País con ciertas deficiencias auditivas…(Versión ligeramente revisada)

Posted By on Mar 27, 2011 | 208 comments


Que sea noticia de primera página que Woody Allen ha tocado el clarinete en Avilés es casi tan (llamativo) como que diez mil personas hayan acudido a escucharlo. Diez mil personas. Me pregunto varias cosas: cuántos conciertos memorables se celebraron ayer en España, en auditorios o pequeños locales, de los que ningún medio da ninguna noticia, porque ya casi han desaparecido la información y la crítica musical rigurosas; a cuántos músicos infinitamente mejores que Woody Allen puede escuchar uno a diario no ya en los clubes, sino en el metro de Nueva York o de cualquier gran ciudad, o en restaurantes donde tocan de fondo sin que les preste atención la mayor parte de la gente conversadora y dominguera que toma el brunch. En un restaurante del todo vulgar de University Place toca a veces los domingos Ron Carter. Que le pregunten al amigo Carlos Pérez Cruz como se las arregla un músico en nuestro país para llegar a fin de mes. En una música tan rica, tan variada, tan plural, tan universal como el jazz, lo que hacen Woody Allen y su banda es una cosa entre pintoresca y geriátrica que no tiene mucho más interés que un cuadro flamenco para turistas, que una de esas paellas con mucho amarillo y mucha gamba que se anuncian en fotos de tamaño natural en las puertas de algunos restaurantes playeros. Los músicos que lo acompañan son dignos, claro que sí. Y el hombre hace lo que puede. Hace de Woody Allen tocando el clarinete. Y me imagino el boato, y las autoridades, y los agasajos, y los políticos haciéndose fotos. Lo que no quiero imaginarme es cuánto dinero público nos ha costado, o si también hemos pagado el avión particular en el que viaja siempre el artista.

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

208 Comments

  1. Por tocar un poco las narices… ¿os habéis parado a pensar los lectores habituales de Muñoz Molina que leeis sus reflexiones de opinión o periodísticas atraidos por su valor como novelista? Eso no quita valor a sus columnas -que además creo que son anteriores a sus novelas-, pero si es una versión cercana, aunque más habitual, de lo que ocurre con Allen y su música. Alguien nos gusta y lo queremos conocer en todas sus versiones o alguien destaca en algún aspecto y se mira con distintos ojos otras manifestaciones suyas -pongamos Alberti o Luis Eduardo Aute con sus dibujos y pinturas-… y luego ya está el uso mediático que se le da a cada cosa, cosa que ocurre con Allen y con otros muchos, porque el curriculum, aunque sea en otras áreas, importa, de ahí que nos importe la opinón de Muñoz Molina sobre la música de Allen. No sé si me explico.

      Citar  Responder

  2. Daniel, espantada estoy de cómo se puede afectar la sanidad (para mí la mejor del mundo) cuando hay muchos otros recortes pendientes. ¡¡¡Puestos inútiles o redundantes y sus gastos de representación!!! Cada vez que mencionan el copago pienso en la de gente que dejará de acudir al médico, necesitándolo, por no pagar lo que para otros es una pequeña cantidad. Pienso en personas que conozco cuya salud se verá afectada. Gente que no pertenece al grupo de los 10.000 de Avilés, quizás pensionistas, que se c… en el político que ha decidido gastar ahí el dinero con el que contribuyeron a las finanzas del estado y que parece que a algunos se les escapa entre los dedos de las manos.

    Me veo atendiendo “de incógnito” a los niños de los inmigrantes , en una sala aparte, archivando sus datos clínicos en lugares escondidos y pidiendo analíticas y radiografías a otros facultativos que decidan también vivir en la ilegalidad de la objección al copago. Lideraré a una banda de ladrones del almacén de farmacia para suministrar nuestro propio zulo.

    Mejor me voy al huerto y a pasear con los perros.

      Citar  Responder

  3. Manuel Couceiro, curasana.
    A mí no me han atrapado esas páginas. ¿Merezco otra colleja?
    Si es que después de leer sus libros me cuesta recordar de qué van… Hasta me cuesta precisar las emociones que me produjeron.
    Uy.

      Citar  Responder

  4. No creo que Felipe haya escrito el comentario de la pag 19, que cita a AMM (subidillo de tono, además)

      Citar  Responder

  5. Y por cierto, creo que la polémica por la última entrada de nuestro anfitrión a estas alturas ya ha caducado. Se podría decir (para que veais que yo también domino la lengua de Séspir):

    Little hairs to the sea

      Citar  Responder

  6. i guess my comment was not clear enough, i was supporting the idea that age and old-fashioned music are not necessarily correlated

    sorry for the misunderstanding

      Citar  Responder

  7. Me imagino a Felipe leyendo entusiasmado “la fiera literaria” y asintiendo… ;-)

      Citar  Responder

  8. Hi Umbarak and Alba!
    I also think like Alba.
    AMM was speaking about the music, not about the musicians.
    Best regards.

      Citar  Responder

  9. Diego, estos de “La fiera literaria” son unos soplapo**llas de cuidado, no merece ni que aumentemos sus estadísticas de visitas pinchando en el enlace que has puesto (cosa que yo, por supuesto, he hecho y he leído por encima lo que ya me temía :-) )

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  10. Umbarak: Should we consider people over 60 as “old people”? Too young to die and, as you say, too young to rock & roll, well (or to jazz, in that case).

    Regards.

      Citar  Responder

  11. @Nieves
    Preguntas que vendrá después.
    Todo apunta a que nos están preparando para lo del “copago” (yo lo llamo “repago”).
    Lo de la sanidad de calidad en España hace tiempo que pasó a la historia. Eso sí, a base de repetirlo por todos los medios de comunicación, seguimos aún creyéndolo.
    Piensa una cosa, este sistema sanitario aún se sustenta porque hay 20% de población que paga sanidad privada, además de pagar la pública y no utilizarla.
    ¿Te imaginas que ese 20 % volviera a la pública?.

    Pero por lo que se va viendo, tampoco es suficiente, y el sistema está a punto de hacer catacrok. Supongo que tu sabes mejor que yo las razones.
    Pero tranquila, si la reforma la hace el PSOE, no habrá problema. Nadie dirá nada.

      Citar  Responder

  12. Dejo el enlace con la opinión de García Viñó sobre Javier Marías y corro a esconderme. Hay rumores que afirman que García Viñó es en realidad un señor que se llama Felipe y tiene un niño muy inteligente y simpático que se llama Pablo. ;-)

    http://www.lafieraliteraria.com/PDF/estafa.pdf

      Citar  Responder

  13. Hi, Umbarak. I think AMM didn’t use the expression in that sens. He just focuses on the kind of music he plays and he said that style is old-fashioned. It didn’t have anything to do with his age.
    Kind regards.

      Citar  Responder

  14. old people do not necessarily make music “Pintoresca y geriátrica”. i agree

    as an example of the opposite, i have just downloaded a file (legally and for free) of anthony braxton (he must be over 60 now)

    the link is here

      Citar  Responder

  15. He buscado el primer capítulo de “Los enamoramientos” y siento que solo me he quedado con el olor del guiso. ¿Dos páginas y media con fuente del 13 y amplios márgenes? Son 676 palabras. Habrá que meterle la cuchara para seguir opinando.

      Citar  Responder

  16. ¡Qué bueno el vídeo, Óscar!
    A Javier y a Sergio, gracias. Buscaré en El País el capítulo.

      Citar  Responder

  17. María Luisa, que la palabra exelencia sea muy citada, especialmente en boca de cargos públicos, no significa que sea una realidad habitual, sólo que está de moda decirla. Y no porque ésta no exista (que aunque siempre escasa se da en muchos lugares) sino porque, creo yo, hay poco interés en buscarla. Requiere inversión y búsqueda y la sociedad actual del espectáculo y el entretenimiento quiere réditos muy rápidos, lo demás le genera mucha pereza.

    Manuel, la novela “LOs enamoramientos” sale a la venta el miércoles 6 de abril, yo he leído el primer capítulo.

      Citar  Responder

  18. Alba, he leído el primer capítulo en la edición digital de Babelia en El País. En las librerías en principio no está hasta el 6 de abril, pero parece que Sergio ya lo tiene.
    Desde luego, el comienzo me ha parecido espléndido.

      Citar  Responder

  19. Estoy con Javier: por el comienzo de su nueva novela, se deduce que Marías sigue fiel a su estilo. En esta ocasión la novela está narrada desde la perspectiva de una mujer (“yo era en cambio una desconocida”), pero ya en las primeras páginas se ve que esta narradora comparte muchos rasgos con el narrador habitual de las obras anteriores: digresiones, enumeraciones largas y, sobre todo, continuas autocorrecciones lingüísticas: una obsesión por dar con la palabra justa, como si nos quisiera recordar continuamente la imposibilidad de captar la esencia de las cosas con el lenguaje:

    “Yo solía llegar al trabajo con un poco de retraso para tener la oportunidad de coincidir con aquella pareja un ratito. Se convirtieron casi en una obligación. No, la palabra no es adecuada para lo que nos proporciona placer y sosiego. Quizá en una superstición, aunque tampoco: no es que yo creyera que me iba a ir mal el día si no compartía con ellos el desayuno, quiero decir a distancia; era sólo que lo iniciaba con el ánimo más bajo o con menos optimismo sin la visión que me ofrecían a diario, y que era la del mundo en orden, o si se prefiere en armonía. Bueno, la de un fragmento diminuto del mundo que contemplábamos muy pocos, como pasa con todo fragmento o vida, hasta la más pública o expuesta.”

      Citar  Responder

  20. Alba escribió:
    > si te encuentras AMM con Elvira a la entrada/salida
    > del cine y luego se presenta Woody Allen para ir a
    > tomar un gimlet (…) Óscar Maif, ¿te apuntas?

    ¡Hecho!

    Qué alegría… ah, no, que estas bromeando, jo, Alba, no me des estos sustos que soy muy sensible a estas emociones:
    http://www.youtube.com/watch?v=N9oxmRT2YWw
    ;-)

    Saluti a tutti.

      Citar  Responder

  21. Sergio: ¿ya ha salido el libro? Dices que llevas unas cuantas páginas, ¿son las que han publicado en El País o tienes ya el libro en tu poder?

      Citar  Responder

  22. Yo me llamo María Luisa, precisamente, de ahí mi Marisa, ya me parecía a mí… Y, por otra parte, Marisa y Marías tienen las mismas letras. Estoy condenada a esa lectura… je, je
    Y, Sergio, tú hablas de “excelencia” y precisamente el director de ese centro Niemeyer ha dicho que están dispuestos a ofrecer cultura al público “con el único requsito de la excelencia” o. al menos, así lo recogía ayer, 28, “El País”
    Y es que la “excelencia” -esa palabra que a mí me trae la connotación de reverencias, besamanos y mucho, mucho prestigio… (lo digo con ironía, que aquí no se nota)- se ha puesto de moda y además nadie se opone y critica cuando aparece. Se habla de ella en la universidad, en los mítines, en los controles de calidad… Y cada vez más, además, parece que proporcionalmente a la banalización y depauperación de las cosas a las que se atribuye.
    Muchas veces, cuando la oigo -y no lo digo por ti, Sergio, ¿eh?-, me digo, ay, Dios, ya nos la quieren meter con esto… y muchas veces acierto.
    Espero que la nueva novela de Javier Marías sea simplemente como las otras suyas, que con eso ya será excelente y hasta excelentííííísima….

      Citar  Responder

  23. Siempre una Luisa, como un nombre fetiche. Y una curiosidad: en esta novela, las protagonitas son María y Luisa, los mismos nombres que en su cuento “Cuando fui mortal”, un buen ejemplo de su fidelidad a los nombres.

      Citar  Responder

  24. A Javier (con copia para Alba)
    Perdón por la intromisión en el tema de Javier Marías. Yo llevo ya unas cuantas páginas y no puedo coindir más con Javier. Es Marías de arriba a abajo. No quedará nadie defraudado: no baja el listón (bien alto con “Tu rostro mañana”) ni la exigencia ni su estilo, ese que en mi opinión ya le ha convertido, por perfectamente reconocible, en un clásico y un creador.

      Citar  Responder

  25. Leo las primeras líneas de la novela de Marías y ya aparece una Luisa. ¿Por qué siempre se llaman Luisa sus personajes femeninos? Qué fijación

      Citar  Responder

  26. La nueva sociedad del espectáculo y sus poderosos instrumentos mediáticos (sólo parece existir lo que ellos sacan y exhiben)tiene sólo una premisa: la rentabilidad rápida de sus productos. Por ello, la excelencia y la calidad no son más que materiales sospechosos que, por su innegocialble exigencia, deben quedar fuera del circuito. Prima lo que vende mucho y se vende rápido. Hoy las páginas culturales de los medios se parecen tristemente a un local de comida rápida, “que los matices y la hondura son de digestión demasiado lenta”, deben pensar.

      Citar  Responder

  27. AMM ha donado 30.000 euros del premio Luis de Góngora concedido por la Junta de Andalucía para un Club de Lectura en Ubeda.
    Bien por ti, Antonio.

      Citar  Responder

  28. Javier, tengo curiosidad por el libro de Javier Marías y no pillo muy bien si en tu comentario sugieres que el inicio del libro es prometedor para bien o para mal. De otra manera, ¿qué te va pareciendo?

      Citar  Responder

  29. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué los médicos de la sanidad pública estamos firmando que nos comprometemos a reducir el gasto en pruebas y fármacos? Si no cumplimos, afectará (más) a nuestro sueldo. Mientras, los expresidentes del gobierno siguen cobrando su sueldo de por vida, el Niemeyer gasta esas millonadas en viajes…

    Y hablo ya antes de las elecciones, no quiero ni pensar en lo que vendrá después.

      Citar  Responder

  30. Eduardo, el círculo se cerraría si te encuentras AMM con Elvira a la entrada/salida del cine y luego se presenta Woody Allen para ir a tomar un gimlet con una hamburguesa a PJ’s Clarke, por ejemplo, y comentar la película.
    Planazo, ¿no?
    Óscar Maif, ¿te apuntas?

      Citar  Responder

  31. Ane, supongo que entra en juego el cálculo de la rentabilidad. Niemeyer ha costado 44 millones, dicen. El CIC Biogune, 35 millones de inversiones entre 2005-2010, 20 millones en proyectos competitivos por año, y un presupuesto de 12 millones. Los centros culturales salen más baratos que los centros tecnológicos a corto plazo, y son más espectaculares a la hora de inaugurarlos, horas antes de la prohibición electoral de cortar cintas de cara a las municipales.

    Sap, yo no esperaría hasta el verano para Tolstoi. Por ejemplo, no se puede captar del todo el genio de Woody Allen en ‘La última noche de B. Grishenko’, sin leer antes al ruso, entre otros. Tolstoi, otro hombre extraordinario con una historia personal tortuosa. La película en la que Helen Mirren hace de mala lo presenta como un santo influenciable, pero quien escribe ‘La sonata de Kreutzer’ y maltrata psicológicamente a su mujer como él lo hace merece, al menos, ser considerado un hipócrita. A quien le interese la persona del escritor, Dominique Fernandez –cuya familia también una convulsa historia a sus espaldas – publicó el año pasado una buena biografía de Tolstoi.

      Citar  Responder

  32. Sap, es de los mejores libros sobre Woody Allen que me he leído, y he leído todo lo que ha caído en mis manos de él.

    Por cierto, alguien decía que le parecería un sueño ver una peli de WA con Antonio en la sala. Es curioso, yo hace años fui a ver una, no recuerdo cual, igual la de Alice, a los cines Rosales, que están en la calle Quintana de Madrid (me suenan esos, pero lo que no estoy seguro, porque la vi en versión original y no sé si en esos cines las ponen en VO), y detrás de nosotros, en la cola, estaba Antonio con, supongo que sería, Elvira, porque por entonces a ella no la conocía. Mi pudor a no molestar hizo que no le dijera nada, pero cuando nos vimos hace poco en Sevilla le conté ese primer encuentro (bueno, en la feria del libro de Madrid ya nos habíamos encontrado e incluso hablado dos frases… para mi todo un logro). Con lo que puedo decir que he visto una peli de WA con Antonio en la misma sala. Y ya recontando medallas no muy interesantes, pero si curiosas para mi, vimos en el Teatro Real la opera de Orfeo de Monteverdi dirigida por Jordi Savall… vamos, que eramos casi íntimos antes de conocernos :-)

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  33. Ernesto puertas (el jinete polaco), seguro que Antonio no necesita que le demos la razón en todo y de forma unánime. Me niego a hacer la pelota a alguien a quien admiro y respeto. Se merece otro trato.

    Sí, yo también echo de menos una nueva entrada a la hora del desayuno. Aparte de su valor intrínseco siempre consigue darme qué pensar. Y su efecto es multiplicador porque se refleja en decenas de opiniones que también me provocan reflexiones.

    Buenos días a todos.

      Citar  Responder

  34. El artículo de Rosa Montero:

    http://www.elpais.com/articulo/ultima/Locuras/elpepiult/20110329elpepiult_1/Tes?print=1

    Qué cosas, qué distintas opiniones. A mí todo lo que ha rodeado la inauguración del Niemeyer me pone atacada :-(
    Para mí, si hubiese medidas prácticas aparte de las ostentosas, pues bienvenidas serían las chifladuras. Pero no veo ninguna medida práctica. Yo vi un acto desmesurado en el que la gente confunde la cultura con una gracieta y a la actuación de Woody Allen se le da rango de acontecimiento musical de primerísimo nivel. Al que lo denuncia se le tiene por un poco snob y elitista, hasta tiene que modificar sus palabras. Y en el fondo, al hecho de criticarlo muchos lo reducen a un pesimismo enfermizo (“maltratar esa creatividad, añado yo, solo puede traer frustración y miseria”, que dice Rosa). Si no es cuestión de apoyar al partido político que lo ha propiciado, ni de ir en contra de él con saña. Sólo sería cuestión de que aparte de las grandilocuencias, hubiese un cuidado mucho mayor por la música y la cultura.

    ¿El gasto público?.
    Pues según este periodista, casi todo se fundamenta en la propaganda:
    http://www.lne.es/aviles/2011/02/27/niemeyer-destino-viajes-2009-millon-euros-70-cuentas/1039203.html

    Como medida para incentivar que hubiese profesores de universidad que pudiesen impartir clases en euskera, si estabas matriculado a la vez de los cursos de doctorado y de un curso de euskaltegi (lugar para aprender euskera), podías pedir una ayuda para material de estudio. Creo que eran hasta unas 50.000 pesetas por persona. Me compré un diccionario gordote, (Elhuyar), la gramática completa de euskera, dos libros de Bernardo Atxaga y otro que me resultó curioso. Cuando fui a la ventanilla a darles el justificante de mis gastos y vieron que me faltaba por gastar más de la mitad de ese dinero, el señor que estaba al otro lado me dijo:

    -Haz el favor de ir ahora mismo a la biblioteca y comprarte todos los libros que puedas en euskera hasta que gastes hasta el límite.
    -¿Eh?
    -Pero es que parecéis tontos, ¿y qué quieres que hagamos con lo que no habéis gastado de la partida?. Menudo follón empezar a devolver, ya está presupuestado, pues se gasta. Anda, ve y luego me traes el justificante de compra.

    Ya sé que es una birria de dinero. Pero a mí me da la impresión de que es todo así. A pequeña o gran escala.

    Por no hablar de cuando en el labo se nos rompían las probetas de cristal, los matraces, las pipetas, los vasos de precipitados y pedíamos que nos comprasen más pero no había presupuesto para aquello. En cambio nos apremiaban a que se nos ocurriesen aparatos caros para comprar, porque había una partida para gasto inventariable o no se qué. Teníamos hasta seis aparatos de aquellos en un solo grupo de investigación, cada uno costaba varios millones de pesetas.
    En el instituto Max Planck donde trabajé, tenían sólo dos para todo un instituto con varios cientos de investigadores. Se compartían entre distintos departamentos y siempre estaban en uso, no ocupando espacio en un rincón.
    Mientras todo eso pasaba, volvíamos muchos días del comedor universitario con cucharas y cucharillas para pesar el cloruro sódico en las balanzas, porque para comprar espátulas tampoco había presupuesto hasta que tocaba la flauta.

    Hace un día precioso, by the way. Se puede venir ya en bici a trabajar.

      Citar  Responder

  35. .
    Hace unos minutos me acaba de entregar el cartero (como premio a la campaña PuntosxRegalos de una firma de encuestas on-line) el libro “Conversaciones con Woody Allen” de Eric Lax.

    Lo abro al azar y me tropiezo con una foto-gag del rodaje “Take the money and run”: En el locutorio de la cárcel, Woody recibe la visita de su esposa. Varios presos y sus visitas se alinean a lo largo de la mampara enrejada. Al fondo vemos a dos ventrílocuos que se comunican a través de sus muñecos.

    Al libro sobre Allen lo acompaña “Guerra y paz” de Tolstoi, novelón inédito que aplazaré como lectura veraniega. La primavera y 1.174 páginas de vellón son incompatibles.

    :-)

      Citar  Responder

  36. Qué manía tiene Marías en matar gente al prixipo de sus novelas! Jajaja.

      Citar  Responder

  37. @ernesto puertas

    Que va!!! Antonio no es así. El simple hecho de que algunas personas no estén de acuerdo con su opinión, o con el fondo de un artículo, no es motivo para que se sienta molesto, y mucho menos para coartarle en su capacidad de expresión.

    Estoy seguro de ello.

    Al contrario, creo que le gusta que no todo el mundo muestre su total alineamiento con sus ideas.
    Ver como otros enfocan una cuestión, y te aportan su punto de vista razonado, es todo un capital para un escritor.

      Citar  Responder

  38. Gracias, Manuel, no lo había visto.
    Parece que promete, ¿no?

      Citar  Responder

  39. Ya lo habréis visto muchos, pero en El País publican las primeras líneas del libro de Marías. Y la semana que viene lo tendremos enterito… bueno, Felipe no, pero yo y otros amigos de aquí sí :-)

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  40. Sobre lo de Gandhi, he mirado en internet y la noticia viene de Vanity Fair una revista que conozco poco, solo he leído alguna cosa en español sobre un tema que conocía bien y estaba plagado de inexactitudes y falsedades más debidas a mi parecer a la falta de rigor y pericia que a la mala intención, ahondando más veo que se basa en una noticia publicada en el Wall Street Journal periódico que desgraciadamente no leo, quiere esto decir que hay muchas, muchísimas posibilidades que la realidad fuera completamente distinta ( lo más seguro ) pero en el caso de que fuera cierta no cambia un ápice mi admiración por su figura. Lo que hagan dos personas adultas, libremente y sin coacción, en la intimidad sin hacer daño a nadie es algo que no me incumbe de la misma manera que la abstención libremente elegida.

      Citar  Responder

  41. En general son lógicos los criterios con los que se invierte en España los dineros públicos??

    Yo opino que falta rigor, que se gasta con muchísima alegría, que las prioridades no están claramente marcadas, que hay mucho amigismo, y que cuanto mas dinero haya en manos de la Administración mas alegría pal cuerpo.

    Mientras tanto, la soga cada vez aprieta mas. Mas impuestos, menos pension, en seguida el copago (repago) por el servicio de salud…
    Y todas son medidas que a quién mas perjudican es a la clase media y clase trabajadora (los que pocos que van quedando…) pues a la gente con poderío, esto no les afecta para nada.
    Pero claro hay que seguir pagando la fiesta, y manteniendo el pesebre lleno para que los políticos puedan repartir…”a tí te doy, a tí no te doy”.

      Citar  Responder

  42. Nieves, claro que me interesa si Ghandi tuvo un amante culturista o asuntos de su vida.
    Seguro que me expliqué mal. Me refería a que esos datos, que según creí entender por cómo los leí en el periódico parecían estar siendo revelados pata descalificarlo, a mí me resultan indiferente, no para satisfacer mi interés personal, sino para valorar la solidez y la eficacia de sus ideas
    Claro que quiero saber de él, porque me resulta simpático y eso es decirlo suavemente, para no emplear calificativos más enfáticos. Pero ya parto de que era una persona y tendría sus defectos, sus virtudes, sus debilidades, sus grandezas. Y ser bisexual, aclaro, no me parece una debilidad
    Me refería -igual equivocadamente, yo también con prejuicios anti-prensa-poderosa- a que me da igual los amantes que tuviera o dejara de tener a la hora de valorar la validez, eficacia y originalidad de sus ideas y prácticas . Me entiendes, ¿no’
    Es que me dío rabia leer que en un momento de guerras, militarismo y empleo de la fuerza violenta a tope en el planeta, justo aparece alguien diciendo: Ghandi no era como os pensáis, tenía un amante culturista y era bisexual. Con lo que eso puede significar en ambientes pacatos y puritanos, insensibles a que millones de personas se mueran de hambre o a que se bombardeen ciudades llenas de niñitos pero que se escandalizan si un hombre ama a otro hombre.
    Era eso pero seguarmente mal explicado, como ahora

      Citar  Responder

  43. Gracias, Vane, por tus buenos deseos, de hecho hoy, tras dormir, ya estoy bastante mejor, al menos de ánimo, que no es poco
    Vane, ya supongo que lo sabrás pero tus escritos sobre tus recuerdos y tu familia son magníficos (en mi opinión)
    ¿No los guardas y los escribes de una forma más sistemática? A mí me gustaría leerlos y supongo que a mucha más gente también
    “Es que me sale de las tripas” es otra muy buena definición del arte, ¿no?

      Citar  Responder

  44. Empiezo a preocuparme y a tener mono de lectura. Ayer, sin ir más lejos, temiendo de nuevo el silencio de nuestro anfitrión, pensaba que tal vez desistiese de la tarea de compartir con nosotros momentos e instantes importantes en su vida, a raíz de las críticas que ha recibido por opinar sobre un hecho público y notorio con el que está en desacuerdo. Imagino el enfado de muchos lectores con Jaime Gil de Biedma al referirse a un país de cabreros, pero no entiendo que algunas personas se ceben con una opinión argumentada y respetuosa.
    Por si acaso, y dado que este silencio me aterroriza (insisto en mi adicción), propongo someramente que el blog continúe solo que con invitación a lectores habituales y fieles, respetuosos y tolerantes, para evitar que al fragor de batallas públicas cualquiera pueda sentirse ofendido. Sé que esta propuesta parecerá un “capillismo” sectario más, pero no me agrada la idea de levantarme sabiendo que voy a tener que leer el periódico y no voy a poder disfrutar de un blog escrito dignamente y con rigor, que suscita tantas cosas positivas (referencias bibliográficas, poemas, vivencias personales, músicas, anécdotas, opiniones, invitaciones de unos participantes a otros, apuestas, complicidad, amistad…).
    Si finalmente lo lees, Antonio, anímate a continuar publicando lo que escribes, porque aunque a ti te pueda resultar indiferente a mí, por ejemplo, me sirve de terapia y me permite afrontar el camino al trabajo con otra visión, con otros oídos (en una calle peatonal que debo atravesar para llegar a mis obligaciones laborales siempre hay músicos callejeros en cuyos acordes apenas reparaba antes de leer algunas entradas memorables de este blog); algunos días, la única sonrisa que he esbozado -es triste, pero es la verdad- me la han proporcionado los enlaces a los carnavales de Cádiz que colgaron algunos contertulios y las inocentes preguntas de mi hijo; y así podría seguir enumerando motivos para que este blog no se extinga.
    Puede que solo sea casualidad y que algún viaje u otra ocupación haya impedido publicar después de la leve rectificación, pero sinceramente me extrañan el rasgarse de vestiduras en un mundo que vive una crisis nuclear de tal envergadura y una nueva guerra civil con participación internacional, y que un quítame allá esos arpegios haya causado tanta turbación. Me gustan algunas películas de Allen y me gustaría vivir en Nueva York para ir algún jueves a oírlo tocar el saxofón, a él o a Clinton, más que nada por mitomanía, y si hubiese vivido en Avilés me hubiese sumado a quienes lo escucharon en directo, del mismo modo que ya tengo mi entrada para la frívola semifinal de la Eurocopa de 2012 en la que espero poder ver a España, porque nunca he visto un partido de la selección si no es por la tele, pero si alguien critica a los hinchas que queman coches antes de un partido no voy a darme por aludido, y tampoco voy a considerarme un experto en técnicas deportivas y a entrar en el debate de si Guardiola, Mourinho o del Bosque son los mejores entrenadores del mundo.
    Perdón por bajar de nivel el debate intelectual y pasarlo al mundo del fútbol, pero tengo la sensación de que precisamente esa variedad y facilidad para ir cambiando de tema es lo que hace adictivo este blog y su foro, que sin las entradas de su anfitrión languidece.
    Espero con ansiedad que mañana, al amanecer, antes de que mi niño se despierte para ver a Mickey Mouse mientras se viste para ir a la guardería, yo pueda tener mi ración diaria de felicidad, mi instante en la gloria.

      Citar  Responder

  45. @Manuel,
    precioso tu poema de animalillos en busca de refugio que encontraremos en la almohada, dentro de poco, con suerte.

      Citar  Responder

  46. Hace años escribí un poema acerca de la perfección y lo que ello nos supone.
    ***********

    Vivir no ha de ser tan complicado, sólo he de darme cuenta que no soy más que un animalillo en busca de refugio.

    Construimos parapetos con ladrillos defectuosos. Usamos, por ejemplo, materiales como la eficacia y obviamos que de lágrimas está construido el más acogedor de los muros. Apostamos por que la productividad sea el mejor cemento y no vemos que la mezcla perfecta es, sin duda, la duda.

    Rellenamos nuestro refugio de una decoración estéril, colgamos cuadros que reflejan una belleza vacía, y olvidamos que el papel que los envolvió traía impregnado el olor de quien nos lo regaló.

    Hipotecamos nuestro presente por una felicidad que nunca llega. Sin embargo esa felicidad está en la almohada, cuando cerramos los ojos y vemos sus ojos de hoy sonriéndonos, cuando buscamos el lado frío de la cama y oímos su respiración rompiendo nuestros muros de defensa, cuando recordamos, mientras el sueño nos vence, el olor suave de su sudor al final del día.

    Sin duda vivir es mucho más sencillo cuando me doy cuenta que los demás son también animalillos en busca de refugio, cuando entiendo que ese anhelado refugio está hecho de su olor, de mis lágrimas, de su música y, sin duda, de nuestras dudas.
    ***************

    Un abrazo

      Citar  Responder

  47. Es que me sale de las tripas. Buenas noches.

      Citar  Responder

  48. Ane, qué bien lo has contado. Buenas noches.

      Citar  Responder

  49. Cura-sana, culito de rana, Marisa. Buenas noches.

      Citar  Responder

  50. Según mamá, a papá le engañaron en el mercado y en lugar de venderle cebollinos para la fanega de nuestra tierra de Los Nogales, le habían vendido suficientes para encebollar medio valle. Lo decía enfadada y nerviosa a la par que miraba las planchetas repletas de simientes de cebolla que asomaban tras la puerta abierta de la furgoneta. Cuando escuchó que se había gastado en ellas 25.000 pesetas, no se reprimió y le llamó tonto repetidas veces.
    La cosa es que con el dineral que se había gastado, en lugar de plantarlas papá como entretenimiento, tuvimos que ponernos a plantar cebollas toda la familia. No era fácil porque la tierra de Los Nogales está junto a la cantera de yeso y con las lluvias, el yeso que hay por todos los alrededores se había depositado sobre la tierra y había que darle duro con la azada para conseguir hacer un hoyito donde colocar las jóvenes plantas. Nuestros padres se reían de mi hermana y de mí, porque nos quejábamos de que nos salían callos, nos dolían los riñones y no terminábamos nunca de sembrar renques de cebollas. Los tíos se apiadaron de nosotros y se unieron a nuestro suplicio.
    A cuenta de nuestras idas y venidas con la herramienta hasta Los Nogales, los vecinos del pueblo se intrigaron y de repente los caminos alrededor de la tierra, normalmente poco transitados, comenzaron a ser los favoritos para los paseos vespertinos de medio pueblo. Llevábamos un par de días plantando cebollas sin terminar nunca de hacerlo y cada vez me ponía de peor humor ver a toda aquella gente mirándonos desde el sendero. Me erguí y les grité que si no tenían nada mejor que hacer que vernos doblar el espinazo. Mamá me reprendió y malhumorada la pagué con aquella maldita tierra blanquecina que no se dejaba hoyar ni medio palmo.
    Conseguimos sembrar las cebollas pero después hubo que regarlas y menos mal que el tío nos ayudó con el tractor a llevar los tubos de riego, ensamblarlos y ocuparse de ellos mientras pasábamos los meses siguientes en la ciudad. Además, mamá tuvo razón y sobraron muchísimas plantas de cebolla. Como por arte de magia se cumplió su presagio: caminases donde caminases por el valle, todas las huertas lucían cebollas rojas de las nuestras, y no las blancas que se sembraban normalmente.
    Aquellas cebollas no engordaron los suficiente porque las pobres no podían pujar en una tierra encementada. Pero aun así las recogimos una a una y como no pudimos venderlas en MercaBilbao ni en la frutería, al final me vi con papá, montada en la furgoneta recorriéndonos puerta por puerta los restaurantes de toda la ciudad, mendigando que nos las comprasen. Pero ya tenían sus propios proveedores y no las querían por canijas. No sé cómo lo consiguió papá, pero se las acabamos encasquetando a un representante de un gran supermercado. De esos enormes que en teoría no compran directamente a hortelanos. Pero por suerte se saltaron todas las normas y yo misma ayudé a descargar las malditas cajas de cebollas raquíticas.
    Todavía hoy, cada vez que en Navidades se reúne toda la familia y alguien menciona la palabra cebolla, a papá le siguen lloviendo recriminaciones por aquella estupidez de las cebollas.

    Nieves, no te preocupes que si en en nuestro valle que hiela casi cada noche hasta que por fin llega el verano, sobrevivieron, “malo será” que se te hielen cerca de Murcia.

    ¿Que la cultura no elimina las clases?. Pues si no es por la educación pública que he recibido, a ver cómo iba a poder codearme con los que han estudiado en los colegios alemanes de Madrid o Barcelona, a esquiar en Suiza y Austria con los que aterrizan directamente en el aeropuerto de Innsbruck, comer con un premio Nobel o escuchar un concierto de Bach en el Woolsey Hall de New Haven.
    Como mucho estaría ahora vendiendo cebollas. Y a mucha honra.

      Citar  Responder

  51. Creo que no hay duda, Antonio, sobre la intención y la pasión que te mueven: dar a conocer tus hallazgos y que otras personas (muchas, mejor) los disfruten. Sin embargo, en ocasiones el efecto que provocan nuestros actos no se corresponde con el propósito que los motivó. Cuanto más extraordinario y exquisito sea el hallazgo, más restringido es el acceso a él. Pocas personas todavía en España realizan compras on-line y menos son capaces de abordar una lectura como las que recomiendas en inglés. Como ves, se va cerrando el campo.
    El artículo puede acabar creando una sensación de frustración.
    Quizás, lanzar alguna sugerencia igualmente valiosa pero más ‘popular’ serviría mejor a ese utópico deseo (que compartimos muchos en este blog) de universalizar la cultura.
    Gracias a todos por vuestros enlaces, recomendaciones literarias, poemas, opiniones… Escribo poco aquí pero sigo este blog a diario. ¡Seguid así!

      Citar  Responder

  52. Releo de “Pistola y cuchillo” (Montero Glez):

    “El tal Mellizo cuando se ponía lunático se dejaba llevar hasta donde el mar se confunde con arena y ahí que se iba a cantarle al esqueleto de algún barco. Otras veces se perdía por la muralla a cantarle al agua o le intraba la inspiración y se iba hasta la tapida del loquero a cantar a los encerrados.

    En eso se le parecía José, pues cuando a José le tocaba cantar en los Madriles, llegaba hasta los poblados de los desmontes cabileños, donde rebuscaba lo jondo entre atisbos de miseria pura y se ponía a rumiar goloso el dolor, de espaldas a la vía del tren y a la autopista, junto a hogueras de neumáticos en llamas y niños en bicicleta cubiertos de roña bíblica.”

      Citar  Responder

  53. .
    Entiendo que uno de los grandes misterios que rodean a Woody Allen es el saber de dónde saca el tiempo para rodar películas, dar conferencias y ofrecer actuaciones, si se pasa el santo día diciendo frases ingeniosas que minutos más tarde se le atribuyen en Internet.

    Creo que la suya, junto con la producción de Groucho Marx y La Rochefocault recogida en innumerables pepeeses, es la más copiosa de la que se tiene noticia.

    Su última frase conocida:

    “Más vale honra sin barcos que barcos sin honra.”

    (Woody Allen)

    Buenas noches.
    :-)

      Citar  Responder

  54. Otros aforismos relacionados con temas que se han comentado por aquí:

    * Sin conocimiento no hay independencia.

    * La inteligencia individual concibe la sostenibilidad como la salvación de la colectividad, pero la inteligencia colectiva se las arregla para demostrar que la sostenibilidad no es sostenible.

    * Lo importante de un museo no es que la gente vaya sino que la gente vuelva.

    * He visto un compacto de turistas recorriendo un museo sin que el grupo perdiera del todo la forma del autocar que les ha llevado hasta allí.

    * A las ceremonias y otros encuentros (de miles o decenas de miles) no se acude a intercambiar ideas, sólo a recibirlas o a confirmarlas.

      Citar  Responder

  55. Unos aforismos de Wagensberg sobre la perfección y el elitismo:

    * La perfección existe, porque es imaginable, pero no es perfecta porque es inalcanzable.

    * El empeño en perseguir la perfección es rentable; el empeño en alcanzarla, una ruina.

    * Malentendido masivo: acabar con la élite por el procedimiento de que la élite se convierta en masa.

    * Bienentendido elitista: acabar con la élite por el procedimiento de que la masa se convierta en élite.

    * En general, ante una minoría cultural selecta hay que intentar que sea menos minoría, no menos culta ni selecta.

    * En las sociedades creativas (por ejemplo, el Renacimiento italiano), las masas se miran en la élite, en las sociedades destructivas (por ejemplo, el nacionalsocialismo alemán) las élites se miran en las masas.

      Citar  Responder

  56. El hombre que tocaba la fama, así titularía el cuadro, aún sabiendo que quizá estuviese siendo impreciso, y es que debería haber dicho el hombre que tocaba a los que aman la fama.
    Un placer leerle.
    Reciba un fraternal abrazo.

      Citar  Responder

  57. Felipe, conozco esa sensación de descubrir a un escritor y no saber cómo ha sido posible haber sobrevivido sin conocerlo.
    Recientemente me pasó algo parecido con Ángel García López, otro de esos grandes poetas no tan conocidos por el gran público. Un humor muy socarrón. Copio un poema:

    Querido hermano: Cuando me escribías
    y dabas cuenta de tu fortaleza
    con esa joven que te reclamaba
    más cada tarde -hasta poner a prueba
    la lumbre tanta que le olió a tu hombría-,
    pensé por ti fingido atribuirte
    lo que sólo yo pude.
    Pero luego,
    al comprobar veracidad en todo
    lo que contabas -pues me explica ella,
    experta en bien tasar, tu valioso
    sistema de acudir por varias veces
    sin mengua alguna de tu dulce encono-,
    te digo que no has hecho nada extremo.
    Tan sólo has conseguido parecerte
    un poco más a tu querido hermano.

    Buenas noches a todos. (Yo no me aclaro con el nuevo horario: ¿tengo que cenar ya, espero un poco?)

      Citar  Responder

  58. Alba, a nosotros nos pasó algo parecido. Estando en Nueva York fuimos al cine a ver la por entonces última de Woody Allen, whatever works. Además tuvimos la suerte de que la acción transcurriera en Nueva York, cosa nada frecuente en sus últimas películas.
    Fuimos a un cine que hay en Broadway entre el Lincoln Center y Columbus. Tú mirabas por si te encontrabas con Woody Allen, nosotros mirábamos por si nos encontrábamos con Antonio y Elvira. Sabía que vivían en el upper west side y quién sabe si decidían ir esa misma tarde al cine. Hubiera sido el colmo, coincidir con ellos viendo una peli… Bueno, no todos los sueños se cumplen.

      Citar  Responder

  59. Estos son los tiempos del ahora, donde un médico puede arreglar una cisterna y un fontanero operar si hace falta.

    Saludos.

      Citar  Responder

  60. Gracias! Felipe, llevo solo un año de hortelana. Lo de no fumigar me llevó por la calle de la amargura con los calabacines. Los melones y las sandías me salieron deliciosos pero enanos. A cambios me llovieron tomates y tomates deliciosos, como maná o como un fenómeno paranormal, no tenía vecinos ni amigos suficientes para darles salida. Sigo con dos congeladores y dos neveras a tope. Si salen todas las cebollas tendré que aprender a preparar tartas de cebolla, ¿se podrá envasar la cebolla caramelizada? Algo nuevo que aprender.

      Citar  Responder

  61. Yo admiro a mucha gente. Bastantes están muertos, a muchos no los conozco en persona, otros sí son conocidos míos, algunos incluso muy cercanos. Ninguno es perfecto y eso los hace más admirables si cabe.

    La perfección no es humana.

      Citar  Responder

  62. Nieves, no es que sea un experto en horticultura. De hecho, es un terreno en el que me empiezo a introducir ahora. Pero sé que la cebolla es bastante dura y resiste bien las heladas. Otra cosa es que si las has plantado hoy y hiela mucho esta noche puede que te las queme, claro. Está muy tierno, creo.

    Jope, Nieves, el otro día te dije que si venías por Girona te invitaba al famoso Celler de Can Roca, pero me parece que voy a ser yo quien vaya a tu pueblo a que comerme uno de tus guisos, jajaja. Médico y hortelana ¿se puede pedir más? jajaja.

      Citar  Responder

  63. Sobre la “aclaración” que Antonio hizo ayer sobre el lío de los músicos ancianos y la música geriátrica: “Y no tiene nada que ver con mi amor por algunas películas de Woody Allen, que incluye sus bandas sonoras.”
    Aquí una pequeña selección de esas bandas sonoras:
    http://www.epdlp.com/director.php?id=488

    Y ya de paso, un encargo de mi amigo Paco (propietario de chiringuito costero y lector de este blog “cuando se puede”) para Antonio: “Que ya que está usted hoy en plan revisionista, a ver si puede arreglar lo de las paellas con mucho amarillo y mucha gamba cambiando lo de amarillo por fundamento, que la clientela se fija en tó”.

    De nada, Paco.
    “La amistad es como la mayonesa: cuesta un huevo y hay que tratar que no se corte.” Woody Allen.

      Citar  Responder

  64. Donar Libros & Phylax: lo de Rafael Juarez, para mí, tiene algo de epifanía. Me emociona la sencillez y la hondura con la que nos escribe. Los poemas que habéis copiado tienen una sabiduría que sólo da el tiempo vivido y comprendido y que se sabe contar. Cuando uno lee a los llamados poetas de la experiencia, a veces, tiene la sensación de que escribían con un espejo delante, de que había algo de impostura en algunos de ellos… A veces incluso los más valiosos poetas de entonces suenan un poco a niños bien un poco caprichosos. Levantaban la voz fingiendo que no lo hacían.
    Pero en algunos poemas de Rafael Juárez encuentro algo que me es muy cercano, que me explica y me comprende y sabe resumirme. Qué maravilla estos versos: ‘Hasta ahora he vivido/ perdido en el mañana/-seré, seré, decía- o en el pasado-he sido/ o pude ser, pensaba- y el mundo se me iba.’
    O los primeros versos de ese mismo poema, que son ya una declaración de principios en defensa de la transparencia, de la emoción, de la confesión sencilla y sin fuegos de artificio: ‘Estoy en esa edad en la que un hombre quiere,/ por encima de todo ser feliz, cada día.’ (la importancia de esta coma final).

    Es curioso que alguien cuya obra para mí, hoy, es tan querida, hace apenas una semana ni lo conocía. Hay qué ver la vida, la de cartas que tendrá escondidas… Este es un motivo más para que cada día sean días de diario. De este diario.

      Citar  Responder

  65. Vengo de plantar cebollas. Me han regalado varios manojos de brotes y no ha habido más remedio que cavar un par de surcos. Que no hiele, que no hiele…
    Felipe, ¿hay mucho riesgo?

      Citar  Responder

  66. La película de Woody Allen me ha recordado otra similar de Patrice Leconte: “Confidences trop intimes”. Una mujer va por primera vez a un psicoanalista, pero se equivoca de puerta y llama al piso de enfrente. El vecino del psicoanalista, en lugar de deshacer el equívoco, se hace pasar por terapeuta y empieza a charlar con ella.

      Citar  Responder

  67. Marisa, ahora toca racha buena, vas a ver.

    Mónica Lalanda me parece genial. Tiene perspectiva (ha trabajado muchos años fuera de España), ironía, sensibilidad… Y además se ilustra a sí misma. La tengo agregada de amiga virtual en facebook y de vez en cuando intercambiamos unas palabras.

    Ah, lo del amante culturista de Gandhi no me da igual, quiero decir que no me es indiferente. Me estimula tener referentes que no sean solo fotos en un libro, con sus matices y sus sorpresas. Valoro más sus ideas sobre la resistencia no violenta y la fidelidad a la conciencia (a pesar de la cárcel y otras dificultades). ¿No te parece que santificar y deshumanizar a los líderes es la perfecta coartada para no asumir responsabilidades?

      Citar  Responder

  68. Otra de la pelis menores de Woody Allen que habría que recordar es “Another Woman” (con Gena Rowlands y Mia Farrow). Una mujer escucha por el conducto de aire acondicionado las charlas del piso de al lado entre un psicoanalista y una de sus pacientes.

    Otro poema de Rafael Juárez.

    Lo que vale una vida

    Estoy en esa edad en la que un hombre quiere,
    por encima de todo ser feliz, cada día.
    Y al júbilo prefiere la callada alegría
    y a la pasión que mata, la renuncia que hiere.

    Vivir entre las cosas, mientras que el tiempo pasa
    -cada vez menos tiempo para las mismas cosas-
    y elegir las que valen una vida: las rosas
    y los libros de versos, y el viaje, la casa.

    Hasta ahora he vivido perdido en el mañana
    -seré, seré, decía- o en el pasado-he sido
    o pude ser, pensaba- y el mundo se me iba.

    Ahora estoy en la edad en la que una ventana
    es cualquier aventura, y un regalo el olvido.
    Ya no quiero más luz que tu luz mientras viva.

      Citar  Responder

  69. Nieves, me ha encantado el blog de esa médica, Mónica Lalanda
    Hoy me acordado de ti porque he estado en urgencias. Me he cortado algo el pulgar de la mano derecha en el taller y ahí he acabado. Como lo mío era una nadería al lado de cosas graves me ha tocado estar allí un buen rato y he admirado, una vez más tu trabajo.
    Cuando me han atendido, una médica encantadora me ha pedido disculpas mil veces por la tardanza y tampoco era para tanto y lo mío, una tontería
    Pero la verdad es que estoy un poco triste con mi vendaje y sólo puede escribir ahora despacito con los dos índices.
    No he tenido hoy muy buen día y el corte ha sido sólo el colofón de una serie de pequeños desencuentros con todo.
    No sé si será buena la admiración pero yo admiro muchísimo a los escritores, sobre todo a los novelistas, y a las horas que se pasan encerrados escribiendo y que son neceasrias para que yo ahora tenga un libraco gordo para leer y consolarme, sin pensar en nada más
    Y, eso, sí, me da igual que sean homosexuales, heterosexuales, que tengan amantes culturistas o que no tengan ninguno. Quiero que escriban buenos libros
    Y del pobre Ghandi me parece lo mismo. No sé si además hizo algo indigno pero, ¿qué más da que fuera bisexual o no o como fueran sus amantes’
    Ya sé que a él le gustaba la castidad y esas cosas, supongo que como un ideal al que tender, pero la verdad es que a mí esa parte de sus ideas es la que menos me interesa. Creo que la no-violencia no tiene que ver nada con eso
    Buenas noches

      Citar  Responder

  70. Qué gran película La última noche de Boris Grushenko. Y que vergüenza ajena me provocó esa guía turística llamada Vicky Cristina Barcelona.

    Y para finalizar: Annie Hall me parece una de las películas más sobrevaloradas que he visto en mi vida. Un guión más simple que un capítulo de los Teletubbies.

      Citar  Responder

  71. Así es, Felipe, te vengo leyendo y me alegra enormemente que Rafael Juárez te haya llegado tan hondo. Compartimos la admiración por este poeta extraordinario. Al contrario que el autor del blog en el que estamos, creo que la admiración, si no te lleva al fetichismo “groupy” ni te nubla la razón, es un don; y que el que admira intensamente disfruta en la misma medida.

    De hecho es esa coincidencia la que me ha animado a copiar el poema anterior, el primero, en efecto, de su libro “Medio siglo”.

    Antonio MM recomendaba aquí “Las cosas naturales”, pero en realidad cualquiera de sus otros libros es emocionante.

    Como prueba (y ya paro, lo prometo) te copio el que es seguramente mi poema favorito de Juárez (aunque es difícil elegir). Que yo sepa, figura en tres libros suyos: “Las cosas naturales”, “Fábula de fuentes” y el maravilloso “Lo que vale una vida”.

    La luna que ayer viste y olvidaste
    se encuentra en tu mirada
    una vez más, prendida en el crepúsculo
    dorado de la plaza.
    El día que la veas en tu memoria
    no sabrás olvidarla.

      Citar  Responder

  72. Donar libros: que bien que traigas aquí a Rafael Juárez. Hace unos días que vengo recomendando su nuevo libro “Medio siglo”. Si no recuerdo mal, el poema que has copiado es el primero de este libro. Tiene momentos de mucha altura este estepeño. Hasta hace unos días no lo conocía. Precisamente me lo descubrió Antonio aquí mismo en un comentario que hizo. Saludos.

      Citar  Responder

  73. Como entregado admirador de Allen (me gustan de él hasta sus “cantares”, pfff) que ha visto todas sus pelis (excepto la última… pereza obliga) reivindico –siguiendo mi costumbre– uno de esos títulos considerados “menores” por el que siento especial atracción: Love and Death (estrenada en España como «La última noche de Boris Grushenko»).

    Saluti a tutti.

      Citar  Responder

  74. Entre los nuestros, siempre se puede seguir contando con Rafael Juárez para descubrir maravillas como ésta:

    LA COMPAÑÍA:

    Oculto como Borges, o entregado
    como Lorca, cada hombre tiene dos
    maneras de vivir enamorado:
    yo he vivido perdido entre las dos.

    Silencioso en la línea de Machado
    y elocuente en la lengua de Neruda,
    ni he dicho lo que pude ni he callado:
    para cada pasión tuve una duda.

    Garcilaso discreto y dolorido,
    Bécquer directo, lúcido y ligero
    como un dardo, áspero Blas de Otero,

    Ayudadme a decir lo que he querido:
    escribir para dar mi compañía
    y acompañarme de los que leía.

      Citar  Responder

  75. Este verano pusieron Manhattan en Central Park justo el día que Woody Allen volvía de una vista a España. Fue increíble ver esta película precisamente en Nueva York, al aire libre y volver a casa paseando y hablando de la peli. Dejo la reseña del momento a título meramente ilustrativo: http://lapersianaveneciana.blogspot.com/2010/08/manhattan-woody-allen-opening.html

    Y dejo también el poema de E.E.Cummings que sale en la película de Hannah y sus hermanas:
    en algún lugar al que nunca he viajado,
    felizmente más allá de toda experiencia,
    tus ojos tienen su silencio:
    en tu gesto más frágil hay cosas que me rodean
    o que no puedo tocar porque están demasiado cerca.

    con solo mirarme, me liberas.
    aunque yo me haya cerrado como un puño,
    siempre abres, pétalo tras pétalo mi ser,
    como la primavera abre con un toque diestro
    y misterioso su primera rosa.

    o si deseas cerrarme, yo y
    mi vida nos cerraremos hermosa, súbitamente,
    como cuando el corazón de esta flor imagina
    la nieve cayendo cuidadosa por doquier.

    nada que hayamos de percibir en este mundo iguala
    la fuerza de tu intensa fragilidad, cuya textura
    me somete con el color de sus campos,
    retornando a la muerte y a la eternidad con cada respiro.

    ignoro tu destreza para cerrar y abrir
    pero, cierto es que algo me dice
    que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas…

    nadie, ni siquiera la lluvia tiene manos tan pequeñas.

      Citar  Responder

  76. Se puede ver este vídeo del momentazo. A partir del segundo 30 el sonido revela el evento cultural del Corral de la Pacheca. “Uys”, perdón, quería decir Centro Cultural Internacional Niemeyer, mayúsculas despampanantes incluidas.

    http://www.youtube.com/watch?v=FykAa_dr2X4

      Citar  Responder

  77. .
    Me parece que W. Allen es de las pocas personas MUY famosas a las que abriría mi casa para invitarlo a cenar, siempre y cuando hiciera posteriormente de cicerone para enseñarme Nueva York con todos los gastos pagados.

    Creo que es el mínimo regalo que podría hacerle a quien más veces ha visto “Días de radio” en la historia; o sea, servidor.

    En su maravillosa banda sonora, incluyó “September song”. Aquí la pongo en una excepcional versión de Jimmy ‘Narizotas’ Durante:

    http://www.youtube.com/watch?v=a-ldVj34Sfo

    :”-)

      Citar  Responder

  78. ” yo soy un socialdemócrata con ramalazo utópico convencido de que el saber y las artes se pueden y se deben distribuir tan universalmente como lo alimentos y las libertades, y de que de un modo u otro todos los seres humanos están capacitados para disfrutarlos, sin necesidad de condescendencia populista ni abaratamiento.”

    Viva la Ilustración, sí señor. Mi voto en las próximas elecciones será para aquel partido cuyo programa más se acerque al de los Ilustrados del XVIII. Nada de relativismos posmodernos. En lugar de adaptar el Quijote a los niños, enseñemos a los niños a disfrutar del Quijote. Pero para eso hace falta una escuela publica que se atreva a llevarle la contraria a los estudiantes. Ahora bien, quien no haya tenido la oportunidad de recibir esa formación no es un ciego (ni un deficiente visual). Sencillamente necesita (necesitamos) que los que más saben nos ayuden a descubrir nuevos mundos. Por eso, vivan también estos blogs.

      Citar  Responder

  79. “No hay entierro al que acudir, no puedes llamar a nadie, no tienes a quien mandar tu afecto o tu pésame, te sientes casi ridículo dejando caer lágrimas por alguien a quien nunca habías visto, es una sensación nueva, muerte en la blogosfera.

    ¿Qué hace uno con esto? A lo mejor si apago el ordenador me siento mejor, seguro que ellos siguen dentro donde siempre estuvieron, quizás mañana haya un post suyo. ¿Dónde van los amigos virtuales que se mueren? Si hay cielo, ojalá haya wifi.” M.L.

      Citar  Responder

  80. Vaya, has cambiado el título de la entrada. No era necesario, no al menos por lo que yo dije, era nada más que la opinión de un iletrado como yo. Menos mal que nunca dijimos nada sobre El Jinete Polaco, pues si lo hubieras cambiado hubiéramos perdido uno de los títulos más misteriosos y sugerentes que ha dado la literatura en los últimos años.
    Junto con Marías, al que ayer citamos varias veces, creo que AMM es de los que mejor titulan, al menos para mi gusto.

    Y sobre las pelis de Woody Allen:
    – Manhattan, por supuesto (Felipe, imperdonable que no esté entre las tres que has dicho)
    – Manhattan Murder Mistery (no por ser comedia tiene que dejar de ser una obra maestra)
    – Delitos y Faltas (que es el antecedente más explícito de Match Point, pero la primera se centraba más en la reflexión y la segunda más en la acción)

    Y por supuesto Hannah y sus hermanas, Annie Hall.

    Qué me decís de “¿Cómo acabar de una vez por todas con la cultura?” y “Cuentos sin plumas”
    El de “Si los impresionistas hubieran sido dentistas”… os dejo aquí unos extractos para que os echéis unas risas.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  81. Me gustó más la primera toma: conseguió transmitir mucho mejor su intención con su fraseo, pese a cualquier canon.
    Es más, yo ayer encontré, (una vez más), la improvisación que quería escuchar, una cruda y valiente.
    Gracias.

      Citar  Responder

  82. Debo decir que me sorprende en ti, Antonio, tu crítica desdeñosa de esta entrada:
    “lo que hacen Woody Allen y su banda es una cosa entre pintoresca y geriátrica que no tiene mucho más interés que un cuadro flamenco para turistas”.
    En esta ocasión, me temo que está plagada de prejuicios. Se desprende de tus palabras que Woody Allen o bien no te cae en gracia o bien te disgustan sus películas, o ambas cosas.
    Como han dicho por ahí arriba “si mi cantante preferido dirigiera una película, iría a verla”. E imagino que es lo que han hecho esas 10.000 personas. ¿Qué tiene de malo? ¿Por qué poner el grito en el cielo?
    Me parece un concierto igualmente memorable que cualquier otro. Y su música, jazz, muy digna. Para ser más concretos tocan dixieland. Una música que me apasiona. Y hay que decir que lo hacen bastante bien, sí, señor.
    ¿Geriátrica? ¡Qué tendrá que ver! Pregúntaselo a Mick Jagger. Me quito el sombrero cuando veo a gente con tantos años que todavía derrochan ilusión por las cosas.
    No, no, Antonio, hoy no comparto tu opinión.

      Citar  Responder

  83. Ane, te entiendo, pero ¿el acceso a la cultura elimina las elites o las perpetúa? Yo creo, mas bien, que es el segundo caso, tal vez estoy demasiado influido por Bourdieu, pero creo que la culturización es mucho más restringida que la socialización, y que depende de ella.

    Es decir, dependiendo de tu familia, tus amigos-pares y la escuela –a la que Bourdieu, posiblemente, dio excesiva importancia, aunque estoy de acuerdo en que la formación musical y artística, en general, es deficiente en todas partes, sin tener que llegar a construir mini-Juilliards en todas las escuelas–, accedes a un nivel mayor o menos de cultura. Hay excepciones, claro, pero son eso, excepciones. Ojalá vayan en aumento y reviertan la carga de la norma, pero de momento no lo veo.

    En Francia se ha intentado universalizar la cultura: cultura para todos, dijo el ministro de Mitterrand, Lang. Casas de cultura, conciertos, festivales de verano, bibliotecas, becas, compañías ambulantes y un largo etcétera, además de grandes operas, palacios de música y de artes visuales. En 2009 se publicó un Informe sobre Prácticas Culturales: los hijos de padres con menos de 50 libros en casa leen en su juventud y edad adulta pocos libros y apenas van a museos, galerías, teatros y ópera, sobre todo si no viven en las grandes ciudades. También esto lo han medido durante años. Cada década sale un nuevo Informe, y las cosas apenas cambian, a pesar de la universalización de la cultura entre 1980 y el presente.

    De acuerdo contigo, Atticus, las bandas sonoras de Allen son muy buenas, en general. Mi preferida es la de ‘Manhattan’, Zubin Mehta dirigiendo la Filarmónica de la ciudad. ‘Manhattan’ y ‘Annie Hall’ son mis películas preferidas de Allen, las añadiría a la lista de Felipe.

      Citar  Responder

  84. Quise decir “guetto”. Disculpas por la errata. Aprovecho para sonreirme por el cambio de título de la entrada. Muy propio de un país de ciudadanos con desiguales deficiencias (¿o esto tampoco se puede decir?) visuales.

      Citar  Responder

  85. daniel bilbao, yo no dejaría de lado la responsabilidad del público en la asistencia a los actos culturales que se programan. Al fin y al cabo (lo sé de primera mano) la cultura (ya que en España la cultura depende de la política) depende de las cifras y si algo funciona por número de espectadores con facilidad se contrapone a aquello que tiene mucha menor capacidad de convocatoria. La disyuntiva es: ¿programo sobre seguro o apuesto por abrir caminos? ¿Programo con el ‘ocio’ como motivación única o lo hago con ánimo educativo? ¿Retroalimentamos la ignorancia o expandimos horizontes?

      Citar  Responder

  86. Of course, Gaspard Pearlman. Atticus por Atticus Finch, el héroe con fisuras, el que duda, el que se angustia por la educación de sus hijos, el que quiere ser justo y consecuente. Modestamente, desde luego, y casi pidiendo perdón, tomo de él su nick.

    Creo que me quedo corto con mi comentario sobre WA y “Vicky Cristina Barcelona”. Pero es que no me gusta ni la música, tan alejada de ese clasicismo jazzístico de cualquier otra peli de WA (suelen tener excelentes bandas sonoras, todas con un aire de familia, como su mejor cine). Pero aquí tenía que meter a Barcelona hasta en la música y al parecer se topó con esta pizpireta pieza, ligerita y saltarina, como la peliculita de marras. Este es el enlace:

    http://www.youtube.com/watch?v=VMDxq9HZxek

    Por cierto, Antonio, excelente “El pianista del ghetto de Varsovia”, que leí por un comentario tuyo en la solapa del libro. Está a la altura de “Si esto es un hombre”. La película (igualmente excelente, casi en blanco y nego, también cuenta con una magnífica banda sonora. Aún recuerdo el momento en que el músico desliza los dedos por encima de la tapa de un piano que no puede tocar (le oirían los vecinos, es judío), y en su cabeza suena Chopin. Delicioso plano: la soledad, la angustia, el miedo; pero también la belleza y la libertad.

      Citar  Responder

  87. Es la primera vez que escribo, básicamente porque, de una forma u otra, siempre hay alguno de los habituales que coincide con mi punto de vista, y porque todos ellos coinciden en mi admiración personal y literaria por amm. Solamente quería agradecer a Antonio su humanidad y su obra, y decirle que a mí sí que me sirve, y me ilusiona, que me descubra libros, y que el sábado pasado encargué en amazon el libro de Teju Cole y lo espero con interés y esperanza. Estoy de acuerdo en que hay pocas cosas mejores que compartir aquello que uno ama, y llevar de esa manera a un amigo a amarlo también. Un abrazo a todos.

      Citar  Responder

  88. “La cultura es elitista, no tanto por cuestiones económicas, sino por la herencia familiar”

    Las élites las propicia el no universalizar la cultura.
    No sé escribirlo bien, me salen frases raras que no se entienden bien. Quisiera decir que el acceso a la cultura es precisamente lo que elimina las élites de la sociedad.

      Citar  Responder

  89. La cultura es elitista, no tanto por cuestiones económicas, sino por la herencia familiar -si bien ésta está relacionada con el nivel económico-, la socialización, los media, y también la escuela, a la que se achacan muchos males, pero que no es otra cosa que el reflejo de la sociedad. Hay excepciones, pero son las que confirman la regla. Los medios públicos deberían emitir más teatro, conciertos, ópera, danza. Tienen la etiqueta de elitismo, pero en España, cada fin de semana, acuden 500.000 personas sólo al futbol, alternativa de ocio igual de legítima que las artes, pero no gratuita. El cine aguanta bien la crisis, es uno de los pocos ámbitos culturales donde converge un público amplio y heterogéneo en torno a todos los géneros, niveles y ambiciones. Eastwood y Torrente logran un número similar de espectadores. Es un público solapado, atraído por el reclamo del nombre, que no es garantía de nada, pero funciona, en la gran pantalla y la opinión pública.

    Sobre esa realidad se aplica la política cultural. La americana es un buen ejemplo público-privado, aunque si nos atenemos a los resultados (cultura de élite vs. de masas), no hay gran diferencia con Francia y su cultura para todos patrocinada por el Estado, que tampoco ha logrado superar esa disyuntiva élite-masas. A pesar de políticas municipales, enormes obras arquitectónicas, grandes exposiciones, colaboraciones internacionales o el mecenazgo privado, en capa caída. Los funcionarios pintan como escenario más probable el mercado cultural. Tras 30 años de acción estatal y local, por falta de medios hoy, si bien no ayer, y la pujanza de las industrias, sobreviven los fosos de antaño y se impone el mercado. El Estado, utópico, creyó ser un nuevo agente de oferta cultural, pero la gente prefiere el original a la copia. Es decir, si tiene que existir un mercado cultural, que lo haya, pero no guiado por el Estado. Hay esperanza: las multitudinarias macromuestras de Picasso y Monet en el Grand Palais, gestionado con grandes beneficios, abrieron varias noches seguidas sin interrupción. De madrugada, la cola era mucho más joven, vestida más informalmente, y la gente, más o menos amante de la cultura, aprovechaba esas horas, porque sus horarios laborales no les permitían ir de día. Y, con todo, si la clase media-baja y baja es el 50% de la población, entre los asistentes apenas el 10% formaban parte de la misma. Lo midieron con encuestas a pie de cola. Lo tienen todo medido.

    Nieves, creo que es una biografía escrita por un periodista del ‘NY Times’ la que dice que Gandhi era racista y bisexual. Ya no se salva ni Gandhi de las piras.

      Citar  Responder

  90. Para mí la literatura actual escrita en inglés me parece selvática y me siento perdido: hay muchas publicaciones, y aparte de los tradicionales premios de la crítica u otros, aunque no siempre son fiables, como el man booker prize (el de este año es muy bueno, se titula The Finkler Question, de Howard Jacobson, que acabo de ver traducido al castellano como La Extraña Naturaleza de Sam Finkler), no sé por donde empezar a no ser que uno tire de los clásicos, claro. Entonces es fácil. Antonio domina la literatura escrita en inglés y a mí me viene estupendamente que haga recomendaciones de libros escritos en esa lengua. El libro de Teju Cole es muy bonito, aunque lo estoy empezando y lo leo despacio y está en el cuarto de baño, y se lee como un libro de poesías. Tal vez no se pueda encontrar en España, aunque se pueden comprar en internet, por ejemplo en http://www.bookdepository.com

      Citar  Responder

  91. Daniel, ¿qué capacidad de liderazgo de iniciativas culturales tiene la sociedad civil de pueblos de menos de 1000 habitantes a 80 km de una pequeña capital de provincia? Tengo la fortuna de haber visto juntas a cien bordadoras manuales, vale.

      Citar  Responder

  92. Voy entendiendo que la crítica de amm va mas por el lado del dispendio público que supone contratar a figuras como WA, que por el lado de afear la conducta de los que asistieron al acto.

    En mi opinióne l problema de gastar a manos llenas por parte de las diversas administraciones públicas, está muy extendido.

    Creo que el dinamismo cultural que exhiben paises como USA se basa en que es la sociedad civil la que lidera la mayor parte de las iniciativas. En cambio aquí, si no hay subvención no hay nada que hacer.
    El Estado se ha convertido en el GRAN SUMINISTRADOR Y REPARTIDOR de todo tipo de bienes y servicios.
    Tanto que ahoga a la sociedad civil.

    Necesitamos menos Administración Pública y mas sociedad civil. Soy un convencido.

      Citar  Responder

  93. ¡Ay! ¡que difícil es corregir en el cibermundo! Ayer leí la versión original, hoy veo la ligeramente corregida… pero, Antonio, aquí no hay galeradas previas, todo se inyecta casi automáticamente en otras páginas y no es posible volver atrás. Veámoslo por el lado bueno: seguimos el proceso…

    Por otro lado, como músico que soy debería sentir lo de Woody Allen como una afrenta, pero debo estar vacunado, o es que no tengo tiempo para esas cosas, aunque es claro que es otro dato más de como los medios funcionan: primo il mito, poi la musica (e le parole).

    Saludos,

      Citar  Responder

  94. Me gustaría dar las gracias a Diego y a Felipe por informarnos del documental sobre Onetti y por facilitarnos el enlace para verlo posteriormente. Me ha gustado bastante, especialmente el paralelismo entre las tres formas de creación (literaria, musical y pictórica) o la estremecedora entrevista que oímos en el casette: yo nunca leí a Onetti, excelente declaración de principios de un creador.

      Citar  Responder

  95. Ja,ja, cuando era adolescente escribí esto en un cuaderno: “la perfección reside en las imperfecciones”. Me encantan. Desde los nudos en la madera hasta la asimetría de una cara o una pintada en una fachada.
    A veces, comentamos los españoles por aquí que cuando vamos a los pueblos perfectos de los Alpes, todos limpios, inmaculados, sin una pintada, con todas las macetas dispuestas ordenadamente por coloridos, nos entran ganas de volcar algún contenedor de basura (es brooma).

      Citar  Responder

  96. Y para todos los que hemos amado a personas “perfectas”: menudo error. Es delicioso amar a alguien “imperfecto”, mucho más rico y complejo.

      Citar  Responder

  97. Emilia, hoy he leído un titular sobre Gandhi. Decía que había tenido un amante culturista. ¿Culturista? Podría imaginar que fuera ferroviario o maestro de escuela pero ¿culturista? He optado por no profundizar en el tema (más propio de revista del corazón) y quedarme solo con el mensaje de que Gandhi era de carne y hueso, lo cual viene al hilo de lo que cuentas y es esencial de recordar, quizás para que podamos percibir que hacer mejor el mundo es tarea de todos y no solo de los santos.

      Citar  Responder

  98. Con permiso: mi comentario no va a hacer referencia hoy a la entrada del día, sino al artículo de AMM publicado en Babelia del sábado pasado. Lleva por título “los hipnotizadores, los hechiceros” y se refiere a esas personas -sobre todo artistas y literatos- pagadas de sí mismas, vanidosas, engreídas… Y también al daño que pueden hacer.

    Hay un mensaje en el artículo que me ha llamado especialmente la atención: el de que no es bueno admirar demasiado a casi nadie.

    Lo que no sé bien es por qué los humanos sentimos esa necesidad de admirar: de fabricarnos héroes, ídolos, mitos.

    En la Edad Media fue el Cid, después otros como el Che Guevara, etc. Están también los santos, religiosos (Vicente Ferrer) o laicos (Gandhi, Ramón Rubial, Nelson Mandela). Estos últimos, “santos por lo civil”, que diría Sabina.

    Necesitamos creer que puede haber personas sin defectos: gente sin nuestras miserias y ruindades. Y es verdad que los hay, pero tampoco ellos son perfectos: seguro que también ellos tienen también algo de pequeño e impuro. ¿Y quién no, si h Hasta el sol tiene manchas?

    Estimemos y valoremos a las personas honestas, esforzadas y valientes. Respetémoslas y aprendamos de ellas…, pero no las admiremos demasiado.

      Citar  Responder

  99. Marisa, antes de que tires de las orejas, me ya sé que tenemos la ABAO txiki (:-D). Pues como eso, aquí hay también para teatro, humor, cuentos, marionetas y ballet, en todos sitios. En fin, que esas medidas del transporte e inculcar la música y la cultura desde pequeños, me parecen mucho mejores que los fastos y ojalá estuviesen extendidas en todas las ciudades.

      Citar  Responder

  100. Nieves, en la ciudad alemana donde vivo, cuando compras la mayoría de entradas para cualquier evento en un teatro, te incluye el transporte público. Quiero decir, me compro entradas por 10 euros para ir a ver una obra y en la entrada viene escrito: “incluye el transporte al recinto”. Y la gente que tiene que coger un tren de cercanías, un tranvía, y un autobús para llegar al teatro, no tiene que pagarlos. Cuando pasa el revisor se le muestra la entrada y tan tranquilos.
    Hay un teatro en la ciudad donde todas las funciones son exclusivamente para niños. Pero es que hasta en el más opulento, igual que en todos los demás, la programación anual incluye durante todo el año actuaciones más baratas encaminadas al público infantil, aunque lleven por título: La Traviata. Las adaptan para ellos y desde que son unos enanos maman esa cultura de ir a ver un espectáculo. No es sólo un par de días en Semana Santa y Navidad, como ocurre en nuestras ciudades.

    Esas medidas, que las tienen que promover los ayuntamientos, suponen incentivar la cultura. Lo que no las incentiva es hacer gastos monstruosos en un acto y después que la desolación poco a poco deje vacíos los recintos.

      Citar  Responder

  101. Pues tal vez en Avilés, si hubiesen querido promocionar la cultura europea, a los creadores musicales maduros de calidad pero todavía insuficientemente reconocidos aquí o a los artistas que cultivan variantes jazzísticas, hubieran podido traer a Paolo Conte, cantante, pianista, compositor, autor de “Azzurro”, inspirador de Leonard Cohen:

    “Via con me” (It’s wonderful): http://letras.terra.com/conte-paolo/197266/

    “Alle prese con una verde milonga”: http://letras.terra.com/conte-paolo/197137/

      Citar  Responder

  102. Antonio, no estoy del todo de acuerdo cuando dices “…convencido de que el saber y las artes se pueden y se deben distribuir tan universalmente como lo alimentos y las libertades, y de que de un modo u otro todos los seres humanos están capacitados para disfrutarlos, sin necesidad de condescendencia populista ni abaratamiento”. En muchos sueldos que menguan mientras los recibos suben apenas va quedando hueco para pagar conciertos, exposiciones o cine. Suma además los imprescindibles gastos de desplazamiento para los que viven (vivimos) en los pueblos y añade el tiempo que habría que sustraer de horas de trabajo. Ya no se trata de sacrificar las vacaciones o las comidas fuera de casa, porque esa etapa ya pasó. Ni siquiera internet lo soluciona. Buena parte de los accesos a la red a través de tarifa plana tienen limitada la descarga de información y a algunos nos resulta impensable escuchar la música clásica o los vídeos que enlazáis a poco que se alarguen. Como el documental sobre Onetti dura más de una hora, me quedo sin escucharlo. Y no debo quejarme porque no soy de las más afectadas.

    Sí comparto la utopía, pero el “se pueden” de tu frase me hace preguntar cuál es la receta mágica.

      Citar  Responder

  103. Resulta tan dificil no estar de acuerdo con las opiniones y comentarios de amm, que no quiero perderme esta oportunidad, y decir que no, no estoy de acuerdo.
    Resulta un poco elitista.
    Entiendo que el amor que profesas al jazz y lo mucho que lo conoces, te ha llevado a criticar la exceciva atención prestada a un representante mediocre.
    Pero la crítica no debe impactar en quién asistió, muchos de ellos llevados por el aura de gran estrella de Woody Allen.
    Por una vez, menos mal, no estoy de acuerdo con amm (y espero que no sea la última…)

      Citar  Responder

  104. Pues yo estoy completamente de acuerdo con esta entrada de AMM. Como persona que se dedica al mundo de la promoción de artistas y músicos “minoritarios”, debo luchar día a día con los espacios mínimos que se dedican a la cultura en los diarios nacionales, con críticas que (pese a haber acudido el crítico al evento) no se publican porque entra a última hora algún papanatismo (permítaseme el uso de la palabrita) y con los “modernos” intereses de los responsables de cultura. Uno nunca sabe lo que el público busca y eso ya es de por sí bastante inquietante para el dearrollo de un trabajo artístico. Este pasado fin de semana comentaba precisamente con el director de uno de los Coros más importantes del país, la proliferación de moles incómodas, mal diseñadas, mal señalizadas y abandonadas a su suerte tras los fastos inaugurales. Hablábamos de dificultades tontas, nímias, de diario… Pero salían muchos casos, muchos Auditorios majestuosos, tumbas de piedra y cemento, con acústicas más que dudosas y que, de un tiempo a esta parte, han proliferado en España.

    Hace unos años, mientras trabajaba en una producción en el Teatro Calderón de Valladolid, también recalaba el señor Allen en la ciudad, traído por el empeño de las autoridades (¿por qué siempre son los gobernantes del norte los empeñados en Allen?). No recuerdo la cifra exacta, que me la dieron, sólo sé que me escandalicé. Y lo hice porque, ese mismo año, por la crísis, el presupuesto del Teatro Calderón se había visto reducido a casi la mitad.

    Hay mucha música en España, muchos pequeños bares, teatros, salas. Muchos artistas grandes que sobreviven como van pudiendo, que sacan discos con gran esfuerzo. Llenar un teatro es cada vez más complicado. No hay apoyos promocionales ni publicitarios de ninguna clase. Peleamos unos y otros por darle cabida en los medios, por diversificar los puntos de referencia y difusión. Pero nadie a pequeña escala puede siquiera alcanzar la maquinaria propagandística de las administraciones, los dinerales invertidos para que “quede bien”.

    Ojalá me equivoque, pero en este nuevo espacio de Avilés, no pasará nada más (o poco más). Eso si, lo inauguró Woddy Allen, un director de cine (antiguamente uno de los mejores). Muy lógico.

      Citar  Responder

  105. Pues yo prefiero una primera pagina con Woody Allen que no con las declaraciones habituales de los politicos españoles. No es una gran músico, de acuerdo. Pero mientras seguimos esperamos a que Abbado o Pollini protagonicen una primera, tomemos un respero de nuestra clase política.

      Citar  Responder

  106. Woody Allen es un genio total y absoluto, he pasado momentos deliciosos viendo y pensando en sus películas, naturalmente que a veces pincha, siempre digo que hay que ver las películas en versión original ( sobre todo si son buenas ), aunque no se conozca la lengua porque sino se corre el riesgo de no enterarte, ví Vicky, Cristina…doblada, había leído que había una discusión hilarante entre sus protagonistas y fuí incapaz de detectarla no digo ya de encontrarle la gracia y reirme.

      Citar  Responder

  107. En cuestiones cinematográficas hace tiempo que W. Allen puso el piloto automático. Estoy con Gaspard Pearlman en que ‘Macht point’ es una buena película, pero me dolió lo de ‘Vicky Cristina Barcelona’. Por dos razones: porque es indigna a rabiar y porque W.Allen la hizo por el dinero y sin ningún interés. Esto, en un artista, es grave, porque, a mi entender, lo envilece (y aún nos queda ver la nueva, con Carla Bruni por allí :-O). Es en las obras de encargo donde los artistas en ocasiones dan lo mejor de sí mismo, y no sólo en pintura, también en literatura y en cine. Pero cuando un artista realiza una obra -digamos una peli- sólo por el dinero y con rictus de suficiencia… lagarto, lagarto.
    De todas las suyas me quedo con…
    1) Balas sobre Broadway.
    2) Delitos y faltas.
    3) Hannah y sus hermanas.

      Citar  Responder

  108. Querida Núria, algo que he hecho desde que empecé a escribir ha sido intentar compartir mi entusiasmo por las cosas que descubría: libros, cuadros, canciones, lo que fuera.Y creo que se me nota que cuando hablo de un libro que no está traducido no lo hago para pavonearme de mis conocimientos, sino para transmitir las emociones que me ha provocado o incluso informaciones útiles para cualquier lector. Como lector que soy, agradezco que me informen de cosas buenas que se publican en idiomas que no conozco, o que vienen de culturas con las que estoy poco familarizado, que por desgracia son casi todas. Y muchas veces, cuando hablo de un libro no traducido o publicado en una pequeña editorial lo hago con un propósito práctico: para ayudar que se difundan un poco más, o para animar a que se traduzcan, cosa esta última que ha ocurrido con cierta frecuencia. Una de mis historias favoritas en este sentido es la de mi descubrimiento de la edición española de “El pianista del guetto de Varsovia”. Yo había leído el libro cuando se publicó en inglés. Una pequeña editorial española, Amaranto y Turpial, lo había publicado en español. Pero en la FNAC de Madrid me lo encontré perdido en la sección de música. Estoy muy contento de haber llamado la atención sobre ese libro. Creo que un esnob se precia de saber o fingir que sabe lo que otros ignoran: yo soy un socialdemócrata con ramalazo utópico convencido de que el saber y las artes se pueden y se deben distribuir tan universalmente como lo alimentos y las libertades, y de que de un modo u otro todos los seres humanos están capacitados para disfrutarlos, sin necesidad de condescendencia populista ni abaratamiento.
    Un abrazo,

      Citar  Responder

  109. 10.000 entradas a buen precio significa una recaudación nada desdeñable. Como la cultura como política pública no existe (¿debería hacerlo?, ¿cultura para todos?, ¿cultura para cada uno?), pueden darse por satisfechos en Avilés, donde han recibido como regalo de Niemeyer una variación más de su obra curva, parecida a un huevo duro. Se repite Niemeyer, como Gehry. Estoy seguro de que entre los 10.000 algunos deben ser melómanos, entendidos en jazz, por mero cálculo de probabilidades. Esperando la última de Woody Allen, que se estrenara en Cannes, deseamos que recupere su brío del pasado, porque le está ocurriendo lo que a Chabrol, Loach o Costa Gavras: se está convirtiendo en un cineasta rentista, que vive de las rentas. Aunque no iría tan lejos como Atticus (¿Finch?), hace cinco años nos obsequió con ‘Match Point’. Luego lo estropeo con la tontería de ‘Scoop’, el esperpento de ‘Vicky Cristina Barcelona’ y ‘Whatever Works’, que es graciosa, pero parece más bien una colección de chistes de ‘Saturday Night Live’.

      Citar  Responder

  110. Vivo en una pequeña capital de provincias. Soy socio del cine-club en el que vemos los incondicionales (una secta, creo a menudo que somos) bastantes bobadas “independientes” y alguna que otra joya. Pero todos los años llega puntualmente la última de Woody Allen y el cine casi se nos llena, dobla su número de asistentes. Y casi todos, al salir, ponen cara de “culturetas”, y creen que son aficionados al cine independiente. Yo, que tengo fama de mosca cojonera entre los socios, creo que este hombre hace bastante que no se digna a hacer cine, que se limita a ponerse tras la cámara y hacer como que hace pelis de Woody Allen. Y todo eso no tendría mayor problema si no pagásemos a escote los españoles para que perpetre bodrios tan objetivamente infames como “Vicky Cristina Barcelona”, postal irrelevante, confusa y vacía de Oviedo y Barcelona.
    Insisto: lo malo no es la peli (que lo es) sino la pasta que nos ha costado semejante cromo histriónico, y que nadie pida cuentas a los políticos que han pagado dinero público a este señor estando el país en el estado en que está.

    Disculpad que tome este camino lateral: mis conocimientos jazzísticos no son muchos, y tal vez WA tenga un talento que yo desconozco. Pero en cine me molesta que un a un director, estilo o movimiento se le perdone y permita cualquier cosa en nombre de la cultura, y que encima se le aplauda sin criterio.

      Citar  Responder

  111. A mí me gustan las piezas que toca Woody Allen en sus conciertos como me gustan los saltos de esquí: dos o tres y no más porque me parecen todos iguales.
    Por otro lado me parece bien que el ayuntamiento gaste dinero así para promocionar su ciudad. Otros lo han gastado en el gran Wyoming , Ramoncín, Belén Esteban, etc. Peor me parece que un golfista, por saber meter bien una pelota en un agujero, gane tanto dinero en un torneo como el que ganaría yo trabajando honradamente en el transcurso de cinco o seis vidas.
    La gente es así: va en masa a ver Torrente IV. Hoy mi madre me ha dicho que fue con unas amigas pero que a la salida se juramentaron no contárselo a nadie. Va en masa a Benidorm y lo que es peor, a Marina-dor. Así que ya digo, me parece bien que vayan a un concierto de jazz aunque toque el gran Woody Allen.

      Citar  Responder

  112. Pues yo propongo hacer un grupo de gospel llamado “Los cantores de Mágina”. Seguro que nos da una subvención la Junta de Andalucía, jajajaja.

      Citar  Responder

  113. Nuria, no estoy de acuerdo con que no pueda citar o recomendar libros en inglés y de editoriales de poca distribución (dentro de poco eso va a dejar de tener relevancia, cuando todo sea electrónico y se pueda comprar en cualquier parte del mundo). Lo que tiene que hacer es hablar de lo que le gusta, si es un libro difícil de encontrar más recompensa tendrá cuando lo tengamos en nuestras manos. Por ejemplo, yo voy ahora a todas partes con el libro de Irazoki, que está descatalogado pero lo encontré por Internet y lo disfruto casi más por haberlo conseguido casi de esa manera. No es elitismo, es que valoramos en ocasiones más lo que más nos ha costado. Yo si leo un libro en su versión original me siento recompensado también por eso, por el esfuerzo de haberlo leído en inglés, al margen de que me haya gustado de por sí.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  114. Diego, cuando leí esta tarde la primera frase del artículo de Marías he pensado lo mismo: que ni de lejos lo que ha escrito Antonio era de ese estilo.

      Citar  Responder

  115. Hola Núria,

    cuando leí el artículo sobre ‘Poesía’ y ‘De dioses y hombres’ pensé lo mismo que tú. Hay películas en España que pueden entrar dentro de esos parámetros de sencillez, intimismo, etcétera. Hace poco vi ‘Elisa K’ y me gustó. En general me parece que el mejor cine español se está haciendo en este momento en Catalunya. A películas excelentes como ‘Tres días con la familia’, ‘Blog’ (me temo que bastante incomprendida, por cierto) o a directores como Isaki Lakuesta o Guerin me remito. Son una gloriosa excepción que, poco a poco, comienza a aflorar.

    Respecto a la entrada de hoy de Antonio, sinceramente no veo dónde está el problema. La asistencia de la “la progresía intelectual y cosmopolita” que mencionas no es garantía de nada, sólo de sus propias razones para asistir. Es más, aparte de los ‘intelectuales’ y ‘cosmopolitas’ que no fueran (conocidos y desconocidos) el hecho de ser escritor, pintor, escultor, arquitecto… no le hace a uno conocedor de todas las artes. Ser escritor y buen melómano no van en el mismo pack per sé. Conozco a tipos de enorme arte en su género que de música no tienen idea más allá de los clichés. Y a la inversa casos a miles, por supuesto.

      Citar  Responder

  116. Pensé algo parecido a lo que ha expresado hoy AMM cuando actuó Woody Allen en el Liceo de Barcelona hace un par de años: precios más que caros, aforo completo. Un dato que corrobora lo del fenómeno no provinciano del asunto. Asistió público muy variado, la progresía intelectual y cosmopolita incluida.
    Incluso con ese grado de coincidencia, (al leer la entrada de hoy) admito que cuando la crítica viene de una persona que vive fuera, titulada “País de…” me duele y se activa en mí cierto resorte defensivo.
    Dicho con cariño hacia AMM, y porque creo que un escritor merece conocer los sentimientos que provoca, diría que es algo que he sentido últimamente en varios de sus artículos en Babelia:
    1) me pareció un tanto injusta la afirmación sobre cierto cine que “no se hace en nuestro país” (aludiendo a la de los monjes de Argelia y a ‘Poesía’) cuando jóvenes (y no tan jóvenes) directores/as están realizando productos creo que a la altura (“También la lluvia”, sin ir más lejos, o “Elisa K”, “Aita”, etc.).
    2) la recomendación de algún libro ‘imprescindible’ que solo se encuentra en inglés y en alguna editorial con poca distribución,
    3) la entrada de hoy.
    De acuerdo con alguno de vosotros en que le ha salido un poco Javiermaríana pero, además, con acento de Niu YoOOrk (a lo Jesús Hermida). La distancia da perspectiva, pero creo que también distorsiona (he vivido fuera). Sería una lástima que los artículos en Babelia tomaran una deriva elitista esnob que no se corresponde con el talante del autor (me consta).

      Citar  Responder

  117. Eso ya me cuadra más, María :-)
    Pues nada, dile a tu amigo que la próxima vez me diga algo, vamos, sería la primera (y la última) que alguien me parase por la calle por mi “obra” ;-)

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  118. Gracias, Carlos, no conocía a Vijay Iyer, pero lo estoy escuchando ahora mismo y creo que me va a gustar mucho. Lo he puesto en la Taberna.
    Y otra cosa, releyendo lo que le he puesto a Antonio sobre el título, ha sonado un poco hosco por mi parte, y no era mi intención, cómo va a serla con alguien como él, solo quería indicar por dónde podía haber venido la confusión.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  119. Manuel:

    jajajaaaaa eso sería, que andaba demasiado interesado en lo que pasaba en la acera :-D
    Un abrazo

      Citar  Responder

  120. Retomo sobre otro aspecto que antes no he comentado, el papel de la prensa. Por supuesto que de la prensa generalista no espero una especialización que como ‘jazzista’ espero encontrar en un medio del género pero, ¿al menos un criterio cultural? Lo que cada verano tiene uno que leer en los periódicos cuando afloran los (llamémoslos) Festivales de Jazz es como para hacer una pira con ellos. O eso, o cortarse el intelecto (que las venas riegan, por cierto). En todo caso, criterio. Si en el mismo fin de semana viene a España un pianista que, posiblemente, sea hoy uno de los referentes clave del piano de Jazz (y de la música creativa) y el señor Woody Allen, ¿usted que haría? Opción A) Dar cobertura a Woody Allen que me cae simpático aunque el tipo de la sección de ‘Cultura’ me ha puesto cara de ¿vas en serio? B) Tratar de aportar tu granito de arena en la difusión de un tipo que el de la sección de ‘Cultura’ te ha puesto por las nubes.

    Queda la opción C), que es la que ha tomado ‘El País’. Dedico lo que todos sabemos a Woody Allen y al pianista en cuestión, el señor Vijay Iyer, le dedico una crítica de Chema García exclusivamente para la edición ‘Madrid’ del diario: http://www.elpais.com/articulo/madrid/experimento/meticuloso/Dr/Iyer/elpepiespmad/20110326elpmad_10/Tes

    Salvo un previo que leí en ‘El Cultural’ de ‘El Mundo’ unos días antes nadie citó la llegada de este músico. El único que le hizo una entrevista previa (hasta donde llego) fui yo, para un programa que tiene oficio en el tema pero no beneficio: http://www.elclubdejazz.com/roundjazz/entrevistas/vijay_iyer_03_2011.html

      Citar  Responder

  121. Coño, María. Pues sí, era yo, el viernes a las 16:30 estaba ahí. Ahora bien, no solo me sorprende que alguien me reconozca por las fotos, sino que además ese día a esa hora iba una horda de joveznos, con bolsas del MAS en mano, dispuestos a celebrar un macrobotellón en el Charco de la Pava y es raro que se me viera lo más mínimo. Es más, viendo a la joveznas que iban, lo que no sé es qué hacía tu amigo mirando a un calvo como yo :-)

      Citar  Responder

  122. Sería de desear que juzgaramos las obras de las personas no por su edad, ni sexo, ni edad, ni raza…sino por su ejecución, talento, interés… agradezco y comparto la llamada de atención de Philax y la coherente rectificación de Amm.

      Citar  Responder

  123. Buenas tardes,

    dedicar el bombo y platillo a una actuación de Woody Allen no sorprende desde la óptica de unos medios de comunicación que priman el famoseo sobre la información. Eso creo que (ya) no sorprende a nadie. No creo, como se ha comentado, que se pueda esperar de un espectador ajeno al Jazz un súbito interés por escuchar a Allen tocando New Orleans en un auditorio español. Es más probable que uno se quede con el hecho de haberlo visto que con lo que haya escuchado (y es más, lo tocado por afición suele terminar por ser reiterativo por una lógica falta de recursos… luego uno se aburre). El interés por la Cultura suele despertarlo otro tipo de chispazos, me temo. Que alguien tenga un súbito interés por el Jazz profesional por haber asistido a ese concierto me parece fenomenal, no tanto que un centro como el inaugurado lo fomente contratando a un aficionado en vez de a un profesional.

    Anoche eché un vistazo al reportaje que dedicó ‘Informe Semanal’ a la inaguración del centro. Las palabras institucionales se repiten casi sin variación en cada inauguración de uno de los centros de arte contemporáneo, auditorios, etcétera de este país… “dar cabida a todos los géneros, estilos…” A la hora de la verdad no hay tal verdad ni tal intención. Hecho el gasto extraordinario de la construcción el contenido suele flaquear. Supone dinero, conocimiento, interés, vocación de insistencia, ingenio, permanencia… Queda el edificio como reclamo.

    No es un problema de Woody Allen, por supuesto. Si tiene la oportunidad de viajar por el mundo practicando una afición, cobrando un buen dinero por ello y residiendo en buenos hoteles está en su derecho (al placer). El problema es que inaugurar un centro de estas características con una actuación como la suya es un mal inicio populista para un centro que debería ser de fomento y profundización (no en el populismo, claro).

    Sobre ser músico en este país hice hace unos meses una pequeña aproximación al tema en esta reflexión: http://carloscrece.blogspot.com/2010/10/como-ser-musico-en-espana-guia.html

      Citar  Responder

  124. La pregunta que queda en el aire es ¿por qué somos un país de sordos?

    Yo soy un sordo diagnosticado. Una vez, en clase de música de 1º de BUP, estaba perpetrando un solfeo con la mejor voluntad del mundo y el profesor me mandó callar: “tiene usted un oído pegado al otro”. De milagro no se me pusieron las orejas rojas de la vergüenza :-(

    Bromas aparte, ¿por qué tenemos ese déficit de cultura musical en España?. A mí no se me ocurre ninguna respuesta.

      Citar  Responder

  125. Manuel, ahora que te leo… qué cosas tienen los interneses…
    Me contó un amigo sevillano que pasa por aquí de vez en cuando y había visitado tu página, que te vió el viernes sobre las cuatro y media cruzando el puente del Cachorro :) No sé si serías tú o no, pero en todo caso la situación de bajar la vetanilla y decirte algo nos parecía bastante cómica, porque además él no suele comentar por aquí :)))

      Citar  Responder

  126. Lo de geriátrico o pensionista ,si se quiere, no lo veo fuera de lugar, con ironía o sin ironía.
    Cuando estuvieron Los Rolling Stones en Bilbao y San Sebastián (actuación y hotel respectivamente) algún ingenioso comentó en la prensa que parecían unos pensionistas… Es que la edad es la que es. La de pensionistas.
    No se trata de un desprecio. Es la realidad. La malo es que los demás vamos justo detrás de ellos en lo de la edad, claro.
    Sin acritud, con humor y siempre con respeto. Porque he pasado muy buenos momentos con el cine de uno y la música de los otros.

      Citar  Responder

  127. No sé si es consecuencia de leeros tarde pero yo no veo tanto desacuerdo, me parece que se han mezclado varios temas: el destino del dinero público que se dedica a eso que se da en llamar cultura, el uso que hacen los poderes públicos de esa misma cultura, la construcción de fastuosos “contenedores” culturales (por copiar los palabros de los que gustan ellos) de reconocido arquitecto y dudoso contenido, el medir la calidad u oportunidad de las exposiciones o demás saraos por su número astronómico de visitantes… Todo eso no deja de ser criticable porque en algún momento sirva para que alguien comience a apreciar y disfrutar algo. Algo a lo que se podía haber llegado por otra vía, más racional y seguramente más barata.

    Como ver “Manhattan murder mistery”, sin ir más lejos.
    Gracias por el enlace, Eduardo.

      Citar  Responder

  128. Bueno, encima lo pongo con tilde, en fin, dejo de citar a Shakira que está claro que me pone nervioso.

      Citar  Responder

  129. Hombre, Antonio, que no hayas dicho nada en contra de las 10000 personas que fueron a verlo puede ser literalmente correcto… salvo que en título puede, o podría, llevar a pensar que esas 10000 personas que fueron a ver a Allen son sordos, o cuando menos analfabetos musicales. Solo digo que se puede inferir eso, nada más.

    Felipe, no me vas a negar la calidad poética de la moza: “Si se me acaba el argumento y la metodologia cada vez que se aparece frente a mi su anatomia”… si es que no tienes ni idea de poesía, chaval.

      Citar  Responder

  130. mgc, mi hijo Pablo será mi peor crítico, jajaja, de eso no hay duda. Esta mañana le he leído un poema (el que estaba escribiendo ayer cuando él entró), y le he preguntado qué le parecía:
    – No es largo -ha dicho.
    ¡No es largo! Será cabrón… jajajaja.

    Por otra parte, sobre nuestra geriátrica discusión: ayer releí “Los adioses” de Onetti, y a veces, durante la lectura, me acordaba de Antonio, y de esa destreza que comparte con Onetti en la adjetivación. Los matices que añade un buen adjetivo a la realidad que se narra es fundamental en la buena literatura. Lo decía Pla: su trabajo era fumar a la espera del adjetivo. No hay mejores adjetivos que “Pintoresco y geriátrico” para fosilizar esa antigualla que toca W.Allen & Cía.

      Citar  Responder

  131. Felipe, ya vas a ver como te vea tu hijo Pablo las cosas que estás escribiendo. Menos mal que hay alguien que te vigila…

      Citar  Responder

  132. Estoy de acuerdo con Antonio, como ya he dicho. Y en waka desacuerdo con Manuel, jajajaja.

      Citar  Responder

  133. Ay qué lío, qué lío. Asumo la responsabilidad de cada palabra que he escrito, pero solo de ellas.
    “Pintoresca y geriátrica” no califican a las personas que forman la banda de Woody Allen, sino la música que hacen. A Jim Hall lo he visto tocar la guitarra con más de 90 años y estaba lleno de inventiva y de fuerza. Y en esta página misma he hablado con frecuencia de músicos de jazz muy mayores, bastante más que Allen, que siguen sorprendiendo por su creatividad, como Paul Motian, o Jimmy Cobb, que tiene ochenta y on años, o Ron Carter, con 75, o Randy Weston, que también pasa de los ochenta, o el más radical de todos, Cecil Taylor. Precisamente si algo me gusta resaltar del jazz es que muestra la falacia de identificar juventud con innovación. Lo que hace Woody Allen y sus músicos es pintoresco porque reitera los tópicos más comunes del jazz antiguo de Nueva Orlears y es geriátrico porque pertenece a una época muy muy pasada, casi anterior a las grandes innovaciones de Louis Armstrong en los años 20. Es un juicio estético y musical, exclusivamente. Tengo mucha admiración por Rubén Darío, por ejemplo, pero llamaría geriátrica la poesía de alguien que escribiera ahora como él.
    Tampoco he criticado a esas 10.000 personas por asistir: he hablado de la desproporción entre la calidad objetiva de lo que se ofrecía y su resonancia, comparándolo con la realidad de las penurias culturales de nuestro país y nuestros déficits escandalosos en educación musical. No es una rabieta mía, y si suena así lo lamento: es una reflexión que no me parece irrazonable.
    Y por último, y ya de pasada, el llamado efecto Guggenheim -construir un gran centro cultural firmado por un gran arquitecto y contribuir de ese modo a la mejora de una ciudad- ha funcionado en Bilbao, pero rara vez en los demás lugares en los que se ha buscado. Una ciudad necesita algo más que arquitectos estrellas e inversiones colosales en infraestructuras.
    Insisto: es una cuestión de prioridades, en un país en crisis en el que los medios que se dedican a una cosa no se dedican a otras.
    Y no tiene nada que ver con mi amor por algunas películas de Woody Allen, que incluye sus bandas sonoras.

      Citar  Responder

  134. Nicolás, eso mismo estaba pensando yo. Esto es lo que pasa cuando uno se convierte en una referencia de la literatura española (y en un modelo de intelectual). Un día te permites un comentario informal y ya tienes a todas las moscas cojoneras leyendo con lupa cada adjetivo que has puesto en el blog (no es sólo ese adjetivo: el título de la entrada de hoy, ¿no es también un poco agresivo?).

    Y precisamente a esto es a lo que me refería esta mañana. A veces somos los “fans” los que colocamos a los artistas bajo unos focos que seguramente les resultan molestos. Esa es la impresión que me da Woody Allen en muchos festivales. Pero claro, si uno acepta un cheque con varios ceros por tocar el clarinete en público, luego hay que apechugar con las críticas.

      Citar  Responder

  135. Me encanta estar en desacuerdo con nuestro anfitrión y con Felipe, es una sensación nueva pero no por ello desagradable.
    Lo siento Felipe, pero la gente llega a las músicas por distintos motivos y caminos, no seamos tan elitistas. Esto me recuerda a veces a las críticas que tuvo Harry Potter porque lo leía mucha gente y que eso no era literatura. Pues conozco a más de uno ya talludito que empezó a leer con las novelas de Rowlling, y no pasa nada. Dónde quedaría la música popular si todo hubiera de ser excelso, dónde.

    Lo dicho, encantado de disentir de ambos a la vez. Ah, y por cierto, no me toquéis a Shakira, que como sabéis siento debilidad por ella :-)

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  136. Cuando Vicente del Bosque, caballero salmantino de esmerada corrección y urbanidad, se refirió al dios del fútbol diciendo “Maradona es un tío majo pero en algunas cosas un poco pesado”, llamó la atención lo que para algunos era un exabrupto dialéctico del seleccionador nacional (llamar “pesado” a quien venía siendo un auténtico “plomo”).
    Viene esto a cuento del comentario de antoniomm: “su banda es una cosa entre pintoresca y geriátrica”. Es lo que les ocurre a las personas que usan la corrección en el lenguaje y las formas de manera constante, que cualquier comentario que roce la ironía puede parecer un insulto. A los que no tenemos ese don de corrección también nos llama la atención. Pero lo comprendemos más fácilmente. Comprendemos que cualquiera puede tener un momento arturopérezreverte, un desahogo momentáneo. Por eso pido clemencia para nuestro anfitrión por aquello de la banda pintoresca y geriátrica (y eso que uno ya va acercándose a esas edades de recogimiento).

      Citar  Responder

  137. Pues a mí lo de “geriátrico” me ha parecido acertado: ¿alguien hoy en día, a parte del gran Robert Crumb, sería capaz de escuchar un Lp entero de Bix Beiderbecke? Si alguien levanta la mano miente, jajajaja. Yo, rayuelizado como estaba en mi juventud, fingía que sí, que me gustaba. Pero seamos honestos (y perversos): es música geriátrica, sí, ni siquiera apta para un ascensor en Benidorm.
    (Huy, lo que ha dicho. No he sido yo: ha sido felipeII, jajajaja ;-).

      Citar  Responder

  138. Miguel Angel Moyà:

    Proliferan ahora mucho estas librerías que organizan eventos (conciertos, lecturas, catas, charlas…). En Madrid están muy bien las de “Tipos Infames” o “La Buena Vida”. Pero yo creo que parte de su encanto radica en su carácter minoritario y casi reservado (lo que entiendo perfectamente que quede lejos del propósito del grupo y de los dueños de la librería).

      Citar  Responder

  139. @José Luis C.Valdivia.
    Qué historia tan buena la de Sigüenza! Es de sainete!
    Hay cosas, que sería una lástima que no ocurriesen…

      Citar  Responder

  140. ¡¡¡Hey, Gotardo, cambia la contraseña, que hoy ha publicado una entrada un troll haciéndose pasar por Antonio!!!
    :-)))))

    Sé que está mal, pero yo también me he sonreído con la pequeña maldad de la “cosa entre pintoresca y geriátrica“. En fin, Allen es el primero que se toma a broma sus capacidades como músico, permitámosle a Antonio este mínimo desahogo para con los modelnos guays que tenemos una oreja frente a la otra.

    Saluti a tutti.

      Citar  Responder

  141. Irene Iglesias, que mi perdon te acompañe tambien.
    Hay que ver que exquisitos se ponen los sabios en eso del yasss (que felices vivimos los ignorantes).
    Supongo que si de esos 10.000 “engañados” escuchantes del concierto de W. Allen, al menos diez son capaces de conocer mas a fondo esa música, no sera tan nociva la ofensa. No creo que sea un pecado ser un divulgador de las cosas qeu nos hacen mas facil la vida, sobre todo cuando el propio director dice que “soy un musico horrible”. Quien se acerca a la realidad desde la humildad ya merece mis respetos, incluso auque no me convenza el resultado.
    En todo caso, espero qeu no cunda el ejemplo de aquel incicente en un concierto de jazz en Sigüenza “neutralizado” por la Guardia Civil:
    http://www.elpais.com/articulo/cultura/espectador/denuncia/musico/jazz/tocar/jazz/elpepicul/20091209elpepicul_5/Tes

      Citar  Responder

  142. Nico, Diego:
    Estamos de acuerdo en el fundamental. A mí también me parece que ser buen escritor consiste en algo más que juntar bien las palabras. Mis escritores favoritos lo son por su capacidad de observación, por revelarme aspectos de la realidad que se me habían pasado por alto, por darle sentido a cosas que para mí no lo tenían, etc. Y esta capacidad de juicio es lo que me empuja a querer saber lo que piensan de temas actuales.

    Pero también yo me mantengo en mis trece: una vez que los subimos al pedestal, algunos intelectuales (ya sea por voluntad propia o porque los empujamos sus lectores) tienden a pensar que saben más de lo que realmente saben, que son más de lo que realmente son. Precisamente AMM nos da el ejemplo contrario: no recuerdo haberle leído ningún artículo de opinión hablando “ex cátedra”, ni pontificando, ni erigiéndose en salvador de almas. Más bien al contrario: el tono de sus artículos de opinión es el de alguien que duda.

    Dicho esto, hay algo en su entrada de hoy que me ha parecido muy desafortunado. Precisamente lo que más le ha gustado al marido de Cristina Schaaf: “Lo que hacen Woody Allen y su banda es una cosa entre pintoresca y geriátrica”. Creo que sobra el último adjetivo.

      Citar  Responder

  143. Internet nunca deja de sorprenderme. ¿Habéis entrado en el enlace que ha puesto Carmen? ¿Habéis llegado a “petición pública”, la página donde puedes crear tu propia recogida de firmas? Marisa, a lo mejor te interesa para tu cruzada contra Nokia. He flipado. ¿Qué no inventarán?

      Citar  Responder

  144. Ayer fui a un concierto de música celta, en una librería. El grupo se llama Talamh, y lo forman cuatro músicos. Éramos treinta o cuarenta personas…Fue delicioso…y barato: como mucho el coste de una copa de vino. Y de paso puedes hojear los libros que quieras, y comprar alguno.

    Tiene que haber de todo, evidentemente, pero en España tenemos un problema: los políticos de las autonomías gastan con desmesura, y no someten su gasto al control de los ciudadanos, y siempre se quejan del gobierno central, que nunca les da bastante. Son capaces de contratar a cualquiera y al precio que sea.
    Saludos cordiales

      Citar  Responder

  145. No solo en España se observa este fenómeno, si no también en Alemania, como dice Vane más arriba.
    Hoy hace justo una semana, el domingo pasado, tuvo su primera actuación el nuevo grupo musical que ha formado mi marido llamado “Rudy Schaaf Group”, en un conocido club de Jazz de nuestra ciudad de Saarbrücken.
    Estuvimos ya unas semanas antes haciendo publicidad, repartiendo carteles, flyers, anunciándolo en la prensa, invitando también a amigos y conocidos.
    Los músicos de este grupo son de gran calibre – y ya sé que mucho puedo yo decir tratándose de mi marido! Pero son músicos que llevan muchos años teniendo éxito internacional, sobre todo el pianista, Georg Ruby, que es catedrático de música de Jazz, de la Escuela Superior de Música de nuestra ciudad.
    Llegado el momento de comenzar, contábamos con 17 espectadores. Menuda decepción ! Y para eso habían tenido ensayos, habían compuesto piezas propias, habían instrumentalizado. Qué pena!
    Los ingresos de la actuación llegaron justo para poder financiar a continuación una pizza que fuimos a comer todos juntos. Gracias a que los músicos de Jazz suelen tener muy buen humor, y gracias a que las críticas de los espectadores que estuvieron en el concierto fueron fantásticas, resultó ser a fin de cuentas una velada de éxito. Lo decepcionante y desacorazonador es ver la falta de interés que hay por conocer grupos nuevos, sean lo buenos que sean.
    Le he traducido a mi marido la entrada de AMM de hoy. Lo que más le ha gustado es como describe Antonio lo que hacen Woody Allen y su banda „ …es una cosa entre pintoresca y geriátrica…“ Se ha reído con ganas!

    Y ahora os dejo, que van a venir amigos alemanes a cenar con nosotros y les voy a hacer „Pollo a la sevillana“, una receta que probé hace algunos años en Sevilla, en la „Hostería del Laurel“, que me sale chupi y que tiene siempre siembra muchos aplausos entre mis amigos germanos.

      Citar  Responder

  146. Ane, ojalá España se pareciera al Real Madrid, que al fin y al cabo es una entidad deportiva de éxito, saneada económicamente y con reconocido prestigio internacional.

    El problema es que España se parece a tantos otros equipos (no pongo nombres para no herir suceptibilidades) que pagan más de lo que tienen por medianías y que al finalizar la temporada se encuentran en suspensión de pagos y en puestos de descenso.

      Citar  Responder

  147. En las vacaciones de Navidad del año 2004 Woody Allen dio un concierto en el teatro Buero Vallejo de Guadalajara. Si no recuerdo mal la actuación estaba programada dentro de la celebración del IV centenario del Quijote. Una pareja muy amiga mía (a pesar de ser compañeros de trabajo) sacó entradas. Vivían en Guadalajara pero son cántabros. Iban a pasar las vacaciones en su tierra. Sólo bajarían a Guadalajara para el concierto.
    Cuando los vi en enero, a la vuelta de vacaciones, lo primero que les pregunté fue por Woody Allen. ¡No pudieron verlo! El día anterior al concierto cayó tal nevada que no pudieron viajar. ¡Qué rabia!

      Citar  Responder

  148. Apostar por el progreso y la cultura no es hacer fastos costosísimos como el Niemeyer e inaugurarlos a bombo y platillo con directores de cine famosos que hacen de músicos, políticos satisfechos y “desfiles de celebridades”. Ni en NY ni en París ni en poblaciones como Avilés.

    http://i51.tinypic.com/b4uo82.png

    Apostar por la cultura es hacer algo para que mi prima de Avilés no tuviese que emigrar a Londres. Es que nuestras ciudades tengan edificios y espacios construidos por nuestros buenos arquitectos u otros con talento de fuera, pero que no les paguemos el nombre más que la obra.

    Que España parece el Real Madrid, carajo.

      Citar  Responder

  149. irene, en tu pecado llevas tu penitencia.

    ánimo!

    ;-)

      Citar  Responder

  150. Phylax, el gran escritor no tiene por qué saber de todo. Sin embargo me mantengo en mi tesis en que su ámbito primero es el de la moral y la ética: es decir cuál es el sentido de la vida, o qué sentido tiene la vida. El caso de Céline, que no es la primera vez que se cita aquí, es realmente una excepción o mejor dicho no es una excepción, lo que ocurre es que la mayoría no estamos de acuerdo con la moral y ética que expresa. Sobre los fans que abruman a los escritores he de decir que eso no es algo negativo para el fan, para el lector ni para el escritor sino que confirma lo fundamental de los principios morales de una sociedad. !y que esos principios sean los mejores!, no nos vaya a pasar lo mismo que a Céline.

    Aunque hay distintos tipos de fans, está el fan que persigue al torero para casarsen con él, y el fan que lo sigue porque le gusta su arte.

      Citar  Responder

  151. Coincido con lo que ha comentado Manuel.

    No creo que la noticia sea portada por el concierto de Allen en sí (otras veces ha venido de gira a España y no ha tenido apenas repercusión) sino por la inauguración del centro Niemeyer.

    Yo hubiera ido encantado a ver (lo de escuchar es secundario en este caso) a Woody Allen si hubiera podido. Y, como ha dicho Manuel, aunque no sea buen músico ha ayudado a que unos cuantos seamos menos sordos. El primer disco de jazz que compré fue la banda sonora de “sweet and lowdown”. Y no sólo jazz, escuché por primera vez a Shubert gracias a “delitos y faltas”. El propio Antonio escribió un artículo memorable
    en el que señalaba la importancia de la música en las películas de Allen.

    Aquí está el reportaje que habéis comentado algunos sobre la inauguración del centro Niemeyer. Por cierto, en él se informa de que Woody Allen, aparte de dar el concierto inaugural, colaborará en la programación de ciclos de películas:
    http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-efecto-niemeyer/1056104/

      Citar  Responder

  152. Ayer vi por televisión a la alcaldesa de Avilés. Estaba ufana, muy satisfecha. Había unido en su ciudad dos apellidos (Niemeyer y Allen) que eran los fuegos artificiales que iluminaban la nueva Avilés, la ciudad que había sufrido el castigo de la desindustrialización y que buscaba otro rumbo. Casos parecidos ha habido antes, ciudades que se transforman y eligen nuevas imágenes (arquitectónicas, musicales…) para darse a conocer. Cierto que esa “publicidad” cuesta un dineral al erario público. Pero casos peores llevamos soportando. Que Avilés haya elegido al señor Allen me parece estupendo. Él es un elemento más del star system, con pantalón de pana y deportivas pero estrella al fin y al cabo. ¡Qué más da como toque el clarinete! Hemos ido (han ido) a ver a ese señor esmirriado que hace películas. Yo, que no soy fetichista ni idolatro a personajes conocidos, dudo que me resistiese a acercarme a una feria del libro próxima donde antoniomm firmase ejemplares para que me autografiara con dedicatoria uno de sus libros.

      Citar  Responder

  153. Yo creo que esta noticia no pertenece al ámbito musical, porque los que acudieron al concierto no fueron a escuchar música sino a ver a Woody Allen…
    Debe juzgarse, por tanto, dentro de la crítica a la administración de los recusrsos públicos. Y, bueno, prefiero que mis impuestos vayan al bolsillo de Woody Allen que a los de Camela, Shakira o Busta. Evidentemente me parece un despilfarro, pero si tengo que elegir…
    Con respecto al paralelismo sobre la opinión de los escritores, estos son pagados por medios privados. A ninguna Universidad se le ocurriría contratar una conferencia con Muñoz Molina para hablar de los peligros del uranio. En El País casi todos los artículos de opinión semanal pertenecen a escritores: Javier Marías, Millás, Almudena Grandes, Manolo Rivas, Elvira Lindo, Ray Loriga, Rosa Montero, etc. Pero precisamente se trata de artículos de opinión. Se les supone un dominio del idioma que les permitirá emitir nítidos juicios críticos que predisponen al debate por parte de los lectores. En los artículos de Tribuna escriben a veces escritores, pero casi siempre se publican los artículos de profesores de universidad o políticos que conocen el tema a tratar. No creo que pueda ser comparable una cosa con la otra.

      Citar  Responder

  154. el Barbican, quise decir.

      Citar  Responder

  155. Si a Penélope Cruz le diera por bailar flamenco y a creérselo y a hacer espectáculos, aunque fueran como el que dan en cualquier ciudad andaluza para extranjeros, que son ni chicha ni limoná, como se dice, y dan vergüenza ajena si se ven y se sabe un poco de este arte grandioso, también llenaría el centro Niemeyer. No sé si Barbican también.

      Citar  Responder

  156. No se quién es el alcalde de Avilés, ni de qué partido, pero bravo por él y por el rendimiento que la ha sacado en este caso a dinero público.
    Hace años que no voy a Avilés pero es una pequeña ciudad que ha tenido que reinventarse tras el cierre de la mina y con este concierto ha conseguido: presentar su nuevo auditorio de arquitectura “moderna”, que la ciudad salga en los medios a nivel nacional y una oferta cultural ya valorada en otros comentarios.
    Repito, bravo por el alcalde, si hubiera puesto ese dinero en una campaña de publicidad no nos hubiéramos enterado de que Avilés está en el mapa, dinero público bien gastado. También ha salido en tv y yo mismo he sentido interés por la evolución de esta ciudad. La próxima vez que vaya por Asturias me acercaré por esta ciudad antes que por otras, siento curiosidad.
    Respecto a la calidad de la oferta cultural veamos de que hablamos, Avilés no es NY, y como decía el otro “pa” un pueblo y de noche..

      Citar  Responder

  157. @Nico

    “Un escritor tiene un ámbito propio que es la moral y la ética de una sociedad.”

    ¿Seguro que este es el “ámbito propio” del escritor? ¿No es, más bien, un ámbito al que lo empujamos sus lectores otorgándole una altura moral que no siempre tiene (Céline)? Sobre la figura del artista-intelectual como “faro” de la sociedad se ha discutido mucho, pero a lo que me refería antes es a que, una vez que el artista se convierte en faro iluminador, tendemos a pensar que es capaz de iluminarnos en todos los ámbitos, ya sea cuando toca el clarinete o cuando opina sobre la fusión del uranio. Me imagino que son los propios artistas (si tienen sentido común) los que se sentirán abrumados ante estos “fans” incondicionales.

      Citar  Responder

  158. ¡Vergonzosa y paleta inauguración! ¿Cuántas veces, y con cuánto público, debió actuar una verdadera figura en España, pongamos Dinah Washington en su corta existencia?. Y sin embargo tenía una voz y una vocalización únicas. Ved cómo y con qué magnífico arreglo interpreta una de las canciones con más versiones de la historia de los standards de jazz (extraordinaria la del saxofonista Ben Webster): “Teach me Tonight”, de Gene De Paul y Sammy Cahn:

    http://letras.terra.com/dinah-washington/547045/

      Citar  Responder

  159. Quiero pedir perdón a todos por haber acudido al concierto de Woody Allen en Avilés.
    En adelante sólo iré a los clubs de jazz de Paris o Nueva York que ustedes me recomienden.
    Estoy muy arrepentida, espero que mi familia y mis amigos no me lo tengan en cuenta y sigan hablándome.

      Citar  Responder

  160. Un escritor tiene un ámbito propio que es la moral y la ética de una sociedad, esa es la razón por la que el autor de grandes novelas tiende a ser escuchado por toda la sociedad independientemente de ser un experto en física o biología.
    También es cierto que grandes científicos como Einstein tienen relevancia para la sociedad en cuestiones morales, pero sobre todo por ser los autores de los descubrimientos que han cambiado la visión del mundo.

      Citar  Responder

  161. Ese dinero que cuesta traer a grandes figuras estaría mejor invertido en lo que decimos, en conservatorios, en escuelas de música, en talleres de aprendizaje…yo que sé, en educación desde la base
    Pero estos son, como dijo aquel alemán tan bien, malos tiempos para la lírica
    A mí me duele ese derroche pero mucho más muchísimas partidas del presupuesto que parece que son normales: armamento, subvención a las iglesias, todo ese asunto de las corridas de toros, subvenciones a fundaciones que miras el listado y alucinas cuando ves a algunas que recuerdan a figuras como Franco y similares… Y la lista, que podemos seguir haciendo, de dinero destinado al absurdo, no es corta
    Woody Allen me cae súper bien y entra en una categoría de personas a las que estimo por encima de muchas otras: las que me han hecho reir. Y Allen, además, me ha emocionado. No es que me encante que derrochen el dinero público con él a cuenta de su música pero visto lo visto y contemplado los que suelen hacer conciertos públicos pagados por todos: Pantoja, Bisbal y compañía…

      Citar  Responder

  162. Vane, tu amigo sí que tendría que irse fuera si siguió el ciclo superior y eso sí que es una pena. Aquí, en Euskadi eso sólo se puede seguir en Donosti, en Musikene. Está centralizado allí- Porque el de Vitoria, el Carmelo Bernaola, que tiene profesores magníficos de algunos instrumentos -por ejmplo, en saxo, que es lo que yo más conozco por mi hija- tampoco tiene ciclo superior.
    Así que aquí sucede como con otras carreras universitarias, que hay que cursarlas en otra provincia y eso, si te admiten, porque los exámenes de admisión creo que son bastante rigurosos y que exigen mucho nivel. De todas formas, menos mal que en el País Vasco no hay distancias muy grandes -me suelo decir yo a mí misma, pensando si mi hija querrá seguir con la música o hará otra cosa-

      Citar  Responder

  163. La relación entre un artista es sus seguidores es particular. Cuando tu escritor favorito escribe un artículo sobre centrales nucleares, lo lees aunque sepas que no es un experto en centrales nucleares. Te interesa su opinión. Me imagino que a lo largo del año los expertos en energía nuclear publican cientos de artículos que pasan desapercibidos para el gran público, y seguramente estos físicos se lamentarán de que la opinión sobre centrales nucleares de un escritor tenga más repercusión que la de ellos (escribir buenas novelas da un prestigio que se extiende a otros ámbitos que nada tienen que ver con la calidad literaria).

    Ya sé que esto no es exactamente lo mismo que lo de Woody Allen. Pero demuestra que los criterios con los que escogemos a nuestros referentes sociales no siempre son racionales.

      Citar  Responder

  164. Marisa, gracias por corregirme, tienes mucha razón en lo del conservatorio junto a la Diputación. Pero según tengo entendido las aulas del conservatorio de música hasta que se ha hecho el nuevo, han estado dando tumbos, entre ellos un colegio concertado de Franciscanos en Irala. Tengo amigos que estuvieron yéndose a San Sebastián y una de ellos ahora ha terminado la tesis de musicología en Oviedo, porque en nuestra casa, pues no puede hacerse. Ojalá esté también equivocada con esto.

    A que hasta que hagan el nuevo San Mamés, no va el Athletic a jugar a Lasesarre.

      Citar  Responder

  165. En esta sociedad, para vender algo es más importante el envoltorio que lo que hay dentro. Hace algunos años, el Museo del Prado organizó una exposición dedicada a Velázquez. Le dieron mucha publicidad, diciendo que era una ocasión única para contemplar la obra del genio, y desde luego, les funcionó, porque la exposición fue un gran éxito en número de visitantes, que hacían larguísimas colas para entrar. Lo gracioso del asunto es que la gran mayoría de lo que se mostraba está expuesto permanentemente en el Prado.
    El concierto de Woody Allen tiene poco que ver con la buena música y desde luego, alguien al que le guste el jazz nunca asistiría, pero, como las exposiciones montadas para el gran público, puede que anime a más de uno a profundizar y a aficionarse a lo bueno de verdad.

      Citar  Responder

  166. Mira, Vane, lo he mirado en la red y el conservatorio de Bilbao impartió la primera clase el 1 de octubre de 1920, en los locales de la Sociedad Filarmónica, mientras se construía su nuevo edificio. Éste, el nuevo -que luego ya se quedó viejo, claro- comenzó a funcionar el curso 1927-28, enfrente de la Diputación, junto a la Gran Vía. En aquellos años dependía de la Diputación de Bizkaia. Ahora, del Gobierno Vasco

      Citar  Responder

  167. Vane, sueles decir que en Bilbao no había Conservatorio antes y yo siempre me quedo sorprendida, porque de toda la vida el conservatorio ha estado al lado de la Diputación. Claro, al final estaba muy viejo y tuvieron que hacer uno nuevo pero allí han estudiado cantidad de amigos y familiares míos -oboístas, flautistas, fagotistas, pianistas…-, algunos de ellos hoy músicos profesionales. Ya te digo, conservatorio ha habido siempre y se ha llamado de toda la vida Juan Crisóstomo de Arriaga, como el teatro.
    Desde hace 5 cursos el conservatorio ha pasado al nuevo edificio, en Sarriko, enfrente de la facultad de Económicas, allí estudia ahora mi hija.
    A Donosti van los alumnos que quieren realizar el ciclo superior, el que tiene rango ya universitario, pasados los 4 cursos elementales y los 6 medios de cada instrumento
    La música que se imparte en las escuelas concertadas no es la del conservatorio oficial, sino lo que llaman escuelas municipales de música, que no tienen carácter “oficial” y cuyos alumnos, si quieren, deben pasar por el Conservatorio para examinarse y conseguir los respectivos títulos

      Citar  Responder

  168. Justo ahora están sacando un reportaje de Avilés en el canal 24h.

      Citar  Responder

  169. El fondo de la queja de Antonio, me parece a mí, es que, casi, casi, nos hemos instalado en la prensa rosa y en el lamento de que haya desaparecido la crítica musical seria de los diarios. Esto nos empobrece, qué duda cabe.
    Por otra parte, Manuel, dudo que los que acuden a un concierto de Allen recalen más tarde en Monk o Miles Davis o Sony Rollins. No lo creo. Ni siquiera en Jelly Roll Morton, que en justicia le sería más cercano a lo que hace Allen con su grupo. Yo no creo que vaya a ver uno de sus conciertos. Sí sus películas. Es que esto es una cuestión más de fetichismo que de melomanía.
    Y sí jode bastante que haya tan buenos músicos que se mueren de hambre… En esta reflexión hay más de corazón que de cabeza. Es inevitable.

      Citar  Responder

  170. Cuando uno sabe, cuando uno entiende se sufre mucho.

      Citar  Responder

  171. Creo que si además de tontería hubiese también fuste, si además de esa portada otros días también fuese portada el concierto de un virtuoso, o si el ayuntamiento de Avilés organizase otras actividades culturales no encaminadas a la publicidad sino a la instrucción y disfrute de sus ciudadanos con semejante esfuerzo económico, si hubiese algo con más sustancia detrás, la tontería se diluiría entre lo cabal y no pasaría de ser una anécdota.
    Pero como no lo hay, me parece normal que quien lo perciba se alarme.

    Si en unos días aparece Woody Allen en la portada del periódico más vendido en esta ciudad alemana, en lugar de en un apartado del folleto interior dedicado a la música, avisaré. Pero no creo que sea portada.
    Me estoy acordando de cuando un amigo de Barakaldo apareció como tercer autor de una publicación en Science y le hicieron una entrevista en el periódico con mayor tirada de Bilbao. A la emoción y alegría por verle en la noticia se mezclaba un poco de rubor. En las mejores publicaciones mundiales aparecen casi en cada número autores de esta ciudad donde vivo y no son noticia porque entran dentro de lo cotidiano. La población, en números, es idéntica a todo el Bilbao metropolitano.
    En Bilbao no ha habido hasta los últimos años un edificio para el conservatorio de música. Trasladaban las clases de aulas de un colegio concertado a otro, los estudiantes de música tuvieron que irse durante unos años a diario a estudiar al de San Sebastián porque en Bilbao no había edificio…
    No hay presupuesto para hacer cimientos, para montar carpas que se las lleva la menor ráfaga de viento, todo el que se quiera.

      Citar  Responder

  172. Perdón por las faltas del anterior comentario, a vosotros no os resulta incómodo escribir en este recuadrito?

      Citar  Responder

  173. Bueno, estoy con Couceiro no se que acabase el mundo por un concierto, non habrá conciertos malos en este país! AMM aquí parece Javier Marias hablando de las procesiones Que pais, que pais!! oh my god! :-))
    pero la verdad es que 10.000 personas me parecen muchas, irian por algo mas que por la música, quizás por la excelsa arquitectura :-), igual habría que hablar si merece la pena el edificio que eso si que es un gasto (y permanente) y no la factura de Allen.

    POr decirlo todo, me fui a youtube a ver como toca el fulano ( yo pensaba que no estaba tan mal), y la verdad es que es un poco penoso, pero en youtube uno puede comparar a un musico aficionado con el mejor del mundo y claro, es un poco… terrible

    http://www.youtube.com/watch?v=J7u9x50GGGs&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=8KXouGERsgY

      Citar  Responder

  174. Manuel, hemos coincidido en escribir al mismo tiempo y en el mismo sentido. Un beso.

      Citar  Responder

  175. Entiendo la critica que hacéis pero si yo viviera en Avilés y me trajeran a Woody Allen, también iría a verle. Como creo que iría a casi cualquier otra actividad que se saliera un poco de lo habitual y rompiera algo la monotonía. El jazz aquí queda en un plano secundario, y si hay futbolistas que publican libros para sus fans, por qué no poder ver a alguien cuyas películas admiras durante un rato, aunque toque mal?
    En cuanto al empleo de fondos públicos, una campaña de publicidad tan eficaz como ésta les habría salido igual de cara o mas. Esto, al fin y al cabo, es promoción de la ciudad y parece que les ha funcionado. Seria mejor que contrataran a Bisbal?

      Citar  Responder

  176. No estoy de acuerdo con el fondo de esta entrada, Antonio, se ve que por ser domingo te ha salido un poco javiermaríana. Que no es un buen músico, pues vale, pero hay cosas peores. Yo creo que Woody Allen ha hecho más que muchos músicos por que la gente conozca el jazz. No pasa nada que no se excelso, no pasa nada si con ello consigue que gente que nunca va a un concierto de jazz le escuche y piense: pues me está gustando esta música y luego sí, luego busque a Monk o a Davis o…
    Eso sin olvidar que muchos de nosotros hemos escuchado por primera vez jazz viendo sus películas, y no creo que seamos luego unos papanatas. Al margen que no pasa nada por ser de vez en cuando un poco mitómanos, y si alguien que nos ha hecho disfrutar tantísimo con sus películas da un concierto, pues yo iría. De acuerdo, no me mataría por ello, no haría colas interminables, pero sí que iría.
    ¿Qué sentido tiene, por ejemplo, ir a la presentación de un libro de un autor al que admiramos muchísimo si no nos hemos leído ese libro todavía? Nos va a aportar algo, tiene el autor, o sus invitados, que hablar en público como Cicerón, o declamar como Derek Jacobi para que tengamos que ir, o simplemente puede ser que escriba de maravilla y por ello nos haga ilusión verlo.

    Un abrazo.

      Citar  Responder

  177. Felipe, me ha encantado la última del gran Pablo. Y he detectado un don en él, ¿No será que va a ser crítico literario? Sabe lo que se cuece y además le avisa a su madre, intenta protegerla, Me gusta

      Citar  Responder

  178. Escribíamos a la vez casi lo mismo :-D

      Citar  Responder

  179. Lo nuestro es exagerado, pero la fascinación por los conciertos de Woody Allen parecen un fenómeno global. Seguido del de Avilés va a hacer una gira por Alemania y también viene a la ciudad donde vivo. Las calles están plagadas desde hace días de carteles anunciándolo y compruebo ahora que las entradas para el concierto están agotadas. Claro que la capacidad del recinto es de 2.500 personas, no 10.000.
    Creo que la tontería (con más o menos intensidad, nosotros somos exagerados para todo), está extendida. Pero la diferencia es que aquí además, casi cualquier día hay una programación de conciertos de lo más variada y la cultura musical que se respira es enorme. Es de las primeras cosas que le choca a alguien como yo, que llega impedida del país de los sordos.

      Citar  Responder

  180. Ojo: no estoy justificando con mi comentario anterior el despilfarro. Creo que el alcalde de Avilés o Barcelona o el que sea que traiga a Allen en concierto debería dimitir por varias razones, pero básicamente por una: por idiota. Hay desde luego cosas más importantes. Lo que quería decir es que la culpa, en este caso, no es de Allen.

      Citar  Responder

  181. Pues yo no creo que este sea un país de papanatas. Al menos, en lo que se refiere a Woody Allen, no estamos solos. En el documental sobre su gira europea, Wild Man Blues, queda claro que el papanatismo respecto a Woody Allen no es exclusivo de España. En Europa Woody Allen es una especie de santo laico: se besa el suelo que pisa. En ese documental hay momentos en los que se ve que Allen, a veces, es una especie de mono de feria para ricos.
    Lo mejor es que a él le importa un bledo porque tiene su objetivo: el dinero. Y es un objetivo tan legítimo como otro cualquiera. Si un alcalde te ofrece miles de euros por pasear tu falta de talento para la música en un fastuoso concierto ¿qué haríamos nosotros? Yo lo tengo claro: Cojo una cuchara y una botella de anís El mono y a dar la lata y, después, que el alcalde me unte la mano. Mr. Allen debe de pensar. “Cojonudo. Me iré con Soon Yi y lo niños de vacaciones. Qué lástima el público, que me tendrá que aguantar”.

    En fin: que la tontería con Woody Allen es de carácter europeo y no exclusivamente español. Las cosas en su sitio, por favor, jajajaja. Y si no, esperemos su nueva película en París, con la Bruni haciendo ver que sabe actuar.

    http://www.youtube.com/watch?v=M1ag7o4UsFY

      Citar  Responder

  182. ¡No es país para sordos!

    ;-)

    Si mi músico favorito dirigiese una película, iría a verla.

      Citar  Responder

  183. … y nosotros mirando por la ventana…

      Citar  Responder

  184. Podeis formar un grupo de música: los Felipes , y Woody Allen tocando el clarinete.

      Citar  Responder

  185. Han ido a ver a Woody Allen , no importa lo que haga, toque el acordeón o presente un libro de cocina.

      Citar  Responder

  186. Eladio, no se puede abrir el enlace de feisbus que has puesto…
    Pues cuando estaban rodando Vicky, Cristina, Barcelona, serían las 9 de la noche o así, y volvíamos a casa dispuestos a enfilar por Gran de Gracia, para lo cual se pasa por el elegante y precioso Hotel Fuster, en lo más alto del Paseig de Grácia, cuando para nuestra sorpresa vimos a través de la ventana a la altura de la calle, al propio Woody tocando con un grupo sobre el escenario en un saloncito del hotel. Nos quedamos mirando por las ventanas que daban al interior unos cuantos viandantes, y a mí me hizo mucha ilusión. Tras unos minutos seguimos calle arriba hacia casa.
    Casi no oíamos la música; lo que nos importaba (mitómanos como somos) era haber visto al personaje ahí en una actividad tan tópica, sin esperarlo, sin proponérnoslo y sin tener que hacer el más mínimo esfuerzo ni gasto…
    Feliz domingo. No olvideis adelantar el reloj antes de acostaros¡

      Citar  Responder

  187. ¡Qué poder tienen los medios de información!. Nos hablan de W Allen como de alguien espeial -director de cine que toca el clarinete- fascinante y excepcional. Si no dicen esto lo parece.
    Y allí vamos, atraídos por esto que hemos leído y oído, para poder decir que también hemos estado.
    Tal vez nos decepcione algo, pero qué más da.

      Citar  Responder

  188. Mmm, esto parece un juego de espejos, jajaja. Supongo que mi tocayo es felipeII.

      Citar  Responder

  189. Perdón a Felipe por la nueva intromisión en su intimidad. Lo había cambiado pero ha vuelto a salir el antiguo nombre.
    No volverá a ocurrir.

      Citar  Responder

  190. Quizás el título de la entrada anterior hubiera valido igualmente para ésta.
    Cuánta razón tienes, cuánto papanatas escuchando una música que muy posiblemente no sepa de qué va.

      Citar  Responder

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *