El tiro (por Emanuela Cardoso)

Posted By on Sep 6, 2016 | 5 comments


Me pegaron un tiro. Yo jugaba a la pelota con otros niños de la chabola cuando oí BUM BUM BUM. Escuché solo hasta el tercer tiro, no sé si dispararon más. Cuando abrí los ojos, me di cuenta de que estaba tirado en el suelo y sangraba. No sentí nada, solo me enteré de los disparos. Cuando pude finalmente recobrar algo de sentido, percibí que había mucho ruido: los chavales gritaban, los policías gritaban más fuerte y con brusquedad alejaban a la gente. Los vecinos, atónitos, preguntaban qué había pasado. “No ha pasado nada, señora”, dijo uno de los policías a una mujer. “Muévete, muévete”, y se la quitó de enfrente con mala leche. Había mucho jaleo en la calle. Toda la gente hablaba, pero creo que nadie se comprendía. En el medio del alboroto, logré oír la voz de mi madre. Ella también gritaba, corría y gritaba. Pero cuando se acercó a mí, se calló. Se calló solo un instante mientras me miraba con unos ojos grandes y saltones, ojos de susto, de quien no lograba creer en lo que veía. Su boca abierta temblaba. Ella se acercó, se puso de rodillas a mi lado, se agarró fuerte a sus cabellos y gritó: “¡Noooooooooooooooo!” Cuando ella gritó mi nombre, “¡Antonio, noooooooooo!, fue que yo me di cuenta: he muerto.

por Emanuela Cardoso