Devoralibros

Posted By on Jun 18, 2017 | 277 comments


Llega un momento en que el calor tiene un efecto gravitatorio. Parece que vives en un planeta más grande que la Tierra, en el que la fuerza de la gravedad añadiera a los pasos una lentitud de suelas de plomo.

Vivo junto a un ventilador razonablemente silencioso. Me tumbo a leer y se me van las horas, no sin el remordimiento de la inmovilidad y la vagancia. No siempre la lectura vence al sopor. Mi hijo mayor, cuando era niño, le decía a la gente que su padre era un león, porque nunca paraba de leer. El calor me vuelve león perezoso, somnoliento a ratos, devoralibros a la sombra, en la brisa modesta del ventilador.

En dos días me leo dos libros. No son largos, pero sí sustanciosos, muy bien escritos, nutritivos de información y pormenores de vidas. Leo “Españoles en París”, de Fernando Castillo. Leo también, alternándolo, “La Revolución rusa: Historia y memoria”, de José María Faraldo. Fernando Castillo vuelve al París de la Ocupación con la fatalidad del escritor que está siempre regresando al núcleo central de su mundo imaginativo. En otros libros suyos ya ha escrito con mucho detalle, con una poderosa intuición para la atmósfera del tiempo, sobre esos personajes desamparados o extraños o siniestros o erráticos que se cruzaban por París en los años del miedo y la vergüenza. Ahora añade personajes a su repertorio, vidas contadas en cuatro o cinco líneas que podrían dar para biografías, para novelas enteras: los españoles exiliados, los escondidos, los amenazados, los pícaros, los sinvergüenzas, los lunáticos, los delatores, los verdugos.

José María Faraldo logra, en poco más de 200 páginas, dos cosas que parecen incompatibles: la síntesis histórica y la riqueza de las fuentes primarias; la visión del conjunto y la atención a las peripecias vitales de la gente común, a las voces de testigos casuales, de víctimas, de conspiradores, de transeúntes. es como si usara al mismo tiempo el telescopio y el microscopio: en la gran panorámica de aquellos hechos la lente se acerca para revelarnos las vidas y los rostros de algunas de esas figuras que son abstractas en los cuadros, figurantes o extras en el melodrama de la Historia.

Siendo dos libros tan distintos, el de Fernando Castillo y el de José M. Faraldo tienen en común la melancolía de las vidas individuales arrastradas o aniquiladas por los cataclismos de la sinrazón, de la guerra, del fanatismo político. Voy del uno al otro, limitando al máximo los movimientos, al fresco del ventilador, de Petrogrado a París, de la Cheka a la Gestapo, con el placer inmediato y primitivo de aprender historias, con la satisfacción intelectual de comprender algo mejor lo muy difícil.

277 Comments

  1. Bueno, como el comentario anterior sí que se ha publicado, he revisado lo que hacía, y resulta que era un fallo mío, producto, sin duda, del poco cuidado. Perdón por mis infundadas quejas.

      Citar  Responder

  2. Escribiré aquí, en este post antiguo, ya que de todos modos mis comentarios últimamente aparecen como awaiting moderation, y nadie los lee. Me parece bien, ya que yo mismo, si fuese otro (lo que no es descartable) tampoco los leería.

    Estaba pensando…, estaba pensando que estoy más cerca de Salomón que de Adzak cuando se trata de dar el niño a una madre o a otra; el primero atiende a la sangre, el segundo al amor; el primero a la inteligencia intuitiva, emocional, el segundo a la sentimental, que es siempre posterior y, por tanto, vicaria de la primera; el primero a la costumbre, el segundo a la razón. El camino que va de los tiempos antiguos a los actuales es que el que va directamente de Salomón a Adzak. La sabiduría de Salomón está a favor de la tribu, la de Adzak es más individualista.

    Me parece a mi que Brecht no eligió bien el asunto; supongo que quería hacer una parábola sobre la maldad capitalista, que pone por encima del esfuerzo proletario los derechos espurios del capital; la buena criada frente a la malvada aristócrata. Pero no se percata de que quien defiende, en última instancia, el interés general (o sea, el acervo cultural común) es Natella, y quien se transforma en individualista egocéntrica (por mucho que lo disfrace de amor desinteresado) es Grushe, la criada. Esta confusión brechtiana es común a buena parte de su obra: queriendo defender una postura da argumentos a la postura contraria.

    Dicho esto, hay que reconocer que es difícil salir del círculo de tiza para quien tenga la desgracia de haber caído en él. Brecht estaba ahí, en el puro centro, y parece que la tiza le enturbiaba la visión.

      Citar  Responder

  3. strong>Maties,

    Espero que sea verdad y que no lo hayas dicho por fastidiarme lo de que estoy solo en esa postura, que suena algo petulante. ; – )

    Salvando eso, qué alegría coincidir al fin y por entero con otra persona en esta cuestión.

      Citar  Responder

  4. MJGE,

    Muchas gracias por el enlace. En este caso, al menos, el Juez, su Señoría Ilma. X Morales, era un vago redomado. Ya le había pasado en otros destinos y pretextó razones peregrinas, puras excusas para su dejación. Lo de Morales no era un problema de dudas morales, sino de falta de sentido del deber. Poca moral tenía Morales.

    Aparte, la jurisdicción social no es, precisamente, la que más problemas de ética puede plantear, aunque en todas las jurisdicciones haya casos que planteen algún dilema moral.

    En este caso, el autor de la narración tendrá que tirar de imaginación. Es una realidad bastante prosaica. Creo que esta historia pide ser contada desde el punto de vista de los justiciables que ven pasar el tiempo sin su sentencia. Se menciona incluso la posibilidad de tener que repetir los juicios… Un calvario.

      Citar  Responder

  5. Angela, hay veces que se lee algo que impresiona tanto y no se puede decir nada. Me ha pasado al leerte. Te lo digo ahora, la primera vez que te leí no pude escribir nada.

      Citar  Responder

  6. paco,

    Si ‘heterónimo’ es en literatura el nombre falso adoptado por un autor para atribuirle una parte de su producción, creo que ese es el caso de Sisa, si bien es cierto que al mantener presencia física y voz (pero no siempre estilo musical) el fake nominal no colaba. Tres fueron, por lo que sé, sus heterónimos: Ricardo Solfa (bolerista), el profesor Armando Llamado (compositor) y El Viajante (que empleó para poder utilizar un repertorio más amplio y variado).

      Citar  Responder

  7. Sap,

    No conocía esta canción de Carlos Cano en homenaje a Sisa. Buena comparación con el ínclito Joan Brossa, en el que un día pude comprobar coincidían persona y personaje. De la canción seminal (¿se dice así?) de Sisa hay un vídeo tan precioso como la propia canción. “Qualsevol nit pot sortir el sol”, desfile de personajes populares que relaciono con la famosa portada del Sgt. Pepper:

    https://www.youtube.com/watch?v=pdlvAvC4Tw4

      Citar  Responder

  8. Sap, y también habrá alguien a quien le digan: “Anda, cállate ya y vete un rato al blog de Muñoz Molina, que quiero ver la película”.

      Citar  Responder

  9. MJGE,

    Así, sin más datos que tu comentario e ignorando esa noticia (¡qué pena habérmela perdido!), cabe que fuera una persona de esa guisa, muy escrupulosa o remilgada, con un alto sentido de la responsabilidad de sus decisiones, presa fácil de la duda o la indecisión ética. O que fuese un vago redomado.

    En efecto, daría para una buena narración, más en el primer caso, aunque la vagancia también merece literatura.

      Citar  Responder

  10. Hermi,

    El olivar y la recogida de la aceituna marcan. AMM tiene páginas memorables sobre esas experiencias, algo en carne propia y más en la ajena.

    A mí también me gustó mucho “el viento de la luna”. Se lo recomendé a una hermana mía y aún sigo sin entender su crítica: “demasiado racional”, cuando es un libro cargado de pasión, la cual incluye el conocimiento (del espacio y lo espacial, entre otros). Pero, bueno, ella es muy así, de llevar la contraria y tampoco es un prodigio de acierto al expresarse.

    Como lector, al menos, sé que va a haber una barrera entre mis gustos y los de aquellos que me confiesan que jamás han disfrutado de la poesía. Me cuesta tanto como imaginarme disfrutando de que me peguen y hay a quien le pasa…

    AMM escribió un artículo de prensa precioso, todo belleza y sentimiento, en defensa del cultivo del olivo cuando la UE le puso la proa. Casi seguro que en El País.

    He visto poco Jaén y ese paisaje sigue dejándome boquiabierto. Y eso que uno viene de cruzar Despeñaperros, un paraje tan rotundo como su nombre. Giro la vista a mi izquierda y veo un olivo junto a mi terraza. Me fascinan los nudos de sus troncos y los matices de color de sus diminutas hojas. Aparte, su fruto… Las aceitunas, en toda su variedad, me parecen una maravilla para el paladar, no suficientemente apreciada aquí, en España, por su abundancia. Pasa como con el buen pan. Si costara veinte veces más sería considerado un manjar. En cuanto al aceite de oliva. No hay nada que se le compare para aliñar, ni para freír.

    ¡Benditos sean, pues, los olivos, los olivares y los sufridos olivareros, que además, han inspirado grandes textos!

      Citar  Responder

  11. Hermi,

    Hace ya unos años leí la noticia de un juez al que habían inhabilitado porque había acumulado una ingente cantidad de casos sin dictar sentencia. Yo me lo imaginaba, tal como dices, superado por intensos conflictos éticos y morales que lo paralizaban y le impedían tomar esas decisiones. Me parecía que en esa noticia había una buena historia para llevar a la literatura, pero aunque estuve pendiente un tiempo ni siquiera un columnista le dedicó su columna al caso.

      Citar  Responder

  12. Hermi,

    No entiendo muy bien tu comentario, pero intentaré contestarte.

    Claro que hay formas diferentes de ver el mundo, de eso estamos hablando desde el principio. Hay casi tantas como personas, o más, si tenemos en cuenta que a menudo hablamos de la feria según nos va en ella, quiero decir, con el talante, disposición o humor del momento.

    El debate sobre la subrogación o maternidad subrogada consiste, en esencia, en cuál de las dos posturas (la de permitirla o no permitirla) debe prevalecer en las leyes y, más concretamente, en las españolas. Si hay o no razones éticas para favorecerla o prohibirla.

    Mis argumentos en contra de ella, coincidentes con los de algunas otras personas que han opinado en este blog, ya están expuestos. De contrario sólo he leído el “a mí no me parece mal” y que hay consentimiento.

    En cuanto a si el mundo está mejor o peor que antes, es cuestión demasiado vaga. Mejor en muchas cosas, peor en algunas otras. ¿Antes, cuánto antes? ¿Diez años, diez siglos? ¿Y dónde o para quién? ¿Donde vive Pinker, donde vivo yo? ¿Para Pinker que se dedica a lo que le gusta y gana mucho dinero, para su asistenta o para el “janitor” que limpia el WC donde sus sabias nalgas se asientan?

    Interpreto esa parte de tu comentario como una crítica a tanta queja y añoranza del idílico pasado y, si se trata de eso, coincido, a grandes rasgos. Pero el opuesto, la animosa creencia en un progreso universal, indiscutible, sin excepciones, me parece otro caso de visión sesgada y sin fundamento.

    Yendo más lejos se puede interpretar, tal vez, como una legitimación de la manga ancha, del dejemos que cuanto es posible sea. O incluso algo así como “las mejores mentes, también en materia moral, vamos por delante de la masa, gente más torpe aferrada al pasado, el cual encima idealizan en su ignorancia”.

    Abundan las pruebas de que lo fáctico, los actos o comportamientos que acaban extendiéndose y repitiéndose y, por tanto, son percibidos como “normales” influyen en las concepciones u opiniones éticas, en los valores. Pero no todo aquello a lo que nos acostumbramos es positivo.

    Puede haber dejación, rendición, aceptación de comportamientos, pérdida de la capacidad de reacción, un dejar de indignarse o hasta de enfadarse siquiera, un sucumbir ante lo inevitable, pues vivir en lucha contra algo, lo que sea, es muy cansado. Y más aún desgasta el vivir realizando un contraste interno diario entre lo que es y lo que debería ser. Pienso, por ejemplo, en países y sociedades donde la violencia, la corrupción o la pobreza están muy asentadas. Y es un hecho, probado por la historia y la psicología, como hay muchísimas víctimas de secuestros, cautiverios infrahumanos, internos de campos de concentración, llegan a aceptar como normales las conductas de quienes les privan de la libertad, los someten y vejan. Así que la fuerza de la costumbre como criterio moral hay que tomarla con muchas cautelas, pues “uno se hace a todo”.

    No entro en otros temas porque no he entendido su relación con el caso, ni siquiera la ilación interna de tu comentario.

      Citar  Responder

  13. Maties,
    Sí, recuerdo alguna vez las veces que nuestro anfitrión ha mencionado el duro trabajo del campo en Jaén y en otras partes de Andalucía. Y si no recuerdo mal, en El Viento de la Luna también cuenta algunas cosas de esas. (Qué buen libro).

      Citar  Responder

  14. Sap,

    No sabes cuánto te entiendo…

    Creo que ya desde el parvulario pintar se me daba peor que mal. Me recuerdo pidiéndole a la profesora si no le valía con que le definiera y describiera el ser vivo cosa o paisaje.

    El bricolaje… Ya lo de IKEA me viene grande. Una silla de oficina o despacho me llevó un par de horitas, si bien lo acabé sintiendo como una superación personal.

    Un ex-cuñado, evidentemente situado en las antípodas en este terreno, se hizo prácticamente él solo un chalet. Aquel día estaba terminando un baño bajo el hueco de la escalera. Se ausentó de la larga sobremesa- los del bricolaje son gente voluntariosa- para algunos remates y mi hermana me exhortó a que le echase una mano (“E. apreciaba mucho esos detalles”). Aparte de sujetar, opinar y alabar sinceramente su destreza, mi labor se limitó a enroscar una especie de palometa de plástico que fijaba la tapa del WC. Me costó lo suyo enroscar, pero no dije nada. Finalmente, la palometa llegó al tope.

    Al cabo de unos años tuvieron que remover la tapa y E. quedó asombrado de que hubiese sido capaz de enroscar una palometa colocada del revés.

    Mi mujer, que tiene en buena estima la decoración del hogar, jamás osó pedirme que pinte. Y si lo hiciera, peroraría con vehemencia e “in extenso” sobre la paradoja, e injusticia, de que se le pida que pinte a quien nunca pinta nada en esta casa.

    Nota.- E. era incansable, un hiperactivo de tomo y lomo, entregado con riguroso método y gran energía a cualquier tarea. Nada de medias tintas, aunque escribiera con dos bolígrafos a la vez. Según se supo años después, en cuanto la construcción del chalet le dejó algún tiempo libre, E. inició una relación paralela con una compañera de trabajo. Finalmente, la casa -ya con la palometa de la tapa del WC en planta baja, bajo hueco escalera, bien colocada- fue vendida. Creo que hoy vive en un piso y de obra nueva, así que a E. me lo figuro montando y desmontando para llenar el vacío que le deja su jornada laboral continua.

      Citar  Responder

  15. David CG,

    Inconvenientes éticos dices. Pero es que el mundo está llenito de inconvenientes éticos. Un juez que tiene que enviar a un señor a la cárcel sabiendo que es único sostén de su familia tiene un inconveniente grave que afectará seguro a su conciencia y a su ética. O un juez que no envía a un banquero corrupto a la cárcel porque sufre presiones insoportables. Y así millones de ejemplos más. Y no digamos ya los inconvenientes estéticos. Y es que al igual que hay gustos diversos también hay, y debe haber, morales distintas. La clave está en el respeto.
    Hoy he tenido que leer panfletos incendiarios en contra de la fiesta del orgullo gay que se va a desarrollar en Madrid los próximos días. Son formas distintas de ver el mundo. Hay unas fronteras pero me temo que están en las leyes penales, en la constitución, etc. Que no me diga nadie, otra vez, el tema de la segregación racial o la esclavitud. Un claro ejemplo de que determinadas cosas están superadas o deberían estarlo.
    El mundo, y estoy de acuerdo con Pinker, va bien, mejor que nunca.

      Citar  Responder

  16. Sap,

    En este caso en concreto, el de limpiabotas, creo que nos metemos en terrenos de clara subjetividad. Habría que preguntarle al mismo. Una vez vi un reportaje, creo que era en Madrid, en el que entrevistaban a uno de los últimos limpiabotas que quedaban. Y se sentía orgulloso de serlo, y mostraba la habilidad para ejercerlo. Humillado es el que se siente humillado, pero me temo que no se puede señalar desde fuera.
    Un familiar muy cercano me contó que en cierta ocasión, siendo un joven aprendiz en un despacho de abogados, trajo a la oficina, procedente de algún ministerio, una serie de certificados y los había traído sin darse cuenta que el funcionario de turno había estampado el sello en un lugar equivocado. Cuando llegó a la oficina, su jefe, agarró el montón de documentación y la esturreó por toda la oficina. De nada sirvió que este familiar apelara al funcionario que era el que en realidad se equivocó. “¿¡¡¡y si te dan un burro también te lo traes?!!!” Cientos de papeles que tuvo que recoger uno por uno. Eso sí es una humillación.
    La humillación se puede encontrar en casi todas partes; incluso debajo de nuestras propias sábanas.

      Citar  Responder

  17. ” … ‘And why is this assault relevant?’ … ”

    “[…] ‘Because, Doyle, you cannot understand the ending until you know the beginning.’ Anson was now starting to enjoy himself. His blows were hitting home, one by one. ‘George Edalji has good reason to hate the district of Wyrley. On thought he did.’
    ‘So he took revenge by killing livestock? Where’s the connection?’ […]

    Julian Barnes
    ‘III. Ending with
    a Beginning’
    “Arthur & George” (2005)
    Jonathan Cape, London

    ” … hood (‘huud’) … n. … 4. the hinged metal cover an automobile engine … ”

    Oxford American Dictionary
    OUP (1980)

    ” … I see you are from the city … ”

    Bien señala un escritor inspirado:
    ‘el ansia os hará devoralibros’.
    Or something like that.

    ._.

    *

    ._.

    *

      Citar  Responder

  18. A gozar: en BBC Radio 6 se puede escuchar el concierto que Radiohead dio ayer como cabezas de cartel de Glastonbury, donde llevaban sin actuar desde el año 2011. Sorprendente.

    La calidad del audio es impresionante. De la banda no hay más que decir, solamente rendir pleitesía.

    http://www.bbc.co.uk/programmes/b08vkbfb

      Citar  Responder

  19. Pues hablando de “devoralibros”, tengo un librito,al que ya le he metido el diente y que miedo me da mirarlo porque como lo coja,puedo estar ausente todo el día y ser llamado al orden por las cuestiones estas que hablábamos ayer de los quehaceres de la casa.
    Permítanme recomendárselo.
    Curso de Taxidermia y otros papeles Corraleños, del insigne Don Francisco Manuel Espinosa Carrasco, “Sap”.Seleccion de cuentos y microrrelatos,que nuestro querido amigo publicó hace unos añitos y que son una delicia para el buen gusto.
    Prefiero guardarlos para una mañana playera y a ser posible, una de esas mañanas en las que pueda pasar en compañía de su autor,de la playa a un chiringuito cercano donde ponen un arroz del que ya hemos dado buena parte alguna vez algunos amiguitos de esta casa.
    Así pues échense a la calle,corran y si al cabo ven este libro, no lo duden, háganse de él…disfrutaran de lo lindo.
    Doscientas treinta y ocho páginas consumidas y gozadas en un periquete.

      Citar  Responder

  20. ” … tergiversaciones de lo que decía, …

    “[…] Lonzo Ball recala en Los Lakers, que lo eligieron en la segunda posición, en una de las primeras grandes decisiones de su presidente de operaciones, Magic Johnson. El ‘draft’ hizo realidad el deseo de Ball, el base de UCLA, de diecinueve años y 1,98 metros, y también de su controvertido padre, LaVar, que tanto le ha publicitado a él y a sus hermanos […]”

    Robert Álvarez
    “Butler y el ‘draft’ agitan
    a los Wolves y a los Sixers”
    -‘Deportes’-
    en El País de hoy sábado

    … defender su derecho a llevar la contraria, aunque estuviera él solo … ”

    AMM
    “La verdad a cualquier precio”
    en Babelia
    -‘Ida y vuelta’ de hoy sábado-

    Por San Juan, las hogueras verás.

    Muchas felicidades a toda persona que celebre tanto su onomástica como su calor.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  21. Ayer escribí algo, pero is awaiting moderation. ¡Pero es ridículo que a estas alturas yo me modere! ¡A otro perro con ese hueso!

      Citar  Responder

  22. Sap,

    Que me corrija el ilustrado Maties pero creo que Ricardo Solfa no era heterónimo de J.Sisa…tengo entendido que se limitó únicamente a cambiar de nombre, no cambió su manera de componer o de cantar, no publicó trabajo alguno con personalidad distinta..Segun me cuenta siguió haciendo idéntico trabajo.

      Citar  Responder

  23. Sap,

    Ya se ve que no se te da bien el bricolaje, porque si tanto echas de menos ese marcalibros, con esa misma foto que enlaza La Serapia y una impresora en color, podrías fabricarte una réplica.

      Citar  Responder

  24. La Serapia,
    .
    Anda, Serapia, este cuadro me trae tristes recuerdos. Era el representado en un marcapáginas muy bonito que me regaló en Alemania mi amigo Matthies. Lo usé durante muchos años hasta que por mi culpa, desapareció el libro donde por última vez cumplió con su función. Y hasta hoy. Qué coraje.

    :-/

    David CG,
    .
    De todas las actividades que puede realizar el ser humano es el bricolage la que me resulta más fastidiosa y dentro de ella, la pintura de paredes y techos. Tanto es así que si a un guepardo hambriento le muestras una gacela a 500 metros y a mí me enseñas un rulo de pintar, yo alcanzo antes a la gacela.

    O__o

      Citar  Responder

  25. Sap,

    Yo procuro evitar referirme en casa a mis actividades en este blog y, cuando cometo el error de hacerlo, recibo reacciones como la que expuse y, más o menos, como las que tú narras, sólo que dada mi nula competencia manual -salvo, por fortuna, en delicadas e íntimas tareas en las que, al parecer, no soy malo- no recibo peticiones concretas de arreglos o instalaciones, sino genéricas indicaciones de aprovechar mejor mi tiempo. Si es algo concreto, se trata de tareas muy subalternas y, por tanto, a mi alcance (recoger, limpiar, poner o vaciar el friegaplatos, sacar al perro de paseo u ordenar, de una vez o aunque sólo sea un poco, mis libros y papeles).

    La vida nos da lecciones. Estoy casi por no molestar nunca más al anfitriomm pidiéndole una dedicatoria de libros para mis hijos. Ni siquiera obtener el premio Príncipe de Asturias de las Letras parece suficiente para que se estime su firma y dedicatoria. Reaccionan igual que si hubiera cometido la extravagancia de pedirle la firma al portero de nuestra comunidad o al carnicero al que dentro de un rato le compraré unos bistecs (siempre me hizo mucha :)) este palabro, tal vez no aplicable a la carne cruda).

    Las lecciones… El carácter intransmisible de aficiones, afectos y devociones. No arrojar margaritas a los cerdos. No molestar en vano a la gente ocupada. Hagas lo que hagas en esta vida habrá muchos, la mayoría, que no lo valoren. Y el consuelo necio de ver que el desprecio, o falta de aprecio al menos, adolescente no es algo personal, ni limitado a los padres (aunque sea más agudo), sino una indiferencia generalizada hacia el mundo de los adultos.

    Ahí anda mi hija, leyendo a una tal… (voy a mirar mi cuenta de Amazon)… Paola Calasanz, alias Dulcinea, que se ha hecho un nombre con “experimentos sociales” (me limito a citar mi fuente) en forma de vídeos y que cuelga, ¡cómo no!, en Youtube. Me leyó un párrafo de “el día que sueñes con flores salvajes” y no oculté mi espanto. La novelista citaba una receta con una inquietante precisión de libro de cocina, un auténtico pegote narrativo. Espero no me le traiga dedicado algún día. :))

      Citar  Responder

  26. He ido a hacer la compra y al pasar por delante de una casa tenían puestas sobre el muro de su jardín dos cajas de cartón con libros y una nota “zu verschenken”, para regalar. Ya había seguido pedaleando sin pararme a husmear pero me he dado la vuelta. Un librote delante de todos tenía escrito en la portada: “Giorgio Bassani, Romans von Ferrara”.

      Citar  Responder

  27. Hermi,

    Espero que la mención del caso de ese amigo tuyo, tan cerrado y que se quedó sin argumentos, no sea una alusión indirecta a mi caso, ya que he expuesto unos cuantos. Por tu tono, no te veo parecido con ese amigo tuyo, pero sí que echo en falta que los partidarios de la gestación subrogada entrasen a rebatir algunos de los inconvenientes éticos que presenta esta forma de traer hijos al mundo. En particular, el hecho de que una madre establezca lazos con el hijo que engendra y que lo haga, en muchos casos, por una necesidad o provecho económico. Es una cesión de una facultad muy íntima, duradera, situada en las entrañas mismas del cuerpo, sin posibilidad de revocación -que yo sepa-. En fin, que, salvando el morir en beneficio de otro o la venta de órganos, no se me ocurre nada que pueda suponer un sometimiento o entrega mayor por el dichoso dinero.

    En cuanto al aborto, siempre me he sentido solo en mi postura.

    1.- Es un acto inmoral, acabar con la vida de un ser en formación (que no haya nacido aún no veo que afecte en nada al tema moral), salvo casos concretos: peligro para la vida de la madre (tal sacrificio no es exigible) o malformaciones muy severas (en principio, presunción de una vida durísima para el ser en formación y los que le rodearán).

    Que el embarazo sea producto de una violación… Comprensible que una mujer no quiera seguir adelante con una maternidad así, aunque poca culpa tiene el feto sobre su origen.

    2.- Las leyes deben permitirlo, como pasa con otras inmoralidades (por ejemplo, la prostitución).

    Aunque lo prohíban las leyes del lugar, los abortos provocados son un hecho universal y no se puede obligar a nadie a seguir adelante con un embarazo no deseado. La clandestinidad es peor, más peligrosa, especialmente para las mujeres más vulnerables, por nivel económico o de educación.

    A ver quién es “el guapo” capaz de sostener sin incurrir en fariseísmos o contradicciones que una menor de edad o una mujer sola y sin recursos para sacar adelante a un niño ha de ser obligada a tenerlo. Normalmente, esas mismas personas lo ven de modo completamente distinto cuando les toca cerca…

    La ley ni debe, ni puede exigir tanto. Hay entra la opción personal y, eso sí, deben respetarse ciertas normas para que todo se haga con garantías y procurando el menor daño para la madre y el feto (supongo que el grado de gestación influye mucho en eso, para la madre psicológicamente y para el feto físicamente, de ahí los plazos. Diría que hasta para el personal sanitario interrumpir un embarazo muy avanzado no es lo mismo, que tal vez deje muy mala conciencia).

    Y digo que estoy solo porque los que coinciden conmigo en el punto 2 se empeñan en negar o hacerse los ciegos y sordos, sobre el punto 1. Y los defensores de la vida a ultranza, con vacuas invocaciones genéricas y casi siempre de fundamento divino o religioso, se oponen, o hacen como que no lo ven, a lo expuesto bajo el punto 2.

    Ya son años con esta postura y aún está por escucharse un “coincido contigo”. En el fondo es una cuestión de realismo y de aceptar que las leyes no pueden exigir ni un estándar moral impecable, ni obligar a la gente a grandes sacrificios. Las leyes penales, además, están para evitar y castigar -se supone que eso disuade y hasta puede reeducar- los actos u omisiones más graves y nocivos para la convivencia. Y el aborto no entra ahí. Asimismo, los juicios morales categóricos, sin consideración de las circunstancias del caso, son una forma de mentira, de empecinamiento y de huida de la complejidad de lo real, en busca de falsas seguridades.

    En todo caso, un placer poder hablar contigo de estos temas, que sin duda son espinosos, darán lugar a que evolucionemos (basta ver qué ha ocurrido con el aborto) y a los que se sumarán muchos otros nuevos, provocados por los avances científicos y tecnológicos. Pero ojalá que los hombres y mujeres sigan teniendo criterios morales o éticos y no caigan en una atonía sentimental y en un sometimiento a la técnica que les haga aceptar con indiferencia cuanto sea realizable por “los expertos”.

      Citar  Responder

  28. Maties,
    .
    Tanto el inclasificable Jaume Sisa como su heterónimo Ricardo Solfa, me causaban grande placer, Maties. Ese humor suyo tan fino pero no exento de causticidad junto con lo divertido del personaje es una mezcla que se echa en falta en el actual panorama… No sé por qué pero siempre me pareció Sisa como si Joan Brossa se hubiera echado a cantar.

    Aquí lo homenajea un amigo:

    https://www.youtube.com/watch?v=_fNMFk0hOjc

    :-)

      Citar  Responder

  29. Angela,
    .
    ¡Qué historia maravillosa!

    :-)

    La Serapia,
    .
    ¡Qué historia maravillosa!

    :-)

    DomingoGlez,
    .
    ¿¿¡Un zumito y galletas!??
    O__O
    ¡Ni hablar del peluquín entonces! Por menos de un botellín y una tapita de ensaladilla, yo no salgo de mi casa.

    :-…

    Hermi,
    .
    A ver, Hermi, una cosa son los trabajos duros, los trabajos ingratos, los trabajos de esclavos y otra los trabajos humillantes. Ser pinche de cocina o aceitunero, puede ser y hasta lo es, muy duro; pero no tiene las connotaciones humillantes (hasta la misma postura lo es) de un limpiabotas, y más cuando realiza su labor no para una “colectividad” sino a determinados individuos, para mí impresentables.

    En cuanto a la donación de semen, una vez me interesé por ella en el hospital donde tenía ingresado a un familiar y la enfermera que me echó la ojeada me dijo que el mío podría ser perfecto para dejar preñada a las ratonas blancas del laboratorio. Entonces me dio un vaso. Pero lo empleé en llenarlo de whisky, tú.

    :-…

      Citar  Responder

  30. Hermi,

    Tres ejemplos perfectos (entre las docenas que podrían mencionarse) de trabajadores sujetos a actividades molestas, nocivas, insalubres y/o peligrosas. Sobre la histórica recogida de la aceituna, nuestro anfitrión, que la conoció de primera mano y la describe perfectamente, ha hablado en más de una ocasión. Está en “La huerta del Edén”, un libro tan crítico con la práctica política andaluza de los años del derroche, como delicioso literariamente, y que justamente estoy releyendo, en el artículo “Invierno y aceituna”. Y también en este blog, 1997:

    http://xn--antoniomuozmolina-nxb.es/1997/06/el-arbol-de-la-abundancia/

      Citar  Responder

  31. ” … se inspira en la verdad …

    “[…] Hay, es cierto, ciencias que tienen por objetivo la educación y el perfeccionamiento del alma y del cuerpo: la Política y la Legislación en el orden moral y la Medicina y la Gimnástica en el orden físico. Son artes saludables, que la adulación que acaricia a todos los vicios de la naturaleza humana ha sustituído con simulacros funestos a la salud del cuerpo y alma, como son la cocina que reemplaza a la medicina, el tocador a la gimnástica, la sofística a la legislación, y la política, por último, a la retórica. Es preciso, pues, tomarla por lo que es, es decir, por una rutina, porque no se basa sobre ningún conocimiento de la naturaleza de las cosas de que trata, no puede dar cuenta de nada y no tiene más finalidad que […]”

    Platón
    ‘Gorgias, o de la Retórica’
    “Diálogos”
    Traducción de Luis Roig de Lluis
    Espasa-Calpe | Austral (1952)

    … la propaga y persuade con ella … ”

    Magnífica ‘Deposición’ la del señor Millás.
    Actualidad en estado prácticamente puro.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  32. DomingoGlez,

    ¿Un zumito y unas galletas dan ahora? En mis tiempos era un vale para la cafetería del hospital por un refresco y un bocadillo.

    Inmediatamente después de cumplir 18 años hice dos cosas que entonces eran para mí muy importantes: 1. Aprobar la selectividad y 2. Hacerme donante de sangre. Los primeros años iba regularmente pero hubo una época en que adelgacé bastante y no pude donar. Luego recuperé peso pero en una analítica vieron anticuerpos contra el virus de la hepatitis A, que había padecido sin enterarme, y fin de mi historia como donante :-(

      Citar  Responder

  33. Hermi,

    Cuando éramos pequeños hacíamos una especie de chiste en el que se mezclaban, alternándose, dos emisiones de radio: un partido de fútbol y una corrida de toros. Mezclando tus dos comentarios sobre donaciones podría salir algo muy divertido. :)))

      Citar  Responder

  34. Comentario
    Sap,

    “… toma la copa en la mano, se mete un mondadientes en la boca, mira para ser visto. Allí abajo, el betunero, agachado, se afana en su trabajo”.
    Vamos a ver…, si entramos en profesiones o quehaceres variopintos e “injustos” empezamos y no acabamos. Voy a poner tres ejemplos de profesiones que no son buenas ni saludables pero diles tú que los mandas al paro para evitarlas: 1.- Cruceros. En los cruceros están las distintas plantas. Hay decenas de ellas, desde la sala de máquinas hasta la cubierta. Normalmente están los orientales en las más profundas, que se dedican a lavar la ropa, cocinar etc, calor y condiciones duras. Los trabajadores de cabina. Cuando uno va a tomar por ejemplo una copa a cubierta y regresa al camarote ya ha entrado alguien y la ha limpiado y ordenado. Su sueldo depende en gran parte de lo “esforzado” que sea, rayando en la esclavitud. Los camareros, normalmente latinoamericanos, están un poco más arriba. Y así hasta las plantas más altas reservadas a los que pagan todo, los pasajeros. 2.- Cocineros. Tengo una amiga que trabaja ayudando en el negocio de su hijo. Un bar de barrio. Cientos de tortillas, calamares, patatas, etc. Calor y humo sobre el calor, muchas horas de pie, agobios y deudas. Me da muchísima pena. 3.- Campo. ¿Has ido alguna vez al campo a recoger aceitunas? Yo no, pero me han dicho que al rato te duele absolutamente cada músculo de tu cuerpo aunque no supieses que los tenías.
    El mundo es un lugar en el que millones de personas tienen que hacer cosas a menudo absurdas y que encima requieren esfuerzo sobrehumano, o quizá estaría mejor decir simplemente humano.

      Citar  Responder

  35. Sap,
    “Por ejemplo, un acuerdo entre un cliente y un limpiabotas. El cliente se apoya en la barra del bar, toma la copa en la mano, se mete un mondadientes en la boca, mira para ser visto. Allí abajo, el betunero, agachado, se afana en su trabajo”.
    Vamos a ver…, si entramos en profesiones o quehaceres variopintos e “injustos” empezamos y no acabamos. Voy a poner tres ejemplos de profesiones que no son buenas ni saludables pero diles tú que los mandas al paro para evitarlas: 1.- Cruceros. En los cruceros están las distintas plantas. Hay decenas de ellas, desde la sala de máquinas hasta la cubierta. Normalmente están los orientales en las más profundas, que se dedican a lavar la ropa, calor y condiciones duras. Los trabajadores de cabina. Cuando uno va a tomar por ejemplo una copa a cubierta y regresa al camarote ya ha entrado alguien y la ha limpiado y ordenado. Su sueldo depende en gran parte de lo “esforzado” que sea, rayando en la esclavitud. Los camareros, normalmente latinoamericanos, están un poco más arriba. Y así hasta las plantas más altas reservadas a los que pagan todo, los pasajeros. 2.- Cocineros. Tengo una amiga que trabaja ayudando en el negocio de su hijo. Un bar de barrio. Cientos de tortillas, calamares, patatas, etc. Calor y humo sobre el calor, muchas horas de pie, agobios y deudas. Me da muchísima pena. 3.- Campo. ¿Has ido alguna vez al campo a recoger aceitunas? Yo no, pero me han dicho que al rato te duele absolutamente cada músculo de tu cuerpo aunque no supieses que los tenías.
    El mundo es un lugar en el que millones de personas tienen que hacer cosas a menudo absurdas y que encima requieren esfuerzo sobrehumano, o quizá estaría mejor decir simplemente humano.

      Citar  Responder

  36. DomingoGlez,

    Yo no puedo donar; no me sale.
    Una vez, para donar plaquetas a un vecino muy enfermo fuimos hermanos, amigos, etc a donar. Yo entré de los primeros. De la goma no salía nada o salía tan despacio que no cundía. Me empecé a agobiar. Pensé que la pared de la aguja topaba con la pared de la vena obstruyendo el fluir de la cosa. Total que al final, después de bombear un buen rato, la medio llené. Y nunca mais.

      Citar  Responder

  37. La Serapia,

    Si es que el mundo es un pañuelo, generalmente lleno de mocos. Bonita anécdota.

      Citar  Responder

  38. Nievesdl,

    ¿Y las donaciones de semen? Una vez me contaron, de fuentes muy cercanas, el caso de un joven al que le iban a hacer un estudio de esperma. El hombre, con el bote en la mano, fue hacia esta fuente que digo y le preguntó: ¿Oiga y qué hago yo con este bote? La fuente se dio la vuelta sin decir ni pío pero muerta de risa y se dirigió al módulo refiriéndole la duda a una compañera más resuelta: “Anda ve a la sala de espera que hay un bobo que pregunta qué hace con el bote. Explícale tú que a mí me da la risa”. Quizás esperaba ayuda y o asistencia.

      Citar  Responder

  39. Comentario
    Sap,

    Antes de ser Solfa, Jaume Sisa escribió las canciones del musical de Dagoll Dagom ‘La nit de Sant Joan’, que transcurre en los años 60. Una escena muy celebrada (junto a la divertidísima del diálogo entre dos progres de la época) fue la recreación de las costumbres y la música de un guateque, que empezaba con Sisa cantando ‘Te esperaré el domingo’ (aquí, una versión):

    https://www.youtube.com/watch?v=xOBb5x4uv6Y

      Citar  Responder

  40. Anda, que lo que no me pase… Ayer me encontré en el buzón un sobre de esos marrones, como los de Amazon, con un libro dentro y una factura. Era una guía en alemán del Camino de Santiago desde Navarra hasta Galicia. En el sobre no había dirección, había estado en una pegatina pero alguien la había arrancado. Como no era para mí, lo he dejado esta mañana junto al buzón con una nota para que el cartero se lo vuelva a llevar, pero ahora que he llegado a casa me lo he vuelto a encontrar en el mismo sitio. En la factura venía la dirección que faltaba en el sobre. He buscado en google maps y he visto que estaba a tres calles de mi casa, así que he montado en la bici y cuando he llamado a la puerta no me ha respondido nadie pero cuando ya me iba ha salido un hombrecillo por la puerta, con unas gafitas redondas y me ha preguntado qué quería. Le he señalado el sobre a sus pies y le he dicho que había aparecido en mi buzón y había intentado que se lo llevase de nuevo el cartero y al no haber funcionado he mirado la dirección en internet y se lo he traído.
    -¿De dónde eres?
    -De Bilbao
    -¡Anda, qué suerte tengo! Queremos ir en otoño a hacer el camino de Santiago a España. Igual nos puedes dar algún consejo.
    -No sé, yo no lo he hecho y no conozco mucho Galicia, ¿por donde queréis ir?
    -De Logroño a León. Queremos ver iglesias románicas, ¿conoces algo?
    -Huy, pues esa zona sí que la conozco. Conozco todos los pueblos de La Rioja a Burgos, pero lo que más os gustará es Palencia.
    -¿Has estado en San Juan de Ortega? Queremos ir en septiembre
    -¿¡Para ver lo del equinocio!?
    -Sí, ¿lo has visto?
    -Claro, si mi madre es de ahí al lado, ¿pero cómo sabéis vosotros eso?
    -Hicimos hace años el camino de Santiago desde El Algarve a Galicia cruzando todo Portugal y venía en todas las guías. Pasa, por favor.

    Jopelas, unos alemanes de aquí al lado están planeando las vacaciones en septiembre para ir a San Juán de Ortega!!! y van y me meten a mí en el buzón su guía!

    :-)))

      Citar  Responder

  41. DomingoGlez,

    Hacen falta campañas efectivas. Evidentemente, mucha gente no puede donar (por enfermedades o por pesar menos de 50 kilos, por ejemplo), pero mucha otra gente donaría si se lo recordaran.

    Mi primer marido, el padre de mis hijos, tenía leucemia, por lo que necesitó múltiples transfusiones de sangre total y de plaquetas. Por aquel entonces, una amiga trabajaba en unos grandes almacenes muy famosos y cuando se enteró de que se necesitaban donantes, lo dijeron por la megafonía de los almacenes, dando la dirección adonde tenían que ir a donar. La respuesta fue abrumadora. Las enfermeras del hospital no daban crédito, se formaron colas de gente que quería donar, no se daba abasto. Montones de gente desconocida que iba a donar sangre para mi marido, era sobrecogedor. Claro está que él no necesitaba tanta, pero se almacenó para otros pacientes.

    Quiere decirse que la gente responde, pero hay que llamarlos.

    De todos modos, si luego uno se entera de que lo que donó altruistamente se vende entre organismos, es muy probable que el altruismo descienda. Sería necesario explicar muy bien por qué la Comunidad de Madrid, por ejemplo, paga a la Cruz Roja por la sangre. ¿Se paga por los materiales necesarios, por el trabajo, o por qué? Hace falta transparencia, que es lo que muchas veces falta.

      Citar  Responder

  42. Comentario
    Sap,

    Eso está muy bien!

    Solidaridad.

    Además te dan un zumito y unas galletas.

      Citar  Responder

  43. Hablando de tipologías femeninas parece inevitable aludir a la hermosa canción que compuso Ricardo Solfa, con texto de Joaquín Sabina, que ambos (y sobre todo el primero) cantan aquí en vivo, a partir de 1:30. “Hay mujeres”:

    https://www.youtube.com/watch?v=FXDjUhtWc48

      Citar  Responder

  44. He picoteado algo en sus comentarios y en sus enseñanzas morales, pero no entraré en la discusión. Solo quiero aclarar un error que he advertido: el dogma de la Inmaculada Concepción de María no se refiere, para nada, a la concepción de su hijo Jesús, sino a la propia concepción de ella, su madre. Lo que el dogma mantiene es que María fue concebida ‘gratia plena’, es decir sin pecado original, y eso desde el mismo momento de la concepción en el vientre de su madre, Santa Ana. Libre de pecado, inmaculada desde su concepción.

    Soy consciente de que estas cosas no producen sino risas sarcásticas en Vdes., tremendos ateos y agnósticos varios, pero, créanme, son de una belleza celestial.

      Citar  Responder

  45. Comentario
    Daniel,

    No, Dani, no lo conozco. Acabo de llegar de la biblio (y de parar a tomarme una cocacola, porque hace un calor, ay, un calooooooor) con uno de Natalia Ginzburg, Léxico familiar, y uno de un joven francés que no conozco, David Foenkinos (¿cómo sonará ese apellido en francés, además de agudo?), en traducción al català: La biblioteca dels llibres rebutjats. Y a ver qué tal.

      Citar  Responder

  46. Nievesdl
    .
    Las trapisondas sanitarias de la comunidad de Madrid son, si se me permite la expresión, sangrantes. Leo por ahí que Cruz Roja vende la bolsa de sangre a otros hospitales a razón de 67€ unidad. ¿Sabes si esto ocurre en otras comunidades? Qué horror además que se haga sin conocimiento de los donantes. Si ya era triste el caso que comentaba de la venta de particulares, esto lo supera.

    :-/

    DomingoGlez,
    .
    Cerca de donde vivo se encuentra la calle Donantes de Sangre, nombre que dejó extrañadísimos a unos amigos alemanes que vinieron a visitarnos.

    También, una de las casetas con más solera de las que se montan en la Feria de Abril es la de Donantes de Sangre (por cierto, ¿no te mandan invitaciones?)

    Tienes toda mi admiración y agradecimiento por lo que pueda pasar, Domingo. Alguna vez he comentado con mi mujer el por qué no hacernos donantes y al final nos gana la pereza. Pero oye, hoy se lo voy a plantear otra vez, porque además cumplimos todas las condiciones que marcan para aceptar la donación. Total, es acercarse al Macarena un momento… ¡y además no somos de la familia de aquel célebre Tío Calambres del año de la polca!:

    https://www.youtube.com/watch?v=9XbmCU5KVfA

    :-)

      Citar  Responder

  47. Comentario
    Gaspard,

    Una inversión? Se supone que de una inversión uno espera obtener algún tipo de beneficio. No sé, no sé. ¿Qué esperamos de nuestros hijos? Yo, no mucho más que lo que ya tengo. Que sean tres buenos tipos, que no j…n a nadie, que estén sanos, que disfruten lo más que puedan de la vida, y no mucho más. Tampoco esperé ni espero más de mí misma.

      Citar  Responder

  48. paco y David CG:
    .
    Desconozco cómo será el caso entre las señoras compañeras del blogamm, pero parece extendido que los caballeros y cantamañanas como servidor, usuarios todos de este lugar, somos sometidos con frecuencia al vilipendio de la sorna por parte de cónyuges e incluso hijos:

    — Pues hoy dijo Zacarías (un poné) en el blog de Muñoz Molina que la maternidad subrogada…
    — ¿Oootra vez el blooog?, ¡pero qué pesaaao!, ¿pero qué os dan allí? ¡Zacarías!, ¡hay que ver la tontería de nombre!, ¿ese dónde cantaba, en “La charanga del Tío Honorio” o qué? ! Y tú eres igual de tonto, que en vez de arreglar la puerta del lavadero nada más que cuentas chuminás… ¡Anda y sal a la calle a buscarte un sueldecito y déjate de blog ni de blag, que estás acarajotao!, ¡ni que el Muñoz Molina nos diera de comer!

    Es trite confesarlo, pero creo que lo escrito arriba es una radiografía oral bastante ajustada a la realidad de muchos hogares, señores.

    :-)

      Citar  Responder

  49. paco,

    Y ante ese desajuste entre lo que creemos que está bien y la legalidad, surge la desobediencia civil y héroes cívicos como el doctor King, Gandhi o Rosa Parks, a la que suele referirse el anfitrión de este IC

      Citar  Responder

  50. Comentario
    Sap, en la comunidad de Madrid, Cruz roja vende a la comunidad las bolsas de sangre.

      Citar  Responder

  51. mgc,

    Yo tengo mi propia Ley moral a la que adaptó mis actos…mi ley moral no acepta la exclavitud , ni la pena de muerte,ni el terrorismo, ni la corrupción…mi Ley moral está adaptada al bien común.
    Habrá leyes promulgadas que no me convengan, las crítico y punto.

      Citar  Responder

  52. Comentario
    Gaspard,

    porque ese concepto de riqueza en el PIB quizás no se corresponda bien con el que se explica, por ejemplo, en libros como El Principito, o Momo, o tantos otros. Somos sociedades tan ricas que tenemos la miseria de apenas poder tener hijos.

      Citar  Responder

  53. Yo también soy un león, pero no tan león como Antonio. Imposible dedicar más de una hora al día a leer, y a veces ni eso. Hay demasiadas obligaciones…

      Citar  Responder

  54. Comentario
    Sap,

    Soy donante de sangre de siempre y no es un tema muy interesante de conversación, pero si me gusta, de vez en cuando, concienciar un poco a los que están indecisos.

    En estas charlas yo he oído excusas para no donar sangre de todos los colores, desde el típico pánico a la agujas a las más clasistas e incluso racistas.

    Yo creo, que esto no puede ser, opino que había que hacer algo al respecto, es inconcebible que unos 2 millones de donantes demos sangre a todo el país.

    A mí se me ocurre, por ej, que a alguien (sano y sin miedo a las agujas) que se le invita a donar sangre y rechaza la invitación, si luego necesita una transfusión, se le cobre.

      Citar  Responder

  55. paco,

    ¿Es lo mismo legalidad y moralidad?

    La esclavitud y la exclusión del voto de las mujeres, por ejemplo, ha sido legal. Y hoy mismo lo es la pena de muerte en varios estados de los democráticos USA.

      Citar  Responder

  56. David CG,

    A mí esta conversación ,no sé si me rejuvenece,lo que sí sé, es que me produce una cierta desazón y la idea de cierta esterilidad de la discusión.
    El tema nos lleva a hablar de la moralidad…de la moralidad de los demás, nos lleva hablar de Ética…pues chicos para mí lo moral es todo lo que se ajusta a la ley y que además me sirve para alcanzar ciertos valores como individuo…y si se acuerda bajo el armazón legal…es bueno.Estoy de acuerdo con el tema este de la gestación subrogada.
    Lo que sí veo es la coincidencia de nuestras mujeres…en más de una ocasión, esta señora mía ,me dice que debemos aburrirnos mucho para andar por aquí con discusiones que al menos a mi, me conducen en más de una ocasión al decaimiento, a la languidez y al aburrimiento.
    Me alejo pero, vuelvo a la casa está porque entre otras cosas,el personal suele dar la talla y además, aquí hay un anfitrión que ejemplariza.

      Citar  Responder

  57. .
    Hasta 1985 se podía vender la propia sangre en España. No sabía que la prohibición de tal transacción fuera tan reciente. El caso es que recuerdo lo que venía comentando a veces mi tía Anita de vuelta de la plaza (mercado): que se encontraba con amas de casa conocidas suyas a las que les costaba estirar el sueldo que entraba en el hogar y cómo antes de realizar los mandaos diarios, se pasaban algunos días por el ambulatorio a ganarse unas perrillas para poder comprar el pan, el litro de leche, la docena de huevos y el par de kilos de papas. A pesar de todo, a mí me parece una mejora social que se haya anulado este acuerdo consentido entre dos partes.

    :-/

    ¡Pero carambas, que hoy es viernes, ya basta de sangre y subrogaciones! ¡Celebremos la noche sanjuanina y el solsticio de verano, hombre ya!:

    https://www.youtube.com/watch?v=QKDnaoHGeyU

    :-)

      Citar  Responder

  58. albertiyele, me refiero a los gastos que conlleva el embarazo y el parto, los que por lo general pagan los padres, los que suele cubrir la sanidad pública y los provocados por las bajas de maternidad/paternidad. Tener un hijo no es un consumo, sino una inversión de largo plazo y carísima en todos los sentidos, casi un préstamo de por vida, con riesgo de quiebra permanente. :-)

    La Serapia, me parece que no es solo un instinto natural. De ser así, los homosexuales no deberían desear tener hijos, aunque sea un fracción minoritaria la que lo anhela en realidad. Son normas que se meten a presión en la cabeza de los hijos, o normas que se inculcan con flexibilidad y por ese motivo resultan más represoras: porque nadie obliga, solo invita.
    No conozco el tema de la baja natalidad alemana, pero es llamativo que un país que pasa por su mejor momento económico de su Historia tenga una tasa de natalidad propia de los países mediterráneos, por los suelos. Tal vez sea la rebelión de las masas femeninas germánicas ante el Kinder, Küche, Kirche.

      Citar  Responder

  59. paco,

    Hasta los ya sumamos unos años tendemos a pensar que todo es nuevo, en parte inducidos por los acelerador cambios tecnológicos y de la ciencia. Los jóvenes más aún porque son jóvenes :) y, probablemente, también porque suelen vivir de manera más “tecnologizada”.

    Pero las cuestiones que aquí se están planteando son, en el fondo, muy viejas. El alcance de la voluntad como fuente de obligaciones y derechos entre las partes (más, según los casos, sus efectos frente a terceros) se llama “autonomía de la voluntad” y la regla general viene enunciada, en el caso de España, por el artículo 1255 del Código Civil -uno de los más “famosos” de dicho texto legal:

    “Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público”.

    Así desde 1889 hasta hoy…

    Lo que ocurre es que hoy día el primero de los límites (las leyes) es de colosales proporciones, ya que el volumen de legislación (convenios tratados internacionales, legislación europea, leyes nacionales, autónómicas y reglamentos) es cientos o miles de veces mayor que entonces.

    Eso hace que el campo de batalla de las distintas posturas éticas sea el de las leyes. Leyes que, a su vez, suelen ser más y más del llamado “derecho necesario” o ius-cogens y no dispositivas, esto es, que regulan, con cierto detalle además, y sin dejar margen a la autonomía de la voluntad o los pactos entre particulares.

    Evidentemente, “la moral” y hasta “el orden público” son conceptos bastante indeterminados, pero a la vez flexibles y aptos para que, por vía jurisprudencial, el Derecho evolucione.

    No sé a vosotros, pero para mí está siendo muy grato que, en un mundo tan “practicorro” y materialista, una serie de personas estemos discutiendo, en general, con apasionamiento, argumentos y de forma civilizada sobre cuestiones éticas que no nos afectan personalmente. Esto rejuvenece, por lo menos.

    Semanas atrás veía en la televisión a un grupo de activistas anti-subrogación (casi todas mujeres) y me extrañaba su implicación, pero, al menos, aquí he sentido una implicación en este debate como en pocos otros. Según mi mujer, somos gente que se debe aburrir mucho… ;-) Y sospecho que mucho otros nos dedicarían juicios sumarios menos benévolos.

    Me malicio si en mi cambio, aparte del fragor del debate y su efecto de pensar y sentir más una posición, habrá tenido que ver la noticia de que Cristiano Ronaldo es padre reciente -y único progenitor legal, que yo sepa-, de dos mellizos gestados en los USA por madre de alquiler y mi impresión de cuánto se parece eso a un pedido por internet de un producto de importación. Admito que me causó bastante espanto, como bastante de lo que aflora sobre CR.

      Citar  Responder

  60. Todos los acuerdos sujetos o tratados bajo el mismo andamiaje claro… La Constitución.

      Citar  Responder

  61. Carmela,

    albertiyele,

    Sap,

    A ver, yo hablaba de acuerdos en Política…para mí la política es el arte de hacer posible lo necesario.Cuando las personas ejercen el poder para llegar a determinados acuerdo,esto para mí es bueno pero, cuando las personas ejercen el poder para tener mas poder, esto para mí es malo…y surgen los Eres, las Gurtel,caso Noos,Arena, Auditorio,Barcenas,caso Campeon…y nos sigo por no caer en el Síndrome de I.Montero, acuerdos corruptos que nos adornan en estas últimas legislaturas y claro No, no me parecen saludables.

    Absoluta libertad? Pues la verdad no sé si hay absoluta libertad para acordar entre las partes- conozco a chicas que ejercen la prostitucion para vivir por encima de sus posibilidades eh,pero son las menos claro- imagino que no existe y que el determinismo siempre está presente pero, si pienso que hay una libertad relativa que ejercida entre las partes no debe crear conflicto.

    Hasta aquí llego.Buenos días.

      Citar  Responder

  62. paco, ¿te parecen buenos y saludables los famosos ERE? Las partes estaban de acuerdo.

      Citar  Responder

  63. “Devoralibros” hay en el lugar menos pensado. Uno puede ver durante años a una vecina mayor viuda con el carro de la compra de aquí para allá y no sospechar de sus horas de lectura sentada en la mesa camilla en tardes de invierno o después de la siesta en el verano. Bastará una avería en las tuberías del baño para comprobar -al entrar en su casa- que dispone de una estantería con numerosos libros leídos desde tiempo atrás. Uno se entera -a destiempo- de la afición por la lectura desde sus años jóvenes y de una manera compulsiva. Una verdadera “devoralibros” en un ambiente poco imaginado.

      Citar  Responder

  64. ” … De algún rincón del tren me llegó una carcajada estentórea y, desde más lejos aún que la risa, sonidos que distaban mucho … ”

    Elliot Perlman
    “Three Dollars” (1998)
    Traducción de Montse Triviño
    Planeta, 2009

    Por delicadeza.
    A don Joaquín que ‘Lo niega todo’.
    En miércoles y en jueves.
    Por Madrid.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  65. La Serapia,

    Comentario
    Recién ahora leo este comentario tuyo y me quedo pensando. ¿Entonces es el calor? ¿El calor y sólo el calor convierte por un rato o unos días a los ordenados alemanes en mediterráneos caóticos??? Mirá vos! Así que es posible, por ejemplo, que si un día se consiguiera refrigerar el sur de Italia los napolitanos y los calabreses y los sicilianos se podrían convertir en algo así como modélicos noruegos? Mirá vos! Mejor no dar ideas.

    Y además: aquí en Palma hay cine al aire libre todos los veranos. En el Parc de la mar, con la bellísima Seu de fondo, a la que incluso le apagan todas las luces para que se vea mejor la pantalla gigante. A mí me encanta ir, con mi almohadoncito, a sentarme en esas piedras por las que habrán pasado hasta los moros hace quichicientos años (y los catalonoaragoneses cristianos que los echaron a patadas, y los judíos que partían al exilio huyendo de la persecución; todos) y compartir con cientos de desconocidos lo que aquí se llama “cinema a la fresca”.

      Citar  Responder

  66. La Serapia,
    .
    Has dicho el evangelio, Serapia.

    :-)

    paco dixit:
    “…todos los acuerdos hechos entre personas en absoluta libertad por las diferentes partes, haya o no haya dinero de por medio, son buenos y saludables.”
    .
    Por ejemplo, un acuerdo entre un cliente y un limpiabotas. El cliente se apoya en la barra del bar, toma la copa en la mano, se mete un mondadientes en la boca, mira para ser visto. Allí abajo, el betunero, agachado, se afana en su trabajo.

    En ningún momento creo que este acuerdo sea bueno ni saludable, Paco.

    :-…

      Citar  Responder

  67. Me acuerdo de haberle leído de adolescente a Aristóteles en no se qué tratado sobre la naturaleza que las hembras se preñaban por algo que iba por el aire y se les metía por el cuerpo. Por increíble que parezca no era evidente la relación entre el coito y los embarazos. Bien, entonces, mi pregunta es: ¿El instinto natural es practicar sexo o el de quedarte embarazada? ¿No será que lo de quedarte embarazada no era un instinto tan natural, pero generaba frustración porque te hacía caer escalones en el grupo social que dependía de que las hembras pariesen hijos?

    No sabéis lo agradecida que estoy de que me haya tocado vivir en esta época y en esta parte del mundo. Porque si me llega a tocar en otro tiempo y lugar creo que no hubiese podido soportarlo.

      Citar  Responder

  68. Y observo, si se me permite, que van dos días que por distintas razones me encuentro tarareando el mismo tango: ayer por lo de “esta noche me emborracho bien, me mamo bien mama’o”, y hoy por lo de la “mala mujer”
    :-)

      Citar  Responder

  69. Maties,

    Comentario
    La “mala mujer” en el Río de la Plata:

    “Que esto que hoy es un cascajo, fue la dulce metedura donde yo perdí el honor. Que chiflao por su belleza le quité el pan a la vieja, me hice ruin y pechador”

    Él eran un santo, pobre angelito! La culpa de todo la tiene “esa”, “ese cascajo”, que si no… él… San Lorenzo mártir!
    :-)

    https://youtu.be/oAAs2srfvgw

      Citar  Responder

  70. Ah, claro, pero como la anormal soy yo, pues a fastidiarse. Pues menos mal no ser normal, jolín.
    En fin. Perdón.

      Citar  Responder

  71. paco,

    Comentario
    ¿Qué es la absoluta libertad, Paco? Yo creo sinceramente que habrá montones de prostitutas que han elegido libremente su profesión; pero con la misma sinceridad creo que la enorme mayoría no fue libre de elegir. La necesidad, Paco, tiene cara de hereje.

    Y para contestarle también a Gaspard: sí, el cuerpo de la mujer fue objeto de manipulación desde que el mundo es mundo. Por parte de los hombres, homosexuales o no, y también, en muchos casos, por parte de otras mujeres (estoy pensando ahora mismo en La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira y de su abuela desalmada, que parecía tan de realismo mágico pero resulta que era de realismo a secas), y hasta por parte de la misma mujer propietaria de ese cuerpo (¿qué es la anorexia, de la que se siguen muriendo chicas? ¿Qué es esa especie de obsesión por agrandarse las lolas, quitarse las arrugas, aspirarse la panza, ponerse y sacarse cosas y partes del cuerpo para entrar en el modelo que se supone que tenemos que acatar para ser “bellas y deseables”?) Lo es todavía. Y la “maternidad subrogada”o como sea que llamemos a eso, es una forma de manipulación del cuerpo de la mujer para conseguir algo que sin ese cuerpo sería imposible (por ahora; ya inventarán una especie de útero portátil, y entonces ya no será necesario)

      Citar  Responder

  72. Gaspard, hay un montón de estudios de cómo modifican las hormonas el cerebro de una madre gestante. Hasta dos años después de haber parido hay una revolución de padre y muy señor mío. Hay quien se apoya en estos datos para defender lo de siempre: que si no tienes hijos eres una amargada. Y cosas del pelo que siempre se han dicho
    https://www.nature.com/neuro/journal/v20/n2/full/nn.4458.html

    A mí me molesta. No sé si es que estoy irritable ahora, o qué me pasa. Pero me molesta el asusto de los hijos casi tanto o más que lo del hogar cristiano. Estoy hasta la coronilla de vivir rodeada de personas que si no se hipotecan con la compra de un piso, si no se casan, si no tienen pareja, si no tienen hijos, si no le salen ignenieros químicos o si no son funcionarios o con trabajo fijo, viven frustrados. Amigas que se han dedicado a estudiar y trabajar y ahora rozando los cuarenta o ya sobrepasados piensan en tener hijos. Porque si no nos falta algo. Y venga tratamientos hormonales y venga depresiones y venga agobios y una la pobre lo perdió a un mes de nacer. Todo son dramas. Hay que oír cosas de los niños de una amiga muy bestiales, que si tienen cara de marroquíes porque la donante tenía que ser marroquí aunque el esperma era del marido. Y más burradas del pelo, muchas más.
    Sí, tengo que aceptar que soy de lo más talibán. Me molestan todas estas cosas. Estoy hasta la coronilla de que para tener una vida plena haya que tener piso, coche, trabajo, hijos, dinero para viajar y qué sé yo más. Hay una presión por todas partes que aunque no he hecho nunca ni caso porque es como si me hablasen de dedicarme a ser azafata en Qatar airlines, me agota aunque sólo sea percibirla en los demás.

    Sí, hay personas que somos masoquistas. No tenemos ninguna necesidad de perpetuar nuestro ADN. No tiene nada de especial, es casi idéntico al de todo quisqui. Y además ya ha cumplido mi hermana por mí y por todos mis compañeros y encima no es que falten ahora precisamente especímenes del género humano sobre el planeta Tierra. A mí tanta necesidad de hijos, a toda costa, de dinero, de irse a otros países, de que los para alguien, de tratamientos y demás, no sé. Intento no meterme en la vida de nadie, pero no me parece que responda a nada ni medio normal, por mucho que se diga que sí, que es un instinto natural. Para mí que se ha ido todo de madre.

      Citar  Responder

  73. Gaspard,

    Comentario
    “Un consumo de lujo” ¿A vos te parece, seriamente te parece, que se puede considerar a un hijo como “un consumo”, de lujo o no de lujo???? Nooooooo, si va a ser como comprarse un sweter de cachemire, o un perro de raza exótica. Mamma mia!!!!

      Citar  Responder

  74. Gaspard,

    La mala mujer en la tradición musical: una bella canción napolitana que compuso y aquí canta el gran Totò. Se creía inspirada por la maggiorata Silvana Pampanini, pero al final se supo que la ‘musa’ fue la propia primero amante y después esposa del autor del tema, Diana, cuando la ruptura. Con texto, “Malafemmena” (permite apreciar la relación y divergencia entre el italiano estándard y la lengua partenopea):

    http://letras.com/toto/643362/

    (¿Hablamos de la ‘atracción fatal’ que provocan algunas perversas famosas? Estos días en los medios, Rosa Peral, La Tigresa…)

      Citar  Responder

  75. Badinter es de la opinión de que el instinto maternal no existe, de que es simple cultura. Lo que explicaría que todo el mundo puede aspirar a él, y que muchas mujeres no tengan por qué sentirlo, de modo que incubar un feto durante nueve meses no crea lazos definitivos. No sé qué pensar: podría ser un poco de biológico y un poco de cultural, con un resultado concreto según cada persona.

      Citar  Responder

  76. Sap,

    La “mercancía” ? Para mí se trata de tener un hijo deseado…un hijo que será debidamente atendido y educado.
    Quizás hayáis batido el tema largamente y esto pudiera ser a estas altura una estéril discusión.
    ¡ Amosadejalo !

    Cuidado con Ignatius Reilly…pero no te pierdas los personajes secundarios eh!
    ¡Ay la literatura,a ella ha sido asignado el dominio de lo bello y lo estético!
    ¿Quién dijo esto? Ni me acuerdo.

      Citar  Responder

  77. Sap, yo me reitero en la gestación subrogada ética que propone la Badinter (llamarlo así es un eufemismo, pero calificarlo de vientre de alquiler no es menos connotativo, en la dirección contraria…), basada en la simple cobertura por parte de los progenitores de intención de los “gastos” de embarazo; en cuanto a la que conlleva una contraprestación económica, tengo mis dudas, aunque como tantos fenómenos de sociedad (aborto, drogas, etc.), la prohibición lisa y llana es una forma de mirar a otro lado, de proclamar alto valores de superioridad moral mientras se sabe lo que ocurre en los márgenes alegales o ilegales. Simplemente, me llama la atención el grito escandalizado de, “eso es mercantilizar el cuerpo humano” (o de la mujer más en concreto, porque para muchas mujeres los hombres, aunque sean homosexuales, participan en una empresa de destrucción del cuerpo femenino). No lo concibo, en cualquier caso, como un gasto a cubrir por la Seguridad Social, de modo que se trataría casi de un consumo de lujo aunque solo fuera cubrir los gastos prenatales y natales.
    Algunos descubren que nuestra sociedad funciona a través de la explotación, que vivimos en un mundo en que el hombre explota al hombre (el chiste decía que en los países comunistas era al revés: el hombre explota al hombre), en que todo se basa en la explotación y el interés de dominación (todo hasta el amor, porque como no somos santos ni santas, todo lo damos en espera de una compensación, aunque sea simbólica, hasta en el don más inocente o “desinteresado”, pongamos el caso del amor o del arte, que no existen por amor al arte) y de no ser dominado, salvo los masoquistas. Como si no nos diésemos cuenta de la extensión del dominio de la lucha más que con el deseo de tener un hijo biológico por parte de la mitad de la mitad de los homosexuales que se casan, que son la décima parte de la población. Hay formas mucho más corrientes e hirientes de mercantilizar al otro y de explotarlo, las vemos constantemente en nuestras sociedades.
    Lo que no quiere decir que mercantilizar un embarazo esté bien, sobre todo porque no es un acto banal. Pero de ahí a decir, “¡que nadie pruebe de esta manzana!” cuando ya todo el manzano ha sido saqueado… Dónde estaban algunos cuando un millón de manzanos fueron pasto de los adanes y evas (o evas y adanes, en versión feminista).
    Hablando de mitos, uno más reciente, el de Fausto, nos advierte del peligro ya no de alquilar nuestro viente, sino de vender nuestra alma. Vendamos nuestra fuerza de trabajo, nuestro cuerpo, pero solo de cierta manera, sancionada como legal.
    Me recuerda todo esto a la película de Vittorio de Sica, ‘Il boom’, con el personaje de pequeño burgués en apuros Alberto Sordi que sopesa vender un ojo para pagarse el estilo de vida que exige una mujer que no se merecía tales “atenciones”, una mala mujer (porque existen, aunque las feministas lo nieguen…): https://www.youtube.com/watch?v=fK9nEbCg6l4

      Citar  Responder

  78. paco,
    .
    Sí, todo eso de lo “democrático” está muy bien, Paco; pero el conflicto reside en la clase de mercancía que participa en la transacción, que no todo puede ser un chalaneo de tratantes de ganado. El problema final a mi juicio, y así termino por mi parte con el tema, es que lo queremos todo y que si tenemos parné en el bolsillo, no nos conformamos con el “no” por respuesta.

    ¡La Conjura de los Necios!, ¡presiento una nueva polémica!

    :-)

    Hermi,
    .
    Nada más placentero que una buena sobremesa con los comensales adecuados y plantear un tema para desarrollarlo entre tragos largos. Me gusta proponerlos y causar primero el desconcierto antes de comenzar el diálogo: ¿Cuánto dura el presente?, ¿somos algo más que un cerebro?, ¿hay algo más allá del lenguaje?, ¿es necesaria la cebolla en la tortilla de patatas?

    ¡Ay, si no fuera por esos ratillos!

    :-)

      Citar  Responder

  79. ” … con su gran capacidad de síntesis, nos da una biografía en cuatro fases, en cuatro episodios, en cuatro latiguillos que se reiteran a lo largo de un libro. Esa reiteración, que sin duda tiene un valor retórico, estrófico, lírico, no creo yo que sea mera estética …

    “[…] A menudo, la Marce la decía:
    -Tú ganarás dos reales, maja, pero bien los luces.
    La Desi, en efecto, juntaba cosas para el día de mañana. En menos de dos años había reunido además de la colcha, dos mudas, dos toallas, tres sábanas y la maleta. Y cuando la noche última extendió la colcha sobre la cama y la Marce la palpó y le dijo que la clase no le parecía cosa del otro jueves, estuvo a punto de saltar. Pero […]”

    Miguel Delibes
    “La hoja roja”
    Biblioteca Básica Salvat (1969)

    … en Delibes -nada lo es en él- sino que se aviene muy bien a la condición circular, repetidora, monótona, de las vidas que cuenta … ”

    Francisco Umbral
    ‘Prólogo’ para
    “La hoja roja”
    BBS de Libros RTV (1969)

    Bambú, hebras y mixto.
    Humo.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  80. Yo no quiero recalentar las cabezas (guiño a Carmela), pero veo que aquí solo se habla de la maternidad subrogada en cuanto concierne a los padres de intención y la gestante. Nadie dice nada de las agencias intermediarias, o sea, del negocio en sí mismo.

    En India, se mueven 2.500.000.000 de dólares con este negocio.

      Citar  Responder

  81. Mientras devoramos los libros, nos dedicamos a escuchar a los demás sin escucharnos a nosotros mismos.
    Qué sería de nosotros sin los libros!
    Este verano releo dos libritos, La conjura de los necios, libro que me está divirtiendo tanto como la primera vez y La habitación del poeta de Robert Walser …treinta prosas breves,cinco poemas y cuatro fragmentos.

      Citar  Responder

  82. Personalmente pienso que en política,todos los acuerdos hechos entre personas demócratas,son buenos y respetables,todos, siempre que los individuos sean eso, demócratas.
    En las relaciones sociales, todos los acuerdos hechos entre personas en absoluta libertad por las diferentes partes, haya o no haya dinero de por medio, son buenos y saludables.
    Sí a la gestación subrogada.

      Citar  Responder

  83. Comentario
    Hermi,

    ¿ el see humano.seguiría como hasta ahora de no existir?

    – Imagina una sociedad con mujeres fuertes, autónomas y sin clítoris.
    – Imagina una sociedad de mujeres incultas, que aceptan ser débiles y sin clítoris.

    ¿ Nada cambia respecto a las mismas situaciones “con”?

      Citar  Responder

  84. David CG,

    Tu razonamiento, tu postura, es absolutamente razonable y por supuesto respetable, pero yo lo veo de otra manera. Una vez, hablando con un amigo sobre la ley de interrupción del embarazo –que yo defiendo y él demonizaba- y ante su falta de argumentos –o que no encontraba en ese momento- me espetó un rotundo “¡tú lo que eres es un nazi!”. Para él ningún supuesto era válido para que una mujer pudiera decidir suspenderlo. Ni peligro para su vida o malformación severa del feto, violación… nada. Decía que toda vida tenía que llevarse para adelante costase lo que costase y con las consecuencias que trajese.
    Bien, vosotros lo veis así y yo no. De todas formas también digo que todos en estos temas tan espinosos podemos llegar a entrar en contradicciones, cómo no. Por eso es por lo que dije que la vida es muy compleja y que la evolución nos traerá muchos otros temas que darán que hablar. Y tendremos dudas.
    Aquella conversación se cortó por lo sano, claro, y seguimos siendo amigos, por qué no, pero creo que entendió (me negué a seguir debatiendo porque todas las palabras se habían deshecho) que para debatir hay que respetar. Y aquí se encuentra ese espacio de respeto y de paz tan necesario. Un saludo.

      Citar  Responder

  85. Sap,

    Por mi experiencia, aunque por ahora no incluye estos embarazos por contrato, entre la madre gestante y el feto, luego normalmente neonato, se establece un vínculo de tal naturaleza que sólo una gran necesidad puede hacer renunciable. Coincido plenamente contigo en que hay abuso, podríamos llamarlo incluso de “posición dominante” como en el derecho de la competencia. Hay explotación de una facultad muy íntima (como es gestar) y de un cuerpo ajeno con el resultado de una vida que viene al mundo en estricto cumplimiento de un contrato.

    Si todo eso es ético… Yo “manejo”, siento y pienso, desde luego otros criterios que, por lo que veo, son plenamente coincidentes con los tuyos en esta delicada materia.

    Y sí por la vida de un hijo uno haría lo que fuese, probablemente hasta matar; pero creo que hay unanimidad en que eso no es ético. Espero que así siga siendo. No importa que la ciencia lo llegue a hacer facilísimo o que la víctima consienta, en bien de sus herederos o habiéndose pulido ella misma la pasta cobrada por anticipado. Pero igual es que soy muy rarito…

      Citar  Responder

  86. Hermi,

    No creo que gestar un ser humano sea comparable con la limpieza de un hogar ajeno, del mismo modo que no pienso sea igual a nada de lo anterior a prostituirse. Todo tiene causa en la contraprestación que se recibe, eso es evidente, está en la naturaleza de toda transacción. Pero lo que unas y otras mujeres (una limpiadora, una madre de alquiler y una prostituta) se obligan a dar es bien distinto en términos psicológicos y de dignidad humana.
    Por la vía del consentimiento voluntario e informado se llega, de inmediato, a dar por buena la compraventa de órganos, por ejemplo. Tu propio razonamiento es puramente utilitarista: eso aquí, en España, no nos hace falta. ¿En cambio los niños sí?

    ¿Dónde está el quedarse con las ganas de algo, la privación? Si todo deseo ha de satisfacerse, todo acaba siendo admisible, pues siempre hay quien está dispuesto, principalmente por necesidad y, en algún caso conveniencia o ventaja, a venderlo o facilitarlo.

    La gestación subrogada guarda tal parecido con la compra de un ser humano que a este servidor le parece rechazable de plano y sin paliativos. Es el dinero imponiéndose sobre la infertilidad o la imposibilidad natural de concebir por encima de fronteras, sentimientos, posibles daños o traumas y lo que sea menester. Un bebé, del que la gestación no es más que el medio, no puede ser el objeto de un contrato lícito. Para mí será siempre de su madre y ella debería tener la última palabra sobre si desea criarlo o no. Y si la renuncia es por motivos económicos, lo cual también ocurre sin subrogación, no me parece que sea digno de que las leyes lo permitan y, en definitiva, lo faciliten.

    ¿Tanta protección merece el tener hijos propios? Yo creo que hay bastante de sociedad infantil, caprichosa, egoísta y en la que el dinero viene a legitimarlo prácticamente todo, Si el límite para lo que se puede contratar es solamente que haya un consentimiento que esté viciado por la ignorancia, la violencia o la intimidación el criterio ético es rasante y, por el camino, se vulnerarán muchos otros derechos.

    Mi impresión es que la mercantilización nos está calando hasta los huesos. Tanto tienes, tanto puedes y nada, ni nadie, se va a interponer entre tú y tus deseos.

      Citar  Responder

  87. Sap,

    Pues parece que te has equivocado al predecir la aceptación. Espero que no ocurra así con lo demás.

    Aquí venían un par de parrafitos, no del todo mal armados, en los que, por ejemplo, se mencionaba la dificultad de morderse la lengua. Pero escribir, hasta en la modesta forma del comentario en la red, tiene un efecto clarificador con uno mismo, como tantas veces ha dicho el anfitriomm. Lo escribes, lo lees antes de darle al “submit”, reparas, en este caso, en el absurdo de entrar en dimes y diretes, concluyes en un “¿para qué?”, eliminas y, tal vez, aprendes de la experiencia. Allá cada cuál con su conducta y sus contradicciones.

    Respeto el siguiente párrafo por no tirarlo todo a la basura, empezando por el tiempo empleado, aunque sea bastante más obvio que sus abortados hermanos.

    La observación del comportamiento humano es una afición muy extendida de la que también participo, con el aliciente ocasional de la sorpresa. Sospecho que la inclinación guarda bastante relación con el gusto por la literatura, pues los escritores suelen ser ojos y oídos atentos a la experiencia, nutriente esencial de sus textos, y el lector es, ante todo, un observador de vidas y miradas ajenas.

      Citar  Responder

  88. Sap,

    ¿Una relación de abuso? Yo no lo creo. Hay, como dije antes, una necesidad, alguien que puede satisfacerla y que se presta a ello por diferentes motivos, siendo el dinero el principal, ok. Pero no encuentro el abuso por ningún lado. Si le dijera a la mujer que de vez en cuando viene a limpiar nuestras miserias en casa que lo hiciera por altruismo seguramente me miraría mal. Todo es transacción; emocional o comercial. En cuanto a lo de Blangadesh (ahí sí que nos metemos en terreno delicadísimo) jamás me prestaría a ello si eso implicara la muerte –aunque sea la ampu_tación de una parte- de un ser humano. En ese caso, por suerte, podemos beneficiarnos de un excelente sistema sanitario en el que una desgracia salva varias vidas.
    Y claro que repugna a “nuestras” mujeres. Pero habría que preguntarles a quienes sí se prestan. Una respuesta podría ser: “El dinero me hacía mucha falta para alimentar y educar a mis hijos y además he hecho inmensamente feliz a una pareja que lo necesitaba”.
    No sé si llegaremos a la emasculación (palabra fea) pero sí pensé en que me iba a costar unos cuantos “ejem”.
    En cuanto a las amistades en las cenas, con sus vinitos y sus chupitos, son ellas mismas que me espetan: “Hermi, saca un tema conflictivo”. Ahí puedo meter la función del clítoris, el porcentaje de población que es psicópata o por qué nos podemos considerar monos. Y para ello pongo ejemplos gráficos como los jóvenes de Magaluf o Marbella. Eso sí, monos con muy mala leche.

      Citar  Responder

  89. Sap,

    ¿Una relación de abuso? Yo no lo creo. Hay, como dije antes, una necesidad, alguien que puede satisfacerla y que se presta a ello por diferentes motivos, siendo el dinero el principal, ok. Pero no encuentro el abuso por ningún lado. Si le dijera a la mujer que de vez en cuando viene a limpiar nuestras miserias en casa que lo hiciera por altruismo seguramente me miraría mal. Todo es transacción; emocional o comercial. En cuanto a lo de Blangadesh (ahí sí que nos metemos en terreno delicadísimo) jamás me prestaría a ello si eso implicara la muerte –aunque sea la amputación de una parte- de un ser humano. En ese caso, por suerte, podemos beneficiarnos de un excelente sistema sanitario en el que una desgracia salva varias vidas.
    Y claro que repugna a “nuestras” mujeres. Pero habría que preguntarles a quienes sí se prestan. Una respuesta podría ser: “El dinero me hacía mucha falta para alimentar y educar a mis hijos y además he hecho inmensamente feliz a una pareja que lo necesitaba”.
    No sé si llegaremos a la emasculación (palabra fea) pero sí pensé en que me iba a costar unos cuantos “ejem”.
    En cuanto a las amistades en las cenas, con sus vinitos y sus chupitos, son ellas mismas que me espetan: “Hermi, saca un tema conflictivo”. Ahí puedo meter la función del clítoris, el porcentaje de población que es psicópata o por qué nos podemos considerar monos. Y para ello pongo ejemplos gráficos como los jóvenes de Magaluf o Marbella. Eso sí, monos con muy mala leche.

      Citar  Responder

  90. Sap,

    Gracias por tus palabras y por tu amabilidad, como siempre.

    En cuanto a las disculpas, pues bueno, para no mentir, ni las acepto ni las dejo de aceptar. Igual que el insulto no me ofendió, porque las cosas afectan según de quién vengan, esta curiosa disculpa también me deja bastante indiferente. Simplemente, observo el comportamiento humano.

    Pero sí valoro, y mucho, las reacciones que tuvisteis algunos coblogueros y que me llegaron incluso a emocionar. De nuevo, gracias

    :-)

      Citar  Responder

  91. Sap,

    tienes razón, de plena actualidad. : )

      Citar  Responder

  92. Hermi,
    .
    Pero Hermi, en el asunto de los transplantes no hay dinero por medio ni una relación de abuso entre donante y trasplantado como sí ocurre en la “maternidad subrogada”. De todas formas, ojo, estoy de acuerdo en que en este asunto todas nuestras convicciones éticas se podrían ir a tomar por saco en cuanto tocaran a los nuestros. Si mi hijo necesitara un riñón para vivir y me ofrecieran el de un niño de Bangladesh por diez mil euros, ¿no haría lo que fuera por conseguir ese dinero?

    Y claro que J. Cámara será feliz y seguramente querrá a esos gemelos con locura, pero este argumento, este resultado final, aparte de representar un pequeño chantaje emocional, deja fuera a la otra parte… Es curioso que todas las justificaciones que he leído a favor de este trato la sostienen hombres. A las mujeres en cambio, y más aún si son madres, este negocio les repugna.

    En cuanto al “tema clit” es como pasearse por el filo de la navaja, quiyo ¡mucho cuidadito con las palabras que se eligen porque en el blogamm hay lectoras ojo avizor dispuestas a analizar toda letra pequeña y enviar luego a sus sicarios emasculadores si procede! :-)

    Entiendo que el sexo no se diferencia en el feto hasta pasado un tiempo y que antes de eso los futuros niños y niñas tienen los mismos órganos. De ahí que los pezones en el hombre sean un rastro primigenio y el clit sea como un penecillo que detuvo su desarrollo para convertirse en otra cosa. Morfológicamente, ya sabes, solo tienes que teclear “big clits” en el Google y darle a “imágenes”. ¡Te encuentras con ejemplares soberbios tanto de tamaño y forma así como de envidiables turgencias!

    :-)

    David CG,
    .
    Marisa es una persona noble como así me lo confirma el gusto que he tenido en tratarla y seguro que acepta disculpas de donde vengan y por muy alambicadas que estas sean.

    :-…

      Citar  Responder

  93. En ese sentido, es significativa la iconografía de la Virgen amamantando a su criatura

      Citar  Responder

  94. DomingoGlez,

    :-)))

    Lo primero de todo, no sé por qué, me he hecho gracia tu pregunta pero, tras pensarlo un poco, solo.puedo decir que en esa concepción, por más que la paternidad pueda ser dudosa, la maternidad de María está clarísima . Es la madre biológica y la madre verdadera y la Madre por excelencia . Ella y solo ella. Gesta al hijo y sigue siendo su madre y con él se queda.

    Así que de subrogada, nada

    :-)

      Citar  Responder

  95. Sap,

    La sangría recuerda a las palabras de otras lenguas que se importan a otro idioma, pero que apenas son usadas en la de origen o con un sentido muy diferente. Por ejemplo, footing o crack.

    El otro día me preguntaba -la mente, que tiene estas “absurdeces”- qué porcentaje de la sangría que se vende en España tiene a turistas como consumidores.

    Hace un par de veranos, en algún lugar de nuestra kilométrica costa de cuyo nombre no logro acordarme, un grupo de jóvenes turistas me preguntó a bocajarro si podía decirles qué necesitaban comprar para hacer sangría. Tiré de la tarifa de datos del móvil. Como no tomaron notas, les sugerí también que se fijasen en el supermercado en los ingredientes de la que venden preparada. Les pareció una gran idea, aunque por supuesto no lo era, ya que esas listas de ingredientes no incluyen cantidades ni, salvo muy rara vez, proporciones.

    Era un grupo de mocetones, pues de haber sido uno de ninfas costeras me habría ofrecido a hacerles los honores, aparentando una sabiduría ancestral e invocando que se trata de un secreto de familia, intransmisible, salvo riesgo de maleficio. Así me habría estrenado como maestro sangriero y, mucho me temo, se me hubiera ido la mano con el alcohol. Generosamente, por aquello de animarles la fiesta y cuidar así de la industria turística española.

    Nuestros mayores suelen ser sangrieros. Sospecho también que es por su fuerte asociación con la fiesta y los momentos felices de la juventud, aunque alguna horrible resaca han de recordar también, seguro.

      Citar  Responder

  96. MJGE,

    El filtro está muy puñetero últimamente. Quienquiera que lo maneje ha debido añadir un buen número de vocablos al negro índice.

    Le pido disculpas a Marisa (MGC) por la forma tan directa y poco educada de expresarle que, a mi parecer, suscribe con gran frecuencia y alto grado de respaldo opiniones o criterios que considero escasamente o nada juiciosos. Percepción que, por supuesto, puede estar errada, tanto por lo que atañe a las opiniones o criterios en sí como por los elementos de frecuencia y grado, ya que por supuesto no llevo un registro.

    Espero que esto valga como petición sincera de disculpas.

      Citar  Responder

  97. Sap,

    “Estamos” con vos en esto a pies juntillas -frase adverbial que sospecho se halla al borde mismo del precipicio de la extinción.

    Por muchas vueltas que se le dé al tema y más leyes que se aprueben, al final la inmensa mayoría de gestantes no se ofrecerán a engendrar para otros por otra causa que los motivos económicos. El sacrificio de un embarazo y un parto, más el probablemente más duro, de entregar a otros el fruto de su vientre, teniendo que pugnar para no establecer vínculos afectivos, a cambio de un dinero necesario o, peor aún, más rentable que el trabajo.

    Además, dada la internacionalización del fenómeno cualquier legislación nacional tiene mucho de brindis al sol. Y el cumplimiento de los convenios internacionales con particulares como destinatarios últimos, como sería éste, se prevé muy desigual.

    En cuanto a los exámenes, sí, también yo los compadezco en esta época del año. El resto más bien los envidio por la oportunidad de aprender que, al igual que yo en su día, sólo aprovechan muy ocasionalmente. Aparte de que con la edad se aprecie más el saber -por modesto que sea, incluida la pura acumulación de datos- , creo que es una manifestación del poder ruinoso de la obligación. Todo aquello que nos viene impuesto es capaz de arruinar cualquier acto. Bien a las claras se ve que el ser humano está hecho para ser libre. Y no es libre, por ejemplo, quien queda atado por un contrato del que no puede desvincularse, menos aún si la causa de su consentimiento fue la acuciante necesidad y éste le obliga a desprenderse del ser humano al que acaba de parir.

    P.D. ¿La ley de Mahoma no se basa en el mismo principio que el “tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”? Lema de nuestros muy católicos reyes que dicen es falso, o contaminado por la posteridad. En origen se limitaba al “tanto monta”, el cual proviene de la leyenda del nudo gordiano que Alejandro Magno cortó con su espada, en vez de intentar siquiera desatarlo. Eso es el origen del dicho “tan monta cortar como desatar”. Lo que se aprende comentando porque yo antes “npi” de esto. Se confirma que en el colegio no estudié como debería.

      Citar  Responder

  98. albertiyele,
    Hay que entender que el mundo evoluciona y mejora. Salir de las cavernas es bueno, aunque sea para meterse en una especie de gallinero sobrepoblado. El tema de la gestación subrogada (ya lo dice la Biblia en cuanto al nacimiento de Jesús –qué bueno Dominguez-Glez-) es un avance. Podríamos rescatar los comentarios y las manos a la cabeza que suscitó el primer trasplante de corazón. Ahí se tiraron de los pelos Iglesia, psicólogos, filósofos y hasta amas de casa. Hay una necesidad, hay una oferta, ocurre, se regula y a seguir avanzando. Dentro de veinte o treinta años el debate estará en si es lícito o no gestar un ser humano en un laboratorio. Lo que se debe impedir es que el mundo acabe en una distopía difícil de digerir. Prefiero imaginar a Cámara feliz que triste. Y a la mujer que lo ha hecho posible, quién sabe si no la ha sacado de un verdadero aprieto.

      Citar  Responder

  99. Angela,
    .
    Alabado sea.

    Carambas, bien está lo que bien acaba, así que me alegro mucho que la aventura de la cocina rodante (“Angela’s Flying Road Kitchen”) haya tenido un final tan feliz; una experiencia que deberías plantearte relatar dandole la forma de un libro que también te iban a quitar de las manos y que podría titularse “En la pradera no hay gazpacho”.

    :-)

    albertiyele,
    .
    Es curioso lo de la sangría. Una bebida que solo toman los turistas en bares de turistas haciendo de lo “typical Spanish” como un limbo artificial pactado entre camareros avispados y clientes desinformados.

    No conozco un solo bar de “nativos” donde sirvan sangría ni mucho menos que alguien la solicite. Para nosotros, la sangría resulta una bebida tan ajena como exótica para los guiris.

    Sangría, ¡qué cosa más antigua! ¡pero si eso es lo que bebían mis tíos y mis primos mayores en sus guateques de azotea con discos del Dúo Dinámico!

    :-)

    Mazapán,
    .
    A esa borrachera surrealista de buenismo como tú la llamas también se le compuso un himno hace ya muchos años, pero vigente en su ironía desde entonces. Ayer, por casualidad, me tropecé con él:
    https://www.youtube.com/watch?v=dFAN6Scl6fQ

    :-)

      Citar  Responder

  100. Reflexiones en cuanto al tema del clítoris. La utilidad del clítoris, evolutivamente hablando, no existe. Es decir, dicho órgano no tiene una función útil, o dicho de otro modo: el ser humano podría seguir como hasta ahora en caso de que dejara de existir, el Cli (para abreviar). Una mujer puede quedar preñada sin el concurso del Cli. Pero entonces, nos preguntaremos, ¿por qué está ahí? Y a mi humilde entender, después de haber leído largo y tendido sobre el asunto, es que creo que el Cli es en realidad un pene. Durante las primeras semanas de gestación el ser humano “comparte” un mismo género. Sólo después se decanta hacia uno u otro lado (por un pelo se abre o se cierra una agalla y toma protagonismo el hueco o el cilindro). El Cli es en este sentido, “casi” un pene. Igual podríamos decir de los pezones en el hombre: ¿Para qué sirven los pezones en el “macho” humano? Para nada. Nunca saldrá nada de ahí, o al menos nada bueno. Aunque, curiosamente, también sea una potente zona erógena. Somos máquinas avanzadas de sensualidad.
    Dicho esto, el mundo –y más las mujeres- debe alegrarse de esta particularidad porque hace que los polos se atraigan (hombres y mujeres) y evita que se vieran por las calles a señores comprometidos persiguiendo a mujeres absolutamente con falta de interés.

      Citar  Responder

  101. Sap,
    hace tiempo leí un artículo muy interesante de un profesor en psicología y psiquiatría, quien establecía una relación entre personas narcisistas y su necesidad de mostrar en público sus acciones altruistas, para así mejorar su imagen y seguir embelesados consigo mismos, dicho de manera coloquial, para venderse mejor.
    En este caso al que me refería, y habiendo 3000 euros de por medio, lo considero sencillamente un trabajo, yo hago algo para tí y tú me pagas; acaso me voy demasiado a analizar la esencia, pero, de verdad, nunca me han gustado demasiado las florituras.
    Por supuesto, que hay personas buenas y altruístas; aquí estoy hablando de otro tema que tiene más que ver con las apariencias o el deseo de conseguir dinero, muy legítima, camuflándose bajo las apariencias de buenismo.
    Yo ya estoy de vuelta por mi tierra de acogida y voy a empezar a ayudar a mi empresa para que esta ténga éxito, qué altruismo para con el prójimo:)))))

    Buen día a todos!

      Citar  Responder

  102. Comentario
    Sap,

    La aventura la vendimos en febrero, alabado sea el altísimo.

    Como era una aventura a corto plazo (es decir, que no la emprendimos con la idea de morir en el empeño, sino de divertirnos un rato y venderlo en un par de años), al ganar Trump las elecciones, mi santo dijo: puesto que pensamos venderlo, yo creo que sería mejor ponerlo a la venta ahora que los trumpistas estarán eufóricos y muy dispuestos a gastarse los cuartos pensando que la economía va a ir de cine con este hombre, mejor que no esperar a que se desinflen y luego nos veamos negros. Y así lo hicimos. Chico, nos lo quitaron de las manos en dos días. Literal. Sin regatear el precio ni nada. Los primeros que vinieron a verlo, tacatá, se lo quedaron. Y teníamos otros dos compradores con el dinero listo por si la operación no llegaba a término. Uno de esos compradores era un pastor (no de ovejas, sino de iglesia) de Minneapolis dispuesto a montarse en un avión ipso facto y venir a llevarse el carromato. Al final, la cocinita se fue a Wyoming. Y tan ricamente, oye. Y más ricamente con el calor que está haciendo este año. Que se asen otros.

      Citar  Responder

  103. Nievesdl,
    .
    Desde luego es un portento biológico y siempre me he preguntado cómo me comportaría de poseer yo uno durante al menos una semanita… ¡cuánto iba a peligrar mi jornada laboral los primeros días de la experiencia!

    Como dicen las mujeres cantarinas de Maties, “no es un botón, es un iceberg” (se supone que en relación entre la parte visible y la invisible, no a la temperatura).

    :-)

    Angela,
    .
    Cuando antes se habló un poco de gazpacho, ¡cuánto me volví a acordar en estos días calenturientos de tus moteros pecadores de la pradera que lo desprecian a favor del consabido sota-caballo-rey de las burgers, los hot dogs y los burritos de tu cocina!

    A propósito, ¿cómo sigue la aventura?

    :-)

    Sweet dreams, señore.

    :-Zzzz

      Citar  Responder

  104. Comentario
    DomingoGlez,

    Hace un tiempo disfruté en la iglesia de Santo Domingo de Pollença las cuatro estaciones de Vivaldi y las cuatro estaciones porteñas de Piazzola. Hoy empieza el invierno en el hemisferio sur, en mi “lado de acá”, que ahora me queda del lado de allá.

    https://youtu.be/9arbQmGLmSc

      Citar  Responder

  105. Comentario
    DomingoGlez,

    O sea, que Eslava Galán lo describió “divinamente”. Claro, de qué otro modo podría haberlo descrito, tratándose del tema de que se trata.

      Citar  Responder

  106. ” … Creyó morir; pero para no caer en manos de quien le hirió, hizo un esfuerzo y siguió volando sin rumbo, con el solo objeto de alejarse lo más posible de aquel sitio; pero las fuerzas le faltaron y fue a caer junto a la entrada de una gran alquería … ”

    Selma Lagerlof
    “El maravilloso viaje de
    Nils Holgersson a través de Suecia”
    Ed. Cervantes – Círculo de Lectores (1964)

    Su madre parió.
    Su madre decidió.

    @DomingoGlez:
    ¡Enfócalo y que descanses!
    Buenas noches

    ._.

    *

      Citar  Responder

  107. “La primavera siempre será en septiembre”

    Los argentinos lo tienen chupado. Sólo con esa frase ya nos dejan turulatos. “La primavera siempre será en septiembre” Suena a puro poema. A final de película.
    En Buenos Aires nunca sabía dónde estaba el norte y dónde estaba el sur. No había manera de orientarme. Normalmente me oriento de forma instantánea. Me dejas en un sitio con los ojos cerrados, los abro, alguien me pregunta dónde está el norte y lo señalo sin problemas. Pero allí no, andaba perdida. La casa donde me alojaba la llevaba un francés que había sido ingeniero informático en París y se había hartado del trabajo y se marchó a Buenos Aires de viaje por dos semanas y ya se quedó allí. Se moría de la risa por las mañanas cuando yo le decía que no encontraba el norte. Y una tarde, el dia después de que me agarrase una tormenta tremenda que me tuvo hasta las tantas de la mañana empapada y sin poder volver a mi habitación, guarecida en una especie de panadería abierta, suplicando que reanudasen en algún momento los autobuses o el metro, o que algún taxista de los que rechazaban llevarme se dignasen a atender a una mujer empapada, me encontré con el dueño del alojamiento en la calle.
    -No encuentro la casa, pero dónde está, estaba por aquí pero no doy con ella
    -Jaaaa, otra vez perdida. Si está aquí al lado. ¿Qué te pasa?
    -Que he pillado un resfriado con la tormenta de anoche
    -Sube arriba, que te hago un té con limón y jengibre, va a venir ahora un amigo. Sube con nosotros.
    Allí me contó que la primera noche en Buenos Aires la pasó entera bailando y le robaron la cartera. La primera noche. Había sido tan tonto de llevar en ella todos los documentos y todo el dinero que traía. Y se quedó sin nada la primera noche. Le tuvo que pedir a su hermana que le enviase dinero desde París el día siguiente.
    -Y ya me quedé aquí
    -¿Y te montaste un hotel?
    -Sí, es que odiaba ser ingeniero. ¿Y tú cómo es que vives en Alemania? Qué horror, mujer, pero cómo se te ocurre.

      Citar  Responder

  108. Comentario
    MdlMar,

    ¿Tuvo opción de decidir?…vamos…vamos….

      Citar  Responder

  109. ” … -¿Quién es aquél? -preguntó Pelo Gris. Su voz temblaba de emoción.
    -Se llama el Coronado -contestó Karr- y es pariente tuyo … ”

    Selma Lagerlof
    “Nils Holgerssons Underbara
    Resa Genom Sverige”
    Traducción directa del sueco:
    Carlos A. Talavera
    Revisión literaria:
    Vicente Clavel
    Ed. Cervantes – Círculo de Lectores (1964)

    Su madre parió.
    Su madre decidió.

    @DomingoGlez:
    ¡Acéptalo!

    ._.

    *

      Citar  Responder

  110. Maties, ¡Ay, que me muero!
    GuajajajajJAAAA

    ¿Sólo 49 vistas tiene este vídeo?
    ¡¿Qué le pasa al mundo?!

      Citar  Responder

  111. Hermi,

    Comentario
    Si es por eso, también estamos muy acostumbrados a la prostitución; y estuvimos muy acostumbrados a la prevalencia y el dominio del hombre sobre la mujer; y estuvimos acostumbrados a la esclavitud, y a la colonización. Y me imagino que la humanidad se habrá acostumbrado a vivir en las cavernas; y a vivir sin electricidad, ni teléfonos, ni vacunas, ni anestesia, ni agua corriente. Y un día se desacostumbró.

    ¿La costumbre hace mejores las cosas? ¿O simplemente consigue que cueste ponerlas en duda y hasta hacerlas tambalear, y desmoronarlas?

    Pero no me hagan mucho caso, que estoy ligera y discretamente ebria.
    Hip!

      Citar  Responder

  112. Comentario
    MdlMar,

    ¿Decidió? ¿Acaso le preguntaron siquiera?….no, simplemente le anunciaron.

    Ángela,

    Como bien sabrás, la Inmaculada Concepción fue un dogma debatido muchos años después de la aparición de las Sagradas Escrituras, Eslava Galán lo describe divinamente en su “Catolicismo explicado a las ovejas” en la que franciscanos defendían muy democráticamente la “Virginidad” de María a capa y espada, frente a los dominicos que defendían que algún pequeño coito hubo de ocurrir.

    Esta discusión que fue un auténtico baño de sangre acabó por aceptar la virginidad de María, el pecado original,….etc,etc….

      Citar  Responder

  113. Comentario
    Sap, ¿proporcionar placer a la mujer y facilitar su receptividad al acto que permite la perpetuación de la especie y la crianza lenta de los pequeños humanos para que den más de sí? Eso, hace milenios. Y ahora, para mucho más :)

    Pregúntaselo a los que ablacionan clítoris :(

      Citar  Responder

  114. Hermi,

    La respuesta a tu pregunta (compartiendo la sorpresa de Sap) la dan dos polifacéticas artistas y activistas, Jesusa Ramírez (cordobesa argentina transplantada a México) y su esposa Liliana Felipe (mexiqueña), en una pequeña y deliciosa canción. “El clítoris”:

    https://www.youtube.com/watch?v=yfeVOmRH-ho

      Citar  Responder

  115. ” … A pesar de todo, el viajero que permanecía despierto, había imaginado dónde estaba el establo, hacia donde condujo a sus compañeros después de despertarles. La puerta estaba cerrada con un picaporte y logró abrirla con ayuda de una pértiga. Ya podía respirar tranquilo … ”

    Selma Lagerlof
    “Nils Holgerssons Underbara
    Resa Genom Sverige”
    Traducción directa del sueco:
    Carlos A. Talavera
    Revisión literaria:
    Vicente Clavel
    Ed. Cervantes – Círculo de Lectores (1964)

    Su madre parió.
    Su madre decidió.

    ¿@DomingoGlez?

    ._.

    *

      Citar  Responder

  116. Hermi,
    .
    No dudo de su apasionasidad, Hermi. Pero sobre la pregunta de su utilidad y su intervención en la concepción, me atrevo a aventurar que tan singular orgánulo sirve al menos para activar las glándulas de Bartolini, facilitando así posteriores operaciones destinadas a la procreación. Seguro que estoy diciendo una barbaridad, por lo que animo a los muchos expertos en el tema que pululan en este ilustre cenáculo a que al menos, metan… la cuchara.

    :-)

    Teresa G.,
    .
    Soy de tu parecer, Maite, por eso creo que es muy bueno cuando un tema comienza a espesarse tanto en el blogamm que peligra con solidificarse, hacer una pausa, dar una larga cambiada y desengrasarlo con un buen tazón de gazpacho, un mate bien cebado o, como propone Hermi, edulcorarlo con algo de fisiología misteriosa.

    :-)

      Citar  Responder

  117. ¿Y qué pasa en el país vecino? Llega D. Limpio Macron y tiene que ponerse a limpiar su casa. Mira que hasta Bayrou , de quien habló bien nuestro amigo galo, ha tenido que dimitir. ¡Lo que hay que ver!

      Citar  Responder

  118. El dúo de Aznavour y el autor del tema Claude Nougaro que habla de la cantidad de sandeces que deben proferir y cometer los ligones para llegar a ver en sus alcobas un sujetador en la silla y unas medias por el suelo. Y así y todo se les trata con simpatía. “Les Don Juan”, texto en Mostrar Más:

    https://www.youtube.com/watch?v=3gL7P790kpo

      Citar  Responder

  119. Sap,

    Comentario
    Ah, el gazpacho! Hubo un tiempo en el que se habló de tan delicioso manjar. Si hasta el anfitrión nos contó cómo preparaba la ensalada de tomate o,tal vez, el gazpacho, el salmorejo y platos parecidos. Últimamente no damos rienda suelta a esos temas algo simples, pero que nos proporcionan momentos únicos. Leo con interés los escritos sobre filosofía, historia o política, que tanto me enseñan y que me animan a indagar con este aparatito para saber algo más. Hay mucho tema y muy buenas plumas en este blog.

      Citar  Responder

  120. Comentario
    Sap,

    Hazme caso: tema apasionante. Desde el punto de vista histórico, cultural, anatómico y mil etcéteras. Porque… puese haber, sin que exista dicho órgano, una concepción, incluso siendo inmaculada.

      Citar  Responder

  121. Angela,
    .
    A mí me parece que la carga genética de paloma que tenía el Niño Jesús explica muchas de sus rarezas. Por ejemplo, ascender a los cielos.

    :-…

    Hermi preguntó:
    “¿Cuál es la función del clítoris?”
    .
    No entiendo. ¿Lo preguntas en relación con la maternidad subrogada? Con qué gente más rara te tienes tú que juntar, quiyo.

    :-)

      Citar  Responder

  122. Comentario
    Hermi,

    Hombre, claro, a todo nos acostumbramos, nos ha fastidiado. ¡Hasta a vivir con Trump nos estamos acostumbrando!, así que no te digo más. Pero eso no quiere decir que estemos conformes, ¿eh?, ni que no haya que hacer nada al respecto.

      Citar  Responder

  123. Comentario
    DomingoGlez,

    No. Fue inmaculada concepción, no confundamos los términos. En realidad, no sabemos la carga genética del niño Jesús, no sabemos si llevaba los genes de la virgen o los de san José.

      Citar  Responder

  124. DomingoGlez,

    Tu comentario, un fogonazo. Es cierto, Jesús en la historia del hombre, la primera gestación subrogada. Pero claro, nunca ha estado bien visto que el hombre se arrogue ese papel.
    Uando algo de esta índole nos parezca mal, sentémonos, esperemos, enseguida nos iremos acostumbrando a vivir con ello. Igual que nos acostumbramos a la fecundación asistida, a las adoptaciones, a las donaciones de órganos o al reimplante de miembros ampu. Ta. Dos.
    Para cambiar de tercio si eso: un tema que dio que hablar el otro día. ¿Cuál es la función del clítoris? Parece una cuestión baladí pero tiene su miga.

      Citar  Responder

  125. ” … La mayor parte de las granjas llevaban el nombre de su propietario, como se acostumbra en la Escania; pero en vez de responder que era la granja del tío Matson o la de Ola Boson, los gallos decían los nombres que se les ocurrían … ”

    Selma Lagerlof
    “Nils Holgerssons Underbara
    Resa Genom Sverige”
    [No figura quién traduce]
    Revisión literaria:
    Vicente Clavel
    Ed. Cervantes – Círculo de Lectores (1964)

    Su madre parió.
    Su madre decidió.

    @DomingoGlez

    ._.

    *

      Citar  Responder

  126. Comentario
    mgc,

    A veces me parece que entre los ciudadanos del mundo próspero, algunos, muchos ciudadanos del mundo próspero, se ha extendido la idea de que los deseos son derechos, y que además tienen, tenemos, derecho a todo, a todo lo que deseemos. Pero ocurre que para cumplir ciertos deseos hay que hacer ciertas cosas, ciertos esfuerzos, ciertas renuncias. Y a eso, al esfuerzo, a las renuncias, no estamos tan dispuestos como a cumplir nuestros deseos, y que se cumpla con nuestros derechos.

    Es un tema muy complejo, y muy sensible. Hay que andar con tanto cuidado para no herir a nadie que se hace muy difícil hasta charlar cara a cara. Mucho más opinar así, por escrito y en abstracto, como si no habláramos de nadie. Muy difícil. Y estoy segura de que nadie aquí tiene intención de erigirse en juez de nadie. Todos tenemos lo nuestro.

      Citar  Responder

  127. Comentario
    Sap,

    No se toma gazpacho en el lado de ayá, no. Debería.
    Y se toma, en el verano, una especie de sangría con muuuuuucha fruta y vino blanco en lugar de tinto. Se llama clericó. Está bueno.

      Citar  Responder

  128. Comentario
    mgc,

    El niño Jesús….¿fue gestación subrogada?

      Citar  Responder

  129. ” … Ese día me dijo don Francisco cariñosa y zumbonamente que me había escrito una carta larga y escesiva, una carta de primera impresión, que luego había roto, no fuese yo, me dijo, cojiéndome el brazo, a creérmelo. Me habló un poco (con la vijilancia en pie y amable de Cossío, no se fuera a cansar) de la prosa, del estilo, del paisaje, de las posibilidades que había en el tema de un nuevo Quijote. Y de pronto se detuvo. Alcanzó un ejemplar y me leyó lenta y noblemente la pájina de la muerte de Platero. Y repitió el último párrafo más despacio:

    ‘Por la cuadra en silencio, encendiéndose cada vez que pasaba por el rayo de sol de la ventanilla, revolaba una bella mariposa de tres colores…’

    Y un “Bueno hombre”, hacia el fondo, melancólicamente contenido […]”

    JRJ
    -‘Apéndice II:
    La muerte de Platero’-
    “Platero y yo” (1917)
    Edición de Michael P. Predmore
    Cátedra – Letras Hispánicas, 2014

    La Unión Europea ha sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2017.
    ¡En día insuperable! ¡Felicidades!

    ._.

    *

    ” … Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto, sino mediante realizaciones concretas, que cre[a]n en primer lugar [en] una solidaridad de hecho … ”

    Robert Schuman (9 de mayo de 1950)

    *

      Citar  Responder

  130. albertiyele,
    .
    Lo del mate está bien, doña. Alguna vez lo pruebo cuando voy a la barbería donde me pela el barbero filoargentino; pero prefiero la adicción al gazpacho. ¿No se toma gazpacho en el Lado de Ashá?

    El gazpacho y la cerveza son elementos innegociables. Hasta justifican el asesinato.

    :-)

    DomingoGlez,
    .
    El porcentaje de relecturas se incrementa con los años, luego se equilibra con el de novedades y finalmente, lo supera. Nadie lee dos veces el mismo libro como nadie se baña dos veces en el mismo río.

    Todo fluye. Be water.

    :-)

      Citar  Responder

  131. Y también ya que estamos: los “marketineros” actuales, quizás motivados por el embajador argentino en el Reino de Aquí, usan para vender la yerba los mismos argumentos que Cortázar dice que usaban los franceses de la droguería de Saint-Lazare hace cincuenta años: exaltan sus propiedades medicinales (sean ciertas o no, chi lo sa?)

    En lugar de eso podrían usar kilómetros de citas de Cortázar, y no sólo de Cortázar, en los que habla maravillosamente de la yerba y del mate. Pero para eso los “marketineros”, y el embajador argentino que los motiva, si es el caso, tendrían que haber leído a Cortázar, y no sólo a Cortázar. Y no parece que eso ocurra ni vaya a ocurrir. Ay ay ay. Cuántas estrategias comerciales desaprovechadas!

      Citar  Responder

  132. Y aclarando aclarando: yo no me creo lo de las propiedades de la yerba mate que cuenta el artículo, que parece que hablara de un remedio pa’tó, pero tampoco está mal si prueban a tomar mate. A mí no me gusta, pero algo bueno tendrá, porque lo toman millones y millones, y les encanta. Y entre los millones, mis abuelos españoles, y la belga. Y mi suegra piamontesa. Y mi Perico, que lo primero que hace cuando se levanta de la cama es poner la pava de agua en el fuego. Y Cortázar, que deambulaba por París buscando dónde encontrar yerba, y antes, mucho antes de la globalización, les pedía a todos sus amigos que viajaban desde Buenos Aires que le llevaran aunque sea un paquete.

    “Oliveira cebó mate. Había que cuidar la yerba, en París costaba quinientos francos el kilo en las farmacias y era una yerba perfectamente asquerosa que la droguería de la estación de Saint-Lazare vendía con la vistosa calificación de “maté sauvage, cueilli par les indiens”, diurética, antibiótica y emoliente. Por suerte el abogado rosarino -que de paso era su hermano- le había fletado cinco kilos de Cruz de Malta, pero ya iba quedando poca. “Si se me acaba la yerba estoy frito”, pensó Oliveira. “Mi único diálogo verdadero es con este jarrito verde.” Estudiaba el comportamiento extraordinario del mate, la respiración de la yerba fragantemente levantada por el agua y que con la succión baja hasta posarse sobre sí misma, perdido todo brillo y todo perfume a menos que un chorrito de agua la estimule de nuevo, pulmón argentino de repuesto para solitarios y tristes…”

    Julio Cortázar. Capítulo 19 (de El lado de allá) de Rayuela

    Y ya que estamos: en mi edición de Rayuela, que es la duodécima edición de Sudamericana, de septiembre de 1970, tengo subrayado eso de “pulmón argentino de repuesto para solitarios y tristes”. Pero no sólo lo tengo subrayado, sino que por alguna razón que se me escapa copié esa frase, y sólo esa, en la primera página del libro (en 1970, cuando compré mi edición (que no compré en realidad: me la regaló mi hermana) y la leí por primera vez, yo tenía catorce años. ¿Por qué leí Rayuela a los catorce años? ¿Por qué subrayé eso, entre otras muchas cosas que subrayé? ¿Por qué anoté con lápiz esa frase en la primera página del libro? ¿O será que lo subrayé y lo anoté mucho después, en alguna otra lectura? Conclusión: uno no debería sólo subrayar los libros; uno debería además anotar la fecha en la que subrayó cada cosa de los libros. Serviría para identificar como capas geológicas de lectura, y de la vida de uno.)

      Citar  Responder

  133. No me creo nada de todas las bondades que se cuentan allí. Hasta creo que bien puede tratarse de una estrategia comercial argentina para vender un producto que aunque tiene un enorme consumo interno, que yo sepa nunca se ha exportado, simplemente porque se trata de algo de fuerte contenido cultural, que no se ha difundido como sí logró difundirse el consumo del té o del café. También se me da por pensar que si los ingleses hubieran conseguido, a partir de las invasiones de 1806 y 1807, afincarse en el entonces Virreynato del Río de la Plata, otro gallo nos (me) cantara. Y probablemente ahora medio mundo tomaría mate, como toma té o café. Y también se me da por pensar (el calor hace que la única parte del cuerpo que me sigue funcionando, aunque temblequeando, sea la cabecita loca) que el embajador argentino en el Reino de Aquí puede no ser ajeno a esa estrategia de comercialización de la yerba mate en el Viejo Mundo; después de todo es misionero, y su familia prosperó, entre otras cosas menos claras (pero también muy telúricas), con la explotación de inabarcables yerbatales de Misiones (que no sólo cataratas hay en Misiones, también yerba mate, y empresarios prósperos, y miseria, y unos índices de analfabetismo que duplican la media actual y cuadriplican la de hace 50 ó 60 años. En fin)

    Pero bueno, forme o no parte de una estrategia de exportación, me hizo gracia la noticia, así que se las dejo:

    http://www.elmundo.es/vida-sana/estilo-y-gastro/2017/06/20/59478e0e46163fa8578b458e.html

    Y para que conozcan algo más del embajador argentino, y del gobierno al que representa, también les dejo esto. Lean, lean. Y que después no nos agarren distraídos las cosas que pasan en el lado de allá, como nos agarró Brasil o Venezuela o Méjico.

    http://www.elespanol.com/economia/20160311/108739355_0.html

      Citar  Responder

  134. La Serapia,

    Comentario
    Aaaaahhhhh Serapia!!!! Estuve a punto de escribirte tantas cosas, tantas cosas! Pero mejor no. Despertalo en mitad de la noche para leerle algo; bailá con él en el medio de la cocina, aunque la cocina sea minúscula, escuchen juntos un concierto, por la radio, en un teatro o en una plaza; enrédense en discusiones y entre las sábanas, batallen amorosamente con las cabezas y los cuerpos ardorosos. Disfruten de la vida, que es bellísima.

      Citar  Responder

  135. Mazapán,
    .
    Lo que cuentas me recuerda el tema de acogida en verano de niños saharauis. Observé de cerca algunas experiencias y aunque el altruísmo y los buenos sentimientos eran el principal motor que movía a los receptores, no poco significativos fueron los casos de competencia entre vecinos en plan “Siente un pobre a su mesa” de la película “Plácido” o de matrimonios que pretendían arreglar sus diferencias conyugales atiborrando de regalos a niños instalados en una irrealidad transitoria. Por fortuna, como digo, los casos de verdadera solidaridad eran los más numerosos.

    Los resultados ya fueron otra cosa y ahí me mostré completamente escéptico.

    :-…

    Nievesdl, “…la cara vista es un anuncio de Signal…”
    http://www.arkivperu.com/blog/wp-content/uploads/2012/02/signal_color_1977_arkivperu.jpg

    :-)

      Citar  Responder

  136. Comentario
    MJGE,

    Te doy la razón, en un futuro supongo que releeré, pero a día de hoy sigo leyendo (no re-leyendo)…. aún no he terminado A la recerche, no he leído a Clarín, a la Pardo Bazán, a Borges…..ufff!

    Comentario
    Sap,

    No hay marcha en Nueva York y los jamones son de york.

      Citar  Responder

  137. ” … Florence paseó una mirada complacida por la biblioteca …

    “[…] He was getting skittish. But that was just exhilaration. Twelve hours -therein lay his answer. The police had the evidence in their possession for twelve hours before delivering it to Doctor Butter. Where had it been, who had charge of it, how had it been handled? Was there casual contamination, or a particular act done with the specific intention of incriminating George Edalji? Almost certainly, they would never find out, not without a deathbed confession -and Arthur had always been dubious of deathbed confessions.
    His exhilaration mounted further when Doctor Lindsay Johnson’s report arrived at Undershaw. […]”

    Julian Barnes
    ‘Ending with a Beginning’
    “Arthur & George” (2005)
    Jonathan Cape, London

    … que cubría las paredes … ”

    Soledad Puértolas
    “Burdeos” (1986)
    Espasa-Calpe | Austral, 1993

    ” … therein (‘thair-in’) … adv. (formal) in that place, in that respect … ”

    Oxford American Dictionary
    OUP (1980)

    @Dani:

    Grafito subrayador para recordar.
    Marcadores adhesivos recortados para visualizar.
    Tic-tac.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  138. Que no es que sea una triquiñuela ni una consigna. Es que estás en la cama y tienes necesidad de compartir algo con el otro y eso termina como termina. Cosas que ponen: bailar, comer, un concierto, compartir una lectura. O ¿no?

    Bah, que estáis de que no. No sé para qué insisto :)

      Citar  Responder

  139. Angela,
    tu historia sobre esta madre de alquiler y su ayuda me recuerda intensamente a algunas conversaciones o más bien monólogos de algunos amigos y conocidos que tienen en sus casas a menores refugiados, viven con ellos, se preocupan de que vayan a la escuela, todo ello por la módica cantidad- ellos nunca mencionan este dinero- de 2500-3000 euros netos mensuales por chico/a (algunos tienen dos). Pues bién, ellos únicamente hablan de ayuda altruista, de que, claro, como la vida les ha dado ellos lo quieren devolver a estos chicos y bla, bla, bla….de dinero recibido no se habla, acaso se menciona de refilón alguna ayuda compensatoria.
    A esta borrachera surrealista de buenismo únicamente se unen los afines, al menos aparentemente, quienes ven, o dice ver, la exquisita calidad moral y supuesta generosidad de tan nobles gentes. Los demás nos quedamos con argumentos indecibles, cientos de pensamientos que no cuadran y bastantes asqueados de tanto eufemismo y saltos en el aire para deformar la realidad a su antojo.
    Claro que esos menores a los que ayudan, tampoco lo son. Aunque dicen tener 17 años, los que yo conozco, hace tiempo que están bien instalados en los 20.
    Cuántos intereses y beneficio personal hay de por medio y qué pocos están dispuestos a verlo claro!!!!

    Aquí, en estos días de calor castellano me pregunto: para qué este juego?, por qué esa necesidad de disfrazar lo que únicamente es un negocio, un intercambio de trabajo?
    Y me refugio en mi pequeño mundo, el que entiendo y me entiende.
    Un saludo a todos.

      Citar  Responder

  140. La Serapia,
    .
    Ofú, Serapia; yo me imagino levantado y enredado en mis chorradas y escucho desde mi dormitorio: “¡Veenn, veeen, Sapristíiiiin, que te voy a leer una cosiitaa!”, y lo primero que pienso es que van a leerme la cartilla.

    :-)

    Maties,
    .
    Comencé a apreciar a Mecano con el tiempo, Maties. Las letras de sus canciones, con esa mezcla de rimas naïf y metáforas brillantes (se me viene ahora a la cabeza lo de “magdalenas de sexo convexo”) me parecen muy interesantes.

    “Entre el cielo y el suelo
    hay algo
    con tendencia a quedarse
    calvo
    de tanto recordar”

    https://www.youtube.com/watch?v=7IguUFc7af4

    ¡Hombre!, esto es muy bonito, eh.

    :-)

    ………………
    Y ante la encuesta de Dani… ¡hay qué ver lo que os molesta un subrayado ajeno, qué delicaditos sois, mamondrios!

    :-)

      Citar  Responder

  141. Comentario
    La Serapia,

    Yo no uso triquiñuelas. Cuando le llamo para leerle algo, es que quiero leerle algo. Si lo que quiero es otra cosa, no pierdo el tiempo con añagazas. A mi edad, más que nunca, el tiempo es oro. Je, je, je.

      Citar  Responder

  142. La Serapia,

    Comentario
    Me dejaste pensando con el asunto de estar en la cama y llamar al otro para leerle algo, y los dos rombos esos, que me parecieron tan misteriosos. Pues te diré: yo lo llego a despertar al Bibi porque quiero leerle algo (y te diría porque quiero los dos rombos; casi te diría, mejor: lo llego a despertar, a secas) y no me da un tiro sólo porque en nuestra casa jamás hubo, ni habrá, un revólver. Que si no…

    Ustedes me hacen plantearme a mí cada cosa, pero cada cosa, que no se me había ocurrido en la vida. Qué cosa. Pero qué cosa.

      Citar  Responder

  143. Qué majos sois todos. Muchísimas gracias por vuestros comentarios, vuestro tiempo, y vuestra inteligencia. Me habéis ayudado mucho. Ahora me toca preparar el artículo con vuestra generosa ayuda, lo cual lo hace todo mucho más fácil.

    Un regalito sonoro de mi isla vecina, que es La Gomera:
    https://www.youtube.com/watch?v=jAlnL8JHetY

      Citar  Responder

  144. Qué bonito me parece todo lo que escribís sobre los subrayados.

    En las bibliotecas públicas de la ciudad se deshacen de los ejemplares viejos poniéndolos a la venta en la entrada. En alguna estantería ponen los libros ya descatalogados junto a una hucha en la que pagar por el libro el donativo que consideres. El otro día me llevé una guía de Hamburgo. Es de hace unos años y ya no está actualizada, pero como no conozco aún nada de la ciudad con leer algo sobre su historia y cuatro cosas principales ya me es útil. Es una de esas guías en las que en la parte posterior viene un mapa desplegable. Ahí estaba el mapa. Cuidadosamente usado montones de veces, se nota, y vuelto a doblar, en su sitio. El libro ha estado durante años en la biblioteca, ha sido prestado, los usuarios habrán usado el mapa, pero nadie se lo ha llevado ni ha marcado absolutamente nada en él. Ni una cruz. Hubiese sido fácil: sacas el libro de la biblioteca pero te quedas en casa el accesorio que viene con el libro. Lo he visto hacer muchas veces. Pero no, aquí no pasa. Aquí el libro completa su ciclo de vida de préstamo cuidado como si fuese el primer día. A lo sumo quizás sale de entre sus páginas alguna hojita con la anotación de un viajero. No importa el tiempo que pase, estos pequeños detalles me siguen descolocando muchísimo.

      Citar  Responder

  145. Comentario
    Dani,

    Yo solo subrayo cuando estudio. Lo hago porque me ayuda a retener lo importante y porque así, cuando tengo que repasar o si quiero tomar apuntes en un cuaderno, ya solo voy a la chicha.

    A veces, muy contadas veces, he subrayado o copiado algo de algún libro que no sea de estudio, algo que me ha impactado mucho, pero no es mi costumbre. En realidad, no me sirve para nada porque luego no me acuerdo de lo que he subrayado o de dónde lo he copiado. Eso sí, al cabo del tiempo puedo encontrármelo por casualidad, normalmente buscando otra cosa, y lo releo y me gusta, pero en ocasiones encuentro cosas que he escrito y no sé si me las inventé yo, o las copié o de dónde salieron.

    Encontrarme subrayados de otras personas me produce dos reacciones contradictorias. Por un lado, me pica la curiosidad de saber por qué esa persona subrayó eso (sobre todo si conozco a la persona, claro); por otro lado, me molesta, me distrae de mi propósito principal, que es leer el libro escrito por el autor y no las elucubraciones de otros lectores.

      Citar  Responder

  146. DomingoGlez,

    Siempre he pensado que un libro, leído está… son tantos los libros acumulados que me quedan por leer y el poco tiempo que tengo en esta etapa de mi vida, que no me planteo volver a los viejos libros.

    ¿Dirías eso mismo de una película, de un disco, de un cuadro…? Con un libro pasa exactamente igual. Releer un libro es una experiencia distinta a leerlo por primera vez y muy interesante. Yo hace tiempo que no la practico pero la recuperaré.

    Dani,

    Al principio si subrayaba, pero si releía ese libro o lo hojeaba para ver los subrayados resultaba que no tenía ni idea de por qué lo había hecho ni le veía el interés a lo que en algún momento debió tenerlo, así es que abandoné esa práctica.

      Citar  Responder

  147. Dani, nunca subrayo un libro, jamás, es una de mis manías; como la de no doblar las esquinas para marcar la página. Tampoco les pongo mi nombre. Sí apunto frases o párrafos que me llaman la atención pero ni para eso tengo un cuaderno especial, lo hago en lo que tenga a mano: un periódico, una cita para el médico, un ticket de una compra… Luego meto el papelito en el libro, en una caja, en un cuaderno… Un verdadero desastre. Como a Marisa, me molesta ver en libros de la biblio subrayados, signos de admiración o interrogación, circulitos rodeando una palabra y hasta números de móviles :-(

      Citar  Responder

  148. Hoy, aprovechando que tenía el día libre, he recorrido la siguiente ruta: Cotos, Pingarrón, Guarramillas –vaya nombres- subidas y bajadas por angostos valles, y subida brutal a la Cabeza de Hierro, atravesando en recto las líneas divisorias; más de una hora intentando tracción con piedras sueltas en grandes pendientes. Luego, la Cuerda Larga hasta casi la Bola del Mundo para seguidamente descender rápido por las pistas hasta llegar con las rodillas molidas de nuevo a Cotos. Más de cuatro horas. Soledad absoluta. Sólo he visto algunas vacas, águilas y una cabra. Dicen que caminando se piensa de otra manera y es verdad. Le he estado dando vueltas a una frase: “Todos nos decimos que vamos a morir, pero nos lo decimos con la boca pequeña”.

      Citar  Responder

  149. Comentario
    Hermi,

    ¡Qué bueno! kekoñazo….parece que era un libro objeto de estudio por un adocelescente. Mis apuntes de clase si estaban subrayados, mucho…. y llenos de dibujitos de calaveras, de logotipos de bandas Heavy y de frases de canciones…un desastre, vaya.

    Mi Beltenebros lo compré usado y está autografiado y dedicado, el único libro que tengo firmado por AMM no era para mí.

    La vida….

      Citar  Responder

  150. albertiyele,

    Quiere decir que el mundo es un sitio muy complejo. Que habrá madres que presten su vientre para que su hija sea madre y así quien nazca sea hijo y nieto a la vez. O que una hermana le preste su vientre para que tenga un hijo con su marido y luego aquella le de dinero para su manutención. Quiere decir que habrá personas que rebosan amor por un hijo suyo y alguien, por lo que sea –sí, también por dinero- pueda hacerlo posible. Que habrá familias pobres del tercer mundo que tengan veinte hijos y los amen a todos y tengan que dar algunos en adopción porque no los podrán alimentar. Que habrá familias que por no poder atenderlos dejen a sus hijos a su suerte y acaben en redes de explotación o como niños soldado. Y habrá madres que tiren a sus hijos a la basura y asilos para niños donde los tengan atados todo el día. Y habrá madres que en una patera se dejen ahogar por salvar a su hijo, y habrá un padre que, como estoy seguro que hará Javier Cámara, ame a su hijo con locura y le de todo su amor y toda su sabiduría como padre. Qué sé yo.

      Citar  Responder

  151. ” … En este tiempo se han publicado ya cuatro traducciones de esta mi obra: dos en italiano, una en alemán y otra en inglés. Y por cierto el autor de esta última y excelente traducción, el profesor Homer P. Earle, de la Universidad de California, tuvo la delicada atención de llamármela sobre que en cierto pasaje pongo en boca de Sancho palabras que en el texto cervantino figuran en la de Sansón Carrasco y de preguntarme si modificaba o suprimía el pasaje o le añadía alguna nota en defensa preventiva de reparos de la crítica eruditesca. Pude haberle remitido a mi ensayo ‘Sobre la lectura e interpretación del Quijote’, publicado por primera vez en el número de abril de 1905 de la revista ‘La España Moderna’, donde establecí bien claramente mi propósito …

    ” … Analizados en conjunto, los lenguajes de esta tumultuosa década dibujan un mapa complejo de teorías estéticas y filosóficas divergentes, y revelan directa e indirectamente los desestabilizadores acontecimientos históricos y culturales del cambio de siglo … ”

    ‘París, fin de siglo:
    Signac, Redon, Toulouse-Lautrec
    y sus contemporáneos’
    en el Guggenheim Bilbao
    hasta finales del verano.

    … Pero preferí darle otra explicación, y es ésta … ”

    Miguel de Unamuno
    ‘Prólogo a la Tercera Edición’
    “Vida de don Quijote y Sancho”
    Espasa-Calpe | Austral (1961)

    “[…] Volvimos otra vez a utilizar la escala y nos colocamos justamente encima de las fieras […]”

    Mark Twain
    ‘Las disertaciones de Tom
    en el desierto’
    “Tom Sawyer, en el extranjero”
    Traducción de María Alfaro
    Ediciones Aguilar (1957)

    Depredaojos

    ._.

    *

      Citar  Responder

  152. Angela,

    Bueno, eso sí que ya me pondría totalmente de los nervios

    :-/

      Citar  Responder

  153. Hermi,

    Tarea: no enviar los comentarios sin leerlos antes.

      Citar  Responder

  154. Angela,

    Que resuenen las campanas, que canten los ángeles celestiales, que se apague para siempre el “Despacito”. Me ha entendido!! Muchas gracias Angela!! Me empezaba a preocupar.

      Citar  Responder

  155. DomingoGlez,

    “Si comparto con Sap la alegría de comprar un libro de segunda mano y encontrar una dedicatoria, frases subrayadas y un calendario de 1.987 como separador”.
    Bueno está bien pero también puede pasar como un libro que rescaté de la basura: La democracia en América, volimen 2. En las primeras hojas hay subrayados en azul, lápiz, rojo… pero a medida que avanzan las líneas se empiezan a torcer. Así, en la página 9, en letras como de pintadas en la pared, una queja ¡¡Kékoñazo!!
    No obstante, cuando consiga el Volúmen 1 lo leeré porque se debe aprender mucho.

      Citar  Responder

  156. Comentario
    mgc,

    ¿Y qué me dices de encontrarte en un libro de la biblioteca que algún lector anterior ha borrado alguna palabra? A mí me pasó: la palabra “fuck” estaba borrada con cuchilla.

      Citar  Responder

  157. Acabo, con perdón, con el repertorio de “La nota de al lado” que tanto placer y descubrimiento me ha traído, con la VO de una canción que A. de V. tradujo del francés al español, un texto que no he logrado encontrar y que me inspira una enorme curiosidad, y que cantó y bailó insinuante La Shica en el show de teatro-cabaret. “Les nuits d’une demoiselle”, Colette Renard, con letra admirable, poética y muy osada:

    http://letras.com/renard-colette/54966/

      Citar  Responder

  158. Dani,

    Con los libros que cojo de bibliotecas actúo diferente. Si algo me llama la atención, apunto la página en un papelito y luego copio las frases o los párrafos en un cuaderno.

    Pero como se trata de cuadernos en los que escribo otras cosas, esas anotaciones se han convertido en un caos en un montón de cuadernos a lo largo de la años.

    Y no me gusta nada encontrarme un libro que he cogido en una biblioteca subrayado o marcado
    Me molesta muchísimo, como si alguien metiera ruido en un concierto.

    Pero, si es un libro que me ha prestado un amigo o alguien que yo quiera, no me molestan los subrayados. Al revés, disfruto con ellos.

      Citar  Responder

  159. Dani,

    Subrayo o, más bien, marco solo los libros que son míos, una pequeña parte de los que leo, siempre a lápiz. Y luego apunto en las páginas blancas del final del libro las páginas en las que he señalado algo y con unas pocas palabras -lo mejor, una o dos si es posible- el motivo

      Citar  Responder

  160. Comentario
    Dani,

    Creo que no he subrayado un libro en mi vida.

    ¿Para qué? Siempre he pensado que un libro, leido está. Y nunca pienso cuando leo que en un futuro pueda volver a él, supongo que, se subraya pensando que un día lo tendrás de nuevo frente a frente.

    Ahora que me empieza a fallar la memoria si he releído alguno, El Jinete Polaco, p ej., pero son tantos los libros acumulados que me quedan por leer y el poco tiempo que tengo en esta etapa de mi vida, que no me planteo volver a los viejos libros.

    Si tengo llenos de comentarios los libros en inglés, más que nada porque al escribir la traducciónes las memorizo mejor. Pero ahora no tengo paciencia para leer en inglés y eso que con el teléfono a mano es bastante rápido.

    Si comparto con Sap la alegría de comprar un libro de segunda mano y encontrar una dedicatoria, frases subrayadas y un calendario de 1.987 como separador.

    El artículo que vas a escribir, lo tienes que compartir.

    ;-)

      Citar  Responder

  161. La Serapia,
    .
    Estoy de acuerdo. Leerse en la cama es lo segundo mejor que se puede hacer en un catre compartido. Comenzar un domingo leyéndole al otro atenúa los efectos perniciosos de tal día.

    ¿Y lo asumido que teníamos lo de los rombos? No solo velaban por la higiene moral de los jóvenes españoles sino que le venían de perilla a los padres de los mismos para quitarse de enmedio a las criaturas. “El fantasma del Louvre”, “¿Es usted el asesino?”, “Historias para no dormir”, “Los invasores”, “Misión imposible”… fueron series que me perdí por culpa de los malditos rombos. Por tanto, mi formación televisiva –la única que tengo y aprecio– se vio resentida hasta la aparición de programas-pastiche y la llegada del milagroso YouTube.

    :-)

      Citar  Responder

  162. Comentario
    La Serapia,

    Pues no; lo de los rombos, primera vez que lo oigo. Lo adopto.

      Citar  Responder

  163. Comentario
    La Serapia,

    ¿Dos rombos???? Traducción!!!!!! Please, traducción!

      Citar  Responder

  164. Comentario
    Hermi,

    Los padres que nos tocan, naturales o adoptivos, son una lotería. Y el ejemplo que ponés de la pareja de Sevilla no significa mucho. O al menos no significa más que los padres adoptivos que aquí en Palma molieron a palos a su hijo desde que tenía meses, hasta que a los siete u ocho años le dieron tal paliza que lo dejaron en estado vegetativo. No tenía un solo hueso del cuerpo sin quebrar. Habían deseado y buscado ese hijo durante casi quince años de matrimonio. O la pareja que en Santiago de Compostela envenenó a su hija adolescente china durante meses. ¿Y eso qué quiere decir? ¿Que todos los padres adoptivos cometerán crueldades con sus hijos? No, de ninguna manera.

      Citar  Responder

  165. Angela, estar en la cama y llamarle al otro porque quieres leerle algo son dos rombos, y lo sabes :)

      Citar  Responder

  166. Comentario
    La Serapia,

    ¿Vale que una ya esté en la cama leyendo y llame al otro, que todavía está levantado, para leerle algo?

      Citar  Responder

  167. Los libros de la mesilla de la persona que te enamoras. Eso sí que tiene información.
    Leerse en la cama:
    -Mira esto que pone aquí
    Y se lo lees y lo compartís.
    Eso es intimidad. Y lo demás zarandajas.

      Citar  Responder

  168. Comentario
    Hermi,

    He vuelto a leer lo que has escrito varias veces y ya, por fin, creo que lo he entendido.

    La “labor” a la que te refieres en la frase es la de ser padres. O sea, la frase podría quedar así: “…no están capacitados para ejercer de padres, que es una labor infinitamente más compleja que la de barrendero, criador de perros o bombero.”

      Citar  Responder

  169. Comentario
    Hermi, jajajj ay, que que no tengo ganas de discutir. Un beso.

      Citar  Responder

  170. Leer es una cosa que haces tú contigo mismo. Y los libros que frecuentas y lo que subrayas en ellos dicen más de ti que la ropa interior que llevas. ¿En serio que dejaríais la puerta abierta de vuestra cabeza a quien quiera husmear en ella? Sin ser anónimo, ¿ni nada? Si el libro de Walter Álvarez me hubiese pillado con catorce años lo hubiese llevado forrado con una hoja enorme de la revista “HOLA”. Lo que pasa que va pasando el tiempo y pierde una todas las vergüenzas.

      Citar  Responder

  171. “Vale, retomamos el tema allá por noviembre, entonces.”

    Angela,

    :-)))

      Citar  Responder

  172. Comentario
    Nievesdl,

    Siiiii. Los bomberos necesitan una gran preparación. Ahí voy. Pero para ser padres no¡!!!! Señor, llévame pronto!!!

      Citar  Responder

  173. Dani,
    .
    Anda, esto parece una encuesta puerta a puerta como las que hacían en la antigüedad las distribuidoras de Avon :-)))

    Soy un subrayador de baja intensidad y la acción depende casi siempre de que encuentre o no el lápiz en el totum revolutum que es el cajón de la mesita de noche. Los lápices son maestros en camuflarse entre los bolondros de calcetines.

    También hago anotaciones a pie de página o al margen de las mismas que considero muy ingeniosas porque en el fondo, uno lo que pretende es que alguien lea en el futuro nuestras notas y admire nuestra perspicacia (1) porque seguramente, el subrayar, como casi todas las actividades humanas no deja de ocultar pequeñas vanidades (por supuesto, suscribo todo lo que ha dicho respecto al tema el profeta Zacarías por ahí abajo, que ha vuelto a poner los puntos sobre las íes. La excepción en tal conducta es como siempre la de la Serapia; pero ya sabemos que esta muchacha no es normal).

    También subrayo en el libro electrónico aunque no sé muy bien para qué porque repasar y buscar entre sus páginas es una labor cognacísima. A veces tales subrayados y notas los paso a mis cuadernos, pero todo esto según como me coja el cuerpo; al respecto soy muy indisciplinado.

    Por otro lado, y sabiendo que todo subrayado es una opinión, me gusta hacerlos, pero mucho más encontrarlos en los libros que saco de la biblioteca pública. En ocasiones se puede establecer un a modo de diálogo con un anterior lector anónimo. Finalmente, dado también el carácter de “huella fósil” de los subrayados, sirven para mostrarnos cuán diferentes vamos siendo. Cuando repaso los míos en las diversas lecturas, por ejemplo, de mi Quijote de cabecera, me resulto un completo desconocido, un individuo lejano y desvaído como el que se va diluyendo en las fotos antiguas.

    ¿Te vale así?

    (1) La perspicacia es la perspectiva de la acacia. Perdón, no me he podido resistir.

    :-)

      Citar  Responder

  174. Comentario
    Hermi, es que no te entiendo, pero no tengo muchas ganas de discutir y estoy de guardia. Interpreto que los bomberos, por ejemplo, no necesitan una gran formación específica y que cualquiera por muy mala vida que lleve…

    Por cierto, que no os pase nada en determinadas zonas del aeropuerto de Barajas.

    Y que no os atropellen en Madrid durante el MADO ( celebración de Madrid Orgullo).

      Citar  Responder

  175. Mi hermana está mosca con lo de las lecturas de mi madre, ja, ja, ja. Le llama a mi madre a Logroño y le pregunta:
    -Ama, ¿qué haces?
    -Leyendo en la terraza
    Y me escribe después en el teléfono:
    “Es que se pasa el día leyendo, ¡tú! Que ya se ha leído y releído los libros y cuando le pregunto me dice que le da igual, que se los está releyendo otra vez. Jolín, que ya no sé si es normal. ¿No tiene otra cosa que hacer? Que papá también está ya mosqueado, cuando descuelga él le pregunto dónde anda mamá y me dice que ahí en la terraza, con los libros. Está el pobre hombre ya resignado a que no le haga ni caso”

    Ja, ja, ja. Es verdad. La de veces que me habrán dicho mi abuela y mi madre que dejase de leer, que eso era de vagas. Ja, ja, ja. Sobre todo los fines de semana, que me encantaba levantarme, desayunar y volverme a la cama a estarme leyendo un buen rato largo. Y ahora ha descubierto mi madre la lectura y lo devora todo. ¿No es genial? :)

      Citar  Responder

  176. Lo que sucede antes de producirse un inicio de gestación sin subrogar, o en otras modalidades de diversión y placer intensos, igualmente accesibles a aristócratas y plebeyos (igualdad que provocaba el asombro de aquella reina francesa). Y es que este “Camino del Sur” del amigo Vilallonga, que sigue con sus atrevidas metáforas, no tiene nada que ver con la histórica canción ‘South of the Border (Down Mexico way)’ de Crosby y Sinatra (y ni siquiera con el ‘Voy buscando a Lupita’ autóctono):

    https://www.youtube.com/watch?v=_ao9ruwzLQ8

    @ Sap, “Hawaii-Bombay” es, confesémoslo, una delicia pija y una canción refrescante en todos los sentidos.

    @ Albertiyele, ¡Zanicchi y el napolitano Gianni Nazzaro, a quien sí tenía un poco olvidado!

      Citar  Responder

  177. Carmela,

    Vale, retomamos el tema allá por noviembre, entonces.

    American Airlines ha cancelado 50 vuelos en Phoenix, Arizona, por el calor. Se prevén temperaturas de 49ºC esta tarde en esa ciudad.

      Citar  Responder

  178. Angela,
    .
    Los ricos también lloran, Ángela… Después de haber leído todas las reflexiones aquí vertidas, sigo pensando que la “maternidad subrogada”, legislada, clandestina o en compadreo, tiene un fondo perverso marcado por las diferencias del que da y el que toma (como lo del reino de Mahoma) y que resalta mi sospecha que el desear tener un hijo y llevarlo a cabo en cualquier tipo de emparejamiento es un mayúsculo acto de egoísmo como analizó muy bien Cioran. Yo les pido perdón a los míos a diario por haber contribuido a ponerlos aquí. Sobre todo en época de exámenes.

    :-…

      Citar  Responder

  179. Esto es el diagrama de fases de las moléculas de agua:

    http://4.bp.blogspot.com/-4B5vvDJk1QY/TzI1wXFWCHI/AAAAAAAADI8/cxNPjPfHPpY/s1600/diagrama-de-fases-del-agua.png

    Bien, pues lo que me parece más extraordinario del mundo en el que vivimos es que puedan darse todas las condiciones para que existan los diagramas de fases. O sea, lo extraordinario es que pueda ocurrir todo. Es la monda. Hay unas condiciones en las que puede pasar lo que sea. No lo entiendo bien, pero eso me parece lo más fascinante de todo. Lo que sea. Tienes una serie de elementos y dices: pues los voy a organizar de forma que haya cosas tan extraordinarias como una mariposa con destellos azules: y las hay. O, me voy a imaginar que se puedan organizar en un granate, hala. Y los hay. O que haya una órbita por ahí llena de rocas que de vez en cuando estallen sobre La Tierra: y pasa. Un planeta todo de diamante, también está. Es como si estuviésemos en un estado, que no sé qué estado es ni cómo se llama, en el que puede pasar de todo y de hecho, es que está pasando.

    Me acaban de mandar un whatsap diciéndome que el libro de Humboldt le está gustando mucho a alguien. Alguien muy importante para mí, que no dice ese tipo de elogios por decir, y que me había pedido opinión y estaba algo reticente a leer el libro y me había dicho que como no le enganchase de entrada lo iba a abandonar enseguida. Y que se ha enterado de que existe esta película, que la crítica no la pone muy bien, y me ha pasado el link.
    Es fantástico :D

    https://www.youtube.com/watch?v=EYWOW24-lW0

      Citar  Responder

  180. Angela, no seas mala, que hace mucho calor y yo no puedo ni pensar :-(

    Excusas, nada más que excusas. No me creo, ni de coña, que la madre subrogada, o como se diga, haga lo que hace por generosidad, por hacer felices a dos personas. No. Lo hace por dinero y nada más que por dinero. ¡¿Vender un hijo?! ¿Se te ocurre un negocio más sucio?

    Eso: ¿qué dice el marido? Como la cosa es muy seria no voy a hacer un chiste malo.

      Citar  Responder

  181. Estamos a 32 grados en Múnich con un sol aplastante y unas nubarronas de tormenta que se están formando y van a arruinar seguro los cines de verano en los parques (cuántísimo me gusta esta costumbre de los cines de verano que tanto se llevaban en Boston y en Chicago y se llevan aquí también, hay por lo menos cuatro parques en la ciudad y hasta un antiguo patio de matadero muy grunch donde proyectan películas todas las noches al aire libre) y me da la risa ir en la bici estos días. Parece un poco como si estuviésemos en Roma. No tiene nada que ver con circular cuando hace mal tiempo. Ahora están todos locos, medio desnudos, desenfrenados, con los coches descapotables y música alta, gafotas de sol, luciendo cuerpos atléticos, viseras, faldas al viento, y se saltan los semáforos en rojo, cambian de sentido sin avisar, adelantan sin tocar el timbre, se auto-regulan como pueden en los cruces porque ya apenas hacen caso a las señales… Y el carril de las bicis ya no es sólo para las bicis sino también para gente que se propulsa con los patines o sobre un sancheski, o en esos ciclos de dos ruedas y una plataformilla con manillar que usan los turistas en hilera. Hoy una señora ha cambiado de sentido de repente con el coche cuando yo iba a cruzar en un semáforo en verde para mí, me ha metido el morro, y menos mal que me he quedado parada. Le he echo un gesto para que pasase y ha acelerado para cruzar; no se ha comido a un chaval que ha aparecido de repente cruzando el semáforo en el sancheski, porque el chico, de esos con camisetas de tirantes y pantalones bombachos y una gorra, ha pegado un brinco con patinete y todo que le ha salvado. Es casi mejor ir andando.

      Citar  Responder

  182. Nievesdl,
    Me refería a que para cualquier trabajo se necesita una preparación pero para ser padres no se necesita ninguna. No sé qué palabras nuevas emplear para dejarlo más claro.
    No me ha gustado ese “ejem”.

      Citar  Responder

  183. Angela,
    Mira que lo he intentado, pero me he debido de explicar fatal.

      Citar  Responder

  184. Dani, lo del “viento de la novedad” de la entrada en el blog me ha gustado mucho.

    Por lo general no subrayo los libros. Pero si algo me llama mucho, mucho la atención y quiero resaltarlo, si es corto lo subrayo (siempre a lápiz. Cuando Pablo Iglesias cuelga fotos en Twitter de libros subrayados a bolígrafo, con distintos colores de tinta y distintos trazos: ondas, rayas, grecas, me da dolor de corazón. Y no es que me caiga mal, que también, es que me da dolor ver eso, supongo que será una tontería pero es superior a mí) y si el texto que quiero subrayar es largo, más de tres o cuatro frases, dibujo unos corchetitos con el lápiz y hago una flecha en el margen para resaltar que ahí he marcado algo. Si la lectura me suscita alguna pregunta y tengo temor a que se me olvide la anoto en el margen lo más sucintamente posible. Algo que yo me entienda, supongo que un observador no tendría ni idea de qué se ha anotado ahí. Y esa es otra cosa que me pasa, que sólo subrayo los libros si tengo la absoluta convicción de saber que nadie más va a abrir ese libro y ver mis anotaciones. Si no tengo esa seguridad y pienso que igual luego se lo voy a prestar a alguien o algo así, no lo hago. De adolescente sí copiaba fragmentos de textos que me gustaban sobremanera, pero ahora sólo lo hago con lo que leo del trabajo y quiero hacerme resúmenes, o si algo es tan bonito que lo quiero colgar en alguna pared o en la nevera. Una de las peculiaridades del libro electrónico que me gusta mucho es poder hacer subrayados y que se cree automáticamente un documento llamado “anotaciones” con todos los fragmentos que he ido resaltando y aparecen después fácilmente accesibles. Esto hace que subraye muchísimo más en los libros electrónicos que en los de papel. Y nunca comparto el subrayado ni me gusta que aparezca en la pantalla qué han resaltado otros lectores.

    El último libro que subrayé por todas partes fue el de Walter Álvarez “Tyrannosaurus Rex y el cráter de la muerte” (ha salido esta primavera por cierto “El viaje más improbable” traducido en castellano y aún no lo he leído). Me provocó tantos chispazos que no dejaba de subrayar entusiasmada. Sobre todo esa idea de que la mayoría de los meteoritos que caen sobre la Tierra provienen de una región en concreto en el Sistema Solar y de vez en cuando aciertan sobre el planeta, como quien acierta a dar a Venus tirando una china una noche clara de verano, me dejó turulata. Es el acabose. Ya no es que todo en la Tierra esté en equilibrio, es que de vez en cuando ya no sólo lo que ocurre aquí es determinante, sino que llega algo exterior con una gran probabilidad de venir de una región en concreto, y lo perturba irremisiblemente. Es como un sistema adicional para regular externamente lo de ya de por sí regulado. Y todo eso parece pasar fortuitamente. Me parece del todo alucinante.
    Me pasó algo muy bonito además leyendo ese libro. Iba en el metro y se me sentaron delante una pareja de ancianos. Eran raros. Eran muy mayores y se les veía raros. Tenían un gusto en el vestir que no era normal, muy desenfadado, tenían pinta de hipsters y pasaban los dos de largo los setenta años. Hablaron entre sí muy bajito, me miraban y sonreían. Me di cuenta de que la portada del libro les llamaba la atención porque tiene el dibujo de un dinosaurio y parece un libro de fantasía o de ciencia ficción. Seguía leyendo entusiasmada y subrayando, pero me daba cuenta de que me miraban mucho y ya les sonreí abiertamente. Ella se inclinó para preguntarme qué leía, que parecía que me gustaba mucho, y le conté que sobre el meteorito que había caído en La Tierra y había extinguido a los dinosaurios. Se quedó un segundo callada y miró al señor, sonrieron y me preguntaron qué hacía aquí y establecimos una pequeña conversación de lo más interesante hasta que tuvimos que despedirnos. Estuve un par de días leyendo y releyendo el librito en los trayectos de metro, hasta que lo perdí cuando me faltaban pocas páginas para terminarlo. Lo debí de dejar en una estación de metro una noche que volvía de una cena y saqué y metí cosas en el bolso que llevaba. Volví a comprármelo de nuevo y ahora lo tiene mi madre en Logroño. Desde que ha estado yendo a las clases de lectura no para de leer y siempre se lee todo lo que dejo por ahí. Ahora ya hasta le llevo libros adrede en la maleta, como el que los deja en casa de sus padres para deshacerse de ellos. Cuando lo leyó me dijo que vaya cuentos que leía. Que quién va a creer lo que escribe ese hombre, a ver si se me va a ir al cabeza con tantas tonterías.

      Citar  Responder

  185. Comentario
    Hermi, ejem:

    “Ambos son toxicómanos y ninguno está capacitado para desempeñar una labor infinitamente más compleja que ser un barrendero o un criador de perros, o un bombero. ”

      Citar  Responder

  186. Carmela,

    En los doce años que llevo viviendo aquí he visto más que en los 48 anteriores en España (sí, cumplo 60 dentro de unos días). No sé si porque en España estaba ciega o porque no me rodeaban las mismas cosas o por qué.

    No conozco las circunstancias particulares de la gestante de la que llevo hablando varias horas ya, pero conozco algunos detalles y, sobre ellos, monto esta historia:

    Mujer casada, de treinta y pocos años, con tres hijos, en un pueblo de South Dakota. Trabajan, cuando lo hacen, por el salario mínimo. Por sus bajos ingresos, los tres hijos están cubiertos por Medicaid, la asistencia sanitaria para hijos pequeños de familias pobres. La pareja no tiene cobertura médica, o solo la tiene durante los periodos que trabajan en alguna empresa que la ofrezca a un precio asequible para ellos. La mujer se ha enterado de que puede ayudar a hacer realidad los sueños de otras parejas que no pueden tener hijos, que se le recompensará económicamente, pero el énfasis no es el dinero, sino la generosidad, la compasión, la ayuda al que lo necesita, etc., etc. En este contexto, no es ella la necesitada, sino esa pareja que no puede tener hijos. Ella, que los tiene (aunque casi no pueda alimentarlos), se hace cargo de la felicidad que esa pareja experimentará, la bendición de ese hijo (o esos hijos), esa bendición que ella ya ha recibido y esa otra pareja lucha por recibir. La compensación económica no es su motivación principal, Dios nos libre, pero ayuda. Y además, va a tener un seguro médico que la va a ayudar a recibir unos cuidados de los que usualmente carece y le va a permitir ligarse las trompas (ya ha tenido bastantes bendiciones con sus tres hijos y los que ha “dado”), cosa que de otro modo no podría costearse.

    Lo que no acabo de imaginarme es el papel del marido y de esos tres hijos en la historia, no sé cómo encajarlos. Bueno, a los niños seguramente se les dice que mamá está haciendo esto para ayudar a otras personas que no son tan afortunadas como ellos, pero ¿el marido? ¿Qué dice el marido?

      Citar  Responder

  187. Comentario
    Hermi,

    Suponiendo que no sean estériles, las parejas.

    Tu referencia a las labores de un barrendero, un criador de perros o un bombero me parece desafortunada.

    Estoy por jugarme el cuello a que esa pareja de toxicómanos no era rica.

      Citar  Responder

  188. Angela, claro: si no tienes dinero, no hay niño. Y no es mi opinión sino una realidad: en los dos primeros casos tendrán que quedarse con las ganas.

    La tercera pregunta no la entiendo; será que el calor me provoca espesura o que soy de natural espesa, lo más probable.

    Y ya por las dudas aclaro que la gestación subrogada me parece una inmoralidad y que me parece más inmoral la que cobra que los que pagan. Gestar y parir solo por vender lo que has gestado y has parido como quien vende un cuadro que le ha llevado 9 meses pintar me parece deplorable y no sé si esto tiene algo que ver con tu tercera pregunta. No creo que haya mujeres que solo puedan ganarse la vida gestando y pariendo para otros.

      Citar  Responder

  189. Dani,

    Me gusta subrayar los libros y poner comentarios en los márgenes, pero no muchos. Luego, los que más me han llamado la atención los he anotado en un cuaderno; o sea, al cuaderno llega la decantación de los subrayados. Cuando pasan los meses o los años y vuelvo a ese o aquel libro me da rabia no encontrar esas huellas (si un libro está leído e inmaculado, malo; o es absolutamente todo él un subrayado continuo). Me gusta en cambio observar lo que me hizo gracia o consideré en su momento cosa importante. Un ejemplo de la última lectura: título: Breviario de saberes inútiles. Páginas leídas: 109. Subrayados, 2. Uno por ejemplo trata sobre pensar en las letras del abecedario como ideogramas: “La H mayúscula es la silla de frente, y la h minúscula es la silla vista de perfil”, idea que por lo que se ve compartían Víctor Hugo y Paul Claudel.

      Citar  Responder

  190. Para ser cualquier cosa, para ejercer cualquier profesión, es necesario tener un título, una cualificación o pasar un filtro difícil en forma de oposiciones. Sin embargo se puede ser marido o esposa, padre o madre, sin más trámite. Para entender el tema que nos ocupa, el de la maternidad subrogada, necesitamos ver el lado del reverso; un caso natural: una pareja joven que tienen un bebé y lo tienen sin querer. Ambos son toxicómanos y ninguno está capacitado para desempeñar una labor infinitamente más compleja que ser un barrendero o un criador de perros, o un bombero. La ley ampara que esa pareja tenga el bebé y al cabo de pocos meses el bebé acaba en urgencias con el síndrome del niño sacudido con resultado de muerte (ha pasado hace pocas semanas en Sevilla). Yo creo que quien busca tener un bebé con esa determinación va a quererlo de verdad. Decía el otro día Miguel Bosé en una entrevista que cada vez lleva peor separarse de sus vástagos en las giras. Yo estoy de acuerdo en que se haga de una forma regulada, con garantías.
    Pdta: Ángela, las parejas con muy pocos recursos económicos suelen tener más hijos.

      Citar  Responder

  191. Carmela,

    Y aún más: ¿qué opción le queda a una pareja de homosexuales que desean tener hijos pero no tienen dinero? ¿Qué opción le queda a una pareja (o cualquier otro arreglo) de heterosexuales que no pueden tener hijos pero no tienen dinero?

    ¿Qué opción le queda a una mujer cuyo único “valor” es su útero?

    Los ricos siempre tienen más opciones, claro.

      Citar  Responder

  192. Esta discusión sobre maternidad subrogada me ha recordado una teoría que le oí una vez a un antropólogo. Estuvo un par de horas hablando, el tío pesao aquel, pero yo me quedé únicamente con una cosa: en la prehistoria todas las comunidades eran matriarcados porque la mujer tenía un carácter sagrado: nuestros antepasados, ignorantes como eran, no habían establecido ningún vínculo causal entre el sexo y la reproducción, así que pensaban que la hembra se quedaba preñada por arte de magia, como si hubiese sido bendecida por la Naturaleza, que mantenía con la mujer una relación privilegiada a la que el hombre no podía acceder. La Naturaleza hablaba a través de la mujer. Las hembras eran, en consecuencia, animales muy valiosos a los que había que proteger.

    *********
    Dani,

    Es cierto que el impulso habitual que nos lleva a subrayar es la adhesión a lo que leemos. Tendemos a subrayar aquello con lo que coincidimos. Pero a veces también hay algo de vanidad en esos comentarios que escribimos en los márgenes: desarrollamos una idea que el autor ha dejado a medias, rematamos una faena mal terminada (o, directamente, le enmendamos la plana). Y qué a gusto nos quedamos cuando pensamos haber mejorado el texto que hemos anotado. George Steiner (yo de mayor quiero ser George Steiner) decía que un intelectual es simplemente alguien que lee un libro con un lápiz en la mano.

    Quizás los blogs literarios cumplan hoy la función del subrayado tradicional. En lugar de echar nuestro cuarto de espadas en el margen del libro, lo venimos a soltar aquí. Subrayados subrogados.

    (Estaba pensando que hay libros enteros que podrían considerarse como un largo subrayado de otros libros. Toda la historia de la literatura podría explicarse como la necesidad permanente de subrayar lo que han dicho otros antes que nosotros, ya sea para asentir o para contradecir.)

    Soltado mi cuarto de espadas, me vuelvo a mis correcciones.

      Citar  Responder

  193. Comentario
    MJGE,

    A priori, me parece mejor que se regule.

    Quiero aclarar que yo estoy hablando mayormente del negocio de la maternidad subrogada. Y ahora, veamos.

    Como sabéis, en los Estados Unidos no tenemos asistencia sanitaria pública universal. Uno de los requisitos de los contratos de maternidad subrogada es la provisión de un seguro sanitario para la gestante, que cuesta un dinero importante. La compañía de seguros en cuestión habrá de pagar cuantiosas reclamaciones, pues estamos hablando del cuidado de una gestante y su feto, las complicaciones que puedan surgir, el parto, sus complicaciones, el/los neonatos, incubadoras, pediatras, obstetras, hospital, etc. etc. La compañía de seguros es un negocio, así que las primas se ajustan cada año teniendo en cuenta, entre otras cosas, los gastos médicos que se han pagado.

    Es decir, la prima que yo pago se ve afectada por los gastos médicos originados por una mujer que pare unos hijos deseados por unas personas de otro país, unas personas que eligen este estado porque es más barato que, por ejemplo, California, unas personas cuyo desahogo financiero les permite pagar miles y miles de dólares para satisfacer su deseo reproductivo, mientras aquí miramos cómo nuestro gobierno actual insiste denodadamente en dejar sin seguro médico a más de veinte millones de personas.

    Me consta, y me alegro, que la gestante del caso en el que participé como intérprete aprovechó el parto para ligarse las trompas.

    No olvidemos tampoco que todo esto es posible gracias a la existencia de agencias que facilitan la transacción de la maternidad subrogada. O sea, un negocio redondo. Un negocio que, como todos, quiere crecer y aumentar sus beneficios y que hará todo lo posible para crear una necesidad que el cliente muchas veces ni siquiera sabía que tenía.

      Citar  Responder

  194. Angela, como supongo que me estás pidiendo mi opinión te la daré: quedarse con las ganas.

      Citar  Responder

  195. Angela,

    Cabe otra observación. Tú sabes, como lo sabemos todos, que una vez que la ciencia hace posible estas prácticas se van a llevar a cabo nos guste o no, estemos de acuerdo con ella o no y la cuestión es si es mejor que estén reguladas o que sean clandestinas. Aquí lo hemos vivido muy de cerca, en el tiempo me refiero, con el tema del aborto. Así es que crees que es mejor para esa señora se South Dakota, ¿que tenga esas condiciones en un contrato sujeto a la acción de los tribunales o que lo haga bajo cuerda sin ninguna garantía?

      Citar  Responder

  196. Comentario
    Carmela,

    ¿Qué opción le queda a una mujer de 75 años que desee tener un hijo?

      Citar  Responder

  197. Sí, sí, muy bien, pero ¿a vosotros qué os parece que haya agencias que se lucren con el negocio de la maternidad subrogada? ¿O que en el contrato haya una cláusula según la cual la gestante percibirá o no ciertas cantidades dependiendo de la fecha del parto? ¿Qué pensáis de una mujer en un pueblo de South Dakota, con tres hijos suyos, vaya ya por el tercer embarazo subrogado que casi le cuesta la vida? ¿Y que por parir de urgencia y con antelación debido a problemas graves, se le regateen $5000?

    Es que hay que descender a los detalles. Por eso yo, que nunca me había parado a pensar en este asunto, cuando vi lo que vi, y oí lo que oí, y me paré a pensarlo, concluí que no, que no me parece bien. Que no creo que ese tipo de negocios nos lleven por buen camino. ¿Que se seguirá haciendo? No me cabe duda, pero eso no quiere decir que yo tenga que estar de acuerdo. Y puedo pensar lo que me dé la gana de quienes se meten en semejante transacción.

      Citar  Responder

  198. Me estoy haciendo un lío. ¿Qué opción le queda a una pareja gay que desee tener un hijo? ¿Quedarse con las ganas? ¿Por qué es una inmoralidad la gestación subrogada? ¿Por que hay dinero de por medio? ¿Quiénes son más inmorales: los que dan o los que toman? ¿Son menos inmorales las parejas de lesbianas en las que una aporta el óvulo, gesta y pare, o las de heterosexuales que recurren a la reproducción asistida? En todos los casos, que yo sepa, se paga. Y mucho. Sobre el interés, los derechos del niño, ¿cuándo hay que tenerlos más en cuenta y por qué? ¿Cuando los padres son dos hombres, dos mujeres o un hombre y una mujer?

    Qué día me estáis dando. Y con estos calores… :-(

      Citar  Responder

  199. MJGE,
    .
    No te preocupes, a ese batiburrillo que tengo en la cocorota le puedes quitar hasta el “bati” :-)

    Verás, es que había tomado tu “porque ninguno estamos en contra de la evolución” por evolución científica y no social. En todo caso y así al pronto, me parece que ambas evoluciones van de la mano. Sea como sea, el tema no es baladí porque toca en lo más profundo de lo que somos, haciendo de paso más ancha la brecha de la desigualdad, porque realmente más ajustado que el “tanto tienes, tanto vales” es el “tanto tienes, tanto puedes”.

    De todas formas, supongo que la eugenesia –esto de la maternidad subrogada ya tiene mucho de eugenético– será un natural paso, otro más, hacia la homogeneización inexorable a que nos lleva la globalización, desde los idiomas a la ropa, desde la arquitectura a la gastronomía. Creo que era Luciano di Crescenzo el que relacionaba todo esto con el Segundo Principio de la Termodinámica…

    Ay, la termodinámica… ¡termodinámica es la que voy a sufrir yo ahora en mis canne’ cuanto salga a la calle y coja el camino a casa en el coche de San Fernando!

    ”’:-O

      Citar  Responder

  200. albertiyele, el interés del no-nato no cuenta jamás. Ni en heterosexuales ni homosexuales. Salvo en el caso de la adopción, cuando el niño está vivo desde hace meses o años. Tener un hijo no es un derecho, se dice, no es un capricho. No, no lo es. Responde a un instinto de reproducción mitad biológico, mitad sociocultural. No hay pruebas de que los niños que han sido criados por parejas del mismo sexo presenten problemas de comportamiento respecto a los de padres “normales”. Se da lugar al milagro de la vida, a un ser humano con derechos desde su nacimiento, uno más que garantiza la eternidad de la especie humana.
    La gestación subrogada ética que propone Badinter (no remuneración, financiación de los gastos de embarazo, acuerdo judicial previo, separación de madre biológica y madre gestadora, etc.) limita las posibilidades, pero me parecen razonables, no son autolimitaciones científicas, sino legales, producidas por la sociedad. Hay quien dice que una GS ética es como hablar de la esclavitud ética. Yo no veo paralelismos, más allá de estigmatizar lo primero por asociación con lo segundo.
    Respecto a los niños subrogados nacidos en el extranjero, el Consejo de Estado francés obliga a su inscripción en el Registro Civil precisamente en nombre del interés superior del niño de tener una existencia civil plena, con todos los derechos y deberes que ello conlleva. Igual que los padres, dado que la paternidad no es un derecho, es también una suma de responsabilidades, mal ejercidas por tantos heterosexuales a quienes no se afea su “capricho” de tener niños.
    A esta conclusión llego leyendo a los expertos. Cada uno estamos acompañados de un cierto número de prejuicios (anticienticismo, homofobia, “androfobia” feminista; puede ser uno o todos), a lo que se suma lo complejo del assumpte, la combinación da para tomas de posición de todo tipo, iconoclastas en lo ideológico; un partido de centro-derecha, como Ciudadanos, está a favor, según creo, y otro de centro-izquierda, el PSOE, en contra. Es el resultado de pasar en dos generaciones de perseguir a gays y lesbianas a permitirles llevar una vida matrimonial o convivial, tantas veces basada en el deseo de reproducción y la asunción de responsabilidades morales, sociales y legales inherentes, y que justamente en ese salto generacional cultural se haya dado el salto científico cualitativo de la FIV.
    (Qué calóoooooo).

      Citar  Responder

  201. (Escribo esto sin meterme en más jardines sobre la gestación subrogada, que conste)

    Para ponerle límites a la ciencia (y para salvarla de sí misma) estaba la Filosofía. Pero ya digo, estaba. El país tiene muchos temas paralizados pero lo importante, como sacar de los planes de estudio troncales a la Filosofía, eso sí se lleva a cabo. La parte optimista de todo esto es que la educación no sólo está en clase. Demos gracias.

      Citar  Responder

  202. Carlos,

    quería decir debatible palabra que, por lo visto, no existe

      Citar  Responder

  203. Contra! Qué conversación más interesante! Mi agradecimiento público al subcomandante Sap por traer a colación (palabra extraña donde las haya) un tema tan debatirle!

      Citar  Responder

  204. El asunto este de la gestación subrogada tiene tantas aristas afiladas que es difícil no cortarse al tocarlo. Nunca entendí las dificultades legales que se les plantea a los padres que quieren adoptar. Supongo que serán necesarias para preservar abusos; pero, si no existiesen tantos impedimentos para la adopción quizás la gestación por encargo, la gestación por dinero, no hubiese llegado al nivel de demanda que ahora tiene. Hay quien prefiere ese tipo de gestación antes que la adopción, tiene medios para ello, le ampara la legalidad en algunos países del mundo… Si se cumplen todos los requisitos legales, nada que objetar. Pero, ¿y esas aristas morales? Habría que tomarlas (iba a decir cogerlas, pero tal verbo en este lugar hace saltar la lucecita roja) y hacer con ellas un cuerpo legal de carácter universal (en lo que se pueda y quienes quieran). Pero como eso es algo tan difícil como improbable que suceda seguiremos teniendo asunto para el debate. Y es tan difícil porque los límites éticos de cada cual en asuntos como éste son muy diferentes, las fronteras entre “pues en ese caso, yo lo veo bien”, y “pues a mí eso me parece una barbaridad” están tan distantes que la tierra de nadie que queda entre ambas es tan amplia que me parece imposible convertirlas en ley. A mí me parece mal que un hombre joven, deportista y rico encargue un par de bebés como quien se compra un par de coches deportivos; me parece bien que una pareja que no pueda tener hijos, o que la madre corra riesgos graves en el embarazo, use la gestación subrogada, etc. ¡Hay tantos casos, hay tantas aristas!

    Hablando de gestaciones que no entran dentro de la categoría “las de toda la vida” (se me entienda antes de que se me mande a la hoguera), gestaciones fuera del matrimonio o pareja heterosexual, esas que siempre hubo y cuyos niños expósitos cargaron con aquel apellido, niños que podrían haber sido hijos del padre Amaro o algún colega, hijos acogidos en adopción sin que casi nadie supiese de ello… En el libro que me entretiene estos días, Tierra de campos (David Trueba) el protagonista es hijo de una de esas historias que sólo pasaban en el siglo pasado. Atención a posibles lectores que desvelo parte del asunto: el protagonista es hijo de una de esas gestaciones fruto del deseo carnal, adúltero, rayano a lo incestuoso y al pecado mortal contra la castidad. Y tras esa ristra de “inmoralidades” el así gestado acaba convirtiéndose en el hijo que alegra la vida de un matrimonio que no podía tenerlos. ¡Qué complicados comos!

      Citar  Responder

  205. Sap,

    Me parece que en esta cuestión tienes un cierto batiburrillo mental (puede que sea del calor). Resumiría tu respuesta diciendo “no metas a la ciencia en esto”. De hecho yo no he hablado de evolución o cambios científicos sino sociales. La ciencia investiga, descubre y pone sobre la mesa posibilidades de las que luego la sociedad hace uso a su antojo. Yo creo que la ciencia debe ser independiente y no verse limitada por criterios morales, entre otras cosas porque, como estamos viendo, estos son muy volátiles. Esta cuestión está más que tratada en el famoso y manido caso de Alfred Nobel y la dinamita.

    Todas las cuestiones que me planteas se refieren a la evolución de la moralidad social. Bueno, ya lo he dicho, o lo he intentado decir, cuando se abre una puerta encontramos cosas buenas y cosas malas formando un lote indivisible. Se me plantean dos cuestiones: 1. ¿Abrimos puertas o mejor no? Y 2. ¿Es posible no abrirlas?

      Citar  Responder

  206. Dani,

    Libros es muy genérico, ¿no?

    Los de fotografía erótica, por ejemplo, no los subrayo. De hecho, con el advenimiento de Internet, ya no sufren mancha accidental alguna. ;-)

    Los de estudio casi siempre los respeté poco. A esos les aplicaba, como tantos, marcadores fluorescentes, salvo aquellas asignaturas cuyos continentes o contenedores llegaban casi vírgenes a junio,

    Los de literatura, pues depende… Si son en inglés o en francés, los subrayo bastante. Muchas veces luego no busco o profundizo en la palabra o expresión subrayada, pero la intención o propósito principal suele ser ese, mejorar mi conocimiento de esas dos lenguas.

    En español, pues va por rachas o hasta páginas. A veces, subrayo las frases o pasajes que me cautivan o admiran, o los que me descolocan, y alguna palabra que ignoro o conozco muy vagamente. Las erratas suelo pasarlas por alto, pero alguna vez también las he subrayado, con la idea de mandárselas al autor o la editorial, nunca llevada a cabo. O por indignación cuando son muchas y demuestran descuido. Esas veces el lápiz se marcaba más profundamente, como con algo de saña.

    ¿Para qué? No sé bien. Por si releo, por establecer un diálogo conmigo mismo sobre méritos de la obra (¡qué maravilla, aprende para cuando escribes tú!), porque subrayar me hace leer con mayor atención.

    Y no sé por qué nunca subrayo la poesía. Lo primero, supongo, es por la brevedad y la dificultad de qué destacar. Igual es también un reflejo reverencial.

    Si las ediciones son vistosas y, normalmente, caras, suelo abstenerme de profanar el libro.

    Si no es por estudios, las notas y subrayados siempre a lápiz, reversibles. Alguna goma de borrar he tenido que aplicar a fondo a libros tomados a préstamo.

    Espero te sirva este caso.

      Citar  Responder

  207. David CG,

    Es innegable que el mundo, sea lo que sea lo que incluya este vago concepto, cambia constantemente porque el universo, según dicen, está en perpetuo movimiento, aunque creo que para el caso que nos ocupa era más apropiado enfocarlo desde los cambios de la sociedad.

    Es cierto que el debate moral sobre la eutanasia viene de lejos, pero su implantación no ha alcanzado ni mucho menos el nivel de la gestación subrogada por lo que dicho debate no ha sobrepasado el nivel de debate teórico. Cuando alcance ese nivel, que yo creo que lo alcanzará, sin duda surgirán cuestiones tales como la de las personas concretas que tienen acceso a ella, la forma de administrarla, en definitiva las mismas o similares a las que ahora nos planteamos sobre la gestación subrogada y que no contemplaríamos en un debate teórico.

    Así mismo es cierto que se avecinan otras posibilidades que amenazan con ser incluso más complejas y problemáticas moralmente que estas, pero esas están aún más lejos.

    PD. Disculpa pero no me resisto a decirte que tienes pendiente una petición de disculpas a Marisa (mgc). Ya sé que hiciste un intento de algo similar y que tuvo problemas con el filtro, pero no me gustó la forma en que eludiste esa obligación descargando tu responsabilidad sobre dicho filtro. Dicho está.

      Citar  Responder

  208. MJGE,
    .
    Bueno Emejota, tampoco creo que el fenómeno de la maternidad subrogada sea en todos los casos producto de los últimos avances científicos. Contratar a una madre de alquiler a la que se le paga por “el fruto de su vientre” es algo tan antiguo como que la ciencia y sus antecedentes desvían a veces sus propósitos benefactores.

    Otro aspecto que ensucia el tema a mi juicio es ver la cantidad de niños desasistidos que hay en el mundo que ya quisieran para sí unos padres y un hogar, pero que tienen la pega –entre otras muchas– de haber cumplido ya unos cuantos meses o años, o ser feos, o estar mutilados, o no poseer la genética de ninguno de sus posibles progenitores.

    Con todo, lo que más repeluco me sigue dando, porque verdaderamente es un término de distopía instalado en el presente y que esconde lo más rechazable de la cuestión, es lo de la “Asistencia psicológica a la madre gestante”. La frasecita tiene tela.

    (Y ya que la nombras, ¿y si a la pena de muerte se le llamara “eutanasia social”?)

    :-…

      Citar  Responder

  209. Sí, Sap, tienes toda la razón.

    No veo a Cristiano Ronaldo, por ejemplo, aceptando que la mamá alquilada no sea alta y guapa, entre otros requisitos.

    ¿Hay plazo de retractación del comprador al ser venta a distancia; derecho a la devolución de la mercancía o producto con reintegro del precio o en caso de defectos; te dan otro producto igual o lo más similar posible; se puede reclamar por vicios ocultos, período de garantía; se aporta título de propiedad en el registro civil? Llueven sobre mí las dudas.

    La cuestión suscita muchas dudas y me huele a que serán una pequeña minoría los casos de madres por subrogación que no lo hagan por necesidad o negocio.

    Comprendo la frustración de quienes deseando tener hijos no pueden engendrar, pero tiendo a pensar en los bebés como un claro ejemplo de lo que en derecho romano, si no me falla la memoria, se llamaba “res extra comercium” (o sea, todo aquello que no se puede vender, ni comprar).

    P.D. Su Santidad la RAE supongo rechaza el encadenamiento de preguntas con la separación del punto y coma, pero se ahorran signos y el sentido interrogativo creo que queda claro.

      Citar  Responder

  210. Evidentemente hay temas que a mi cabeza reducida le quedan demasiado grandes, y este de la “maternidad subrogada” es uno (pero no el único y no porque sea un tema “novedoso”; hay temas que son ya muy antiguos y sobre los que a mí me cuesta muchísimo tener ideas muy claras y muy determinantes. El aborto, por ejemplo, y esa idea de que una mujer tiene derecho a hacer con su cuerpo lo que quiera, y que incluye en ese concepto de “su cuerpo” a un cuerpo otro que yo no termino de estar segura de que sea tan su cuerpo como su hígado o sus riñones. Y no puedo, en el caso del aborto libre, terminar de tomar partido. Ninguna postura me convence. Pero, aclaro, porque en estos casos siempre hay que aclarar, no juzgo ni condeno a nadie, que cada cual sabe y es muy dueño)

    Hay muchas, pero muchas, cosas que no me convencen. La primera: el dinero. La segunda, que un país que no permite este tipo de situaciones sí permita, en cambio, que se traigan el bebé de afuera. Algo así como “acá no se venden ni se venden bebés, vaya a comprárselo a otro país”. Otra: que se tenga en cuenta, o se hable o se piense, a la madre gestora, a la madre genética, a la madre adoptante (pagadora o no), al padre, o a los padres; pero nunca nadie habla del núcleo duro de todo esto: el bebé, que como no tiene ni voz ni voto, parece que no existe. La impresión que me da (y espero no ofender a nadie, ni mucho menos lastimar a nadie) es que se trata en este tema al bebé, a persona que es el bebé, más o menos como se trata a un cachorro de perro en una tienda de mascotas. Lo quiero de tal raza, con el pelo de tal color, que alcance de adulto tal altura y tal peso, que más o menos me garanticen que será más o menos listo. No sé. Nada de todo esto me convence. La ciencia, creo, tendrá necesariamente que ponerse unos límites. El mundo que se nos viene será infinitamente más complicado de lo que me imaginé. El futuro, finalmente, era bastante menos inocente que aquellos trajes de aluminio y aquellos coches voladores y aquellos robots de delantal blanco que pasaban la aspiradora y servían el café. Los robots de carne y hueso que trabajaban de hijos estaban a la vuelta de la esquina y ni nos dábamos cuenta.

      Citar  Responder

  211. MJGE,

    No es por fastidiar, pero qué entiendes tú por “el mundo”. ”

    “Iba a decir que el mundo cambia constantemente, cosa que es cierta pero más rápidamente aún cambia la sociedad y con ella las costumbres, las ideas y, claro, la moral y los valores.”

    Si es la realidad física del planeta, lo tangible, natural u obra del hombre, el concepto diría que se queda un poco cojo. Y sin la sociedad, y todo ese sustrato que mencionas, más todavía.

    En todo caso, creo que tienes razón en cuanto a la fuerza de los hechos (lo que materialmente se puede hacer, se acaba haciendo) y el acostumbrarse en la formación del criterio moral. La eutanasia viene ya de muy atrás, pero la paternidad o maternidad subrogada le ha tomado la delantera. También en la moral, la ética y las leyes hay modas o temas más en el “candelabro”.

    No obstante, hay materias seguramente ya factibles o que se puedan intentar, como “la eugenesia a la carta” que aún suscitan, creo, un gran consenso opuesto a ella. pero todo sea que el líder norcoreano, por ejemplo, se haga con los servicios de algún científico y las formaciones futuras que loen al gran líder estén compuestas por hombres y mujeres mucho más altos, fornidos, bellos y fuertes, y hasta inteligentes, pero en lo mecánico u operativo, bien anulada su capacidad crítica. Por si el lavado de cerebro y la represión fallasen.

    Me ha gustado tu razonamiento sobre el dinero, que no deja de ser más accesible y justo que otras condiciones ajenas a la acción del hombre (como la raza). Es la misma idea que vengo invocando frente a “la injusticia” de los salarios de los futbolistas, sin perjuicio de que atestiguan cierto desorden organizativo, puede que locura, en lo que se viene llamando “el mundo”, que no me atrevo a definir. Y eso que el fútbol de millonarios deja fuera a todas las mujeres y hombres con algún impedimento físico; pero, sin duda, es más abierto y menos discriminatorio entre los miles de millones de no excluidos que ser empresario, político, alto ejecutivo, arquitecto o abogado. En todo esto la geografía y la cuna influyen mucho más.

    Como a ti, me repugna o causa reparos, por lo menos, que haya una cosa más que se pueda comprar; pero me da que nadie lo frenará. Para empezar, hasta donde yo sé, los estados se lavan las manos si la gestación subrogada se desarrolla fuera de sus fronteras. No quieren hacer un “casus belli”. Recuerda los abortos londinenses de los setenta y ochenta. Cosa de posibles y ojos que no ven, corazón (“moral”) que no siente, ¿no te parece?

      Citar  Responder

  212. Pues yo no sé del todo qué pensar de la Gestación Subrogada. Pero tal como está el asunto ahora no me gusta. Hay un limbo legal que no me parece bueno para nadie. Y para mí que mejor se termina con él. O que prohiban completamente que nadie se traiga niños de otros países donde sea legal, o que la legalicen de una vez y asumimos con todas las consecuencias que puede ser la natalidad del futuro para un gran tipo de hogares y establezcan muy bien las condiciones para acceder a ella. ¿Eso va a ser posible? Pues igual que me pasa con muchas cosas, tengo dudas.

      Citar  Responder

  213. Angela,

    Es cierto. Muy buena apreciación. :))

    Aunque, como dice la lengua inglesa: “when there’s a will, there’s a way”.

    Y el demiurgo que se esconde tras esa maléfica invención -creo que se llama o llamó Gotardo- tal vez pueda hacer algo para que los pringados que se toman medio en serio la fruslería de un comentario no sufran ese cruel rebote de su palabras. Golpe repentino que los acendra en su idea de tontuna incorregible y sin esperanza de enmienda, incapaces incluso de aprender por mucho que la mala experiencia se repita.

    Help!!

    Cruzo dedos (mano izquierda) y le doy al click ratonero (con la otra, claro), con emoción y temores dignos de un lanzamiento espacial en Cabo Cañaveral. Rectifico, puedo pulsar con los dedos retorcidos.

      Citar  Responder

  214. Estimados coblogeros. Iba a decir que el mundo cambia constantemente, cosa que es cierta pero más rápidamente aún cambia la sociedad y con ella las costumbres, las ideas y, claro, la moral y los valores. Es comprensible que os escandalicéis con lo de la gestación subrogada pero ese es un sentimiento que hay que dominar porque ninguno estamos en contra de la evolución y esta trae lo que trae, nos guste o no y al final las ideas se adaptarán. A mí lo que menos me gusta del asunto es que el dinero cada vez tiene más poder, aunque como ya he dicho aquí a fin de cuentas el dinero es un discriminador menos injusto que la clase, la raza y otros que tenían mayor vigor antiguamente. Así es que ya podéis iros preparando para el próximo tema moralmente conflictivo, que será, probablemente, la eutanasia.

      Citar  Responder

  215. La Serapia,
    .
    Claro que sí, Serapia. Aplico lo de banalización de la maternidad en ambos casos.

    Hace unos meses alguien me contaba –tan feliz como los protagonistas– el caso de un matrimonio que volvía muy contento a su ciudad con el niño que habían encargado. Les había salido caro, pero el proceso había merecido la pena. Luego, con la boca pequeña me confesaba que la “madre subrogada” la habían encontrado en un suburbio de Bucarest. Aquí está el abuso.

    Otro caso extremo (que no puedo poner en pie en sus detalles) es el de la pareja de gays que rechazó el producto contratado ya que presentaba malformaciones. Tal vez los asistiera el derecho toda vez que tales defectos de fábrica se encontraran especificados en las cláusulas contractuales. Este vocabulario lo empleo adrede porque me parece que al final, si rascas un poco, no hay mucha diferencia formal entre comprar un niño, un coche o una vaca (porque imagino que la madre será seleccionada, que no valdrá cualquiera).

    :-/

      Citar  Responder

  216. ¿Y por qué sería banalizar la maternidad el que una mujer que no quiera por lo que sea pasar por un embarazo tenga hijos por gestación subrogada pero en el caso de una pareja gay no? No tiene por qué serlo en ningún caso, ¿no? O si lo es, lo será en los dos. ¿O el caso de una es peor que el de los otros sólo porque ella podría pasar por eso aunque no quiera? Si lo permite la ciencia, ¿por qué no?

    Ah, la ciencia… cuántos quebraderos de cabeza nos va a dar…

    Pita la centrífuga. Bss

      Citar  Responder

  217. Comentario
    Sap, ahí le has dado: al niño.

    Los dos hijos que acaba de tener Cristiano Ronaldo no van a poder ver nunca a quien les ha parido porque lo pone en un contrato. ¿Eso es respetar los derechos del menor? Pues no sé si me convence del todo…

      Citar  Responder

  218. Comentario
    Sap, por cosas así, no voy a mover un dedo por alcanzar ese futuro. Además, a ver, ¿tendría menos derecho a mi deseo de ser madre sin tener que pasar por un embarazo que quien quiera serlo porque no pueda? ¿Se sobreentiende? ¿Dónde lo pone? ¿Iba a solucionar problemas de natalidad si se promoviese esta práctica? Lo mismo hasta se podía subvencionar por el Estado. Otra cosa, ahora mismo quien tiene problemas cardíacos o una enfermedad como cáncer, no puede adoptar: cuando legalizasen la gestación subrogada, ¿las personas con cáncer o enfermedades graves sí podrían ser padres? ¿Cómo justificar esa diferencia? No sé, demasiadas cosas.

      Citar  Responder

  219. Hola de nuevo a todos:

    Ahora os quería pedir, como aficionados a la lectura, un pequeño favor. Tengo que escribir y entregar el 1 de julio un artículo sobre subrayar los libros: con qué fin, cuáles se eligen, si luego se apuntan en un cuaderno o no. En fin, las motivaciones que os llevan a ello.

    El anonimato… ¡está garantizado, por supuesto! =)

      Citar  Responder

  220. Justo el otro día preguntaba por un libro sobre la Revolución Rusa, así que tomo nota de esta recomendación, gracias Antonio.

    Escribí un comentario sobre la Feria del Libro recién terminada, por si alguien quiere leerla: https://taganana.wordpress.com/2017/06/18/recuerdos-de-la-feria-del-libro-de-madrid/

    Ya con muchas ganas de que llegue enero y Neuman saque ese libro del que me habló, muy largo, y que le ha costado un montón, según me dijo, porque hay cuatro narradores y un quinto omnisciente.

      Citar  Responder

  221. Carmela,
    .
    Ah, pues ya es casualidad, porque me interesé por la noticia a raíz del capítulo de ayer de “The handmaid’s tale”, serie donde este tema se plantea en un nivel de distopía muy espeluznante.

    Questa notte me veré er pograma.

    :-)

    La Serapia,
    .
    Entiendo que en el caso final que planteas, distinto a los otros, la banalización de la maternidad/paternidad también posee su distinto matiz, Serapia; pero lo común en ese chalaneo entre personas mayores –donde no deja de existir una relación desigual, abusiva: tú tienes necesidad y yo tengo el parné– es que nos olvidamos siempre del producto subrogado: el niño.

    “Mira, Pepito (si es que en este presente que ya es futuro hay niños que se llamen Pepito o Encarnita), como mamá no quería perder su tipazo ni le apetecía sufrir molestias contigo dentro, pusimos la semillita de papá y el huevecito de mamá en la barriguita de una mujer que era mu bueeeena, mu bueeeena y entonces naciste tú. Así mamá pudo seguir trabajando de ejecutiva y ganando dinerito para comprarte la Pleiesteichon v.2569 que nos exigiste ayer a papá y a mí en tu berrinche… ¿a que estás contento, tesoro?… ¿Qué?, ¿cómo dices?, ¿que si tienes hermanitos? Estoooo…. ejem…. a ver cómo te lo explico; Pepito. Digamos que tienes hermanitos de útero, una cosa que tú todavía no entiendes… Pero eso no importa; oye, ¿entonces no quieres ese patinete-deslizador sobre campo magnético?”.

    :-…

      Citar  Responder

  222. Supongo que ahora se usa la gestación subrogada en su mayoría para que quienes no puedan tener hijos por salud, o por estar solo, o por ser homosexual, satisfagan su deseo de ser padres. Pero no sé por qué no se habla de que puede ser una práctica común e interesante, simplemente, para quien no quiera pasar por un embarazo. Tiene que haber quien se lo piense; son nueve meses, riesgos sanitarios, el dolor del parto, el coger kilos, las estrías por todo el cuerpo y en las tetas, los cambios hormonales, que se te descalcifiquen los huesos y los dientes, el riesgo para tu carrera laboral. ¿Por qué no pasarle tu óvulo inseminado por tu pareja, o por quien sea, a otra mujer para que lo geste y para a tu hijo? ¿Si ambas queréis y estáis de acuerdo?

      Citar  Responder

  223. Queridos amigos, yo estoy a favó de la gestación subrogada ética. La feminista Badinter lo explica muy bien aquí: http://www.elle.fr/Societe/Les-enquetes/Elisabeth-Badinter-Je-suis-pour-une-GPA-ethique-2383496
    No creo que sea difícil explicar a un niño que sus padres, al no poder reproducirse como una pareja heterosexual, decidieron que el esperma de uno de ellos (padre biológico= fecundara el óvulo de una mujer (madre biológica), para que esta unión diera como fruto una vida nueva en el vientre de una otra mujer (madre gestadora), vida que sería responsable del padre biológico y su pareja (padre de intención).
    En una universidad francesa celebraron un coloquio internacional el año pasado, y me la escuché toda. Enlace aquí, con los vídeos siguientes (todos en inglés, para que nadie me dida que ya está bien del mardito francés): https://www.canal-u.tv/video/ehess/les_protagonistes_de_la_gpa_1e_re_partie.32271

    La actividad de devorar libros se podría llamar bibliofagia, ¿no? El monstruo de las galletas con mensaje.

      Citar  Responder

  224. Comentario
    Sap, leo su comentario y no logro comprender cuál es la causa exacta de su rechazo a la maternidad subrogada, si la práctica de ésta o que cueste mucho dinero. ¿Entiendo que según usted debería legalizarse en España y entrar por la Seguridad Social? ¿Abolirla en los países donde sí es legal?

    Leo también en su texto la palabra “siniestro” y leo la palabra “asquito”. Pero no leo ninguna razón que me ayude a comprender su disgusto.

      Citar  Responder

  225. Mis amigos me intentan convencer de que acepte la libertad de quienes quieren hacer un trato para parir un hijo y cederlo a otra persona. Me dicen que una cosa es lo que a mí me parezca y otra lo que les parece a esas otras personas, que están de acuerdo en hacer el trato, y que no me inmiscuya en su libertad. E intento ser razonable. Moldeo al máximo mi estrecho margen de tolerancia y transijo y lo acepto. Es verdad, tienen razón, no soy quién para evitar un trato de otras personas.
    Entonces leo cosas como que Cristiano Ronaldo ha puesto en el contrato que la madre no tiene derecho a ver nunca a los hijos que ha parido, o lo del apoyo psicológico que leo ahora, y todo el ejercicio que había hecho para aceptar que otros hagan ese tipo de trastos salta por los aires. Me parece una historia muy vieja: el que tiene dinero compra lo que quiera, pero con tintes modernos. Los que tienen el dinero ya no son odiosos ricachones que no pueden tener hijos y pierden el apellido familiar, son simpáticas parejas de gays, encumbrados futbolistas, los vecinos que no pueden engendrar un niño, por lo que sea. Y al final siempre llego a la misma conclusión: aceptar límites y parar las ansias humanas parece tarea imposible. Pero al margen de lo que a mí me parezca o no: ¿Qué sentido tiene que sea una práctica ilegal en un país pero se permita traer a niños de un país donde sí es legal? Esto es igual que lo de Alemania de no querer producir energía a partir de centrales nucleares para terminar comprándosela a Francia y a Chequia. Ah, muy bien, bonitas trampas. Otra trampa parece lo de decir que se pare para otros por altruismo. Vamos a ver, si es por altruismo, entonces, ¿por qué se paga?

    Y a pesar de todo, hay algo en este tema que no me termina de convencer. Siento que hay algo que me impide aceptar la gestación subrogada porque me parece mal. Y me da miedo. Porque antes también parecían muy mal muchas cosas que ahora se aceptan con naturalidad. Y si ese es el caso no quisiera ser traba para que el mundo evolucione. Pero lo cierto es que lo soy. Imagino un mundo donde sea práctica cotidiana y la verdad, no me gusta :S

      Citar  Responder

  226. Pensaba que era la única que renegaba del aire acondicionado. Mis vecinos, no. Ellos tienen puestos a tope durante toda la noche los aparatos, y como duermo con la ventana abierta, me regalan una sinfonía de zumbidos persistentes. Al parecer, no saben para qué sirven los silentblocks.

    La temperatura ha bajado hasta unos gélidos 30 ºC. El termómetro de la farmacia indica 32, pero es un termómetro andaluz: algo exagerado.

    En estos días no devoro ningún libro. Me lo impide una pericial (dos kilos de papel lleno de información, a ojo de buen cubero). Cuando la jurisprudencia española descubra definitivamente la informática, los árboles no nos dejarán ver el cielo.

    Y entre tanto, los meteorólogos del periódico prometen todos los días que habrá tormenta, pero no dan una.

    https://www.youtube.com/watch?v=mltbKyCjob8

      Citar  Responder

  227. Comentario
    albertiyele,

    Ah, no te he contestado a tu pregunta. Significa los mellizos que han comprado, ni más ni menos.

      Citar  Responder

  228. Comentario
    albertiyele,

    Pues sí, y casi da igual de quién fueran las semillitas. Estos niños, el día que tengan su DNI, por ejemplo, donde se lea “lugar de nacimiento: Rapid City”, querrán saber cómo fue que ellos nacieron aquí. Esos niños, además, tienen pasaporte americano, que se lo tuvieron que sacar para poder salir de los Estados Unidos.

    Y lo que yo también me pregunto es qué pasa si los papás deciden que se marchan a su país sin recoger a sus bebés. Si los dejan aquí y se largan. ¿Quién se hace cargo de esas criaturas? ¿Los contribuyentes americanos, quizá?

    A mí lo de la maternidad subrogada (o sea, el negocio que se ha dado en llamar así) me parece un despropósito y una inmoralidad. Queda dicho.

      Citar  Responder

  229. Angela,

    Comentario
    Cuando decís “sus” mellizos qué significa exactamente? Lo pregunto porque el acto de engendrar un hijo, de tener un hijo, de decir este es “mi” hijo, ha tomado tantas y tales variantes que a esta altura ya ando medio perdida. En esos mellizos, “sus” mellizos, había alguna célula de alguno de los miembros de esa pareja española?, ¿o sólo el dinero de la pareja española? ¿O una parte pero sólo del varón de la pareja española? ¿O sólo de la mujer de la pareja española? Madre mía! Si yo para explicarle a Joaquín, que fue el primero (y el más preguntón; se me ocurre que a los otros dos ya los habrá adoctrinado él en persona), cómo había aparecido en este mundo me hice un embrollo de padre y señor mío, y nos pasábamos con el Bibi la pelota (no, esa parte explicásela vos; no, eso no se lo digas que no es lo que te preguntó, ya le diremos cuando pregunte; no, eso que se lo expliquen en la escuela cuando le toque tener educación sexual; no, eso tampoco porque lo va a confundir; no, eso así no se lo digas porque yo ya se lo dije y se lo conté de otra forma… así hasta armarle al pobre pibe un quilombo mental que me imagino que a la noche, cuando le rezaba a su ángel de la guarda le pediría que lo librara, entre otros males, de nosotros dos, que le habíamos tocado de padres, de padres de los de antes, de los que para tener un hijo hacíamos poco gasto, la verdad) y no terminábamos nunca con lo de la semillita y que crece y se divide en la pancita de mamá, y el agujerito por el que entró la semillita, y el agujerito por el que salió el bebé (ay, madre, si sólo recordarlo me da vértigo), no quiero ni pensar en las estrategias narrativas que tendrán que afilar y afinar para contarles a estos nuevos bebés de dónde salieron. Ay, Virgen santísima, todo un nuevo subgénero literario podrá desarrollarse alrededor de esas historias!

      Citar  Responder

  230. Comentario
    Sap,

    Yo tuve la oportunidad de actuar como intérprete entre una pareja española que habían venido a Ciudad Veloz a recoger a sus mellizos nacidos de un vientre alquilado aquí y los doctores que se encargaron de la madre biológica y de los mellizos.

    Fue una experiencia descorazonadora, pero aprendí un montón (yo siempre trato de aprender algo).

    No les cobré nada, me dio repugnancia su dinero.

      Citar  Responder

  231. .
    Esperando que me derrote el sueño para llegar a la cama listo de papeles, leo que Javier Cámara va “a ser padre” de mellizos por medio de una “maternidad subrogada”, que es otra neopalabra que oculta tintes siniestros.

    El párrafo final de la noticia que publica El País es otra tristeza para el género humano:

    “La mayoría de celebridades que recurren a esta práctica lo hacen en Estados Unidos, ya que en España no es legal. Aunque cada proceso es diferente, en EE UU la media de precio por realizar este proceso oscila entre los 75.000 y 125.000 euros. Un precio que incluye la compensación a la gestante, las tasas legales y de la agencia, el seguro médico e incluso una partida de apoyo psicológico a la madre gestante”.

    Una partida de apoyo psicológico, dice. ¿No da mucho asquito?

    Miguel Bosé, Ricky Martin, Elton John, Nicole Kidman, baronesa Thyssen y Sarah Jessica Parker entre otros/as, han utilizado este “servicio”.

    El dinero. Conseguir a toda costa lo que sea.

    Sweet dreams a pesar de todo, señore.

    :-Zzzz

      Citar  Responder

  232. Maties,

    Comentario
    Y esta otra de Iva Zanicchi, que cantamos a dúo y a grito pelao a la sombra de un tilo en flor en la muralla de Ferrara, con este calorazo que ya empezaba a asomar la patita:
    https://youtu.be/c1aJHsNo_Oc

      Citar  Responder

  233. Gaspard,

    Comentario
    Y claro que estoy contenta!! Ya que se dan el lujo de vivir en París, por lo menos que sufran un poco, cazzo.

      Citar  Responder

  234. Maties,

    Comentario
    Caminé por la Toscana con el Bibi silbando y a ratos cantando todas las canciones italianas de las que todavía se acuerda, y que yo voy recordando a medida que él las canta. Estas, de Gianni Nazzaro, no sé de qué fondo recóndito del cajón de la memoria las sacó. A ver si vos también te acordás:

    https://youtu.be/UvqbphRlBlw

    https://youtu.be/z4zCH6CalwA

      Citar  Responder

  235. Gaspard, estaría bastante más contenta si esos 34 grados los tuviésemos aquí a las 3 de la tarde. A mí también me cuesta leer, por eso me sorprende la voracidad de nuestro anfitrión. Mato el tiempo viendo pelis y oyendo música, actividades que no me exigen concentración. Hoy, por fin, he vuelto a caminar después de tres días de reposo casi absoluto; eso sí, he salido de casa cerca de las 11 de la noche, antes era imposible. Y todavía no ha empezado el verano :-(

      Citar  Responder

  236. Esta tarde hacía tanto calor que los policías nacionales armados con sus buenas pistolas y metralletas en la entrada sur del Luxemburgo estaban tomando un helado, apenas una hora después de que varios compañeros sufrieran un atentado en los Campos Elíseos. No sé si será correcto en lo reglamentario, pero resultaba comprensible: es lo único que apetece con estas temperaturas.

      Citar  Responder

  237. El calor erótico tratado literariamente protagoniza varias canciones del espectáculo de cabaret “Por No” de Alfonso de Villalonga incluidas en su exhibición mallorquina. La que lleva el título del show es esta: vestida con un buen arreglo musical, coreografía, varios actores-cantantes y aire flamenco fue uno de los grandes momentos de la velada:

    https://www.youtube.com/watch?v=zVlTme-3xaA

      Citar  Responder

  238. Pues a mí, por suerte, el calor no me quita las ganas de leer. Sí de otras cosas. Por ejemplo trabajar y otras actividades acabadas en “ar”. Porque si, como dicen algunos, es algo grotesco y requiere un esfuerzo, no digamos ya practicarlo a treinta grados a la sombra; más lo que cada uno pueda aportar al calor propiamente dicho. Trabajar, decía el poeta, cansa.
    Ayer acabé el fabuloso libro “La invención de la Naturaleza” sobre los precursores de su defensa. Humboldt, Darwin, Thoreau, Perking Marsh, Ernst Haeckel y John Muir. Y hoy he comenzado “Breviario de los saberes inútiles” del recientemente fallecido Simon Leys. Bueno, en el año 2014. Este libro lo compré y lo leo por dos razones: primero porque me gusta todo lo que he leído de Leys y segundo porque en un capítulo habla del naufragio de las Auckland de F.E. Raynal. Un aperitivo antes de sumergirme (en sentido figurado) en la historia del tremendo naufragio.

      Citar  Responder

  239. Bien, estarán ustedes contentos, porque en la capital de las luces el termómetro marca ahorita mismo 34 grados. No puedo ni quiero imaginarme el suplicio que han de estar padeciendo los obreros de construcción que trabajan en plena calle, cien metros arriba.
    Habría que plantearse instalar molinos de viento gigantes en el estrecho de Gibraltar.
    Ni con aire acondicionado entran ganas de leer. Pero sobre el tema del libro de Fernando Castillo recomiendo tres ensayos de Pierre Laborie, disponibles en edición de bolsillo en las mejores librerías internacionales y Amazon y similares: ‘L’opinion française sous Vichy’, ‘Les Français des années troubles. De la guerre d’Espagne à la Libération’ y ‘Le Chagrin et le venin’. Y si no interesan, dinero que se ahorran. :-)

      Citar  Responder

  240. Comentario
    David CG,

    Imposible: tal índice no pasaría los filtros.

      Citar  Responder

  241. ¿Podría por favor, alguien de la organización facilitar el índice de palabras y nombres prohibidos?

    Dos intentos fallidos, condenado al limbo de la moderación. Empieza a cansar la revisión de textos, aunque surge como un reflejo al releer forzosamente. Total, para lo que uno dice.

    Ante lo arcano del criterio, de momento doblo la cerviz, que ya va siendo hora de comer.

      Citar  Responder

  242. Sap,

    Probando probando, uno, dos, a esquivar “la censura”. ¡Ay, esos monstruos de los algoritmos, que acabaron derrotando al mismísimo Gary Kasparov! (Hablando de Rusia y su revolución).
    —————————————————————————-
    Partiendo del número de citas o “invocaciones” en el Congreso de los Diputados a períodos históricos pasados (en particular, franquismo y segunda república), se podría establecer una correlación inversamente proporcional entre la edad del diputado o diputada y la frecuencia de las mismas. Esa muestra, al menos, avalaría tu tesis.

    En mi experiencia directa con adolescentes, se da más el adanismo y, si acaso, una mirada fugaz, mezcla de desdén y asombro, por este tiempo, hacia los tiempos oscuros en que no se disponía de smartphones y consolas de vídeo-juegos capaces de imitar la realidad.

    De vez en cuando, eso sí, se dan “epifanías”, como el día en que mi hijo, de unos 10 años entonces, estaba perdido buscando la inexistente tecla roja para colgar un teléfono. De golpe comprendió el verbo “colgar” el teléfono, que siempre le había intrigado. Algún verano, sin internet, ni cobertura de telefonía móvil y una mal sintonizada televisión del pleistoceno se le nota de mejor talante, feliz del redescubrimiento de juguetes antiguos y, más aún, juegos y utensilios de toda clase, sin baterías, pilas, ni corriente eléctrica. Al modo de un paleontólogo ante un objeto del remoto pasado, los observa con admiración y trata de desentrañar su sentido. Se admira, en silencio, de que en el pasado los seres humanos no fueran bestias carentes de algunas luces. Hasta las tareas del jardín lo entretienen, la maravilla de ver cómo en unos pocos días, brotan flora y vegetación. No obstante, lo más duro y subalterno de la jardinería siempre se lo deja al padre.

    El pasado más lejano, de civilizaciones, imperios y esas cosas, les llega envuelto en el feo papel del deber escolar. Y sólo unos pocos, con raras inclinaciones de erudición o de los que se mueren por una buena nota, se adentran en el conocimiento del pasado con algún disfrute. Si acaso, les sirve para identificar alguna reminiscencia en películas o vídeojuegos.

    Llegada la vejez, de lo que tu intervención daría fe negativa en tu caso, la mirada se vuelve con mucha frecuencia al pasado. Si la persona es poco amiga de engañarse y tiene buena memoria, no suscribe el parecer de Jorge Manrique, y matiza sus recuerdos. Aun en este tiempo de calor extremo y a pesar de la extensión de las costosas dietas, hambre y frío, por ejemplo, no son recuerdos agradables. Lo que está por ver es que alguien no añore las fuerzas y energías de aquel tiempo, aunque imaginarse tan dinámico y activo lo pueda cansar.

    Coincido, aunque en grado más moderado, por pura observación, en el desinterés por los álbumes de fotos antiguas. Las familiares, en particular, me suscitan un interés menor que a la media de la parentela, que se ufana en verlas y comentarlas, como en pies de foto verbales. Sólo si de ellas surge la oportunidad de rellenar, por poco que sea, algún agujero del pasado de mi familia, tan lleno de interrogantes. Mi padre, que era poco de batallitas -si acaso las del trabajo y el ajedrez- y menos aún dado a ponerse a escribir siguiendo instrucciones ajenas. Si, alguna vez pensó ponerse manos a la obra, cosa que dudo, le acabó llegando el final del partido por sorpresa.

    Pero, como me pasa de forma aún más acusada con el torrente de fotos del presente (el selfie, por encima de todo), salvo cuando media arte o algún hallazgo casual, lo venía imputando más a una menor fascinación por la fotografía que a cosa de gusto o disgusto por el pasado. Curiosamente, con las fotografías artísticas o atípicas me siento justo al revés, intentando compartir mi interés con quienes se muestran gélidos o escasamente admirados.

    Aquí, en esta casa, amigo sap, me temo te llevas una buena ración de pasado. Conocer el pasado, desentrañarlo, recuperar vivencias propias y ajenas, tratar de ponerse en la piel de otros en un tiempo ido, y en la propia, es probablemente la cuestión central de la literatura del anfitriomm y de buena parte de sus artículos, si bien estos con clara vocación por el arte. Intentar eludir simplificaciones, juicios sumarios, idealizaciones o miradas apenadas y condescendientes. Hay una voluntad férrea de recreación, sin dejar de ocuparse, de tanto en tanto, del presente y del mundo fuera del arte. Cada poco nos recuerda los errores de todos aquellos que hicieron vaticinios, por lo general catastróficos.

    Perdón por la homilía, pero como creo no vas a misa, así revives esa sensación. Y te ratificas en los beneficios de la ausencia, sospecho. Yo tampoco voy y, tal vez por eso y porque soy más de hablar que de escuchar, he optado por el papel del cura. Igual algún día alcanzo la sabiduría de escuchar más y decir menos. Sin fe, pero con esperanza. ;-)

    —————————————————————————-
    Bendigo el mensaje, a falta de agua bendita con unas gotas de la condensación de la jarrita de cerveza y cruzo los dedos para que mi pobre criatura llegue a buen puerto.

      Citar  Responder

  243. Sap,

    Partiendo del número de citas o “invocaciones” en el Congreso de los Diputados a períodos históricos pasados (en particular, franquismo y segunda república), se podría establecer una correlación inversamente proporcional entre la edad del diputado o diputada y la frecuencia de las mismas. Esa muestra, al menos, avalaría tu tesis.

    En mi experiencia directa con adolescentes, se da más el adanismo y, si acaso, una mirada fugaz, mezcla de desdén y asombro, por este tiempo, hacia los tiempos oscuros en que no se disponía de smartphones y consolas de vídeo-juegos capaces de imitar la realidad.

    De vez en cuando, eso sí, se dan “epifanías”, como el día en que mi hijo, de unos 10 años entonces, estaba perdido buscando la inexistente tecla roja para colgar un teléfono. De golpe comprendió el verbo “colgar” el teléfono, que siempre le había intrigado. Algún verano, sin internet, ni cobertura de telefonía móvil y una mal sintonizada televisión del pleistoceno se le nota de mejor talante, feliz del redescubrimiento de juguetes antiguos y, más aún, juegos y utensilios de toda clase, sin baterías, pilas, ni corriente eléctrica. Al modo de un paleontólogo ante un objeto del remoto pasado, los observa con admiración y trata de desentrañar su sentido. Se admira, en silencio, de que en el pasado los seres humanos no fueran bestias carentes de algunas luces. Hasta las tareas del jardín lo entretienen, la maravilla de ver cómo en unos pocos días, brotan flora y vegetación. No obstante, lo más duro y subalterno de la jardinería siempre se lo deja al padre.

    El pasado más lejano, de civilizaciones, imperios y esas cosas, les llega envuelto en el feo papel del deber escolar. Y sólo unos pocos, con raras inclinaciones de erudición o de los que se mueren por una buena nota, se adentran en el conocimiento del pasado con algún disfrute. Si acaso, les sirve para identificar alguna reminiscencia en películas o vídeo-juegos.

    Llegada la vejez, de lo que tu intervención daría fe inversa, es de todos conocido que la mirada se vuelve con mucha frecuencia al pasado. Si la persona es poco amiga de engañarse y tiene buena memoria, no suscribe el parecer de Jorge Manrique, y matiza sus recuerdos. Aun en este tiempo de calor extremo y a pesar de la extensión de las costosas dietas, el hambre y frío, por ejemplo, no son recuerdos agradables. Lo que está por ver es que alguien no añore las fuerzas y energías de aquel tiempo, aunque imaginarse tan dinámico y activo lo pueda cansar.

    Coincido, aunque en grado más moderado, por pura percepción, que mi interés por los álbumes de fotos antiguas, las familiares en particular, me suscitan un interés menor que a la media de la parentela. Sólo si de ellas surge la oportunidad de rellenar, por poco que sea, algún agujero del pasado de mi familia, tan lleno de interrogantes. Mi padre, que era poco de batallitas -si acaso las del trabajo y el ajedrez- y menos aún dado a ponerse a escribir siguiendo instrucciones ajenas. Si, alguna vez pensó ponerse manos a la obra, cosa que dudo, le acabó llegando el final del partido por sorpresa.

    Pero, como me pasa de forma aún más acusada con el torrente de fotos del presente (el selfie, por encima de todo), salvo cuando media arte o algún hallazgo casual, lo venía imputando más a una menor fascinación por la fotografía que a cosa de gusto o disgusto por el pasado. Curiosamente, con las fotografías artísticas o atípicas me siento justo al revés, intentando compartir mi interés con quienes se muestran gélidos o escasamente admirados.

    Aquí, en este blog,a migo sap, me temo te llevas una buena ración de pasado. Conocer el pasado, desentrañarlo, recuperar vivencias propias y ajenas, tratar de ponerse en la piel de otros en un tiempo ido, y en la propia, es probablemente la cuestión central de la literatura del anfitriomm y de buena parte de sus artículos, si bien estos con clara vocación por el arte. Intentar eludir simplificaciones, juicios sumarios, idealizaciones o miradas apenadas y condescendientes. Hay una voluntad férrea de recreación, sin dejar de ocuparse, de tanto en tanto, del presente y del mundo fuera del arte. Cada poco nos recuerda los errores de todos aquellos que hicieron vaticinios, por lo general catastróficos.

    Perdón por la homilía, pero como creo no vas a misa, así revives esa sensación. Y te ratificas en los beneficios de la ausencia, sospecho. Yo tampoco voy y, tal vez por eso y porque soy más de hablar que de escuchar, he optado por el papel del cura. Igual algún día alcanzo la sabiduría de escuchar más y decir menos. Sin fe, pero con esperanza. ;-)

      Citar  Responder

  244. .
    Mal se lleva con el calor la horizontalidad camastrona que requiero para el ejercicio de la lectura; por eso, si tuviera sitio en mi casa, me haría con uno de esos coys de barco que colgaría de pared a pared para instalarme y entregarme a la modorra producto del balanceo. En este estado de letargo iba a leer poco, pero el calor sería más llevadero.

    https://www.youtube.com/watch?v=6XzoOK2GZF8

    :-)

      Citar  Responder

  245. Similar, Libro de familia de Patric Modiano.

      Citar  Responder

  246. .
    La pereza que provoca el calor se me parece cada vez más a la pereza que provoca el pasado, que vuelve una y otra vez como aquel gol de Marcelino que por fin anuló en la memoria el gol de Iniesta. Que también es pasado. Creo que paradójicamente, el pasado debe ser cosa de jóvenes y que debemos ir abandonándolo a medida que vamos cumpliendo años.

    Por él, por el pasado, comienzo a tener el mismo interés que por contemplar álbumes de fotografías. Nulo.

    :-…

      Citar  Responder

  247. ” … Los camelleros, cuando se extravían, si caen en esa trampa que jamás ha devuelto su bien, no la reconocen en un comienzo, …

    “[…] Habla Montaigne de un presuntuoso que ha vuelto de un viaje sin aprender nada: cómo iba a aprender, dice, si se llevó entero consigo.

    Pero no necesito irme muy lejos para que me suceda esa transformación. A veces, en cuanto salgo de casa y doblo la primera esquina o bajo los escalones del metro, dejo atrás lo que soy, y me aturde y me excita el gran espacio en blanco en el que se convierte mi vida, sobre el que parece que van a imprimirse con más brillo y más nitidez las sensaciones, los lugares, las caras de la gente, las historias que escuche. En la literatura hay muchas narraciones que fingen ser relatos contados a lo largo de un viaje, en un encuentro al azar de un camino, en torno al fuego de una posada, en el vagón de un tren. Es en un tren donde un hombre le cuenta a otro la historia que cuenta Tolstoi en la ‘Sonata a Kreutzer’. En ‘El corazón de las tinieblas’ un marinero, Marlow, cuenta un viaje hacia lo desconocido por el río Congo mientras viaja en una gabarra que remonta el Támesis, y al ver tras la niebla, en la noche, el resplandor todavía lejano de las luces de Londres, se acuerda de las hogueras que vio en las orillas del río africano, y se imagina hogueras mucho más antiguas, las que verían los navegantes romanos cuando entraron por primera veen el Támesis hace dos mil años. En el tren donde lo llevaban deportado a Auschwitz Primo Levi encontró a una mujer a la que había conocido años atrás, y dice que durante el viaje se contaron cosas que no cuentan los vivos, que sólo se atreven a decir en voz alta los que ya están del otro lado de la muerte […]”

    AMM
    ‘Copenhague’
    “Sefarad” (2001)
    Alfaguara

    … porque nada la distingue, y arrastran por ella como una sombra al sol, el fantasma de su presencia. Pegados a la viscosidad de la luz creen marchar; sumergidos ya en la eternidad, creen vivir. Llevan adelante su caravana allá donde ningún esfuerzo prevalece contra la inercia de la extensión. Marchando hacia un pozo que no existe, se regocijan con la frescura del crepúsculo, cuando en adelante no será más que inútil prórroga. Se quejan tal vez, ¡oh simples!, de la lentitud de las noches, cuando las noches pronto pasarán sobre ellos como parpadeos. E, injuriándose con sus voces guturales, con motivo de sus tiernas injusticias, ignoran que ya, para ellos, se ha hecho justicia … ”

    Antoine de Saint-Exupéry
    “Citadelle”
    Traducción de Hellen Ferro
    Alba minus (2017)

    Incisivos en la deglución;
    biblos para el despegue

    ._.

    *

      Citar  Responder

  248. Ahora mismo soy devoraseptabros o algo así. Tengo la cabeza loca :-)

      Citar  Responder

  249. ¿Lo de devorabibros es porque son dos o una errata?

      Citar  Responder

  250. Y esto es lo que quedaba de los glaciares en una foto de la universidad de Innsbruck en 2009:

    https://www.uibk.ac.at/alpinerraum/siteinfo/rotmoos/gallery/rotmoostal_09-8-5_547.jpg

    Estuve en esos dos glaciares el fin de semana. Estamos en 2017 y de esa pequeña lengua abajo a la derecha apenas queda nada. Ha retrocedido muchos metros y la vi partida en dos. Estuve subida en una morrena que ha dejado su deshielo y desde ahí saqué fotos al torrente furioso que brota de sus entrañas.

      Citar  Responder

  251. Diego Ariza, como dijo Gaspard hace unos días: qué jóvenes éramos todos :-)

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *