ya sea nuestra situación o nuestras angustias privadas, la ‘historia oficial’ de nuestro país o el destino mismo.

    Escribimos. El mundo no se cierra sobre nosotros. Qué suerte tenemos. El mundo no se hace cada vez más estrecho.”

    David Grossman
    “La palabra contra los depredadores”
    Discurso pronunciado en el Congreso del Pen Club de Nueva York (2007)
    [Publicado en La Nación el 20/mayo/2007] [Traducción de Mirta Rosenberg]

    Un fabuloso escritor israelí capaz -también- de dejar al lector sin palabras. 
    O casi.

      Citar  Responder

  119. Jaime,

    Admiro la defensa de tus ideas aunque no las comparta. Pero ¿No te estás tomando el asunto este como muy a pecho? Como una guerra contra yo no sé cuantos que no te hace desfallecer por nada del mundo. No sé si será una indiscreción pero ,¿Tu adhesión a la causa palestina es algo más que intelectual?

      Citar  Responder

  120. Querido Antonio, los que te leemos y queremos te felicitamos por este premio. Con esta frase lo has dicho todo: “la literatura es la expresión soberana de la libertad de imaginación y de conciencia, de la igualdad básica entre las personas y la singularidad absoluta de cada una de ellas.” Con tus palabras, con tus novelas y artículos he aprendido algo impagable: el respeto, el no caer en el blanco y el negro, el de la responsabilidad individual y colectiva, aprender a observar y a no juzgar… lecciones que nos ayudan a ser mejores personas y mejores ciudadanos. Un abrazo muy fuerte Antonio.

      Citar  Responder

  121. El Premio Jerusalén es concedido por la Feria del Libro que es realizada bajo la organización del actual Ayuntamiento de Jerusalén ocupado.
    El alcalde de Jerusalén, el que entregará el Premio a AMM ha dado ordenes a las familias de Siyam, Aram y Abu al Yatawi para demoler su casa el próximo lunes, después del Premio.
    Eso es la fuerza de la ocupación y el de entregar premios.
    Sencillo.
    Ahora explícaselo a esas familias porqué AMM va a estrechar la mano del alcalde del Jerusalén ocupado y al Presidente de Israel

      Citar  Responder

  122. Jaime,

    no tiene usted razón, Jaime, por mucho que insista. El mero hecho de recoger un premio literario ni legitima ni deslegitima la conducta del Gobierno israelí, pues se trata de una cuestión cultural y no política, como usted pretende hacer ver a toda costa.

    Según su argumentación toda persona debe tomar partido activamente en contra de Israel boicoteando toda actividad que tenga que ver con ese país, pues en caso contrario se estará apoyando la causa israelí. Creo que tal argumento es indefendible desde los presupuestos de la verdad. Más bien pienso que a usted le impulsan otro tipo de móviles bastante lejanos a la verdad: celos, envidia, frustración. Y le voy a demostrar por qué.

    Su argumento es falso porque si el señor Muñoz Molina acudiese al acto de recogida del premio, y en ese mismo acto o posteriormente hiciese unas declaraciones censurando el proceder del Gobierno israelí y la violación de derechos humanos, no estaría ayudando a una “normalización” de la imagen de Israel, como usted indica, sino todo lo contrario, estaría aprovechando la ocasión para denunciar al Gobierno israelí ante la opinión pública mundial.

    Pero usted está prejuzgando algo que todavía no ha ocurrido, anticipando una censura de algo que no se ha dado. Distinto sería si usted hiciese su crítica una vez que el señor Muñoz Molina hubiese recogido el premio, en atención a lo ocurrido (por acción o por omisión) en tal acto. Sería una crítica objetiva. Pero ese “prohibir preventivo” que usted receta como remedio de un mal cierto no proviene de ninguna objetividad, sino de su capricho o del disgusto que le ha producido ver al señor Muñoz Molina haber sido distinguido con un prestigioso galardón.

    En mi opinión se le nota a usted mucho la envidia.

    http://www.youtube.com/watch?v=-CBw-SIOwrM

      Citar  Responder

  123. Enhorabuena por el premio y por el sentido común. Faltos estamos.
    No eran necesarias las explicaciones, pero se agradecen.
    Seguiremos disfrutando de la lectura de sus obras.

      Citar  Responder

  124. Las explicaciones eran innecesarias pero no han podido ser más claras. Suscribo las palabras de Antonio de principio a fin.

      Citar  Responder

  125. Muñoz Molina, confundido en Jerusalén:

    “Me gustaría destacar una de las declaraciones / explicaciones de Muñoz Molina: “En España a veces no se distingue entre qué es ser judío o israelí, o entre el Estado de Israel y las políticas concretas del Gobierno israelí de cada momento”. En España no sé, no me atrevo a generalizar, pero el movimiento del BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones contra el Estado de Israel) distingue perfectamente entre judío, israelí y sionista. Quien no suele realizar esta distinción son los amigos de Israel y el propio Estado de Israel, para quienes anti-israelí, antisemita y antisionista son sinónimos.” Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/munoz-molina-confundido-premio-jerusalen-2311966

      Citar  Responder

  126. Hasta con temas serios puede uno reirse. Ya dije en alguna ocasión que mi marido se inventa el español, pero en todos los aspectos, ayer le estaba contando el asunto del premio que iba a recibir AMM y me pregunta:¿y que dice Eva Linda de todo esto?

      Citar  Responder

  127. Bajo mi punto de vista, hay un defecto de origen en lo que AMM nos explica cortésmente y que bastantes de las intervenciones afirman, y la realidad objetiva y desconocida de cómo se fraguó el nacimiento del Estado de Israel y su ocupación de las tierras y limpieza étnica de no judíos en el Mandato Británico en Palestina.
    No se puede entender este conflicto sin conocer sus orígenes y la historia del siglo XX. Y creo que por lo menos debemos hacer ese esfuerzo en aras de no caer en burdas simplificaciones.

    La ideología sionista, defiende el derecho de los judíos a formar un Estado, para lo que se barajaron opciones tan diversas como Kenia, Madagascar o Palestina: intereses políticos y religiosos y con la coartada bíblica del retorno a la “Tierra Prometida”, triunfa ésta última opción. Creo innecesario entrar en el debate sobre la historicidad o cientifismo de cualquier texto religioso.

    Los intereses del Imperio Británico en cuanto a la protección del Canal de Suez, estratégico en la ruta a la India, provocó la Declaración Balfour en 1.917, en plena Primera Guerra Mundial, y el auténtico punto de partida del desarrollo sionista, que adquirió la forma de emigración y compra de tierras a sus dueños turcos. La central sindical judía Histadrut emitiría órdenes para que fueran expulsados de esas tierras los aparceros árabes que trabajaban en ellas desde hacía siglos.

    Pero normalmente, la convivencia de una inmensa mayoría árabe (musulmana y cristiana) con una pequeña minoría judía se desarrollaba en convivencia, sin sobresaltos, hasta que este proceso de emigración empieza a ser llevado al límite desde las organizaciones sionistas extranjeras. Resulta de ello la Guerra de Independencia Palestina desde 1.936 a 1.939, contra el Mandato Británico responsable de la Administración, y en el que fuerzas judías colaboraron junto a los ingleses en el aplastamiento de las peticiones de libertad palestinas. El movimiento palestino quedó descabezado, lo que facilitaría la falta de respuesta a las operaciones de limpieza étnica de 1.947-1.948 y expulsión de árabes, la Nakba.

    Paralelamente se desarrolla en Europa el movimiento nazi-fascista, que coincidiría con el movimiento sionista en que los judíos debían abandonar estos países y trasladarse a Palestina. No pocos hechos son desconocidos a día de hoy de la colusión de intereses entre ambos movimientos y lo que supuso en número de víctimas judías “asimilacionistas”, despreciadas por el sionismo. El caso de los judíos de Hungría es quizás el más emblemático, fuera de la mitología oficial del Holocausto.

    Al exterminio judío, no el único, en campos de concentración y en la Segunda Guerra Mundial, respondió el sentimiento de culpa y el ansía de quitarse de encima “el problema judío”, premiándoles con la decisión de la ONU en 1.947 de la partición de Palestina en dos Estados.
    A partir de este hecho se empiezan a desarrollar operaciones de limpieza étnica, posteriormente Plan Dalet, en el que aldeas, pueblos y barrios árabes son vaciados y dinamitados, y no siempre por este orden.

    Los judíos, víctimas del nazismo, que acuden a miles a Palestina, se convertirán en verdugos de la población árabe. La Resolución 181 concede a la minoría judía la mayoría del territorio, ocupando por la fuerza además el territorio asignado a un futuro Estado palestino. Pero la pregunta clave es ¿quién es la ONU, quién es nadie, para decidir que en tu casa pueden entrar otros, que para más inri son de otros continentes y establecerse allí? Pensemos en ello.
    A día de hoy se ensancha la amplitud de esta ocupación con el bloqueo a Gaza y las varias particiones y muros en Cisjordanía. Estas acciones no serían posibles sin la complicidad internacional y genera muertes además por malnutrición, hacinamiento y destrucción de infraestructuras sanitarias y de todo tipo. Un militarismo racista que persigue, igual que desde hace un siglo, en la expulsión de la “Tierra Prometida” de todo aquél no judío.

    Nathan Chowsi, un judío que emigró a Palestina en 1906,
    calificó el júbilo ante el día de la Independencia de Israel:
    “Los viejos colonos de Palestina podríamos relatar de que manera nosotros, los judíos, expulsamos a los árabes de sus ciudades y sus aldeas… Aquí había un pueblo que vivió 1300 años en su propia tierra. Vinimos nosotros y
    convertimos a los árabes en trágicos refugiados. Y todavía nos atrevemos a calumniarlos y difamarlos, a ensuciar su
    nombre. En vez de sentirnos profundamente avergonzados por lo que hicimos, y tratar de enmendar todo el mal que hemos cometido, ayudando a esos infelices refugiados, justificamos nuestros actos terribles, y tratamos inclusive de glorificarlos”.

    No es posible trazar en una líneas lo que significa la construcción de un Estado colonial militar “llenado” con inmigración fundamentalmente europea, hoy latinoamericana, sobre las tierras y las vidas de comunidades de todo signo, que vivían en Palestina desde hace siglos. Y todo en nombre de una llamada bíblica, que no hizo sino azuzar la llama del odio y la manipulación religiosas, muy beneficiosas para mantener el conflicto y apartarlo de su verdadera esencia, libre de ropajes camaleónicos: la conquista de un territorio habitado.

    Yo creo que tanto palestinos como judíos merecen una oportunidad de vivir juntos. Y creo que debe existir un sólo Estado. Pero nunca será posible bajo la existencia del Estado sionista de Israel.
    Más allá de la mitologia oficial que rodea el origen, la esencia y la forma “democrática” del Estado de Israel, hay una realidad que no trasciende por la presión del lobby sionista. Os animo a que busquéis esta realidad sin tapujos, presiones o prejuicios.

    Antonio, no es sólo un Premio, aunque seguramente ya es tarde para dar marcha atrás.
    Pero piénsalo.

      Citar  Responder

  128. Señor Muñoz Molina.
    Sus argumentos me parecen perfectamente válidos. Estoy de acuerdo con usted.
    Felicidades por el premio.

      Citar  Responder

  129. uf que susto, cuando empecé a leer tu reflexión acerca del ruido que “los de siempre”, aquellos que reparten las cedulas de la ortodoxia, creí que ibas a caer en el viejo aforismo de Excusatio non petita, accusatio manifesta. Pero, afortunadamente, has ido por otros derroteros. No tienes que explicarnos nada, ni excusarte de nada porque, los que te leemos y te seguimos, al igual que los que ahora te reprueban, sabemos que la defensa de las ideas, no tienen nada que ver con posturas partidistas.

    ah, y enhorabuena¡¡¡

      Citar  Responder

  130. Antonio Muñoz Molina es, en estos tiempos turbios, donde los matices cuestan más que el mayor de los diamantes, un ejemplo de honestidad y civismo irrefutables. Yo le agradezco (y es verdad que no tenía que hacerlo) este artículo aclaratorio porque en sí mismo es un ejemplo festivo y placentero de libertad y democracia. Ay! si hubiera más Antonios Muñoz Molina… cuánto mejor nos iría a todos.

      Citar  Responder

  131. Pablo el parisino,

    Eres un modelo de tolerancia, parisino simpático. Llamas “antisemita” a quien dice la verdad sobre Israel —sin poder fundamentar el porqué de tu acusación; te reto a que lo hagas— y calificas a la defensa de los palestinos como de “excusa moderna” —los palestinos son para ti también una invención reciente, ¿verdad?—. Tal vez debieras estudiar un poco mejor la historia de Oriente Próximo e incluso viajar para conocer las condiciones de vida de los palestinos antes de empezar a hablar con la falsa autoridad que te infunde citar el Antiguo Testamento.

      Citar  Responder

  132. ¡A su salud, maestro! Todos los premios o reconocimientos hacen bien e impulsan el ánimo para seguir adelante. Además, me pregunto, una persona no es Dios, aunque podamos ser semejantes, por lo tanto somos humanos, tal vez demasiado humanos, así que un reconocimiento como el que le ofrendan demuestra una virtud que nos nos equipara simplemente como seres humanos. Felicidades!!!

      Citar  Responder

  133. En Occidente no hay casi nada tan viejo como los judíos y su contracara: el antisemitismo. Como bien dice Pablo, es el mismo perro con distinto collar que asoma a través de los siglos. Hasta los nazis se los corrió y expulsó de todas partes (como a los jesuitas). El nacionalsocialismo intentó, con su Endlösung (Solución Final), borrarlos definitivamente del mapa.
    En este tipo de discusiones, la gente que va por ahí repartiendo absolutos no dejan un buen recuerdo. Dejo estas líneas de Odo Marquard:

    “Los hombres son finitos. De acuerdo con su esencia, no son tan buenos como para desdeñar lo imperfecto, pues carecen de lo absolutamente perfecto, y si lo tuvieran no lo soportarían. Los hombres necesitan descargarse de lo absoluto y para ello necesitan lo imperfecto”.

      Citar  Responder

  134. Lo de “ejemplo novelístico” lo decía por Dickens, pero casa mejor aún con Cervantes.

      Citar  Responder

  135. María Regla Pérez,

    Excelente ejemplo novelístico. Nos quedaríamos sin entender nada si pintáramos la situación y los personajes de esta historia en negro o blanco solamente, sin admitir escala de grises.

      Citar  Responder

  136. Ahora si que la has hecho buena Antonio!
    No conforme con haber sido favorecido con el premio, además, te has atrevido a explicar con un brillante artículo, los motivos que te impulsan a aceptarlo.
    No te lo van a perdonar.
    Necesitas, querido Antonio, que lo antes posible consigas un premio en Cuba, o en Irán o aún mejor en Corea del Norte…
    Tienes que contrarestar este oprobio sobre los vigilantes de la izquierda ortodoxa española, o verás como en poco tiempo aparecerán leyendas urbanas sobre tu vida y milágros.

    Antonio, no hay tiempo que perder. Manos a la obra.

    P.D.: Muchas gracias.

      Citar  Responder

  137. Muy buen artículo, Antonio; dicho en otras palabras, no debemos confudir el ser antisemita con la convicción firme de que todas las personas merecen derechos humanos básicos.

      Citar  Responder

  138. Pues una vez que ha quedado claro lo esencial (que a AMM se le quiere bastante en su blog), a mí me ha dado por pensar en esa extraña necesidad que tenemos los humanos por “moralizar” todas nuestras acciones: de forma más o menos directa, todas nuestras decisiones acaban remitiendo a la distinción entre el bien y el mal. Es lo que Xavier Zubiri llamó “la moral como estructura” (frente a “la moral como contenido”). Puede parecer una obviedad, pero si nos comparamos con otras especies del planeta nos daremos cuenta de lo rarito que es el Homo Sapiens. Segregamos moral igual que las arañas segregan su tela: por instinto. No podemos evitarlo. Me pregunto si algún día descubrirán el gen de la moral. 

    ********

    (Y en el caso de que lo descubran, me pregunto si eso permitiría detectar posibles inclinaciones a cometer fechorías en quienes tuviesen defectuoso ese gen, de la misma manera que hay inclinaciones a padecer ciertas enfermedades genéticas.) 

      Citar  Responder

  139. “El hecho de que el premio más importante que otorga Israel esté destinado a la literatura internacional no es, me parece a mí, una consecuencia del azar, sino de una larga tradición. En efecto, son las grandes personalidades judías las que, alejadas de su tierra de origen, educadas por encima de las pasiones nacionalistas, han mostrado siempre una sensibilidad excepcional hacia una Europa supranacional concebida no como territorio, sino como cultura. Si los judíos, incluso después de haber sido trágicamente decepcionados por Europa, han permanecido, sin embargo, fieles a ese cosmopolitismo europeo, Israel, su pequeña patria al fin reencontrada, surge ante mis ojos como el verdadero corazón de Europa, un extraño corazón situado más allá del cuerpo. Con una gran emoción recibo hoy el premio que lleva el nombre de Jerusalén y la marca de ese gran espíritu cosmopolita judío. […]
    yo me he decidido a no hablar más que de la novela. Posiblemente hayan comprendido ustedes que no se trata de una forma de evasión por mi parte ante las cuestiones llamadas graves. Porque si la cultura europea me parece hoy amenazada, si lo está desde el exterior y desde el interior en lo que tiene de más valor -su respeto por el individuo, por su pensamiento original y su vida privada-, me parece que esta valiosa esencia del individualismo europeo está depositada, como en una caja de plata, en la sabiduría de la novela.”

    La risa de Dios, Milan Kundera [El País, 27 de julio de 1985]
    Este fragmento es parte del discurso del novelista checo cuando recibió el Premio Jerusalén.

      Citar  Responder

  140. Ante todo quiero agradecerle que no se deje chantajear ni amenazar por los furibundos propalestinos. Para ellos la democracia y la libertad pasan por obedecer la superioridad moral que creen tener. Hace unos días leí un artículo sobre un superviviente del Holocausto, y entre sus reflexiones comentaba que hace 70 años les perseguían, les masacraban y les gritaban en tida Europa: iros a Palestina, a vuestra tierra y hoy los nietos de aquellos gritan iros de Palestina, no es vuestra tierra. En todo esto subyace el permanente antisemitismo ahora revestido con otro nombre llamado antisionismo, es decir, denegarle al pueblo judío el derecho a tener su Estado en la tierra de sus ancestros. A los que tanto hablan de ese pueblo palestino, invención histórica surgida al calor del renacimiento de Israel, les diría que miren la Historia. Palestina es un nombre geográfico surgido en tiempos romanos y derivado de Filistea haciendo mención a un pueblo hoy extinto. Los árabes adoptaron el gentilicio de palestinos al crearse de nuevo Israel, pero no existen como pueblo diferenciado ni en lengua ni en nadz de sus vecinos jordanos o egipcios. Respecto a los famosos 700.000 árabes refugiados de la guerra de independencia les diria que, por un lado podemos tb hablar de los 900.000 judios expulsados de los países árabes, desde Marruecos al Yemen, los cuales perdieron todo y varios miles de ellos murieron huyendo masacrados por los árabes, por otro podemos hablar del 1,6 millones de árabes que son israelíes y que en su gran mayoria no quieren perder su pasaporte israeli. Baste que en los últimos años y sobre todo desde la proclamacion de Palestina como estado observador 10.000 árabes de Jerusalén Oriental han solicitado pasaporte israeli. Para todos los que leen prensa manipulada en España les diria que vengan a Israel y lo vean con sus ojos y después ya podran hablar

      Citar  Responder

  141. Bienvenido a Israel. Ya vera que distinta es la realidad de lo que cuentan. este es un pais maravilloso, con una real democracia donde los arabes viven mejor que en cualquier pais de ellos.Solo le pido que cuando vea nuestra realidad la cuente para que sus lectores sepan por boca creible que lo que vende la propaganda islamica no es verdad
    felicitaciones por el premio!!!

      Citar  Responder

  142. ¿De verdad hacen falta estos premios literarios?
    ¿No es inevitable la contaminación del escritor cuando entra en el juego de recibir un premio, sea el que sea?
    ¿Cómo no aceptar un premio sin que por eso se entienda que se rechaza?
    Lo de las “diatribas binarias”, es lo de menos. Vivir en la dualidad tiene muchos problemas y quizá ninguna solución.
    Felicidades por el premio, por supuesto.

      Citar  Responder

  143. Nada nuevo bajo el sol, dice Kohelet (Eclesiastés)
    La inquisición sigue gozando de muy buena salud, solo se ha desplazado de la Iglesia Católica hacia las Iglesias Laicas de ciertos sectores de la izquierda casposa cuya intolerancia mamaron de los mismos pechos de Hitler ¡maldito sea su nombre!
    Antaño el que defendía al judío era encarcelado, estigmatizado, se le ponía el “Sambenito” exponiéndole al público vituperio.
    Cuando el III Reich nos perseguía, encarcelaba y masacraba en los guettos, campos de exterminio y poblaciones que iban conquistando, los “Países Libres” negaban la entrada a los pocos judíos que conseguían salir, devolviéndolos a Alemania para ser asesinados por la Bestia Nazi.
    Conseguimos tener un Estado propio, a pesar de todos los impedimentos y trabas que nos pusieron para ello.
    Un país ¡NUESTRO PAÍS! donde podemos viri como judíos sin temor a que nos persigan, nos expulsen o nos maten…… Pero eso molesta a nuestros vecinos árabes…. porque un Estado Judío es una afrenta a su religión, a su profeta y a su dios.
    Y, tomando la antorcha del nazismo, se han propuesto exterminarnos, llevan intentándolo desde antes de la fundación de nuestro Estado, que en estos años ha ganado todas las guerras, ha desarrollado un nivel de vida que es la envidia de muchos y es una democracia ejemplar donde todos los ciudadanos musulmanes, judíos, cristianos, ateos, y de otras religiones gozan de los mismos derechos sin distinción de sexo, raza o religión, estando representados en todos los estamentos del país.
    Este es nuestro país, que amamos y estamos dispuestos a seguir luchando, hasta lal muerte si es necesario…..
    Porque sabemos que si perdemos no tenemos lugar en el mundo a donde ir.
    Shalom

      Citar  Responder

  144. Sap,

    ¿Dice que la llave de la cancela la maneja algún detractor del jabugo?

      Citar  Responder

  145. José Alfonso Romero P.Seguín,
    .
    “Llenos están, no pocos, pueblos y ciudades de España de barrios judíos sin judios, curioso no.”
    __________________

    Curioso, sí; pero de todas formas hay cierta recuperación de estas comunidades, cuyos últimos miembros incorporados proceden de Ceuta y Melilla o de los países balcánicos, ayudados estos últimos a establecerse por la facilidad que tienen de obtener la nacionalidad española al ser de origen sefardita.

    En Sevilla, la comunidad judía la conforman no más de 30 familias (100ypico de individuos). Tienen un piso-sinagoga y cementerio propio adjunto al municipal, que antes era de entrada libre (era curioso pasear entre aquellas tumbas cuando tocaba ir de entierro “normal”) y ahora en cambio, la llave de la cancela la maneja algún detractor del jabugo.

    :-)

      Citar  Responder

  146. “Nosotros no tenemos cerca de nuestro país a regímenes dictatoriales o teocráticos cuyos dirigentes proclamen expresamente su voluntad de borrarnos del mapa. No hay abuso del pasado que justifique ningún abuso del presente, pero cuando en Europa se juzga con tanta superioridad moral a Israel quizás convenga recordar el hecho de que ese país existe, sobre todo, porque hubo una época no lejana en la que ser judío en esa misma Europa era estar condenado al exterminio, y en la que los que conseguían huir no encontraban simpatía en ninguna parte, sino expulsiones y fronteras cerradas.”

    Detrás del 99 % de los ataques a Israel (país que es mucho más que una entidad política) y disimulado detrás de las críticas contra el sionismo, hay el viejo antisemitismo de siempre. Basta pasearse por el Net para comprender que la “defensa” de los palestinos no es más que una excusa moderna. Si mañana se arreglara ese problema se volvería a la antigua letanía del complot de los judíos para ejercer la dominación del mundo.

    Cosa que el antisemita profesional que firma aquí con el pseudónimo de “Jaime” prueba bien cuando escribe: “un “Estado judío”, es decir, un Estado basado en la supremacía del “pueblo elegido”.” En esa frase están resumidos los 2 000 años de antijudaísmo occidental. Es el mismo argumento de siempre aplicado a diferentes circunstancias políticas o económicas.Y desde hace 2 milenios son los mismos perros con distintos collares quienes lo utilizan. “Lo que fue, eso será. Lo que ya se hizo, eso es lo que se hará; no se hace nada nuevo bajo el sol.” (Eclesiastés 1, 9-10)

      Citar  Responder

  147. Muchas felicidades por su premio literario y muchas felicidades por su coherencia, su honestidad, su valentía…
    Qué triste este país tan cainita, tan maniqueo, tan intolerante, al que falta tanta educación, tanta cultura, tanto humanismo…
    Reciba usted su merecido premio que tan felices nos hace a su lectores.
    Enhorabuena y muchas gracias.

      Citar  Responder

  148. MJGE,
    .
    Pero eMeJota, servidor no comparaba judaísmo e islam que tanto monta como monta tanto; servidor enfrentaba el laicismo al islam, dejando de lado por un momento la cuestión sionista (¡que no se puede dejar de laaadooo, borricooo!, dirán algunos :-)))

    Por otra parte, parece que sí, que los detractores muñozmolinianos no dejarán de señalar este episodio como un borrón en el expediente y hasta no dudarán en darle trato de colaboracionista si hace falta. Pero no creo que, afortunadamente, sea durante muchos días… Si no fuera porque a él se le ha otorgado el premio, la mayoría (¿somos mayoría?) seguiríamos desconociendo su existencia y la lista de galardonados.

    Enojoso asunto de todas formas, es cierto. También (me) resulta chocante que frente a voces que son contrarias pero mesuradas y argumentadas, este ilustre cenáculo, en buena medida, se conforme no como lugar de encuentro y debate a la luz muñozmoliniana, sino como -prietas las filas- el Club de Fans de David Bustamante.

    :-/

      Citar  Responder

  149. Se trata de las convicciones.
    Se trata de principios.
    Se trata de no amedrentarse.
    Se trata de ser fiel a uno mismo.
    Pues claro que sí, es lo que toca.
    Estar allí como un señor, ni cobarde ni orgulloso; simplemente agradecido por su gran trabajo.
    Un recuerdo Antonio en ese día.
    Saludos a todos desde el interior de Alicante y con mucho viento racheado.
    Mar.

      Citar  Responder

  150. Querido Señor Muñoz Molina,
    sus palabras han sido una respuesta muy clara a una mezcla y cofusión de terminos que, en el caso de los intelectuales, es mucho más grave, según mí opinión.
    Lo malo es que lo mismo ocurra en Italia, como, en Europa.
    Creo que usted sepa que la misma pelea hubo con el escritor Roberto Saviano que visitó Israel hace un par de años para recibir un premio.
    Hasta que hayan personas como usted me siento menos solo.
    Saludos
    Nicola

      Citar  Responder

  151. Estimado Antonio: Siento, por lo que te admiro y lo que he disfrutado y me he conmovido con tus libros y artículos, la postura que has tomado en este tema. Creo que todos reconocemos el trabajo que, en muchos casos desde la marginación, se está haciendo por muchas personas en Israel para lograr la superación del conflicto con Palestina. Pero estas posturas individuales y colectivas no nos pueden hacer olvidar que la parte israelí del conflicto consiste en un terrorismo de estado (dentro) y una continua y desproporcionada agresión a sus vecinos para consolidar la usurpación del un territorio por parte de un sueño teocrático y sionista. Y la respuesta a eso sólo puede ser la negación de un estado y sus instituciones que justifican los los derribos de viviendas, los asentamientos de colonos, la partición de territorios, la usurpaciónd e las mejores tierras, el control del agua y de los suministros humanitarios, el libre tránsito de personas y, sobre todo, los asesinatos selectivos, los campos de concentración, el hambre, los bombardeos, el uso de tanques contra población civil. Respetar o dar carta de naturaleza a estas instituciones (y el ayuntamiento de Jerusalén apoya estas políticas y las ejecuta en su área de influencia) es darles alas (estoy seguro de que no quieres darles apoyo) y retrasar la necesaria condena y bloqueo por parte de la comunidad internacional. Aceptar un premio es otorgar a quien te lo da la altura moral para hacer un juicio. Y la catadura moral del Estado de Israel y de todos y cadaa uno de sus ciudadanos que no se oponen frontalmente a su actuación es nula. Perdóname, pero no te veo aceptando un premio de la Fundación Francisco Franco o de ETA. También me hubiera gustado verte aplazando la recogida de éste hasta que el Estado de Israel acate los derechos humanos de su población y de la población palestina (y libanesa, y jordana, y…). Me siento decepcionado y, por encima de ello, triste.
    Un saludo.

      Citar  Responder

  152. Como los judíos más de un siglo antes, los musulmanes españoles vivían como extranjeros en los lugares en los que habían nacido y debieron elegir entre la conversión forzosa y el destierro, y en muchos casos acostumbrarse a una doble vida clandestina en la que no faltaba nunca la sombra siniestra de la Inquisición. No es, desde luego, un maleficio solo español, el resultado de una predisposición genética a la intolerancia, como parece creer desdeñosamente Henry Kamen: en la Europa de los siglos XVI y XVII las guerras de religión y las persecuciones de herejes fueron una epidemia que dejó tras de sí grandes montañas de cadáveres. Pero quizás nuestra historia posterior, el catálogo de exilios que se prolonga desde los liberales y los afrancesados de 1812 a los republicanos de 1939, nos ha hecho más sensibles a estos desgarros del pasado lejano.

    La biblioteca clandestina; AMM [El País, 4 de septiembre 2010]

    -«Bien sabes, ¡oh Sancho Panza, vecino y amigo mío!, como el pregón y bando que Su Majestad mandó publicar contra los de mi nación puso terror y espanto en todos nosotros; a lo menos, en mí le puso de suerte que me parece que antes del tiempo que se nos concedía para que hiciésemos ausencia de España, ya tenía el rigor de la pena ejecutado en mi persona y en la de mis hijos. Ordené, pues, a mi parecer como prudente, bien así como el que sabe que para tal tiempo le han de quitar la casa donde vive y se provee de otra donde mudarse; ordené, digo, de salir yo solo, sin mi familia, de mi pueblo, y ir a buscar donde llevarla con comodidad y sin la priesa con que los demás salieron; porque bien vi, y vieron todos nuestros ancianos, que aquellos pregones no eran sólo amenazas, como algunos decían, sino verdaderas leyes, que se habían de poner en ejecución a su determinado tiempo; y forzábame a creer esta verdad saber yo los ruines y disparatados intentos que los nuestros tenían, y tales, que me parece que fue inspiración divina la que movió a Su Majestad a poner en efecto tan gallarda resolución, no porque todos fuésemos culpados, que algunos había cristianos firmes y verdaderos; pero eran tan pocos que no se podían oponer a los que no lo eran, y no era bien criar la sierpe en el seno, teniendo los enemigos dentro de casa. Finalmente, con justa razón fuimos castigados con la pena del destierro, blanda y suave al parecer de algunos, pero al nuestro, la más terrible que se nos podía dar. Doquiera que estamos lloramos por España, que, en fin, nacimos en ella y es nuestra patria natural; en ninguna parte hallamos el acogimiento que nuestra desventura desea, y en Berbería, y en todas las partes de áfrica, donde esperábamos ser recebidos, acogidos y regalados, allí es donde más nos ofenden y maltratan. No hemos conocido el bien hasta que le hemos perdido; y es el deseo tan grande, que casi todos tenemos de volver a España, que los más de aquellos, y son muchos, que saben la lengua como yo, se vuelven a ella, y dejan allá sus mujeres y sus hijos desamparados: tanto es el amor que la tienen; y agora conozco y experimento lo que suele decirse: que es dulce el amor de la patria. Salí, como digo, de nuestro pueblo, entré en Francia, y, aunque allí nos hacían buen acogimiento, quise verlo todo. Pasé a Italia y llegué a Alemania, y allí me pareció que se podía vivir con más libertad, porque sus habitadores no miran en muchas delicadezas: cada uno vive como quiere, porque en la mayor parte della se vive con libertad de conciencia.”

    Cervantes, Don Quijote, II, LIV
    Este es un fragmento del monólogo del desolado morisco Ricote.
    Me preguntaba qué discurso daría Miguel de Cervantes si tuviese que recoger un premio por la Libertad del Individuo en la Sociedad.

      Citar  Responder

  153. “…Y, como en cualquier otro sitio, reivindicaré lo que más me importa de la literatura, que es la expresión soberana de la libertad de imaginación y de conciencia, de la igualdad básica entre las personas y la singularidad absoluta de cada una de ellas…” ÑPerfecto. Enhorabuena, otra vez.

      Citar  Responder

  154. Señor Muñoz Molina, yerra usted en sus justificaciones. Todo lo que dice es cierto. En Isarel hay muchos ciudadanos israelíes que luchan por la libertad del pueblo palestino, la sociedad israelí es mucho más plural de lo que se suele conocer; la política del gobierno no es la política de la gente etc. Pero la política del gobierno es la de mantener un apartheid inhumano contra una parte de su propia población, la que es árabe. También había sudafricanos blancos comprometidos con la lucha contra el apartheid y no por eso las personas de bien aceptaban acudir a actos del gobierno pro apartheid de turno. Usted esgrime razones para recoger un premio de un gobierno que defiende el apartheid pero la única razón que cuenta es que a usted, dicho apartheid no le parece tan grave, si no no iría. Está en su derecho pero ni se engañe ni trate de engañarnos.

      Citar  Responder

  155. No se puede aplicar una regla general para todos los premios y la realidad nos lo demuestra: cada premio debe ser analizado dentro de unas claves concretas y específicas.

    Pongo varios ejemplos: ¿Es censurable que Javier Marías rechazara el premio nacional de literatura siguiendo su postura coherente de nunca aceptar dinero de instituciones públicas? Evidentemente no es censurable esta postura. Es su opción personal y punto. ¿Es censurable que Antonio Carvajal aceptara el premio nacional de poesía siendo él una persona que nunca se presenta a premios y al que le otorgaron el galardón por un libro publicado en una editorial bastante modesta sin intención de buscar algún tipo de reconocimiento? Evidentemente no es censurable. De nuevo es su decisión personal y punto. Ahí tenemos dos ejemplos de personas que rechazan o aceptan un premio por distintas razones igualmente coherentes, comprensibles, lógicas y respetables.

    Por tanto, ¿por qué entonces tiene que entrar medio mundo a discutir que Muñoz Molina acepte o no un premio que otorga una “Feria Internacional del Libro” en un país que, aunque estemos en desacuerdo con su política exterior y la censuremos, tiene un régimen democrático y una realidad político y social completamente heterogénea? ¿Con qué derecho nadie puede atreverse a censurar una elección libre, personal y coherente? Insisto es la elección personal de Muñoz Molina aceptar el premio o no hacerlo y punto.Y lo que debemos hacer el resto es, nos guste más o menos, aceptar esta decisión sin presionar o chantajear a la persona que decide.

    ¿Acaso debemos juzgar a todos los lectores norteamericanos por la que ha sido tradicionalmente la política exterior de la mayoría de los gobiernos de ese país? Si entramos en ese reduccionismo maniqueo y en esa lógica absurda, entonces qué ocurre con países como Francia, Reino Unido y España con un pasado colonial estremecedor. ¿No se deberían aceptar premios enmarcados dentro de los límites geográficos y/o administrativos de estos países? Si siguiéramos este planteamiento entonces habría que boicotear todos los premios del mundo desde el principio de los tiempos. Y vuelvo a insistir este premio lo otorga una “Feria Internacional del Libro” y dista mucho, en mi opinión, de la simbología que se le ha otorgado.

    Por tanto, ¿dónde está el problema? ¿De dónde viene esta “storm in a cup of tea”? Es legítimo que las asociaciones pro-palestinas quieran ejercer presión mediática para que cambie la política exterior de Israel pero no nos engañemos, esta polémica sin pies ni cabeza, responde a otras intenciones particulares y concretas (que están muy lejos de las legítimas reivindicaciones pro-palestinas) para enturbiar la que es la decisión personal y respetable de una persona.
    ¿Por qué esta campaña AHORA contra Muñoz Molina? En mi opinión por lo que todos los que estamos dentro del mundo de la literatura sabemos: el premio Jerusalén es la ante-sala del Nobel y hace tiempo que el nombre de Muñoz Molina suena para este galardón y hay quienes intentan, a toda costa y caiga quien caiga, enturbiar su figura pública para que esto no suceda así haya que manipular y apropiarse de una causa tan noble y justa como la de alcanzar la paz en Israel.

    Creo que más claro, agua.

      Citar  Responder

  156. Sap,

    No creo que la cuestión sea juzgar el judaísmo por comparación con el Islam y que, por lo tanto, el judaísmo sea bueno porque el Islam es peor. De hecho ni siquiera estamos juzgando el judaísmo. Estamos juzgando la actitud de un estado para con otro y, más concretamente, el hecho de que dicha actitud pueda verse respaldada por la aceptación del premio.

    Por otro lado y como he dicho, está claro que el prestigio literario de AMM se ve incrementado con este premio, eso es indiscutible y yo me alegro de ello. Es su otra cualidad, la de referencia ideológica (o pedagógica) la que no creo que salga reforzada.

    Por cierto, encuentro cierto paralelismo entre esta cuestión y la reflexión que hacía Javier Marías en su artículo del pasado domingo en EPS.

    http://javiermariasblog.wordpress.com/2013/02/03/la-zona-fantasma-3-de-febrero-de-2013-piel-de-rinoceronte-o-desden/

      Citar  Responder

  157. De un judío español, muchas gracias Antonio.

      Citar  Responder

  158. Por cierto, mi profesor de Demografía en la universidad fue un hombre judío hasta los tuétanos (nombre y dos apellidos).
    Lo poco y mucho que sé de esa disciplina tan importante, fue gracias a su honestidad intelectual y su empeño en enseñar a todo su alumnado (el excelente y el mediocre, e incluso al que era “negado”).
    Luego, nos hemos cruzado muchas veces en la vida fuera de las aulas. Después de tantos años, sigo viéndole su escrúpulo cuando ha tenido que debatir lo suyo (la demografía) incluso en el escenario más insignificante.

      Citar  Responder

  159. @Consuelo

    Vnego de la oficina de correos de enviarte las fotos que te prometí.Por favor, avisame cuanto te llegue el paquete.

    Muchas gracias. y un cordial saludo

      Citar  Responder

  160. Sr. Muñoz Molina: se le agradece que se extienda sobre el premio Jerusalén, pero nuevamente comete usted errores de bulto en el trasfondo de la cuestión. Para empezar, nadie le ha pedido explicaciones, el “por qué” acepta el premio, aunque usted es naturalmente libre de dar cuantas explicaciones se le ocurran. Lo que —si acaso— se le propone es que REACCIONE a una situación que tiene como fin evidente y principal el lavar la imagen de cara al exterior de la política israelí.

    Es muy fácil escudarse en el pretexto de los estereotipos que supuestamente anidan en la naturaleza de ese rechazo (“israelí=malo; palestino=bueno”). Estoy seguro de que muy pocos de aquellos que preferirían que no aceptara el premio confunden “israelí” y “judío” en un bloque compacto, como usted dice, o asocian el ser propalestino con la izquierda y el proisraelí con la derecha. En cambio, cae usted en el recurrente cliché de servirse del antisemitismo para justificar la existencia del Estado israelí. Israel no existe principalmente, como sugiere, “porque hubo una época no lejana en la que ser judío en esa misma Europa era estar condenado al exterminio” sino, sobre todo, porque se practicó una limpieza étnica de la comunidad indígena palestina, el ejercicio del terror y posterior desplazamiento forzado de más de 700.000 personas. Porque esa limpieza étnica era necesaria para permitir un “Estado judío” en Palestina. Los judíos sionistas hubieran podido vivir en armonía con la mayoría de población árabe —¿por qué no?, había sitio para todos—, pero entonces ya no hubiera sido un “Estado judío”, es decir, un Estado basado en la supremacía del “pueblo elegido”.

    Ese desprecio por los más elementales derechos humanos son inseparables, pues, de la naturaleza del Estado israelí y se perpetúan a diario contra la comunidad palestina; seguro que está bien informado de la desposesión continua de territorio a los palestinos, del bloqueo forzado de la población árabe a través del muro de separación o de los puestos de control militar, de las operaciones de castigo como la de hace menos de tres mese en Gaza… La mayor parte de la personas que preferiría que rechazara el premio entienden, por tanto, que Israel no es un Estado normal, pero que con “ceremonias” como la que le tienen preparada para hacerle entrega del premio Jerusalén normaliza su imagen de nación “democrática y plural”. Claro que, como cualquier otro país, Israel es un lugar complejo donde residen opiniones variadas. Eso hace que existan intelectuales como el poeta israelí Aharon Shabtai, que no se prestan al juego y manifiestan su rechazo de normalizar el panorama cultural —en el caso de Shabtai a participar en el festival internacional de poesía en Jerusalén en 2006 aduciendo “Me opongo a la celebración de un festival de poesía en una ciudad donde los habitantes árabes son sistemática y cruelmente oprimidos, encarcelados entre muros, privados de sus derechos y de sus viviendas, humillados en los check points y donde se violan las leyes internacionales. Creo que hasta los poetas no deberían haber ignorado en el pasado, ni deben hoy en día ignorar, las persecuciones y discriminaciones basadas en criterios de raza o nacionalidad”—. Yo le pregunto, Sr. Muñoz Molina: si Shabtai, teniendo esa opinión del gobierno de esa ciudad, hubiera aceptado la invitación del festival, ¿habría quedado igual de clara su postura crítica?

    Cuando el domingo almuerce con Simon Peres tras la entrega del premio hablarán de muchas cuestiones, pero con seguridad no van a tratar sobre su pasado de terrorista en la organización Haganah, ni sobre su supervisión de la invasión israelí al Líbano de 1982 que desencadenaría las matanzas de Sabra y Chatila, ni sobre su responsabilidad en la masacre de Gaza de 2009. En eso consiste precisamente la ceremonia a la que usted se presta: en cultivar una cara amable que mantiene su reverso criminal convenientemente oculto.

      Citar  Responder

  161. “los escritores que más admiración y respeto le inspiran, y de los que en bastantes casos ha aprendido lecciones no sólo de maestría literaria y rigor intelectual sino también de decencia civil.”

    CUÁNTA SALIBA (TINTA Y PÍXLES), TIEMPO Y ENERGÍAS SE GASTAN EN DAR EXPLICACIONES NO NECESARIAS.

    En mi opinión, las razones para aceptar el premio son sobradas, y están claramente explicadas en 2 o 3 palabras.
    Decía Ramón y Cajal que cuando uno/a tiene que decir algo, debe regirse por 3 normas:
    1) tener algo que decir
    2) decirlo
    3) callarse.
    Todo lo demás, es entrar en un juego improductivo, o lo que es peor, destructivo.
    Por eso me ha gustado especialmente cuando AMM explicita que, sin tener necesidad, LE APETECE expresar sus pensamientos al respecto. Si duda sabe que, como el juego no tiene fin, habrá quien seguirá tirando del hilo y hablará de los estereotipos, los prejuicios… todo con tal de entrar en una “guerra argumental”.
    Yo opino que muchas más veces de las que pensamos es más que necesaria la simplificación.
    El núcleo del asunto es que es un evento puramente literario, que concentra interses literarios y humnísticos y punto. Y que aquéllos que ya no puden hablar, fueron los maestros de AMM en esa delicada cuestión que es “la maestría literaria, el rigor intelectual que hacen que pueda realizarse la DECENCIA CIVIL. (REcuerdan esa película en la que un niño le preguntaba a un adulto ¿Qué es la decencia? y el adulto, que no sabía bien cómo sintetizar todo lo que expresa el concepto, le dijo: “ES ESO QUE TU ABUELA TE ENSEÑÓ”.
    Defender a capa y espada la decencia civil debería ser tan determinante como la reunión de presupuestos en la UE que tendrá lugar mañana. A éso sí se le presta Luz y Taquígrafos. ¿Pero alguien ha pensado que podemos hacer cada uno/a desde su propia vida? La honestidad en sí misma, la honestidad intelectual, el rigor, las buenas maneras… Cuando fuerzas a las personas a llevárlas a estas reglas del juego, entonces te encuentras con que de 10, sólo 1 puede mínimamente estar a la altura para tomar decisiones. Pocos adquieren autoridad cuando estas son las reglas del juego.
    Muchos son los que no alcanzan este nivel. Y por eso hay que respetar y dejar su correspondiente autoridad a la DECENCIA CIVIL.

      Citar  Responder

  162. Afirmó un judío:”Jamás nos perdonaran lo que nos han hecho”. Pues eso. Llenos están, no pocos, pueblos y ciudades de España de barrios judíos sin judios, curioso no. Las lecciones a menudo las da el mero instinto de supervivencia a margen de lo bien que quede tomar posiciones fáciles, posicionarse, al fin, sin reflexionar. Y lo que es peor para obtener beneficio de ello.
    Es tu premio, es tu talento, es tu talante.
    Recibe un fraternal abrazo.

      Citar  Responder

  163. MJGE,
    .
    “os lanzo una pregunta ¿mantendríais vuestra postura favorable a aceptarlo si AMM lo hubiese rechazado?”
    _____________
    Por cuestiones culturales y hasta familiares, hubiera mantenido mi postura, por lo que me alegra que AMM haya aceptado el premio y el ir a recogerlo en mano.

    El problema sionista es sangrante, pero no es el único problema, porque fuera de él y como digo, por cuestiones culturales, me es más cercano y preferible el laicismo de la gran mayoría de los israelíes que la condena a la eternidad medieval del Islam.

    Reducido a un pequeño ejemplo: Mi viejo proyecto de conocer Israel en compañía de mi hermano (el que me regala menorás) aún es posible; viajar en cambio a un país musulmán encastillado en la religión no me interesa en absoluto.

    :-)

      Citar  Responder

  164. No imaginé tanta simpleza, sencillez y armonía en explicar un conflicto tan desequlibrado. Solamente recordarte Antonio que el premio lo concede un ayuntamiento que practica diariamente políticas de apartheid: tuve la suerte de presenciar la triste realidad de esa ciudad durante 2 años. Te recomiendo que te quedes a vivir una temporada en Jerusalén. Después hablamos. Viva la concordia!

      Citar  Responder

  165. Felicidades y gracias por este texto.

    En todo caso, si alguna duda pudiera tener a la hora de recibir este o cualquier otro reconocimiento, a veces los excesos de quienes solicitan que lo rechace aportan razones adicionales para aceptarlo.

    Quienes solicitan que no acepte el premio me hacen recodar aquella máxima que atribuyen a La Rochefoucauld: “Quien rechaza un elogio es porque quiere dos”.

      Citar  Responder

  166. You can’t be neutral on a moving train…

      Citar  Responder

  167. Enhorabuena por el reconocimiento. Es una muy buena noticia y un motivo de orgullo para usted y las letras españolas. No permitan que le agüen la fiesta los que le exigen explicaciones. Suelen ser los mismos que usan las palabras como armas, prostituyéndolas para fines utilitarios.
    Usted que las respeta, no las malgaste en justificarse.
    Ahora toca disfrutar del honor. ¡Felicidades!

      Citar  Responder

  168. MJGE, Más que una referencia ideológica yo diría pedagógica, tiene vocación de Settembrini (dicho por él). Sobre todo en un tema como es el de los nacionalismos. Cuántos de los que aquí intervienen, nacionalistas españoles que dicen que odian los nacionalismos, han dejado las banderas en el desván. La misma pregunta que haces ¿mantendríais vuestra postura favorable a aceptarlo si AMM lo hubiese rechazado? Me la he hecho yo.

      Citar  Responder

  169. Mira, si no, al dramaturgo Ilan Hatsor, su representadísima y premiadísima “Masked”. Mira, si no, a ese artista total llamado Amos Kenan, muerto hace casi cuatro años, crítico y batallador siempre. Mira, si no, a Ludwig Pfeuffer, también recién muerto, revolucionario de la expresión lírica y contra la incongruencia y el absurdo de la sociedad contemporánea, revolucionario a la grupa de su poesía. Mira, si no, a ese otro poeta, Reda Mansour, hoy cónsul de Israel en Atlanta, activista a favor del respeto a la diferencia cultural, partidario del diálogo ante todas las cosas, de la convivencia pactada y por tanto pacífica. Mira, si no, a Shimon Tzabar, también poeta y pintor de talento, un caso extremo comparado con los anteriores, radicalmente opuesto a la ocupación de los territorios tras la Guerra de los Seis Días, y que por ello terminó exiliándose en Londres, donde en marzo hará seis años que murió. Mira, si no, a Yoram Kaniuk, el intelectual, israelí, judío, comprometido, y en esas sigue. Mira, si no, por supuesto, cómo no, al premio Príncipe de Asturias de 2007, el intachable y siempre presente Amos Oz, pacifista, contrario a los asentamientos israelíes en territorio palestino. Gran escritor, grandísimo hombre de Cultura. Aprovecho, creo que es un buen momento, para recomendar, para quien aún no lo haya hecho, la lectura (entre tantas cosas,”Contra el fanatismo” por ejemplo) de su sobrecogedora autobiografía, “Una historia de amor y oscuridad”, que en 2006 publicó Siruela, y que ahora se encuentra también en Debolsillo.

    En fin, que totalmente de acuerdo, Antonio Muñoz Molina. Felicidades por el reconocimiento, y ánimo.

    JM

      Citar  Responder

  170. Pues sí. No se puede decir más claro. Enhorabuena por su sensatez y rectitud. Está a la altura de alguno de los premiados anteriormente, como lo está demostrando otra vez más.
    Y gracias.

      Citar  Responder

  171. Si que es esta una cuestión espinosa, la verdad. Incluso me planteo si tenemos o no derecho a opinar.

    Como no lo tengo muy claro expondré mis argumentos en pro y en contra.

    En primer lugar diré que estoy de acuerdo en rechazar esa bipolaridad a que se refiere AMM en su entrada de hoy. Israelíes y palestinos, tendrán, como todo el mundo, cosas buenas y cosas malas y seguramente un análisis objetivo vendría a determinar que ni unos son santos ni los otros demonios, es decir, como todos lo somos, en definitiva. Con lo que ya no estoy tan de acuerdo es con el supuesto derecho de Israel a tener un país, un territorio o, más concretamente, ese territorio. Esto sería una cuestión a discutir; pero no es esta la discusión que nos ocupa.

    En cuanto al premio en sí, dejaré a un lado las cuestiones relativas al prestigio literario, puesto que ello incumbe sólo a valoraciones personales de AMM. Ahora bien, para todos los habituales de este sitio AMM se ha convertido en una referencia ideológica. Diría que lo ha hecho voluntariamente aunque ya hemos debatido aquí sobre la “obligación” de ciertos personajes públicos de asumir ese papel, sin ir más lejos el otro día cuando se hablaba de los faros. Es en esta circunstancia en la que justifico el hecho de que aquí opinemos sobre la cuestión de aceptar o no el premio.

    Y en cuanto a esto, a mí me parece que habrá mucha gente, la mayoría, que se enterará de que AMM recibe este premio de forma superficial, oirá de pasada la noticia en un telediario o la leerá de refilón en la prensa, sin profundizar en las razones del premio, ni quién lo concede exactamente. Simplemente captará AMM e Israel y establecerá una afinidad entre ambos. No me parece despreciable este hecho y lo considero negativo porque creo que Israel merece más reproches que adhesiones.
    Por otro lado, el lado positivo, también habrá gente que, con una actitud más reflexiva, conozca así y ahora a AMM, lo cual implica que lo leerá y su postura ideológica respecto a esta y otras cuestiones, que todos conocemos y nos identificamos con ella, tendrá un mayor eco.

    Estas dos circunstancias son las que AMM debe valorar y sólo en relación a su mencionada cualidad de referencia ideológica. Cuestión ésta que, a su vez, deberá sopesar con la de meramente escritor, que según se deduce de su entrada de hoy, es la que ha prevalecido finalmente. Creo que el desencuentro entre los visitantes de este blog se explica atendiendo a qué cualidad de estas dos valora más.

    En cualquier caso, a todos los que os habéis posicionado claramente, sobre todo a los que estáis de acuerdo con que AMM acepte el premio, os lanzo una pregunta ¿mantendríais vuestra postura favorable a aceptarlo si AMM lo hubiese rechazado?

    Sólo me queda manifestar mi respeto por la decisión que ha tomado.

      Citar  Responder

  172. Enhorabuena por la merecida distinción a tu obra y por la serenidad y lucidez con que solventas la difícil tesitura en la que te han colocado: demostrar la propia inocencia. El “conmigo o contra mí” es una costumbre perversa heredada de otros tiempos, otras “izquierdas” y otras “derechas” felizmente arrumbadas por la historia. Saludos.

      Citar  Responder

  173. Manuel Couceiro,

    En eso sí que estoy contigo y no me había atrevido a decirlo hasta ahora. A mí me daría miedo ir a Jerusalén pero porque soy una miedica. A mi marido le propusieron hace poco ir allí a dar un curso y yo le pedí que no fuera, igual que le he pedido a veces que no vaya a lugares que considero peligrosos. Y a veces pienso si mi petición no es tan absurda como la de gente a la que he oído que no venía a Euskadi, porque les parecía un sitio peligroso

    Recuerdo que un día, viajando de Barcelona a Bilbao -tengo, también, miedo cuando voy en avión- un señor colombiano que se sentaba a mi lado me dijo, al verme asustada, que no tuviera miedo, que estábamos en manos de Dios y que, en medio de una tormenta o en el lugar más pacífico, no íbamos a morir hasta que nos llegara la hora. A pesar de que yo soy agnóstica, su razonamiento o sus palabras, no sé, me tranquilizaron muchísimo y recuerdo ese viaje, hace ya unos 20 años, como muy agradable, hablando, mirando por la ventanilla y con mucha calma

    :-))

      Citar  Responder

  174. Felicidades don Antonio, por el premio y por poseer esa mente preclara, ójala cuendiera su sensatez

      Citar  Responder

  175. ¡¡Estupendo, Antonio!! Magnífico texto.

      Citar  Responder

  176. Si acaso, me conviene escuchar y aprender de muchas personas, escritores o no, que siento que se parecen a mí, en sus aficiones, en sus intereses, en sus convicciones democráticas y laicas, en su defensa de las igualdad entre las personas y la justicia social.

    “-Vayamos despacio, señora [Steerforth] –repuso él [señor Peggotty], serenamente, con lentitud-. Usted sabe lo que es querer a un hijo. Yo también lo sé. Si ella fuese cien veces hija mía, no podría quererla más de lo que la quiero. Usted no sabe lo que es perder un hijo. Y yo sí. Todas las riquezas del mundo, si fueran mías, me parecerían pocas para, pagándolas, recuperar a mi sobrina. Pero sálvenla ustedes de su desgracia y nosotros no les molestaremos en nada. Ninguno de aquellos entre quienes ha crecido, ninguno de aquellos entre quienes ha vivido tanto tiempo, volverá a intentar verle la cara. Nos bastará pensar en ella, la consideraremos como si viviera bajo otro cielo y otro sol, nos sentiremos satisfechos sabiéndola con su marido y sus hijos, si los tiene, en espera del día en que todos nos reunamos, sin diferencias de clases ni calidades, ante Dios. […]
    -No trato de justificar lo ocurrido ni de hacer acusaciones a mi vez. Pero siento tener que repetir que pide usted un imposible. Un casamiento así arruinaría irremediablemente el porvenir y la carrera de mi hijo. No hay cosa más cierta que esto: semejante casamiento no puede efectuarse ni se realizará nunca. Si existe algún otro medio de compensación… […]
    La señora Steerforth, volviéndose a mí, dijo que era inútil hablar ni escuchar más y que, por lo tanto, consideraba terminada la entrevista. Ya se levantaba con aire digno para dejar el salón cuando el señor Peggoty le hizo observar que no había necesidad alguna de ello.
    -No tiene usted por qué retirarse, señora. Yo no tengo más que decirle –manifestó, dirigiéndose a la puerta-. Vine sin esperanzas y sin ellas me voy. He hecho lo que debía hacer, pero sin aguardar ningún resultado de esta visita. Esta casa ha sido funesta para los míos y para mí, y nada, mientras tenga mis sentidos cabales, me queda que hacer en ella.
    Y con esto nos fuimos, dejando a la dama sentada en su butaca como una imagen de la altanera prestancia física y de la fría hermosura.
    Al salir cruzamos ante un pabellón embaldosado, cubierto y flanqueado de cristales. […] Rosa Dartle surgió por ellas con su paso sigiloso, y cuando nos acercamos se dirigió a mí:
    -¡Buena ocurrencia –dijo- la de traer aquí a ese hombre!
    Nunca hubiera creído ver concentrados en rostro alguno, ni aun en el de la Dartle, tanto encono y desdén como los que oscurecían sus facciones y relampagueaban en sus centelleantes ojos negros. […]
    -¿Le parece –prosiguió- que ese hombre es digno de que le traigan aquí y le defiendan? ¡Vaya una clase de individuo que es usted!
    -Supongo, señorita Rosa –repuse-, que no será usted tan injusta que censure lo que he hecho.
    -¿Por qué se esfuerza en provocar una separación entre esas dos personas enloquecidas? –replicó-. ¿No sabe usted que Jaime y su madre [la señora Steerforth] están locos de orgullo y testarudez?
    -¿Es culpa mía? –dije.
    -Lo es. ¿Por qué ha traído ese hombre aquí?”

    David Copperfield, II, Charles Dickens

    No estoy muy segura de que pueda entenderse este conflicto entre familias sin conocer la historia.
    Gracias, AMM.

      Citar  Responder

  177. No obstante yo hubiera tenido un motivo mucho más primario y menos presentable para no aceptar el premio: soy un cobarde, e ir a Jerusalén me daría mucho miedo, máxime siendo para algo polémico… Confieso que es lo primero que pensé cuando leí la concesión del premio.

      Citar  Responder

  178. ¡Magnífica respuesta!
    Lo que me asombra y apena es entre quienes critican que usted acepte el premio están personas como Luis García Montero, que acaba de fundar un partido llamado Izquierda Abierta, lo que convierte este nombre en una contradicción “in términis”.

      Citar  Responder

  179. Nacionalismos, religiones y opinantes, bonita mezcla.
    Disfrute del merecido premio, muchos lo hacemos con usted.
    Un abrazo.

      Citar  Responder

  180. No soy de los que no hayan dudado sobre este tema, lo confieso. Los motivos que expones, Antonio, me parecen contundentes y sobre todo está tú libertad para decidir lo que quieres hacer. Pero no quiero caer yo tampoco en la diatriba binaria de “aceptar el premio”=bueno, “pedir que no se acepte”=malo.
    Creo que sería bueno, que tú, Antonio, o alguien que sepa del tema comente quién concede realmente el premio, porque creo que eso sería clave a la hora de valorarlo.
    He leído por un lado que es un premio que concede la Feria del Libro de Jerusalén, y por otro que es del Ayuntamiento de Jerusalén (no son excluyentes, claro, puede ser que la primera sea organizada por el segundo). Este último es un organismo eminentemente político y puedo entender ciertas dudas. He leído sobre el alcalde, Nir Barkat, y no parece un halcón del Likud, desde luego, pero también es cierto que hay decisiones polémicas sobre la gestión del problema de la Ciudad que hacen sospechar de su estricto respeto por los derechos humanos.
    Como digo me parece perfecto que AMM lo acepte, pero tampoco descalificaría con vehemencia a quienes hayan mostrado sus dudas o su rechazo.
    Ah, y ya que estamos, para los que hablen de que esas dudas son solo de este maniqueo país, no creo que tengan nacionalidad española Stéphane Hessel, Roger Waters, Ken Loach, John Berger, Alice Walker, Paul Laverty y Breyten Breytenbach. Salvo en el caso de Laverty y de refilón a Loach, que han podido contaminarse de nuestro pensamiento binario, los otros poco tienen que ver.
    Y yo desde luego, como mitómano que soy, si el autor de The Final Cut y de otras joyas que he escuchado hasta la saciedad me dijera algo… igual me lo pensaba (esto es de broma, pero es que es Roger Waters nada menos!!!)

    Por último hay una cosa sobre la que no tengo ninguna duda: lo merecido del premio a AMM. Enhorabuena, Antonio!! La compañía desde luego no es mala: http://es.wikipedia.org/wiki/Premio_Jerusal%C3%A9n

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  181. No creo que se pueda explicar mejor. Impresionante.

      Citar  Responder

  182. Gracias y enhorabuena. Se podría decir más alto pero no más claro.

      Citar  Responder

  183. Estoy de acuerdo con usted en su negativa a aceptar presiones para rechazar el premio. Respecto al derecho de Israel de existir como cualquier otro país, no seré yo quien lo discuta, pero lo respetaré sin olvidar la ultrajante expulsión de la población del lugar desde la Declaración Balfour de hace ya casi un siglo. De aquellos polvos, estos lodos…

      Citar  Responder

  184. Ole, ole y ole!
    Con dos, Antonio!, si se me premite la expresión.
    Gracias por el coraje y el ser consecuente.

      Citar  Responder

  185. José Luis,

    Por más merecido que sea el premio y por más derecho que tenga Antonio Muñoz Molina a recogerlo si le place, ni la concesión ni la rece recepción lo convierten en adalid de la defensa de las libertades.

      Citar  Responder

  186. Magnífica respuesta Antonio. Esa es la respuesta de un señor. Como me dijo anoche alguien muy querido y que admiro profundamente cuando compartimos nuestra indignación al saber de dónde viene esta campaña contra ti: hay que saber lo que uno tiene que hacer según lo que entiendas que es lo correcto y no pretender la aceptación universal.

    Nosotros pensamos que has hecho lo correcto y estamos todos contigo.

      Citar  Responder

  187. AMM ha dicho en unas declaraciones que el asunto del premio es muy delicado. Sabe que la entrega del premio forma parte de la propaganda de la potencia ocupante será de manos del presidente israelí, Simon Peres y del alcalde del Jerusalén ocupado que ayer, y sin caricaturas, mandó derribar una casa palestina. Pertenecía a la familia de Ibrahim Kiswani (http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/05/album/1360085207_032915.html#1360085207_032915_1360085357)
    Quizá las palabras respetables de AMM no valgan de consuelo a esta familia al verle recoger el premio de su desahucio.
    Ese derribo, otros, las colonias son considerados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas como crimen de guerra y de lesa humanidad (http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/31/actualidad/1359630500_529125.html).
    Esa es la cuestión. El dílema es aceptar un premio no de los israelíes que están en contra de la ocupación, sino de un Estado y Gobierno promotores de la ocupación y del apartheid contra los palestinos. Y AMM ha decidido que siendo delicado el asunto, acepta el Premio y la familia Ibrahim Kiswani y otros no comparten su opinión. Quizá AMM cuando llegue no vea el Muro, ni las colonias, ni tampoco a Ibrahim,sólo a Peres y al alcalde ocupante de Jerusalén.
    Santiago González Vallejo
    CSCA

      Citar  Responder

  188. Suscribo lo que has escrito en su totalidad. Es como yo pienso, pero tu, Maestro, lo explicas como Dios.
    GRACIAS ANTONIO.
    Cristina Schaaf,

      Citar  Responder

  189. Desde un rincón de una biblioteca escolar tus palabras, Antonio, parecen hermosas ilustraciones de un cuento que debería tener un final feliz, un final de concordia.

    ******************************

    ¿No sé por qué algunas evidencias necesitan de tantas explicaciones?

      Citar  Responder

  190. ¡Enhorabuena Antonio! El premio merecidísimo. La defensa a su decisión, impecable. Es un orgullo contar con intelectuales como usted, con esa capacidad creativa y esa lucidez ética. Indudablemente ha dado una lección a los progre-izquierdistas que sufren ceguera permanente en el conflicto árabe-israelí. Disfrute de Israel y de su gente. Son un faro de luz, en medio de tanta barbarie retrograda de los islamofascistas.

      Citar  Responder

  191. .
    Causa un poco de sonrojo que Antoniomm tenga que bajar a la arena de su propia casa virtual a dar explicaciones y exponer justificaciones. Como él mismo dice, la inutilidad es manifiesta, pues sus seguidores/amigos/admiradores ni las necesitan ni las reclaman, mientras que las personas desafectas (¡resonante término!) no las considerarán, pues ya se sabe que cuando la opinión es solidaria a inamovibles principios y surgida de aquellos como excrecencia, no la cambia ni su padre.

    Pero es que aparte, ¿no es motivo de alegría que tal premio se lo hayan concedido a un español? Y no por español, ojo, sino por desarrollar su obra en nuestra lengua. Que el nombre de Antoniomm figure en tan selecta nómina de galardonados es una suerte para él y para todos, pero también para el prestigio y el eco del idioma.

    Enhorabuena de nuevo.

    http://www.youtube.com/watch?v=vPL9al2rxeE

    :-)

      Citar  Responder

  192. Aunque leo asiduamente estas entradas, soy poco dado a comentar. No obstante, en esta ocasión, me veo en la obligación moral de apoyar su visión en contra de la simplificación del conflicto y de paso, volver a asquearme por la costumbre de este “Santo País”(que en el extranjero muchas veces ven como una cuna de ladrones) de querer politizar todo.

      Citar  Responder

  193. Aplausos, aplausos, aplausos, Antonio! Y enhorabuena de nuevo por ese premio tan merecido!

      Citar  Responder

  194. srgs,me refiero más a tomar posturas claras sobre el tema.

      Citar  Responder

  195. Estoy con usted, Antonio. Desgraciadamente el maniqueísmo de la sociedad nos ciega en cada acto que realizamos o en cada palabra que pronunciamos. Ahí están las tertulias cotidianas para corroborarlo. Y lamento profundamente qie un escritor al que también admiro, Luis García Montero, forme parte de los intransigentes.

      Citar  Responder

  196. La oveja negra,

    Pero ¿cómo comparar a Israel con Corea del Norte o con Irán? Parte usted de un profundo error de apreciación.

      Citar  Responder

  197. Los (*) que leemos asiduamente a AMM sabemos, sin necesidad de oírlo explícitamente de sus labios, cuál es siempre su postura ante los abusos, expolios y genocidios. Así que AMM no necesita explicarse en este punto. Y si gracias a ese premio hay más personas que lo leen, en Israel o en cualquier otro sitio del mundo, pues mejor que mejor.

    (*) En epiceno.

      Citar  Responder

  198. La oveja negra,

    Estoy de acuerdo con casi todo. Pero disiento en lo de los afectos. Para mí, elegir entre Israel y Palestina no es una cuestión de afectos sino de análisis de los comportamientos y políticas. Por eso puedo decir que hay cosas que me gustan y otras me disgustan sobremanera.

      Citar  Responder

  199. ¡Enhorabuena! Por el premio y por el magnífico artículo

      Citar  Responder

  200. No es fácil equilibrar la balanza de los afectos en este tema, pero sí algo parece evidente es que en los extremos no encontraremos la razón. Entiendo la postura de Jaime en su defensa de los derechos de los palestinos. Es un hecho que Israel viola sistemáticamente las resoluciones de la ONU. Pienso que la aceptación del premio Jerusalén es un tema de conciencia y mucho de prestigio. También me surge la pregunta de si aceptaría Antonio premios equivalentes de Irán o de Corea del Norte, si ahora a esos países se les ocurriese conceder premios, y que no contara con la lista de premiados como tiene el premio Jerusalén. Qué pasaría en ese caso, cuando el mundo occidental llama al boicot a esos países.
    Creo que Antonio hace bien en recoger el premio, y que su aceptación no implica reconocer las injusticias que se dan con respecto a los palestinos. Si se me permite una comparación: El hecho de que El Maccabi de Tel Aviv juegue en Europa no significa que los aficionados europeos que presencien partidos donde juegue el equipo israelí acepten la política del estado de Israel.

      Citar  Responder

  201. Felicidades por el premio y buen viaje.

      Citar  Responder

  202. Cuando le vea recoger ese premio, reforzará la idea que tengo de usted como un gran defensor de la Libertad. Felicidades, se lo merece.

      Citar  Responder

  203. Desde el momento en que conocí la concesión del premio supe que iba a traer polémica. Yo, que me confieso simplista (espero que no simple) y maniqueo, me alegro de cualquier distinción que se otorgue a alguien que admiro y al mismo tiempo creo que Israel es un estado creado como una concesión, a costa de los palestinos, por lo que la aceptación me produce un claro resquemor.
    Las explicaciones me parecen necesarias, a la vez que muy clarificadoras, pero… hubiera preferido que el anfitrión lo rechazara.
    En cualquier caso, no soy un inquisidor con la postura de nadie, pero mis criterios éticos no coinciden con los de AMM en este caso.
    Saludos,

    AG

      Citar  Responder

  204. ¡Bravo!
    Le respeto como siempre, pero ahora le admiro aún más.

      Citar  Responder

  205. Estimado Antonio,
    sólo espero que su voz, que tantas veces se alzó para denunciar otros crímenes perpetrados en otros lugares, lo haga también en Jerusalem en nombre, por ejemplo, de los últimos asesinados en Gaza por los F16 Israelíes. Apoyamos a los israelíes que luchan por la paz y la justicia para todos, por supuesto, el problema es que tal cosa no pueda atribuirse a los sucesivos gobiernos de Israel. No nos defraude.

      Citar  Responder

  206. Hay una diatriba binaria perversa que circula por las redes sociales que iguala la estrella de David con la esvástica. Y apena ver como es aplaudida y aclamada. No sé si por ignorancia o por maldad.

    Te felicito por la reflexión de hoy, tan necesaria.

      Citar  Responder

  207. Enhorabuena por el premio y por el artículo. ¡Qué bueno es el aire freco!, pero hay tanto miedo a abrir la ventana… Gracias

      Citar  Responder

  208. Felicidades por el premio.
    Soy de los que no necesitan explicaciones pero leer este formidable artículo emociona

      Citar  Responder

  209. ¿No hemos leído tus obras? ¿No te leemos a diario? ¿Para qué más explicaciones? Enhorabuena de nuevo.

      Citar  Responder

  210. Me quito el cráneo. ¡Enhorabuena!

      Citar  Responder

  211. Antonio, me ha gustado especialmente la expresión “diatribas binarias”. Estuve espigando los comentarios a la entrada de ayer y sentí de nuevo el hartazgo de los debates estériles. Hasta cuándo, Dios mío.
    Recibe mi más calurosa felicitación por el premio. El domingo dedicaré un rato a releer algunos capítulo de Sefarad.
    Un abrazo

      Citar  Responder

  212. Enhorabuena de nuevo por el premio, Antonio. Y más porque te ha dado, una vez más, la oportunidad de poner en evidencia lo peligrosos que son los discursos maniqueos.
    Un abrazo y, como dice Felipe, a disfrutar.

      Citar  Responder

  213. Antes de empezar a leer el artículo, pensaba que las explicaiones eran superfluas. Al acaabrlo, me he dado cuenta de que no lo era.
    Enhorabuena por el premio. Y por esos activistas no se preocupe; no variarán nunca sus ideas, ya lo sabemos, es más confortable la estolidez de los estereotipos.

      Citar  Responder

  214. Nunca unas aclaraciones que no necesitaba me gustaron, sin embargo, tanto. Vestidas con sencillez y desprovistas de hipócrita demagogia. Espero que lo recoja con orgullo y haciendo gala de la libertad, de la igualdad y la singularidad.
    Añadir algo más por mi parte sería estropear este espacio.

    Felicidades por el premio, don Antonio.

      Citar  Responder

  215. Felicitaciones por el galardón. Y gracias por sus palabras poniendo las cosas en claro cuando tanto tratan algunos de enturbiarlas con diatribas. Gracias también por la memoria de las tribulaciones de los judíos en Europa ante la indiferencia de los moralistas, y del holocausto que ahora algunos tratan incluso de negar.

      Citar  Responder

  216. Espero que se le caiga la cara de vergüenza a todos los que han intentado amargar a Antonio un momento de alegría como es recoger un premio literario bien merecido.

    Enhorabuena y a disfrutar, que es lo que toca.

      Citar  Responder

  217. ” … el activismo de la concordia”. En ese activismo he militado y quiero seguir siempre, aunque cueste ser la primera víctima.

      Citar  Responder

  218. Enhorabuena!!!! Me alegro por ti, me alegra que vayas a recogerlo. Un país es mucho más que unas ideas o unos políticos. Recoger un premio que antes recogió gente como Susan Sontag es algo muy grande. Disfruta tu viaje

      Citar  Responder

  219. Formidable respuesta. Y felicidades por el premio.

      Citar  Responder

  220. Muchas gracias por tus aclaraciones. Nunca vienen mal.
    Antonio creo que el problema no es que Israel tenga el derecho o no a existir como país, el problema grande, grandísimo y origen de todo el conflicto es que se “impuso” como Estado sin contar con los palestinos. Esto de creerse lo que dicen los libros sagrado tiene muy malas consecuencias, siempre para lo inocentes de los dos bandos. No encuentro ninguna solución posible. Qué te den un premio, como se lo han dado a otros, lo unico que demuestra es que hay gente con buen gusto literario, y que saben cual es tu mensaje, pero cambiar…nada, imposible. A mi me parece que la mayoria de los judios más neutrales estan fuera de Israel.
    Kosovo como Esatado se ha creado con más cabeza y más sentido que Israel, claro que no es lo mismo una guerra de los Balcanes que un Holocausto.

      Citar  Responder

  221. Felicidades por el premio, soy de los que no necesitaban las explicaciones, pero leyéndolas has hecho que me reafirme en mis convicciones democráticas y laicas. Gracias por la defensa de la igualdad entre las personas y la justicia social.

      Citar  Responder

  222. Muy buen artículo, don Antonio. Sin embargo, tengo que decir que hay un grupo mucho más estigmatizado por Europa y el resto del mundo, y que son paisanos de usted y mío: me refiero a los gitanos. A los que pocos dejaron pasar y quedarse y que, aún hoy día, son despreciados, ignorados y desconocidos por buena parte de la sociedad a pesar de que nunca invadieron, amenazaron o exterminaron países, razas o étnias. Me gustaría, si es que no lo ha hecho ya (nunca leí nada al respecto), que dedicara su columna a ellos ya que estoy seguro que los conoce bien.

      Citar  Responder

  223. “…Y, como en cualquier otro sitio, reivindicaré  lo que más me importa de la literatura, que es la expresión soberana de la libertad de imaginación y de conciencia, de la igualdad básica entre las personas y la singularidad absoluta de cada una de ellas…”

    Tres principios revolucionarios capaces por sí solos de dejar bien claro cómo un matemático de la literatura puntualiza con Fundamentos.
    Felicidades de nuevo, Antonio.

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *