En volandas

Posted By on Jul 14, 2017 | 209 comments


Me despido de Nueva York en bicicleta. Entre febrero y abril me despedí caminando. El trabajo que tenía entre manos consistía en tomar nota del espectáculo de la ciudad con la máxima atención posible, y eso requería el ritmo más sosegado y percepción más tranquila que da el caminar. Por las mañanas caminaba y por las tardes escribía. Caminaba unos días 10 kilómetros y otros llegada a más de 20.

Tengo muy estudiadas las velocidades. El caminante va entre a cinco y seis kilómetros por hora. El ciclista -el ciclista de paisano, como es mi caso- ronda los 25 por hora. Yo salgo a la calle con mi bici y me lanzo a Central Park o a la orilla del Hudson y soy instantáneamente feliz. Esta bici de aquí se la regalaré a un amigo que comparte estas aficiones, pero la voy a recordar siempre. Es alta y grácil como una gacela, ligera como un velero, como un ala delta que planea sin esfuerzo a pocos palmos del suelo. No sé cuántos kms habré hecho con ella en los cinco años que hace que la tengo. No me ha fallado nunca. La dejo atada cuando voy a algún sitio y cuando salgo y la veo me pongo contento. Me ha llevado a las clases, a las exposiciones, a los encuentros con los amigos, en los viajes hasta los límites de la ciudad, cuando me lanzaba a explorar las lejanías anchurosas de Harlem, en esa quietud que hay las mañanas de domingo.

Ahora recojo y empaqueto y descarto y regalo cosas por las mañanas y por las tardes, si no hay tormenta, me lanzo a la pista de la orilla del río. Subo, como tantas veces, hasta el puente George Washington, abriéndome paso a veces entre las multitudes de dominicanos que huyen del calor de Washington Heights para veranear junto al río, con todo su barullo de músicas tropicales muy amplificadas y de olores de barbacoa y de plátano frito. Bajo hasta Battery Park, hacia esa zona más bien extranjera para mí del distrito financiero, donde se han construido nuevas torres de cristal en los solares de las Torres Gemelas, y donde se ve destacar como un espinazo fantasioso la marquesina o la cubierta que puso Calatrava a la estación del metro.

Desde la orilla se ven las torres de apartamentos de lujo que brotan por todas partes en las antiguas zonas de almacenes  portuarios y hangares y extensiones de vías del ferrocarril. Desde este lado el skyline de Manhattan se ha vuelto tan vulgar como el de Jersey City: torres de cristal idénticas, sin ningún carácter, ideales, eso sí, para absorber calor y necesitar dosis masivas de aire acondicionado.Edificios inteligentes sin duda.  Cuando va a haber una tormenta se oscurecen al mismo tiempo el cielo y el río, y el agua se agita en lentas ondulaciones poderosas, rizada en la superficie por el viento, removida desde muy abajo, desde el fondo. A veces voy compitiendo con la tormenta que viene desde la otra orilla: la gran nube se acerca y yo voy lo más rápido que puedo para llegar a cubierto antes de que descargue el  diluvio.

Muy pronto, en unos días, este ahora mismo empezará a convertirse en pasado lejano.

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

209 Comments

  1. Un paseo delicioso. Usted vaya repartiendo y nosotros disfrutando. Echaba de menos esta cada, ahora me doy cuenta.a

      Citar  Responder

  2. Comentario
    Carlos,

    “También esto pasará” es el libro más previsible de los que he leído en los últimos años. Ser hijo de no es garantía de nada.

      Citar  Responder

  3. Carlos, no me gusta el tono, pero todo lo que denuncia me parece de lo más lúcido y acertado.

      Citar  Responder

  4. Carlos,
    .
    Nadie rompe récords con mayor facilidad que un tonto sobre otro tonto, cuanto más este Óscar Reina, prototipo del tonto útil, que por su origen hubiera sido despreciado en la casa de Pujol, Mas y Puigdemont.

    Sweet dreams, señore.

    :-Zzz

      Citar  Responder

  5. Sap, compruebo desolado que este imprescindible comunicado no ha sido redactado en Andalú …

    http://www.libertaddigital.com/espana/2017-07-20/urnas-para-que-los-catalanes-que-viven-en-andalucia-puedan-votar-en-el-referendum-1276603177/

    Me pregunto cómo comprobarán los “observadores internacionales andaluces” que los votantes son catalanes … bastará una solemne promesa a la Moreneta con una mano en el corazón y otra en un disco de Lluis Llach?

      Citar  Responder

  6. La Serapia,
    .
    Sip, asín es. Uno de los triunfos del nacionalismo periférico (aparte de tachar de “nacionalista español” a todo aquel que no esté de acuerdo con el prucés) es que se haya aceptado una expresión como “las relaciones entre Cataluña y España” incluso por los medios de la otra parte. Y así sucede que también se escucha “las relaciones entre Euskadi y España”, “las relaciones entre Galicia y España” y a más a más, hasta Susan D. habló el otro día tan panchamente de “las relaciones entre Andalucía y España”. Como compruebo que también existen reivindicaciones independentistas por parte castellana –grupo que incuso tiene su bandera: estrella roja sobre campo morado– cualquier día de estos se escuchará con todo rigor: “Las relaciones entre Castilla y España”… y eso por no hablar de canarios, aragoneses, cántabros y hasta de Segovia, que tuvo pretensiones uniprovinciales.

    La bobada (no sé si hiero la sensibilidad de muchos humanos al emplear la voz “bobada”) es grande, toda vez que en la invención, en la fabricación de ese ente llamado España –salvo canarios, ceutíes, melillenses y cabras del islote Perejil– participaron todos. Cabe entonces pensar, que para los que emplean estas expresiones, España es lo que resulta de restar toda la periferia, los archipiélagos, las plazas de soberanía y toda la meseta excepto… Madrid; porque claro, esta gente es tan reduccionista que para ellos España, repito, con toda su complejidad, extensión y variedad, merece la jibarización que la deja en pelotas y contrita: el PP, Madrid y el Real Madrid.

    A esta pregunta que siempre hago, “¿qué es España entonces?”, Gasparddd me dijo hace poco no tener respuesta. ¡Ni el mismísimo Gasparddd tenía respuesta!, ¡ah, triste sino el nuestro de ser ciudadanos conceptuales!

    :-O

      Citar  Responder

  7. mgc, te cuento cómo veo desde mi perspectiva el artículo y el estado de la cosa:

    Primer párrafo:

    “Ya digo de entrada que este texto me parece prescindible porque lo escribo con el ánimo del que construye una cometa y la intenta hacer volar una tarde de domingo en la que no sopla ni una gota de aire”

    Un comienzo bonito. Sigamos.

    “La situación que vivimos en Cataluña en estos últimos tiempos posee particularidades que a mí, y sospecho que a mucha más gente, me parecen especialmente dañinas. Aquí enumero algunas; siéntanse libres de tachar las que quieran y añadir las suyas”

    Sería interesante qué periodo de tiempo abarca ese general “últimos tiempos”. A mí me parece que en los últimos tiempos, diez años, es cuando se ha sacado el pan del horno pero llevaba décadas amasándose. Cuando dice que “sospecha que a mucha más gente” deja en evidencia que hay mucha gente que no se expresa y hay que adivinar lo que piensan. ¿Por qué? Ahí lo dejo.

    “Desde hace mucho tiempo se promueve y fomenta continuamente el desprecio hacia los otros territorios del Estado español. Esto es una especie de cansina vuelta al patio del colegio: ese es tonto; el de más allá, un vagazo. Como persona viajada que soy puedo dar fe de que la tontería y la pereza no son patrimonio exclusivo de ningún pueblo del mundo. Si así fuera, ya me tendrían pidiendo asilo en la tierra de los perezosos. La pereza está muy infravalorada.”

    Primer error. En Cataluña no se habla de los otros territorios del Estado español. Se habla de Cataluña y España como realidades distintas, nunca con el sentido de que España engloba a Cataluña. Este uso del lenguaje, nada casual, ya se ha extendido fuera de Cataluña. De lo que está hablando es de que en Cataluña se habla de otras regiones como vagas: nosotros somos los industriosos y el resto viven del subsidio. Es el vergonzoso “España ens roba”. Creo que tiene toda la razón del mundo. Después hace un elogio de la pereza. Bien hecho. Me parece muy interesante este responder a un intento de insulto: “perezoso”, revindicando la pereza. Después voy a usar este mismo mecanismo para hablarte de la frasecita de marras.

    “Se anteponen, antes que cualquier debate sobre qué hacer para mejorar la vida de los ciudadanos, las ventajas de una mítica tierra de promisión que pasa indefectiblemente por la “desconexión” de España, que, según sus partidarios, es algo con lo que soñamos desde la más tierna infancia los ocho millones de catalanes, ya que vivimos esclavizados, amordazados y sojuzgados por el perverso Gobierno central.”

    Este párrafo es crucial. La independencia es la magia potagia. Lo denuncia perfectamente Isabel Coixet. Cuando habla con sarcasmo de que en Cataluña ocho millones de catalanes viven esclavizados, amordazados y sojuzgados por el malvado Gobierno en Madrid está denunciando la misma paranoia que lleva años denunciando Albert Boadella. Ni más ni menos.

    “Inciso: vamos a ver, el Gobierno central que tenemos se las trae y no voy a ser yo la que diga lo contrario. La torpeza que siguen demostrando hacia la situación en que estamos es solo comparable a la actitud de las avestruces ante los avances de una manada de pumas. Pero de ahí a hablar de esclavitud y sojuzgamiento hay un trecho. Y en un mundo donde tanta gente es esclavizada y sojuzgada de verdad, que desde el Govern se hable en esos términos es sonrojante.”

    Aquí está la consabida explicación de que conste que no apoya al Gobierno central. A diferencia de Isabel a mí me parece que el gobierno está haciendo de maravilla por mucho que me sorprenda a mí misma decir esto. La verdad es que al no hacer nada está dejando en evidencia el tan pacífico y democrático proceso separatista, que si no consigue lo que quiere por las buenas lo hace por las malas. Ajá.

    “Que existe en muchos sectores de la población un sentimiento genuinamente nacionalista es innegable y merece el máximo respeto. Personas como Puigdemont o Junqueras han confesado —y les creo— la enorme ilusión que les hace la existencia de un Estado independiente. Es cuando imponen sus aspiraciones, asumiendo que todos las compartimos, cuando empiezan los problemas. No se han molestado en averiguar qué pensamos y por qué los que no compartimos esa ilusión.”

    Este párrafo es también muy interesante. El sentimiento nacionalista merece el máximo respeto. Lo dice expresamente. Y es verdad. Respeto todo, ceder ante él, o darle gusto, pues en mi opinión no tiene por qué. Después habla de que ese sentimiento no se imponga al resto. Bueno, es que alguien alguna vez debería aclarar ya en España, que ya estamos en 2017, que los sentimientos se los puede meter cada uno por donde le quepa. Los sentimientos amorososos, religiosos, políticos y de todo color se los trata uno en su casa, en la vía pública hay derechos y deberes. Si todavía en pleno siglo XXI estamos hablando de sentimientos en una democracia y se ve como normal, es que es bastante pírrica.

    “A mí me resulta extremadamente difícil dirimir cuáles son las diferencias reales entre un partido centralista de derechas y otro catalanista y nacionalista. Ambos, con diferentes acentos y talantes, se han ocupado de crear el nefasto campo de cultivo de la corrupción institucionalizada. Que Ignacio González y uno de los Pujol junior compartan cárcel tiene algo de justicia poética, pero ahora necesitamos justicia de la más prosaica para salir de este callejón sin salida que amenaza con enquistarse para los restos.”

    Aquí me parece que está cargando contra la corrupción de la derecha, que ha sido semejante tanto en Cataluña como en el resto de España. Me pregunto yo si es que la izquierda en Cataluña y en España nunca se ha corrompido. Pero bueno, imagino que la persona que escribe el artículo simpatizará más con la izquierda y tendrá unos cristales en los que la corrupción de la izquierda nunca ha existido. Magias potagias. Imagino que la izquierda tampoco participó nunca en ningún tripartito en Cataluña y nunca pudo hacer nada contra esa corrupción. En fin.

    “El debate sobre las esencias patrias ha engullido el debate sobre qué clase de sociedad queremos. Con la independencia, esto va a ser una mezcla de Shangri-La, Legoland y Ganímedes. Todavía estoy esperando que alguien me cuente cómo va a ser la nueva república independiente catalana. Si alguien tiene pistas, por favor que las comparta. A mí Legoland me gusta mucho, pero no quiero vivir en ella, debe de ser incomodísimo.”

    Nada que objetar a este párrafo. Es que es así, continua la magia potagia.

    “El baile de cifras de las balanzas comerciales e impuestos que se baraja para convencer al votante de las bondades de la absoluta necesidad de la independencia porque “España nos roba”. Este concepto ha calado en un gran sector de la población que se siente genuinamente nacionalista y que quiere y necesita encontrar alguna explicación para la crisis económica y que, por razones que se me escapan, está convencida de que ser catalán es mucho mejor que ser español. Ante esto, déjenme que les dé una noticia en exclusiva: ninguna de las dos cosas es una bicoca, pero hay cosas bastante peores. Se me ocurren bastantes. Llegado este punto, honestamente yo ya no sé si España me roba más que Amazon, Zalando o el operario que me ha soplado 400 euros por arreglarme en cinco minutos el aire acondicionado. Yo, sinceramente, me he perdido en este debate de cifras y competencias.”

    Esto es todo un sinsentido. Si Cataluña es parte de España, ese España nos roba no tiene ni pies ni cabeza. Los catalanes se han robado a sí mismos igual que se roban a sí mismos el resto de españoles cuando no paran de apoyar gobiernos corruptos. Que yo sepa han sido los gobiernos catalanes los que no han parado de apoyar a los gobiernos en Madrid. O sea que no ha sido cosa de unos marcianos que han llegado y se les pueda echar la culpa de todo. Pero como es más fácil apuntar a otros que a uno mismo, este mensaje cala muy fácilmente.
    Cuando habla del debate de cifras y competencias me llama la atención, porque que yo sepa, no lo ha habido nunca. ¿Habéis oído vosotros algún debate claro sobre esto? ¿En alguna institución? Porque yo no. Que igual va siendo hora, eh, igual.

    “Lo peor: este estado de cosas, con amenazas apocalípticas constantes desde el Govern y el pétreo “no sabe, no contesta” desde el Gobierno, hace que no haya cabida para ningún tipo de reflexión o diálogo sereno. Los que no pensamos que la independencia sea la mejor de las ideas inmediatamente somos descalificados como fascistas, vendidos al Gobierno central y un sinfín de lindezas. O, en el mejor de los casos, somos invisibles y se nos barre del ágora pública. Otro notición: no ser independentista no significa ser fascista ni de Ciudadanos ni del PP. Significa simplemente que pensamos que ser catalán y ser español no son conceptos antagónicos. Respecto a la consulta, si los partidos políticos lo acuerdan, si se cambia la Constitución —que se puede cambiar— y se establece un marco legal, ¿por qué no?”

    Este párrafo es muy clarificador. Que no ser independentista no significa ser ni fascista ni de Ciudadanos ni del PP… No parece hablar muy bien esta frase de los independentistas. Todo el que no comulgue con sus sentimientos es un facha o alguien de derechas. Bueno, pues ahora sería el momento de hacer lo mismo que arriba y decir: ¿pasa algo por ser perezoso? ¿Pasa algo por ser de derechas? ¿En serio que la izquierda en España tiene que aclarar que no ser independentista no es ser de derechas? Esto da buen ejemplo de cómo está de socavada la izquierda en España por el independentismo. ¡Pues sí que está bien esa izquierda que tiene que dar este tipo de noticiones! Todo lo que no sea dar gusto a los independentistas tiene que ser porque se es de derechas. Pues no, es lo que dice Coixet, pero deja todo el campo abierto a que ser de derechas no es nada respetable, como sí que ha dejado expresamente escrito que ser nacionalista sí lo es. El nacionalismo se merece todo el respeto del mundo, pero la derecha o el liberalismo no, no están en el mismo plano de respeto. Está muy claro. Cuando se dicen o se escriben las cosas se dejan muchas cosas claras.

    ¿Qué es ser de derechas? Creo que ni lo soy ni lo he sido nunca, pero me está pareciendo que hace mucha falta sacarles la cara. Más que nada para defender a la izquierda, porque si cae en esos errores de no respetar a la derecha se está haciendo daño a ella misma. Y voy a poner algún ejemplo:

    ¿Habéis visto cuando alguien de derechas se burla de la coleta de Pablo Iglesias o de las pintas de los podemitas? Es ridículo si es en la vida privada y no se está asistiendo a un acto institucional que requiera protocolo, ¿verdad? Bien, ¿pues me podéis decir qué diferencia tiene eso de cuando desde la izquierda se burlan de las fotos de los peperos con naúticos, pantalones de raya, camisita y jersey anudado al cuello? Porque a mí me parece todo la misma mierda de juzgar las apariencias de los demás, burlarse de ellas y no respetarlas. Ah, pero si lo hace la derecha es porque son unos cortos de mente, pero si lo hace la izquierda está plenamente justificado porque da grima ver cómo visten los de derechas… y así CON TODO.

    “Pero un referéndum convocado unilateralmente sin censo y sin ningún control, con el argumento de que basta la mitad más uno para declarar la independencia, no, gracias. Quiero recordar aquí que cuando se convocó el referéndum en Quebec, los porcentajes requeridos para una decisión de ese calibre fueron establecidos por la Corte Suprema con la premisa de que a partir de una clara y rotunda mayoría (no la mitad más uno) habría una obligación por parte del resto del país a renegociar el encaje de Quebec en Canadá.”

    Manda jojones que haya que aclarar y que cause tanto revuelo un artículo en el que se dice simplemente que un referéndum ilegal, no.

    “Y ahora viene la coletilla definitivamente naíf (o buenista o ingenua o boba) de este texto, lo digo por si quieren abandonar ahora: este no es el momento de crear más fronteras, ni muros ni barreras. Este, quizás más que nunca en la historia, es el momento de tender puentes, de centrarnos en las cosas que tenemos en común, de solventar las diferencias y las injusticias con auténtica y genuina voluntad de diálogo, de enfrentarnos juntos, todos los europeos en un marco federal, sin distinciones de pasaportes, a los desafíos de un mundo descabezado, convulso, ardiente, complejo y terrible.”

    Ya me gustaría saber a mí de qué injusticia habla. Porque me parece que la deuda de Cataluña con el estado es de las más altas. ¿Le debe algo uno de Burgos a un catalán? Porque a mí me parece que nada de nada. Igual resulta que es al revés. Y si nadie lo dice claro ya lo digo yo: en la meseta no le pasa nada peor a la gente que en el litoral. Y si los del litoral se vuelven tan guayses de burlarse de los de la meseta ya acaban de perder todo lo mejor que tenían y ponerse por debajo del más cazurro de los de la meseta, por memos. Si no lo han visto todavía ya es hora de que alguien se lo deje claro.

    “Es el momento de dejar de estar absortos en nuestro ombligo y de elevar la vista más allá de los límites de lo que consideramos nuestro, más allá de nuestras banderas —por mucho que las amemos—, nuestros agravios —por muchos que tengamos—, nuestro pasado. Yo no poseo demasiadas certezas, pero he vivido lo bastante para saber que construir, sumar y amar siempre es infinitamente mejor que destruir, restar y odiar.”

    Muy bonito, es hora de ponerlo en marcha. Se lo pido yo a la autora, a la que le he visto trazas de izquierda, que lo ponga en práctica: empiece a construir, sumar y amar incluyendo también además de a los muy respetables nacionalistas, a esos del PP y Ciudadanos.

      Citar  Responder

  8. Maties,

    Gracias, Maties, por tanto regalo musical y tanta memoria.

    Ojalá pudiera recordar de forma vívida aquellas imágenes al paso, como seguro me ocurría cuando daba aquí la lata con ellas, de vuelta ya en casa. Pero me consuela que en unos días estaré en la playa donde la anatomía nos redime del castigo del sol. Si el astro no me amodorra hasta la catalepsis igual comparta alguna vivencia aquí.

      Citar  Responder

  9. MJGE, mgc, esa conversación me ha recordado una vieja anécdota que he leído en varias versiones, todas con la misma moraleja.

    A principios del siglo XIX el arzobispo de Canterbury hizo un viaje a Nueva York. Sus asesores le habían prevenido sobre la temible prensa amarilla americana. El arzobispo, de natural soberbio, desoyó el consejo creyendo que podría manejar a los reporteros sin problemas.

    Nada más bajar del barco fue rodeado por un grupo de periodistas, uno le preguntó: “Qué le parece la enorme cantidad de prostíbulos que hay en Manhattan?” El arzobispo, sorprendido, contestó: “Ah, pero hay muchos prostíbulos en Manhattan?”

    Entradilla del día siguiente: Lo primero que hizo su excelencia el arzobispo de Canterbury en su primera visita a la ciudad fue preguntar si había muchos prostíbulos en Nueva York.

    Pues eso, detrás de verdades como puños puede haber intenciones despreciables.

      Citar  Responder

  10. mgc, tengo un cacao de día laboral y personal que no me da tiempo ahora. Pero en cuanto pueda te cuento largo y tendido por qué me altera esa frase. Y probablemente no estarás de acuerdo, pero necesito contártelo. Así que en cuanto tenga un rato algo sosegado prometido que lo hago. Gracias.

      Citar  Responder

  11. La Serapia,

    Comentario
    Hacés muy bien en ponerte un vestido, que además te quedará precioso, y en maquillarte y en usar todos todos todos los recursos que tengas en plan “reconquista”. Pero no te olvides, Serapia querida, que la parte más atractiva, más poderosamente atractiva, el erotismo más seductor, no está ni en las piernas (ni entre ellas), ni en la parte trasera ni en la delantera ni en unas pestañas arqueadas ni en unos labios carnosos, sino en la cabeza, bien protegido por la jaula de huesos del cráneo. Y esa parte vos la tenés irresistible, nena, completamente irresistible. Para muslos perfectos, culetes de película, lolas de colección, están las muñecas inflables. Y vos sos infinitamente más que eso. Si el candidato a ser reconquistado no lo ve, no lo vio, todavía no se dio cuenta, tiene un problema, pero serio.

    Ah! Y una cana en la ceja, una, es el principio del principio del principio. El baile todavía ni empezó, así que no te preocupes y disfrutá cuando te mires en el espejo. Yo, que no entiendo nada de física, te aseguro que la fuerza de gravedad es poderosísima.
    :-)

      Citar  Responder

  12. MJGE,

    No hago ninguna explicación rigurosa, digo simplemente lo que pone. Y no es una frase oscura ni retorcida ni complicada ni ambigua

    Y no hubiera tenido que explicar nada si alguien no hubiera dicho que decir “ni A ni B ni C” significa equiparar A, B y C

    Si tuviéramos que pensar que alguien puede malinterpretar lo que decimos o leer lo que no hemos escrito- y siempre lo habrá, no lo dudes- nos quedaríamos siempre callados

      Citar  Responder

  13. mgc,

    :) Bueno Maria, tú que eres periodista sabes, mejor que yo, que el lenguaje no es una ciencia exacta y no se le puede aplicar un análisis en los mismos términos que se le haría a éstas, porque intervienen muchos factores incluidas las susceptibilidades y las interpretaciones erróneas o incluso tendenciosas. Yo creo que esa misma idea podía haberla expresado con una frase menos comprometida y que no precisara esa explicación tan rigurosa que tú haces. Si ha sido un desliz o lo ha hecho intencionadamente es ya cuestión de valoración por parte de quien la lee, otro factor más que también forma parte de la interpretación.

      Citar  Responder

  14. Comentario
    MJGE,

    Dice”…ser fascista ni de Ciudadanos ni del PP”.

    Me parece que está claro.y que no equipara las tres posibilidades
    Dice esto, ni esto, ni esto. O sea, tres cosas

    Creo que es lo que significa en castellano esa frase. Si no, hubiera dicho, “fascista, de Ciudadanos o del.PP”

    ¿No está claro?

      Citar  Responder

  15. mgc,

    Yo creo que equiparar a los seguidores del PP y C’s con el fascismo, es un insulto a estos partidos que no le va a hacer mucha gracia a sus seguidores, y esto, en definitiva, me parece una torpeza porque supone despreciar la adhesión a su artículo y en consecuencia a sus tesis de una buena parte de los no nacionalistas. Aunque, como ha dicho Carlos, puede que su estrategia sea otra y venga determinada por su profesión, en otras palabras, responda a intereses individuales.
    Lo que sí me parece, en cualquier caso, es que revela las enormes dificultades para llegar a consensos.

      Citar  Responder

  16. La Serapia,

    ¿Y qué diferencia hay entre decir esa frase y decir “no ser independentista no significa ser de derechas”?

    Yo no le veo ninguna e incluso me parece una obviedad.

    Lo que me resulta chocante es que alguien se altere tanto ante esa frase.

    ????

      Citar  Responder

  17. La Serapia, me pasó exactamente lo mismo al leerlo, la música del artículo suena muy bien, pero esa frasecita es de órdago. Es tan burdamente injusta que probablemente sólo refleja el terror de la Coixet a que la etiqueten como “facha”. En su trabajo esa etiqueta te puede llevar al paro irreversible en un abrir y cerrar de ojos.

      Citar  Responder

  18. La Serapia,

    Hay que hilar muy fino para ver eso que señalas, pero sí, puede que la señora Coixet no haya estado muy afortunada con esa frase, incluso que revele cierta falta de respeto por su parte hacia esos partidos, pero no llevaría las conclusiones al extremo apocalíptico que tú las llevas.

      Citar  Responder

  19. “No ser independentista no significa ser fascista ni de Ciudadanos ni del PP”

    ¿Os imagináis a alguien que escribiese que ir a las manifestaciones del orgullo gay no significa ni ser un depravado ni ser homosexual? Pues eso es lo que da a entender Coixet, que ser homosexual o ser de Ciudadanos o del PP tuviese algo de malo. Y lo gordo es que millones de personas de izquierda piensan que sí, y que no merece ese máximo respeto que sí merece ser independentista.

    Me da miedo detectar estas cosas en los textos de personas sensibles e inteligentes. Me da cosa leer los ¿por qué no? Como si no se tuviese ya experiencia de los “porque no” que hay que esgrimir a todas horas contra el nacionalismo, cualquiera, o el mundo se convierte rápidamente en irrespirable. Me da cosa leerle tuits a Susana Díaz en los que “a diferencia de España” en Andalucía, que no debe de formar parte de España, sí se hacen las cosas bien. Me da cosa percibir todo esto y parece que soy un bicho verde o algo peor. No entiendo que tantas y tantas personas se hayan empeñado en ceder de continuo al imposible de contentar a un nacionalista. ¿Por qué no? Porque no.
    Va a ser que sí, ya lo sé, porque millones de personas están empujando, y cientos de miles son intelectuales muy sensibles. En la entrevista de Antonio que colgué el otro día se le oye decir algo así como que votar en un experimento que se hace y es reversible. Pues no lo creo así. Antes de hacer un experimento hay que sopesar hipótesis y sopesar muy bien los indicios, que los hay y en abundancia pero muchas veces no se quiere hacer caso de ellos. Y además no siempre es irreversible. Llega Fulano al poder y a su paso ya nada es reversible. Es fácil verlo cuando el Fulano es Trump. Pero ah, cuando es más sutil, cuando las ganas de quitar al que está son muchas, no parece tan evidente. De lo contrario no me alarmaría por tantas cosas como percibo. Este texto de Coixet parece estupendo, pero no lo es, a mí me parece alarmante. Pero como soy la minoría de la minoría en minoría, estoy segura de que vamos a comprobar bien pronto en un futuro cercano qué pasa por hacerlo pasar como ejemplar. Todo eso que pase nos lo vamos a tener muy merecido.

    https://elpais.com/elpais/2017/07/17/opinion/1500292963_456977.html?id_externo_rsoc=TW_CC

      Citar  Responder

  20. Diego Ariza,
    .
    Espero que en ese “mucho trato” del espartano doctor Letamendi se incluya algo de carne viva, ya sea concupiscente o como compañera de asuntos tabernarios, porque si no, su tabla de consejos será como lo del chiste, la vida será tan aburrida que se hará muy laaaarga, muy laaaarga.

    Hace muchos años que no sé nada de Pitita Ridruejo, con la de veces que salía antes en los medios, cachis. A mí me gustaba imaginarla embutida en negro látex, armada con un látigo de siete colas o blandiendo una fusta, administrando severa disciplina inglesa a banqueros y gobernantes y llevando como adjunta –algo así como Igor respecto al doctor Viktor Frankenstein– a Dolores Ibárruri con su toquilla y su rodete…

    Sweet dreams, señore.

    :-Zzz

      Citar  Responder

  21. Que no me gusta guardar nada. Me gusta usar las cosas, me agobia guardarlas. Hay un montón de cosas viejas nuestras en el desván del pueblo. Mi madre guarda todavía nuestras fichas desde preescolar. Intento guardar sólo cosas que me hacen falta; tengo una tiza redonda que tomé de la pizarra de segundo de BUP cuando se terminó la clase. La tengo envuelta en una hoja de aquellos días y sólo la he desenvuelto para tocarla unas pocas veces. Me agobian las estanterías llenas de libros y de objetos, me gusta leerlos y desprenderme de ellos. Tengo una balda en Bilbao con una veintena de libros, no más. Aquí sin remedio he ido acumulando otros, pero la mayoría son guías. Me gusta dejar las cosas atrás sin cargarlas encima. Me alegré cuando se perdieron los comentarios, los hubiese preferido perdidos para siempre.

    Esta es la casa de Lilly vista desde la parte trasera. La pared donde están las rosas es la del garaje. La ventana es la de su habitación, abajo está esa terracilla que tiene con un par de escaleritas para salir al jardín (lo que hay en la escalera son mis sandalias). El cuadro que tiene ahí es de un molino en Boston que le trajo en un viaje su prima que vivía allí. Me gusta mucho la casa de Lilly, es una casa vieja, de las de antes de la guerra, en un barrio donde ya no quedan. La semana que viene tiene que ir al cardiólogo. Me gusta sentarme en esas escaleras descalza y poner los pies en la hierba y que me hable sentada en una silla con un cojín, porque tiene problemas de espalda.
    Ese presente que ya se está convirtiendo en pasado lejano del que habla AMM es lo que me pasa en casa de Lilly y ella también lo sabe y aún así se ríe. Se ríe continuamente, no le importa. Se ríe sonoramente y le da vueltas con una mano a la pulsera de emergencias que tiene puesta en la otra. Me pregunta si quiero comer algo aunque sabe que le voy a decir que no. Me preguntó por preguntar si quería algo de su casa, porque ya sabía que no. Están por todas partes las tallas de madera que hizo su marido, como las que tallaba mi vecino Pedro. Lo que me está dando es lo más valioso que me puede dar. Lo sabemos las dos y además no cabe en ninguna parte.

    https://ibb.co/jh5xpk

      Citar  Responder

  22. mgc,
    .
    Hay algunos puntos con los que no estoy de acuerdo con Isaac Rosa; pero de verdad, este tema me da ya tanta pereza que ni me apetece ni sé por dónde empezar. Por fortuna, aún quedan muchas tropelías sujetas de ser enderezadas. Pero no todas. Creo que llegará un momento en que por mucho empeño que se ponga, haya que admitir lo irremediable, lo irreparable, lo irresolucionable. En todo caso, soy pesimista al respecto desde que hace unos años conocí a un individuo que aún se encendía de ira cuestionando el Abrazo de Vergara entre Espartero y Maroto (Oñate, agosto de 1839).

    :-/

    La Serapia,
    .
    Te lo repito: si de alguna manera, en alguna carpeta, en alguna nube, no conservas estas viñetas que son acuarelas escritas, mereces la excomunión literaria. ¡Si es que es pa enfadarse contigo, jopetas!

    >:-{

      Citar  Responder

  23. Comentario
    La Serapia,

    Las 72 h es una medida de tiempo que sólo la he oído como plazo para pagar un rescate.

    Otra idea que te damos.

      Citar  Responder

  24. Que no, que yo estoy en plena Reconquista, no hay niño que valga. Hoy me he puesto el vestido que me compré la semana pasada sin tener comunión ni nada y lo he llevado al trabajo. Ha venido el jefe al labo por la tarde y el hombre se ha quedado flipado, porque creo que es la primera vez que me ve con ropa de mujer. Me ha dado un repaso varias veces, que le he visto.
    Pero quien yo quería que me viese no me ha visto. Así que mañana repito vestido, pero mañana me pinto. Si no me saco un ojo en el intento, que no lo he hecho nunca, mañana voy con vestido y al menos los ojos pintados. Lo de los labios ya me da más cosa, lo he probado ahora y parezco una fulana.

      Citar  Responder

  25. David CG,

    Estimado amigo y admirador confeso de la belleza corpórea femenina y de las hermosas transeúntes y mujeres de paso que ya cantaron Baudelaire, Antoine Pol y Brassens: ya desde Bruselas nos diste estupendos apuntes sobre estas maravillas inesperadas que se cruzaban en tu semidestierro europeísta. Qué duda cabe que las piernas forman parte esencial de estos seres admirables, pero a menudo, no creo sea tu caso, realmente se quiere decir sus extremidades inferiores, es decir se incluyen también estos muslos torneados que en verano se ofrecen tan generosamente a nuestra consideración y escrutinio (también se confunde muy a menudo brazo y antebrazo). ‘Struccia a coscia contra coscia’
    (cuixa en catalán) parece que es la clave cuando se baila el mambo, en esta pieza del cantautor y multiinstrumentista germano de Campania Vinicio Capossela, que también habla del triquitraque y la seducción.
    Recomiendo ver letra en español, aún internética. ‘E allora mambo’.

    https://www.youtube.com/watch?v=_P4i0a8cDb0

    Pierre Perret tiene un disco de canciones paillardes o picantes, y en efecto tiene un faible por los derrieres femeninos.

      Citar  Responder

  26. Sap,

    De sentido figurado nada: 72 horas hasta la petite mort.

      Citar  Responder

  27. Sap, lo que le voy a dar soy yo 72h para que se busque otro alojamiento, porque si no este me va a montar aquí este verano un picadero de padre y muy señor mío.

      Citar  Responder

  28. albertiyele y Maida:
    .
    Mi ignorancia monumental me lleva a confesaros que hasta que no leí el otro día el artículo, no tenía ni la menor idea de la existencia de esta bacteria tan bien bautizada, por lo que cualquier información de tan primera mano como la vuestra la agradeceré mucho, queridas muyayas.

    :-)

    La Serapia,
    .
    Seamos realistas, Serapia. Según los términos con que hablas de ese conocido de tu familia, su régimen de alojamiento, más la calidez de las noches de verano… Te damos 72 horas de vida como mucho (entendiendo “vida” en sentido figurado, claro).

    Mantennos informados, porfa; que aquí el que más y la que menos tiene alma de portera de finca urbana. Como doña Lío Portartes, by Raf.

    :-)

    DomingoGlez,
    .
    Remítote a mi amigacho Óscar Maif. Él te lo puede contar con más gracia.

    :-)

      Citar  Responder

  29. A las ocho, cuando volvía a casa, me he pasado por el jardín de Lilly. Esta vez no le he dejado que me abra una botella de agua mineral. Me he despatarrado en el césped como si estuviese haciendo un muñeco en la nieve. Lilly me hablaba sentada en una silla y yo miraba al cielo, se veían un montón de vencejos muy arriba, dando vueltas. Siempre me han parecido anclas al viento. Cuantísimo me pueden gustar los vencejos.
    -¿Fuiste al concierto el domingo?
    -Sí, espectacular
    -Lo vi por la televisión, lo daban la cadena bávara en directo. ¡Menudo rollo!
    -¿No te gusta la música clásica, Lilly?
    -Puse la tele y empezó el concierto, me marché a la cocina media hora y cuando volví seguían con el mismo rollo. ¿No te aburriste?
    -La segunda parte sí que se me hizo pesada, estaba pensando ya en otra cosa y no atendí a la música. Con la primera ya me hubiese valido.
    -No me extraña nada. Tengo que pedirte ayuda.
    -Claro, ¿para qué?
    -Se me ha caído un cuadro limpiándolo y no veo el clavo para colgarlo otra vez. Vamos a la sala y me lo pones.

    El cuadro es un dibujo precioso en colores marrones y grises de unos caballos en un establo. Miro la fecha, 1840.
    -Es un cuadro muy bonito, Lilly
    -Era mucho más grande, pero lo corté
    -¿Que lo cortaste?
    -Sí, se murió mi marido hace ahora dieciocho años y teníamos este dibujo en la habitación. Era cuatro veces más grande, se veía todo el establo y una casa al lado. Pero me harté de aquel cuadro, me harté de todo, agarré unas tijeras y dejé solo los caballos. Le cambié el marco y lo saqué de la habitación, ya no quería verlo más allí.
    -¿Y qué hiciste con el resto del dibujo?
    -Tirarlo, qué iba a hacer. Oye,
    -¿Qué?
    -¿Cuándo me vas a cocinar algo español?
    -Cuando quieras. Ven a mi casa cuando quieras y te hago algo
    -No, mejor lo traes aquí y lo comemos en el jardín
    -¿Te apetece algo en especial?
    -Anchoas
    -A ver si encuentro, Lilly, que los turcos nos tienen siempre anchoas y ahora ya se habrá acabado la temporada, no lo sé.
    -Pues otra cosa, tráeme algo raro.

      Citar  Responder

  30. Diego Ariza,

    Por supuesto. Entre mis perversiones, afortunadamente, pues no sé como pueden evitarse cuando se tienen, tema que no sé si tenemos pendiente de tratar aquí, no está la necrofilia.

      Citar  Responder

  31. Comentario
    Diego Ariza,

    Hoy en día no se dice Pellejos, se dice MILF y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

    La P es de Palangana, la S y la A no lo sé.

      Citar  Responder

  32. MJGE,

    Quiero creer que con lo de “la Botín” te refieres a Ana Patricia y no a Emilio.

      Citar  Responder

  33. La Serapia,

    Ah, pues tiene sentido. Quizá durante aquellos millones de años de aparición de la vida se dieron otras formas independientes de lo que hoy somos pero acabaron como alimento de otras más desarrolladas o no supieron evolucionar. Quizá eso ha estado pasando a nivel microscópico hasta hoy en día. No lo sé. Estoy haciendo biología ficción.

    A mí lo de las canas también me está empezando a mosquear. ¿Por qué mi pelo se cambia de color?¿Por qué se cae? ¿Qué cojones me está pasando?

    https://www.youtube.com/watch?v=JXSKMN4ovCI

      Citar  Responder

  34. Diego Ariza,

    No considero tan descabellado que al amigo Sap le ponga Pitita Ridruejo. A mí últimamente me pone la Botín.

      Citar  Responder

  35. mgc,

    Cuánta razón tiene el gran Isaac Rosa.
    Cada día tengo más claro que la Transición, que tanto progreso ha traído, también ha propiciado que tengamos una “cultura política enajenada” por utilizar los términos de Almond y Verba. El proceso de Reforma del finales de los setenta en vez de Ruptura acabó legitimando una visión positiva del franquismo que está cómodamente instalada en la vida pública (Juan Carlos de Borbón, los cuadros franquistas, etc). Hasta que se dé un proceso constituyente que sea de ruptura total (política y cultural) con aquel régimen, el problema pervivirá.

      Citar  Responder

  36. Diego Ariza, supongo que es porque ya está todo copado, ¿no? Quicir, imagino que si se empezase a formar algo ahora como una célula… para cuando quiere suceder ya hay un bicho por ahí que se la ha comido.
    O igual esto que he escrito es una bobada, no lo sé.

    Walter repite sus ideas en los vídeos de youtube y en los dos libros que le he leído. No me extraña, no va a estar teniendo uno ideas a todas horas. Pero eso que dice de que el planeta Tierra es como un gran laboratorio químico que ha sido capaz de aglutinar un montón de elementos raros en el resto del sistema solar (por ejemplo hierro y, todavía más, hierro oxidado después de que hubiese cianobacterias), es fascinante.
    Hay unas condicones en el mundo en que vivimos en las que todo lo improbable es posible. Es alucinante.
    —–
    Tengo una revolución en el labo porque me he traído a un conocido de un familiar de Madrid a hacer unas prácticas durante unos meses, que no lo sabéis bien. El niño está buenísimo. Moreno, alto, inteligente, ojos azules, sonrisa de anuncio y un cuerpo de tiarrón de quitar el hipo. Tengo a todo el laboratorio loco y al chaval durmiendo en mi casa hasta que se encuentre algo, y no lleva aquí ni dos semanas y ya me está pidiendo permiso para traerse ligues. Y no me extraña, porque estas noches veraniegas que nos está regalando el mes son de aquí te pillo aquí te mato.
    Y yo con una cana que me acabo de quitar ¡de las cejas! Ay, señor, lo que hay que aguantar en esta vida :)))

      Citar  Responder

  37. BK,

    Detrás de esa máscara de tipo noble y simpático se esconde un enfermo. Un fulano que bebe Cruzcampo y babea por Pitita Ridruejo (no sabemos si una cosa llevó a la otra) no puede estar bien de la azotea.

      Citar  Responder

  38. Sap,

    Decía el Doctor Letamendi que para vivir cien años:

    “Vida honesta y ordenada,
    usar de pocos remedios
    y poner todos los medios
    en no alterarse por nada.
    La comida, moderada,
    ejercicio y distracción,
    no tener nunca aprensión,
    salir al campo algún rato,
    poco encierro, mucho trato
    y continua ocupación.”

      Citar  Responder

  39. La Serapia,

    Sin embargo, debe ser muy difícil que aparezca la vida. De hecho la vida hizo su aparición en un determinado momento y se ha ido desarrollando hasta hoy en todas las especies de plantas y animales que existen pero, si no estoy (h)errado, desde aquella época de hace 4.000 millones de años no se ha vuelto a crear vida a partir de algo ininamado a pesar de que en teoría se dan todas las condiciones para ello.

      Citar  Responder

  40. Dani,

    En una palabra: impresionante.

      Citar  Responder

  41. ” … Ayer y hoy llueve …

    “[…] Se ha observado muchas veces la deuda de Van Gogh, en sus paisajes de los campos de Auvers con Daubigny y Georges Michel, y en último término con la pintura de paisajes holandesa del siglo XVII, con las grandes llanuras de Jacob van Ruisdael y Philip de Koninck. Pero una diferencia fundamental separa a Van Gogh de esos modelos: el alto horizonte de la mayoría de sus paisajes pintados en Auvers. Éste es un rasgo general del paisajismo avanzado de la segunda mitad del siglo XIX. El horizonte alto realza, no el espacio, sino el plano pictórico; devuelve la atención del cielo a la tierra, puesto que el área bajo el horizonte es mucho mayor que el área superior a él, y enfoca la mirada en los objetos situados en primer término.

    La opulencia de los trigales que anuncia lo inminente de la cosecha es u a de las imágenes más cargadas simbólicamente y más características del repertorio de Van Gogh. Pero entre los campos pintados por Vincent en Auvers no aparecen ya, como sucedía en Arles y Saint-Rémy, los hombres que los trabajan, los segadores y sembradores, salvo en los bocetos a lápiz de los cuadernos de notas. Y cuando por una vez, Van Gogh introduce figuras en una de sus vistas de estos campos, no se trata de labradoras en plena faena, sino de dos mujeres endomingadas que han salido a pasear. Un pasaje de una carta celebra las “combinaciones de colores claros” que se llevan en los vestidos y la gracia al estilo de Puvis de Chavannes que encuentra a veces en la realidad cotidiana: “Ayer vi dos figuras: la madre vestida de carmín oscuro, la hija en rosa pálido con un sombrero amarillo sin adorno alguno, unas figuras muy sanas y campestres, muy bronceadas por el aire libre, quemadas por el sol; la madre sobre todo con un rostro muy muy rojo y el cabello negro y diamantes en las orejas” [Johanna Van Gogh-Bonger: “Memoir of Vincent Van Gogh”. En ‘The Complete Letters of Vincent van Gogh’. Londres, Thames & Hudson, 1999, vol. III, pag 530]. Van Gogh realizará esa impresión en el estudio ‘Mujeres cruzando los campos’, aunque alterando los colores observados del natural. Pero la tendencia dominante en los campos pintados por Van Gogh en Auvers se orienta hacia un progresivo […]”

    Guillermo Solana
    ‘Epílogo en Auvers’
    “Van Gogh: Los últimos paisajes”
    Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
    (Verano de 2007)

    … y estallan tormentas,
    pero no es desagradable volver a ver esos efectos … ”

    En volandas.
    Fabuloso recuerdo

    ._.

    *

    PD: ¡Ah! Felicidades a todo Fede y Federica que hoy celebren su onomástica.

    *

    ._.

      Citar  Responder

  42. Comentario
    BK y Sab,

    Por cierto, tanto años a la sombra del gran jefe y nos hemos acostumbrado, pero….¿de dónde viene SAP?.

    What does it means?

      Citar  Responder

  43. Sap, solo la providencia ha evitado un pelapollos de los que duran días y asfixian a propios y extraños. Menos mal que he decidido contar hasta diez y no responder con to lo que llevo dentro a lo que me ha parecido una salvaje falta de rigor por su parte de usted.

    Cuando he leído que ponía en boca de la faraona, que en paz descanse, “si me quereih, irse”, un calambre ha recorrido mi espina dorsal, desde el coxis a la primera vértebra cervical.

    Pero si existe abundante literatura, amén de documentos gráficos, mostrando a las claras que la frase fue “si me quereih, marcharse”! Cómo nuestro colega Sap, por lo general tan cabal y bien informado, ha podido incurrir en tan imperdonable ligereza?

    Gracias a Dios, antes de dirigirle a usted una intervención hiriente, irónica y despreciativa, he decidido beber de las fuentes originales. Para mi desconcierto he comprobado que, como tantas veces en la historia de la humanidad, las dos corrientes de pensamiento tenían su parte de razón: lo que dijo Lola de España fue:

    “Si me quereíh, marcharse” y, acto seguido, “si me quereih, irse”

    Cuántos años viviendo en el error. Vivir para ver.

      Citar  Responder

  44. Sap, ¡aaaaaaaaaah! Perdona, te he rebautizado.

    Por lo general utilizo la palabra Sapo para acordarme de tu alias, y luego le quito la O (la dislexia me hace un lío con la posición de los rabitos: d, b, q, p…. ). Pero mi corrector ortográfico, que supuestamente es inteligente, también es analfabeto y ha comenzado a dar por buena la palabra sabo. Me aterra imaginar que la he utilizado como conjugación del verbo saber.

    Al menos no te llamé SAD.

    :-)

    *********************

    albertiyele, aquí, en realidad, todo dios utiliza el iros. Está bien que los académicos acepten como buena la forma de hablar del pueblo.

    *********************

    Qué necio el nuevo director de los Mossos. Dice: Espero que nos vayamos ya. Me dais pena todos los españoles.

    ¡Qué ridículo! Sentirse superior por haber nacido unos metros más allá de unas fronteras ficticias es de gilipollas. Otro perdona vidas. ¿Es que ahora, para tener un puesto importante, hay que demostrar necesitar una sesión con un psiquiatra?

    ¡Aaaaaaaaaah, qué cruz!!!!

      Citar  Responder

  45. 81 años pero ¿estáis viendo las noticias? creo que vamos a peor, acabo de ver a un señor en el Valle de los Caídos diciendo que si cumple no se qué ley de la Memoria Histórica va a haber un derramamiento de sangre.

      Citar  Responder

  46. Maida,

    Comentario
    En Mallorca la maldita xyllela fastidiosa no será un drama. Ya lo es efectivamente, y del que veo que en el resto de España no están muy al tanto (es que de estas islas mías (con perdón de Maties y de MAM) nadie se acuerda. Cuando nos queramos ir con los catalanes nos van a decir ingratos). Un drama que siguen tapando con remiendos, pero que empezó parece que hace ya unos añitos, y por supuesto nadie atendió. Ahora mismo se habla poco del asunto, no sea cosa que se empiece a correr la voz entre los turistas. A ver qué hacemos en febrero, cuando empiecen a llegar las multitudes a ver los almendros en flor. Campos yermos les tendremos que mostrar, ay. Mientras tanto los muchachos de arriba hacen como la reina Cristina (mi reina, no. Dios me libre a mí de tener reyes ni reinas, que a la Cristina por lo menos la pudimos sacar del sillón cuando quisimos. Ay de nosotros si la hubiéramos entronizado, cómo nos arreglábamos! Y ni te digo la descendencia que nos hubiera esperado. Vade retro, Satanás!) y nos distraen con espejitos de colores.

      Citar  Responder

  47. Sap,

    Comentario
    No había terminado de leerte y ya estaba a los gritos: Madreselvas en flooooooor, que nos viste pasar… (La versión más ridícula es la de Libertad Lamarque, que además de por el reverendo sopapo a Evita (cuando todavía no era Evita, claro, que después a ver quién era el guapo que se atrevía) que le costó el exilio, no sé por qué cazzo se hizo famosa, con esa voz de pito que tenía, la pobre)
    :-)

      Citar  Responder

  48. albertiyele,

    Con Monsanto hemos topado, ahora en manos de la Bayer. Perfecta combinación. (Esto que he escrito mås que sarcasmo es pura desesperación) Hace años leí lo que estaba ocurriendo en Argentina con las fumigaciones en los campos de soja. Vi fotos de niños con malformaciones, el aumento del cáncer, enfermedades de la piel…
    Qué diferencia hay entre “tu” reina Cristina y el gallego que se pinta el pelo? Todos mienten

    Contestando a Sap: puede parecer alarmista el artículo sobre la xilella fastidiosa, pero el problema puede llegar a ser
    gravísimo en una provincia como Jaén donde el monocultivo del olivar es el sustento de su economía. Pero no sólo para Jaén. El olivar, el almendeo, el cerezo… se extienden por otras muchas provincias. Se puede consultar el Sigpac, desde aquí no puedo dar datos.
    Ah, y para el cultivo del olivo tambien se utiliza el glifosato, conocido como roundup. Hay directivas de la UE que prohiben su uso, hay paises que ya lo han prohibido, en España se sigue utilizando.
    Y en Granada, a los enfermos oncológicos en tratamiento de quimioterapia se les atiende en unos barracones donde tienen que esperar muchas horas hacinados y sin las mínimas condiciones. En ocasiones la espera es de pie para poder acceder a su sillón donde se les administre la medicación.
    En Jaén, la sala de espera para estos pacientes es interior, oscura, sin ventilación y tambien en absoluto hacinamiento.

    Lo que he escrito parece un batiburrillo.
    Les invito a googlear un poco.

    Vamos mal.

      Citar  Responder

  49. albertiyele,
    .
    Tan replicante como la cortadera es otra planta cuya fragancia me resulta exquisita e irresistible. También aparece con frecuencia en los tangos, lo que demuestra la razón de don Pedro Iso cuando decía que “hay un tango para cada momento”. Y hasta para cada planta.

    https://www.youtube.com/watch?v=94i06ORtOio

    :-)

    .
    ¿Idos, iros? Bah. La que tenía razón era Lola Flores cuando dijo lo de “¡Zi me querei, irze!”… ¡Irse!, esa es la expresión que utilizamos por aquí.

    :-)

      Citar  Responder

  50. Os dejo aquí la reseña que ha publicado el blog literario Cita en la glorieta sobre la novela La noche de los tiempos. Cuando me pidieron una serie de reseñas sobre obras relacionadas con la Guerra Civil, tenía muy claro que esta magnífica novela de Antonio Muñoz Molina, debía estar entre ellas. Aprovecho para recomendarla como una gran lectura de verano. La escena que recoge lo que sucedió el 18 de julio del 36 en Madrid (hoy hace 81 años!!!!!) me parece de lo mejor que se ha escrito sobre nuestra guerra fratricida.

    http://citaenlaglorieta.blogspot.com.es/2017/07/resena-de-la-noche-de-los-tiempos-de.html

      Citar  Responder

  51. Y la inefable reina Cristina, diciendo que la soja (que hizo posible seguramente más de la mitad de su gobierno y el de su marido) es un yuyo, que crece sola. Ay, mamita, por qué no sabrán cerrar el pico!

    https://youtu.be/98JoBAS5Gak

      Citar  Responder

  52. Sap,

    Comentario
    Feeeeeeeetivamente, lo de yuyo es un generalismo (como Franco, sí). Cualquier hierba que te crece salvaje en las macetas, o en el jardín tan cuidadito, es un yuyo. Y tuyos son también lo que le añaden en el Paraguay a la yerba mate para hacer tereré. Y ahora resulta que tampoco sabés qué es el tereré. Eso porque los paraguayos tienen poca literatura, y nada de cine. Si no, sabrías. El tereré, que se toma en Argentina en toda la zona de influencia guaraní (el noreste: Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes, el norte de Santa Fe) es igual que el mate pero con el agua helada, con hielo, y con yuyos en la yerba.

    Pero las cortaderas, por ejemplo, esas plantas tan ornamentales, que tuvieron a bien importar en estas tierras porque son muy decorativas, también son yuyos (y yo me río cada vez que veo una; no saben lo que trajeron; tiene una facilidad para multiplicarse e invadirlo todo increíble. En el campo, donde te descuidás no te dejó ni un rinconcito para el trigo o el maíz o la omnipresente soja (que la reina Cristina también calificó como yuyo. “Tanto escándalo por ese yuyo”, dijo, cuando el precio de la soja había alcanzado ya ni me acuerdo qué precio astronómico en los mercados, y ella quería gravar la exportación con el 45% de retención. No sé yo si no terminamos librándonos de la reina Cristina por el yuyo, mirá vos.)) Y hasta el umbroso ombú, que se hace pasar por árbol, es un pobrecito yuyo con delirios de grandeza (argentino tenía que ser).

    BK,

    “Anda, idos a freír espárragos, por pecadores”

    Te leo y pienso qué suerte tengo, que no tengo la cruel disyuntiva de decir idos o iros! Por mí, que hagan los académicos lo que les salga de las pestañas. Yo (y conmigo unos cuantos milloncitos de americanos) no diré jamás ni idos ni iros. Yo seguiré con mi váyanse, si son varios, y con mi andá, si es uno solo. Aaaaahhhhh qué alivio!

      Citar  Responder

  53. albertiyele dixit:
    “No va a quedar ni un yuyo.
    .
    Me parece que la hierba que más se nombra en el tango no es la hierba mate sino el yuyo (que por otro lado, no sé exactamente cuál es, si se trata de una planta específica o lo de “yuyo” es un generalismo, como Franco).

    Mi versión favorita del clásico “Yuyo verde” es por supuesto la de Carlos Montero, tan gran cantante como excepcional guitarrista:
    https://www.youtube.com/watch?v=MZsSVSXDeRI

    :-)

    BK,
    .
    ¿Sab?, ¿quién es Sab, Beka? Oye, pues me parece muy bien que cada cual mantenga los mitos eróticos que le vengan en gana, aunque no comparta con el tal Sab la atracción fatal por Frau Braun (¿cómo puede ponerle a alguien una señora con nombre de maquinilla de afeitar?)

    En mi caso y como soy veleidoso, los míos varían de mes en mes… Fíjate que en mi último sueño húmedo me vi envuelto en un ménage-à-trois con Pilar Vázquez –la de “Saber y ganar”– y Rigoberta Menchú.

    ¡Ah, soñar!, ¡cuesta tan poco!

    :-)

      Citar  Responder

  54. Maties,

    Gracias, Maties, por la canción. De paso, pones mi francés en su sitio: flojo y desentrenado. Casi escribo fofo…

    ¿La duplicación del enlace es por la condición doble, binaria, simétrica de la maravilla del diseño genético en que termina la espalda, ¿o son las piernas?, de tantas y tantas mujeres?

    En esas encuestas nadie es de derechas, ni de izquierdas. El encuestado se encoge de hombros, mientras con la mirada perdida piensa en la disyuntiva tirando de memoria visual; el encuestador, impaciente, hace una cruz en “no sabe, no contesta”; y el encuestado acaba concluyendo, para sí, pues el encuestador ya se ha dado el piro para entonces, que es injusto no disponer, por lo menos, de dos papeletas de voto por elector.

    Ayer por la noche vi unas piernas perfectas. Las vi, las “reví” y las volví a ver. La propietaria llevaba un vestido corto de pádel, se sentó donde yo tenía una visión perfecta, panorámica, y colocó sus pies en una silla vacía. Su cara indicaba que su edad se situaba en un mínimo de 50 años; pero el cuerpo y, en particular, las piernas, eran los propios de una veinteañera. La tersura de la piel, así a ojo de buen cubero y luz de farolas, tal vez en la treintena. En cualquier caso, una gloria anatómica de tal magnitud que mi esposa, que no las tiene precisamente feas, ensalzó “motu proprio”, las piernas de la padelera, dándome con ello carta blanca para una contemplación relajada. Lo de la canción en su caso… ¿? Lamento no haber prestado más atención cuando llegó y tampoco era plan de alagar la velada por salir de dudas. Lo dejaremos en promesa, pues los cambios abruptos en la geografía son más bien raros.

    De vuelta mi mujer sacó el tema, el eterno ¿nace o se hace?. ;-)

    Mi respuesta fue ecléctica. Las cimas, las figuras señeras, la maestría en cualquier arte u oficio, tienen de ambas cosas. Condiciones naturales, don, talento, o hasta genialidad, y mucho ejercicio detrás, esfuerzo, cuidado de lo recibido. El don puede desaprovecharse si no se trabaja, si se descuida, echarse a perder con el paso del tiempo; pero por el puro esfuerzo, la práctica y los cuidados, aunque se progrese y mejore, no es posible tampoco llegar a los niveles más altos en lo que sea. ;-)

    P.D. El tal Pierre Peret tiene cierta obsesión con el bullarengue o trasero, ¿no? Veo que Youtube sugiere otra canción suya “intitulada” “les Poils du Cul”, bastante menos sugerente que el de Lucette.

      Citar  Responder

  55. Sentraña, si los drogatas dependieran de mi capacidad para hacer crecer las plantas, ya podrían estar buscando una papelería para comprar pegamento y colocarse: se me mueren hasta los cactus. El señor de las macetas de mi anterior barrio me llamaba la asesina de plantas.

    Eso del olivo sólo es apto para masocas: plagas, sequía, robos, dificultad para encontrar trabajadores, trabajar todo el día en el campo los meses de más frío, más robos en las almazaras…. la Junta de Andalucía….

    Seguro que cuando Dios les dijo a Adán y Eva: Anda, idos a freír espárragos, por pecadores, el castigo real estaba en conseguir el aceite para freírlos.

    *****************

    De la página anterior…. Diego Ariza, nuestro amigo Sab también admitió, tiempo ha, que entre sus iconos sexuales se encuentra Eva Braum suicida-esposa-amante de Hitler. Aún estoy estupefacta por semejante afirmación.

    Si Sab se dedicara a escribir sus sueños libidinosos, seguro que tendría más lectores que E.L. James (la de Cincuenta Sombras de Grey).

    O.O

    ********************

    Música, para desearos felices sueños:

    https://www.youtube.com/watch?v=oCMn1e9Bdxo

      Citar  Responder

  56. Dani, una belleza tu texto. Te felicito.

      Citar  Responder

  57. Despedirse de un escenario habitado en los años anteriores da un poco de nostalgia; el ser humano se manifiesta así ante los cambios. No solo aparece esta emoción cuando el recuerdo es agradable, cuando el tiempo transcurrido ha sido productivo; cualquier etapa de la vida, aún en condiciones desfavorables, al dejarla atrás, por ser tiempo agotado, se manifiesta con una dosis de ansiedad que nos tiene atentos -durante un tiempo de adaptación- hasta que el olvido inhibe el recuerdo de intensidad alta. Nada es para siempre, y eso muchas veces duele.
    Ánimo maestro, otros horizontes te están esperando; otros motivos serán objeto de tu atención. No es necesario volar a largas distancias en todas las etapas de la vida, el ser creativo encuentra interés a pocos kilómetros de donde habita: en el parque más cercano, en su propia calle, en lo que ve desde su ventana.
    Cuando no se pueda correr la maratón, caminaremos hasta el otro extremo de la ciudad, sin prisas, respirando hondo, abriendo bien los ojos, disfrutando de lo cercano que, muchas veces, está por descubrir.

      Citar  Responder

  58. In the Mood for Love fue aquella sobrevalorada película de Wong Kar-Wai, 2000, con media docena de canciones cantadas en español por Nat King Cole que a algunos nos aburrió. Pero antes era un bello tema de McHugh y Fields que aquí canta la Valente en italiano. “Quando ti stringi a me”:

    https://www.youtube.com/watch?v=3fwmSiahxvs

      Citar  Responder

  59. Dani, hay cantidad de imágenes preciosas en tu texto. Esta me parece maravillosa:
    “Al abrir el libro y darle aire, como un fuelle”

      Citar  Responder

  60. Dani,

    Comentario
    Qué maravilla! Lo he leído tres veces. Te felicito y no sé qué más decirte, Dani.

      Citar  Responder

  61. David GC, Tu historia del hospital y del admirador de cierta anatomía que te es próxima, me ha recordado primero a la ‘Vénus Callipyge’ de Brassens, pero pensándolo bien creo más adecuado enlazar un elogio global de esta región corporal femenina, obra maestra sin duda del diseño genético, como me complace repetir, y que es obra del polifacético y divertido cantautor occitano de Castelsarrasin Pierre Perret (letra en el comentario 4):

    https://www.youtube.com/watch?v=AL6afQgzRQs

    https://www.youtube.com/watch?v=AL6afQgzRQs

      Citar  Responder

  62. Sap, sí que lo es. Muy muy bueno :-)

      Citar  Responder

  63. Dani, enhorabuena por ese texto, que lo has bordado. Y gracias por la parte que me toca porque veo que hay un huequito para todos y cada uno de los que contestamos tu pregunta. Me ha encantado :-)

      Citar  Responder

  64. Para evitar hacer muy largo este hilo (¿qué capacidad tendrá esta web, por cierto?), os doy a todos las gracias por haberme ayudado a escribir el artículo. Fuisteis muy generosos en vuestras opiniones y, como es marca de la casa, todos escribisteis con un gran estilo. Da gusto leeros a todos de principio a fin.

    Lo dicho, ¡muchas gracias!
    dani

      Citar  Responder

  65. Dani,

    Un texto para guardar Dani. No estoy de acuerdo del todo –subrayo del todo- con que nos olvidemos de lo subrayado, aunque a veces pase. Un subrayado es una marca que nos hacemos a nosotros como lector futuro. No señalamos para el ahora sino para el día de mañana. Una marca que nos dice: Mira, esto te ha producido admiración o te ha llamado la atención o te ha emocionado.
    “Los subrayados y comentarios al margen en lápiz -huellas de un lector que me ha precedido- no me molestan, a pesar de que generalmente no me gusta encontrar marcas en los libros, porque es tan apasionante la exposición, tan vibrante la prosa, que ni reparo en las apostillas y, si las advierto, es sólo para corroborarlas, porque se da el caso de que mi antecesor en la lectura -ni por asomo adivino de quién pueda tratarse- ha subrayado y comentado los pasajes que también a mí me entusiasman especialmente. Y sigo leyendo, complacido, por una parte, por la extraordinaria calidad del texto y, por la otra, por la compañía espiritual de mi desconocido predecesor”.
    Este párrafo del texto de Süskind “Amnesia in litteris” del que he hablado tantas veces aquí también comenta cosas de los subrayados. No es difícil suponer que ese predecesor “desconocido” es él mismo.

      Citar  Responder

  66. Plantas de Romero, no. De romero, de modesto y fragante romero.
    :-)

      Citar  Responder

  67. Comentario
    Dani,

    Ah Dani! Bendito sea este blog, que nos permite leer cosas como esta tuya de vez en cuando. Oooooohhhhhhh

      Citar  Responder

  68. ” … Manos arriba @Dani …

    “[…] La vanidad de mostrar o sugerir que sabía cosas sobre los demás sin revelar el origen de su conocimiento le deparaba una satisfacción intensamente sensual. Miró por los prismáticos, señalando hacia el largo túnel casi oscuro del final de la Gran Vía, por el que bajaban ahora relámpagos de faros. Al fondo, más allá del vago rectángulo poco iluminado de la Plaza de España, el Cuartel de la Montaña era un gran bloque de sombras punteado por pequeñas ventanas. Van Doren le tendió los prismáticos a Ignacio Abel. Muy lejos, a una distancia que el tamaño diminuto de las figuras hacía remota, hombres armados se apostaban en las esquinas, detrás de las farolas, deteniéndose en su acecho con una inmovilidad de soldados de plomo.
    -La otra pregunta es por qué los militares rebeldes no han salido del Cuartel de la Montaña cuando todavía estaban a tiempo de tomar la ciudad. Ahora ya es demasiado tarde. ¿Ha visto el cañón en la esquina, a la derecha? Vigilarán que nadie salga y en cuanto se haga de día empezarán a disparar. Será como matar truchas a tiros en un barril. Pero seguro que […]”

    AMM
    “La noche de los tiempos” (2009)
    Seix Barral

    … esto es ¿un diez? ¿acaso un once? … ”

    Minuto de juego y resultado:
    O-I (… que diría doña Almudena)

    ._.

    *

      Citar  Responder

  69. Sap,

    Muchas gracias amigo. Sabes que valoro mucho tu opinión. Sólo se me ocurre lo que proponía Domingo el otro día, que te tomes unas servrsitas con un plato de gambas, en El Salvador mismamente, que ponen, o ponían, las mejores de Sevilla y me mandes la factura.

      Citar  Responder

  70. Dani,

    ¡Y pensar que ahí, en ese texto maravilloso, estamos contenidos nosotros! Me veo en el espejo de tu composición, junto con todos los demás que aquí respondimos a tu pregunta. Me veo y me enorgullezco de haber tenido parte, aunque sea pequeñita, en ese monumento al subrayado que has escrito.

    Es bellísimo. Te felicito.

      Citar  Responder

  71. DomingoGlez escribió:
    “65.000 personas esperando el concierto de Green Day coreando el Bohemian Rhapsody, emocionante de veras”
    .
    Emocionante y maravilloso. Entiendo que momentos así, al igual que los que se producen en un improvisado flashmob, son lo que más nos acercan a la pretendida fraternidad humana en su vertiente más gozosa. Hombres y mujeres que cantan y bailan. Solos. Sin dioses. ¡Los dioses son ellos, jopetas!

    Pues por increíble que parezca hay otra gente deseosa de acabar con todo esto y sustituir los felices y laicos cánticos corales por el negror medieval de las jaculatorias. Tengámoslo presente: a ese enemigo, ni agua.

    :-/

    MJGE,
    .
    Creo que no te lo he dicho nunca, pero ahora que me dí un paseíto por tu blog… Eres un fotógrafo excepcional.

    Estimados coblogueros, pasen y vean: http://texituras.blogspot.com.es/

    :-)

      Citar  Responder

  72. Sap,

    “No sé cuánto de alarmista hay en esta noticia, seguro que mucho…”

    La gente del campo, los agricultores, siempre han tenido un carácter pesimista. Suelen pensar que lo peor siempre llegará. Lo hará en forma de aquella pertinaz sequía de la que antiguamente se hablaba y que ahora es casi rutinaria, en forma de pedrisco o heladas a destiempo…
    Ese carácter temeroso está justificado cuando aparece la xylella fastidiosa en Italia. Recuerdo que hace ya tres años hablaba con mi amigo y tractorista Manolo del asunto y el peligro que la fastidiosa bacteria tenía. Desde hace un par de años la Consejería de Agricultura puso en marcha un plan contra tal bacteria y precisamente hoy ha activado un teléfono y un correo electrónico específicos para que cualquiera pueda notificar incidencias relacionadas con el asunto.
    Así que en este caso el posible alarmismo y el temor del campesino están justificados. Ojalá que todo esto del ébola del olivo quede en nada.

      Citar  Responder

  73. Dani,

    Hace ya muchos años, en mi, ay, cada vez más lejana juventud, compartía mis días con una estudiante americana que hacía un curso en España. Un fin de semana me había quedado más tieso que si estuviera almidonado y le comuniqué que debíamos privarnos de nuestro habitual periplo por tascas y garitos, a lo que respondió: no hay problema. Fuimos a su casa, a la habitación en que habitaba, empezó a coger (tomar) libros y a sacudirlos y, para mi sorpresa, de vez en cuando y con bastante frecuencia, caían de ellos billetes. Al parecer acostumbraba a guardarlos ahí para casos de emergencia.

    Cuando al final del curso volvió a su país, decidió dejar aquí sus libros para que le sirvieran a futuros estudiantes. Siempre me he preguntado si alguno de estos se llevaría una grata sorpresa.

    PD. Me ha encantado tu artículo.

      Citar  Responder

  74. BK,
    .
    No sé cuánto de alarmista hay en esta noticia, seguro que mucho –Indalecio y otros jaeneros blogammers nos dirán– pero la malaje “xylella fastidiosa” puede fastidiar pero bien…

    http://www.elespanol.com/reportajes/grandes-historias/20170714/231227767_0.html

    En cuanto a la lluvia con arena del desierto, no te quejes, pues parece muy beneficiosa para campos y jardines ya que viene tan cargada de fosfatos, que como Super Ratón, la tierra se supervitaminiza y supermineraliza. ¡Imagina lo lozanas que se te van a poner las plantas de cannabis que cultivas en el balcón, sentraña!

    :-)

    La Serapia,
    .
    Algunos virgueros de mi barrio se fabricaban ballestas de éstas con tres y hasta cuatro pinzas colocadas en paralelo, como si fueran escopetas de repetición. Se usaban sobre todo para cazar libélulas (zapateros las llamábamos nosotros).

    ¿Te imaginas lo extremadamente fácil que es cargar un dron con un simple petardo para dejarlo caer sobre una multitud? La relación entre el pánico provocado, sus consecuencias y el precio del cacharro es inmejorable para un terrorista.

    O__o

      Citar  Responder

  75. Comentario
    Dani,

    La literatura cobra entonces, más que nunca, el sentido de un itinerario.

    Está muy bien, joven padawan.

    ————————————–

    65.000 personas esperando el concierto de Green Day coreando el Bohemian Rhapsody, emocionante de veras.

    https://www.youtube.com/watch?v=cZnBNuqqz5g

      Citar  Responder

  76. La Serapia,
    .
    Ahora que salgo de la consulta del médico, donde hemos revisado los resultados de la última analítica, me preguntaba si eran posibles otras vidas basadas, por ejemplo, en el azufre y el metano y cuya bioquímica necesitara de grandes niveles de colesterol, triglicéridos y transaminasas para estar equilibrada y poder desarrollarse saludablemente. Sí, seguro debe haber cientos de millones de planetas rebullentes de impensables formas de vida, pero condenadas todas a la soledad cósmica. Ay, qué coraje.

    (A propósito, según mi médico –el doctor Miguel de los Reyes Sáinz de la Maza, ¡toma ya nombre!– tengo falta de alcohol en la sangre y me recomienda la ingesta de al menos tres whiskazos los viernes, sábados y vísperas de fiestas de guardar. Yo le he dicho que bueno, que le haré caso. Todo sea por la salud, porque a estas edades hay que empezar a cuidarse).

    :-)

    Dani,
    .
    Como subrayador de libros propios y públicos y por considerarlos contenedores de lo que forma nuestra pequeña biografía arqueológica de papelitos, no puedo estar más de acuerdo con tu artículo. Me ha encantado.

    :-)

      Citar  Responder

  77. Ayer el concierto era al aire libre, en una plaza. Algún torpedo de la pradera, lo mismo un cualquiera que la cadena de televisión que grababa o la policía, me da igual quién, estaba todo el rato con un dron por encima de nuestras cabezas que hacía un ruido insoportable. Estar en mitad de un concierto maravilloso en el que sólo se intercalan de vez en cuando los vencejos despidiéndose ya del día y los vítores a lo lejos de los del campeonato de petanca que había en el jardín contiguo, y que tenga que haber un dron tocanarices dando por saco yendo hacia delante y atrás encima de tu cabeza, bajando y subiendo con un ruido de avisporro enfurruñado.
    Me voy a hacer una ballesta de esas con un listón de madera, unas gomas y unas pinzas de tender la ropa que nos hacíamos en mi barrio y la voy a llevar en el bolso. Lo de los drones en cualquier parte me está empezando a tocar las narices.

      Citar  Responder

  78. Sap, yo también la lié porque confundí lo que era el Segundo de Bachillerato que yo estudié con lo de ahora, que debe de ser el curso antes de la selectividad, o algo así. Ya me vale.

      Citar  Responder

  79. Perdón la enésima majadería, pero es que esto es importante. Anoche volviendo a casa a las una de la mañana intentando leer para no dormirme en el metro me encontré con esto en el libro de Walter Álvarez (le vais a odiar, pobre hombre):

    “La aparición de agentes vivos llevó a nuestro planeta más allá del ámbito de las fases para las que los físicos pueden descubrir leyes naturales (plasmas, gases, líquidos y sólidos) e hizo aparecer materia organizada de maneras mucho más complejas”

    Ahí está. Alguna vez he dejado por aquí esta idea; la vida no parece otra cosa que una manera peculiar de organizar la materia que parece no tener límite. Como si sólo pudiese disponerse así si se dan unas condiciones especiales de las que disfrutamos en nuestro planeta. Es obvio. Es una idea completamente obvia. Pero me emociona leerla expresada por otra persona. Hasta ahora no lo había leído ni oído en ninguna parte.
    La vida es una forma de organizar los elementos de manera que parece ilimitada. Si entras por ejemplo al Museo Geominero de Madrid y te quedas ahí mirando a las estanterías que te rodean puedes ver gran parte de las posibilidades de organizarse los elementos en nuestro planeta de forma sólida: cada organización peculiar te da un mineral. Juntas varios y te dan una roca. Moldeas esa roca aprisionándola o calentándola o erosionándola y te da otra organización distinta. Pero son finitas. En cambio las maneras de organizarse la vida no caben ahí en esa habitación. De hecho, están cambiando constantemente y desaparecen unas maneras de organizarse (especies) y aparecen otras. Somos sólidos, líquido, gas y plasma todo en uno y pareciese como si las formas que adoptase la vida fuesen ilimitadas, desde organismos mucho más pequeños que un musgo hasta un elefante o una libélula. Es maravilloso, es como si estuviésemos en una especie de sistema físico que posibilitase todas estas combinaciones.

    La primera vez que verbalicé en voz alta esta idea fue yendo de Buenos Aires al Delta del Paraná, a Tigre, una tarde libre que nos escapamos seis colegas para ir en la zodiak de un tal Fernando que por pocos euros te llevaba a la desembocadura del Paraná en el Río de la Plata. Íbamos en un tren atestado de gente haciendo un corro, pasándonos el agua y no sé cómo nos pusimos a hablar de qué era la vida y lo dije. El ruso se quedó pensando. Dijo “puede ser” y se recostó en una puerta del tren y ya pasamos a hablar de cualquier otra tontería. Y anoche la leí en el libro del geólogo. Ese señor podía haberse limitado a escribir sus artículos científicos o a dar sus clases de geología y ya está. Pero le ha dado por pensar ideas raras como eso de la Gran Historia en la que intenta explicarlo todo y es imposible porque da retazos de esto y lo otro muy interesantes pero que se quedan muy cortos para dar una explicación global. Y qué bien, si no le hubiese dado por ahí nunca me hubiesen llegado qué cosas piensa. Los artículos son demasiado concretos y se quedan cortos para expresar eso.

      Citar  Responder

  80. precioso Dani. Nunca más voy a decir la tontería de que me cabrea ver un libro subrayado (a no ser que sea a boli). ¡Qué bonito lo que has escrito!

      Citar  Responder

  81. Indalecio Jiménez, ¡conozco tu pueblo!

    Estoy intentando que unos clientes puedan construir una casa para los trabajadores en uno de esos enormes latifundios de olivos que hay al sur de tu pueblo. La ley del suelo permite edificar en suelo no urbanizable, siempre que esté justificado. Primero tienen que dar el visto bueno la Junta de Andalucía.

    Alegamos los robos en el campo, y la Junta le pide al cliente que contrate una compañía de seguridad. Alegamos que los trabajadores son itinerantes, gente con pocos medios económicos a los que hay que dar alojamiento durante la recogida de la aceituna y los de la Junta piden que se les busque un albergue en el pueblo, que está a más de dos kilómetros del olivar. Como si un paseo de dos kilómetros por caminos sin asfaltar y sin iluminación a la seis de la madrugada y en pleno mes de noviembre o diciembre, fuera agradable. ¡Qué asco de burócratas!

    Ya has salido del lado oscuro. Ya eres uno de los nuestros y estás obligado a soltar comentarios con asiduidad.

    *********************

    Música para desearos buenos días:

    https://www.youtube.com/watch?v=k9o78-f2mIM

    A ver si el ruido de la tormenta atrae el agua porque por aquí ya no nos acordamos de qué es la lluvia. De vez en cuando caen cuatro gotas llenas de arena del desierto. Cualquier día me encuentro el coche cubierto por un jardín de jaramagos que habrán germinado durante la noche en la tierra que arrastra la lluvia.

      Citar  Responder

  82. MJGE,
    .
    De haber coincidido en el tiempo, Vicente el del Canasto hubiera formado parte del elenco de freaks urbanos del que se rodeaba Jesús Quintero y del que formaban parte El Risitas, El Peíto y resto de aquella caterva de descuajaringados.

    Era una estampa habitual de la noche hispalense ver a Vicente con su canasto de almendras y “arveyanita” inmerso en el tráfico de Tetuán o la Avenida, sorteando enloquecido coches a contracorriente con una mano puesta en la frente a modo de visera. Se jugaba la vida. En una ocasión que un grupo de amigos tomábamos algo en no sé qué taberna, logramos que aceptara una invitación y que charlara con nosotros un momento. Tras escuchar su hablar epiléptico entendimos algo de su delirio: que los japoneses tenían la culpa de todos los males que asolaban al mundo y que había que acabar con ellos. Entonces se acabó la cocacola en dos buches, soltó un puñado de cacahuetes en la barra y se largó con sus prisas de lagartija. Fue un visto y no visto.

    :-)

      Citar  Responder

  83. La importancia de los préstamos bibliotecarios viene dada no solo por su objetivo —permitir el acceso equitativo a la cultura—, sino por la sorpresa de lo que en ellos uno encuentra: palabras subrayadas, dibujos a mano, notas al margen, separadores olvidados, calendarios antiguos, pelos. Los libros no deberían estar nunca quietos, sino ser el objeto de lecturas sucesivas. Motores girando. No comparto esa imagen admirada de estanterías cerradas, polvorientas, donde se celebra y respeta el silencio de sus moradores; me entristece abrir un libro de la biblioteca, con esa emoción de lo público, y comprobar en su hoja de registro, ay, el tiempo largo transcurrido sin que nadie transite en sus páginas. Por el contrario, no hay mayor alegría que advertir en mi volumen las huellas de otras manos: tocar las estrías como de acordeón en el lomo del volumen, ver los sellos azules en la contraportada, indicando las fechas de ingreso y salida del ejemplar, descubrir, agazapados entre las hojas, lo que allí quedó por olvido o intención: un calendario antiguo —no hay mejor metáfora de la literatura como tiempo vivido—, un separador, generalmente cosido al lomo, muy cerca del desenlace, también hojitas secas y agrietadas de un árbol, como si la naturaleza dialogara con el texto, también pelos de cualquier zona del cuerpo —principalmente, o eso espero, capilares—, también postales —hubo una época en que la gente escribía postales y leía libros en papel y los libros en papel servían para guardar postales y en algunos casos olvidarlas—, también tiques de compras, ya desleídos, y de pequeño monto. Los sellos de entrada y salida permiten anclar el libro a un tiempo generalmente remoto, y además extraer algunas conclusiones: los tomos gruesos se prestan más en verano, también se devuelven más tarde y también exigen de más movimientos en el mostrador, posiblemente el mismo mostrador y la misma bibliotecaria y el mismo tampón que me acaban de dar las gracias, renovar un préstamo, fijar una fecha futura, desear buen fin de semana. Toda esta incorporación positiva e inesperada al volumen, y que le da, literalmente, peso, sucede en los libros tomados en préstamo, pero también en las librerías de segunda mano, esa caótica sala de urgencias donde se les da a todos los libros, sin excepción —a veces se agradecerían las excepciones—, una nueva oportunidad. Aún recuerdo, en una librería francesa, encontrarme una bellísima postal que alguien recibió como un regalo, y que olvidó allí para siempre.
    Hay añadidos a los textos que no suman peso, porque más bien lo que hacen es agujerearlo. Son un movimiento okupa que se instala en un lugar nuevo y deshabitado. Se clavan al texto royéndolo, de una manera rotunda, como esas iniciales que los novios graban en el tronco de los árboles, y aunque estas incursiones podrían ser borradas —suelen estar hechas a lápiz— lo cierto es que no suele ocurrir así, sino todo lo contrario: quedan para siempre definidas como una parte adicional de la lectura. Al abrir el libro y darle aire, como un fuelle, esas líneas parecen los tentáculos móviles de una hiedra de la que conocemos todas sus extensiones, pero no su cabeza. La cabeza: ¿quién pasó por allí, por qué subrayó una línea o una palabra? En ese misterio hay un diálogo íntimo y desconocido. Manos misteriosas que intervinieron en el texto, lo editaron, llamando en su tarea la atención sobre palabras sueltas, sobre frases, sobre párrafos, incluso sobre páginas enteras. Los subrayados adoptan múltiples formas: líneas rectas, como de estudiante aplicado, líneas curvas —alguien leyó y subrayó, o solo lo segundo, en un vagón de metro—, los subrayados son también rectángulos protectores, triangulitos de emergencia, albergando en su interior un signo de exclamación, o también una doble barra al margen del texto, en paralelo, como el final de pentagrama. Además de los subrayados uno también encuentra comentarios en la orilla, signos de interrogación, notas al pie, nubes conteniendo ideas, tachaduras —del texto y también propias—, dedicatorias, frases que se escribieron porque se quería enfatizar algo considerado importante o que, al menos, no se debía olvidar, sencillas operaciones aritméticas, direcciones de calles, citas con el médico, números de teléfono de siete dígitos, que ya nunca podrán ser marcados.
    El subrayado nace como un bastón para la memoria. Los libros de texto —ahora en pantallas— son coloreados con franjas luminosas —amarillas, verdes, rosas—, que sirven como llamadas de atención. Me viene a la memoria —luego subrayo— compañeros de clase para quienes no existían conceptos como la elipsis o la síntesis, y en sus mentes todo era importante y todo se subrayaba. Estaban dotados de una memoria, supongo, prodigiosa, y al pasar las páginas, sus libros crujían como incunables. Cuando la formación avanza, y uno comienza a aprender idiomas, el subrayado tiene otro fin: palabras y expresiones que son importantes para retener. Cuántos libros he leído en francés donde no me ha hecho falta subrayar la palabra que desconocía, porque alguien había caído antes en esa misma zanja del desconocimiento, y el subrayado había servido de puente, de llamada de atención. Y cuántas veces me he preguntado si ese lector previo aún recuerda el significado de una palabra que yo, más tarde, ya he olvidado. ¿Y en la ficción? Hay quien subraya con un fin académico o mnemotécnico, buscando el hilo evidente de la historia: su andamio. Hay quien sin embargo destaca palabras, frases, párrafos o diálogos que tienen, en el momento de la lectura, una relevancia. Iluminan un pensamiento o admiramos una belleza de estilo.
    Lo más llamativo de los subrayados es que, cuando volvemos a ellos, en el texto donde allí quedaron o en su decantación sobre un cuaderno, nos llevamos con frecuencia una sorpresa con nosotros mismos: ¿qué motivó tomar esas notas, redondear unas palabras? La literatura cobra entonces, más que nunca, el sentido de un itinerario. Nos hemos alejado tanto de esas palabras que las sentimos extrañas. Hemos divagado, y como divagar es caminar, en la distancia todo se nubla, los límites son indefinidos, y las razones que un momento nos fueron importantes, y que por eso quisimos darlas registro, ahora ya no lo sean, porque el camino continúa, y cuando miramos atrás, desde otra perspectiva y otro tiempo y otro conocimiento, no entendemos por qué elegimos esas palabras, e incluso en esa extrañeza dudamos del concepto de su autoría, una visión casi postmodernista —la muerte del autor, el lector quien ontológicamente construye el significado— y por eso que desde ese nuevo mirador, en otro lugar y tiempo y altura vital, apoyados en un barandilla desde la que ver el pasado, no sabemos acertar si esos subrayados, mal enfocados en el horizonte, son nuestros o no. Tal vez la respuesta sea ir por el medio: con el tiempo andado, con el reposo de lo que uno absorbió y luego fue, con cuidado, guardando, esas palabras o ideas, que se atraparon por razones ignotas, son también, por el tiempo que nos acompañaron, por ser espalda invisible, nuestras. Las elegimos, y fueron camino durante un tiempo.
    Por eso que considero fundamental el papel del subrayado. Como la realidad la formamos con el lenguaje, cuanto más rica sea nuestra expresión, cuanto más la dotemos de términos y de ideas, más apasionante será la realidad en la que vivimos. Hay quien ve los subrayados con molestia, como quien tose en una ópera o mira el móvil en un cine. Yo más bien disfruto de encontrarme con los restos de lectores previos, moradores anónimos, con los que se crea un diálogo espiritual. Me gusta ver que alguien subrayó la palabra tamo —esas pelusas de algodón que habitan bajo nuestras camas–, y que, por una coincidencia, aprendo de un prospecto médico que a las pelotas de algodón con fin médico se las llama torundas. Palabras maravillosas, tan sonoramente brillantes que lo de menos es su significado: pailebote, anhedonia. O abrir mi cuaderno y leer: “En las fogatas húmedas se observa la distancia difícil de nuestros deseos”, y antes de leer Vicente Valero, creerme que lo he escrito yo.
    Subrayamos como una lucha de la memoria contra el olvido. Siempre gana lo segundo, pero también siempre la necesidad humana de marcar el camino, de soltar en la ruta unas líneas de pan por si, alguna vez, volvemos por allí; parar el paso de los ojos, preguntarse qué esconde una palabra, una idea, para así refutarla, apropiarse de ella, para admirarla, para memorizarla para el recuerdo o para olvidarla. Si el horizonte, cuando nos damos la vuelta, nos parece desenfocado, y no acertamos a comprender aquello que una vez pareció importante, puede ser porque, con nuestras lecturas y sus recuerdos, hemos dado vida al mundo, llenándolo de un bazar de palabras. Lo hemos dado un sentido, lo hemos engrandecido. Si existe el horizonte es porque lo hemos subrayado.

      Citar  Responder

  84. FGMorilla,
    .
    Pues qué follón y que desastre, macho, porque resulta que la página que enlacé corresponde a las distintas modalidades de bachillerato para adultos, que parecen tener mejor programadas las asignaturas. Lo mismo ahí se encuentra la solución: hacer un parón tras la ESO y retomar los estudios con 35 ó 40 años.

    Por lo tanto, la información de Ammtonio no era errónea sino la mía. Pido disculpas.

    :-…

      Citar  Responder

  85. Sap,

    Lo que afirma Ammtonio es que han eliminado Literatura Universal de 2º de Bachillerato y que como consecuencia no es materia evaluable en las Pruebas de Acceso a la Universidad (Selectividad).

    Ahora se estudia Literatura Universal en 1º de Bachillerato en las modalidades de Artes y de Humanidades.

    Pero ese cambio es muy desacertado porque los estudiantes lograban una adecuada comprensión de la Literatura Española en la asignatura Lengua Castellana y Literatura de 1º de Bachillerato, como ampliación de lo que habían estudiado en Secundaria, y llegaban con una madurez óptima para cursar una materia como Literatura Universal en 2º.

    Además de la pérdida de importancia o prestigio que supone para una asignatura, y para lo que representa, que no tenga validez para acceder a la Universidad.

      Citar  Responder

  86. ” … la, la, … ”

    ” … part … (‘pahrt’) … 10. the melody or other line of music asigned to a particular voice or instrument … ”

    Oxford American Dictionary
    Oxford University Press (1980)

    Pas de quoi Carme-la

    ._.

    *

      Citar  Responder

  87. Diego Ariza,

    Comentario
    También nombra a Pérez Jimenez, militar golpista venezolano, que derrocó al gobierno del magnífico escritor Rómulo Gallegos, se instaló en el poder y hasta modificó la Constitución de su país para eternizarse en el poder. Pero es cierto que entonces Venezuela no existía. Por cierto: Pérez Jiménez, acosado por los juicios por los crímenes y la represión feroz cometidos durante su gobierno, se refugió en España, allá por los 60, al amparo de Franco. Y murió tranquilamente en Madrid, no hace tanto, ya entrados los 2000.

    Es que Venezuela, aunque parezca increíble, ya existía antes de Chávez y Maduro y toda esta calamidad. Como confirma la foto que enlazo (o trato de enlazar) los EEUU sí sabían de su existencia, desde hace muuuuuuuucho.

    https://www.google.es/search?q=perez+jimenez+venezuela&ie=UTF-8&oe=UTF-8&hl=es-es&client=safari#imgrc=ECQ6mukhgFxCwM:

      Citar  Responder

  88. Teresa G.,

    No pasa nada. No merece el lo siento, de verdad. Disculpa que no recuerde que hayamos hablado. No conozco a nadie de aquí en persona, ni apenas fuera de este “cuaderno”, a lo que además se une mi mala memoria para los nombres, salvo que sean muy originales o raros, o vayan acompañados del apellido, mejor aún si son los dos. Aparte de distinguirse más, adquieren una cierta musicalidad o ritmo en mi cabeza, sospecho que deformada por la escuela, de tantas veces como se pasaba lista.

    Javier Abad era el primero, seguido de Abenójar Sánchez, José Antonio, creo recordar. Yo iba entre Chechu Cavero y Fernando Cermeño. Los dos Díaz se bifurcaban en Espadas y Fernández. Es que me parece que encima coincidían en llamarse Juan Ramón los dos. Cuando el profe decía “Cavero” mi atención se colocaba en alerta. Sonaba “Cermeño” y volvía la relajación, esto es, a hacer el bobo con los de los pupitres cercanos o dormitar en estado de sopor, según días y horas.

    ¡Tranquila!

      Citar  Responder

  89. Maties,

    El libro en el que Abad Faciolince cuenta toda esa indagación de la que habla ese artículo que has enlazado se titula Traiciones de la memoria, muy recomendable también

    No me acordaba y lo he buscado en la red. Y me ha hecho gracia, claro, haberme olvidado y ver cómo se titula. Ay

    :-)

      Citar  Responder

  90. Diego Ariza,

    Sí que traen cola la porra y el churro.

    Sí, ahora que lo dices, algunas amigas volvieron muy felices de Portugal, pero también las que fueron a Marruecos, Cuba y Jamaica. Incluso las que viajaron a la India, Japón y China dicen haber disfrutado mucho. Se ve que el turismo y no tener que trabajar son garantía de diversión.

    Carmela,

    Casi siempre tomo las porras y churros en casa, en familia, así que ignoro lo que prefieren mis amigos a ese respecto.

    En mi caso, dado que soy glotón me gusta la porra, sacia más, llena la boca con su esponjosidad, y es un placer mojarla bien mojada en el oloroso y humeante café con leche o en el espeso chocolate. Ahora que admito que también el churro, aderezado con azúcar, como les gusta hacer a mis hijos. Así, pues, también tiene su encanto el primito de la porra. Si el hambre no es mucho, puede ser incluso mejor opción, más que suficiente.

    Si hablamos de posesiones -propias, de gustos o preferencias sobre las ajenas ningún amigo me dijo nada-, mis amigos y, en general, todo el mundo al que alguna vez he oído opinar al respecto, parece preferir el latifundio al minifundio. No obstante, conozco algún caso aislado de quien dice, o confiesa, contentarse y hasta apañarse bien, y hasta subsistir sin estrecheces, con la pequeña parcela que recibió en herencia. Y es mejor que así sea puesto que se trata de bienes vitalicios.

    Con todo, según la información que ocasionalmente me llega y mi limitada experiencia de casuales observaciones del territorio, las dimensiones de la inmensa mayoría de los fundos o propiedades suelen situarse entre los dos extremos, esto es, tienen medidas más o menos satisfactorias, pero no excluyentes del deseo, imposible o hipotético, de una propiedad mayor, el cual se halla muy extendido.

    ¿Y tú? ¿Qué prefieres? Por cierto… ;-)

      Citar  Responder

  91. Maties,

    Gracias por el enlace a la enrevesada historia del poema, de Borges o no, que dio título a la novela Héctor Abad Faciolince “el olvido que seremos”

    El libro de Elvira que antes cité por completo mal era “lo que nos queda por vivir”. Está claro que mi mente ha realizado un silogismo: “el olvido que seremos” ergo aprovechemos “lo que nos queda por vivir”.

    La noticia que enlazas me hace ver a Héctor Abad Faciolince como alguien un tanto “peliculero”, aunque puede que me equivoque. Y me va muy poco la gente peliculera, en particular, los escritores “de esa cuerda”. Igual también me equivoco, pero así es.

      Citar  Responder

  92. ” … Toda vida ha de ser pensar para acertar el rumbo … ”

    Baltasar Gracián
    “O.M. y arte de prudencia”

    Felicidades a toda Carmen que hoy celebre su onomástica.
    ¡Es un gran día estival!

    ._.

    *

      Citar  Responder

  93. David CG,

    Comentario
    No me di cuenta de tu intervención, lo siento. De todas formas tú y yo hemos “hablado” aquí en más de una ocasión. Ya ves.

      Citar  Responder

  94. Teresa G.,

    Creía haberlo explicado, pero igual yo también soy complicado, aunque algunas malas y cercanas lenguas comparan mis mecanismos con los de un botijo y, por extensión, los de mi género o sexo.

    Te daba las gracias ante todo, por la indicación de dos libros de Elvira Lindo que fueron muy de tu gusto (“una palabra tuya” y “lo que nos queda por vivir”, cito para recordar, junto con el del verso y poema borgiano, apócrifo o no. “seremos olvido, recomendado por “La Serapia”). Como ella respondía a mi petición, me resultó raro que dirigieras tu comentario exclusivamente a ella.

    Creo que todos venimos aquí a entretenernos, incluso divertirnos, y de paso, aprender algo, empezando siempre por las miradas y maneras de decir de AMM. No hagas como esos que te ven con un libro, digamos, con apariencia o fama de lectura no facilona y te espetan: “yo es que leo para divertirme”.

    Mi respuesta habitual es un comedido “sí, yo también”. Pero dan ganas de ser irónico, o hasta sarcástico, y decirles que yo leo para aburrirme y sufrir, que busco lo arduo y pesado con determinación y que, en cuanto noto placer en la lectura de un mala elegido libro, lo dejo y busco otro que sea fuente inagotable de penas y sufrimiento. Y, por eso, es sólo por eso que no leo jamás a Paulo Coelho, Ruiz Zafón, María Dueñas, Pérez Reverte, Ildefonso Falcones, Isabel Allende, Julia Navarro o John Grisham, ni he logrado terminar nunca una novela de Ken Follet.

    Gracias, de nuevo, y ya ves que no me como a nadie. ;-)

      Citar  Responder

  95. mgc,

    Sap,

    Comentario
    Gracias por el protagonismo que me estáis dando:-) Yo la conocí por la Tertulia Literaria que comparto con gente estupenda aquí en Donosti. Y el blog es una maravillosa fuente de información también.

      Citar  Responder

  96. Le estoy dando mil vueltas a que nosotros consideramos el pensamiento crítico como una virtud, pero por ejemplo en Japón no. En Japón es un defecto a corregir. En Alemania la individualidad es la norma. Tú como individuo aislado tienes que ser autónomo de todo el resto y capaz de generar tus propias opiniones y se valora mucho que las defiendas frente a los demás. En cambio, en japonés ni siquiera le pregunta a otro si quiere una limonada, porque ese preguntarle a alguien en concreto lo que quiere es demasiado personalista. Es darle demasiada importancia a los deseos individuales y eso puede desmoronar la armonía de la sociedad. Lo que se preguntan es impersonal:
    -¿Qué tal una limonada ahora?

    Es asombroso.

      Citar  Responder

  97. “Fuentes de la Inspección de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid explican a este periódico que la razón por la que se recorta horas en Humanidades hay que buscarla en las horas lectivas dedicadas a la inclusión de la religión como asignatura optativa.

    Los alumnos prefieren religión porque el sobresaliente es más fácil, y subir la media para el acceso es lo que cuenta”

    Esto es como si desde el gobierno sacasen las apisonadoras y máquinas de derribo a la calle para aniquilar todo pensamiento crítico. Lo asombroso es que aún así todavía quedarán algunos que resistan. Pobres desgraciados. Ojalá que escapen pronto.

      Citar  Responder

  98. .
    Qué bonita expresión es “en volandas”, sobre todo porque evoca una de las sensaciones a mi juicio más gratificantes de la infancia: la del mínimo vuelo que experimentábamos cuando, agarrados de cada mano por unos adultos, dábamos una pequeña carrerilla y alzados por esos brazos poderosos, despegábamos del suelo hasta iniciar el vuelo que nos llevaba al disfrute de la ingravidez durante unos segundos antes de aterrizar blandamente. Así una y otra vez. ¿Quién hubiera querido que aquello acabara?

    Ese placer queda tan hondamente marcado en el cerebro de cada niño que sostengo la teoría de que es el origen de los sueños donde se nos es dada la capacidad de volar.

    :-)

    Carlos,
    .
    Mi ejemplar de “El olvido que seremos” me lo regaló con toda gentileza Marisa, cobloguera aquí presente (si de camino le vino recomendado por
    Teresa G., quedo doblemente agradecido).

    Ahora leo “Canadá” de Richard Ford en ejemplar cedido por Carmela. El agradecimiento se triplica.

    Sweet dreams, señore.

    :-Zzz

      Citar  Responder

  99. Carmela,

    Fue Teresa G. quien nos lo recomendó primero. Estábamos hablando – creo recordar- de memorias sobre padres y ella citó y recomendó El olvido que seremos. Una recomendación que le he agradecido mucho, porque me encantó.

    Luego leí una especie de continuación, de la que no recuerdo el título y que trata de su indagación sobre el poema de Borges -porque era su autoría la que se custionaba-en el que se incluye ese verso tan afortunado, El olvido que seremos. También me gustó mucho

    Y luego tuve la suerte de oír al propio Abad Faciolince un día en Bilbao leyendo un fragmento de ese libro, en un auditorio lleno en el que sólo se oían sus palabras y una emoción casi sólida. Muy impresionante

      Citar  Responder

  100. Creo que fue Marisa la que recomendó aquí ‘El olvido que seremos’. Lo que sí recuerdo muy bien es que lo leí hace exactamente dos años (hasta me acuerdo de donde estaba). Es una historia muy triste pero muy bien escrita. Me gustó tanto que poco después leí ‘Basura’, del mismo autor, pero aunque al principio prometía, terminó aburriéndome. Curiosamente, meses después estrenaron una película, ‘El hombre perfecto’, que me la recordó bastante. Os la recomiendo.

      Citar  Responder

  101. David CG,

    Comentario
    Sí, soy algo complicada, pero procuro corregirme:-) A qué viene ese comentario que me dedicas? Os leo a todos y ,si se da el caso, os respondo. No me cuesta nada. Pero nada, nada. Yo entiendo los lazos que se establecen por afinidad, por edad, hasta por antigüedad en el blog. Alguna vez me he sentido ninguneada por alguien o ,si no, algo parecido. No me preocupa. Yo vengo aquí a disfrutar y a aprender de todos.

      Citar  Responder

  102. Carlos,

    Yo la leí hace unos meses y me gustó bastante. El título, sí, es muy bueno y al principio cuenta la bella historia del que procede (no lo voy a reventar).
    En cuanto al de “El olvido que seremos” es, como ya han indicado por aquí, de un soneto de Borges.

      Citar  Responder

  103. Comentario
    Maties,

    Me río sola escuchando esa versión del manisero. En las Navidades de Palma me acerqué a uno de esos puestos que ponen en las Ramblas:
    -Hola! Me da un cucurucho de garrapiñadas de maní?
    -Garrrapiñadas de qué?????
    -De maní, de maní.
    -No eso no tengo, señora. Almendras o cacahuetes.

    :-))

      Citar  Responder

  104. Sap,

    Y además que yo lo siento, o sentía, así. Me acuerdo de Vicente el del Canasto :)

      Citar  Responder

  105. ” … seguramente sigo el tenis un poco menos que tú,
    @David CG … ”

    “[…] Es evidente que le ha faltado regularidad y que no ha logrado estabilizar el altísimo nivel al que es capaz de jugar […]”

    Toni Nadal
    “Creo no equivocarme esta vez”
    -‘Deportes’-
    El País de hoy sábado XV

    ._.

    *

    ” … Seguramente … ”

      Citar  Responder

  106. David CG, ya sabemos qué prefieren casi todas tus amigas pero, ¿y tus amigos? ¿Qué prefieren casi todos tus amigos: una buena porra o un churro pequeñín? Y a ti, ¿qué te gusta más? Mera curiosidad.

      Citar  Responder

  107. Comentario
    BK,

    Gracias por la bienvenida BK. Soy nuevo en el opinar, que no en leer los comentarios.
    Y por la calor estoy casi acostumbrado: natural de Torreperogil, pueblo vecino de Úbeda, donde vivo. Ayer tuvimos 42 o 43. Hoy algo mejor (38-39).

    Saludos.

      Citar  Responder

  108. La Serapia,

    Gracias por la recomendación. Hay obras que no se entienden del todo, pero atraen. Igual por esa misma razón. Hay muchos que dicen lo mismo de las mujeres. :))

    E indirectamente a Teresa G. A ver si va a ser verdad que las mujeres son complicadas o que, por precaución, deben desconfiar del trato con extraños del sexo opuesto. Igual por la noche y en calles solitarias, sí, pero aquí… Aunque cada cual elige su interlocutor/a, sin perjuicio de la presencia de testigos o terceros interesados.

      Citar  Responder

  109. La Serapia,
    .
    ¿Que quitan literatura de 2º de Bachillerato?, ¿dónde, cuándo? No estoy muy enterado al respecto, pero dado que la entrevista se desarrolla en un medio andaluz, compruebo a través de la página de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía que la Lengua y Literatura más la Historia de la Filosofía son asignaturas tanto de 1º como de 2º de Bachillerato en sus tres modalidades: Bachillerato de Artes, Bachillerato de Ciencias y Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales.

    Aquí está el desplegable:
    http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portals/web/educacion-permanente/bachillerato/modalidades

    No sé de dónde le ha podido venir a Ammtonio tan errónea información.

    :-?

    MJGE,
    .
    ¡Carambolas, 35 años! o sea, dicho machinianamente, toda una vida. Ese curriculum te hace más “miarma” que Vicente el del Canasto, quiyo.

    :-)

      Citar  Responder

  110. Sap,

    Decimos porras porque lo son. El churro es bonito, así pequeñín, con sus hendiduras, doradito, susceptible de ser ensartado en una ristra, que uno puede portar como una corona de laureles; pero donde esté una buena porra. Quienes la prueban suelen coincidir. Casi todas mis amigas coinciden, al menos.

    No, mis desayunos son frugales, aunque a veces los doblo. Primero un café espabilador y luego, cuando ya los otros están en pie y me dan envidia, puede que caiga alguna tostada, galletas o proustianas magdalenas; pero no siempre y en alternancia.

    Vaya con don Miguel Muñoz, apuraba bien la vida. Equipo palanganero :). Aquí también tenemos uno, que ya os ha birlado a Ceballos, como nosotros a uno de los de la palangana, Vitolo, ya me viene, al que hemos de darle vacaciones hasta Año Nuevo en Las Palmas, con todos los gastos pagados, por imperativo legal.

    El calor… Pensemos, en positivo, esto es, en los alardes anatómicos de tanta fémina que alegra cualquier desplazamiento. Aunque hoy, en una locura transitoria, me puse a correr por la ribera del Manzanares, no lejos de la residencia del Caudillo (un transeúnte le indicó a una conductora perdida que buscaba “el Cristo” una Plaza aún así llamada o por él…), a eso de las 14, después de un tinto de verano (¡puajjj, eso por serle infiel a la cerveza!) y un par de cigarrillos. A 300 metros del puente que me marqué como objetivo he decidido ser prudente y no jugar con el riesgo de lipotimia. Los jadeos eran los habituales de esas hazañas repentinas y dementes, pero el calurón en la recalentada azotea daba miedo.

    Aunque los peligros son ubicuos y ¡un clavo! en el tronco del frondoso árbol bajo cuya sombra estiraba mis maltrechos músculos se me ha enganchado en la alianza y por poco me hace un destrozo en la mano.

    Ah. no hubo bronca en el desayuno, aunque sí algunas después, pasajeras y vistosas como fuegos de artificio. Lo del pasillo de la selección a mi futura mujer, muy actual ahora se entiende, fue en un ingreso anterior de la abuela Lali y de don Miguel Muñoz en la Jiménez Díaz. La abuela duró un par de años más. Ya se sabe que ellas son más resistentes y diría que “castas” o “discretas” o, al menos, está claro que no necesitan de mediaciones de terceros. Para ellas querer es poder.

    Hablando de árboles, no te pierdas la contraportada de El País. Sólo está apuntado, pero desde mi ignorancia forestal, en esa entrevista el experto dice cosas que me han dejado impresionado, por mi ignorancia para empezar. :))

    https://elpais.com/ccaa/2017/07/14/catalunya/1500051388_484029.html

      Citar  Responder

  111. albertiyele, conozco de esa historia lo que mis tragaderas han podido soportar. La primera noticia la tuve por la televisión, cuando se conocieron los hechos; a partir de ahí, he oído y leído lo que he podido. Lo que esa pobre niña tuvo que pasar hasta perder la consciencia mejor ni pensarlo. Ahora está muerta y nada se puede hacer por ella, pero quedan dos niñas que activa o pasivamente intervinieron en semejante atrocidad. Supongo que hasta entonces llevarían una existencia normal, que irían al colegio, que jugarían con otros niños. Qué pasó con ellas para que llegaran a hacer lo que han hecho. Y a partir de ahora, qué; que será de ellas, cómo podrán sobrevivir. Todo da escalofríos.

      Citar  Responder

  112. MdlMar,

    ¡Vaya, también sigues el tenis! Gracias por la información. Iba aver qué había pasado porque. además, vengo de leer en diagonal a Toni Nadal.

    Cambié de proveedor de televisión y eso me ha privado de Wimbledon. Tengo que apañármelas mañana, como sea, para ver a Federer vs. Cilic. El suizo, que llega sin ceder un solo set, podría conseguir su ¡novena! corona en el All England Club, su 19º título del Grand Slam . Y a unas pocas semanas de cumplir la provecta edad deportiva de 36 años… Como los genios, hace que parezca sencillísimo lo que es muy complicado. Esos brazos, de apariencia discreta, son pura fuerza, además de técnica, y sus muñecas de acero y provistas de rotaciones imposibles. Además de unos reflejos y una elegancia de felino. RF depreda con suavidad, como sin querer hacer daño.

    Y sí, ¡bravo, por Carmiñe Muguruza (7-5-, 6-0)!, a Venus Williams, otra “abuelita” (37 años) que sigue en lo alto.

    Alguien me comentaba que el anti-envejecimiento, al menos en versión preparación física y cuidados del cuerpo del deportista de élite, de verdad funciona, y que no es casual que asistamos en el tenis actual a un reinado de jugadores en la treintena y más allá. En el fútbol, Messi y CR tampoco dan muestras de declive, con 30 y 32 años, respectivamente.

    Voy a pedir cita con sus preparadores físicos, si admiten “pacientes” pro-bono.

      Citar  Responder

  113. Pues no sé ni qué decir. Estoy aquí intentando acabar unas figuras del trabajo y enviárselas a un francés antes de tirarme a la calle lo que queda del día y he oído la entrevista con los cascos puestos y es que me he quedado planchada, no me lo puedo creer.

    No puedo ni decir lo que supuso para mí aquella clase. Si empezase a contarlo no terminaría nunca. A lo mejor para otro las clases determinantes fueron las de mate, o de ciencias, pero a mí me lo cambió todo aquella clase de literatura. Para entonces yo ya me había hecho lectora por la biblioteca pública del barrio, pero en aquella clase me enseñaron qué mecanismos tenía la literatura para explicarme tantas cosas como me provocaba. A trancas y a barrancas, con todos los problemas que había en aquella clase de adeolescentes que no hacíamos apenas caso, de los que iban a dar la lata, de los tripitidores, de nuestras hormonas, de la profesora que resignada no se atrevía nunca a levantar la voz cuando nadie había hecho los deberes que había pedido y a mí a veces su cara hasta me provocaba que cuando se iba me pusiese a chillarle a media clase por hacerle aquello a esa mujer, me hicieron entender los textos que leía. Sin eso, qué van a estudiar, qué van a aprender.

      Citar  Responder

  114. ” … no sólo saldrá vencedora …

    “[…] Estalla el chupinazo, se abren los portones, suenan las esquilas como las camapanas medievales tocaban a rebato para avisar la llegada […]”

    Fernando Savater
    “Encierros”
    El País de hoy sábado XV

    “[…] Más de mil personas llenábamos uno de los claustros. Los pasillos estaban ocupados por gente de pie. El humo del tabaco acrecentaba el espesor del aire […]”

    Antonio Muñoz Molina
    “Liturgia del gurú”
    Babelia del sábado pasado

    “[…] Triture doscientos gramos de lentejas cocidas y ciento cincuenta gramos de cebolla pochada hasta obtener una masa y deje reposar en frío. Haga unas bolas y las hornea a ciento ochenta grados, diez minutos por cada lado. Para la salsa ‘tzatziki’, ralle setenta y cinco gramos de remolacha cruda y sesenta gramos de pepino sin piel ni pipas. Mezcle […]”

    Raquel García García
    ‘Brioche de falafel’
    “Alta cocina dentro de un bocadillo”
    Buena Vida de Julio

    … sino que seguirá consolidando el prestigio del tenis español de las últimas décadas … ”

    Toni Nadal
    “Creo no equivocarme esta vez”
    -‘Deportes’-
    El País de hoy sábado XV

    ¡Enhorabuena a la reina de Wimbledon!
    ¡Vamos Muguruza!

    ._.

    *

      Citar  Responder

  115. Me acabo de enterar por esta entrevista a AMM en youtube que han eliminado literatura, dice, de lo que era antes segundo de Bachillerato.

    https://www.youtube.com/watch?v=dMrlVl7wDlg

    ¿Es en serio? ¿Pero esto es cierto?

    :O

    ¿Y por qué no me he enterado de nada? ¿De verdad? Pero esto es una locura. Quiero decir, una cosa es que quiten filosofía, que ya es bastante salvajada, pero, ¿Literatura? Si no enseñan a los estudiantes a interpretar, a entender un texto en bachillerato, literatura, ¿qué otras cosas van a estudiar?
    En segundo es cuando nos daban la paliza en clase con Bécquer y con las rimas asonantes y con las metonimias y los comentarios de texto que nos mandaban comentar y nadie sabía qué había que escribir en la hoja de papel que nos daban para rellenar y sudábamos tinta para escribir dos miserables párrafos y la profesora se pasaba por las mesas para recoger nuestros ejercicios y se le caía el alma a los pies. Si ni siquiera eso se va a paliar ahora, ¿qué van a estudiar pues?

      Citar  Responder

  116. Dani,

    Comentario
    El título es bueno! Prometo que lo intentaré. No sé cómo conseguiré librarme de la fobia, pero lo intentaré.
    :-)

      Citar  Responder

  117. Hay noticias que horrorizan tanto que no se sabe ni qué decir, ni qué pensar de esta especie nuestra, de una ferocidad que no sé si existe en alguna otra.
    Nació en Posadas, Misiones (aquella provincia de los márgenes que tanto amaba Quiroga, quizás el mejor cuentista que haya dado el Río de la Plata), pero apenas llegó a conocer la exuberancia de la selva misionera, ni los yerbatales inabarcables, ni los campos de té, ni el estrépito de las cataratas del río Iguazú, ni la tierra colorada que arrastra el Paraná, ni los bellos Cuentos de la selva. Nada de eso fue para ella. Su madre se la trajo a España, como hice yo con los míos. La semana pasada un hombre y dos niñas la torturaron hasta matarla, en la casa en la que su mamá la había dejado. Víctima de una cadena de salvajadas (la madre, el padre, el nuevo marido de la madre, la familia con la que la madre la dejó, todos ellos), la mataron “por mala estudiante y por sudaca”, dice El País. A mi pobrecita compatriota le tocó el lado oscuro.

    https://politica.elpais.com/politica/2017/07/14/actualidad/1500027568_087404.html

      Citar  Responder

  118. albertiyele,

    Comentario

    ¡Qué bonito texto! Lo que hubiera dado por comerme una de esas milanesas!

    Por cierto, aunque sé que tienes razones para haberle cogido manía a Patricio Pron,su novela No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles es muy buena, de lo mejor que he leído últimamente. De hecho oscureció incluso a Limonov, que estaba en paralelo en mi Kindle (tal vez porque esta última era una obra con las expectativas muy altas).

    Aquí una reseña de la novela en El País:

    https://cultura.elpais.com/cultura/2016/03/14/babelia/1457954473_951237.html

      Citar  Responder

  119. albertiyele,

    Comentario

    ¡Lo que hubiera dado por comerme una de esas milanesas!

    Por cierto, aunque sé que tienes razones para haberle cogido manía a Patricio Pron,su novela No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles es muy buena, de lo mejor que he leído últimamente. De hecho oscureció incluso a Limonov, que estaba en paralelo en mi Kindle (tal vez porque esta última era una obra con las expectativas muy altas).

    Aquí dos reseñas de Pron:

    https://cultura.elpais.com/cultura/2016/03/14/babelia/1457954473_951237.html

    http://www.elcultural.com/revista/letras/No-derrames-tus-lagrimas-por-nadie-que-viva-en-estas-calles/37681

      Citar  Responder

  120. Tras todas las idioteces que se escucha y se leen sobre feminismo, y tanto miserable intentando sacar partido, reconforta muchísimo la inesperada rectitud de Andy Murray. Este chico es un fenómeno:

    https://www.youtube.com/watch?v=QjOLhdx6lPI

      Citar  Responder

  121. Sap,

    Sublimes, un manjar

    :-)

    Haber aprendido a hacer croquetas – y lo hice bien mayor- es una de las cosas que me producen más satisfacción. Me da a veces algo de pereza ponerme pero pensar que luego voy a tener en el congelador una comida riquísima y siempre a punto creo que compensa siempre.

    Ah, qué ricas

      Citar  Responder

  122. Sap, ¿descartamos, pues, la longitud de los comentarios como causa de que estos se queden en moderación? Yo creo que sí.

      Citar  Responder

  123. MJGE, así los llaman en Córdoba: tejeringos o jeringos.

      Citar  Responder

  124. MJGE,
    .
    “Tejeringo” es una voz habitual, por ejemplo, de Málaga, por lo que es posible que el dueño del establecimiento al que te refieres fuera boquerón o de sus alrededores. En mi poblado consorte, que es tierra tex-mex, los llaman “jeringos”. En ningún caso son denominaciones de esta cibdat donde se utiliza calentitos/calentería por churros/churrería; aunque son voces regresivas que ya solo usan los cabales.

    Por cierto y si no es mucho preguntar, estimado MJGC… ¿qué años fuiste vecino de la Colonia Ivlia Romvla Hispalis? Es por situarte en el tiempo.

    :-)

    mgc eta La Serapia.
    .
    Hace unos días me encalomé unas croquetas de gambas al ajillo que estaban espectaculares en un menestral barcillo de mi barrio (también memorables –tú las cataste, Marisa– las de rabo de toro que se expiden en Casa Becerra).

    Las croquetas son como los Beatles, les gustan a todo el mundo.

    ¡Vamos, Garbiñe!

    :-)

      Citar  Responder

  125. Comentario
    Carlos,

    Aquí. Hoy

    Ya somos el olvido que seremos.
    El polvo elemental que nos ignora
    y que fue el rojo Adán y que es ahora
    todos los hombres, y que no veremos.

    Ya somos en la tumba las dos fechas
    del principio y el término. La caja,
    la obscena corrupción y la mortaja,
    los triunfos de la muerte, y las endechas.

    No soy el insensato que se aferra
    al mágico sonido de su nombre.
    Pienso con esperanza en aquel hombre

    que no sabrá que fui sobre la tierra.
    Bajo el indiferente azul del cielo,
    esta meditación es un consuelo.

    (J.L.Borges)

      Citar  Responder

  126. La charla de Marisa y la Serapia me recordó los años de adolescencia de mis fieras. Joaquín y sus compañeros de hockey terminaban el entrenamiento de los viernes comiendo en la casa de alguno. Lo de “alguno” era relativo, porque éramos siempre las mismas tres desgraciadas madres las que teníamos la “enorme suerte” de ser las elegidas. Cuando tocaba en casa, que era una vez al mes lo menos, fijo, me pasaba la tarde empanando y friendo milanesas; kilos y kilos de milanesas que esos chicos no tardaban ni media hora en comerse, con una hambrienta desesperación de huérfanos de guerra. Si no los hubiera conocido a todos desde que ni sabían hablar, hubiera jurado que eran unos muertos de hambre que hacía días que no probaban bocado. Milanesas y papas y batatas y calabaza al horno. Y helado de El Piave (ah los helados de El Piave, qué nostalgia del paladar!) de postre. Mientras ellos iban repartiendo platos y cubiertos y servilletas de papel, yo freía y freía, y parecía que no iba a terminar nunca. “¡Una esclava blanca! ¡Eso es lo que soy yo, una pobre esclava blanca!!!”, terminaba gritando indefectiblemente en algún momento de la noche. Mi Joaquín y sus compañeros de hockey son ya hombres de 31 ó 32 años; andan desperdigados por el mundo, algunos casados (ninguno tiene hijos, ahora que lo pienso), cada uno con su carrera, su trabajo, su porción de buena o mala suerte. En septiembre hará dos años que se casó mi Joaco, y se volvieron a reunir aquí en Palma muchos, casi todos, esos chicos a los que yo les hacía milanesas hace cerca de veinte años en Buenos Aires. Y en volandas me pasearon por el aeropuerto cuando los fuimos a buscar, y yo los iba abrazando y besando y llorando a uno por uno, tan grandes que se hicieron, tan señores formales que parecen, tan extraño que resulta pensar que son los mismos. La esclava blanca!, cantaban mientras me mecían delicadamente en el aire.

    Para compensarme aquellos desvelos, en Palma no me dejaron que les hiciera ni un café. Me tuvieron una semana como una reina. Me invitaron a comer a la casa que alquilaron, me regalaron un chal precioso, me trajeron un montón de fotos de aquellos días de su infancia y su adolescencia y mi juventud. Sigo de lejos la vida de muchos de ellos. Sé que están bien, aunque a algunos los ha rozado el ala cruel de la desgracia, como nos toca a todos. Los quiero mucho. Forman parte de mi familia extendida. Son los queridísimos amigos de mis hijos.

      Citar  Responder

  127. Dani,

    Nueva York no debe ser un buen sitio para vivir, al menos atendiendo a lo que ha venido publicando Elvira Lindo en sus últimos libros; por cierto, para mí los que más me han gustado: “Lugares que no quiero compartir con nadie”, donde hace un repaso de sus rincones preferidos, de sus rutinas y sus angustias y de un consejo que le dio a un amigo: No vengas a vivir aquí con una mujer y una hija pequeña. Y “Noches sin dormir” un libro en forma de diario muy agradable de leer: escribí esto entre otras cosas: “El libro se lee en dos patadas; dos tardes. Las páginas vuelan. Tiene un estilo que no es Henry James o Pasternak, como ella misma dice, pero es un gusto refrescante meterse en sus páginas. Tiene fotografías hechas por ella misma apuntando a las calles, gentes que pasan, conocidos y amigos, ardillas y muchas cosas más. En algún sitio he escrito que si este libro se comparara con una bebida sería un blanco semidulce y espumoso, de los que cuando uno tiene sed, entra como una bebida isotónica. Sabe contar las anécdotas como pocos; como por ejemplo la vez que a Antonio una taquillera le confunde con un “senior”, y cuando le pregunta Elvira porqué no le había dicho que no era tan mayor contesta: “porque me ahorraba tres dólares”.

      Citar  Responder

  128. Creo que Antonio alguna vez dijo que Nueva York no era una ciudad muy adecuada para envejecer. No sé cuánto habrá acumulado Antonio en su apartamento. Pero todos los que amamos los libros sabemos también todo lo que los odiamos cuando hay que transportarlos de un lugar a otro.

    Solo estuve una vez en Nueva York, hace ya unos quince años. Fue durante una semana. Me compré un bajo. Entonces el dólar estaba por los suelos, y todo era muy barato. Mi profesor de inglés, cuya familia vive allí, estuvo hace poco y quedó asustado de lo que había subido todo. No me pasaba a creer lo que me decía. De Nueva York me gustó mucho la sensación de urgencia, de vida constante, de que están ocurriendo muchas cosas a la vez. Pero supongo que puede llegar a cansarte.

    La entrada de hoy me ha recordado a esa estupenda película que es Up in the Air, a la escena en la que Clooney habla de la importancia de ir por la vida mirando hacia delante, casi sin recuerdos, y que todo lo que uno necesita quepa en una mochila. A mí me gusta mucho cuando entro en una habitación de un hostal, abro mi maletita de ruedas, y veo que allí dentro, en tan poco espacio, está todo lo material que necesito para la vida.

      Citar  Responder

  129. “este ahora mismo empezará a convertirse en pasado lejano”

    Me ha recordado al título más redondo que he leído “El olvido que seremos”. Debería haber premios para títulos de novelas. “El olvido … “ hubiera ganado todos. La novela me gustó, pero no es tan magistral como el título.

    El segundo puesto en mi lista es para “También esto pasará”, la tengo pendiente, pero creo que no me gustará tanto como el título. Alguien la ha leído?

    De el jefe me quedaría con “El viento de la luna”.

    Qué calor, co-ño!

      Citar  Responder

  130. Sap, pero qué va a tener de malo la batalla del vino si es igual que las guerras de agua pero con vino. No tiene más y los únicos animales son humanos. ¿Y por qué iba a desaprobarlo? No tiene cara de pillo ni nada. Las barbas despistan mucho, dan apariencia de seriedad pero, sí, sí… ;-)

      Citar  Responder

  131. Sap,

    Como tejeringos anunciaban los churros en una churrería de la Puerta de la Carne donde yo los compraba, término que nunca había oído pero que recoge el DRAE.

      Citar  Responder

  132. mgc, sí mujer, si mañana me la llevo yo a un concierto de zumba el pandero (como me he quedado compuesta y con entrada, pues…) y a mi casa ya le he invitado a comer varias veces y disfruta mucho con nosotros. Que al esclavismo no llegamos ;)

      Citar  Responder

  133. gracias Mazapán, leo tu mensaje y creo que pudiera parecer xenófobo. Pero sé que no lo es. Es simplemente la constatación de un hecho que está pasando y que yo también he percibido. Yo también he visto de repente grupos de hombres jóvenes que hablan árabe y se ríen burlonamente y miran con lascivia a otras mujeres en el transporte público. Y pienso que es como si de repente hubiesen soltado a todos aquellos hombres de las películas de Alfredo Landa en el presente. Y que no hay tantas diferencias entre esos árabes y aquella España católica en la que mi abuela no podía tener una cuenta en el banco, ni viajar fuera del país, ni se le ocurría discutir de política, ni pedirle a ningún hombre en la casa que le ayudasen con los pañales de un hijo o se encargase de la comida o bajar al río a lavar las sábanas. Cuando yo era niña las reuniones en la escalera de vecinos se hacían en la entrada del portal y cuando llegaba de la calle tenía que atravesar por entre todos los vecinos que estaban hablando a voces para llegar a las escaleras. Arriba estaba mi madre, que cuando entraba en casa me preguntaba:
    -¿Estaba abajo Miren?
    -Sí, sí que estaba. Estaba discutiendo algo con el del noveno.
    -Siempre tiene que estar ahí esa metete haciéndole de menos al marido. ¿Y tu padre decía algo?
    -No sé, cuando he pasado estaba callado. Me ha mirado y no me ha dicho nada. Discutían Miren y el del noveno y los otros hablaban de eso.
    -¿Y de qué discutían?
    -No sé, se chillaban. ¡Yo qué sé!
    -¡Haberte quedao a escuchar!
    -Sí, hombre ¡pues baja tú!
    -¿A qué voy a bajar yo, si ya está tu padre, a hacerle de menos como esa resalsera?

    Ese vuelco atroz que hemos vivido ha sido muy reciente, sólo unas pocas décadas. Otras sociedades, la inmesa mayoría, no han pasado por él. Ignorarlo o hacer como que no pasa nada no creo que sea inteligente ni beneficioso. En la VHS hay programas de integración, pero són sólo de idioma, y sí creo que habría que pensar en otros que damos por supuesto y no, todos los logros están siempre en vilo.

      Citar  Responder

  134. .
    La Serapia,
    .
    Hace un momento me he acordado de ti, Serapia, porque emitían en la tele un reportaje muy completo sobre la batalla del vino en Haro, allí en tu familiar tierra riojana. Para mí, otro ejemplo de necesario e inocuo desfogue colectivo en el que dudo que participara, pero que seguro debe desaprobar nuestro ammfitrión.

    “¡Viva el vino!” (Mariano Rajoy, Registrador de la Propiedad).

    :-)

    David CG,
    .
    Por curiosidad, ¿tú desayunas churros (o porras como decís por los Madriles) mojados en espeso chocolate? Es que solo así –con el colofón de un copazo de coñac Fundador– me explico este torrente verborreico que te atrapa los sábados por la mañana. ¡Carambas, qué tío! debes dejar las teclas con blandura de plastilina.

    Hombre, Miguel Muñoz. Cuando este caballero fue entrenador del equipo palangana de esta cibdat y servidor trabajaba en el centro de la misma, lo vi muchas veces salir de incógnito (solapas levantadas, gafas ahumadas, periódico a modo de visera) de la casa de doña Gloria, una señora muy señoreada vestida de pieles que vivía al lado de nuestra oficina y que ejercía labor de tercería. No es que aquel domicilio fuera un lupanar, no; sino un lugar de encuentros clandestinos que facilitaba la mediación y el género que ofertaba doña Gloria, una verdadera mujer –ya sexagenaria entonces– con pasado.

    Calor: a veces el bofetón de calor que recibimos es tan exagerado como contraste al frío artificial en el que hemos estado inmersos, que se produce la desagradable y paradójica sensación de sufrir en nuestras carnes escalofríos, como cuando tenemos fiebre. Supongo que el efecto se debe a la violenta puesta en funcionamiento de nuestro termostato interior, un mecanismo de defensa cuyos intríngulis podría explicarnos bien la doltora Nieves.

    What the fuck! ¡Lo de la verborrea sabatina debe ser contagiosa!, me acabo de acordar que he desayunado churros (calentitos como decimos por aquí).

    :-)

      Citar  Responder

  135. La Serapia,

    ¿Y no hay ninguno de esos treintañeros tan listos que pueda aprender a hacer croquetas?

    Así, cuando esa señora fuera de visita, tu amiga podría aprovechar para llevarla por ahí a comer y enseñarle restaurantes alemanes, en lugar de sacarle los higadillos y tenerla encerrada en la cocina

    Yo aprendí a hacerlas bien entrada en mi cuarentena -hasta entonces nunca me había dado por cocinar- y me salen magníficas. Solo hace falta un poco de paciencia, de interés y de querer hacerlas.

      Citar  Responder

  136. La Serapia,

    Hasta el verano pasado siempre me había sentido segura aquí, volvía sola por la noche en el tren si quedaba con amigas, me iba de compras o visitaba algún concierto o exposición, otras veces dejaba mi coche en un parking subterráneo y volvía a casa.
    Pero el verano pasado algo cambió, volvía a casa después de haber cenado con una amiga, era una bonita noche de verano, llevaba un vestido blanco y sandalias, me sentía felizmente despreocupada. Ya, en la estación de tren de Colonia tres hombres árabes vienen en la dirección contraria a la mía, hablan alto y observo sus risas burlonas y miradas lujuriosas sin quitarme sus ojos de encima, cuando llegan a mi altura se acercan a mí y comienzan a gesticular y mandar besos al aire; les dirigí una mirada asesina y seguí rápida mi camino.
    Solo recuerdo sus ojos saltones y percibí un profundo y pegajoso desprecio de esos tipos hacia nuestras costumbres y formas de ver la vida. Aunque en ese momento no había peligro, sentí que si tengo la mala suerte de encontrarme a esos neandertales en una calle dónde no hay nadie, hubiese tenido un serio problema. Y sentí miedo, y así, de sopetón fui consciente de que algo había cambiado.
    Ahora llevo un spray de pimienta en mi bolso para defenderme, por algunas zonas voy alerta cuando camino sola, y mi lenguaje corporal va diciendo “ni se te ocurra acercarte a mí, que aunque soy mujer y visto como quiero, también me sé defender.”
    Me contaba una amiga de mi hijo que todas las chicas que conoce de la uni llevan algo para defenderse en el bolso o han hecho un curso de defensa personal.
    Cuídate, Serapia.

      Citar  Responder

  137. ” … -Lo sé todo. Sé quién eres. Conocí a tu padre y a tu tío. ¿Qué te trae por aquí?
    Y el duque ahora hace una pausa y fija sus ojos, brillantes todavía, como piedrecitas verdes, en la cara arrugada, vivísimas piedras como alegres diablos.
    -¿Eres girovagante tú también como tu tío Arnaldo? Pero no. No lo eres. Tú eres alto y joven y hermoso como un alce, …

    “[…] la noche no iba a terminar tan redondeada, clara e íntegra como el día y la luz. De pronto, al terminar un baile y separarse de su dama, que fue un momento a beber agua a una fuente fresca, dos hombres se encimaron sobre Acardo y cuando éste se volvió hacia ellos reconoció enseguida la voz del siriaco, de Bertrán el sirio, diciendo […]”

    Álvaro Pombo
    “La cuadratura del círculo”
    Anagrama – Círculo de Lectores (1999)

    … un guerrero. ¿Qué te trae por esta corte apagada? … ”

    La fuerza de un ¿uf?

    ._.

    *

      Citar  Responder

  138. La Serapia,

    Comentario
    Me gustó mucho “Una palabra tuya” y ,casi más, “Lo que me queda por vivir “. Muy recomendable.

      Citar  Responder

  139. Se habla mucho de cuando la gente se va, sí, pero habría que hablar de cuando vienen de visita algunas madres. Ja, ja, ja. La madre de una ya no quiere avisar de que está por aquí, porque de repente se les llena la casa de treintañeros que le suplican que les haga croquetas y la buena mujer se pasa tardes enteras haciéndonos croquetas a un batallón entero. Es para partirse. Las últimas veces nos hemos organizado tanto que su casa parecía una fábrica de croquetas con cadenas de autómatas a sus órdenes dando forma a la masa, friendo y congelando para los meses siguientes :)))

      Citar  Responder

  140. David CG, creo que es más sencillo que todo eso. No se trata de soledad o de que nadie me espere en casa ni de pesadez por un control externo ni nada de eso; es simplemente que vivo sin ser consciente de que soy mujer y vuelvo tarde a casa. Nunca se me pasa eso por la cabeza y cuando lo hacen los demás me desconcierta.

    De los libros de Elvira te recomiendo uno que nunca he llegado a entender del todo: “Una palabra tuya”. Lo leí hace mucho varias veces, no lo recuerdo ya del todo, pero se me quedó un poso de desasosiego que me lo hace interesante.

      Citar  Responder

  141. La Serapia,

    Se me olvidaba. Por la deriva hacia el artículo de Elvira Lindo.

    La vida y sus paradojas o difíciles equilibrios.

    La soledad y el vacío del que siente que a nadie le importa que regrese o no sano y salvo. Y el agobio del control externo, del paternalismo y la protección, de los miedos injustificados y desmedidos, el seguimiento y el tener que dar cuenta de todo, tan favorecido por las nuevas tecnologías.

    Tengo una hija de 16 años, casi 17, que ahora en verano sale mucho y hasta tarde, por lo que a diario me enfrento a esa búsqueda del equilibrio. No he querido tener una aplicación de esas que te dicen donde está una persona en cada momento. Los habrá, supongo, me juzgarán relajado; pero pienso que hay que ir haciéndose y trato de acordarme de mi juventud. Cuando lo hago, desconfío más de mí que de ella, por más que las mujeres estén sometidas a más peligros. Eso sí que a veces inquieta, pero lo corriente no sale en las noticias. Hoy a las cuatro y media me desperté y vi, con un leve alivio o “comfort”, las sandalias que se puso anoche.

      Citar  Responder

  142. La Serapia,
    (Tal vez AMM y/o EL, si la mudanza les deja un hueco y quieren contar algo de lo venidero)

    Gracias por el enlace, Serapia. Me ha gustado mucho el artículo de Elvira Lindo. Dinámico, certero, bien escrito y demuestra la consciencia del que sabe que repite y repite “tema”, aunque a este lector no le molesta, ni le aburre.

    Hace unos años se pasó por aquí algún tiempo uno con muy mala uva que intentó ridiculizar al anftriomm como un paleto con boina deslumbrado por Nueva York. Otro comentario, no sé si de la misma persona, iba en la línea de que dejara de hacer ostentación (sic) de su vida privilegiada de museos, conciertos y encuentros con la flor y nata, o en línea muy similar. Bueno, esos, si siguen leyendo este blog, ¡qué masoquismo el suyo!, se quedarán ahora tranquilos. No más Nueva York, salvo alguna pincelada de nostalgia, según es natural y de de prever.

    “Hay que seleccionar lo que llevas y lo que dejas, encarar una criba que aun conteniendo algo de melancolía ha de hacerse con expeditiva sinceridad.”.

    Sí, momento de la verdad, como el de la chica que tiene dos pretendientes, que no es indiferente a ninguno de los dos, que no quiere herir, que siente su decisión con algo de renuncia, pero que ha de elegir. Y camina hacia uno de ellos. Las mudanzas y “las limpias” domésticas son así. Ha de decidirse con premura y carácter definitivo. Seguir juntos o separarse, vidas paralelas o escindidas.

    Lo mismo con las cosas, de algunas de las cuales se hace duro desprenderse, por razones que van mucho más allá de lo material. Hay una espiritualidad en lo material, como en la de quien deja filtrarse por su mano un puñado de la tierra que, por fin, es suya o que va a dejar de serlo y en la que se ha dejado la piel.

    Me llama la atención que la bisutería también haya de quedarse al otro lado del Atlántico, por cierto. Ya más que una mudanza parece que los Molina Lindo estén llevando a cabo una catarsis.

    Ha de ser curiosa, interesante, la convivencia de muchos años de dos escritores, que colaboran en el mismo periódico y quienes creo que, al menos de un tiempo a esta parte, hasta publican en la misma editorial. La prestigiosa Seix Barral, cuyas portadas blancas me gustan mucho, dicho sea de paso, así como el conjunto de sus ediciones (tipografía, papel, “ratio” flexibilidad/resistencia de sus libros, etc.). Todo hace en un libro, cada detalle cuenta, hasta el contenido. :))

    Sería un ejercicio valioso comparar los mismos lugares y las mismas vivencias contadas por uno y otro, el escritor y la escritora, el marido y la mujer. Como las novelas que combinan perspectivas. Usando la técnica de los capítulos alternos, tal vez. Una unión tan literaria que sus inicios hasta forman parte de una novela (“como la sombra que se va”).

    ¿Alguien, buen conocedor de su obra, me recomienda un libro de Elvira Lindo? Sólo he leído fragmentos de Manolito Gafotas para o con mis hijos.

    Con mis mejores deseos de una feliz mudanza y una etapa nueva, fructífera en lo literario y, más aún, en lo sentimental que, al menos visto desde la distancia y en lo mostrado, parece exceder o mejorar lo habitual tras veintipico años desde los comienzos.

    ¿”La nueva vida” será solo madrileña o gozaremos de nuevas crónicas y experiencias de otro lugar¿ ¿Otra ciudad vivida, diseccionada, narrada, lo personal y el entorno, el descubrimiento, la profundización, la comparación, lo bueno y lo malo, lo que atrae y lo que repele, lo que confirma y lo que desmiente la idea previa? Es bella la literatura de las ciudades. Bueno, todo depende de quién y cómo, pero propicia tanto el placer de acceder a visiones de lo desconocido, como reflexiones o perspectivas de aquello que también conoce, vive o ha vivido el lector.

    No, Elvira, no es “una niña que ha sacado buenas notas”, aunque con este artículo las haya sacado y tenga su punto de carácter, su faceta batalladora o polemista, de orgullo profesional y su vena feminista, también. Pero eso tiene su encanto personal y, sobre todo, trasluce a la escritura, la dota de nervio y agilidad, en mi modesta opinión.

    P.D. Insisto en que “hay mercado para un mercadillo” de objetos de personales de AMM y EL. En particular, para los más estrechamente relacionados con la literatura. Tal vez para la bisutería también entre la legión de seguidoras de AMM. En el BLOGAMM, en especial sector palmero, presumo interés en realizar pujas, más que suficientes para compensar gastos de transporte a España. Total, unas pocas cajas más…. :))

      Citar  Responder

  143. Sap,

    Montoro… Tengo que ir. No por la temperatura, si no porque allí nació la abuela materna de mi mujer (Eulalia, la abuela Lali), personaje de gran mérito. Viuda que sacó adelante ella sola cuatro hijos en la posguerra, dejada de la mano de dios por la familia política, que tenía posibles. Cortó cupones sin desmayo en los sótanos del Banco Hispano Americano para alimentar esas cuatro bocas. En ese trabajo se dejó la piel, al punto de quedarse sin huella dacttlar. Y se sobrepuso a un cáncer de mama que se llevó por delante, siendo aún bastante joven, sus dos senos.

    Era alta y guapa, según corroboran las fotos. En eso no hay mito familiar. Reía sola y de forma muy sonora, leyendo el Quijote en sus casi inexistentes ratos libres. Toda la vida atareada. Resuelta y moderna. Viajó sola a Italia ya mayor cuando aún el turismo internacional tenía su exotismo. Y, en verdad, por circunstancias que no viene al caso detallar, también sacó adelante una recua de nietos.

    Faltó poco para que llegara a conocerla. Entregó su alma al Señor en el año de los fastos, el 92, estando ingresado en el mismo hospital el ex´futbolista y seleccionador nacional Miguel Muñoz. De hecho, parece que mi mujer, que pasaba por allí, fue observada con deleite por la selección española de entonces, casi en pleno, mientras Zapatones estaba arrellanado en un sofá. En particular por el gallego y ex-sevillista Paco Buyo, que no disimuló su interés en la perspectiva trasera. Lo que hace el fútbol, uno de mis cuñados, madridista acérrimo, con su puntillo violento, sintió con orgullo que el guardameta del España-Malta le diera semejante repaso a su hermana.

    Conste que lo entiendo porque cuando veo fotos de mi mujer de aquel tiempo, veo que la realidad supera si no la ficción, sí el recuerdo. Pero, claro, además de su marido, soy del Atleti y esa anécdota me añade otro puntillo antimadridista, como unos celos retrospectivos, no exentos del regodeo del “se mira, pero no se toca”. Como la Copa del Rey de aquel mismo año, ahora que caigo. Dos golitos, como dos soles, de Futre y Schuster que se llevó el babosete, y yo viéndolo detrás de su portetía, en territorio enemigo.

    Vamos a disfrutarlo
    https://www.youtube.com/watch?v=oKoSnVWljX4

    Lo de Montoro ya para el otoño, si eso. ¡Qué barbaridad! ¿Siguen funcionando los termómetros en el infierno? De todos modos, y sin darle la razón al primo de Rajoy, me pregunto si tanto “récord térmico” reciente se mantendría con una estadística más amplia.

    Bien traído lo de las unidades externas del a/a, los famosos splits. Me recuerda a barrer echando la basurilla doméstica a la calle. Cada cual encerrado en su guarida, a lo suyo, y al bien común que le den. Calor y ruido por todas partes y, entre todos, poniendo nuestro granito de arena para hacer más insufrible la “civitas”. Más por encima de 40 los principios ceden y uno se comporta con el egoísmo que, más o menos, santificaban los filósofos utilitaristas y, aún más, el capitalismo nuestro año y señor, que bebió de sus fuentes.

    Hablando de fuentes, si las hay en Montoro, darían ganas de sumergirse en ellas.

    P.D. Mis deseos imposibles de haber conocido a la abuela Lali no se extienden a sus tortillas y algunos otros guisos, cuya sola descripción, por muy cariñosa que sea, hace recelar a cualquier paladar medianamente educado. Nadie es perfecto. Ni la historia que me han contado porque veo que Miguel Muñoz murió en 1990, en la clínica La Luz. Yo estaba en la idea de que todo pasó en el Clínico o la Jiménez Díaz y en el 92. Hoy la vamos a tener en el desayuno. A no ser que me confunda yo de fechas o el paciente futbolero fuese otro…

    Internet tiene estas cosas. Que no pase Vd. mucho calor. Elija calles con pocos aparatos de a/a. y por la sombra, claro.

      Citar  Responder

  144. Observo que no llama la atención lo de los 25 kilómetros por hora. A mí me parece de un optimismo impropio del Personaje.

      Citar  Responder

  145. ODA A LA BICICLETA, DE PABLO NERUDA

    Iba
    por el camino
    crepitante:
    el sol se desgranaba
    como maíz ardiendo
    y era
    la tierra
    calurosa
    un infinito círculo
    con cielo arriba
    azul, deshabitado.

    Pasaron
    junto a mí
    las bicicletas,
    los únicos
    insectos
    de aquel
    minuto
    seco del verano,
    sigilosas,
    veloces,
    transparentes:
    me parecieron
    sólo
    movimientos del aire.

    Obreros y muchachas
    a las fábricas
    iban
    entregando
    los ojos
    al verano,
    las cabezas al cielo,
    sentados
    en los
    élitros
    de las vertiginosas
    bicicletas
    que silbaban
    cruzando
    puentes, rosales, zarza
    y mediodía.

    Pensé en la tarde cuando los muchachos
    se laven,
    canten, coman, levanten
    una copa
    de vino
    en honor
    del amor
    y de la vida,
    y a la puerta
    esperando
    la bicicleta
    inmóvil
    porque
    sólo
    de movimiento fue su alma
    y allí caída
    no es
    insecto transparente
    que recorre
    el verano,
    sino
    esqueleto
    frío
    que sólo
    recupera
    un cuerpo errante
    con la urgencia
    y la luz,
    es decir,
    con
    la
    resurrección
    de cada día.

      Citar  Responder

  146. Me ha echado ajora la bronca una amiga porque no le he avisado de que he llegado bien a casa por whatsap como habíamos quedado (bueno, ella me lo pide, porque a mí ni se me pasan por la cabeza estas cosas)

    -Que no me has avisaoooo
    -Se me ha olvidado, perdona!
    -Estás despierta todavía?
    -Sí, estaba leyendo el periódico ahora como una pava. Mira:

    Y le he mandado el link del artículo de Elvira.

    https://cultura.elpais.com/cultura/2017/07/14/actualidad/1500049425_989904.html

    Está justo aún en una fiesta de despedida. Como dijo una vez M., no para de irse gente y se pasa mal cada vez que un amigo se va, pero peor sería dejar de sentirlo y volverse insensible. “Eso sí que no quisiera”, me dijo mirándome seriamente. Y es verdad. Eso sí que no sería aguantable.

      Citar  Responder

  147. Comentario
    Maties,

    Pues no sé como será NY, pero en Sevilla ya me han robado dos.

    La primera me dio un coraje que tardé tiempo en recuperarme. Le tenía un cariño especial.

    Por eso he entendido la alegría del anfitrión al encontrarla cada vez que acude a algún evento.

    Pero no, la culpa de que este país sea un desastre no es de los ladrones de bicicletas (Sica) ni de los robagallinas.

      Citar  Responder

  148. Comentario
    Diego Ariza,

    Lo he intentado, de verdad, me he sujetado las manos que se me iban al teclado como fieras, pero ha sido imposible: pareces Jaime Peñafiel.

    Perdón.

      Citar  Responder

  149. Sap,

    Yo creo que se despiden definitivamente del apartamento que tenían alquilado (supongo que no en propiedad conociendo los precios de Manhattan) en el Upper West Side desde hace años. Seguro que volverá pero no es lo mismo estar una temporada en un hotel o en otro apartamento en los que no te sientes en tu casa, que no es el lugar en donde has vivido varios años con tus cosas.

    Viendo los enseres en la acera, ¿se habrá acordado Muñoz Molina de que Bill Evans tuvo en su día los suyos exactamente en el mismo lugar?

      Citar  Responder

  150. .
    No entiendo bien esta radical despedida de nuestro ammfitrión de una ciudad que ama y donde tan a gusto se siente porque no sé qué le impide radicarse en ella, o al menos, volver a habitarla haciendo vida de jubilado con o sin bicicleta. O tal vez sea esa la causa ahora que lo pienso, que la vida de un jubilata en Niuyol debe ser bastante inclemente, que no es ciudad para mayores.

    :-…

    David CG,
    .
    En el medio urbano el calor se multiplica por culpa de los cada vez más potentes sistemas de refrigeración que hacen de las calles y los subterráneos verdaderas entradas a los reinos de Belcebú. El pasado miércoles a las 21:30 de la noche, las calles del barrio aún permanecían desiertas.

    Pero no hay que quejarse. Peor estuvieron en Montoro (Córdoba), pintoresca localidad donde ayer se alcanzó la temperatura más alta jamás registrada en España: 47,3º

    Y hablando de barrio… Había en mi barrio una muchacha de pequeña estatura, la Pepi, muy ordinaria y algo soez, de lenguaje chabacano, que quedó embarazada de mi amigo Roberto Bisagra precisamente un día como hoy, 14 de julio. Tal episodio fue luego recordado en el vecindario como “la toma de la bastilla”.

    Era malo e innecesario. Pero irresistible. Es viernes.

    :-…

    (Impresionantes las imágenes del encierro de hoy, el de los Miura).

      Citar  Responder

  151. “Yo salgo a la calle con mi bici y me lanzo a Central Park o a la orilla del Hudson y soy instantáneamente feliz. […] No sé cuántos kms habré hecho con ella en los cinco años que hace que la tengo. No me ha fallado nunca. La dejo atada cuando voy a algún sitio y cuando salgo y la veo me pongo contento.”

    Qué bello.

    Y cuánta sabiduría hay detrás de frases como ésas.

    Si yo fuera ensayista, escribiría un “AMM o la mística de lo cotidiano”. O si fuera editor, publicaría una antología de textos suyos sobre ese tema.

      Citar  Responder

  152. ¿Es segura una gran urbe como Nueva York frente a los ladrones o vandalizadores de bicicletas particulares? La música del abruzzino Alessandro Cicognini para ‘Ladri di biciclette’, 1949, clásico de De Sica, y compendio del film:

    https://www.youtube.com/watch?v=jlhZbZy-jq0

      Citar  Responder

  153. Pues nada Antonio. Todo tiene un final y cada final un principio. Viví, me acuerdo, del momento en que inauguraste la bici. Aquella foto. Ahora bien. Madrid todavía no ea ciudad de bicicletas. Tengo un amigo que lleva sobreviviendo muchos aňos. Pero es como jugársela. Ojalá Espaňa se europeice pronto.

    Suerte en la nueva etapa.

      Citar  Responder

  154. Por los comentarios que he leído entiendo que se viene para Madrid. Pues yo, egoístamente, me alegro de su vuelta por estas tierras. Al cabo de los años, regresa el exiliado de “La noche de los tiempos”.

    Y un consejo, que espere a septiembre, por San Miguel, a ver si escampa el temporal.

      Citar  Responder

  155. “…volvamos al río Hudson. A medida que el Lakeshore Limited (un tren) se dirige hacia el norte a lo largo de la costa oriental del Hudson, podemos maravillarnos ante el magnífico panorama. Aunque no es un río largo, gran parte del Hudson es mucho más ancho que el Misisipi. Y a diferencia del Misisipi en su escenario principalmente de tierras llanas, el Hudson corta un paisaje montañoso magnífico que podemos ver detrás de los edificios imponentes, parecidos a castillos, de la Academia Militar de los Estados Unidos de West Point. A lo largo de la Costa Este de los Estados Unidos, el Hudson es único: ningún otro río es tan ancho, tan profundo y tan navegable aguas arriba. ¿Por qué es así?
    El secreto del Hudson es que no es únicamente un valle fluvial. Es un valle fluvial que fue excavado (ahondado y ampliado) por una lengua del gran casquete de hielo canadiense durante la última gran glaciación, y después inundado cuando el nivel del mar subió debido a la fusión de los grandes casquetes de hielo continentales. Esto ocurrió hace unos 12.000 años. En realidad, el Hudson es el único río importante del este de los Estados Unidos que se extendía lo bastante hacia el norte para experimentar excavación glaciar. Como resultado, es navegable hasta Albany. Y no sólo eso: es mareal, de manera que, en la época anterior a los buques de vapor, la marea entrante ayudaba a conducir a los barcos hacia el norte, contra el flujo del río, y la marea saliente aceleraba su transcurso río abajo. Considerado en su conjunto, ¡el Hudson es un río ideal! No es extraño que los ingleses pretendieran convertirlo en la clave de su estrategia para derrotar la revuelta de las colonias americanas. Y este es solo el principio de la importancia del Hudson en la historia americana.”
    Walter Álvarez. “El viaje más improbable”

    Me pregunto si en la ría de Bilbao los barcos también aprovechaban la fuerza de las mareas para entrar y salir de la ciudad. Supongo que sí.

    Que todo sea finito hace el mundo aún más bello, pero cómo cuesta asimilarlo.

      Citar  Responder

  156. Al parecer Antonio cuenta lo de Nueva York y su bici como una despedida. Siempre se puede revertir: volver a Nueva York o adquirir otra bici. Lo malo es cuando las despedidas son para siempre. Mi padre, que acaba de cumplir los 83 años, me dijo hace poco: “Cuando quieras te llevas la bicicleta, no la voy a coger más”. Se había pegado ya unos cuantos sustos, alguna caída, y ya le había cogido miedo. Problemas de artritis. La vejez avanzando inexorable. Ahora la tengo abajo y la he instalado en un rodillo para entrenar en invierno. Una Vitus de aluminio de principio de los noventa, de cuando Induráin ganaba en todas las carreras de Europa. Ahora mi padre se limita a caminar, que no es poco. Yo, harto de lesiones, me limito a practicar el ciclismo, correr y caminar, descartando los deportes que he practicado toda mi vida.

      Citar  Responder

  157. ” … se revela también maestro aquí, en sus personajes, que una vez presentados se mantienen en pie, …

    “[…] Hablaba todo seguido, sin aguardar respuesta.
    Al cañonazo siguió, tras un largo intervalo, una descarga de mosquetería.
    Transcurrió un período de silencio. A menos de un cuarto de milla delante de nosotros vi […]”

    Robert Louis Stevenson
    “La isla del tesoro”
    Traducción de Nicanor A.
    Biblioteca Básica Salvat (1970)

    … todo a lo largo … ”

    Jesús Fernández Santos
    Prólogo para la obra de RLS

    ¡Estos guiris!

    ._.

    *

    ” … fanfare (‘fan-fair’) … n. a short showy or
    ceremonious sounding of trumpets … ”

    Oxford American Dictionary
    OUP (1980)

    *

    ._.

      Citar  Responder

  158. @David CG:

    “[…] No es casual, las programo con mimo y tampoco pienso recurrir al psicoanálisis para que me lo explique […]”

    Carlos Boyero
    “¿Para qué sirve el cine?”
    ‘La película de la semana | ‘Su mejor
    historia’ de Lone Scherfig
    En El País de hoy viernes

    Debilidades

    ._.

    *

      Citar  Responder

  159. Sap, el que te tienes que apuntar eres tú, que todo lo que te he visto es absolutamente genial. Y no lo digo por peloteo, eres un crack :)))

      Citar  Responder

  160. Sap,

    En la Feria del Libro de Madrid de este año, justo detrás de la caseta de la ¿librería Rafael Alberti?, donde firmaba AMM había una bicicleta, bien amarrada a la verja de forja que protege el jardincillo contiguo. En el aburrimiento de la espera la fotografié, por si acaso, aunque me pareció en exceso deportiva y el voluminoso candado de mucha desconfianza. Le pregunté al escritor y amo de este invento que aquí, queridos hermanos, nos congrega y mi foto dejó de tener valor.

    Como ya conté hace poco, el martes murió atropellado un ciclista en madrid, en el cruce de la calle Alcalá con Marqués de Cubas, a pocos metros del Círculo de Bellas Artes (cuya azotea recomiendo visitar a propios y extraños) y de la librería Anonio Machado, con la que me suena que AMM también tiene alguna relación especial, como con Pasajes, otra de mis favoritas, situada en la pepera Génova, junto a la glorieta de Alonso Martínez .

    Las glorietas parecen pedir el nombre de una pequeña gloria, esto es, con entrada en las enciclopedias y fama entre eruditos y diletantes de lo que fuere, pero ignorados por el común con el paso del tiempo, en especial, el muy televisivo.

    A la bici y su usuario (era de las que alquila el Ayuntamiento) se los llevó por delante un camión que hacía el giro antes señalado. Puede que fuese descuidado e imprudente, pero como conductor, más o menos frecuente, por los madriles, he de señalar que los giros se han vuelto muy difíciles. Hay que observar el carril bici que discurre en paralelo y de inmediato el carril bus taxi, mientras te acosan por detrás o te pueden dar un golpe, si el siguiente coche va muy deprisa o se despista su conductor.

    Desde aquí pido máxima prudencia a AMM en sus paseos por Madrid a dos ruedas. Que lleve casco. Y a los conductores que, por descuido o raros gustos lean este comentario, que extremen su atención y cuidado del ciclista, también del urbano. Que piensen en quienes esperan a los ciclistas, e incluso a sus nuevos libros en algún caso.

    El metro es más feo, pero el autobús permite vistas y se oyen muchas conversaciones, se ponga o no la oreja, posible fuente de inspiración de “blogentradas” and beyond.

    Por Sevilla “derretíos”, ¿no?

      Citar  Responder

  161. .
    Leyendo esta entrada que llega como agua de mayo, pensaba decir que las palabras cariñosas que dedica Ammtonio a su bicicleta hacen comprensible que el común de los velocipedistas llame a su aparato “burra”, y aunque nuestro ammfitrión compara la suya con una gacela, más parecieran sus frases un capitulillo del burro, que no burra, Platero.

    Lo cierto es que algo de eso dije también en la entrada que enlaza
    Diego Ariza, por lo que ahora no hago sino repetirme. Por cierto, que amena entrada aquella y que ambiente tan jovial el que creearon los entonces copiosos coblogueros con sus comentarios.

    :-)

    La Serapia,
    .
    Wow! Qué maravilla. A eso te tienes que apuntar, Serapia.

    :-)

      Citar  Responder

  162. Fe de erratas

    “El turista soporta unos sacrificios que, si se los pidieran por motivos laborales, los consideraría abuso intolerable y hasta esclavismo”.

    (Por si alguien lo lee y no dejar mal a mi padre, lector de Stefan Zweig, Knut Hamdsun y Lewis Sinclair, entre otros, y que no se merece que sus palabras sean convertidas en un balbuceo apenas inteligible, y desde la ultratumba carece de posibilidad de enmendarme.

    Una espinita clavada tengo y es que, entre que la parca le hizo la visita por sorpresa y que él estaba ya más en relecturas, no le diera tiempo de seguir mi consejo de leer a AMM.

    Eso sí, sus últimas horas conscientes seguro que incluyeron algunos fragmentos de su querida “Historia de San Michele” de Axel Munthe. A mí nunca me pareció tan buena, aunque no exenta de valores. Nos pidió que se la lleváramos al hospital. Puede que alguna forma de intuición, le llevara a volver a leer, por última vez, su libro favorito. O que era lo que más le entretenía en el hospital.

    Pronto hará cuatro años. ¡Cómo pasa el tiempo! Y cura, es cierto.

      Citar  Responder

  163. Querido AMM, una sugerencia:

    Pensaba en esa bici y en cuánta literatura habrá generado en sus recorridos neoyorquinos, aunque sea más la debida a la caminata, subespecie sosegada y observadora.

    ¿No podrías ir guardando objetos para futuros estudioso y devotos de tu obra? A malas, una subasta, con fines benéficos -igual para esos artistas a los que tanto les cuesta abrirse camino en Nueva York. Aunque los portes sean costosos seguro que hay postores en España. Igual también sin salir de NY.

    Reconozco que puede producir reparos, y hasta esclerosis, la idea del coleccionismo para una posteridad de escritor afamado, pero se lo pondrá más fácil a quienes seguro tomarán algún día, que todos deseamos lo más lejano posible, dicha iniciativa. Además, al no tener coche no puedes participar en una “car boot sale” como esta.
    https://ibb.co/jOwSHv

    Igual hay una vida futura para tu bicicleta neoyorquina en el ámbito de alquiler para turistas españoles con alguna querencia literaria, como la joya de la corona de un establecimiento de alquiler de bicis, con un cupón descuento para comprar un ejemplar de “Ventanas de Manhattan”. :))

    MdlMar,

    ¡Nada escapa a tu escrutinio o localización! Ni los prólogos a obras ajenas.

    “Y las condiciones durísimas. Pero en nombre del espejismo, el artista está dispuesto a aceptar condiciones de vida y de trabajo que le parecerían insufribles en su país de origen.”

    Me recuerda a una “pildorita” de sabiduría de mi padre. “El turista soporta unos sacrificios que si se los pidieran por razones de trabajo montaría los consideraría abuso y intolerable y hasta esclavismo”. Otra, así a bote pronto, es que “sólo la limpieza hecha con amor es profunda”. Obsérvese cómo se limpian oficinas y similares…

    P.D. Un alivio la entrada nueva y el cese de los endogámicos enredos, dimes y diretes. El me gusta/no me gusta, a lo tertuliano, el club de debate. En lo que llega el alivio es en las temperaturas peninsulares. Esto ya parece un ascensor… Sorry!

      Citar  Responder

  164. Los containers de puerto a puerto.

      Citar  Responder

  165. ” […] Una variante ilustrada del turista y el emigrante es el interesado en las artes: el que llega a Nueva York porque le han dicho que es allí donde hay que estar, el artista plástico, el actor, el músico, el escritor. Es verdad que en Nueva York piede disfrutarse en grado máximo de lo mejor en casi todas las artes. También que es dificilísimo abrirse paso en cualquiera de ellas: es mucha la competencia …

    “[…] -¿Es para ti todo eso? -dijo el pasante.
    -Pues claro.
    -Pero ¿qué idea te ha dado?
    Y se inclinó sobre la mesa, en la que el pasante de matemáticas hojeaba un tomo de Louis Blanc, que él mismo había llevado y leía en voz baja pasajes […]”

    Gustave Flaubert
    “L’éducation sentimentale” (1869)
    Traducción de H. Giner de los Ríos
    Debols!llo – Random House M., 2011

    … y las condiciones durísimas. Pero en nombre del espejismo, el artista está dispuesto a aceptar condiciones de vida y de trabajo que le parecerían insufribles en su país de origen. Alguno llega a algo, con mucho esfuerzo y mucha suerte, al cabo de mucho tiempo. La mayor parte se queda en nada. Pero unos y otros gastan voluntariosamente las mejores energías de su juventud en trabajos con frecuencia agotadores y siempre mal retribuidos y sin seguro médico, y pagan alquileres exorbitantes para compartir viviendas en mal estado cuyos dueños no gastan nada en acondicionarlos. Jóvenes latinoamericanos o españoles de clase media, con aspiraciones literarias o artísticas, se someten a sí mismos a penalidades hasta entonces inconcebibles para ellos, en nombre del espejismo de Nueva York. […]”

    AMM
    ‘El espejismo y su reverso’
    Prólogo para
    “Tales of Two Cities
    (NY: Historia de dos ciudades)”
    Traducción de Magdalena Palmer
    Nórdica Libros (2015)

    Beau geste,
    habitat.
    La mudanza es ¿atrevida?

    ._.

    *

      Citar  Responder

  166. ¿ La máquina del viento? No la regalaba yo,ni loco.

    Para recordar aquello de…

    Pobre bicicleta mía, entre peñascos rota,
    …….

    Mejor aquel poemita de Sap.

    La bicicleta está triste
    Que tendrá la bicicleta
    …………..

    Feliz vacaciones. Ciao.

      Citar  Responder

  167. Gracias Antonio, por todo lo que has compartido con nosotros de esa estancia tuya de tantos años en NY. Despedirse es difícil, hasta puede doler, pero puedes estar satisfecho de todo tu esfuerzo y trabajo desarrolado en esa ciudad. Estoy convencida que con el tiempo se hablará de esta etapa que ahora cierras como una etapa brillante tomando en consideración la totalidad de tu obra.
    Elvira y tú formáis un gran equipo. Ya lo dijo ella hace unos días.
    Nunca visitaré NY, pero cuando quiera pasear por esa ciudad lo haré caminando a tu lado y escuchando cómo describes todo lo que has visto, lo que has vivido, lo que has fabulado. Esa es la grandeza de tu oficio.
    Os deseo a Elvira y a ti todo lo mejor en vuestra nueva andadura.
    Gracias

      Citar  Responder

  168. Despedirse de una ciudad y despedirse de las cosas con las que uno la vivió. Tiene que ser duro… pero seguro que el hecho de regalar esas cosas a quienes se sabe que las cuidarán y valorarán como uno habde hacerlo más llevadero.
    Ya echamos de menos esa NY.

    PD.
    Aprovechando la mudanza voy a ser un poco cotilla, y disculpad por eso, pero me gustaría preguntarle a nuestro anfitrión de quién es el cuadro de tema africano que hace tiempo vi en una de las fotos del Instagram de Elvira. Me gustó muchísimo.

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *