Los sentimientos

Posted By on May 30, 2017 | 119 comments


El problema, o la cuestión, no es lo que tú sientas, o como tú “te sientas”. Es el modo en que lo que otros sienten o se sienten te afecta a ti, que a lo mejor solo pasabas por allí. Aquellos dos pobres emigrantes ecuatorianos que en diciembre de 2006 se encontraron por mala suerte en el aparcamiento del T4 de Barajas no sabemos qué sentían, ni cómo se sentían, si se sentían solo ecuatorianos o quizás un poco ecuatorianos y un poco españoles, o si por algún motivo se sentían en parte peruanos, o si se sentían de la Sierra o de la Costa, que son las grandes divisiones en Ecuador. El problema de esos dos emigrantes era que unos malnacidos se sentían tan, tan, tan vascos, tan víctimas de los que no les dejaban ser vascos, que decidieron poner unas bombas para reivindicar su sagrado sentimiento, a consecuencia de las cuales esos dos ecuatorianos que no sabemos cómo se sentían volaron por los aires.

Hans Mayer, en 1934, era un ciudadano austríaco que solo se sentía austríaco, aunque también fuera judío de nacimiento, pero ni hablaba hebreo ni yiddish ni tenía fe religiosa alguna. Pero resultó que otros que se sentían profundamente alemanes, solamente alemanes, épicamente alemanes, víctimas en su noble germanidad, decidieron que Hans Mayer, se sintiera como se sintiera, era un judío, y no tenía ni nacionalidad, ni derechos, ni nada. Hans Mayer se refugió en Bélgica, y aunque no parece que se sintiera belga, se unión a la resistencia belga contra los invasores alemanes, y en 1943 fue detenido, torturado y enviado a Auschwich, porque, se sintiera él como se sintiera, los señores de Europa en ese momento habían decidido que era un judío y como tal merecía la cámara de gas. Sobrevivió y se cambió de nombre: ahora se llamaba Jean Améry, y escribió uno de los testimonios mayores sobre los campos de exterminio. Manuel Azaña, Antonio Machado, Indalecio Prieto, Victoria Kent, Luis Cernuda, Juan Ramón Jiménez, Fernando de los Ríos, se sentían profundamente españoles, de una manera sobria y cívica, sin rastro de patriotería: pero por muy españoles que ellos se sintieran, los patriotas del otro lado decidieron que todos ellos eran la anti-España.

Me acuerdo de cuando el añorado Xabier Arzallus decía: “Y qué tenemos nosotros que ver con esos de Logroño”. También preguntó a los suyos en un mitin, cosa que, como es natural, me llegó al alma, “¿imagináis lo que será operarse en Jaén?” Bastantes miembros de mi familia se han operado en Jaén, con resultados excelentes. Mi equipaje genético, igual que el de Xabier Arzallus, y el de tantos otros campeones del sentimiento, coincide en el 99.8 % con el del chimpancé, y en una proporción asombrosa también con el de la mosca del vinagre. ¿De verdad tengo tan poco que ver “con ésos de Logroño”, o con esos de Girona, o del Goierri, o de Papua-Nueva Guinea? ¿Será verdad, como asegura el catedrático de economía de Columbia University Xavier Sala i Martín que no hay relación genética entre catalanes y españoles? A los asesinados el otro día en Manchester o a los que murieron en París nadie les preguntó cómo se sentían antes de ametrallarlos. Puede que más de uno se sintiera musulmán, como los 28 que acaban de morir hoy en Bagdad, y que no salen en la primera plana del periódico, porque, sintieran lo que sintieran, han tenido la mala suerte de morir en Bagadad y no en una capital de occidente.

Creo que hay en todas estas obsesiones identitarias mucha tontería, mucho narcisismo, mucho veneno propagandístico muy adecuado para encubrir vergüenzas de corrupción o de cobardía, o peor aún, de helada indiferencia ante el dolor de los seres humanos reales. ¿Qué me siento yo? ¿Puedo ponerme un termómetro o un barómetro de calores o fiebres de identidad? Llego a Úbeda y cuanto siento emoción de verdad es cuando doblo la esquina de la plaza de San Lorenzo. Paseo por Madrid y me conmueve la vitalidad desastrada de una ciudad en la que llevo viviendo ya tantos años, en la que está también ahora la vida de tres de mis hijos. En Nueva York me emociono al salir del túnel que desemboca en la anchura luminosa del Hudson. Llego a Lisboa y me parece que he pasado allí toda mi vida. Me acodo en una barra de Sevilla y me siento tan en la gloria como en mi cafetería preferida de Bilbao. ¿Soy un elitista despreciable porque dio la casualidad que fue una universidad de Nueva York y no de Jaén ni de Granada ni de Madrid la que me ofreció un contrato para dar clases de literatura durante unos años?  El emigrante de Malí que fue a Úbeda a la aceituna y se quedó allí para siempre, porque lo trataron bien y pudo traer a su familia, ¿es un cosmopolita elitista y traidor a sus raíces? ¿Y los venezolanos que han abierto una panadería en la esquina de mi calle y trabajan en ella 14 horas diarias? ¿Son unos reaccionarios, unos traidores a su patria? Si sienten gratitud hacia España, porque pueden vivir y ganarse la vida aquí, ¿son unos fachas? El grado de su pasión venezolana es irrelevante: sintieran lo que sintieran, no tuvieron el privilegio de alimentar confortablemente su identidad y de labrarse un victimismo adecuado. Tuvieron que salir huyendo para que no los mataran o los secuestraran y para que el caos y la ruina económica no les hicieran imposible la vida.

En 1992, cuando me vine a vivir a Madrid, cada vez que me entrevistaban en Andalucía me preguntaban, más o menos acusadoramente, que por qué había abandonado mi tierra, que si me había ido para estar más cerca del “mundillo literario”(me había ido a 400 kms; tenía un apartamento en Granada; pasaba en Granada dos de cada tres semanas). Entonces decidí dar siempre la misma respuesta: “Me he ido a vivir a Madrid por amor”.

También tenemos sentimientos los que procuramos no legitimar nuestras posiciones políticas según nuestros sentires viscerales.

 

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

119 Comments

  1. Sap,
    BK,
    mgc,
    Diego Ariza,

    Gracias, SAP, Creo que vuelves a tener razón, esta vez en lo bueno y lo malo que dices de mí.

    Por causas que desconozco, y que desde luego nada tendrían que ver con las formas, no ha subido al tablón una trabajosa nota que ayer le dejé a Diego Ariza, en respuesta a su comentario. Por ello, lo que le dije a MGC pareció una opinión gratuita, vacía y ofensiva.

    Es probable que si una línea así se reproduce -decir que alguien es raudo y extremoso en detectar y sumarse “opiniones o causas necias”- este blog pierda una de sus principales virtudes. Pero confieso mi dificultad, al menos transitoria y cansado por la fatigosa e inútil (por ahora) respuesta a Diego Ariza, para encontrar otra forma de expresar el hecho de una reiterada y apasionada defensa de opiniones que encuentro disparatadas.

    No fue el ánimo de ofender a MGC el que me guió, sino el de expresar una radical discrepancia, de señalar y reprochar, sí, la defensa de criterios que, por falta de inteligencia o de tolerancia (todo puede ser), me resulta muy difícil limitarme a leer y pasar de largo, en silencio. La unión de los dos comentarios, su complementariedad, amiga BK, me haría siquiera un poco distinto de tu conocido el constructor.

    Por último, y aunque evidentemente no sea “Verbum Domini”, en esta casa se valoran las opiniones de AMM. Lo que ha escrito sobre los nacionalismos y, en particular, sobre sus versiones separatistas vasca y catalana -cuestión que agota, incluso habiendo cesado los crímenes de los “patriíticos guerreros” de la ETA- deja pocas dudas sobre los abominables métodos empleados por esas dos corrientes o movimientos, lo cual los deslegitima, sin entrar en consideraciones de fondo, que sí trataba en mi comentario. Han usado el terror, la mentira y la manipulación e incumplido, de forma sistemática y a conciencia, la Constitución, las leyes y las sentencias de los tribunales de justicia. Conviene una vez más recordarlo.

    En todo caso, me alegro de que la idea de la “necedad” le hiciese gracia a la destinataria y que le haya servido para comprobar que tiene muchos amigos. A mí me ha pasado con Sap, al que sólo conozco en texto. Como dice el refrán: “no hay mal que por bien no venga”.

      Citar  Responder

  2. A ver si dejamos ya el monotema y empezamos a hablar de toros, que hay entrada nueva.

      Citar  Responder

  3. Diego Ariza,

    Y vuelvo a repetir (Esa marmota debe estar turuleta pero me da igual). Ese derecho a decidir no existe. Te lo inventas como ellos, que lo único que van a conseguir es arrastrar su frustración por el suelo.

      Citar  Responder

  4. Diego Ariza,

    Vaya, ahora parece que cumplir la ley puede ser algo peligroso, y pones de ejemplo, otra vez, el tema de la esclavitud. Al parecer por las Ramblas caminan los negreros con el látigo buscando esclavos. Por suerte vivimos en una democracia parlamentaria en la que las autonomías tienen un grado de autogobierno como no ha conocido jamás este país. Cosa que quizá no nos merezcamos.
    Bueno, pues si damos validez a la definición del diccionario, sí, soy nacionalista, pero español. Es decir soy español y así me siento. ¿Qué me gustaría que España fuera un mejor país con mejores gobernantes y que la sociedad fuera más avanzada? Sin duda. Pero también me gustaría ser más alto, más guapo y más listo y me tengo que conformar con lo que soy. Digamos que me soporto.

      Citar  Responder

  5. Comentario
    albertiyele,

    Nievesdl,

    BK,

    Sap,

    Muchas gracias por vuestras palabras, amigos. Creo que no os podéis imaginar la alegría que me ha dado leeros. Incluso me he emocionado

    De verdad, un abrazo

      Citar  Responder

  6. albertiyele, las palabras y las cosas. Me han venido a la cabeza los 30.000, a pesar de haber leído en su momento la polémica de los números. La Historia Semi-Oficial, podría llamarse, que de tanto repetirse se inscribe en el inconsciente colectivo. Tras la Liberación, el PCF se presentó como le parti des 75 000 fusillés. Al final, resultó que todos los resistentes fusilados, de todos los partidos juntos, no sumaban ni 25.000 en su conjunto. :-)

      Citar  Responder

  7. Maese Nicolás,

    Y además: si estuviste en un tris de hacer y no hiciste, vos que te lo perdiste (me salió con rima). Las veces que nos reunimos, unos u otros, muchos o pocos, lo pasamos genial. Es que somos divinos.
    :-))

      Citar  Responder

  8. ¡Horreur! El monotema nacionalista ataca de nuevo, y con qué impetu. Como no voy a enlazar otra vez a Brassens y su copla sur les heureux imbéciles qui sont nés quelque part, comento otro palabra que, como el ‘vicio’ que comentó Sap (¡larga vida a los Fab 4!), está desapareciendo del mapa verbal usual. La Carlota Fainberg de amm, real o no, era una mujer con ‘morbo’ (utem) . Que mas allá de las definiciones del DRAE creo sería una persona con interés sexual y misterio. Sabina nos habla aquí de otra CF (aquella que no recordaba si tenía marido), que se desvaneció tras una noche loca y que el protagonista de la canción buscó después en vano y noche tras noche en la barra de un bar donde la conoció, apropiadamente denominado ‘El Templo del Morbo’. “Peor para el sol”:

    https://www.youtube.com/watch?v=LbqiARvkV3s

      Citar  Responder

  9. Maese Nicolás,

    Comentario
    Ni otorga ningún rango ni establece ningún agrupamiento defensivo ni de ningún otro tipo (bueno, algún tipo de agrupamiento podría establecer, pero no precisamente defensivo; mejor dejémoslo ahí :-))

    Y me viene bien esto para aclarar: siempre, siempre pero siempre, que escribo aquí escribo exclusivamente en mi nombre y con mi manito y sobre todo con mi cabeza. Los disparates son míos, las opiniones son mías, las defensas o los desacuerdos son míos. A esta altura de la vida no reconozco maestros ni mentores ni grupos ni grupitos ni grumetes. Ni nada de nada. Sobre las cosas que tengo opinión, que no son todas, tengo la mía. Y me importa un bledo si la mía no coincide con la del Papa de Roma, con nuestro anfitrión o con Dios Padre. Lo que dejó escrito un participante de este blog sobre otro me pareció ofensivo, me molestó, y lo digo. Y como no es la primera vez que me resulta ofensivo, no lo leeré más. Y listo.

    Nunca vi a la Serapia, ni a Pablo el parisino, y hace ya años también los defendí, cuando me pareció que los ofendían gratuitamente.

      Citar  Responder

  10. Harto ya de estar harto, gracias por tu felicitación.
    Pero, tal cómo está el ambiente, no sé si tu comentario me viene bien en estos momentos.
    :-)

    ********************************

    Gaspard, hombre por confundir una consonante por otra, siendo las dos dentales, no creo que me merezca castigo mayor. Como penitencia me impondré ver algún programa de La tuerka.

    *******************************************

    ¿De verdad que el conocerse en carne y hueso algunos Coblogueros de Aquí, cosa que me parece muy bien y que estuve en un tris de hacer, otorga una especie de rango superior, deriva en el agrupamiento defensivo, etc.?
    Decidme que estoy equivocado (o no).

      Citar  Responder

  11. De esto de las imaginerías humanas me di cuenta muy pronto. Estaba en el instituto y ya me harté de todas ellas, sólo me interesaba poder estudiar la naturaleza, lo del bicho humano me superaba.

    Con el tiempo me he ido amoldando, pero aún me cuesta, me cuesta.

    Son las 21:36. Para estas horas ya ha tenido que llegar a casa y leer la carta. No sé si me va a llegar una orden de alejamiento de la policía o qué me va a pasar. Pero como no pase nada lo siguiente va a ser que sí que pase.

      Citar  Responder

  12. Diego Ariza, no, que tienes una nacionalidad. Ya lo siento. Así es la vida. Nos ha tocado vivir en este momento de la historia de la humanidad en el que existen naciones y otra serie de imaginaciones varias. Si llegamos a nacer en otro momento hubiese sido otra la idea descabellada. Pero ahora nos ha tocado pertenecer a la nación española. Fíjate, y todo eso sin necesidad de ser nacionalista español. ¿A que es curioso?

      Citar  Responder

  13. La Serapia,

    ¡Estás confundiendo “nación” con “Estado”!

    Me voy a buscar la galleta Fontaneda. Por tu culpa, Serapia.

      Citar  Responder

  14. Diego Ariza,

    Pero qué diccionario ni qué nada, ¿no eres tú miembro de una de esas comunidades imaginadas? Lamento comunicarte que sí. Al menos hasta que te quiten o cambies de nacionalidad. Te amparan unos derechos y unos deberes. Prueba a perderte en el estrecho con una zodiak teniendo tu nacionalidad u otra. A ver qué consecuencias imaginadas te pasan.

    Sí, los países son comunidades imaginadas. Como casi todas las cosas que hacen los seres humanos; darle valor al dinero, a una posición social, a tantas y tantas cosas que sólo están en nuestras cabezas… Diría que todo, pero seguro que hay alguna excepción.

      Citar  Responder

  15. Sap,

    Vaya, veo que te has quedado sin argumentos. Esto debería llevarte a cambiar de opinión. No lo harás.

      Citar  Responder

  16. albertiyele,

    Está claro que se silba al símbolo pero para mí eso forma parte de la libertad de expresión. Que se silbe el himno de España es libertad de expresión, que se silbe el himno de Francia es libertad de expresión y que se ponga la estelada como felpudo de la puerta como hace un golfista desconocido hasta hace unos días es libertad de expresión. A mí me parece una estupidez y nunca lo haría pero creo que tiene algo de bueno: desmitifica los mitos. Que se meta un crucifijo en el horno es una chorrada y puede ofender a muchos cristianos pero eso no puede llevar a Javier Krahe a un juicio. El grupo Rage Against the Machine, de Los Angeles, colocaba al lado de la batería durante sus conciertos una bandera de EE.UU. al revés, con las estrellas para abajo. ¿Era una provocación, un chiste de mal gusto? Puede ser, pero no creo que se debieran cancelar sus conciertos por eso. Aquí se puede ver:

    https://www.youtube.com/watch?v=OfdBYfyWO9Q

    Es un tema complejo que no tengo nada claro, pero ante la duda soy partidario de no prohibir.

      Citar  Responder

  17. La Serapia, “la perra esa que a mi juicio tienes de que reconocer una nación equivalga a ser nacionalista”

    Agggg, me vou a cortar las venas con una galleta Fontaneda. ¿Cuándo he dicho yo semejante cosa? Yo reconozco que existen esos constructos abstractos llamados naciones y eso no me convierte en nacionalista. Sería nacionalista si yo me sintiera como miembro de una de esas comunidade imaginadas. Pero no es una perra mía, ¡es lo que dice el diccionario!. Será la perra de Muñoz Molina y de sus colegas de la Academia en todo caso. Lo de echarle la culpa al dedo de haber provocado la llaga empieza a ser preocupante.

      Citar  Responder

  18. Diego Ariza,
    .
    Leyendo tus birlibirloques dialécticos para justificar el simpático y acostumbrado pitorreo, creo que serías un competente trilero de esos que se ponían en la calle a embaucar a incautos. “¿Dónde está la bolita, aquí o aquí?”

    :-…

    Gaspard dixit:
    “No tengo respuesta a tu pregunta.”
    .
    Pues parece que ni tú ni nadie. Al menos, siempre que le he formulado la pregunta a personas capacitadas, no se aventuraron a responderla. Mientras, aquí estamos, aguantando carros y carretas.

    A este paso va a ser falso hasta lo de “unidad de destino en lo universal”.

    O__o

      Citar  Responder

  19. Diego Ariza,

    Comentario
    Comprendo perfectamente tu argumento, pero me parece que te estás olvidando de algo. Te aclaro que me parece horroroso que no se suspenda un partido de fútbol cuando se insulta de cualquier forma a los jugadores o al árbitro. Y lo he padecido de manera personal: mi Ramiro jugó durante un tiempo con un equipo de fútbol de chicos colombianos; todos colombianos, menos él. Tendría 14 ó 15 años, así que el padre o yo teníamos que llevarlo y traerlo cuando les tocaba jugar por los pueblos. Las cosas que yo oí que les gritaban desde la tribuna a esos chicos son terroríficas; en pueblos mallorquines perfectamente pacíficos, gritadas por padres de otros chicos de la misma edad, que estoy segura de que ni siquiera pensaban de verdad esas barbaridades racistas que gritaban. Sólo me quedé a presenciar dos partidos, y después decidí esperarlo en el coche, o irme a pasear por el pueblo, porque estaba y estoy segura de que si no, me hubiera enredado en una discusión a gritos con cualquiera de aquellos energúmenos. Y muchas veces le pedí a Ramiro que dejara ya de jugar, ni en ese equipo ni en ninguno. Que no valía la pena formar parte de semejante salvajada. El fútbol saca mucha m… de adentro de la gente. Por eso no me gusta nada, pero nada. Y me acuerdo perfectamente de las cosas que gritaban las tribunas de la pobre de Shakira, cuando se supo que estaba de novia con un jugador del Barcelona. Y me acuerdo de los insultos terribles a jugadores negros. Y es un horror. Y sí: si se suspendieran los partidos al primer insulto racista o machista o xenófobo, las cosas cambiarían.

    Pero no es menos horror que rechiflar un himno, de cualquier país. Porque vos sabés perfectamente que un himno NO es una canción, es un símbolo. Y también sabés perfectamente que nuestras vidas, y nuestra civilización, está rodeada de cargas simbólicas que juegan un papel y tienen un valor. No hace falta que te diga, porque lo sabés, que cuando se abuchea un himno, igual que cuando se quema una bandera, no está abucheando “una canción” ni quemando un pedazo de trapo. Se está ofendiendo y despreciando a millones de ciudadanos para los que ese país, cualquiera sea, forma parte de su identidad, y no por esos serán ni fanáticos ni nacionalistas.

    Por lo demás: yo hace ya muchos años, pero muchos, mucho antes de vivir en el Estado de Aquí, sostengo que en las canchas de fútbol no deberían entonarse himnos. Que no es bueno mezclar un cierto sentimiento patriótico con ningún deporte ni con ninguna pasión desbordada. Pero ya que se siguen entonando, no hay por qué abuchearlos. A ninguno. Por ningún motivo. Y no hay nada que justifique esa actitud, sólo la mala educación y la brutalidad.

      Citar  Responder

  20. Comentario
    mgc, un beso. A veces no estoy de acuerdo contigo, pero eres valiosa y me alegra conocerte en persona.

      Citar  Responder

  21. “Conducir”, no “coincidir” en Arabia.

      Citar  Responder

  22. Hermi,

    Hermi, la definición de nacionalista creo que la debes dar tú. Lo digo porque la mía es la que coincide con el diccionario y con el último de los libros de sociología o ciencia política que se le han dedicado a la palabra. Un nacionalista es aquella persona que tiene un sentimiento de pertenenencia a una nación, ya sea esta la española, la catalana, la francesa o la australiana. Y yo no tengo la culpa. Si tú crees que hay una nación que se llama España y sientes que perteneces a ella eres un nacionalista. Si tiene un sentido peyorativo yo no soy el culpable. A mí me parece que cuando surge este tema en esta santa casa es difícil debatir porque hay varios que no tenéis el concepto claro. Pero si hablamos de coches y yo digo que un coche es un chisme con cuatro ruedas y un volante y para ti es una cosa con puerta, ventanas y un tejado pues poco se va a poder aclarar. ¿Qué en los medios de comunicación se usa una definición incorrecta? Yo lo siento pero repito que no es mi culpa. Por eso, ¿qué es para ti una nación y un nacionalista?

    Y, también como en el día de la marmota, vuelvo a repetir que ese argumento de que antes que la democracia “está el cumplimiento de la ley” es muy peligroso porque es el argumento que permitía a los racistas yankis tener esclavos negros o que las mujeres no puedan coincidir en Arabia. La democracia aparte de reflejar la voluntad mayoritaria de ulos ciudadanos también debe cumplir escrupulosamente con los derechos humanos. Y un referéndum de autodeterminación cumple las dos cosas. Impedirlo, no.

      Citar  Responder

  23. Sap,

    a mi lo que gustaría saber qué es España. ¿Lo que queda en la península de restar Euskadi, Cataluña, Galicia, la Andalucía de Huan Porrah, Portugal, Andorra, Gibraltar?… ¿Eso es España?

    No. Eso es Castilla, lo que quedó cuando se montaron las autonomías.

      Citar  Responder

  24. Sap,

    Nunca tuve la posibilidad de escuchar a Beiras cuando participaba en el programa de Julia Otero. Pero es un tipo interesante aunque a veces se le va la pasión por la boca. En esta entrevista que le hizo Pablo Iglesias elige su libro, película y canción preferida y solo el libro de Otero Pedrayo es gallego:

    Libro: Os camiños da vida.
    Película: El salario del miedo.
    Canción: Alfonsina y el mar.

      Citar  Responder

  25. Sap,

    Se ha empezado ahora a castigar el silbido o la imitación del mono dirigida a un jugador negro. Pero debe ser aproximadamente el 0,0001% de las ocasiones en que sucede en un partido, ¿Cuántas veces se insulta a la mamá del árbitro en un partido? ¿Alguien ha pedido que cuando se insulte al árbitro se suspenda un partido?¿Se jugaría algún partido de los cientos que hay en una temporada?¿Por qué una música merece más respeto que un ser humano?¿Se siente la música insultada? Ya te digo que a mí me parece muy significativo cuando alguien se molesta porque silben una canción pero no cuando se lo hacen a un semejante.

      Citar  Responder

  26. La Serapia y mgc.
    .
    Queridas amigüitas, me da en la nariz que caso de haber dirigido mis insultos (tonto e idiota) a, por ejemplo, Donald Trump, ya no hubieran sido tan graves. Es más, incluso creo que hubieran pasado desapercibidos.

    Serapia, Huan Porrah Blanko se llama Juan Porras Blanco; pero gusta –así lo ha manifestado él mismo, no yo– que grafíen su nombre como señalo al principio. Creo que la celebridad que está alcanzando este señor en el blogamm no la tiene ni en su mismo domicilio.

    :-…

    David Cerdán,
    .
    A costa de que me sigan tachando de insultador, pienso que tu desafortunado comentario va más allá que el propio de un tonto y un idiota.

      Citar  Responder

  27. David Cerdán, la frase favorita de un constructor con el prefiero no tener que trabajar es: Claro que tienes derecho a pensar como quieras, pero es que no piensas como debes. Creí que jamás escucharía o leería nada más despótico, pero tu comentario a Marisa lo ha superado con creces.

    Sólo los necios insultan para intentar imponer su opinión. Comentarios como el tuyo en un blog donde, sobre todo, existe la tolerancia, son incomprensibles y decepcionantes.

      Citar  Responder

  28. Comentario
    David Cerdán,

    Muchos en esta casa hemos establecido relaciones que van más allá de la participación en este blog. Muchos de nosotros conocemos a Marisa, la conocemos con cuerpo y cara y voz. Hemos compartido con ella charlas, viajes, mesa, mantel, risas, opiniones (a veces diversas, muchas veces, por suerte, diversas) y hasta hemos compartido dolores, dolores de esos que te acompañan ya para siempre. Marisa es una persona noble y buena, y no se merece que le hables así.

    Lo que decís de Marisa a mí me duele y me ofende y me parece del todo gratuito. Y aunque a vos te dé absolutamente igual, por supuesto, quiero decirte que desde hoy en adelante yo no volveré a leerte nunca más.

      Citar  Responder

  29. albertiyele, qué razón tenéeeeeesss.

    En el experimento de Anna no se ha visto nada. Pero nada, no tiene señal de nada. Ni de si sí ni de si nó. Ha puesto todo con unos liquiditos distintos esta noche y a ver mañana si se ve algo. Y yo ya estoy pensando cómo probar si sí o si no, pero de otra manera.

    Respecto al experimento de la carta que he metido en un buzón, tampoco es muy probable que funcione. Pero lo tenía que hacer.
    Si esta locura funciona, se lo voy a deber todo al día en que me rompí la rodilla. Bendito día.

      Citar  Responder

  30. La Serapia,

    Muchísimas gracias, te agradezco tus palabras de un modo muy especial

    :-)

      Citar  Responder

  31. Marisa, yo también pienso lo que pienso del Porrah, o como porras se llame ese. O sea, que soy un poco talibana, pero me gusta que aparezcas diciendo lo que piensas. Y que sigas a quien se te ponga en el pikondo.
    Un abrazo.

      Citar  Responder

  32. David Cerdán,

    Eso que has dicho me ha sonado mal.

    mgc puede pensar lo que le parezca y defender lo que le parezca. Creo que ha pedido que no se insulte. Y estoy de acuerdo con ella. También he llegado a la conclusión de que haberle dicho a mi cuñado en ese momento:
    -Tú eres tont*
    No arregla nada. Pero nada. Y creo que Marisa tiene razón cuando pide que busquemos la manera de decir lo mismo sin insultarnos. Porque da lo mismo si lo es o no lo es, la cuestión es que no me ayuda nada desahogarme y decírselo para poder convivir con él.

    Por otra parte, un enlace sobre los mitos, en este caso de España.

    https://www.youtube.com/watch?v=3nr6P6TmfV4

      Citar  Responder

  33. Comentario
    mgc,

    Es normal que coincidas. Aunque hace tiempo que entro poco por aquí, me consta tu reiterada capacidad, y hasta premura, para sumarte a cualquier causa u opinión necia dentro de tu radio de alcance.

    Lo extraño es que sigas a alguien como Antonio Muñoz Molina. Pero ,en fin, qué cosas no pensarías, dirías o sostendrías privada de esa benéfica influencia. Aunque el hombre hace lo que puede. Está visto.

      Citar  Responder

  34. A ver si así puedo pasar el filtro:

    Hay que reconocer que Podemos ha cumplido una función social importante: ha sido la espita que ha evitado el estallido de la olla a presión. Yo dejé de cabrearme con Podemos cuando comprendí que es un partido muy útil para mantener el status quo: por un lado, Pablito ha generado el suficiente miedo entre la burguesía como para que el voto de centro-derecha apretase las filas y le permitiese al PP seguir gobernando; por otro lado, Podemos se está limitando a usar sus muchos diputados para llevar bebés al Congreso, darse besos en los morros, pasearse en autobús por Madrid, presentar mociones de censura que no van a ningún sitio y otras ocurrencias similares (en lugar de utilizar sus diputados para gobernar junto con Pedro Sánchez). Podemos es el típico partido que permite desahogarse a los indignados sin que el sistema sufra excesivamente. Mientras Podemos siga actuando así, todos contentos (especialmente los del PP). Hasta nos dan tema de conversación cuando les da por enseñar las t*etas.

      Citar  Responder

  35. Comentario
    Diego Ariza,

    Ya hacía mucho que no te referías a mí, pero, claro, entro poco últimamente. No deja de ser “un honor” que hasta lleves registro o conserves tan buena memoria de mis intervenciones anteriores. Aunque, por otra parte, esta vez es un honor compartido, pues en tu mensaje, digamos, hay para unos cuantos, al modo de las partidas simultáneas de ajedrez.

    Tu comentario me ha parecido muy particular esta vez, con puras reducciones al absurdo. No entro en cuestiones de martillazos, aunque las imágenes que suscitaba tu mensaje tenían su gracia, eliminando las brutales de martillazos a la cabeza de personas de raza negra o esposas/compañeras. Lo aclaro porque así ha sido y, de paso, para que no caiga sobre mí cualquier moderno sambenito de sacrílego: racista e irrespetuoso de los derechos de la mujer e insensible o hasta tolerante con la violencia doméstica. Si no exclamo ya mismo “¡tolerancia cero!” es por que cierto grado de teatralidad me supera.

    Usas una técnica argumental que me resulta especialmente antipática y es apoyarte en lo que otro ha dicho, añadir nuevas cuestiones en tu respuesta o reacción (“la democracia”, así de forma vaga o abstracta) y generar la impresión, al tratarlo de forma conjunta, que el otro ha sostenido una opinión contraria a la tuya. Pero, tranquilo, me enfrento a eso en diversos lugares y con mucha frecuencia, así que el umbral para el enfado se sitúa ya muy alto.

    Por supuesto que una nación puede disolverse si así lo quiere una clara mayoría. De hecho, hay cauces constitucionales para ello y los nacionalistas-separatistas lo saben de sobra, aunque jamás se refieran a ese cauce legal porque carecen de las mayorías necesarias para ponerlo en marcha y, más aún, llevarlo adelante. En cuanto a los siglos de historia común de la nación española, veo que te solivianta especialmente ese hecho. Es un hecho que está en los libros de historia, con mayor o menor pasión, con orgullo o con vergüenza, con fervor o sin él, así es, por lo que es absurdo tu empecinamiento sobre ese punto en el que, por otra parte, nada concluyes.

    Por último, los siglos de existencia de la nación los menciono porque constituyen una prueba de varios hechos. El primero y evidente que España como un solo Estado, nacional, plurinacional o mediopensionista, comprensivo de vascos y catalanes, entre otros, ha sido viable y resistido muy diversos embates. Que eso te pese, como parece, es otro cantar. En segundo lugar, a mi juicio que algo sea antiguo y duradero, que haya pasado de generación en generación en un período amplio, ya sea una canción, una poesía, una construcción, una institución o una nación, requiere extremar la prudencia antes de decidirse por su ruptura o destrucción. Es decir, hay que tenerlo muy claro que aquello ya no es útil ni deseable, puesto que no estamos ante algo efímero, ni fácilmente recuperable.

    A este respecto, los referéndums presentan para mí el claro inconveniente de qué duración otorgar a la decisión tomada. ¿Se inicia el baile de la yenka, un vaivén de ahora sí, ahora no, al modo de las leyes sobre el sistema educativo, en función de las mayorías de cada momento? ¿O atribuimos a un referéndum secesionista una semi-perpetuidad? La misma semi-perpetuidad de la que te ríes cuando la apliqué a la nación española. ¿Cada generación o cada vuelco político se toma la temperatura a la voluntad ciudadana? ¿Quiénes votan? ¿Los que residen en el territorio que se segregaría del resto de España, los que nacieron allí, los que tienen propiedades e inversiones en dicho lugar, los que trabajan en el mismo aunque tengan otra residencia? ¿Y dónde ponemos el límite al trozo que ha de desgajarse? ¿La Comunidad Autónoma, la provincia, la mancomunidad de municipios, el municipio? ¿Y si, ya puestos, dejamos votar a los colindantes o allá donde se extiende la lengua autóctona, hasta el territorio de otra nación…? ¿Qué mayoría se requiere para aprobar la independencia? ¿Y para revocarla o revertirla? Ninguna de estas incógnitas ha sido resuelta por los nacionalistas independentistas o las han “decidido” ellos solos, a lo Juan Palomo, y con gran secreto.

    Eso por no hablar del impacto que en una poco amplia mayoría independentista, en el mejor de los escenarios para sus partidarios, tiene el hecho de que en el sistema educativo, controlado por los partidos nacionalistas separatistas desde hace décadas, se presente una versión de la historia en la que, yendo más allá que el Sr. Diego Ariza, se omita que España tenga cualquier posibilidad conforme a la historiografía de ser considerada una nación, que haya durado unida durante siglos y que, en definitiva, no es una pura invención como nación, opresora, abusiva y, en suma, repugnante, digna de recibir un apresurado y potente puntapié. Otro tanto pasa con las licencias de radio y televisión. Años de control, de censura, de manipulación, preparando el terreno para este órdago a la grande. Y, de paso, desvíos constantes de atención de la cercanía a la quiebra de las finanzas de la Generalitat y de la extendida corrupción, empezando por el clan del Molt Honorable don Jordi Pujol. Hasta no hace mucho casi héroe catalán y principal pionero de los que hacen posible el “proces” (que se hable de él por ahora). O del tres por ciento, sobre el que se corrió pronto un tupido velo, como corresponde a un territorio bastante escaso de libertad informativa y donde abundan los miedos a la marginación y los perjuicios profesionales y económicos, si se disiente.

    En resumen, cualquiera que fuese la opción respecto a todos los interrogantes expuestos, haría falta la concurrencia de unas condiciones, sostenidas durante bastantes años, garantizadoras de una verdadera libertad de opinión, condiciones que hace ya mucho no se dan. Al menos, no en Cataluña, donde lo conozco de primera mano.

      Citar  Responder

  36. Hay que reconocer que Podemos ha cumplido una función social importante: ha sido la espita que ha evitado el estallido de la olla a presión. Yo dejé de cabrearme con Podemos cuando comprendí que es un partido muy útil para mantener el status quo: por un lado, Pablito ha generado el suficiente miedo entre la burguesía como para que el voto de centro-derecha apretase las filas y le permitiese al PP seguir gobernando; por otro lado, Podemos se está limitando a usar sus muchos diputados para llevar bebés al Congreso, darse besos en los morros, soltar improperios, pasearse en autobús por Madrid, presentar mociones de censura que no van a ningún sitio y otras ocurrencias similares (en lugar de utilizar sus diputados para gobernar junto con Pedro Sánchez). Podemos es el típico partido que permite desahogarse a los indignados sin que el sistema sufra excesivamente. Mientras Podemos siga actuando así, todos contentos (especialmente los del PP). Hasta nos dan tema de conversación cuando les da por enseñar las tetas.

      Citar  Responder

  37. Comentario
    Diego Ariza,

    Ya hacía mucho que no te referías a mí, pero, claro, entro poco últimamente. No deja de ser “un honor” que hasta lleves registro o conserves tan buena memoria de mis intervenciones anteriores. Aunque, por otra parte, esta vez es un honor compartido, pues en tu mensaje, digamos, hay para unos cuantos, al modo de las partidas simultáneas de ajedrez.

    Tu comentario me ha parecido muy particular esta vez, con puras reducciones al absurdo. No entro en cuestiones de martillazos, aunque las imágenes que suscitaba tu mensaje tenían su gracia, eliminando las brutales de martillazos a la cabeza de personas de raza negra o esposas/compañeras. Lo aclaro porque así ha sido y, de paso, para que no caiga sobre mí cualquier moderno sambenito de sacrílego: racista e irrespetuoso de los derechos de la mujer e insensible o hasta tolerante con la violencia doméstica. Si no exclamo ya mismo “¡tolerancia cero!” es por que cierto grado de teatralidad me supera.

    Usas una técnica argumental que me resulta especialmente antipática y es apoyarte en lo que otro ha dicho, añadir nuevas cuestiones en tu respuesta o reacción (“la democracia”, así de forma vaga o abstracta) y generar la impresión, al tratarlo de forma conjunta, que el otro ha sostenido una opinión contraria a la tuya. Pero, tranquilo, me enfrento a eso en diversos lugares y con mucha frecuencia, así que el umbral para el enfado se sitúa ya muy alto.

    Por supuesto que una nación puede disolverse si así lo quiere una clara mayoría. De hecho, hay cauces constitucionales para ello y los nacionalistas-separatistas lo saben de sobra, aunque jamás se refieran a ese cauce legal porque carecen de las mayorías necesarias para ponerlo en marcha y, más aún, llevarlo adelante. En cuanto a los siglos de historia común de la nación española, veo que te solivianta especialmente ese hecho. Es un hecho que está en los libros de historia, con mayor o menor pasión, con orgullo o con vergüenza, con fervor o sin él, así es, por lo que es absurdo tu empecinamiento sobre ese punto en el que, por otra parte, nada concluyes.

    Por último, los siglos de existencia de la nación los menciono porque constituyen una prueba de varios hechos. El primero y evidente que España como un solo Estado, nacional, plurinacional o mediopensionista, comprensivo de vascos y catalanes, entre otros, ha sido viable y resistido muy diversos embates. Que eso te pese, como parece, es otro cantar. En segundo lugar, a mi juicio que algo sea antiguo y duradero, que haya pasado de generación en generación en un período amplio, ya sea una canción, una poesía, una construcción, una institución o una nación, requiere extremar la prudencia antes de decidirse por su ruptura o destrucción. Es decir, hay que tenerlo muy claro que aquello ya no es útil ni deseable, puesto que no estamos ante algo efímero, ni fácilmente recuperable.

    A este respecto, los referéndums presentan para mí el claro inconveniente de qué duración otorgar a la decisión tomada. ¿Se inicia el baile de la yenka, un vaivén de ahora sí, ahora no, al modo de las leyes sobre el sistema educativo, en función de las mayorías de cada momento? ¿O atribuimos a un referéndum secesionista una semi-perpetuidad? La misma semi-perpetuidad de la que te ríes cuando la apliqué a la nación española. ¿Cada generación o cada vuelco político se toma la temperatura a la voluntad ciudadana? ¿Quiénes votan? ¿Los que residen en el territorio que se segregaría del resto de España, los que nacieron allí, los que tienen propiedades e inversiones en dicho lugar, los que trabajan en el mismo aunque tengan otra residencia? ¿Y dónde ponemos el límite al trozo que ha de desgajarse? ¿La Comunidad Autónoma, la provincia, la mancomunidad de municipios, el municipio? ¿Y si, ya puestos, dejamos votar a los colindantes o allá donde se extiende la lengua autóctona, hasta el territorio de otra nación…? ¿Qué mayoría se requiere para aprobar la independencia? ¿Y para revocarla o revertirla? Ninguna de estas incógnitas ha sido resuelta por los nacionalistas independentistas o las han “decidido” ellos solos, a lo Juan Palomo, y con gran secreto.

    Eso por no hablar del impacto que en una poco amplia mayoría independentista, en el mejor de los escenarios para sus partidarios, tiene el hecho de que en el sistema educativo, controlado por los partidos nacionalistas separatistas desde hace décadas, se presente una versión de la historia en la que, yendo más allá que el Sr. Diego Ariza, se omita que España tenga cualquier posibilidad conforme a la historiografía de ser considerada una nación, que haya durado unida durante siglos y que, en definitiva, no es una pura invención como nación, opresora, abusiva y, en suma, repugnante, digna de recibir un apresurado y potente puntapié. Otro tanto pasa con las licencias de radio y televisión. Años de control, de censura, de manipulación, preparando el terreno para este órdago a la grande. Y, de paso, desvíos constantes de atención de la cercanía a la quiebra de las finanzas de la Generalitat y de la extendida corrupción, empezando por el clan del Molt Honorable don Jordi Pujol. Hasta no hace mucho casi héroe catalán y principal pionero de los que hacen posible el “proces” (que se hable de él por ahora). O del tres por ciento, sobre el que se corrió pronto un tupido velo, como corresponde a un territorio bastante escaso de libertad informativa y donde abundan los miedos a la marginación y los perjuicios profesionales y económicos, si se disiente.

    En resumen, cualquiera que fuese la opción respecto a todos los interrogantes expuestos, haría falta la concurrencia de unas condiciones, sostenidas durante bastantes años, garantizadoras de una verdadera libertad de opinión, condiciones que hace ya mucho no se dan. Al menos, no en Cataluña, donde lo conozco de primera mano.

      Citar  Responder

  38. La palabra…esa hermosa herramienta con que hemos sido dotados los seres humanos…démosle el mejor uso posible!

      Citar  Responder

  39. Comentario
    La Serapia,

    Ah Serapia, me tenés intrigadísima! Cómo que sobran las palabras? Las palabras nunca sobran! Más bien faltan! Hasta en los momentos aparentemente menos indicados, las palabras sirven para aclarar, para enfriar, incluso, para entibiar y calentar (no, la sopa no). Yo no prescindiría de las palabras en ningún caso.

      Citar  Responder

  40. Y lo digo con la tranquilidad de que yo no he votado jamás al partido de Vera, Barrinuevo y Corcuero (ya ex militante socialista). No he votado a ese partido porque es español. Pero no tengo problemas, es más, prefiero, casi exijo, que el PV se gobierne en coalición con los socialistas, y hasta con los populares. Y los batasunos, hasta los meros votantes, prefiero ni verlos. Porque hay que convivir, sí, viva la convivencia, valga el pleonasmo o como sea. Pero los que no quisieron convivir, más bien no quisieron dejar vivir, fueron unos cuantos cientos de miles.
    Sobre el respeto debido, yo respeto a todos, salvo a los batasunos. Respeto máximo a los podemitas, y a los lepenistas. Yo respeto a todos, pero si alguna vez ganan el asiento de conductor, pido poder bajarme.

      Citar  Responder

  41. Comentario
    albertiyele, no. He dicho que el resultado ciertamente espectacular del Podemos vasco en las generales españolas de 2015 y 2016 -resultado tan destacado por el propio Iglesias: “nosotros somos los que ganamos a los nacionalistas”-, primera posición cuando el partido apenas existía desde hacía un año, se debe a un considerable traspaso de votos batasunos (repito: no en las autonómicas, en las que el enjeu, lo que está en juego, es otra cosa, es decir, no se trata de echar al PP del gobierno español), un centenar de millar de votos, uno de cada tres votantes batasunos en las generales españolas de 2011 y anteriores comicios. Ese partido, se llamase HB, EH, Batasuna, SI, ANV, Sortu, Amaiur, EH Bildu, Bildu (no contribuyeron mucho al avance del país, pero en cuanto a siglas y campañas de marketing hay que reconocerles su mérito… si lo hubiesen puesto al servicio de una buena causa) fue el de los asesinos. Ese partido organizaba manifestaciones con gritos de “ETA, mátalos”, “jo ta ke, irabazi arte” (que en deporte es inofensivo, pero en ese contexto significaba lo que significaba), “vosotros, fascistas, sois los terroristas” (la acusación de fascismo a la que tantos están abonados) y demás. Ese partido estaba dirigido por terroristas confesos ahora huidos, por un antiguo secuestrador, por gente que levantaba el féretro de terroristas que habían muerto manipulando una bomba. Ese partido justificó -no es que no condenara, sino que justificó- todos y cada uno de los asesinatos, salvo excepciones honrosas. Hasta el asesinato de niños fue justificado. Ese partido recibía en sus sedes sociales los sobres de los chantajeados, la mayoría empresarios, a los que ayer se rindió homenaje. Los empresarios que no pagaban se arriesgaban a ser asesinados. Uno hasta fue asesinado delante de su hijo, en unos carnavales. Ese partido no condenó eso, ni los otros miles de casos. Ahora algunos querrán que se olvide, pero no puede ser. Porque luego, además, Pablo Iglesias, habla, sin venir a caso, de dos terroristas torturados y asesinados. Me parece muy bien, pero que pregunte a esos 100.000 votantes suyos en el País Vasco, uno de cada dos de los que obtuvo en Euskadi en las elecciones españolas, dónde estaban y a quiénes votaban cuando los 850 asesinados por ETA. Eso no lo pregunta. Se le olvidó oportunamente. Tanto que le gusta criticar indignadamente, que lo haga con sus propios votantes. Y a un camboyano de los que me encuentro en el metro, todo eso no le indignará. Pero a mí, en cuanto vasco, sí, y eso que no soy de los indignados. :-) Imagínate un político argentino, que tiene en Santa Fe cien votantes, la mitad de ellos antiguos electores de una formación fundada por militares torturadores y de vuelos de la muerte, que va al Congreso Nacional y le espeta a uno del Frente de Izquierdas la muerte de dos víctimas de los Montoneros. ¿Por qué no pregunta por los 30.000 desaparecidos? Pues en el caso de acá, del Estado de Abajo, lo mismo. Los jóvenes, hasta los universitarios, no saben ya qué fue ETA. Pero los viejos tenemos memoria, mientras no la perdamos.

      Citar  Responder

  42. Gaspard,

    Comentario
    ¿El triunfo de Podemos se explica en gran parte por el voto de quienes antes votaban a un partido asesino??? Ay, Gaspard! Nunca hasta ahora te leí simplificando un fenómeno político como en esa frase.

    Hace unos días, a propósito de un comentario de alguien que llamó ignorantes y/o miserables a los votantes de Podemos (que si no me acuerdo mal fueron en la primera vuelta algo así como cinco millones) escribí un comentario que después borré porque me pareció completamente inútil. Pero algo de ese comentario lo repetire aquí: las guerras, las calamidades, las peores desgracias (igual que el enamoramiento, Serapia, y a veces hasta igual que esos amores fundamentales de la vida) empiezan siempre en palabras, con palabras. Así que hay que tener cuidado con lo que se dice. Si alguien pide, exige, con todo derecho, respeto para sus ideas políticas, sean las que sean, y a veces respeto a partidos que han demostrado sostenerse nada más que a base de corrupción, y el argumento para exigir ese respeto es que tiene millones de votantes, que no serán todos corruptos, es imprescindible que ese criterio lo apliquemos a todo. Millones de votantes de Podemos (entre los que no me cuento, aclaro (aunque no debería aclarar nada), ni creo que me vaya a contar nunca, porque tengo la edad que tengo y ya he visto mucho, pero no sé yo si tuviera veinte años, no sé yo), muchísimos de ellos jóvenes, muy jóvenes, muchísimos que han participado del acto democrático de votar por primera vez, también merecen respeto. Que se los refute, con argumentos (que hay muchísimos), pero que se los respete. Y yo, quizás por venir de dónde vengo y porque me tocó lo que me tocó, hasta agradezco que haya habido millones de chicos jóvenes que hayan elegido votar a Podemos y no hacer otras cosas bastante menos civilizadas que votar. Porque a veces la realidad, los adultos que “fabricamos” la realidad, lo hacemos tan mal, pero tan descaradamente mal, que hasta pareciera que nos olvidamos que la paciencia tiene un límite.

    En fin: no lo denostemos. Al menos no lo denostemos sin intentar entenderlo, y sin darles otra opción.

      Citar  Responder

  43. Una buena porción de los que no consideraron un problema votar al partido asesino se pasaron en las eleciones españolas a Podemos, mientras que en las vascas se mantienen más fieles a la marca batasuna. Eso explica en gran parte el éxito espectacular del Komintern vasco del Podemos periférico en las elecciones españolas. Aunque en las que importan, en las vascas, casi quedan cuartos. Sea como fuere, así se explica este mapa: https://pbs.twimg.com/media/DBBnuZ8XkAAZqR7.jpg:large Si el Congreso español fuese elegido con la ley electoral británica, habría quedado de esa manera. Para que luego algunos se quejen de la ley electoral española.
    Que poco me han durado las intenciones de principios de día…

      Citar  Responder

  44. Sap, no tengo respuesta a tu pregunta.
    En cualquier caso, igual que me es imposible hablar del “Estado español” (término que proviene de antes de la Guerra Civil, cuando ya lo utilizaban los nacionalistas perifericos), meter al paisito en España me resulta demasiado durooo, como si fuese Urkullu a la Castellana el 12 de octubre a ver desfilar las tropas españolas. No hablo de “Estado español” por respeto a los españoles, porque parece que a uno tienen que respetarlo mucho, pero al otro lo puedes llamar “Estado” (hay redactores que llaman a los turistas españoles “turistas estatales” (!!!), que me suena a gente de otro planeta, como si se hablara de “visitantes interplanetarios”) o pitarle el himno. Como si el sentimiento de los demás no importara.
    Y sobre lo que dice Marisa de que “la inmensísima mayoría [de vascos] son incapaces de matar ni a una mosca. Como sucede, afortunadamente, en cualquier colectivo de gente”, no puedo estar más de acuerdo. Ocurrió, por desgracia, que una inmensa minoría -pongamos 2.000 o 20.000- de vascos mató y ayudó a matar, apoyados por el 10% del censo, es decir, otros 200.000 vascos. Eso no pasó en Murcia, ni en La Rioja, ni en Galicia, ni et Cataluña, ni en Canarias. Y si pasó fue porque algo salió terriblemente mal en el siglo XX vasco. Los estudiosos señalarán una fusión del último espasmo del irredentismo carlista -cuando se derrumba la vieja sociedad rural, ocurre el último éxodo rural vasco y la llegada aluvional de inmigración de toda España- y del ultraizquierdismo marxista cristiano, la versión europea de la teología de la liberación -en el momento en que comenzó la descristianización definitiva de una tierra antaño muy creyente-. El resultado fue terrible. La generación de Aguirre, Ajuriaguerra e Irujo ya lo vio en 1932, cuando el Partido rompió la alianza con los carlistas y eliminó los criterios racialistas en los estatutos internos para aceptar militantes de todos los apellidos.
    Arzalluz pareció a veces pertenecer más a la generación de Arana que a la de Aguirre. Lo del “ellos y nosotros” fue asqueroso, pero sobre todo por la voluntad de algunos nacionalistas ya no de anteponer el “nosotros vasco” con el “ellos español”, sino el “nosotros, los vascos de verdad” con el “ellos, los vascos de segunda”, tuvieran ocho apellidos vascos, ocho españoles o cuatro por cuatro (como los todoterrenos, porque los matrimonios mixtos, al ser “vascos” y “españoles” gente tan parecida -aunque a Arzalluz creyese lo contrario- en color de piel, religión, historia, modos de vida, ha llegado a tasas del 50%, y el 40% de la población tiene apellidos 4×4, si mal no recuerdo).
    Los que pitan tendrían que pensar -si es que piensan algo- que no estan solo insultando a los de Cádiz o Tenerife, sino a sus compatriotas vascos o catalanes que sienten también el himno español como suyo, o la bandera que ondea como suya.
    El terrorismo fue vasco, no gallego. Siempre se podrá aducir que el franquismo fue español. Gallego, por ejemplo. Pero también vasco. No pocos vascos fueron franquistas. Pero ningún gallego fue etarra. Desgraciadamente, allí está el quid de la trágica cuestión de lo que pasó y no debería haber ocurrido.
    Por cierto, hay un poema de Benedetti que no se titula “Ellos y nosotros”, sino “Ustedes y nosotros”. Y con este comentario interminable, me basta por hoy, os lo prometo. :-)

      Citar  Responder

  45. Maese Nicolás,

    Comentario

    Felicidades por tu exposicion. Gaspard se aproxima a Arzallus.
    En Diego Ariza tienes el ejemplo perfecto de equidistancia cobardona que citas en tu ultimo parrafo. Eso que hacen los podemitas y muchos icetistas.

      Citar  Responder

  46. .
    Un nuevo dato para la G.E.I.D.I. (Gran Enciclopedia Ilustrada del Dato Inútil):

    Si dispusieramos por orden alfabético los temas grabados por los melenudos en su discografía oficial, el primero de ellos sería A Day In The Life, justamente el tema que cierra el álbum del que hoy, 1 de junio, celebramos el 50º Aniversario de su aparición en UK, o sea, el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

    ¡Gloria por siempre a los Fab Four!

    https://www.youtube.com/watch?v=usNsCeOV4GM

    :-)

      Citar  Responder

  47. mgc,
    .
    Pues resulta paradójico que esos asesinos de Barajas que se sentían o no se sentían vascos recibieran tanto apoyo moral por parte de cientos de miles de vascos que sí se sentían vascos incapaces de matar una mosca, Marisa.

    :-…

    albertiyele,
    .
    Ah, claro, ya daba por supuesto la sustracción de las illes y de “las islas Afortunadas” (cdLQ)… No problem. Al final, creo que cabremos todos en las islas Chafarinas.

    En cuanto a la República Hostelera de Pucela con una croqueta en la bandera que propone el sr. C, yo abogo porque en la nueva Andaluzía se sustituya el Hércules entre columnas de su escudo por una foto de Saint-Exupéry montado en aeroplano. Ea.

    :-…

      Citar  Responder

  48. Comentario
    DomingoGlez,

    ¿El cura? El Darth Vader de la novela.

    No digo que tu cuñado sea malo ni bueno, sólo digo (en tono de broma) que tu comentario sobre él ha generado este torrente de comentarios, repito en broma.

    Yo he conocido gente que no se siente española y me gustaría que no pensaran así, pero han llegado a esa conclusión y yo la respeto, jamás se me ocurrirá insultar a una persona nacionalista siempre que actúe de una manera pacífica.

    ————————–

    En Sevilla ya está en cartel La Bohème.

    Chi son? Sono un poeta.
    Che cosa faccio? Scrivo.
    E come vivo? Vivo!

      Citar  Responder

  49. ¿Qué pensáis del personaje de Serapio en “Patria”?
    ¿Será el consciente de lo nauseabundo de su comportamiento?
    —–
    No ha sido mi cuñado. Él no es Serapio.
    ——
    Hoy no ha empezado mal el día. Tengo que sacar un rato al mediodía para pedalear hasta el buzón de alguien. Había pensando en otra cosa más de mi tipo, algo así como candar su bici a la mía, pero al final he logrado contener mi españolidad. Vamos a ver cómo resulta lo de escribir. Si no, habrá que recurrir definitivamente a hacer las cosas a mi manera.
    —-
    Hoy también va a revelar Anna por fin un experimento que le llevo apremiando cantidad de tiempo a que lo haga. Que me aspen si no sale.
    -¿Pero por qué crees que va a pasar eso?
    Pues porque está clarísimo :)))

      Citar  Responder

  50. Ooooooooopppppp!!!! Nadie se dio cuenta, pero en la página de atrás reapareció nada menos que La mirada melancólica, mi querido señor C!!!

    Y le reserva a Zacarías un lugar para su Pucela en la hipotética Federación Ibérica (o algo así),y hasta propone un escudo con una croqueta en el medio. Y a ver, a ver… ¿qué le pondrían al escudo de su parte de la novísima e inventadísima Federación Ibérica? Yo a la mía (que yo también tengo mi partecita) le encajaba una ensaimada, que le va que ni pintada. Podría ser una sobrasada, también. Pero creo que se prestaría a pensamientos turbios y hasta a bromas soeces. Mejor dejemos la ensaimada.

    :-))

      Citar  Responder

  51. Sap,

    Comentario
    Y hasta podría ir restando ses illes, y puestos a restar. Ay ay ay. Qué raro es todo. Hasta qué rara es a veces la prosperidad.

      Citar  Responder

  52. Yo creo que el problema de Carlos Alonso Palete y de Diego Armando Estacio, ecuatorianos y asesinados en Barajas en 2006, no fue que sus asesinos se sintieran o no se sintieran vascos, sino que fueran eso, asesinos.

    Otras decenas de miles de personas se sienten vascas -y solo vascas, o sea, no españolas, que es de lo que creo que se está hablando aquí-, según suelen mostrar los sondeos o las encuestas, y la inmensísima mayoría son incapaces de matar ni a una mosca.

    Como sucede, afortunadamente, en cualquier colectivo de gente

      Citar  Responder

  53. mgc,
    Todas las cosas en las que interviene el “sentimiento”, necesitan -y quieren- hacer uso de la liturgia. El himno, la bandera, el desfile… Y en qué sitios hay más liturgia que en cada Comunidad, en cada pueblo y, si me apuras, en cada casa.
    De eso sabe mucho, porque es inteligente, la iglesia. Y no seré quien vaya contra los intereses de mi pueblo.
    Si Diego y yo nos enfrentáramos en un combate de boxeo, cada uno calzado con los guantes de boxeo de nuestros argumentos, a él lo expulsarían por dar golpes bajos en los huevos (pongo esta palabra porque así pasará la censura, no por otra razón). Es decir, por practicar tan noble deporte no respetando las reglas.

      Citar  Responder

  54. Hermi,

    Me ha hecho mucha gracia eso de que no quieres que te llamen nacionalista, porque el nacionalismo tiene una connotación mala y tú eres bueno

    :-)

      Citar  Responder

  55. Una breve pincelada para recordar este ‘Cha-cha-cha de la Secretaria’, de José Luis Ortega (que Elis Regina cantó en masculino) y aconsejar un pequeño, delicioso y musical film francés de 2012, “Populaire”, sobre los concursos de dactilografía de los últimos 50. En donde la canta y escenifica el impagable Jack Ary II:

    https://www.youtube.com/watch?v=e0OFxjQ1IeY

      Citar  Responder

  56. Como en otras ocasiones en que se habla aquí de nacionalismo, estoy de acuerdo con Diego Ariza,

    En este sentido me vuelvo a remitir a “Nacionalismo banal”, el excelente libro de Michael Billón que explica el “conjunto de prácticas, hábitos, creencias y signos que las naciones establecidas – aquellas que están seguras de su propia continuidad- manifiestan de forma cotidiana, rutinaria, sutil y familiar para reproducirse”.

    Por ejemplo, sin ir más lejos, tocar el himno

      Citar  Responder

  57. La Serapia,

    Querida Serapia, tu segundo párrafo no tiene desperdicio. Yo lo resumiría en ese manido dicho que dice que si mi abuela tuviera bigote no sería mi abuela; sería posiblemente mi abuelo.

      Citar  Responder

  58. Diego Ariza, exactamente. Por una vez, y sin que sirva de precedente, salvo a esa manera tan asá de decir qué hubiese pasado, que nadie lo podemos saber, estoy de acuerdo contigo en todo el razonamiento, no quizás en la cantinela con la que me quedo.

    Estoy de acuerdo, lo que se llama España podía haber sido cualquier otra cosa, Cataluña podía haber estado en Francia, Portugal en España, quizás se hubiese hablado catalán en esa otra España y sardo en la Francia de Cataluña, quién lo sabe, ha pasado así y ahí, en ese tiempo y en ese espacio nos ha tocado nacer. Como podía haber sido cualquier otro. Exactamente. Estoy completamente de acuerdo contigo. Salvo en la perra esa que a mi juicio tienes de que reconocer una nación equivalga a ser nacionalista. Pero bueno, iba a ser ya mucho coincidir :)

    ——–
    Hoy ha sido un día largo, largísimo, cargado ya de emociones desde los últimos sueños de la noche. Me han pasado cosas extraordinarias y ahora hace una noche deliciosa cargada de olor a saúco. En España me han dicho que ya han florecido los tilos.

    Oh, cómo me gustaría ser completamente anónima y verterlo todo. Sacármelo. Pero toca aguantarse. Todo sea por aparentar cordura :)))

    https://www.youtube.com/watch?v=VmO_0tIGo-4

      Citar  Responder

  59. Nievesdl,

    Nieves yo tampoco. Eso lo dice el psiquiatra. Yo creo que en la cuna no el uno por ciento parece psicópata, yo lo subiría al cincuenta por ciento. Con cuatro o cinco años, el cien por cien.

      Citar  Responder

  60. Diego Ariza,
    Por lo que creo entender tú llamas nacionalista español al que se siente español y gusta de serlo. Yo lo soy pero no me llames nacionalista porque tiene una acepción peyorativa, mala, y yo soy bueno. He intentado hacer un ejercicio de imaginación y creerme un ciudadano como lo que tú entiendes por ciudadano ejemplar o situación ejemplar y no encuentro otra forma que estar pegado a un cristal, sacudirme las alas, mirar a través de él, del cristal, y que te sacudan con un periódico a la que te despistes.
    Y dale con lo de que votar es democrático. No. Yo puedo ponerme de acuerdo con mis compañeros para echar al jefe del departamento y posiblemente sacaríamos el cien por cien de los votos. Pero no funciona así la cosa. El presidente con su equipo de gobierno, y no los curritos, tienen la legitimidad para echarlo. Antes está el cumplimento de la ley porque mañana, debido a que habrá arbitrariedades, tendremos un follón peor que el que algunos desean resolver. Aquí sí que debe imperar el “no es no”. Y, si eso, retomar el tema dentro de doscientos mil años. Y repito lo del otro día: Rajoy no puede negociarlo porque los españoles no queremos. Sería un delincuente. Sí, ya sé que tiene que ir a declarar como testigo. No me gusta Rajoy, pero sigue siendo el presidente de nuestro país. Incluso de los catalanes. Y tuyo. Ya vendrá otro que lo haga bueno.

      Citar  Responder

  61. Diego Ariza dixit:
    ” Podemos seguir en esta línea con Sap, que en la entrada anterior afirmaba que el partido del sábado tendría que haber sido suspendido por haber silbado el himno una parte de los espectadores.”
    .
    Es curioso que hace unos días clamaras por un país normal, pero que luego, como ahora, excuses como suele ser habitual en ti, toda anormalidad, empezando por ese indulgente “una parte de los espectadores”.

    ¿Imaginas por un momento que la rechifla continuada en años de la pitada se permitiera en Francia, en el Reino Unido, en USA? Tal vez lo hubieran tolerado un año. El del desconcierto. No más.

    Esto no son asuntos entre aficiones, es un acontecimiento –que tendrá mayor o menor importancia para los aficionados al fútbol– que trasciende de un partido habitual. Es ésta una final nacional, de todos, pero que de unos años a esta parte viene sirviendo para encauzar la mala educación de unos espectadores que no sé qué hacen allí si tanto desprecian el país que organiza tal competición. Aparte de mastuerzos, son unos cínicos-hipócritas que no merecen respeto alguno.

    Por cierto, ¿quién te ha dicho que no se castiga a los futbolistas insultadores o a las aficiones que por ejemplo, se unen en cánticos racistas?

    Gaspard,
    .
    Hablas con una fórmula de gran éxito, Gasparddd. Dices Euskadi y España y no Euskadi y el resto de España, como otros hablan de Cataluña y España para gran regocijo de los secesionistas.

    Me parece muy bien. Pero como esto lo vengo también oyendo en sectores gallegos y hasta andaluces, a mi lo que gustaría saber qué es España. ¿Lo que queda en la península de restar Euskadi, Cataluña, Galicia, la Andalucía de Huan Porrah, Portugal, Andorra, Gibraltar?… ¿Eso es España?

    No, hombre; éso sería una mentira insostenible e intolerable.

    :-/

      Citar  Responder

  62. Gaspard, teniendo en cuenta que vives en el país de los Le Pens, te lo perdono todo.

      Citar  Responder

  63. Carlos, bueno, hay cifras para todos los gustos.
    Soy partidario de que se traspase ya la treintena larga de competencias pendientes desde 1979 y se blinde el autogobierno legislativo, de tal manera la Administración General del Estado desaparezca del PV en cuanto a legislación y prestacion de servicios y se liquide definitivamente el Cupo, y una vez hecho todo eso, se aplique la West Lothian question inglesa, de tal forma que los dieciocho diputados vascos en el Congreso español desaparezcan para siempre.

      Citar  Responder

  64. Las cifras son elocuentes. Entre 1940 y 1980, la población española aumentó un 100%, y la vasca, un 150%; entre 1980 y 2017, Españó ganó un 20% de población, y Euskadi, un 0%. El boom demográfico y el boom (and bust) económico son indisociables. El primero es requisito del segundo, y en cuanto el segundo se acaba, el primero se frena en seco. Aparte de la circulación habitual y permanente de profesionales de clase media (médicos, investigadores, arquitectos, abogados, etc.) que se da en todas partes de manera ininterrumpida, sea cual sea la coyuntura, los boom económicos solicitan mano de obra de clase baja en cuantía, a poder ser conocida en términos históricos y cercana geográfica o culturalmente, proveniente de zonas con superavit poblacional que de otra forma reventarían.
    En el Museo Nacional de la Historia de la Inmigración hay desde la primavera una exposición sobre la abundantísima inmigración italiana que va de 1870 a 1970, aproximadamente: http://www.histoire-immigration.fr/ciao-italia Los anuncios publicitarios “Ciao Italia ! Los inmigrantes que levantaron Francia. Cuánto sufrimiento ha quedado sepultado por la Historia, por los que hacen la Historia pero apenas tienen oportunidad de contarla. La integración en la sociedad de acogida suele tardar un par de generaciones, y suele medirse por la tasa de matrimonios mixtos. Los asiáticos se integran económicamente como ningún otro grupo inmigrante, pero socioculturalmente prefieren replegarse como comunidad. En Francia hasta hace una generación parecía que los magrebíes, vía matrimonio con blancos, seguían la pauta de integración, pero los datos señalan que la fusión se ha detenido, acompañada de una cronificación del desempleo de inmigrantes y descendientes de inmigrantes del Magreb, jóvenes de los suburbios y jóvenes con bajo nivel educativo, que suelen ser los mismos.

      Citar  Responder

  65. Gaspard, esto también ha ayudado algo, y lo hemos pagado el resto de españoles:

    http://www.libremercado.com/2017-05-17/el-cupo-vasco-cuatro-graficos-que-deberian-avergonzar-a-rajoy-a-montoro-a-zapatero-1276599109/

    De todos modos yo me congratulo, como no podría ser de otra manera, del éxito en algunos ámbitos de esa parte tan querida de España.

    Ahora a ver si le damos una vuelta de tuerca y conseguimos que haya algún hospital decente. Lo más curioso de la boutade de Arzallus sobre Jaén es la facundia del baranda hablando de esos temas, hace falta tener desfachatez …

      Citar  Responder

  66. Y como ya he hablado bastante me voy a la cama a seguir con la lectura de la biografía de Humboldt. A Humboldt le tocó vivir los años de su juventud en una Europa en guerra. Pero no tenía ningún problema en mostrar sus descubrimientos a sus colegas franceses. Para él la ciencia era más importante que los enfrentamientos entre sus países.

      Citar  Responder

  67. En estos días se hablaba por aquí de Portugal. Es un ejemplo magnífico para explicar como funciona el nacionalismo. Los nacionalistas españoles consideran Cataluña parte de la nación española. Y consideran que Portugal es otra nación y que no forma parte de la nación española. Sin embargo esto pudo haber sido muy diferente. En 1640 Portugal, tras 60 años unida a España, consiguió su independencia. En buena medida porque la mayor parte de los medios militares españoles estaban haciendo frente a la sublevación que tuvo lugar en esos años en Cataluña. Imaginemos que Felipe IV hubiera decidido enviar el grueso de sus soldados a Portugal. Portugal hubiera seguido perteneciendo a España y Cataluña formaría parte de Francia. Imaginémonos el mapa. Con toda probabilidad desde los gobiernos de Madrid su hubiera implantado el castellano como en Galicia o el País Vasco, poniendo en peligro la supervivencia del portugués. Seguramente, no parece muy aventurado hablar de esta posibilidad, a finales del XIX hubiera nacido en Portugal un movimiento nacionalista que a estas alturas estaría reclamando quizás su independencia. ¿Qué harían los nacionalistas españoles de 2017? Considerar a Portugal parte de la nación española y sin embargo no tendrían ningún sentimiento de pertenencia hacia Cataluña. Exactamente al contrario de los que ocurre ahora. Cataluña estaría formando parte de Francia, con lo que los políticos nacionalistas catalanes se estarían dedicando a tapar sus problemas de corrupción lavándole la cabeza a la gente tal y como hacen ahora. En vez de “España nos roba” sería “Francia nos roba”.

    En definitiva, qué curiosa la mente de aquellas personas cuyos sentimientos de pertenencia dependen única y exclusivamete de lo que un buen día de hace 400 años decidió un tipo llamado Felipe.

      Citar  Responder

  68. Vaya, qué discusión más templada! Echo de menos a la Oveja Negra, seguro que animaría un poco el gallinero.

    Como dice por ahí Hermi el asunto del nacionalismo no da para mucho más. Todos estamos muy cansados y seguir dando vueltas al raca raca no llevará más que a extenuar el cansancio.

    Yo ya sólo espero ver como el Gobierno Central asume el mando de los Mossos d’Esquadra. La propia policía autonómica debería retiran unas urnas que nos privan a los españoles no residentes en Cataluña de decidir sobre una parte de nuestro territorio, a cuyo desarrollo llevamos incontables años contribuyendo con nuestros impuestos.

    El remate debería ser ver a Artur Mas y sus compañeros mártires en procesión caminito del penal de La Roca del Vallés con TV3 retransmitiendo en riguroso directo otra jornada histórica. En Cataluña hemos asistido a una media de una jornada histórica a la semana durante el último lustro. Si todo esto ocurriera, tendríamos que aguantar el coro plañidero de los que no son nacionalistas pero siempre están en el lugar de los nacionalistas anti-españoles, los ha descrito perfectamente Nicolás. Ese coro no haría más que aumentar el gozo de la mayoría de españoles que se sentirían felices de vivir en un estado de derecho donde nadie, ni si quiera el mentón mussoliniano de Mas, está por encima de la ley.

      Citar  Responder

  69. La Serapia, se diseñó una estrategia industrial a largo plazo (exportación, clusters, I+D+i, formación de mano de obra, colaboración público-privada). También ayudó tener una demografía mortecina y haber quedado fuera del boom de la construcción. Esto tiene ya casi diez años, y entretanto pasó la crisis, pero resume bien lo que se hizo bien: http://www.economiavasca.net/1/upload/competitiveness_the_basque_experience_aa_10_07_08_notes_en.pdf Se hizo bien a pesar de los chicos de la gasolina, los que querían tanto a su país que hicieron todo lo que pudieron para hundirlo.

      Citar  Responder

  70. Maese Nicolás, ya, ya… Menudo lapsus… ¡Ejem!

    (Al final, había escrito yo bien “reVoltosos”.)

      Citar  Responder

  71. Pensándolo ahora me acabo de dar cuenta que este país nuestro tan diferente en muchas cosas a otros de nuestro entorno (en tener un mausoleo de un dictador por ejemplo) tiene una circunstancia bien curiosa. En Cataluña hay nacionalistas pero no hay nación. La nación catalana no existe. Y sin embargo, la nación española sí existe pero los nacionalistas españoles no. España es una nación sin nacionalistas. Como digo más abajo, es un ente autónomo, ajeno a los ciudadanos.

    Evidentemente esto no es así. El sentimiento nacionalista es el mismo en unos que en otros. ¿Por qué los nacionalistas españoles reniegan de esa etiqueta? Porque durante décadas se ha criticado para atacar a aquellos que competían por la identidad nacional de un determinado territorio que consideraban suyo unos y otros. Y se escudan en retruécanos ridículos para no admitirlo.

    Qué curiosa la mente humana…

      Citar  Responder

  72. Hace unos días citaba yo el libro “El encantador de saltamontes” de David Jara. En él se nos exponen varios ejemplos de virus o bacterias que entran en el cerebro de un ser vivo, lo alienan y cambian su conducta sin que este se dé cuenta. El virus del nacionalismo hace algo parecido. Lo tienes dentro y lo que dices es consecuencia de llevarlo bien agarrado de las neuronas pero no te das cuenta. Para qué ir más lejos si tenemos en esta página varios ejemplos. Para empezar, el ejemplo que nos trae Harto ya de estar harto, que pone al mismo nivel silbar el himno que silbar a un negro o a una mujer, como si una música estuviera al mismo nivel de una persona. ¿Tiene derechos una canción? ¿Deben incluirse los himnos en la Declaración de Derechos Humanos? Siguiendo ese ejemplo, darle un martillazo a la parienta debería conllevar la misma pena que romper el móvil en el que suena el himno de España. Podemos seguir en esta línea con Sap, que en la entrada anterior afirmaba que el partido del sábado tendría que haber sido suspendido por haber silbado el himno una parte de los espectadores. Que muchos más espectadores en ese mismo partido hubieran silbado o insultado gravemente durante los noventa minutos ( y más) a los jugadores del equipo contrario o al árbitro no merece ningún tipo de castigo: es más grave faltarle al respeto a una canción (¿es eso posible?) que a un ser humano. Y podemos acabar (de momento, porque me temo que la cosa seguirá con otros) con David CG, que critica a ese virus nacionalista tan irracional pero que hace unos meses (me ha sido fácil encontrarlo porque se me quedó grabada la frase) criticaba a Artur Mas porque pretendía “Romper una nación de siglos” (por ahí anda: http://antoniomuñozmolina.es/2016/01/infecciones-verbales/ ). El nacionalismo catalán se inventa una nación que no existe, es un invento para mentes acríticas e infantiles. En efecto, estoy de acuerdo. Pero, ay amigos, la nación española no es un invento tan irreal creada por otros nacionalistas espabilados. No, no. España es “una nación de siglos” (no sabemos si dos, cinco, o doscientos), un ente independiente y tangible y casi material que nos incluye a todos y al que perteneces quieras o no. Si reniegas de semejante etiqueta eres un traidor o un snob. La democracia queda así relegada. Lo que opinen los ciudadanos hoy día es irrelevante porque hay cosas sagradas que no se tocan. Es el mismo argumento de los monárquicos radicales: los republicanos quieren destruir una institución que tiene muchos siglos (no sé si tantos como la nación española o más). Daría igual que una mayoría no quisiera que la Jefatura del Estado se instituya por vía seminal porque se pondría en peligro aquello que tiene una edad muy antigua. De la misma forma, que los ciudadanos de una determinada región quieran ejercer democráticamente su derecho a elegir si quieren fundar un nuevo Estado o no quieren fundarlo no puede llevarse a la práctica porque la democracia ante la nación es secundaria.

      Citar  Responder

  73. Personajes como Arzallus no deberían desaparecer nunca. Es de ésos que representan a la perfección lo que defienden, gente clara que no se anda con rodeos, violentos en su dialéctica, irreverentes con el enemigo (incluso con el rival). Por esa razón, la de su franqueza, no deberían desparecer. Por otros motivos sería mejor que ni siquiera existiesen.
    Son como los Gaspard y Mendoza del fútbol, gentes sin tapujos, que te sacan de tus casillas, que te levantan el estómago cuando abren la boca, que se llenan de sinrazones defendiendo sus razones. Ya que existen debemos admitirlos tal cómo son, debemos tragarnos sus improperios y no darles la carnaza que necesitan para que sigan haciéndose fuertes en sus desvaríos.
    Esos no me preocupan, se les ve venir de frente. Si alguien se siente andalú y ná más que andalú, pos yastá, quillo, mushasho, mi arma… Si no quieres saber ná de uno de Badajó, que además satreve a llamarse pasense (qué se habrá creío el enterao), pues tensierras entre Despeñaperros y la Punta de Tarifa, entre el cabo de Gata y la desembocadura del Guadiana y ya está. Semos así, semos nosotros y que les den a los otros.
    Los que me preocupan son los que piensan y defienden lo mismo pero lo hacen envolviéndose en falsas legalidades, en mentirosas “verdades históricas”, en falsos padecimientos de opresión, etc. Y los que más me preocupan aún, pero mucho más, son los que miran desde su equidistancia moral y, diciendo no defender aquello que defienden los anteriores, siempre encuentran “razones” para tratar de convencernos que los demás estamos equivocados, que somos gentes arcaicas, represoras, anti democráticas… Y no sólo eso sino que además eres tan nacionalista como el que no quiere cruzar Despeñaperros porque no le dejas poner una frontera ahí, que eres un facha porque no le dejas votar lo que ellos quieren votar (pero que a ti también te gustaría votar), etc. Ésos que dicen no ser lo que son los otros pero siempre tienen motivos para defenderlos (sibilinamente muchas veces), ésos que siempre tienen motivos para ponerse en el lugar de los otros (que en el fondo son los suyos) pero nunca encuentran una razón para ponerse en mi lugar, ésos sí que me dan miedo.

      Citar  Responder

  74. Comentario
    Hermi, no estoy de acuerdo en lo de la cuna.

      Citar  Responder

  75. Cuando las convenciones sociales son muy distintas (no hablo de alemanes, que son casi iguales), me funciona algo que no sé si su nombre es empatía. Funciona a través de los sentimientos. Es el momento de usar las mismas percepciones que hacen falta para entender qué le pasa a un perro, a un gato, a un cuervo. Es incluso menos cansado, porque es bastante más sencillo comunicarse con un animal que con otra persona.

    Prestar atención sólo a lo que sientes, sin importarte lo que te diga la razón a través de pautas aprendidas, que se equivocan tanto.

      Citar  Responder

  76. Un popular bolero que suena noche tras noche en la misteriosa habitación de Carlota Fainberg y que fue compuesto por el fluminense Herivelto Martins, que aquí la canta en vivo (con texto). “Caminhemos”:

    http://letras.com/herivelto-martins/386763/

      Citar  Responder

  77. Poco que añadir a lo dicho sobre lo nefasto del nacionalismo. Son los nacionalistas como las cochinillas que se hacen pelota por miedo. El mundo no ha dejado de ser masa que se mueve a otro sitio. Todos, hasta Trump, vienen de otra parte.

    Por otro lado y sin que tenga “todavía” mucho que ver… he subrayado esto del estupendo libro de cuentos de Isaac B. Singer, Un amigo de Kafka, Las Palomas:

    “Cada generación tiene sus hombres sanguinarios y mendaces. Los malvados no pueden descansar. Sea en la guerra o sea en la revolución, sea cual fuere la bandera bajo la que luchan, cualquiera que sea su grito de guerra, la finalidad es siempre la misma: causar daño, causar dolor, derramar sangre. Una común finalidad unía a Alejandro de Macedonia y a Amílcar, a Gengis Kan y a Carlomagno, a Chmielnitzki y a Napoleón, a Robespierre y a Lenin. ¿Demasiado sencillo quizá? También el principio de la gravitación universal es sencillo, y precisamente por esto tardó tanto en hallarse”.

    Este párrafo me ha recordado al psiquiatra que apareció el otro día en el estupendo reportaje del periodista Jon Sistiaga llamado Tabú sobre la Maldad: “El uno por ciento de cada generación nace psicópata”. Y añadía que se podía descubrir a uno en la cuna, desde su primer berrinche. En Madrid, madre mía qué miedo, hay más de 3 millones de habitantes. En España 47. Hagan cálculos, señoras y señores.

      Citar  Responder

  78. albertiyele,
    .
    Es que la nota no la escribió mi esposa como Ud. supone sino su amante, que aprovechó que me quedé roque para salir de debajo de la cama y vejarme así. Pero lo peor no es eso sino que ladinamente grabó toda la sesión con un palo de selfies y ahora me amenaza con subir su contenido al Yutú si no le hago entrega de una onerosa cantidad de euros… ¡Estoy a merced de un chantajista en un caso parecido al de Pedro Jota, solo que servidor, en vez de estar ataviado con un corsé, lo hacía con un disfraz de Caperucita Roja!

    Como nuestra común amiga Serapia me ha comunicado que se ha vuelto a abrir el “Consultorio sentimental de la Señora Francis”, digoooo, “Albertina” en este mismo blogamm, tal vez deposite en ella mi confianza y solicite su asesoramiento para salir de este embrollo.

    :-/

      Citar  Responder

  79. Todo muy cierto. Lo que no sé es hasta qué punto el virus nacionalista e identitario -ese que separa de raíz a los seres humanos, tan parecidos en todas partes, e idénticos incluso si consideramos la cuestión a la pequeña escala de un solo país- es susceptible de cualquier mejoría mediante la palabra. Parece inmune a los razonamientos. Sólo la experiencia de otros lugares y otras gentes, que se descubren no tan distintos y, menos aún, tan malos y hostiles como se los figuraba el enfermo, puede curar.

    Mi biografía me ha privado de patria chica y durante años me he considerado un madrileño medio catalán. Admito que mi catalanidad ha ido decreciendo porque mucho de lo que allí ocurre, aleja o enfría. Aún así el sábado estuve animando al Barça y despidiendo el Calderón.

    Ahora que reflexiono sobre ello, se me hace duro notar cómo una colla de descerebrados, con su parte vesánica y de intereses espurios camuflados de patriotismo (el caso del clan Pujol es elocuente) han hecho menguar mis afectos por la tierra donde nací y con la que he seguido manteniendo lazos. Luego he vivido unos años fuera, en Bruselas, y eso me ha hecho apreciar más la vida en Madrid, a la vez que más sensible a ciertos aspectos de mi país y mi ciudad que serían muy mejorables. Pero, sobre todo, me ha hecho ver, vivir más bien, que hay de todo en todas partes.

    Sería maravilloso que todos los infectados por esta manía identitaria, mezcla de miedo y de superioridad, pasada por el tamiz de la ignorancia y el lavado de cerebro experimentaran la vida en otro lugar y con otra gente. Entre tanto, las palabras son loables, pero me temo que, a efectos médicos, de poco valen. El virus es muy fuerte y recibe mucho alimento diario.

      Citar  Responder

  80. Sap,

    Hay culturas en las que lo humillante sería decírtelo a la cara.

      Citar  Responder

  81. Gaspard,
    ¿Y qué tal les va a Extremadura y Andalucía? ¿Sólo te fijas en el paisito? ¿Qué crees que han hecho tan bien en el paisito y tan mal fuera para no haber mejorado como en el paisito en estos veinte años?

      Citar  Responder

  82. Sap,

    Comentario
    Yo te diría que si después de una noche desenfrenada de amor te van a decir “vaya mamarracho”, casi mejor será que te lo dejen escrito en un papelito en la mesita de luz y no que te lo digan cara a cara, no?

      Citar  Responder

  83. Gaspard,

    Comentario
    Como dice un buen amigo mío: esto de los esclavos tiene gracia! Antes los teníamos que ir a cazar y los teníamos que traer atados en barcos; ahora resulta que vienen solos, y no sabemos qué hacer con ellos.

      Citar  Responder

  84. Sap,

    esa nota en la mesilla de noche……….jajjajaja, eres muy divertido Sap.

    La Serapia,
    ellos dicen en estos casos: “nimmt das nicht persönlich”. Después de mucho tiempo viviendo aquí he aprendido que a veces, esta manera de actuar es producto de una manera encorsetada y rígida, que tienen algunos, de ver la realidad; si entienden que esa reunión semanal donde se reune todo el equipo, es el momento dónde se habla de lo que no te parece bien, pues lo hacen justamente en ese momento. ni media hora antes ni después.
    No has visto nunca a las tantas de la madrugada, en un lugar dónde no se ven coches en kilómetros, pararse a alguien delante de un semaforo en rojo y esperar hasta que se pone verde? :))))

      Citar  Responder

  85. Soy muy optimista respecto al paisito, más que nunca. El año que viene o el siguiente tendrá una tasa de paro menor que la francesa, y ya tiene la más baja de España (o de Vuestro Estado), cuando hace veinte años tenía la más alta junto con Andalucía y Extremadura. Y es que los años ochenta y noventa fueron terribles, entre desindustrialización y terrorismo. En cambio, como a mi Emmanolito no le salgan bien las cosas, Francia se puede ir a tomar por saco. Si bien, estando como está, la extrema derecha no ha superado el 34% de los votos. ¿Qué me dicen ustedes de los austriacos, con su 5% de desempleo y un 49,9% de votantes del candidato de extrema derecha en las presidenciales de hace justo un año? Para que luego digan algunos desfachatados intelectuales -cuyo inventario debería hacer Sánchez-Cuenca de no estar tan obsesionado con los que hay en ‘El País’, que menudo papelón últimamente el del antiguo diario de referencia- que el fascismo ultra es hijo del fascismo neoliberal. Ya se ve la pobre Austria, víctima del neoliberalismo. Sin negar que el temor de desclasamiento entre la pequeña burguesía precaria y frustración por el estancamiento de la élite de clase obrera, fruto de la tendencia actual del capitalismo avanzado, tiene su papel en el aumento del voto ultranacionalista europeo, hay un componente cultural claro. Los austriacos, que formaban un porcentaje mayor de los contingentes nazis cuanto más sangrientos eran éstos, se hicieron los sueco-austrohúngaros tras la guerra, como si lo ocurrido entre 1933 y 1945 no tuviera nada que ver con ellos, pero algo, mucho, subsistió para que en 2016 estuvieran a punto de elegir a un pseudofascista como jefe de Estado. Entre los pieds-noirs, el odio a los árabes que los masacraron y expulsaron de su Argelia en 1962, que son ahora sus vecinos en Francia, y el resentimiento por el cruel desinterés de la derecha gaullista y la activa militancia anticolonialista de la izquierda socialista (no toda) y comunista, los lleva hacia la extrema derecha. En 2002, con la economía en bastante buen estado, Le Pen y otro candidato ultra obtuvieron el 19%; en 2017, los frentistas lograron el 21%. No es la economía, o no es solamente la economía. En 2007, con más o menos la misma tasa de paro que en 2002, el padre había bajado a la mitad que cinco años antes, el 10%, porque la derecha gaullista lanzó una OPA ideológica con Sarkozy. Bill Clinton dijo aquello de “It’s the economy, stupid”. Podemos decir que “It’s not just the economy, desfachatados”. Los sentimientos, la historia de los sentimientos, la configuración actual de los mismos, la manera en que la estructura política los moviliza, explota, utiliza, para bien o para mal, importa mucho.

      Citar  Responder

  86. Los países de Europa central y oriental no quieren refugiados porque su sueño durante medio siglo de dictadura comunista fue no solo la democratización (como en España), sino la vuelta a la Europa de antaño, la anterior a que ellos fueran invadidos por los rusos de la estepa asiática. Por eso, porque quieren parecerse a la Europa del pasado, no quieren ser como la Marsella de hoy.

    Sobre el paisito, recomiendo:
    – las cinco últimas páginas de: http://www.euskadi.eus/contenidos/documentacion/sociometro_vasco_63/es_def/adjuntos/17sv63.pdf
    – las tres últimas páginas de: http://www.euskadi.eus/contenidos/documentacion/sociometro_vasco_60/es_def/adjuntos/16sv60.pdf

      Citar  Responder

  87. La Serapia,
    .
    No, si ya me hago cargo que ellos no lo echan en falta y que lo ven normal.

    El problema es aceptar esa normalidad tan seca, tan desapegada, tan contactless. ¡Brrrrr, qué frío! Quenoquenoqueno. Estos comportamientos creo que luego explican formas aberrantes de conducta, por ejemplo en la familia (si es que hay familia) o en la sexualidad.

    ¿Imaginas esas pautas de reunión de trabajo con acusicas o la de la vecina que saluda con sonrisa pero te deja un mensaje reprobatorio en la bici, aplicadas en el seno familiar? ¿Que te hagas, tan feliz, un bocata salchichón y que luego te lo eche en cara tu madre en una reunión de Comunidad de Vecinos?, ¿no queda feo eso?

    ¿Y aplicadas en el tálamo conyugal? ¿Que te despiertes por la mañana tras una noche de pasión desenfrenada y te encuentres en la mesita de noche un papelito que diga “Vaya mamarracho”?, ¿no es humillante?

    Quita, quita. Las cosas mejor en la cara y mirando a los ojos.

    O__o

      Citar  Responder

  88. Perdón, la madre que me parió: reBBBoltosos.
    A Marsella llegaron cientos de miles de pieds-noirs en 1962, huyendo de su patria argelina, porque los árabes no fueron los únicos que lo pasaron mal. Expulsados a base de tiros por el FLN, mal acogidos en la metrópolis, especialmente numerosos en las zonas más lepenistas. Y están los judíos sefardíes, que huyeron también en cantidades fenomenales desde Marruecos y Túnez y en especial de Argelia.
    Marsella es el punto de partida que el prestigioso historiador Dominique Borne propone como punto de partida para enseñar la Historia de un país mestizo: Marsella, punto de encuentro e intercambio.
    http://zwan.nexen.net/actualite/evenement/dominique-borne-pourquoi-ne-pas-commencer-a-marseille-01-07-2015-136294 No hay una sola referencia en español, así que pongo la primera en versión original.

      Citar  Responder

  89. ” … sobre el verde tapete … ”

    … Las ventanas del palacio brillan
    con el silencio de lejanía.
    Ni sendero ni camino.
    Sólo claroscuros. …

    Anna Ajmátova
    ‘El Rosario’ (1913)
    “Soy vuestra voz”
    Traducción de Belén Ojeda
    poesía Hiperión, 2015

    ” … reclinada … ”

    Enhorabuena a Karen Armstrong por su recién estrenado Premio Princesa de Asturias 2017 de Ciencias Sociales.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  90. La Serapia, llamadme paranoico, pero los chinos/vietnamitas (60.000 boat people llegaron en unos meses, hace cuarenta años)/laosianos/camboyanos del distrito XIII me miran fatal en el metro, cuando, camino de la Cinemateca, paso por su “territorio”. Ni que fuera yo el inmigrante, no te fastidia… Al menos no son como los principales líderes de los Jemeres Rojos, todos estudiantes en su juventud en el Barrio Latino. Hay que ver: entrenamos intelectualmente a los futuros genocidas comunistas de Indochina, y por otro lado a los militares argentinos, porque los vuelos de la muerte son invención francesa, de la época de la guerra de Argelia. Al Mediterráneo se tiraban desde un helicóptero. De todo aquello que ocurrió no podía no haber secuelas. La crisis de identidad francesa tiene que ver en parte con el pasado colonial, con que aquellos que nos desmantelaron el Imperio al pretender ser independientes (¡qué frivolidad, hay que ver, la independencia, ahora que todo es interdependencia cosmopolita!) se vinieron a vivir aquí. De hecho, primero muchos inmigrantes magrebíes fueron traídos entre 1920 y 1950, y en cuanto al otro lado del mar se pusieron revoltosos, los echamos, de vuelta a Argelia. Y van y se independizan, y vienen/los traemos de vuelta, a millones, pensando que se irían en cuanto se terminara el trabajo. Pero no solo no se fueron, sino que con la crisis del petróleo se puso fin a la inmigración económica pero se instituyó el reagrupamiento familiar. Y así estamos.
    Ya digo que la ventaja de España es que gran parte de los inmigrantes son latinoamericanos; hasta los cholos hablan español y son hijos de Jesucristo. Y si son blancos, ni te digo. Primos hermanos. Y que no empiecen con el colonialismo español, porque anda que ya independientes no conquistaron el desierto y pacificaron las araucanías. Siendo hijos y nietos de españoles, claro. La brutalidad en la sangre. :-)

      Citar  Responder

  91. La Serapia,

    Comentario
    Quedate tranquila que a tu Nati de asiática ya no le queda nada (o sí, qué sé yo, la carga genética parece que sigue ahí, porque todavía la estudian) , así que no te la agarres con ella. Finalmente Nati es peruana, tan peruana como Vargas Llosa. Y como esta musiquita:

    https://youtu.be/KisngEru6sQ

      Citar  Responder

  92. Sap,

    Imagínate cuando es al revés, cuando he sido yo la que he hecho cosas mal y tenía al lado personas que me miraban y no decían nada y yo estaba tan feliz, sin enterarme de nada, y de repente en mitad de la reunión semanal de todo el grupo pregunta el jefe:
    -¿Algo que comentar?
    Y va y dice alguien:
    -Sí, por favor que nadie más haga tal y tal cosa.
    Y me quedo ahí clavada, porque he sido yo. Está hablando de algo que he hecho yo. Un compañero. Con el que me hablo todos los días, con el que hago chistes, que me vio haciendo aquello mientras ocurría y ni yo sabía que estaba mal ni me lo advirtió en el momento. Y en lugar de decírmelo a mí, aparte, lo suelta ahí, delante de todos, mirando al infinito.
    Es lo último que yo le podría hacer a una persona. Tendría que odiarla a morir para hacerle algo así. El sentimiento es de que te están clavando un puñal y te desangras a ojos de todos y nadie pestañea mientras tú agonizas. Y resulta que todo eso está en mi cabeza, porque en la de ellos no ocurre absolutamente nada. Hubiese ocurrido si el compañero me hubiese apartado un poco de todo el resto y me lo hubiese dicho a solas.

      Citar  Responder

  93. albertiyele,

    No me hables de asiáticos ¡¡¡¡¡¡¡que no hay Cristo que les entienda!!!!!!!!

    Voy a terminar haciendo las cosas a mi manera. O sea, lo mismo termino en comisaría :S

      Citar  Responder

  94. La Serapia,

    Comentario
    Nooooo, Serapia! Decilo como quieras! Sólo faltaba que yo anduviera por la vida corrigiendo a nadie, y menos a vos, que escribís como los ángeles. Yo escribo muchas veces aquí como si hablara sola, y me salen las manías (algunas que tuve siempre, y otras que se me van instalando con la vejez), pero no me hagas ningún caso!

    Es natural que hayas confundido a Nati, una nativa americana, una india, con una oriental. Lo que en otros tiempos era una hipótesis, una intuición, desde que aparecieron los estudios genéticos es una evidencia: América fue poblada por corrientes migratorias asiáticas, que entraron por el estrecho de Bering y fueron bajando bajando y poblando poblando. Nati pertenecerá a la etnia aymará, o a la quechua, que son las más frecuentes en la zona de Perú. Quizás hasta hable una de esas dos lenguas. Preguntale! Si habla, te puede dejar con la boca así de abierta de sorpresa; las lenguas indígenas, que son muchísimas, son como misteriosas (para “nosotros”, claro) , y suenan preciosas.

      Citar  Responder

  95. Sap,
    pero ellos no lo echan en falta, porque no es lo normal para ellos despedirse al salir del ascensor. O preguntarle a nadie así, de sopetón, que has conocido hace pocos días en el trabajo y de intercambiar cuatro frases, qué va a hacer el fin de semana. No es concebible.

    Si alguien hace mal algo en el labo y voy y se lo digo a solas:
    -Oye, no hagas eso más veces, está mal
    se lo toma como una afrenta personal, le estoy hiriendo y además frontalmente. Me voy a crear un conflicto con esa persona. Si en cambio en mitad de la reunión semanal de todo el grupo del laboratorio el jefe dice en voz alta:
    -¿Algo que comentar?
    Y entonces intervengo y digo delante de todos:
    -Sí, por favor, que nadie haga tal y tal cosa. Esta semana alguien hizo esto y no puede volver a repetirse.
    Y todos los escuchan y asienten, esa es la manera correcta de proceder y de no meterte en líos.

    Hacen las cosas de otra manera. También depende mucho de la persona, pero en general tienen otras convenciones sociales y conocerlas está bien.

    Me encuentro con la vecina al entrar en el portal y mientras aparco la bici la saludo, tan feliz, me saluda, subo a casa, paso por el baño, me cambio de camiseta, cojo el carrito de la compra y bajo al súper y me encuentro una nota de papel en la cesta de mi bicicleta con una piedra encima. Es una nota de la misma vecina a la que he saludado felizmente hace unos minutos. En ella me pone que por favor no aparque más la bicicleta ahí, donde suelo hacerlo, que le pida al casero que me instale un aparcamiento de bicicletas. O sea, está molesta.
    ¿Por qué no me lo ha dicho tranquilamente hace un momento? Si nos hemos encontrado, me ha saludado, no había ningún problema para mencionármelo. ¿Cómo me siento en ese momento? Como una birria, una incomprendida. Pues bien, después de saber que esa es la manera de proceder que se considera perfectamente normal, te lo tomas menos a la tremenda y asumes que es así.

    Tengo más amistades con alemanes que también “son raras”, no sólo la de la vecina de la esquina. Hay de todo, pero ciertas pautas generales hay que tenerlas en cuenta.

    Se fue la siria y ha venido una marroquí que ha estado menos de dos meses. Pues las últimas dos semanas las ha pasado encerrándose en la oficina que compartimos, con llave, por dentro, llorando. Vino nueva y nadie le ofreció para tomar algo, conocerla, hablar un poco. Se quedó un día en mitad de un pasillo y alguien le dijo que estorbaba. A partir de entonces dejó de comunicarse completamente con casi todo el mundo, cada vez se recluyó mas.
    -Tú me entiendes, me has tratado normal
    -Pero es que eres tú la que tienes que solicitar la ayuda de ellos, si no la pides no te la van a ofrecer nunca, no se les pasa por la cabeza
    -Pero si he venido nueva, lo normal es ayudarme a integrarme en el grupo

    Para el próximo trabajo donde vaya ya lo habrá aprendido. Lo malo que lo ha tenido que pasar un poco mal.

    -¿Quieres que tomemos un café?
    -Es Ramadán

      Citar  Responder

  96. .
    Es inaguantable soportar a alguien para quien lo más importante de su vida es ser de determinado sitio. En esta cibdat hay muchos. Los llamo tormejonmundistas.

    –Oye, ¿tú no vas a ir a Londres?
    –¿A Londre?, ¿y a mí que se me ha perdío en Londre?, ¿qué hay en Londre que no tengamo aquí? Anda yaaa Londre ni Londra, so pavo.

    Creo que ya comenté un caso que me llamaba mucho la atención. Era el del nacionalista gallego Xosé Manuel Beiras en los años en que participó en la tertulia radiofónica de Julia Otero. Se hablase de lo que se hablase –urbanismo, arte bizantino, filatelia– él sabía darle la vuelta al tema para relacionarlo con su imprescindible galleguidad. Era agotador.

    Otro caso típico que aúna la tontería con el lugar de nacimiento es el del ceporro que sin saber hacer la O con un canuto, se pavonea de que en su ciudad o región o país ha nacido tal personalidad, ya sea, pintor, poeta o cocinero, como si, por efecto ósmosis, tal circunstancia lo capacitara para algo. También son abundantísimos.
    ……
    Y es un poco descorazonador lo que cuentas, La Serapia, que en años nadie de tu entorno laboral te haya preguntado qué vas a hacer el finde. Que nadie intercambie un par de frases amables con la limpiadora o que como los escandinavos que comentaste, ni siquiera suelten un buenos días o un buenas tardes al entrar en el ascensor. Esa frialdad en el trato, ese mutismo, supongo que sería lo que más me entristecería caso de vivir por esas latitudes; el no sentir lo que seguramente más echaría de menos, esa especie de corriente de alegría que corre por la superficie de las gentes un poco más al sur.

    La amistad que mantienes con tu vecina octogenaria es muy valiosa. No dejes nunca de llevarle alcachofas.

    :-)

      Citar  Responder

  97. Sí, tiene 84 años y les hace a los nietos unas lentejas muy buenas en su caserío de Galdakano. No vayamos más allá, por favor, que el País Vasco en muy pequeño.

      Citar  Responder

  98. .
    A mí el aita Arzalluz me superaba. Ver su cara en la televisión, su duro gesto avinagrado, su permanente estado de cabreo y descomponerseme el cuerpo, era todo uno. Tan desagradable sensación solo la he vuelto a experimentar con Aznar.

    Al florilegio de frases mostradas por Ammtonio, puedo añadir la que dedicó a Julio Anguita cuando éste le reprochó algo que no recuerdo: “Un cordobés, a ver qué tiene que decirnos a nosotros un cordobés”. Mordía la palabra cordobés.

    Otra de sus simpáticas genialidades de cachondo –como decía de él Anasagasti– era definir a los andaluces con una graciosa pincelada: “Ah, esos. Los de la guitarra”.

    Creí que había fallecido, pero compruebo por la Wiki que no, que tiene 84 años. A ver qué le cuenta a su Dios de jesuita cuando suba a los cielos.

    :-…

      Citar  Responder

  99. Silbar a una mujer: machismo.

    Silbar a un negro: racismo.

    Silbar el himno nacional: libertad de expresión.

    “Aun siendo consciente del riesgo de que se malinterpreten sus palabras, el Papa Francisco insistió en que es necesario pensar en los demás, especialmente en los temas que afectan más profunda o emotivamente a cada a uno. En tono informal, comentó: «Si alguien dice una palabrota sobre mi madre puede esperarse un puñetazo».”

    Libertad de expresión… ¿Libertad de reacción?

      Citar  Responder

  100. Silbar a una mujer: machismo.

    Silbar a un negro: racismo.

    Silbar el himno nacional: libertad de expresión.

    “Aun siendo consciente del riesgo de que se malinterpreten sus palabras, el Papa insistió en que es necesario pensar en los demás, especialmente en los temas que afectan más profunda o emotivamente a cada a uno. En tono informal, comentó: «Si alguien dice una palabrota sobre mi madre puede esperarse un puñetazo».”

    ¿Libertad de expresión? Libertad de reacción.

      Citar  Responder

  101. ” … Para empezar … ”

    “[…] Tras la ocupación de los bereberes y el regreso al trono de Suleyman -que tampoco lo disfrutaría mucho tiempo-, al tantas veces injuriado y resucitado Hisham lo encarcelaron otra vez, y a partir de ahora sus huellas, como las del rey Rodrigo después de la batalla del Guadalete, se pierden para siempre en la salvaje confusión de la guerra civil. Algunos dicen que Suleyman lo mandó estrangular en su celda: al cabo de unos años alguien mostró un cadáver jurando que era el suyo, pero también se contaba que había logrado escapar de la cárcel y que se refugió algún tiempo en Almería, donde trabajó como aguador. Años más tarde, en Sevilla, un cadí que se había apoderado de aquella provincia, alzando uno de tantos reinos fugaces en que se convirtieron los despojos de al-Andalus, dijo saber que el antiguo califa se había ocultado en Calatrava, donde se ganaba pobremente la vida con el oficio de esterero. Hizo traer a aquel hombre, al que llamaban Jalaf, y un peluquero de su corte, que lo había sido antes del alcázar de Córdoba, cayó de hinojos ante él y aseguró que lo reconocía. Si el esterero había aceptado voluntariamente la impostura o si la brusca irrealidad de lo que le sucedía lo paralizó de estupor, es algo que no podemos saber. Nadie creía que fuese de verdad Hisham II, pero lo llevaron a la mezquita mayor de Sevilla y le rindieron pleitesía, y él predicó como un califa y luego volvió a palacio y hasta el cercano fin de su vida imitó al hombre al que suplantaba.
    La vida invisible de Hisham se multiplica en rostro de impostores, en dobles a los que alguien vio en una fosa o en algún taller de los zocos de Calatrava o Almería, tejiendo esteras, llevando sobre sus hombros encorvados una carga de agua. También dicen que al huir de Córdoba peregrinó a La Meca disfrazado de mendigo […]”

    AMM
    ‘La ciudad arrasada’
    “Córdoba de los omeyas” (1991)
    Seix Barral, 2013

    ” … único hilo que conecta … ”

    Joseph Brodsky
    ‘Nota al pie de un poema” (1981)
    “Menos que uno”
    Traducción de Carlos Manzano
    Siruela – El Ojo del Tiempo, 2006

    No soy de allá,
    ni soy de aquí.
    No tengo edad,
    sí porvenir.

    Inmenso Cortez.
    Los sentimientos.

    ._.

    *

      Citar  Responder

  102. albertiyele,

    Es que no sé cómo decirlo. He ido a poner sudamericana y me ha parecido que igual estaba mal. No sé qué poner porque sueles encenderte y no me acuerdo luego de cuál era la palabra correcta. De América del Sur. ¿Qué tengo que decir? Ayúdame otra vez, anda. A ver si me acuerdo para la próxima vez. Latino no, que eso es romano, vale, a ver si me acuerdo.

      Citar  Responder

  103. La Serapia,

    Comentario
    ¿Latina? ¿Una peruana con cara de oriental (oséase india, inca como el Inca Garcilaso De la Vega, pero más, que tu Nati no tendrá padre español, así que india de pura cepa; miembro de “los pueblos originarios”, para decirlo como es políticamente correcto decirlo ahora) latina???? Aaahhhhh si renaciera el espíritu de Julio César los pasa a degüello a todos.

    Lo de “salir cogiendo para coger el autobús” no tiene desperdicio, aun siendo una errata. Es como el colmo del cogimiento.
    :-))

      Citar  Responder

  104. Por muchas barras y estrellas que estén estampadas en una bandera, ésta nunca es más valiosa e importante que la vida de ningún ser humano.Las banderas sólo son banderas, cuyo simbolismo está basado en conceptos y opiones que nada tienen que ver con la realidad y el significado de la vida.

      Citar  Responder

  105. Un homenaje a un hombre que está harto de estar harto de las fronteras. Vecino de Estambul, rey de Algeciras. Universal, charnego y trashumante. Un alquimista de las emociones. Sabina y su “Mi primo el Nano”:

    http://letras.com/joaquin-sabina/1350164/

      Citar  Responder

  106. Es tremendo, yo nunca había pensado en lo de los sentimientos que afectan a los demás.

      Citar  Responder

  107. Hace un mes que viene una mujer de la limpieza nueva, se llama Nati. Le pregunté si hablaba español dos semanas después de que apareciese por el laboratorio porque me daba vergüenza ofenderla. Es peruana, de Arequipa, y yo, en mi atolondramiento, tampoco estaba muy segura de que no fuese oriental. Me sorprendió que me dijese que sí, porque los de la limpieza son o de Europa del Este o turcos, pero no había visto antes nunca a nadie latino. Soy la única persona que les saluda a los de la limpieza cuando entran al labo a pasar la mopa, retirar la basura de las papeleras y poner bolsas nuevas. Un día me dijo el austriaco que le llamaba mucho la atención y valoraba que yo les hablase siempre, pero que le sorprendía porque él no sabía cómo proceder en una situación así, me dijo. ¿Qué situación? Para mí es normal. Si alguien entra en la habitación siempre le miro y saludo. Aquí no, está la gente a sus cosas, los de la limpieza entran y se van y nadie dice nada. En Bilbao la de la limpieza era una más. Se venía con nosotros a las cenas para celebrar las publicaciones, a las despedidas, venía el lunes y nos enseñaba las fotos de los disfraces que le había hecho a sus hijas en carnaval. Cuando apurábamos a hacer medidas hasta última hora de la tarde y queríamos salir cogiendo a coger el último autobús que salía del campus, el de las diez y algo de la noche, le pedíamos a ella que nos apagase el ventilador del fluorímetro, que tenía que seguir encendido un buen rato después de apagar la lámpara. Era un fluorímetro modular que ocupaba toda la habitación y en mitad de toda aquella cacharrería había que darle a un botón rojo.
    -Apágame el fluorímetro, que no llego al bus!
    Y como ya le habíamos enseñado a qué botón tenía que darle y le hacía ilusión manejar aquel trasto, lo hacía divertida.
    -Corre que lo pierdes!
    Le pregunto a Nati que cómo así está aquí y me cuenta que vivió más de quince años en España, pero que con la crisis no le quedó otra cosa que emigrar, y ya lleva tres años en Alemania. Está contenta por sus hijas, porque con dos carreras la mayor no encontraba trabajo en España, pero aquí está haciendo algo de seguridad de datos que le tiene muy contenta y la pequeña también ha aprendido ya alemán, aunque tuvo que perder un año de universidad, y entra a casa a deshoras, pero no le preocupa porque aquí se siente mucho más segura que en Barcelona. Eso sí, como España nada, en cuanto se jubile, en diez años, quiere volver a España. Aquí la gente es mucho más respetuosa, me dice, pero son muy raros, ella no se hace y el idioma es muy raro.
    -Claro, se te hará difícil
    -Sí, pero yo ya emigré de mi país y si allá ya no se podía, pues me vine para Alemania. Y ya me conozco todos los castillos y los lagos, me gusta mucho el campo, está bien lindo si no hay nieve.
    -¿Te quedaste sin trabajo?
    -No, si yo trabajaba. Pero de repente no me daba para pagar nada. Tenía que pagar más de luz, más de agua, la universidad, el alquiler, y a mí no me llegaba, trabajaba pero tenía deudas con todo el mundo. Se vino primero la hija mayor y tenía que enviarme todos los meses dinero para que yo pudiese pagar allá las deudas. Hasta que nos vinimos todos.

    La semana pasada, llegó el viernes y apareció Nati entrada ya la tarde. Y va y me dice:
    -Qué bien que ya es viernes, ¿qué vas a hacer el fin de semana?

    Y caí en al cuenta de que es la primera vez en todos estos años que alguien me pregunta un viernes por lo que voy a hacer el fin de semana. Me quedé unos segundos estupefacta.

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *