Nervios y vísperas

Posted By on Ago 14, 2012 | 147 comments


Me voy mañana a Amsterdam y estoy nervioso. Me voy para seis semanas y tengo ilusión y también me arrepiento. Me pasa siempre. Miro mi cuarto, mis papeles, mis libros, mi música, y me dan ganas de quedarme. Iba esta mañana a sacarme el pasaporte nuevo en una comisaría del barrio popular y emigrante de Tetuán y al cruzar en bici una plaza de Castilla con muy poco tráfico pensaba que voy a perderme esta segunda mitad del agosto pastoral en Madrid. Pero luego vuelvo a casa y miro en Google Maps la calle en la que estaré viviendo mañana y las ventanas del apartamento a las que me asomaré cada día y también estoy impaciente por irme.

Qué mareo y qué suerte, no ser de una pieza, alimentar expectativas incompatibles entre sí. Me llevaré el MacBook, el Kindle, los cuadernos de apuntar cosas a mano, el tomo de Faulkner, que me tiene intoxicado, como si fuera muy joven y estuviera leyéndolo por primera vez, queriendo escribir novelas para parecerme a él, quedándome hasta las cuatro leyendo en las noches de verano.

Mañana será otro día. Miro todo lo que se ha discutido sobre el artículo que colgué ayer y me gusta la vehemencia civilizada de las intervenciones. Algo que nos hace mucha falta es debatir de verdad: concediéndole al otro el derecho no solo a tener parte de razón o toda la razón, sino también a opinar de buena fe. Desde el cuarto de al lado, donde también lleva todo el verano trabajando, Elvira me manda una noticia que al sacarme de quicio me apacigua un poco los nervios del viaje: Murcia, Calatrava.

Amsterdam Channel (Jorge Royan)

Amsterdam Channel (Jorge Royan)