Demasiada distancia

Posted By on Ago 13, 2012 | 91 comments


Creo que es un buen ejercicio explicarle el país de uno a un amigo extranjero: uno hace un esfuerzo particular de claridad y comprensión porque no hay nada que pueda darse por supuesto, y porque se es consciente del peso de la ignorancia y de los estereotipos. Esa es la actitud con la que me pongo a escribir cuando me piden un artículo para un medio de fuera. Para explicar intento comprender. Y creo que es preferible ayudar en la medida en que uno pueda y no hacer daño inútilmente. Bastantes infortunios tenemos ya.

Me costó bastante escribir este artículo para Der Spiegel. Pero he recibido ecos favorables de Alemania, incluso una invitación a participar en un congreso sobre el porvenir de Europa organizado por el Ministerio alemán de Asuntos Exteriores, que he preferido declinar. Como decía Bioy Casares, yo soy escritor por escrito.

DEMASIADA DISTANCIA

Antonio Muñoz Molina

 

Las situaciones de crisis tienden a agravar los estereotipos nacionales. El miedo empobrece la imaginación y favorece la búsqueda de culpas ajenas. No hay culpable más seguro que quien no se nos parece, quien puede ser calificado como otro: culpándolo a él nosotros mismos nos libramos de responsabilidad y fortalecemos nuestra inocencia, y por lo tanto nuestro derecho a acusar. Como en la historia de Europa hasta 1945 habían abundado tan catastróficamente los estereotipos y la búsqueda de culpables ajenos para las desgracias propias, la otra Europa de la unidad política que empezó a formarse en los primeros cincuenta se fundamentó en un acuerdo implícito de conocimiento mutuo y responsabilidades compartidas. En este sentido, y en varios más, la Europa comunitaria era un proyecto ejemplarmente adulto: es propio de los adultos esforzarse en ver las cosas tal como son y examinar críticamente los propios actos, eludiendo el reflejo adolescente de culpar al mundo de nuestro infortunio personal y de la ruina de nuestros sueños. Europa era un proyecto adulto en la misma medida en que era un proyecto artificial: lo natural, lo instintivo, lo fácil, son los lazos de sangre, de lengua, de patriotismo identitario; pero también es natural la supremacía de los fuertes sobre los débiles, y del grupo sobre el individuo aislado. El principal defecto que muchas personas le encuentran a Europa, su artificio, es precisamente su mayor mérito, incluso su razón de existir: como la democracia y como la universalidad de los derechos humanos, Europa es un invento artificial que merece perdurar precisamente porque corrige algunas de las más arraigadas inclinaciones de nuestra especie. Lo natural es ese culto a las fronteras que según Claudio Magris acaba exigiendo sacrificios humanos: uno de los más admirables artificios europeos del último medio siglo ha sido la gradual eliminación de fronteras interiores que llevaban siglos tatuadas en los mapas.

. En 1978, con 22 años, yo salí por primera vez de España. En la frontera de Port-Bou tuve que hacer cola a medianoche delante de una aduana francesa en la que los gendarmes no se daban ninguna prisa en examinar nuestros documentos. Ocho años después de aquel viaje, en 1986, España ingresaba en la Unión Europea. Menos de 25 años después, mis hijos, que nacieron en la década de los ochenta, se mueven por toda Europa con perfecta naturalidad desde la adolescencia, y no pueden ya imaginar lo que era el miedo a las fronteras, la dificultad y la lentitud de cruzarlas, la sensación de extranjería que experimentábamos las personas de mi generación en esas mismas ciudades en las que ellos ahora van a estudiar, a trabajar y a divertirse, y en las que tienen amigos con los que se entienden en varias lenguas.

Por eso es tan doloroso, y tan inquietante para quienes somos conscientes de la fragilidad de las cosas, que uno de los rasgos de esta crisis esté siendo el resurgir de los estereotipos nacionales, y con él la búsqueda de culpabilidades colectivas. De nuevo, vistos desde los países del sur,  los alemanes son serios, trabajadores, disciplinados, pero también tiránicos y cabezas cuadradas; de nuevo los españoles somos juerguistas irresponsables, aficionados a la siesta y no al esfuerzo, adolescentes inmaduros y díscolos que hemos despilfarrado el dinero de otros.

Lo natural no es la aceptación de la complejidad, sino la búsqueda de explicaciones simples. Y lo asombroso es que se haya roto hasta el tabú de la animalización de los otros. En Europa, después de 1945, solo en los Balcanes o en el País Vasco han quedado nacionalistas tan furiosos como para insultar con nombres de animales a los que consideraban sus enemigos. Aunque sea con siglas, la broma de llamar P.I.G.S. a unos países europeos no tiene ninguna gracia.

En España, por ahora, la crisis no ha llevado a la búsqueda de un enemigo exterior. Las quejas sobre la rigidez de las exigencias alemanas no son más vehementes en las conversaciones de las personas comunes que en los artículos de algunos economistas, entre ellos más de un premio Nobel. Hay una izquierda populista que llama retóricamente a la rebeldía contra la tiranía de “los mercados”, pero el estado más común es la pesadumbre, y sobre todo un desaliento que no deja ánimos para mirar mucho más allá de la realidad cercana, que para una gran mayoría está hecha de empobrecimiento y de incertidumbre. Quien vive de un sueldo o de una pensión, los ven menguados por los recortes continuos y por las subidas de impuestos. Quien tiene un pequeño negocio encuentra cada día mayores dificultades para preservarlo. Y nadie puede estar seguro de que su situación no vaya a ser peor el año que viene o dentro de unas semanas o unos meses. Casi todo lo que dábamos por supuesto hace no mucho tiempo ahora está amenazado: hasta lo más elemental, hasta el hecho de introducir una tarjeta en el cajero automático y sacar dinero de un banco que puede haber ido a la quiebra o cambiado de nombre. Ni siquiera sabemos si los billetes que guardamos en la cartera o  en la cuenta corriente tendrán valor en el futuro inmediato. Y a diferencia de nuestros hijos, algunos de nosotros podemos concebir la posibilidad de que nos vuelvan a exigir el pasaporte cuando viajemos por Europa.

No sabemos cómo será el mañana y ya se nos olvida cómo ha sido el pasado inmediato. En ese pasado anterior a la crisis que ahora parece tan lejano yo miraba mi país con una creciente sensación de irrealidad. El presidente Rodríguez Zapatero declaraba con una sonrisa invariable que la economía española había superado a la italiana y muy pronto superaría a la británica. El ritmo de construcción de obras públicas era tan acelerado como el de viviendas privadas. Que la economía dependiera tanto de la construcción era un hecho que no parecía preocupar a nadie. Yo me preguntaba de dónde venía tanta prosperidad, cuánto podría durar. Se lo preguntaba a personas expertas y no recuerdo que mi sensación de alarma estuviera muy extendida. Vivo parte del año en Nueva York: desde 2007 allí se notaba amargamente el principio de una recesión que estaba en todas las conversaciones y era visible en los negocios que cerraban y en las personas conocidas de uno que se quedaban sin trabajo. Volvía a España y me encontraba una euforia cada vez más inexplicable.

Ahora es fácil buscar culpas retrospectivamente. Los políticos españoles tiraban el dinero en obras públicas innecesarias o favorecían el auge de la construcción, pero ese dinero lo prestaban sin ningún reparo los bancos, que a su vez lo recibían prestado de los bancos alemanes.Las mismas agencias internacionales de crédito que ahora nos condenan a la insolvencia nos daban entonces la máxima calificación. En España se inauguraban más líneas de tren de alta velocidad que en ningún otro país del mundo, pero las locomotoras y la tecnología para esas líneas del todo innecesarias nos las vendían empresas alemanas y francesas. Vender coches de lujo a nuevos ricos españoles era un gran negocio alemán y escandinavo. Una parte del río de dinero a crédito que circulaba por España quedó en los bolsillos de dirigentes políticos, pero la corrupción, siempre vergonzosa, ha sido mucho menos frecuente aquí que en otros países de Europa, y una inmensa mayoría paga escrupulosamente sus impuestos. Nuestro sistema educativo es mediocre, pero científicos, médicos, ingenieros, profesores españoles, trabajan con éxito  fuera del país. Demasiada gente se acostumbró a los privilegios del estado del bienestar sin conciencia de las responsabilidades equivalentes, pero incluso  en esos años del delirio España se ha sostenido gracias a una espina dorsal de instituciones privadas y públicas que funcionaban impecablemente, de personas entregadas que hacían a diario su trabajo con una eficacia al menos idéntica a la de cualquier otro país de los ahora considerados más serios, más libres de sospecha.

Estereotipos que han durado siglos y que reviven en estos tiempos de crisis no dejan ver, por ejemplo, que la sanidad pública española está entre las mejores del mundo, o que unas cuantas entre  las compañías internacionales más productivas y mejor gestionadas –Zara, el banco Santander- son españolas. Para que exista un sistema nacional de transplantes como el español hace falta una trama de seriedad científica, capacidad organizativa y sentido de la solidaridad que no se sustenta en el vacío, que implica a muchas personas haciendo muy bien cosas muy distintas.

En las primeras décadas del siglo XX, lo mejor de la inteligencia progresista española había buscado en Europa –en Alemania y en Francia sobre todo- el remedio contra el atraso económico, tecnológico y político de nuestro país. Después de los años de aislamiento que trajo consigo el triunfo fascista en la guerra civil, Europa fue de nuevo un sueño de modernidad y democracia para las personas que adquirimos nuestra conciencia política en los años finales de la dictadura de Franco. La derecha reaccionaria española, en alianza con las jerarquías católicas,  había legitimado su dominio en la exaltación de una singularidad que nos distinguía orgullosamente de nuestros vecinos: para nosotros, huir de aquella españolidad impuesta saliendo al exterior y abrazando los valores europeos era una condición necesaria de nuestra emancipación política y de nuestra esperanza de cambio social. No queríamos parecernos al estereotipo cultural y turístico de lo español. Queríamos ser europeos normales.

Y durante algún tiempo pareció que lo éramos. Construimos casi desde la nada un sistema político democrático. Hicimos un tremendo esfuerzo colectivo para adaptar nuestra economía y nuestras leyes a las exigencias de la Unión Europea. Incluso hicimos frente durante muchos años a una organización terrorista que solo ahora ha renunciado a sus ataques después de dejar un rastro de casi mil asesinatos. Heredamos una sociedad opresivamente patriarcal dominada por la intransigencia católica y en el curso de una sola generación hemos alcanzado la plena igualdad jurídica entre hombres y mujeres y una atmósfera de tolerancia en la que el matrimonio homosexual goza de una aceptación mayoritaria.

El peso de los errores y la gravedad de la crisis no pueden borrar de un día para otro tantas cosas bien hechas que solo hace treinta años eran inimaginables. Sería escandaloso que después de un cuarto de siglo de ciudadanía europea la inercia de los estereotipos tuviera más fuerza que la realidad. Hay responsabilidades políticas y económicas muy graves en la situación de España, pero no son responsabilidades exclusivamente españolas, y los castigos no pueden ser colectivos. Por ahora, en España, quienes más están pagando por la crisis son precisamente quienes menos culpa tienen de ella: los trabajadores y no los corruptos, los pobres y no los especuladores, los empleados públicos que ven reducidos sus sueldos y no los privilegiados que evaden impuestos. Da la sensación de que no deja de crecer la distancia entre la Europa acreedora que parece seguir siendo próspera y segura de sí misma y esta otra en la que nos vamos quedado atrás los sospechosos y los deudores. En España no hay casi nadie que no sea europeísta, pero lo cierto es que lo que por ahora nos llega de Europa son exigencias económicas que solo acentúan la pobreza y una creciente actitud de desdén o incluso de abierto desprecio que los adultos ya habíamos olvidado, y que a los jóvenes les produce sobre todo estupor. Para ellos, el hermoso artificio de la Europa unida forma parte del orden natural de las cosas. El precio que pagaremos todos si el proyecto se hunde yo prefiero no imaginarlo.

Banderas en frente de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. (Sébastien Bertrand)

Banderas en frente de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. (Sébastien Bertrand)

91 Comments

  1. Mire usted yo soy funcionaria cuando tengo que desplazarme por motivo de trabajo mi administración me paga la comida ( igual que a mi hermano que trabaja en la empresa privada), he de decirle q

      Citar  Responder

  2. Teresa G.</strong

    Es AMM un progresista moderado, pero siempre deja un mal sabor de boca el odio a la Fe en cualquer persona que pretenda analizar la realidad en la totalidad de su factores. Amputarle al hombre la dimensión religiosa y la cultura que proyecta, puede justicar al progresista su tesis, pero vivirá siempre excluyendo a una gran parte de la humanidad. Solo como ejemplo, esa Europa que admira se construyó por ejemplo en Polonia, gracias a la valentía de la Iglesia y de su pueblo. Negarle a la Fe su dimensión pública es borrar como mínimo la capacidad de expresión a un pueblo, que como AMM dice sobrepasa fronteras.

      Citar  Responder

  3. Matilde,

    Espléndida Glenn Close como diva wagneriana. La ópera es Tannhäuser (de ahí lo de Venus).

      Citar  Responder

  4. Es cierto que la imagen que se tiene en el exterior de empresas españolas como Zara y el Santander es en ocasiones mejor que la que se tiene dentro. Pero también se tiene una buena imagen de una institución española basada en la explotación laboral, el enchufismo y el despilfarro llamada el Instituto Cervantes y no por ello deja de ser lo que es.

      Citar  Responder

  5. Hay una película del año 1991 del húngaro István Szabó
    llamada MEETING VENUS, que era una espléndida sátira de la Europa Unida. Un director de orquesta húngaro va a dirigir en París una ópera de Wagner en la que se mezclan cantantes y otros participantes de distintas nacionalidades que pasan gran parte de su tiempo atacándose entre sí en función de los prejuicios acumulados contra sus respectivos países. En los últimos meses la he recordado con el miedo a esa vuelta atrás porque, a pesar de los pesares, me siento muy europea, tengo una ahijada alemana en plena Selva Negra y otro ahijado húngaro en Budapest y amo mil cosas de esos dos países; disfruto de trabajar en red con mis colegas europeos y no encuentro más incompatibilidades que las que podría tener con el del laboratorio de al lado. Quiero salvar algo de la vieja y la nueva Europa.
    Me ha gustado el artículo, Antonio, y me gustaría enviarle el original a mis amigos alemanes para recoger sus comentarios.
    No lo encuentro ni en Der Spiegel ni en Die Welt online. ¿Podrías mandarme el link?. Vielen Dank, mein lieber Freund

      Citar  Responder

  6. Sin ánimo de ser arrogante, creo que se escribe “sistema de trasplantes, en lugar de transplantes”.

    Gracias. Un artículo de enciclopedia.

      Citar  Responder

  7. Antonio, me parece muy equilibrada la imagen que trasladas de nuestros país a los lectores alemanes. A veces tenemos la tentación de caer en catastrofismos sonoros y gratuitos para explicar los fenómenos de nuestro tiempo, como si pensáramos que los remedios a nuestros males pasan por hacer tabla rasa de todo lo presente. Y no reparamos que el pasado nos suele poner sólidos cimientos para construir nuestros anhelos. Nefasto aliado es el asidero de la obsesión por la obsolescencia, y en esto hay sobrados ejemplos en la vida social y política de nuestros país. La imperfección de las cosas y de nuestro mundo debe ser asumida como parte del deseo por mejorarlos.

    Creo que has trasladado una visión reflexiva y acertada de esta España nuestra que se debate todavía tratando de encontrar sus señas de identidad. A mi juicio, nuestra reciente historia democrática no nos ha dejado mucho tiempo para reflexionar sobre qué clase de país queremos ser, o acaso es que no hayamos sabido hacerlo. Tampoco a las generaciones jóvenes les estamos dando las pautas para ello, algo de lo que lamentablemente adolece en parte nuestro sistema educativo. Hacer pensar a los jóvenes en la escuela está resultando tan complicado como hacerlo con sus mayores en la esfera de la sociedad. ¿Es que no hemos tenido en España pausa para esa reflexión porque los acontecimientos de nuestra historia reciente nos han desbordado? Si la respuesta fuese afirmativa, entonces pensaría que no hemos sido capaces de reflexionar a la par que los hechos de nuestra vida se sucedían, lo cual dice poco de nosotros como pueblo.

    Yo que ando inmerso en estos días en pensamientos de este tipo, este artículo ha venido a ensancharme los horizontes de la reflexión.

      Citar  Responder

  8. Outsider,

    Si que existe!!! Que empanada mental tienes!!!

      Citar  Responder

  9. zumo-de-poesia.blogspot.com,

    Lo que más me ha sorprendido de tu último comentario es que consideres que en las oficinas de los defensores del pueblo no hay nada que hacer. Solo conozco, y poco, la del Ararteko, el defensor del pueblo de Euskadi. Y sé que están cargados de trabajo hasta arriba.

    Te dejo aquí, porque veo que el asunto te interesa, el informe del Ararteko al Parlamento Vasco sobre su actividad de 2010. Es un documento muy extenso y ahí se detallan datos interesantes como que en ese ejercicio se realizaron 4.528 consultas; 3.518 visitas a sus dependencisas, de las que 734, un 23´2%, se materializó en queja; se realizaron 1.859 reclamaciones; se abrieron 59 expedientes de ofico y se resolvieron 1.413 asuntos. Parece que los temas de los que la gente se ha quejado más son tráfico, educación y asuntos jurídicos

    Son datos que he pillado ahora mismo, leyendo un poco por encima. Como ves, eso de que no tienen nada que hacer….

    http://www.ararteko.net/RecursosWeb/DOCUMENTOS/1/2_2290_3.pdf

      Citar  Responder

  10. zumo-de-poesia.blogspot.com,

    Enviado el 14/08/2012 a las 11:56 AM:

    “Y en cuanto al sistema autonómico -con su multiduplicación y solapamiento de competencias y con sus absurdos (y carísimos) parlamentos autonómicos dictando leyes tan innecesarias como distorsionadoras-, debe desaparecer.”

    Enviado el 14/08/2012 a las 4:50 PM:

    “Envíese una comisión a Alemania para estudiar la distribución de poderes entre Estado y länders, y el mismo sistema promúlguese y póngase en vigor en España.”

    ¿En qué quedamos? Porque si el Estado español copiara el sistema administrativo-político alemán “los absurdos (y carísimos) parlamentos autonómicos” se convertirían en “los absurdos (y carísimos) Landtage”. Se supone que es la mala gestión presupuestaria y no la descentralización administrativa la que genera ineficiencia económica

    Desde el inicio de la crisis, ya lo apunté en esta casa alguna vez, el nacionalismo español (no quiero decir que tú lo seas, Emilia) ha comenzado una campaña (o mejor dicho ha potenciado, porque esta campaña existe desde 1978) en la que pretenden culpabilizar al diseño administrativo del Estado, es decir, a las CC.AA., de todos los males habidos y por haber. Pero de nuevo los tozudos datos de la realidad, ¡ay!, no coinciden con la ideología política de muchos. La deuda total del Estado asciende ahora mismo a aproximadamente 775.000 millones de euros, que se reparten de la siguiente manera:

    1.- Deuda municipal: 30.000 millones de euros.
    2.- Deuda de las CCAA: 145.000 millones de euros.
    3.- Deuda de la Administración Central: 600.000 millones de euros.

    Por lo tanto está claro que las CC.AA. y los ayuntamientos son un pozo de deudas y deberían desaparecer. Pero, siendo coherentes, debemos desear antes de nada la desaparición de la Administración Central que es la que está hundiendo nuestra nación. Pero, esto, que curioso, nadie lo defiende. Se me ocurre algo mejor: volver a los tiempos gloriosos en donde la Administración se reducía a una única persona, que se bastaba y sobraba para llevar la prosperidad a los rincones más desfavorecidos de España:

    http://1.bp.blogspot.com/_a2Zwkxd6Sag/R5pueaHDasI/AAAAAAAAAHs/Ms76ezzvZUg/s400/Placa+inaugurativa+Emb+Cenajo.jpg

      Citar  Responder

  11. El domingo al volver de haber hecho un recorrido por los Alpes, antes de que anocheciese, cuando volábamos por la autopista para llegar a darnos un chapuzón en el lago antes de que se pusiese definitivamente el sol, sonó esta canción en el coche.
    Estas canciones deberían prohibirlas en ciertos momentos, no sabes dónde guardarte las lágrimas.

    http://open.spotify.com/track/7cO9msJnQ55nQSX0f9H790

    ambia lo superficial
    cambia también lo profundo
    cambia el modo de pensar
    cambia todo en este mundo.
    cambia el clima con los años
    cambia el pastor su rebaño
    y así como todo cambia
    que yo cambie no es extraño.
    cambia el sol en su carrera
    cuando la noche subsiste
    cambia la planta y se viste
    de verde la primavera.
    cambia el pelaje la fiera
    cambia el cabello el anciano
    y así como todo cambia
    que yo cambie no es extraño.
    pero no cambia mi amor
    por más lejos que me encuentre
    ni el recuerdo, ni el dolor
    de mi pueblo y de mi gente.
    y lo que cambió ayer
    tendrá que cambiar mañana
    así como cambio yo
    en esta tierra lejana.
    Julio Numhauser

    Oye, Matíes, no me digas que no te has acordado de… “Europe is living a celebration” jajjajaja :-)

      Citar  Responder

  12. Mgc, no es que tenga aversión a los defensores autonómicos del pueblo, sino que es sólo un ejemplo de la absurda proliferación de instituciones (y de gastos) innecesarios que el Estado autonómico, tal como se ha desarrollado en España, ha producido. El Defensor del Pueblo estatal tiene su propia oficina, con dos Adjuntos, letrados, personal administrativo y subalterno, etc. Entonces, ¿para qué necesitamos otros 17 defensores del pueblo? Esto es un colosal dispendio, pues (aparte del gasto en inmuebles, funcionariado, coches y chóferes oficiales, etc), ocurre que, al no tener realmente nada que hacer, se dedican a llenar su tiempo viajando y generando más gasto al erario público, como ha ocurrido con el Síndic de Greuges catalán, quien ha dilapidado una millonada en absurdos viajes (de él y su camarilla) por todo el planeta. Por esa misma regla, podríamos tener 17 Consejos del Poder Judicial (hay quien lo ha planteado), 17 ministerios de Asuntos Exteriores (no se ha llegado a tanto, pero sí hay pseudoembajadas autonómicas en París, Londres, Nueva York, etc). Y la pregunta es ¿quién paga todo eso? Yo te respondo: lo pagas tú (y tus hijos).

      Citar  Responder

  13. Muchas gracias por dejarnos el artículo, AMM. He pasado por la biblioteca pero no me ha dado tiempo ni a buscarlo, tenía que pagar una multa y cierran a las siete. A ver si lo veo aún en el kiosko antes de que salga un nuevo número.
    Tengo curiosidad por leerlo, aunque sea con mucha dificultad. Es tonto preguntármelo pero tengo curiosidad hasta por saber si se titulará Zu Weit, o cuál será la traducción. En fin, ya lo leeré.
    Me ha sorprendido y me ha gustado lo del proyecto artificial. Y a mí me ha quedado claro que no está achacando la causa de la crisis en los nacionalismos, sino que la crisis agrava los estereotipos nacionales. Lo dice en la primera línea, pero…

    Me pregunto, generalizando, por qué nos es evidente que el grosso del despilfarro no ha estado en el español medio y, sin embargo, no hacemos la misma discriminación entre el alemán medio y sus políticos y banqueros, a la hora de hablar de exigentes acreedores que se enriquecen con nuestra deuda.
    Confieso que a veces tengo miedo de una cosa: de acumular aún más estereotipos cuanto más tiempo llevo viviendo fuera, en lugar de disminuirlos. Me doy cuenta de que tengo que tener mucho cuidado para no hacerlo, qué cosas.

    “Un problema de los nacionalismos es que enseguida suelen provocar otros simétricos pero opuestos”. Esta frase no es mía, pero ya no sé dónde la he leído.

      Citar  Responder

  14. Quizás no sea necesario tomarme por un defensor de la explotación del trabajo infantil o de la fuga de capitales si cito a Zara o al Santander: digo tan solo, con cierto conocimiento sobre cómo se nos ve fuera, que el origen español de esas multinacionales sorprende batstante a quienes tienen una idea estereotipada de nuestro país.

      Citar  Responder

  15. Gaspard,

    pues, desde luego, no seré yo quien me ponga a discutir de economía con un profesor de economía. Si hay que discutir, se discute, pero discutir, pa na ….

      Citar  Responder

  16. En estos cuatro años de monotema diario,no he leído un análisis más lúcido que este de Antonio. Hay que guardarlo y tenerlo bien presente.
    Mil gracias Antonio.

      Citar  Responder

  17. Albertiyele, y se me olvidó al darle al botoncito “Deje un comentario”. Estas dos semanas, hablando, y sobre todo escuchando, me confirmo en que aquello va mejor que nunca en mucho tiempo. He visto y escuchado a amigos de allá, arrasados por las crisis que hubo, una detrás de otra hasta el remate de 2001, y creo que está mejor, bastante mejor. Pero también me parece que se ha perdido, como dices, una oportunidad, más allá de discursos épicos y neosetentistas. Dijo la Pinguina Real, estando yo allí, ante lo más florido del capitalismo criollo, en el 158.º aniversario de la Bolsa de Comercio, que nunca esa gente, la del Merval, la de la clase financiera, había ganado tanta plata como con el gobierno nacional, popular y democrático. Y me digo yo que será porque en diez años excelentes en lo económico no se ha hecho una reforma tributaria para bajar el alto e injusto IVA, no se ha perseguido el fraude fiscal, o sobre todo el de los amigos (potenciales futuros enemigos tal como caen en desgracia allá los amigos del poder), no se ha tributado la renta financiera, cosa escandalosa en el mundo, incluso allá, ni se ha restaurado el impuesto de transmisión de bienes abolido por Martínez de Hoz a sus amigos como favor devuelto, ni se ha tributado a los jueces, etc. Pero hay gente que cree que la oportunidad se ha aprovechado. A mí, que nadie me ha dado vela en aquel entierro, creo que no, que si en diez años de prosperidad no se hace una reforma fiscal digna de su nombre, se ha dejado pasar la oportunidad. Pero hay gente que opina lo contrario; muchos nunca fueron justicialistas. Por ejemplo, el actor de antes, Luppi, está aquí haciendo de actor para un spot electoral, sobre todo contra el ingeniero intendente. Hay mucha gente que piensa que es su última oportunidad de ver un gobierno decente y se contenta con muy poco. Y luego estarán los jóvenes, que creerán que es el mejor gobierno que han vivido, y será seguramente cierto, pero comparándolo con lo que hubo antes, así cualquiera. Para sacarte una sonrisa te remito al minuto 4:40 del vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=1wboldEpi as

      Citar  Responder

  18. Albertiyele, sobre el otro asunto. Leo ahora en ‘El País’, y leía esta mañana en el BOK, el Boletín Oficial de los K, también conocido como ‘Página 12’, que a uno lo han comenzado a enjuiciar por las coimas, las famosas coimas para que la Honorable Cámara de Senadores de la Nación de la República aprobase la reforma laboral exigida por el FMI y sus representantes, aquellos tipejos dirigidos por un tal Zinni, o Zanni, que se hospedaban no sé si en el Hilton o el Sheraton o el Four Seasons de Buenos Aires. Enjuician antes al tipo por los sobornos que por haber matado a 30 personas en 2001. Aquello fue mano dura. Y leo lo que dijiste ayer de huir como una rata. Mi opinión, que no vale para nada, es que es mejor huir. Yo habría huido, creo. Y me ha venido a la cabeza esta escena de ‘Martín H’, dura, de Aristarain: http://www.youtube.com/watch?v=_zbRmfQksjA Habla de huidas, y de crisis, y de las explicaciones o justificaciones que se dan para el crimen.

      Citar  Responder

  19. Manuel Couceiro, yo sé mucho de Economía, mucho, porque para eso estudié y me doctoré en la materia, y he seguido estudiando y enseñando hasta hace un par de años. Y me valió para poco, pero es lo único de lo que sé. Y estoy de acuerdo con lo que dices.

      Citar  Responder

  20. zumo-de-poesia.blogspot.com,

    Yo también me he quedado muy sorprendida de que abogues por un sistema como el alemán (que es federal, como muy bien te ha recordado Manuel Couceiro) y acto seguido ataques fulminantmente el sistema autonómico y defiendas un centralismo tipo francés (¿?)

    Ya te habrás fijado que, aun estando en completo desacuerdo con esa postura centralista, no suelo responderte, más que nada por no repetirme, cuando insistes en la perversidad del sistema autonómico. Pero, como es una cosa que cada vez que te la leo no me gusta nada, aprovecho ahora para decirte que tu “denuncia” de los defensores del pueblo de las autonomías me resulta no solo desacertada sino muy antipática.

    Mira, en un país -me refiero a España, una y grande- en el que sufrimos -en mi opinión, claro- un déficit de espíritu crítico y de denuncia de los abusos del poder no solo de décadas, sino de siglos, instituciones como la de los defensores del pueblo me parecen muy necesarias y muy útiles. Por la eficacia que puedan tener -aunque sea, desgraciadamente, poca- y por su carácter didáctico, con su sola presencia. Que los ciudadanos sepamos que hay una institución que puede defendernos si los distintos poderes vulneran algunos de nuetros derechos, ¿no es muy necesario? Y si hay 18, pues mejor. A mí no me importaría que hubiera más, al contrario

    Fíjate si no hay instituciones estúpidas y actividades incluso sádicas que se subvencionan en España, como el toreo sin ir más lejos, para tener esa fijación con los defensores del pueblo. No me lo explico

      Citar  Responder

  21. Manuel Couceiro,

    Me alegro de que te consideres suficientemente informado de economía. Yo, sabiendo que hay licenciaturas y doctorados en esa disciplina, me considero un ignorante, tanto si miro algunos datos en una web como si no. Creo que eso de los datos se entiende bastante mal, pero ya lo hemos comentado alguna vez.. Compararme a alguien que dedica lustros de su vida a estudiar economia varias horas al dia por leer algo aquí y allá, me parecería ridículo. También sabes de medicina, de genética, de arquitectura, de leyes, de filosofía, etc etc? Mis sinceras felicitaciones.

    Ya sé que para pagar lo que debemos tenemos que pedir más y que por eso estamos a merced de los malotes mercados y, como te he dicho antes, espero que se hagan todos los esfuerzos necesarios para salir de ese circulo vicioso en que nos han metido los irresponsables gobiernos que hemos sufrido. Y te aseguro que se me ocurren mucho de donde cortar sin tocar la,educación, sanidad y seguridad.

      Citar  Responder

  22. Manuel Couceiro,

    ¡Yuju! Me he librado de las malditas rayas rojas. Muchas gracias.

    Y sí, tienes toda la razón, eran historias parecidas a esa de la plaza de toros de Donosti. Ya te diré, si quieres, la referencia de ese libro cuando lo vuelva a ver. Ahora no me acuerdo

    Fíjate, ya sé que tengo suficientes años para haber visto lo mío y que tenía que haberme acostumbrado a estas cosas y todo lo demás pero me dan todavía cantidad de vergüenza ajena esas manipulacione tan burdass. No sé, entre vergüenza, asco, indignación y desprecio. Qué pringados, no me digas. Pues si la plaza está a la mitad, o medio vacía, pues está, y es lo que hay. Ay, ama…

      Citar  Responder

  23. Carlos,
    perfecto, no nos informemos que con nuestra opinión es suficiente, para qué voy a mirar datos que contradigan lo que he dicho si con mi opinión tengo suficiente, no?
    Solo una cosa, para que no te lleves a engaño, el estado quiere reducir el déficit para poder seguir endeudándose, sino no tendría sentido todo esto. Lo digo porque dices de que “espero que lo primero que hagan los actuales responsables del Estado del que formo parte es pagar religiosamente sus deudas, no endeudarse más y gastar exclusivamente en educación, sanidad y seguridad.”… entonces qué sentido tendría la prima de riesgo??
    Es mejor saber un poco, aunque solo sea un poco de economía.

      Citar  Responder

  24. zumo-de-poesia.blogspot.com, voy con prisa, si quieres te paso más documentación, pero el concepto “flexibilizar” que tanto emplea Merkel para poner a su reforma laboral como ejemplo, es despido casi libre, eso es lo que han hecho. ¿Queremos eso? Solo lo pregunto.
    Sobre que es un sistema probado y contrastado con la realidad, no sé yo que decirte, cuando el batacazo sea mayúsculo no creo que ni Alemania quede en pié, con lo que no, el sistema no funciona, hay que regularlo.
    Sobre las CCAA, bueno, simplemente que me hacía gracia que decías que había que importar de lleno las leyes administrativas alemanas, sin atender a las peculiaridades de cada país, y acto seguido abogas por un estado centralista con la supresión de las CCAA cuando Alemania en su nombre lleva precisamente si configuración territorial y esta es Federal. Nada más que lo decía por resaltar esa contradicción.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  25. Manuel Couceiro,

    Hombre, no voy a publicar aquí mi declaración de la renta. Pero si te puedo decir que si todo el mundo debiera lo que yo, los “mercados” y los reguladores de los mismos se aburrirían más que ostras apáticas. También te puedo decir que no he leído casi nada acerca de economía ni pienso hacerlo. Uno no tiene tiempo de saber de todo, y consultar un enlace aquí y otro allá para observar una pieza, dos o diez de un puzzle de miles de piezas no me llevaría más que a la melancolía más improductiva.

    Sin embargo, sin haber leído a Adam Smith y sabiendo de Keynes lo que dice cualquier tertuliano pelmazo, mi economía está más que saneada. Como es posible? Aplicando una par de reglas muy simples: no gastando ni un duro más de lo que gano y no pidiendo jamás un duro más de lo que sé que puedo pagar. Ahora bien, al revés que tú, eso no me impide reconocer que España, el estado Español, particularmente el autonómico, se ha endeudado más de lo que debía. Y como yo pago aquí impuestos eso me afecta aunque no sea culpa mía. Y, ahora, como el que tiene un padre manirroto del que hereda deudas, tengo que responder de los excesos de otros. Y desde luego, espero que lo primero que hagan los actuales responsables del Estado del que formo parte es pagar religiosamente sus deudas, no endeudarse más y gastar exclusivamente en educación, sanidad y seguridad. Eso implica liquidar el resto hasta que consigamos sanear nuestra economía y se parezca a la de tu familia (y la de la mía). Es más, creo que el Estado jamás debería intervenir en nada que no tenga que ver con esas necesidades básicas de los ciudadanos.

      Citar  Responder

  26. Qué pena. Estoy leyendo los periódicos en la red y me he encontrado esta noticia sobre chavales de mi pueblo, Portugalete. Y os informo de que el alcalde del que se habla, el que ha puesto la denuncia, es socialista, del PSE-PSOE. Y también que Ama Lur, el nombre del grupo scout, quiere decir Madre Tierra. ¿No es tristísimo y paradójico que se llaman así y que no hayan podido dormir tranquilos, como en un lugar propio, ni a unos poquitos kilómetros de casa?

    http://www.deia.com/2012/08/14/bizkaia/margen-izquierda-encartaciones/portugalete-sera-acusacion-particular-en-el-ataque-a-un-grupo-scout-en-cantabria

      Citar  Responder

  27. Consuelo, ¿tienes datos con que responder a lo que yo he comentado? Porque sino mañana volveremos a las vaguedades del éxito alemán, de lo que nos duele España y todas esas cosas, y sería bueno que dejáramos las bases sentadas de a qué nos estamos refiriendo una y otra vez. Esas bases han de estar sustentadas en la realidad, claro.

      Citar  Responder

  28. Para Manuel Couceiro:

    No entiendo bien. No hablo de trasponer a España la legislación laboral de Nigeria o Singapur, sino la de países de nuestra órbita cuya tasa de paro es muy inferior a la española (prácticamente marginal): ¡qué envidia!, ¿no crees?

    A estas alturas hay que olvidar planteamientos ideológicos y constatar lo que empíricamente -esto es, en la experiencia probada y contrastada de la realidad- ha funcionado bien. Creo que las leyes laborales holandesas y alemanas no son como las pintas. No sé de dónde sacas eso.

    En cuanto a las CC. AA., han sido un perfecto desastre porque se han hecho a golpe de reivindicaciones identitarias y agravios comparativos: “si los catalanes tienen eso, Murcia no va a ser menos”, etc, y al final hay un marasmo de competencias solapadas entre Estado y CC.AA., edificios reduplicados, gastos innecesarios, coches oficiales, tarjetas de crédito a tutiplén, clientelismo funcionarial y embajadas de pacotilla.

    Con las CC. AA. no han mejorado los servicios públicos, sino que han empeorado. Un triste ejemplo: los calendarios de vacunación para los niños son distintos en Cataluña y en Extremadura. (Imagínate que un pacense tiene que emigrar con su familia a Tarragona.). ¿Te parece bien?

    Envíese una comisión a Alemania para estudiar la distribución de poderes entre Estado y länders, y el mismo sistema promúlguese y póngase en vigor en España.

    Un cordial saludo de

    EMILIA ALARCÓN

      Citar  Responder

  29. mgc,
    muy sencillo, Marisa. Arriba a la derecha, justo debajo de donde darías para cerrar el programa, tienes un icono azul que representa una llave inglesa. Pinchas en él y te sale un menú desplegable que en el penúltimo bloque poner “Configuración”. Pinchas y te abre una nueva pestaña donde aparecen los parámetros que puedes configurar.
    En la parte de configuración, (si no estás ahí mira la columna de la izquierda) abajo del todo pone “Mostrar opciones avanzadas…” le das y bajas casi hasta abajo donde pone “Idiomas”. Pinchas en el botón largo que pone “Configuración de idiomas y del corrector ortográfico” y te saldrá una pantalla que se superpone a la del navegador, en la que abajo pone “Habilitar la revisión ortográfica” la desmarcas le das a aceptar y ya está :-)

    Sobre lo de Javier Ortiz, que no conozco ese libro, te puedo poner un ejemplo que podría estar incluido de hoy mismo: http://cbanlieue.blogspot.com.es/2012/08/la-portada-de-abc-vs-la-realidad.html

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  30. Fantástica obra de Elvira Lindo.
    Ese fragmento que ha elegido es muy especial, María Regla Pérez.
    Y el término “traductor de sentimientos”, una genialidad.

      Citar  Responder

  31. Manuel Couceiro,

    Es Chromer (creo). Y te dioy las gracias anticipadas, aunque no sé si sabré seguir tus instrucciones

    :-))

    Por cierto, el otro día me acordé de ti, porque vi en la biblioteca un libro con prólogo de Javier Ortiz que era como una especie de antología de medio-disparates y noticias mal documentadas – pero normalmente respondiendo a unos intereses, claro- aparecidas en la prensa española de los últimos años

      Citar  Responder

  32. MdlMar,

    Anoche dejé a Faulkner aparcado y me puse a leer Una palabra tuya. Me dieron las tres con Rosario y Milagros, aunque pienso que podrían ser las dos caras de una misma persona.
    Les dejo un fragmento de un traductor de sentimientos, a ver qué les parece:
    “Rosario, me dijo, y entonces levantó la vista del papel y me miró a los ojos, si yo fuera su amigo, no un psiquiatra en una consulta, no, si yo fuera su amigo le diría que no hay nadie, ningún espíritu en su casa, que lo más sensato, lo más saludable sería que saliera usted un tiempo de allí, que se perdonara, desde un punto de vista cristiano también si quiere, por todo lo que ha hecho, que pensara que la vida ha sido con usted lo suficientemente dura como para dejar huellas traumáticas, y que en el corazón, por emplear una palabra común, quedan heridas, igual que quedan en los huesos o en la piel después de un golpe, y tiene usted que estar atenta a esas heridas, tiene que mimarse, y si tiene amigos o familia, dejar que la mimen, y ahora, desde mi posición de psiquiatra, le puedo mandar una medicación (…)
    (Rosario le contesta)
    Y ya sé que me obsesiono intentando interpretar el significado de sus apariciones, cuando lo que yo debería hacer, de una vez por todas, es pensar en mí misma, tener por fin una vida que se pareciera un poco a lo que yo deseaba.
    ¿Y qué deseaba usted?, me preguntó el médico.
    Se me hizo un nudo en la garganta, me entró una necesidad repentina de llorar. Le miré con los ojos llorosos pero no quise que me viera frágil, no quería que me tratara como a cualquiera de sus pacientes.
    Ya no me acuerdo, le dije, no me acuerdo. Pero a lo que iba, que ella se aparece, eso se lo aseguro.
    Y salí de allí con las recetas en la mano.”
    Una palabra tuya, de Elvira Lindo

    Gracias por la traducción del poema. A mí también me parece realmente buena.

      Citar  Responder

  33. Una amiga mía me contó que la tutora del curso de su hija en una escuela pública “tuvo la desfachatez” -en palabras de mi amiga- de sugerirle que, puesto que le chiquilla era muy “extravagante” vistiendo, por qué no le acompañaba ella y compraban ropa “normal”. Ante la pregunta de qué ropa considera ella “normal”, la maestra respondió que, por ejemplo, la de Zara. No son reproducibles aquí los adjetivos de mi amiga sobre la maestra, su familia, la escuela y algunos otros asuntos pero recuerdo que me dijo que había estado mirando en la red sobre Zara, había imprimido algunas página y luego había mandado a su hija con una carpetita a la escuela.

    Yo acabo de mirar ahora y es verdad que en la red hay mucha información. Un ejemplo:

    http://www.laaldeaglobal.com/2011/08/25/a-las-multinacionales-textiles-se-les-van-de-las-manos-sus-abusos-en-fabricas-de-paises-pobres/

      Citar  Responder

  34. Demasiada distancia hasta las viñas del Duque de San Fernando en Villanueva de los Infantes. Ese año la cosecha fue escasa, una vendimia de pocos días, no hizo falta mucho contable para ajustar las cuentas de los jornales en la recolección. Para Jacinto y varios compañeros fue una salida aplaudida; ser avisado para trabajar en los viñedos del Duque durante varios meses del invierno una bendición. Los cinco alcubilleros que fueron a trabajar de podadores de cepas se desplazaban cada mañana en el Ebro 155 D de Jacinto; él de conductor, un compañero dentro y encogido en la parte del embrague -el espacio es pequeño y muy incómodo-, dos sentados en la tabla mirando hacia atrás y el quinto en los brazos del tractor encima de la espuerta con las ropas, el agua y la merienda. El traslado por caminos de tierra, nunca por tramos de carretera; la guardia civil no hubiese permitido tal ocupación en la cabina, una forma de desplazarse ilegal, sin respetar las normas básicas de seguridad e higiene del trabajo. La necesidad era mucha, el jornal muy deseado para los cinco ocupantes; demasiada distancia para un medio de transporte lento…

      Citar  Responder

  35. Carlos,

    Mirá el enlace que dejó José Luis. Es muy esclarecedor.

      Citar  Responder

  36. José Luis,

    Lo peor del enlaces no es que sea cierto. Es que aun cuando no sea cierto, es verosímil, es creíble.
    Y yo creo (yo no entiendo nada de economía, pero está visto que las crisis me persiguen, y siempre son idénticas, así que no me quedó más remedio que al menos pensar y ver lo que tienen de común en uno y otro lado del mundo) que muestran el nudo, el núcleo duro de la cuestión: unos países, o para decirlo mejor: unos señores de unos países riquísimos que en un momento determinado hacen generosos préstamos a países pobres. En ese trasiego de dinero, de paso, se enriquecen unos cuantos de esos países pobres. El dinero, que corre a raudales, llega con cuentagotas a la gente común, pero algo llega. Y mientras ese algo está en circulación la gente que fue pobre, muy pobre, ve subir su nivel de vida, compra, viaja, fabrica y vende y compra puertas (para seguir con el ejemplo de ayer). Pero en un momento determinado ese flujo de dinero se corta y aparecen las explicaciones: nosotros hemos sido solidarios, les hemos prestado dinero que ustedes han malgastado, dilapidado; ustedes son unos vagos que se lo gastan todo en puertas y que no saben administrar, y encima unos malagradecidos, que ni siquiera reconocen lo buenos que hemos sido al prestarles. Así que ahora nos tienen que devolver. Y, oh casualidad, las agencias de calificación empiezan a subir el riesgo país. El mismo país, con los mismos habitantes maleducados, sucios, feos, malos, que hasta entonces pagaba muy poco o nada de interés, empieza a ver como su deuda crece hasta convetirse en un monstruo impagable. Hay que pedir ayuda. ¿A quién? A los mismos “solidarios” que prestaron antes el dinero, que también, oh sorpresa, a pesar de ser quienes lo daban son los que lo
    siguen teniendo. Y entonces llega el momento de las condiciones: yo te ayudo, pero vos hacés lo que yo te digo. Y lo que yo te digo es que hay que socializar la deuda y privatizar todo lo demás. Es decir: la deuda es de todos, los bienes y los servicios son de unos pocos. Y el que se oponga a ese discurso es un populista, y que se vaya a freír buñuelos.
    Idéntico. Idéntico lo vi hacer en la Argentina y aquí. No puede ser más idéntico. La única diferencia es que la Argentina pudo devaluar, y así licuar la deuda, y declarar el default y empezar de nuevo (y de paso: creo que está volviendo a perder una oportunidad gigantesca de hacer las cosas bien. Pero ese es otro asunto)
    Como España no puede devaluar tendrá que enfriar su economía de otra forma. ¿Cómo? Como lo está haciendo: sacándole a la gente el dinero y generando deflación.
    Y para terminar: poner a Zara como modelo de negocio me parece escandaloso. No, Consuelo, AMM no es Dios. Yo hace ya mucho rato que me quedé sin dioses de ninguna clase.

      Citar  Responder

  37. Carlos,
    yo ya lo he respondido en el comentario que le he hecho a Antonio. Yo no acuso a los mercados de nada, acuso a las políticas que han desregularizado los mercados financieros (¿te tengo que explicar lo que entiendo por eso, o es algo que convenimos que es conocido?), que han dejado sin control de externalidades de los mercados de servios y productos manufacturados, a esos acuso. Que los mercados actúen movidos por algoritmos informáticos que buscan la maximización de beneficios no me sorprende, es “normal”, pero que los políticos se laven las manos de su deber de proteger a la sociedad sí que me parece mal, y les acuso de dejación.
    Sobre la deuda que tenemos, ¿tú tienes mucha?, vaya, lo siento por ti, yo es que cuando me compré una casa hice números, y mira tú, tengo una deuda bastante asumible, pago algo de letra algo así como una décima parte de lo que ingreso al mes, y si veo el montante total del capital que me queda por amortizar es menos que los ingresos familiares de un año… con lo que no, mi deuda no es a todas luces excesiva.
    Sí, ya sé que dirás que no te refieres a eso (aunque muchos me han acusado como español de vivir por encima de nuestras posibilidades), pero es que yo he querido hacer la gracieta para dejar claro que la “deuda que tenemos a todas luces excesiva” no es una deuda a todas luces pública (http://eduardogarzon.net/?p=272), mayoritariamente es una deuda privada que ahora, ay, nuestro maravilloso gobierno está socializando. Pero es más, si miramos un poco dentro de esa deuda privada, ay, vemos que la mayoría de ella no es de los españolitos de a pié que se endeudaron para pagar su vivienda habitual, fíjate tú, la mayor parte de la deuda es de promotoras y gente que compró para especular… “Ya, vale, pero aún con eso y con todo tenemos esa deuda”… de acuerdo, pero esa deuda, no hace mucho, antes de ese regalazo que nos ha hecho Europa para salvar a los bancos, no representaba más del del 60% de PIB español http://eduardogarzon.net/?p=244 (menos que mi deuda, por cierto, que es algo menos que el 100% de los ingresos familiares de un año y con la que de momento vivo muy muy tranquilo).
    Si echas un vistazo a esos dos enlaces que te he puesto, (podría haber puesto otros similares, simplemente estos traen datos con sus fuentes referenciadas), convendrás conmigo en que seguir justificando la política de recortes, que afectan más a los más débiles, para pagar “nuestra”… “a todas luces excesiva deuda” es una injusticia mayúscula.

    Nada más, no quiero seguir con el cha-cha-cha, que no digo que la culpa fuera suya, sino de los músicos que lo tocaban.

      Citar  Responder

  38. Me gusta esta traducción de Carlos Pujol, María Regla Pérez:

    Si supiera que vienes en otoño
    daría un manotazo a este verano.
    desdeñosa y sonriente,
    como hacen las mujeres con las moscas.

    Si te pudiera ver dentro de un año
    haría doce ovillos con los meses,
    guardándolos cada uno en un cajón
    para no equivocarme.

    Si el plazo fueran siglos
    os iría contando con la mano,
    restándo hasta caérseme los dedos
    en la isla de Tasmania.

    Si estuviera segura de vivir
    los dos tras el final de esta existencia,
    tiraría el vivir como una cáscara
    para quedarme con la Eternidad.

    Pero como no sé la duración
    de esta vida intermedia,
    siento el pinchazo de la Abeja Duende,
    que hace daño aunque no se ve jamás.

      Citar  Responder

  39. ¡Vaya letra y vaya música Maties!
    Es una canción fantástica :)

      Citar  Responder

  40. Explicar y comprender son procesos distintos. El primero es el característico de las ciencias naturales y el segundo de las ciencias sociales. La distinción epistemológica entre explicar y comprender ha sido revisada desde Dilthey, pero conviene no confundir ambos términos ni usarlos de forma impropia.

      Citar  Responder

  41. Lo de los “mercados” me empieza a sonar al cha-cha-cha. Algo a lo que echar la culpa sin ton ni son. Alguno de los que responsabilizáis a los mercados de la ruina que tenemos encima me podríais aclarar que entendéis por “mercados”. Os referís a los acreedores de nuestra a todas luces excesiva deuda?

      Citar  Responder

  42. Anoche leí el artículo, recién colgado; un minuto antes de cambiar de día dejé mi comentario resumido en una palabra: gracias.
    Hoy he vuelto a releerlo. Y vuelvo a agradecer que el artículo aparezca cuando bastante personal andaba demandándolo.
    Y vuelvo a dar las gracias por todo lo que en él aparece escrito, del principio al final.
    “El abajo firmante”.

      Citar  Responder

  43. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/08/13/actualidad/1344884345_627129.html
    Pero quien es responsable de esta locura?
    No han sido democráticamente votados los mandatarios?
    Un lujo eso de llevar a los niños al colegio, un lujo para algunos, claro. Porque esta crisis esta cada vez peor repartida.
    El otro día me contaban de un funcionario de la comunidad de Madrid, que aunque le han bajado el sueldo, sigue recibiendo dietas por la comida(algo que no he oido nunca aqui,ni se paga la hora de pausa, ni se paga la comida, pero bueno eso es otro asunto). Esa dietas suponen 300 euros, antes se daban de manera automática, ahora se controlan y el dueño del restaurante tiene que hacer y firmar la factura. Pero, pero no puede quedar así, como el sueldo de este funcionario es bajísimo(este tampoco hace mucho, pero es cuestión de suerte)y no puede mantener a la familia, ha pedido al del restaurante que le firme las facturas aunque la comida se la lleve en su tapper y de su casa. Cómo se soluciona esto? no lo sé.
    Ni idea si es algo normal que el Estado pague dietas.
    No sé donde empieza el descontrol, en los dos abajo por sacar los 300 euros? en los precios por llevar a los niños a escuelas públicas? En los beneficios y subvenciones para mantener las privadas? En los gastos de los pueblos para mantener sus procesiones? Parece que todo el mundo tiene algo que alegar para defenderse, y yo misma no sé lo que haria si tuviese que elegir llevarme los 300 euros o darselos al Estado, a ese Estado en el que no creo, pero que esta formado por todos.
    Sin duda lo que sobran son expertos, los políticos españoles( hoy se habla de ellos) pisan pocas mierdas de perro.

      Citar  Responder

  44. Veo que el artículo (acabo de releerlo, junto a a algunos comentarios) ha llegado hondo y que ha desatado críticas a tal o cual aspecto del mismo. Para mí, decir que estamos bajo la tiranía de los mercados no es pertenecer a una izquierda populista, sino un elemento terriblemente objetivo.

    Por lo demás, creo que hay que leerlo en su sentido global, que no es otro que el intento de explicar lo sucedido en España al público lector de Der Spiegel. Y en ese análisis hay las luces y sombras que nos describen. Después, cada aspecto del artículo podrá suscitar mil preguntas y críticas, pero creo que el objetivo está cumplido con creces. Otra cosa es que no somos alemanes y no podamos tener distanciamiento objetivo.
    Como siempre, AMM califica al sistema educativo como mediocre, cosa que me duele profundamente aunque resulta evidente que no se consiguen objetivos. Un día tendré que escribir sobre el tema en mi blog.

    E insisto: Gotardo o AMM, corregid el “corrijen”.

    Abrazos mil,

    AG

      Citar  Responder

  45. If You Were Coming in the Fall
    If you were coming in the fall,
    I’d brush the summer by
    With half a smile and half a spurn,
    As housewives do a fly.
    If I could see you in a year,
    I’d wind the months in balls,
    And put them each in separate drawers,
    Until their time befalls.
    If only centuries delayed,
    I’d count them on my hand,
    Subtracting till my fingers dropped
    Into Van Diemen’s land.
    If certain, when this life was out,
    That yours and mine should be,
    I’d toss it yonder like a rind,
    And taste eternity.
    But now, all ignorant of the length
    Of time’s uncertain wing,
    It goads me, like the goblin bee,
    That will not state its sting.

    Emily Dickinson
    Quizá algún lector del blog disponga de la traducción al castellano

    Far Away, so close.

    Hay una escena de la película Hijos de un dios menor en la que James Leeds le dice a Sarah Norman: I can’t ever get close enough. Say my name, just once, say my name.

    A mí me gusta especialmente la escena de la piscina, ¿se acuerdan?
    James Leeds: [talking to Sarah while she is in the university swimming pool after hours] You are the most mysterious, beautiful, angry person I have ever met. I am falling in l…
    [Sarah quickly backs away from the pool ledge, clearly uneasy]
    James Leeds: Sarah… Sarah! I am falling… into the pool with you!
    [falls forward into pool]

    También he recordado a Václav Passer, el intérprete de La niña de tus ojos. Miroslav Táborský ganó un Goya como mejor actor revelación por ese papel. La película sin él, no sería la misma.
    No creen que, algunas veces, nos haría falta un buen intérprete en esta torre de Babel.
    Gracias, AMM.

      Citar  Responder

  46. (Quiero decir que sería trasplantes)

      Citar  Responder

  47. Yo detecté otra errata: trasplantes en vez de transplantes

      Citar  Responder

  48. No sé si es otra prueba de la falta de sensibilidad europea el hecho de que la cuestión no surja en positivo en absoluto en la canción popular. Como no sea en alguna alusión irónica: en una magnífica canción de Sabina, “La casa por la ventana”, se trata de los emigrantes que “por un jergón y un plato de sopa / con una alfombra (sic) y un kleenex / le sacan brillo al culo de Europa”. Un grupo italiano se llama “Europe’s Arse”. Muchas canciones preconizan la invasión inmigrante, en correlato con la miseria de su origen y el egoísmo y la cerrazón europeas (alguna tan buena como “Perdone el señor”, de Serrat). Y es curioso que tenga que ser un francés, Bachir Baccour, hijo de padres tunecinos, y en formato de rap o hip-hop, quien predique la fraternidad entre todos los habitantes de Europa y del mundo. El artista llamado Tunisiano canta “Ensemble”:

    http://letras.terra.com/tunisiano/1240348/

      Citar  Responder

  49. Ni estoy de acuerdo con todo lo que dice AMM ni creo que a el eso le importe demasiado. Que ya peinamos canas y los años de las adhesiones inquebrantables pasaron.
    Me parece un buen análisis de los que nos esta sucediendo, que mantiene ese necesario equilibrio entre la autocrítica, que tanto nos incomoda, y la flagelación de la propia carne, a la que históricamente hemos sido muy dados.
    Ojalá otros, desde la discrepancia serena o la coincidencia estimulante sigan por ese camino.
    La crisis, y mas que la crisis, vista desde un interesantísimo ángulo que merece la pena conocer, aunque duela:
    http://www.youtube.com/watch?v=5G267op5Tno&feature=youtube_gdata_player

      Citar  Responder

  50. Gotardo, por dios, dónde está ese botón de “Editar” que tantas alegrías nos daba a algunos!!!

      Citar  Responder

  51. Joooder, he puesto “hoy” por “oí”… madre del amor hermoso, en qué estaría pensando…
    El que haya puesto “tu” si tilde, o “depaso” todo junto es lo de menos al lado de eso…

      Citar  Responder

  52. zumo-de-poesia.blogspot.com,

    “Es necesario importar a España las leyes fiscales, administrativas y laborales que rigen en los países más prósperos de Europa (como Alemania u Holanda) y ponerlas aquí en vigor.”
    Es decir, desmantelar toda la protección al trabajador, no? El otro día hoy una metáfora buenísima sobre la reforma del mercado laboral que tu propugnas y que decía: “Esto es como si para fomentar el aumento de la natalidad aprobáramos una ley de la eutanasia muy permisiva”, pues lo mismo, para promover el empleo hagamos leyes que hagan el despido gratuito.

    “Y en cuanto al sistema autonómico -con su multiduplicación y solapamiento de competencias y con sus absurdos (y carísimos) parlamentos autonómicos dictando leyes tan innecesarias como distorsionadoras-, debe desaparecer.”
    Pues ya depaso podíamos adoptar esas leyes administrativas que dices de Alemania y hacer aquí algo parecido a sus Länder, no? Es decir, pedimos que se adopten sus leyes, así, de golpe, y acto seguido decimos que administrativamente seamos como Francia… ¿en qué quedamos?

      Citar  Responder

  53. Aunque me repita mucho, creo que debo insistir en lo que ya escribí alguna vez:

    Hay cosas que en España hemos hecho razonablemente bien (nuestro sistema sanitario, las prestaciones asistenciales, la integración gitana…), pero otras cosas las hemos hecho muy mal y sin embargo nos cuesta mucho trabajo aprender de (e imitar a) quienes las han hecho mejor.

    Es necesario importar a España las leyes fiscales, administrativas y laborales que rigen en los países más prósperos de Europa (como Alemania u Holanda) y ponerlas aquí en vigor.

    Y en cuanto al sistema autonómico -con su multiduplicación y solapamiento de competencias y con sus absurdos (y carísimos) parlamentos autonómicos dictando leyes tan innecesarias como distorsionadoras-, debe desaparecer.

    (Hoy en zUmO dE pOeSíA publicamos un poema de Carmen Rubio.)

      Citar  Responder

  54. Antonio Qué vas a hacer un mes y medio en Amsterdam? tiene algo que ver con tu trabajo?
    me acordé ayer al ver un espacio sobre esta ciudad,en algunos barrios viven 128 nacionalidades distintas, son un ejemplo de convivencia, y ya te veo dando paseos en bicicleta. Cómo me gusta Holanda!!!!!
    He cambiado de tema, pero es que luego se me olvida.

      Citar  Responder

  55. mgc, lo más paradójico es que si pinchas sobre la palabra “franquismo” subrayada en rojo y das al botón derecho del ratón, la palabra que te sugiere Google como correción es “anarquismo” :-)
    Sobre tus puntualizaciones, estoy de acuerdo con ellas.

    Si me dices que navegador usas (Chrome, iExplorer,…) te digo como quitar el corrector.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  56. “que a algunos tanto nos gustan”, quería decir

      Citar  Responder

  57. Una curiosidad, uno de esos datos inútiles que a algunos tantos nos gustan

    El corrector de textos de este ordenador -que aborrezco pero no desactivo, porque no sé- me subraya reiteradamente “franquismo”. Debe de ser una palabra que ya no hay que usar.

    Durante el franquismo -aquí está de nuevo esta línea roja que me pone mi corrector o, mejor dicho, sus autores- es imposible que hubiera insultos animlizadores por parte del nacionalismo español. Qué bobada, ni insultos, ni juegos flores. Nada, no hubo nada. Igual el corrector tiene razón y todo ha sido un mal sueño

      Citar  Responder

  58. ¿Consuelo, y no te has parado a pensar que a lo mejor estamos de acuerdo con lo que dice AMM y no con lo que dices tú por lo que reza el título de hoy, porque hay “demasiada distancia” entre lo que él dice y lo que nosotros leemos de ti?
    Muchas de las cosas que hoy dice Antonio en el artículo han sido negadas, y las niegas hoy mismo, como que Alemania se ha favorecido de esta situación y es “la que más ha puesto”, según tus propias palabras. Tu pregunta concreta es: “¿Quién ha puesto más en este proyecto?”… te contesto con la cita de un alemán, de esos que son todo bondad según tú, concretamente a Sigmar Gabriel, presidente del SPD, en un discurso hecho en julio de este mismo año: “Es falso presentar permanentemente a Alemania como el pagador de la Unión Europea: no somos un pagador neto, sino un ganador neto. Desde la creación de la unión monetaria Alemania ha ganado 556.000 millones de euros más que los que ha destinado a ayuda financiera: somos el beneficiario neto de la EU y esto hay que decirlo claro y alto.”
    Si quieres más datos concretos, aquí tienes unos pocos: ““para el periodo 1996-2000 las exportaciones hacia la zona euro suponen el 11% del PIB alemán; las dirigidas a países europeos fuera de la eurozona constituyen el 3%; las dirigidas a los países de Europa Central , el 1,5% ; las exportaciones dirigidas a Rusia y países emergentes, el 2,5%.”. “En 2008 la balanza de mercancías y servicios ha supuesto un saldo positivo de 219.360 M de euros, constituyendo los productos manufacturados el 86% de sus exportaciones y siendo la U. Europea la que recibe el 63% de las mismas.”

    Sobre la crisis de los 90, ¿no tendrá que ver ni un poco con la reunificación de las dos Alemanias? Hombre, a ver si ahora también vamos a justificar no sé qué agravios por una decisión política de hacer las cosas de una manera y no de otra. Ahora no cito, simplemente me refiero a un texto de otro alemán (cito solo a alemanes para que no se diga que desde aquí los pobres españolitos no sabemos nada), Günter Grass y su ensayo “Alemania: una unificación insensata”
    Y ya por último, la última pregunta que haces: “¿quién ha visto los recortes brutales que hemos tenido aqui para que el proyecto Europa siga funcionando?”
    ¿Seguro que ha sido para que el proyecto Europa siga funcionando? ¿No será más bien que se han hecho esos recortes porque van de la mano de la ideología neoliberal que trata de adelgazar al máximo el papel del Estado? ¿Pone Francia en peligro ahora ese proyecto por no comulgar con esos recortes y fomentar una política más anticíclica, más de crear demanda y empleo y menos de obsesionarse con el déficit en un periodo de recesión, o casi recesión como es su caso?

    Preguntas, preguntas, preguntas. Todos podemos hacerlas, lo importante es contestarlas con datos y con certezas, no con cuentos de hadas.

      Citar  Responder

  59. “En Europa, después de 1945, solo en los Balcanes o en el País Vasco han quedado nacionalistas tan furiosos como para insultar con nombres de animales a los que consideraban sus enemigos. ”

    Antonio, esta frase tuya me parece muy desacertada. Dejando aparte lo ocurrido en otros lugares europeos desde esa fecha, nacionalismo francés en Argelia, neonazismo en muchos países, etc. -aunque sea mucho dejar-, olvidar los desmanes del nacionalismo español, que incluían el insulto animalizador y mayores atrocidades, en las largas décadas del franquismo no me resulta aceptable

    En cuanto a Zara y el Banco de Santander, también me chirría su carácter modélico

    Y ese paso tranquilo e idílico de fronteras tiene también otras lecturas. Creo que hace poco tiempo comentamos aquí -recuerdo que algo dijo también Gaspard al respecto-sobre los controles que a veces monta la Guardia Civil, con sus metralletas cargadas y apuntando a la gente, junto a la frontera, por ejemplo, de Irún

      Citar  Responder

  60. Querido Antonio.
    He leído con verdadero interés tu artículo, del que había oído hablar hace días y esperaba con impaciencia que lo colgarais en alguna pared de esta casa. Mientras lo leía había cosas que me gustaban, y mucho, pero como siempre se nos acusa de palmeros, voy a centrarme en una que me ha rechinado cuando la he leído. La cita textual, con todo su contexto es la siguiente: “Las quejas sobre la rigidez de las exigencias alemanas no son más vehementes en las conversaciones de las personas comunes que en los artículos de algunos economistas, entre ellos más de un premio Nobel. Hay una izquierda populista que llama retóricamente a la rebeldía contra la tiranía de “los mercados”, pero el estado más común es la pesadumbre, y sobre todo un desaliento que no deja ánimos para mirar mucho más allá de la realidad cercana, que para una gran mayoría está hecha de empobrecimiento y de incertidumbre.”
    Y es en ese adjetivo, “populista”, sin más matices sobre “una”, parece ser que hay diversas aunque uno se acaba preguntado si al menos hay una, “izquierda” que de manera caprichosa, o retórica, clama contra la tiranía de “los mercados”…
    Bueno, como digo eso me ha descolocado. Primero yo convendría con todos los aquí presentes en que el término “los mercados” es más un producto de los medios de comunicación que de ninguna corriente ideológica o social, con lo que poner eso en el ‘debe’ de una parte del pensamiento ideológico es cuando menos aventurado. Ahora bien, si quitamos el adverbio “retóricamente” y quitamos el adjetivo “populista” y desde la otra parte convenimos en quitar el término “tiranía”… ¿con qué no quedamos? Pues nos quedamos que “una izquierda carga contra la desregularización de los mercados financieros y de bienes y consumos y pide un mayor control de los mismos, con el fin de que estos sirvan a la sociedad y no al contrario”. Como vemos la cosa cambia radicalmente, y sin embargo yo no he leído otra cosa, ni de la izquierda ni de “más de un premio Nobel” (entiendo que Krugman está entre estos, y de él solo he leído cosas contrarias a “la rigidez de las exigencias del Gobierno Alemán y de otros agentes concretos”, no caigamos en lo que siempre criticábamos de Arzallus de hablar de “Madrid” cuando hablaba de la Administración Central del Gobierno).

    No, no nos engañemos ni nos dejemos llevar por la corriente que quieren desde el otro lado, aquí no hay una izquierda que clama contra la tiranía de los mercados, aquí hay una dialéctica o un debate entre dejar que el mercado en general se regule libremente o bien tratar de regularlo desde la política para evitar las externalidades que estamos padeciendo en estos momentos.
    Y por supuesto que nadie demoniza a los alemanes en general, tengo varios amigos, alguno incluso podría ser clasificado como “perroflauta”, que este verano han viajado a Berlín de vacaciones, dudo que si hubiera calado entre nosotros ese estúpido discurso que asocia la política de un gobierno con los ciudadanos de un país, estos amigos hubieran ido a una de las ciudades más interesantes de toda Europa.
    No, Antonio, no le hagamos el juego a los que han provocado esta crisis.
    Y por último, otra pega que le pongo a tu entrada que no es del artículo en sí, dices “Creo que es un buen ejercicio explicarle el país de uno a un amigo extranjero”… pues yo creo que es una empresa estéril, un país no se explica, jamás se podrá explicar, ese es el origen de muchos de estos malos entendidos que tenemos día sí, día también. Un teorema se puede explicar (hasta que bajamos a sus axiomas iniciales, claro), un protocolo médico de intervención se puede explicar, pese a la complejidad que por debajo impliquen sus motivaciones… pero “un país” no es una realidad uniforme, no es un estado inamovible y no es algo que pueda ser abarcado en una conversación con un amigo extranjero. Mejor hablemos de acciones concretas, de datos, de estadísticas, si queremos explicar tal o cual factor, pero no hablemos de países como entelequias que queremos hacer tangibles y maleables.

    Por lo demás, enhorabuena por el artículo, espero que quien lo lea tenga un poco más de luz sobre la compleja situación que nos ha tocado vivir.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  61. Como suele ocurrir, el sr. Muñoz Molina ofrece un interesante punto de partida para una larguísima conversación; simpatizo con su tono aunque no estoy seguro de que en su intervención de hoy peque de cierto voluntarismo bienintencionado. Además, como es amable, sugerente y muestra una exquisita educación, hace fácil pararse a escuchar gustosamente sus comentarios. Me uno a sus deseos y a sus temores. Pero creo que en su escrito no se si abusa un poco de la primera persona del plural. No estoy seguro de en España haya pocos antieuropeistas ni que muchos no prefieran escuchar los trinos de los demagogos a desear un país “normal”. Ni que nunca hayan faltado los amantes del estereotipo más grosero y en cambio pocos han llamado asesinos a quienes han asesinado (esas pobres ratas a las que se refiere alguno por aquí). Nunca me ha parecido que hubiera una conciencia cívica enraizada en España. Y va extendiéndose la xenofobia suavemente con los inmigrantes pobres pero también la antigermana, lo que es lamentable. Cada uno hace bandera de sus frustraciones y elige su chivo expiatorio. Y tampoco estoy seguro de que mucha gente que descubre la política no sea por otra razón que porque “su” cartera se haya visto perjudicada. Repito, “su” cartera.
    Por otro lado, es curiosa la arrogancia de los anticapitalistas (esos que gustan llamarse a sí mismos “críticos”) a los que no importaría transportarnos desde la pobreza y la incertidumbre a la miseria más absoluta, y desde la democracia burguesa a algún campo de concentración para que trabajemos gratis y estudiemos algún catecismo, que es lo que siempre han hecho cuando han tenido la oportunidad. No tiene maldita la gracia ni su desparpajo ni su destartalada memoria histórica.
    Y luego están los aduladores. Lástima que nos lo tenga que recordar alguien deseoso de darnos con el catecismo en la cabeza. Aunque es probable que los aduladores en este caso callen.

      Citar  Responder

  62. “…Muñoz Molina considera que no puede haber justicia sin libertades ni viceversa; milita contra esos conservadores españoles cuyo casticismo ideológico es compatible con ‘la destrucción metódica y rapaz de los tesoros que el tiempo nos ha ido legando’…”

    Javier Valenzuela
    “Retrato de un epicúreo” (Babelia, 25/01/2003)

    http://elpais.com/diario/2003/01/25/babelia/1043455817_850215.html

      Citar  Responder

  63. La oveja negra,

    Lo de rata no lo he oído ni leído frecuentemente para denominar a los asesinos de ETA. Sí iluminados, crueles, sádicos, miserables, alunados, cerriles, cobardes… La lista es interminable. Todo adjetivos muy humanos.

    Lo de txakurra me he hartado de leerlo y oírlo a simpatizantes de ETA. La equidistancia entre pistola y nuca también es muy frecuentes.

      Citar  Responder

  64. Outsider,

    Solo puedo añadir que las “exigencias económicas” desde aqui, desde Alemania hay que detallarlas. Quién ha puesto más en este proyecto? quién ha pasado por la crisis de los 90 sin ayuda? quien ha visto los recortes brutales que hemos tenido aqui para que el proyecto Europa siga funcionando?
    Por que aqui cada vez más gente piensa que se ha confundido la solidaridad con la caradura? Millones y millones y más millonrs han salido de las arcas alemanas, y cuando se habla de recuperar una parte, se dice que son “exigencias”.
    Antonio, hay que ponerse en los dos lugares de la balanza.
    Qué hace Zara por España?
    Entiendo lo que dices sobre los aduladores, sin duda Antonio es como Dios, una palabra de su boca y cura a los enfermos y doy las gracias por ello, porque muchos de sus comentarios los he hecho yo y me han acusado de no querer a España.
    Aqui puede publicar, puede criticar este país, y le escucharan y si llega el momento le daran la razón y hasta le pediran consejo(como ahora que le han invitado desde le Ministerio de Asuntos Exteriores)para hacer bien lo que este mal.
    Pero que llegue un escritor aleman y publíque un comentario en un periódico español, (de la tirada Der Spiegel o Die Zeit), se lo comen, se lo comen.

      Citar  Responder

  65. Poco hay para agregara a lo ya dicho. Gracias Antonio, y “bienvuelto”.

      Citar  Responder

  66. La animalización del otro, del enemigo, después de 1945 no es de uso exclusivo de nacionalistas vascos o de los Balcanes. Para ETA y su entorno la Guardia Civil y la Policia Nacional son txakurras, mientras que los etarras son ratas a tenor de las declaraciones de politicos y periodistas.
    Tan despreciable es la utilización de un término como del otro.

      Citar  Responder

  67. Outsider,

    Han habido aquí más de un disidente con AMM, algunos ya no aparecen y escriben de recuerdo; también más de una vez no estuve de acuerdo con él, cuando trataba de economía o de algún problema actual de la calle.
    Pero como es de una pasta que aún no se sabe de que materia está compuesta, aquí sigo; eso sí: a mi libre albedrío hace tiempo, porque de momento no hay quien “me joda” mi humor.
    ¡Pues van “daos”!
    Me ha gustado mucho tu exposición de hoy. Hay fondo, sal y pimienta que tanto se necesita de vez en cuando.
    Aquí como sucede en los pueblos pequeños nos conocemos todos.
    Más adelante verás casi más de lo mismo o quizás claudiques o te cambies de barrio.

      Citar  Responder

  68. El que haya gente que no piense como usted no significa que no tengan espíritu crítico. Significa que tienen una opinión diferente. El tener una opinión diferente de la suya no quiere decir que se sea imbécil, significa que se tiene una opinión diferente de la suya. ¿Se entiende?

      Citar  Responder

  69. Outsider,

    Sánchez-Gordillo? Te hacía asaltando supermercados y asustando cajeras en nombre der puevlo. Como decian hoy en un chiste, ya se sabe que si la culpa de todo es de los mercados, imagínate lo que merecen los supermercados!

      Citar  Responder

  70. Outsider,

    Me interesa lo que dices. Por favor, ¿podrías ponerte en contacto conmigo? Pincha en mi nombre y déjame un mensaje. Gracias.

      Citar  Responder

  71. Por cierto, entre tanto adulador, ¿hay alguien con algo de espíritu mínimamente crítico?

      Citar  Responder

  72. Sobre cómo nadar y guardar la ropa:

    Estereotipos. Usted perpetúa el análisis nacionalista de la crisis (¿Alemania contra España?, como si los obreros alemanes no se viesen afectados por la crisis; como si esa clase social española para la que gobierna Rajoy tuviese alguna ‘Crisis’) patrociando por la extrema derecha mediática de este país, cuya caricatura puede verse en los kioscos españoles a diario en las cabeceras del ABC o de la Razón, por citar sólo dos considerados como prensa seria. ¿Y si viésemos las cosas como los de arriba contra los de abajo? Igual empezamos a entender lo que está pasando.

    Sobre la Unión Europea y su madurez ‘de adulto’. Las clases que habían campado a sus anchas en europa durante siglos jugando a las guerras imperialistas con carne de cañón ajena (sus propios pueblos) -por cierto, con la colaboración nada desdeñable de la socialdemocracia de sus respectivos paises que firmaron sin complejo la sentencia de muerte de millones de europeos (trabajadores europeos ¿es necesario insistir en que calse social aporta los muertos en una guerra?) en los años diez del pasado siglo , en una decisión muy madura, tras la II G. M, se dan cuenta de que la tarta a repartir es ahora más pequeña pues los EEUU y la URSS se van a quedar con la mayor parte. O nos unimos o se nos acabó el chollo: y así nace la Unión Europea. Reconocimiento de derechos sociales mientras la URSS estuvo en pié. Cuando cayó, ya hemos visto lo que han durado esos derechos. Nos queda su idea primigenia: una Europa de mercaderes que nos ha llevado a donde estamos.

    -Izquierda populista. Curiosos tiempos donde a lo popular se le llama populista y viceversa. Quizá deba vd. escuchar más a esa izquierda populista porque o seguimos sus consejos … “o la barbarie”, como dijo también esa otra populista alemana (asesinada por la socialdemocracia, por cierto. Por cierto también, Ramón Fernández Durán y David Harvey, por poner sólo dos ejemplos muy distintos entre sí , ¿pertenecen ellos a esa izquierda populista también? Curioso es que a ninguno de ellos, ni a nadie de esa izquierda populista, les pillase de sorpresa esta ‘crisis’, a la cual llevaban años prediciendo. Me temo que no compartió su preocupación sobre el rumbo de la economía española con los especialistas adecuados. Igual debería cambiar de especialistas, si me permite la sugerencia.

    Zara y el Santander. Mencionar a explotadores de niños, corruptos, evasores de impuestos y defraudadores (todo probado, no son elucubraciones de un populista)quizá sea representativo de la catadura moral de los que han detentado el poder en este país desde “la noche de lso tiempos”. De ahí a ponerlos como ejemplo de eficiencia y buena gestión empresarial, va un abismo.

      Citar  Responder

  73. Es una análisis extraordinario. Enhorabuena.

      Citar  Responder

  74. Precioso. Lo he leído varias veces y, (espero que no le moleste), se lo he enviado a mis amigos… GRACIAS.

      Citar  Responder

  75. Quiero pedir disculpas por colocar en este artículo un comentario que correspondería al anterior artículo de Amm.
    He leído los dos en un breve lapso de tiempo y me he liado. Perdón.
    Sobre el tema de este hilo, magnífico enfoque de nuestra situación presente y pasada en relación a esa Europa que nos quieren robar.

      Citar  Responder

  76. Se me han saltao las lágrimas, Antonio.
    Gracias por haber escrito esto. Esta es la fetén.

      Citar  Responder

  77. Excelente artículo, Antonio.

      Citar  Responder

  78. “…Sería escandaloso que después de un cuarto de siglo de ciudadanía europea la inercia de los estereotipos tuviera más fuerza que la realidad…”

    Me parece un análisis magnífico de las aspiraciones y realidades europeas de España.
    Un ejercicio tan complicado como atractivo y trabajoso que ha resultado brillante.
    Muchas gracias, Antonio, por traerlo aquí. A pesar de que -seguro- no ha sido Escrito en un instante.

      Citar  Responder

  79. La crisis es, y existe, en todo el mundo capitalista. La cuestión que agrava la nuestra con respecto a la de otros países que ha poco nos envidiaban, e incluso nos ponían como ejemplo, es una cuestión de latrocinio consentido, protegido, y amparado, por los tres poderes que dicen son consustanciales a una democracia liberal.
    El papel jugado por el llamado cuarto poder ha consistido, cada uno en su parcela, política económica y deportiva, en disfrazar de cuento de hadas una situación de vergüenza nacional donde el “todos son iguales” ha sido la divisa que la extrema derecha ha conseguido inculcar en el subsconciente de los españoles.

      Citar  Responder

  80. De nuevo yo (me sale de dentro el maestro que he sido tanto tiempo) pido que alguien corrija la errata:

    …El principal defecto que muchas personas le encuentran a Europa, su artificio, es precisamente su mayor mérito, incluso su razón de existir: como la democracia y como la universalidad de los derechos humanos, Europa es un invento artificial que merece perdurar precisamente porque corrije algunas de las más arraigadas…”

    Ese “corrije” con J me hace daño.
    Perdón por la arrogancia que supone que un maestro de escuela se permita corregir a un maestro de las letras.

    AG

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *