La risa de Eça de Queiroz

Posted By on Ene 15, 2017 | 5 comments


Hay paraísos practicables, paraísos inesperados y accesibles, paraísos terrenales al alcance casi de cualquiera, espacios y habitaciones de tiempo que se abren de golpe y que no necesitan durar mucho para colmar las horas o los días que ocupan. Cuando era joven, me intrigaba mucho eso que dice Borges no recuerdo dónde, que no hay día en que no pasemos al menos unos momentos en el paraíso. De joven, uno tiene una predilección literaria y a veces insensatamente literal por los infiernos. Ahora, cada vez que me encuentro en ese estado de serenidad, de júbilo contenido y muchas veces secreto, me acuerdo de aquellas palabras sabias de la vejez de Borges, y me doy cuenta de que las aficiones contemplativas favorecen mucho esas epifanías. (Procuro eludir la palabra “experiencia” porque los publicitarios la han vuelto al mismo tiempo omnipresente y a estas alturas ya casi deleznable).

[…]

Seguir leyendo en EL PAIS (14/01/2017)

5 Comments

  1. Una de esos paraísos momentáneos que encierra la lectura, es encontrarte con el hombre que verdaderamente tú crees que eres, no el que los demás piensan que eres, o el hombre que espera tu entorno social. Nunca soy más yo mismo que en mitad de una reflexión provocada por la lectura de un texto que es afín a mis pensamientos o afectos.

      Citar  Responder

  2. Al final el escritor acaba cayendo en los tópicos de los que dice huir.

      Citar  Responder

  3. ” … espacio … lección … ”

    “[…] Lo que mostraban los prismáticos adquiría una precisión absoluta en la mirilla telescópica. Podía ver la boca del hombre moviéndose, sus ojos asiáticos, sus anchos labios de negro. Veía el brillo de la loción en la cara recién afeitada, el bigotito recién recortado y cuidado, los pliegues en la tela cara de su traje de seda, los gemelos en los puños opulentos de la camisa, el gran farsante, el santo predicador y simio lujurioso, riendo tan cerca con su carcajada silenciosa, justo en la cruz de la mirilla (…), más pálido que nunca, esperando la deportación y muy probablemente la silla eléctrica […]”

    AMM
    “Como la sombra que se va” (2014)
    Seix Barral

    ” … relativo … simbólico … ”

    Él no llegó a ser Presidente de los EE.UU.
    Pero soñó. Mucho y bien.
    A Martin Luther King.
    Hoy… Es evidente

    *

    ._.

    *

      Citar  Responder

  4. Comentario

    MdlMar:
    ” … se volvió … ”

    “[…] ¡No! ¡Si el bueno de Darwin no nos engañaba en su libro de ‘La expresión de las emociones’, José Matías, esa tarde, sólo sentía y sólo expresaba embarazo! Enfrente, en la casa de Parreira, todas las ventanas permanecían cerradas bajo la tristeza de la tarde cenicienta. ¡Y todavía sorprendí a José Matías lanzando hacia la terraza, rápidamente, una mirada en la que se percibían la inquietud, la ansiedad, casi el terror! ¿Cómo lo expresaré? ¡La mirada que se echa a una jaula mal cerrada en la que se agita una leona! En un momento en el que pasó a la alcoba, le susurré a Nicolau, por encima del grog: “Matías hace muy bien en irse a Oporto…”. Nicolau encogió los hombros: “Sí, pensó que era más delicado… Yo lo apruebo, pero sólo durante los meses de luto riguroso…”. A las siete acompañamos a nuestro amigo a la estación de Santa Apolónia. A la vuelta, en un coche golpeado por la lluvia, filosofamos. Yo sonreía, contento […]”

    Eça de Queirós
    “José Matias”
    Traducción de Juan José Álvarez
    Gadir Editorial (2014)

    ” … Más aún … ”

    Es evidente

    ._.

    *

      Citar  Responder

  5. ” … se volvió … ”

    “[…] ¡No! ¡Si el bueno de Darwin no nos engañaba en su libro de ‘La expresión de las emociones’, José Matías, esa tarde, sólo sentía y sólo expresaba embarazo! Enfrente, en la casa de Parreira, todas las ventanas permanecían cerradas bajo la tristeza de la tarde cenicienta. ¡Y todavía sorprendí a José Matías lanzando hacia la terraza, rápidamente, una mirada en la que se percibían la inquietud, la ansiedad, casi el terror! ¿Cómo lo expresaré? ¡La mirada que se echa a una jaula mal cerrada en la que se agita una leona! En un momento en el que pasó a la alcoba, le susurré a Nicolau, por encima del grog: “Matías hace muy bien en irse a Oporto…”. Nicolau encogió los hombros: “Sí, pensó que era más delicado… Yo lo apruebo, pero sólo durante los meses de luto riguroso…”. A las siete acompañamos a nuestro amigo a la estación de Santa Apolónia. A la vuelta, en un coche golpeado por la lluvia, filosofamos. Yo sonreía, contento […]”

    Eça de Queirós
    “José Matias”
    Traducción de Juan José Álvarez
    Gadir Editorial (2014)

    ” … Más aún … ”

    Es evidente

    ._.

    *

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *