El eclipse (por Ángela Marcos)

Posted By on Ago 28, 2017 | 25 comments


Hemos tenido el privilegio de contemplar un fenómeno impresionante.

A las cinco de la mañana nos hemos levantado y a eso de las seis hemos salido de casa para ir a Alliance, en Nebraska, a unos 240 km, donde se iba a poder observar el eclipse total.

En Alliance habían organizado varios sitios para la observación, pero ni siquiera hemos entrado en el pueblo, pues había congregada tantísima gente que temíamos tener problemas para poder salir después. Así que nos hemos quedado en un apartadero al lado de la carretera, donde ya había otra pareja de Pensilvania y luego se nos han unido dos chicos jóvenes con coche de California.

El día estaba soleado y a la Luna no se la veía por ninguna parte. Yo estaba temiendo que no llegase a tiempo para tapar al Sol. Pero sí, a eso de las 10:30 se ha empezado a comer una cuñita del Sol y luego, poquito a poco, se lo ha ido comiendo todo hasta taparlo por completo. Solo se veía una corona de luz blanca todo alrededor.

Mientras la Luna iba tapando el Sol, muy paulatinamente, la luz se iba tornando extraña, fantasmagórica, y la temperatura iba bajando hasta tener que ponernos las chaquetas. Se ha iniciado un atardecer que poco a poco se ha ido extendiendo hasta convertirlo todo en una noche mágica que ha durado dos o tres minutos. Unas pocas farolas cercanas se han encendido automáticamente. Los trenes de mercancías, mientras tanto, estaban parados en las vías. Cuando el eclipse se ha hecho total, se oían los gritos de la gente sobrecogida por el espectáculo y la emoción de ser testigos.

Luego, en cuanto la Luna se ha movido un poco y ha descubierto un trocito de Sol, ha empezado a amanecer otra vez y muy rápidamente ya, todo ha vuelto a la normalidad.

Ha sido un espectáculo grandioso.

por Ángela Marcos

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

25 Comments

  1. A ver si me da tiempo de daros las gracias otra vez antes de que vuelva el señor 502, qué pesadito el tío. Ayer contesté a la pregunta de Gaspard, pero no hubo caso.
    Mando esto ya, a toda prisa, me siento como el conejo de Alicia en el país de las maravillas. Uf.

      Citar  Responder

  2. Te decía en uno de esos largos comentarios desaparecidos, Ángela, que me impactaron esos 240 kilómetros de carretera para ver el eclipse. Y que me quedé pensando que las distancias son relativas, y dependen sobre todo del ojo de quien las mide y la recorre. En esta isla, que alguien diga que vive en Palma y trabaja en Alcudia, por ejemplo, es casi una catástrofe. El pobre es mirado con compasión, casi con lástima: aaaaayyyy!! Hasta Alcudia todos los días!!!! Conozco nativos que hace años, muuuuuuuuuchos años, que no pisan Formentor, o las míticas arenas de Es Trenc, “porque queda muy lejos, hay mucha gente, un incordio”.

    Y yo me acordaba de cuando, de madrugada, después de la fiesta, nos íbamos a tomar café con leche con medialunas al Atalaya de Chascomús, a 200 km de Buenos Aires. O a ver salir el sol a Necochea desde Mar del Plata. Éramos muy jóvenes, sí. Pero además vivíamos en el confín de un continente inabarcable, en la orilla de un río ancho como un mar, en el margen de una pampa interminable. Y ahora vivimos en una islita que se recorre entera en una tarde. Y es que las distancias se distorsionan según desde dónde se las mire.
    :-)

      Citar  Responder

  3. Gotardo,
    .
    ¿Y alguna explicación para las continuas caídas del blogamm?

    :-?

      Citar  Responder

  4. Gaspard,
    .
    No creo que haya otro remedio que la negociación una vez dinamitados todos los puentes del (inútil) diálogo. Estamos abocados a ella. El primer problema son los interlocutores: el inoperante Rajoy y su partido y el Puigdemont vendido a la CUP; el segundo problema es la escasez de voces sensatas a las que permitieran dejarse oír en una mediación. La de Urkullu pudiera ser una de ellas. Por mi parte, añado la de Julen Lopetegi y la del director de El Corte Inglés, que no sé quién es.

    :-…

      Citar  Responder

  5. Angela, me habría gustado estar ahí. Muchas gracias por contarlo tan bien como tú sabes. Impresionante.

      Citar  Responder

  6. Angela, la luna es chiquita pero matona. Ahí la tienes, eclipsando nada menos que al astro rey. Un espectáculo grandioso, sí, y tú lo haces más grandioso con tu maravillosa prosa. Como siempre, un placer leerte. Muchas gracias, Ángela.

      Citar  Responder

  7. Sap, y además, estamos en manos de éste: http://i2.cdn.cnn.com/cnnnext/dam/assets/170821151707-donald-trump-eclipse-exlarge-169.jpg Y además, tenemos el 1-O. Que no nos pase nada, o sí, y nos ahorramos el coñazo de los próximos treinta días. Como mediador para lo de Corea del Norte (el Assumptón), no tengo ni idea, pero para el Assumpte, tal vez uno de los míos pueda hacer de negociador en el puente aéreo Barajas-Prat: http://www.lavanguardia.com/opinion/20170903/431010161756/los-vascos.html

      Citar  Responder

  8. Gaspard,
    .
    Es terrible lo que acaba de declarar el Gordito de Pyongyang: “Ya que el ensayo de la bomba H ha sido un éxito, y siendo yo el nº 1 y estando pasado de kilos como una O mayúscula, tengo el capricho de que el lanzamiento definitivo de la siguiente bomba sea el próximo 1-O. Ea.”

    :-…

      Citar  Responder

  9. Ángela, me has dejado eclipsado con tu texto.
    :-)
    Un placer leerte.

    Esto de los desplazamientos kilométricos, las observaciones colectivas, etc. cuando se dan estos fenómenos astronómicos siempre nos convierte en algo más primitivos, en algo más arcaicos de lo que hemos llegado a ser.

      Citar  Responder

  10. Una pregunta para Ángela sobre la terrible crisis de salud pública que es el fentanyl y otros opioides, en los USA, pero también en Canadá o Australia, donde ha sido tema de debate en recientes elecciones provinciales (British Columbia) o estatales (Western Australia): ¿En Dakota del Sur es un asunto que preocupa? Veo en el gráfico del artículo enlazado que los vecinos de Dakota del Norte no han experimentado grandes cambios en los últimos años. Ya hay gente que está comparando el horror de esta adicción al SIDA.
    https://www.nytimes.com/interactive/2017/09/02/upshot/fentanyl-drug-overdose-deaths.html
    Y otra pregunta inocente: ¿Los seguros médicos privados incluyen tratamientos de desintoxicación? Además, supongo que habrá que aportar pruebas de no haber sido desintoxicado en recientes fechas para firmar un contrato de seguro privado.

      Citar  Responder

  11. mgc, es una idea como cualquier otra, más ahora que un señor más pesado que nous, los habituales, llamado 502 Bad Gateway, impide entrar en el blogamm durante horas. O tal vez sea la onda expansiva de la bomba de hidrógeno que han hecho estallar los norcoreanos. O el eclipse, que no ha terminado con la Tierra como predijo ridículamente Rabanne, pero afecta al cableado oculto que mantiene en marcha esta casa.

      Citar  Responder

  12. Gaspard,

    Qué youtube magnífico y, sobre todo, gracioso sería

    :-)))

      Citar  Responder

  13. albertiyele, eso es una cosa que espero que podamos facilitar proximamente… :-)

      Citar  Responder

  14. Sap, igual que, estoy seguro, Manolito, escarba en un jardín de Palma los huesos que tira su dueña a la basura, hemos de convertirnos en animales de costumbre para que nuestros textos no se pierdan y algún chiflado doctorando estudie el fenómeno de intervinientes habituales en espacios cibernéticos, a partir de un paradigma intertextual e interbloguero. Si Manolito se escapa un minuto, lo mismo que se tarda en guardar un texto en Word, y como poseído cava un espacio donde esconder su tesoro, antes de regresar a su cucha, por qué no lo vamos a hacer nosotros, bípedos evolucionados.
    Tengo una proposición: a ver si Oscar Maif hace uno de esos gifs o youtubes sobre los que es experto: una multitud de manifestantes (ecologistas de Maine, pacifistas de Oregón, feministas de Florida, granjeros de Kansas, apicultores de Indiana) protesta ante la Casa Blanca, con pancartas que rezan “¡Queremos alpiste! ¡Queremos alpiste!”… hasta que, de repente, el eclipse ocurre, y de la oscuridad surge nuestro ammfitrión, vestido de Elvis, igual que salían de columnas de niebla los singers amateurs de aquel programa (‘¿Lluvia de estrellas?’) de Bertín en Antenna Three, ya que estamos en esta habitación alquilada a una usamericano-española, latina no deportable. Me ha salido una frase proustiana sin quererlo.
    Al menos, no ha pasado como en 1999, a medio camino entre la muerte de Pelvys Presley y nuestro 2017, cuando el modista pasaitarra Paco Rabanne anticipó el fin del mundo con ocasión del eclipse del 12 de agosto de aquel año.

      Citar  Responder

  15. albertiyele,

    Comentario
    Yo dejé uno, escrito en un momento de inspiración. Por lo que veo, hubo ayer varios eclipses. Me gustó tanto el tono de intriga, la ansiedad y el asombro tan bien transmitidos por Angela. Y no solo me cautivó la descripción del eclipse sino todo lo que conllevó: los trenes parados, el repentino descenso d la temperatura… Enhorabuena, Angela.

      Citar  Responder

  16. Gaspard,
    .
    Y es una buena praxis que en poco tiempo se convierte en hábito. Desde hace al menos un par de años, ya no escribo un mensaje si previamente a darle al “Submit Comment” no he seleccionado antes el texto y he dado orden de “Copiar”.

    Y en efecto, creo que en defensa de nuestro derecho de ser alimentados convenientemente, la exigencia de alpiste en el comedero a partir del lunes debe ser un clamor.

    :-)

      Citar  Responder

  17. albertiyele, señora, si se escribe un comentario largo, hay que copiarlo y pegarlo en Microsoft Word para guardar el archivo, por si acaso. Si no, pasa como ahora, que nos hemos perdido tus preciosas contribuciones (lo digo si una pizca de ironía). Así que a repetir lo que le decías, a Ángela, y recuerden que hasta que no vean el comentario publicado, hay que conservar el texto escrito. Si no, estamos ante un eclipse.

      Citar  Responder

  18. Ya dejé aquí tres largos comentarios que desaparecieron como por ensalmo. Cach’en diez! Qué difícil me lo ponen! Esta noche tendré tiempo, espero. Y a ver si hay suerte.
    Ángela: me encantó, pero no puedo decírtelo.

      Citar  Responder

  19. Gracias a todos vosotros por leerme y por vuestra amable acogida

      Citar  Responder

  20. Un relato envidiable: por lo bjen que está contado y por la suerte de haber podido presenciar un eclipse total de sol. Me recuerda a un verso de aquella canción que Carly Simon le dedicó a Warren Beatty, “You’re so vain” en la que dice algo así como “Oí que fuiste a Saratoga y por supuesto tu caballo ganó. Después volaste a Nova Scotia a ver el eclipse total de sol…”

    La Serapia, no estoy muy seguro, pero creo que localmente la Luna puede verse con un color alterado (anaranjado o tirando a marrón) en casos de incendios forestales cercanos por efecto del humo.
    Saludos a todos

      Citar  Responder

  21. .
    Gracias, Ángela, por compartir con nosotros tu experiencia de este eclipse tras el eclipse gotardiano con tan eficaz estilo periodístico. Por cierto, qué palabra tan bella es eclipse; desaparición, abandono…

    La vez que fui testigo de un eclipse, recuerdo la especial luz que se produjo. Una luz que nada tenía que ver con cualquier otra conocida. Supongo que esa es la luz, la semitiniebla que se apoderará de la Tierra el Día del Juicio Final, cuando la atronadora trompetería celestial acompañe la no menos atronadora salida de los muertos de sus tumbas.

    Hay un irónico microcuento de Augusto Monterroso que se titula también así, “El eclipse”. Aquí está:

    http://ciudadseva.com/texto/el-eclipse/

    :-)

      Citar  Responder

  22. Alliance en Nebraska.

    Da para un título de una novela o de un disco.

    Me ha encantado y me ha recordado a las aventuras de Tintín.

    ;-)

      Citar  Responder

  23. Trenes de mercancías parados -¡vaya imagen más buena!- y bajada de la temperatura repentina. ¿De veras se nota tanto un par de minutos sin luz solar? ¡Impresionante! Qué guay, gracias por contárnoslo. Hasta dentro de unos añitos no va a haber otro total. Al menos en Europa, el verano que viene, podrá verse uno lunar.

    https://eclipse.gsfc.nasa.gov/solar.html

    En noviembre de 2002 iba en un vagón de tren casi vacío entre Connecticut y Nueva York por la noche para empezar un fin de semana de juerga de jueves a domingo y vi la luna toda roja. Estuve casi todo el trayecto mirando a luna tan rojiza, alucinada, pensando en por qué se vería en Nueva York de ese color la luna, antes no la había visto así. Fui tan mema que me pensé que era algo local, ja, ja, ja. No contenta con pensarlo, se lo comenté a una amiga cuando llegué a su apartamento en Nueva York tardísimo aquella noche y me dijo que si estaba lela, que habían anunciado el eclipse por todas partes, cómo no me había enterado. Y, sobre todo, cómo se me ocurría pensar que el color de la luna pudiese cambiar en Nueva York. Ja, ja, ja. Le dije que yo qué sabía que, en esa ciudad, cualquier cosa. Ja, ja, ja. Me la tiene guardada de por vida. “La luna roja de Nueva York”. Me acuerdo y todavía me sonrojo :)))

      Citar  Responder

  24. Qué bien lo has contado, Ángela

    Muchas gracias, cómo me hubiera gustado estar con vosotros en ese momento

    :-)

      Citar  Responder

  25. Para eclipse el del blog de ayer: Error 502 Bad Gateway. :-)

    Además del espectáculo de la naturaleza, o del espacio que queda fuera de la Naturaleza del planeta pero afecta a éste, está el eclipse en nuestra vida, ese momento en que decidimos eclipsarnos (nuestras actividades, preocupaciones, quehaceres, gestos, arrumacos, etc.) para fundirnos con aquello que nos trasciende y viene del cielo: no Dios, sino el Eclipse, con mayúscula.
    Gracias, Ángela.

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *