Mozart, al natural

Posted By on Feb 1, 2008 | 61 comments


Es más fácil escuchar descalificaciones de Mozart que casi de cualquier otro de los músicos mayores. A Mozart hay quien le perdona la vida, aunque parezca mentira, con un desdén que no reciben nunca Bach o Beethoven, y que a mí me recuerda la afición española a perdonarles la vida a Pérez Galdós o a Pío Baroja. Cuando era bastante más joven y más impresionable, me alarmaron las continuas referencias despectivas a Mozart que encontraba en el libro de Michel Schneider sobre Glenn Gould. Todavía recuerdo mi sobresalto de aficionado entusiasta, pero ignorante, al leer que según Glenn Gould Mozart no habría muerto demasiado joven, como opinaba todo el mundo, sino demasiado viejo, un artesano resabiado que manejara con excesiva desenvoltura los trucos y las rutinas de su oficio. Aquel libro estaba muy bien escrito y retrataba a un héroe novelesco y misántropo, dedicado al culto supremo de la música y de Bach. Y para celebrar a Bach y Glenn Gould, su apóstol en la Tierra, era necesario abjurar de Mozart. […]

Seguir leyendo en SCHERZO, Febrero de 2006